lamarea.com

martes 25 septiembre 2018

Opinión

Las lágrimas por Nelson Mandela

El ex presidente de Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz falleció ayer en Johannesburgo a los 95 años de edad

<em>Las lágrimas por Nelson Mandela</em>

Causa un poco de bochorno y bastante indignación ver la reivindicación universal de la figura de Nelson Mandela. Mandela fue un luchador por la libertad, por la emancipación, un luchador contra la opresión. Con todas las consecuencias. No fue un pacifista dogmático, fue un luchador. Y para la justa lucha de los oprimidos a veces el uso de las armas  se volvía recomendable e incluso imprescindible dado el nivel de represión del régimen del apartheid. Cuando así lo consideró colectivamente el Congreso Nacional Africano (CNA) el propio Mandela se puso al frente de un comando armado. Hasta hace cuatro días Nelson Mandela era oficialmente un terrorista para la ONU y para EEUU. Todo ello no supone ni un pero en la trayectoria de Nelson Mandela, todo lo contrario: merece todo el reconocimiento porque lo dio todo por la libertad, puso en juego su vida (buena parte de la cual sacrificó en la cárcel) y, sobre todo, supo ser un enemigo de los opresores: es lo que hace que un activista político merezca admiración. Mandela la merece precisamente porque los poderosos le odiaron, porque resistió a los opresores del pueblo negro de Sudáfrica y a sus cómplices de todo el mundo.

Que ahora esos mismos cómplices, sus herederos y quienes siempre son unos pelotas del poder por criminal que éste sea se hagan los conmocionados, los inspirados por el legado de Mandela… explica mucho de la estafa intelectual que pretenden endosarnos, explica cómo intentan hacer de los derechos humanos una bandera blanca, compartida por todos, cuando se ha convertido en un instrumento revolucionario contra el que luchan ferozmente la jauría de plañideros que se apresuraron ayer a lamentar la muerte de un hombre que fue en Sudáfrica lo que son ahora sus enemigos locales.

Mandela es reconocido por su lucha, por su resistencia feroz contra la opresión, por la represión padecida por negarse a que una persona sometiera a otra y por no hacerlo de manera retórica sino con el arrojo necesario para jugarse la vida y con la inteligencia para conseguir un deterioro de los opresores suficiente como para alcanzar importantes logros. No todos. Un último favor a la humanidad de Mandela habría sido dejar explicado qué impidió al CNA desarrollar algo parecido al socialismo que defendían cuando llegaron al gobierno, qué hicieron estos poderes que hoy le lloran para que el logro de la libertad formal (que no es poca cosa) no viniera acompañado de las profundas reformas sociales a las que Mandela y el CNA aspiraban y cuyo olvido hace que en Sudáfrica siga habiendo discriminaciones terribles. Quizás esas plañideras del poder lo que aplaudan sea precisamente lo que Mandela no consiguió para Sudáfrica, en ningún caso sus logros y muchísimo menos su lucha.

Recuerdo una conversación con un compañero cuando estaba en cartelera la película Invictus. Hablábamos de los sentimientos encontrados por una aparente paradoja: nuestra admiración por la figura de Nelson Mandela y la contradicción entre su apuesta por la reconciliación con en Sudáfrica mientras en España éramos tan críticos con la Transición consensuada con los franquistas. La conclusión fue bastante sencilla: una cosa es una reconciliación que parte del cambio total, esto es, que los oprimidos gobiernen e inviten a su mesa a quienes renuncian a seguir siendo opresores y otra una reconciliación que pretende limitar el cambio a lo inevitable, esto es, que los opresores y sus herederos sigan gobernando e impongan renuncias a los oprimidos y luchadores contra la opresión para sentarse a la mesa casi intacta del poder. Sí hay dos puntos en común: uno, que sería un disparate que quienes no hemos padecido una represión de esa intensidad (y extensión) demos lecciones de lo que tenían que haber hecho quienes sufrieron persecución, tortura, cárcel y muerte; otra, que ni en Sudáfrica ni en España se acabó con la opresión menos obscena pero quizás más profunda. Pero la principal diferencia es que en Sudáfrica tomaron las riendas los oprimidos; en España los opresores.

De Mandela nos quedan muchas lecciones y aprendizajes: sobre todo la de la dignidad en la lucha, la resistencia a la opresión, la tajante oposición a la opresión de una persona por otra.

[Artículo publicado originalmente en el blog Quien mucho abarca]

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Hugo Martínez Abarca

Hugo Martínez Abarca

Blog de política del diputado autonómico de Convocatoria por Madrid (Podemos) en la Asamblea. Hugo es licenciado en Derecho y Economía, y en Ciencias Políticas.

7 comentarios

  1. Guillermo Argos
    Guillermo Argos 08/12/2013, 19:26

    UnSaludo. Totalmente de acuerdo con diegrix
    salud para tod@s

    Responder a este comentario
  2. Vero H
    Vero H 08/12/2013, 15:16

    Totalmente de acuerdo. Y un recuerdo a Marcos Ana, el que podría ser el Mandela español por el tiempo que pasó en la cárcel como preso político, por salir sin buscar la venganza sino la justicia, aunque con diferencias en muchas otros temas. Pero un reconocimiento a la lucha por las libertades debería concedérsele, a pesar del dicho de que “Dios nos libre del día de las alabanzas” 😉

    Responder a este comentario
  3. Santi Ochoa
    Santi Ochoa 07/12/2013, 19:52

    Un comentario para las plañideras/os:
    Mandela creó en 1961 el MK, (la “ETA” de Sudafrica) y desde entoces es considerado un terrorista por la ONU y por EEUU hasta 2008. En 1985 mató en un balnearío a 5 blancos incluyendo tres niños.
    “Aún existen razones para la lucha armada en Suráfrica”, declaró desafiante al ser liberado tras 27 años de prisión. Nada de arrepentimientos, perdón a las victimas o zarandajas por el estilo, como aquí.

    Responder a este comentario
  4. Beatriz
    Beatriz 07/12/2013, 10:41

    Muy buen artículo. Gracias.

    Responder a este comentario
  5. 4lex
    4lex 07/12/2013, 06:08

    Muy buen artículo, Hugo, y muy oportuno.

    Sobre la pregunta que dejas abierta: Hasta donde yo he leído (creo que a Naomi Klein en La Doctrina del Shock), en Sudáfrica vencieron al apartheid pero siguieron subyugados por el FMI/BM. Tenían una Constitución redactada básicamente por el pueblo, pero no pudieron ponerla en marcha por la presión de la deuda.

    Responder a este comentario
  6. María
    María 06/12/2013, 22:04

    Gandhi, Lutero King, Mandela, tres grandes seres con coraje, dignidad y sabiduría que han acompañado a la humanidad en los últimos 70 años.
    Lástima que estas vidas ejemplares no tengan demasiados seguidores.
    Pero claro, a quienes interesa promocionar es a los Alejandros Sanz,
    Leticias, y similares.

    Responder a este comentario
    • Diegrix
      Diegrix 07/12/2013, 07:26

      María, permíteme comentarte que Gandhi no tiene la honradez histórica para ser comparado con personas que lucharon por la igualdad, como Nelson Mandela… Basta con repasar sus declaraciones durante el auge del fascismo o la Segunda Guerra Mundial. Debemos tener mucho cuidado con los mitos que los medios nos crean.

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".