lamarea.com

jueves 26 abril 2018

Tus artículos

La vergüenza de ser mujer

La medicalización de la mujer se apoya en una concepción de la mujer que subyace al prejuicio de que su cuerpo es, respecto al del hombre, sucio, defectuoso, enfermizo, débil, inferior en suma

14 octubre 2013
15:51
Compartir

El útero como negocio, el artículo firmado por Rocío Ovalle publicado en el número 9 de La Marea, denuncia el gran negocio que resultan ser para la sanidad privada en India, las extirpaciones de útero generalizadas, indiscriminadas e innecesarias realizadas a mujeres indias de las clases más desfavorecidas. La escandalosa media de edad de las pacientes-víctimas es de 28 años. La aparente excusa es evitarles un hipotético cáncer ginecológico en un momento indeterminado del futuro de sus vidas. Además de esconder las consecuencias de esta operación a mujeres sin información, analfabetas muchas veces, se aprovecha la discriminación y exclusión social que en esa cultura, pero no sólo en ella, produce la menstruación, (recuérdese que en la España rural de los años 50 se pensaba que la cercanía de una mujer menstruante podía estropear una salsa, agriar el vino, marchitar las plantas. etc, y aún en nuestros días y en nuestras pantallas están presentes los anuncios de compresas que eliminan el funesto y avergonzante maldito “olor”) exclusión que se obviaría con la desaparición del ciclo femenino.

Hay un par de cuestiones que me gustaría subrayar al respecto de la lacerante realidad que denuncia el artículo. En primer lugar, el hecho universal de la medicalización innecesaria del cuerpo de la mujer tanto en la menstruación, como en el embarazo, el parto y el climaterio, que son los momentos clave de su desarrollo biológico. Medicalización ya denunciada  por teóricas del feminismo y filósofas  tan reconocidas como Simone de Beauvoir  o, en nuestros días, Germaine Greer. Las cesáreas innecesarias, la forzada postura de la parturienta en el ‘potro’ ginecológico, para facilitar la comodidad del médico y no el trabajo de la parturienta, a la que ayudaría la postura sedente. El ancestral desprecio, minusvaloración de la corporeidad femenina que tantas muertes por septicemia provocaba durante el puerperio, desde que los partos se hospitalizaron, al no cuidar los médicos su propia higiene, manos que pasaban directamente de manejar cadáveres al vientre que alumbraba y sangraba. La consideración del climaterio como una enfermedad, que hacía, hasta anteayer, del tratamiento de reposición o sustitución hormonal casi una obligación moral para las mujeres que quisieran estar al día, acordes con los tiempos y mantenerse siempre jóvenes (otra obligación, por cierto para las féminas), manteniendo una actividad forzada y artificial de los ovarios. Hasta que se han hecho tan patentes los peligrosos efectos secundarios que comportaba, desde varios tipos de cáncer a un significativo aumento del riesgo de sufrir un infarto, que no se ha podido seguir ocultándolas o argumentar que eran menos las posibles consecuencias negativas frente a la inmensa ventaja de la prolongación de la juventud de la mujer. Ventaja de la que disfrutaban sus parejas, sin tener que pagar con su propia salud, por cierto.

En segundo lugar, el hecho de que esta medicalización, promovida por parte de muchos profesionales de la medicina presionados por la poderosa industria farmacéutica, y aceptada acríticamente por la sociedad en general, se apoya en una concepción de la mujer que subyace al prejuicio de que el cuerpo de la mujer es, respecto al del hombre, sucio, defectuoso, enfermizo, débil, inferior en suma.

Las tres religiones monoteístas, judaísmo, cristianismo e islamismo, han utilizado, reforzado, difundido y convertido en dogma, el insidioso prejuicio  que se desliza ya  en el pensamiento de Aristóteles (s. IV antes de nuestra era). Según este filósofo, la mujer se asimila a la materia, lo negativo, impuro etc. Aristóteles fue discípulo de Platón y conocedor de su visión dualista de la realidad. Platón considera que la realidad se divide entre mundo “sensible”  y mundo “inteligible”. El mundo sensible es el que puede percibirse por los sentidos, es el mundo material, y lo material es, según Platón, impuro, defectuoso, cambiante, perecedero, mortal. El mundo “inteligible” es el mundo de las ideas, solo puede ser entendido, pero los sentidos no lo pueden percibir. El mundo de las ideas sería inmaterial, abstracto, permanente, perfecto, eterno. Aristóteles se inspira en esta concepción platónica de la realidad, y aplicándola a su antropología, entiende que la mujer es la materia, defectuosa en sí misma,  su biología es impura y contaminante. Es ella quien transmite el cuerpo al niño en la generación, mientras que es el hombre, el varón quien trasmite el alma en el acto de la generación.

