lamarea.com

viernes 14 diciembre 2018

Tus artículos

Una mentira consentida

JUAN GARCÍA CALERO // El ministro de España, el sr. Montoro vive en el ‘País de las Maravillas’, en una burbuja artificial fuera de la realidad económica mundial y española sobre

13 noviembre 2013
09:38
Compartir

JUAN GARCÍA CALERO // El ministro de España, el sr. Montoro vive en el ‘País de las Maravillas’, en una burbuja artificial fuera de la realidad económica mundial y española sobre todo, por eso le vendría bien que leyera este escrito, que le situaría en la economía real donde nos desenvolvemos: la recesión sigue presente en nuestro estado, crecer un 0,1%, después de haber perdido puestos de trabajo y haber pedido un rescate al Banco Central europeo a través de la banca con unos elevadísimos intereses que tendremos que pagar los ciudadanos a base de recortes sociales y económicos. Esto no es para decir que la recesión haya desaparecido de nuestro entorno, no es está la cuestión, no estamos para engaños ni triunfalismos.

Estamos bajo una crisis económica global, el sistema capitalista se ha detenido, todo lo que nos rodeaba el llamado estado de bienestar ha desaparecido de nuestro entorno colectivo, la pobreza, el paro, el pensionazo, reforma laboral y la bajada de salarios, alimenta un panorama desolador.

La falta de libertad que conseguimos con las luchas obreras y la mala gestión de una transición, donde el régimen fascista quedó intacto y dirigiendo parte del poder con una monarquía fiel a su antecesor y desarrollada en convivencia con el franquismo-fascista, no supuso un cambio radical del régimen y la vuelta de una democracia plena, con símbolos distintos como una bandera que fue suplantada por el golpe del 36 de la 2ª republica. La legitimidad democrática implantada por una monarquía que los españoles no hemos elegido, queda en entredicho. Los valores democráticos y una constitución diseñadas por los poderes fácticos de la burguesía incluyendo la iglesia católica y una parte de un abanico de partidos tradicionalmente republicanos ideológicamente marxistas, evidencia el gran error, con la traición a unos valores éticos-revolucionarios que renunciaron que ahora quieren recuperar de cara a la galería.

Siguiendo con la economía, las medidas adoptadas con la complicidad de los gobiernos es un verdadero expolio a las clases trabajadoras, precisamente la única que contribuye aportando su fuerza de trabajo y su explotación creando las verdaderas riquezas, sin ella el capitalismo nunca hubiera sobrevivido y tampoco hubiera creado tantas desigualdades como existen, un sistema anómalo desde su comienzo con verdaderas contradicciones.

Si nos situamos en la economía real, la merma de nuestra economía domestica, la perdida del poder adquisitivo de los ingresos, nos sitúa en la miseria más absoluta, lo perdido durante los más de dos años que lleva gobernando el PP, ¿se ha normalizado? ¿se ha recuperado?

Todo lo contrario, si seguimos por este camino y no cambiamos esas políticas de austeridad nos veremos con la soga al cuello. El paro seguirá aumentando sus filas, el crédito a las pequeñas y medianas empresas paralizados, se han destruido desde el 2009 al 2011, 90.000 pequeñas empresas y desde el 2011, cerca de 200.000, ¿hasta cuando es soportable esa sangría destructora?

El sistema neo-liberal está ocupando gran parte de los gobiernos de Europa, EEUU, Canadá, Australia, etc. Sus políticas destructivas están acabando con todo lo público, aumentando las horas de trabajo con su correspondiente bajada de salarios y una subida desproporcionada de las energías.

El equilibrio que se dio entre capital-trabajo se ha destruido, la economía improductiva y especulativa a tomado las riendas del capitalismo, destruyendo el capital productivo y parte del  capitalismo de estado,  convirtiendo la economía en riesgo permanente y a punto de explosionar, la economía productiva sigue hundida, perdiendo el valor de sus divisas, todo esto no llevará a un callejón sin salida o a una explosión social sin precedentes.

Hablando un poco de la troika comunitaria y su poder ilimitado, mientras sus élites se suben los sueldos a caprichos, después de la fortuna que ganan a costa de los ciudadanos europeos con sus impuestos que pagan, ellos siguen recetando austeridad a la periferia europea para que el estado español y demás estados paguen una deuda ilícita contraída por el poder bancario privado.

El crecimiento económico sin límites es sueño de economistas, empresarios y políticos, visto como una medida del progreso, pero que eclipsa la pobreza generada a través de la destrucción de la naturaleza, que a su vez conduce a la aparición de naciones incapaces de valerse por sí mismas. El concepto de crecimiento económico apareció durante la segunda guerra mundial [1] como una medida para movilizar recursos. El producto interno bruto se basa en la creación de una frontera ficticia, en el supuesto de que si produces tanto como lo que consumes, entonces no produces. En efecto, este ‘crecimiento’; mide la rapidez de la conversión de la naturaleza en dinero y los bienes comunes en materia prima.

Economicismo es el “criterio o doctrina que concede a los factores económicos primacía sobre los de cualquier otra índole”. En otras palabras, se trata de un término que alude a un sesgo o abuso en la concepción del comportamiento de una sociedad, más precisamente de la reducción de todos los hechos sociales a su aspecto económico

Una consecuencia del economicismo (aunque no solo de ello) es la desatención de los aspectos sociales, morales, culturales y políticos de problemas sociales tales como la degradación ambiental, la guerra, el desempleo crónico, la desigualdad en los ingresos, la salud pública, el analfabetismo.

El término economicismo; (o reduccionismo económico) también se usa, en filosofía de la ciencia [3] por ejemplo, para calificar los modelos o teorías de la microeconomía clásica [4], en los que la oferta y la demanda son los únicos factores pertinentes o importantes para explicar y predecir el comportamiento económico de la sociedad, con lo cual se ignoran otros factores de índole cultural, social, política y moral. En la investigación social, inspirada por el individualismo metodológico (que por sí mismo no es siempre economista), el economicismo consiste en una reducción unilateral del hombre a la figura del homo oeconomicus [5]: una reducción que, en el nombre de una filosofía gruesa y de una falsa psicología, deja de lado todos los demás aspectos del ser humano (homo faber, homo loquens, homo ludens, etc.)

Links:

——

[1] http://actualidad.rt.com/tag/segunda+guerra+mundial

[2] http://es.wikipedia.org/wiki/reduccionismo

[3] http://es.wikipedia.org/wiki/filosof%c3%ada_de_la_ciencia

[4] http://es.wikipedia.org/wiki/microeconom%c3%ada

[5] http://es.wikipedia.org/wiki/homo_oeconomicus

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Artículos relacionados

Carta a la redacción

Carta a la redacción

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM66 – Diciembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

¿Es tan sorprendente?

Reflexión tras las elecciones andaluzas: "Lo peor es que la izquierda no se plantea en profundidad los motivos de ese resurgir de la extrema derecha".