lamarea.com

lunes 23 abril 2018

Opinión

No daremos marcha atrás, impediremos que el franquismo vuelva a las aulas

La autora denuncia que se está utilizando la crisis económica como excusa para un cambio de paradigma educativo que devuelve las aulas a tiempos franquistas.

<em>No daremos marcha atrás, impediremos que el franquismo vuelva a las aulas</em>
Ana García, secretaria general del Sindicato de Estudiantes. FERNANDO SÁNCHEZ

Ana García es la secretaria general del Sindicato de Estudiantes

Utilizando la crisis como excusa, el Partido Popular pretende devolvernos a los oscuros tiempos del franquismo. Conquistas fundamentales como la educación y la sanidad públicas, de las que depende el bienestar de la mayoría de la población, están en su punto de mira. Rajoy y sus ministros añoran aquella época en la que sólo los ricos tenían acceso a una formación académica y una atención médica de calidad. En esta política de recorte salvaje de los derechos sociales, que afecta a trabajadores en activo y parados, a pensionistas y dependientes, los jóvenes somos, sin duda, un objetivo destacado.

Wert apesta a franquismo

La LOMCE, reforma educativa del aborrecido ministro Wert, es un fiel exponente de este viaje al pasado más oscuro de nuestra historia reciente. Pretende recuperar las reválidas franquistas en 4º de la ESO, 2º de Bachillerato y el Acceso a la Universidad. Rescata también la religión como asignatura computable para la nota media. Permite además financiar con dinero público centros privados que segregan a sus alumnos por sexo, poniendo en práctica esta reivindicación de los sectores ultracatólicos más fanáticos. A su vez, esta contrarreforma no se olvida de atacar nuestros derechos democráticos más elementales. Con respecto a las lenguas cooficiales de las nacionalidades históricas, intenta acabar con el derecho a estudiar con garantías el catalán, el galego y el euskera en la red pública. Baste recordar las declaraciones del Ministro acerca de que había “que españolizar a los estudiantes catalanes”. Y, por supuesto, también quieren acabar con el derecho a huelga para los estudiantes. La abrumadora oposición juvenil a sus planes de es respondida con represión.

Defendamos la escuela pública, defendamos la igualdad

Otro objetivo prioritario de la derecha es acabar con los valores de igualdad y justicia social contenidos en la enseñanza pública. Quieren destruir un modelo educativo que se fundamenta en que cualquier persona, sin importar su origen social, su situación económica, su raza o su sexo, tiene derecho a una formación académica de calidad. Tras el despido de 50.000 profesores y el recorte de 5.000 millones de euros por parte del gobierno, hay algo más que un ajuste presupuestario. Hacinándonos en las aulas, dificultando la labor del profesorado, acabando con los refuerzos para alumnos con necesidades especiales, pretenden convertir nuestros centros de estudio, los colegios e institutos públicos de los barrios obreros, en guetos de marginación y fracaso escolar. Por supuesto, hay un gran beneficiario de estos planes, la patronal de la enseñanza privada y concertada, aquellos que transforman un derecho universal en un lucrativo negocio.

Esta operación, se remata dinamitando otra reivindicación histórica de la comunidad educativa vital para que muchos estudiantes podamos finalizar nuestros estudios: la gratuidad de la enseñanza. En 2013, han sido 578.000 los niños que han dejado de recibir ayudas para material escolar, a lo que hay que sumar la reducción hasta casi su desaparición de las becas de comedor en numerosas comunidades autónomas.

No al tasazo y el decreto de becas

Pretenden expulsar a los hijos de los trabajadores del sistema educativo lo antes posible y, por supuesto, que no podamos acceder a la formación superior. El nuevo decreto de becas excluirá de la Universidad en torno a cien mil estudiantes que no disponemos de recursos económicos exigiéndonos más que a los demás. Se nos castiga por no tener dinero. La nota mínima para obtener exención de pago de tasas en la universidad es de 5,5 (el PP la subió el curso pasado 0,5 puntos) y para obtener alguna ayuda económica compensatoria la nota mínima exigida será de 6,5 en los grados y 7 para los másters. Mientras tanto, quien tenga dinero podrá estudiar tanto si saca un 7 como si saca un 2.

Nada queda a salvo, tampoco la Formación Profesional. Por ejemplo, en Madrid se han incrementado las tasas de grado superior en la FP hasta alcanzar los 400 euros. Pero eso no es todo: ya se publicó en el BOE que a partir de este curso se penalizará con 120 euros cada asignatura suspensa. El razonamiento de la derecha es transparente: ¿Para qué invertir en la formación de los jóvenes si lo que quieren los empresarios es mano de obra barata por el menor salario posible? Para los defensores del capitalismo el dinero destinado a la educación pública es un gasto “superfluo”.