Diversos mitos religiosos expresan estas ideas y las convierten en verdades indiscutibles, en dogmas, en fuente de mandamientos, de obligaciones y prohibiciones que justifican condenas y castigos. Y cuando son asumidas por la sociedad civil, en leyes. Leyes que están fundamentadas en creencias que se aceptan sin crítica, tan indiscutibles parecen puesto que no somos conscientes de las teorías, convertidas ya en creencia, que las fundamentan. Y es que, como explica Onfray en su Tratado de ateología, la mentalidad platónico aristotélica impregna la visión del mundo en  la que está inmersa la cultura occidental, de modo especial la medicina y el derecho. Esta inmersión impide, o al menos dificulta, que nos distanciamos de ella lo suficiente como para verla objetivamente y poder ser conscientes  de los prejuicios que comporta y someterlos a crítica.

* Ampara Ariño Verdú es profesora de la Universitat de València

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Amparo Ariño

Amparo Ariño

4 comentarios

  1. Ettesil
    Ettesil 20/11/2013, 12:02

    Tu comentario…
    La salud es y debe ser un derecho igual a todos.Razon hay,en que por ignorancias no sabemos cuidar por igual el cuerpo; compartido en pareja,donde tanto hombres como mujeres,practican infidelidades,promiscuidad.El respeto social,el propio y el ajeno El derecho a saber y aprender haria menos pobres y daria opciones de escoger cantidad de hijos,en este caso en la India milenaria,en su sistema de castas,primer lastre que la margina.En este mundo actual,proliferante. anda la soledad,la carencia de hijos y el temor a compartir.Es tarea primordial educar,y compartir,sin llevarlo a dogmas filosoficos y teoremas patriarcales o matriarcales.Ni Dios,ni Diosas,el comun del vivir y la simplezas de las cosas,lo bello y lo mejor de cada cultura en el bien y por el bien del hombre.

    Responder a este comentario
  2. @rocio_ovalle
    @rocio_ovalle 15/10/2013, 00:15

    Me parece muy interesante el texto de Amparo Ariño y me alegro de que de un reportaje surjan reflexiones paralelas. No le falta ni una pizca de razón. Si hay un sector que siempre nos ha ultrajado a las mujeres de aquí y de allí es la sanidad. Acabo de leer un artículo en el que se habla de la histeria femenina, por la que antiguamente los médicos relacionaban cualquier enfermedad femenina con la represión sexual y les recetaban que se acariciasen la vulva. Esto en Occidente. Por suerte, cada vez conocemos más nuestros cuerpos y nos enfrentamos a estas situaciones que menciona Ariño desde otros puntos de vista, aunque continuamos padeciendo especialmente los agravios de una medicina hiperintervencionista hecha, una vez más, a la medida de los hombres.

    Muchas de las mujeres que entrevisté y que no aparecen en el reportaje de La Marea acudieron al médico por unos simples hongos. En ningún caso el médico prescribió que sus maridos se pusieran en tratamiento con ellas, algo que es necesario. Por seguir estableciendo paralelismos entre la India y España, el día en que en los anuncios de televisión en España de cremas antifúngicas sea el hombre el que aparece recibiendo el tratamiento, ese día creo que algo importante habrá cambiado en nuestra sociedad. La India no está tan lejos.

    ¡¡Un abrazo!!

    Responder a este comentario
    • amparo ariño
      amparo ariño 17/10/2013, 15:01

      Rocío, muchas gracias por la información que diste en La Marea. Fue la lectura de tu artículo lo que me impulso a escribir en un medio que sólo había utilizado como lectora. La situación de la mujer en el mundo, tanto en oriente como en occidente demanda nuestra atención y requiere cuanto trabajo podamos dedicarle. Sigue adelante, Rocío.
      Un abrazo
      Amparo Ariño

      Un abrazo

      Responder a este comentario
  3. Laura
    Laura 14/10/2013, 16:30

    Este tipo de denuncias siguen siendo necesarias, así como la labor que hacen páginas como elpartoesnuestro. Si el artículo, en los términos en que está, lo hubiese firmado un hombre, habría sido sensacional.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

_blank

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

mi master - la marea

Última hora

Tus artículos

¿Dónde está mi derecho a decidir?

"Se trata de hacer valer una más que dañada democracia, que parece que nunca acaba de despertar"

Los socios/as escriben

Mentalidad postcapitalista

"Lo de la meritocracia resultaría de risa si no tuviera unas consecuencias tan crueles. ¿Qué méritos han hecho los ocho hombres más ricos del planeta para tener la misma riqueza que los 3.600 millones de personas más pobres?". Antonio Zugasti reflexiona sobre el imaginario capitalista.