lamarea.com

jueves 21 junio 2018

Cómo hacer que tu información personal sea menos visible

La única forma de escapar al control ajeno es volver a la era predigital: no usar ni teléfono fijo ni móvil ni Internet. Ni siquiera vale con irse a una isla desierta desde que existe GoogleEarth. Aun así, hay modos de dificultar el trabajo a los espías

18 diciembre 2013
16:53
Compartir
Cómo hacer que tu información personal sea menos visible

Artículo publicado en el dossier dedicado a explicar cómo espía el estado español a los ciudadanos, de Mercè Molist, que todavía está a la venta en quioscos y en nuestra página web.

Lamentablemente, la única forma de escapar al control ajeno es volver a la era predigital: no usar ni teléfono fijo ni móvil ni Internet. Ni siquiera vale con irse a una isla desierta desde que existe GoogleEarth. Aun así, hay modos de dificultar el trabajo a los espías.

Redes Sociales

Dar información personal en las redes sociales es un juego peligroso pues cualquiera puede crear perfiles y estadísticas a partir de ella.

Entre los enemigos de la privacidad destaca Facebook, para quien vender información sobre sus usuarios es una buena fuente de ingresos. Por norma general, hay que desconfiar de los servicios que piden demasiados datos en el formulario de inscripción y también de aquellos que se nos ofrecen de forma gratuita, muchas veces porque el producto a comprar y vender somos nosotros mismos.

¿Qué hacer?

– Existen nuevas redes sociales, alternativas al omnipresente Facebook, que velan por la privacidad de sus usuarios. Un ejemplo es Diáspora.

– Usar un nick que no proporcione información personal.

– Si no renuncias a estar en Facebook, intenta ofrecer en tu perfil el mínimo de información posible sobre ti y los tuyos. Vigila especialmente qué fotos y qué videos cuelgas.

– No etiquetar fotos y videos con los nombres de terceras personas, a no ser que te den su aprobación.

– Asimismo, la Agencia de Protección de Datos (AGPD) recomienda no “abrir archivos ni ejecutar programas adjuntos a un mensaje no solicitado o procedentes de remitentes desconocidos”.

– Tampoco es necesario hacer exhibición ideológica gratuita y facilitar el trabajo de los fabricantes de perfiles políticos.

Correo electrónico

Mandar un correo electrónico comporta también una exposición importante. Si su equivalente es mandar una postal, estaríamos hablando de que podía ser vista por:  el cartero, un vecino que husmee en el buzón y, por supuesto, los espías.

¿Qué hacer?

– Enviar nuestros correos electrónicos cifrados, por ejemplo con el popular programa GPG.

– Usar algún software que combata el spam para evitar correos indeseados.

– Descartar por sistema la opción “guardar contraseña” y teclearla cada vez. También se recomienda cambiarla a menudo y hacer combinaciones de números y letras “incomprensibles”, que además te ayudarán a mantener tu cerebro en forma.

– No mandar mensajes personales desde el correo de tu trabajo. La empresa puede monitorizarlos.

Telefonía

Por la “Ley de Conservación de Datos relativos a las Comunicaciones Electrónicas” las operadoras de telefonía están obligadas a guardar el número de teléfono que llama, a quién llama, nombre y dirección de emisor y receptor, fecha, hora y duración de la llamada, tipo de llamada (buzón de voz, conferencia, datos, transmisión normal de voz), servicios de mensajería o multimedia, IMSI (identidad internacional del abonado móvil) e IMEI (identidad internacional del equipo móvil) de emisor y receptor. En caso de llamadas por móvil, localización geográfica del mismo. En caso de tarjetas prepago, fecha y hora de activación del servicio y localización geográfica desde la que se ha activado el servicio.

¿Qué hacer?

– En cuanto a comunicaciones telefónicas, de momento es más fácil monitorizar y manejar los mensajes SMS que una llamada.

– También es preferible usar cabinas telefónicas.

– Usar la llamada oculta para que el destinatario de la llamada no conozca nuestro número de telefóno, pero a nivel de operadora quedará grabado igualmente.

– Tener cuidado con los nuevos servicios de mensajería instantánea. Algunos de estos servicios “vinculan el nick a la dirección de correo electrónico en el momento en el que el usuario se registra. Cuanto mayor sea el número de personas que pueden conocer su dirección de correo electrónico, más serán las posibilidades de recibir ataques de correo electrónico no deseado e ingeniería social”, advierte la AGDP.

– Comunicarte únicamente con las personas que figuran en la lista de contactos o conocidos.

Navegación en Internet

Los proveedores de Internet, deben guardar nombre de usuario, número de teléfono desde el que se accede a Internet, nombre y dirección del propietario del teléfono, dirección de Protocolo de Internet (IP) que se ha dado al ordenador o teléfono inteligente cuando se ha conectado a Internet. Si se trata de una llamada por Internet, números de teléfono, nombres y direcciones de emisor y receptor y los datos necesarios para determinar fecha, hora y duración de la comunicación, así como de la conexión y desconexión a Internet.

También son de sobras conocidos los buscadores que pueden hacer uso de nuestros datos personales para, por ejemplo, crear perfiles que permitan a las empresas personalizar sus anuncios. Este tipo de datos son muy golosos para, por ejemplo, compañías aseguradoras y entidades bancarias.

¿Qué hacer?

– Usar buscadores como DuckDuckGo o Ixquick, que no registran los datos de los usuarios.

– Acceder a Internet desde un locutorio o cibercafé. Sobre todo, si quieres buscar información personal delicada, incluidas  enfermedades.

– Navegar por Internet con anonimizadores como puede ser un proxy o la red Tor.

– Configurar nuestro navegador para que no acepte cookies o las borre cuando cerramos el navegador.  Y también que borre automáticamente nuestro historial de navegación.

– Actualizar regularmente el sistema operativo y el navegador web.

– Instalar un antivirus y un Firewall.

– Pero lo más importante es saber administrar sabiamente qué se puede contar de uno mismo y dónde.

La Marea es editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

La Marea

La Marea

4 comentarios

  1. Miguel
    Miguel 18/12/2013, 20:11

    Pues date por jodido.

    Responder a este comentario
  2. César
    César 18/12/2013, 18:33

    por el amor de Dios: evitar perfiles políticos, anonimización de la navegación, usar cabinas teléfonicas, correos cifrados… ha nacido definitivamente el complejo de julian assange. nos persiguen! nos tienen pillados por los [autocensuraparaevitarrepresaliaspolíticas]! voy a dar una primicia mundial: nuestros teléfonos están en las páginas blancas!

    (mierda, acabo de revelar mi perfil político en un foro público y, horror, uso mi nombre real y confío mi correo electrónico a La Marea)

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.