Por una educación pública de calidad, democrática, laica y científica

En cambio, para la inmensa mayoría de las familias es la oportunidad de aspirar a una vida digna. Por ello, vamos a defender la escuela pública hasta el final. Sabemos que nunca nadie ha regalado nada a nuestras familias. La educación y la sanidad pública fueron una conquista arrancada a través de la lucha por nuestros padres y abuelos, que con su determinación también acabaron con la dictadura franquista.

Nuestros objetivos con la semana de lucha y las 72 horas de huelga de los días 22, 23 y 24 de octubre son claros: queremos que se retiren la LOMCE, el tasazo y el decreto de becas; que se devuelva el dinero robado a la enseñanza pública y se restituya a su puesto de trabajo a nuestros profesores despedidos. Que dimita el ministro Wert y garantizar que nadie vea vetado su derecho a la educación por no tener dinero.

El Partido Popular ataca y golpea a los más desfavorecidos, mientras protege y gobierna en favor de un puñado de banqueros a los que ya ha entregado a fondo perdido ¡61.000 millones de euros! La comunidad educativa formamos parte de una amplia rebelión social contra la derecha junto a la Marea Blanca, a la PAH y el extraordinario movimiento contra los desahucios, a los trabajadores que quieren impedir el cierre de sus fábricas… Somos mayoría y tenemos fuerza para obligar a dimitir al gobierno del PP.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Ana García

Ana García

5 comentarios

  1. Carmen
    Carmen 26/10/2013, 19:45

    Estoy con vosotrxs, Ana.
    Me reconfortan y me devuelven la esperanza las personas despiertas y luchadoras.
    Sólo disiento en una cosa: No se acabó con la dictadura franquista. Ahí los tienes, son los mismos.
    La historia la escriben los vencedores y demasiada gente se la creyó.

    Responder a este comentario
  2. parado
    parado 22/10/2013, 21:43

    Lo dicho la culpa no es solo del peperos neofranquistas sino de la complaciencia de ciertas organizaciones sindicales, sociales y políticas con estas medidas, que ojo, llevan años dándose, ¿y que hicieron todos estos? callar cuando no colaborar, como por ejemplo cuando los CCOO y UGT, así como CSIF y AMPE fimaron una ley por la cual también la escuela concertada es escuela pública, ¿para qué? para llevar a muchos docentes con la camisetita verde puedan llevar a su hijos e hijas, o algunos familiares de estas organizaciones puedan trabajar en estos centros que reciben dinero público. Ahora se rasgan las vestiduras cuando este gobierno va a destruir a la escuela pública transfiriendo dinero público a mansalva a la privada controlada por la Iglesia y las constructoras, e imponiendo un modelo de escuela que salvo excepciones lleva decenios imperando del dictador en el aula y fuente de autoridad de conocimiento del docente, ya no te digo la democracia formal en la escuela que no existe pues el consejo escolar es decorativo, los delegados de alumnos ni pinchan ni cortan o que los equipos directivos son caciques de sus centros.
    Así que a este debate por la escuela pública le faltan planteamientos pedagógicos como planteamientos ideológicos, porque estas medidas son ideología pura y dura, que una parte de los que se dicen izquierda han asumido hace tiempo. Salud, desobediencia y ¡Escuela Pública de todos y todas para todos y todas!

    Responder a este comentario
  3. ateo666666
    ateo666666 22/10/2013, 19:33

    Sin una educación pública igualitaria, de calidad y accesible a todos los ciudadanos es totalmente imposible formar a los niños para que después lleguen a ser ciudadanos responsables, tolerantes y demócratas. Porque la otra opción, tan del gusto de nuestros actuales gobernantes nacionalcatólicos que es dejar en manos de la iglesia católica y su “educación” concertada (o más bien puro y duro adoctrinamiento y condicionamiento mental) dirigida por las más retrógradas e intransigentes órdenes religiosas a nuestra infancia es simplemente destruir la futura democracia puesto que este tipo de “educación” únicamente puede crear siervos humillados ante el poder e individuos expuestos a todo tipo de manipulaciones y supersticiones. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/10/los-recortes-en-materia-educativa.html

    Responder a este comentario
  4. Verbarte
    Verbarte 22/10/2013, 18:41

    El terrorismo ideológico del Partido Popular se ha aliado inseparablemente con el terrorismo educativo del gobierno y la iglesia. http://wp.me/p2v1L3-pB

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

_blank

LM59 – Abril 2018

mi master - la marea

Última hora

Tus artículos

Aumentar la masa de borregos

¿Te molesta que Cristina Cifuentes haya obtenido su máster con una 'ayuda' que tú no has tenido? En 'La Marea' queremos escucharte y darte voz. Estas son algunas historias.

Los socios/as escriben

Voces de los migrados y migradas desde Berlín

Algunas reflexiones en un acto organizado por el círculo de Podemos Berlín y Podemos Andalucía.