lamarea.com

martes 20 noviembre 2018

Internacional

La esclavitud laboral y sexual se cobra 20.000 secuestros al año en México

Víctimas y activistas piden que los gobiernos, organizaciones sociales y medios de comunicación estigmaticen ni discriminen a las personas que han sufrido trata

26 septiembre 2013
11:32
Compartir

ELIZABETH VELASCO// De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones, cada año 20 mil personas son secuestradas en México con fines de explotación laboral y sexual, siendo las niñas y mujeres 80 por ciento de las víctimas.

Informaron lo anterior Gretchen Kuhner, coordinadora del Instituto para las Mujeres en la Migración; Mónica Salazar, del Colectivo contra la Trata de Personas en México; Aída Díaz, de la Coalición para la Abolición de la Esclavitud y la Trata de Personas (CAST, por sus siglas en inglés), y Antonia Chávez, del Observatorio Latinoamericano sobre Trata y Tráfico de Personas, capítulo México.

En conferencia de prensa, en la cual presentaron a la mexicana Flor Molina y a la colombiana Marcela Loaiza, víctimas de trata con fines de explotación sexual y laboral, respectivamente, las activistas señalaron que la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito estima que esos hechos involucran cada año a más de 4 millones de mujeres y niñas en el mundo, las cuales son vendidas con para los fines referidos, así como para el tráfico de órganos o la mendicidad.

En el caso de México, refirieron, la trata se ha recrudecido por el clima de violencia y la ausencia de políticas públicas para atender y mejorar las condiciones de vulnerabilidad y pobreza extrema de niñas y mujeres explotadas a escalas nacional e internacional.

Ante el creciente número de víctimas, las activistas y las sobrevivientes de trata consideraron de la mayor relevancia que las autoridades de los tres niveles de gobierno atiendan las necesidades de los grupos sociales en situación de vulnerabilidad, en particular las poblaciones indígenas, jornaleras agrícolas, afrodescendientes, migrantes, jóvenes, niñas y mujeres insertas en contextos de crimen organizado o en reclusión.

Al dar su testimonio, Molina refirió ser víctima de trata laboral. La indígena de la sierra norte de Puebla relató que fue enganchada luego de que falleció su pequeña hija, a quien no pudo atender en un hospital por carecer de recursos. Temerosa de la suerte de sus otros dos hijos, y ante una “oferta” que le hicieron, decidió irse a Estados Unidos a laborar.

Molina se fue de su comunidad, junto con su maestra de costura, con el viaje pagado, una oferta de trabajo, alojamiento, comida y “buen salario”. Lo que no sabía es que sería recluida en una fábrica de ropa de Los Ángeles, “con una jornada de las 4 de la madrugada a las 10 de la noche, o más tarde, en condiciones de abuso y violencia. Su tratante la sigue buscando y persiguiendo, según dijo.

El caso de Loaiza fue distinto, pero también grave. Ella fue enganchada por la mafia japonesa y prostituida durante 18 meses en Japón, donde sufrió todo tipo de vejaciones. Hoy tiene una fundación en Colombia con su nombre, ha escrito dos libros y es la cara pública de la campaña de Naciones Unidas contra la trata de personas.

Víctimas y activistas señalaron que es necesario que los gobiernos, organizaciones sociales y medios de comunicación no revictimicen, estigmaticen ni discriminen a las personas que han vivido alguna situación de trata, y se realicen acciones que prevengan a más personas sobre este crimen, entre otras propuestas.

[Artículo publicado originalmente en La Jornada]

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

La Jornada

La Jornada

1 comentario

  1. Carmen
    Carmen 28/09/2013, 20:54

    Víctimas de los “mercados” y de USA, demasiado cerca para su desgracia.
    Niños y mujeres. Pueblo sufriente de México ¡estoy contigo!.
    Un día caerán esos mercados diabólicos, criminales insaciables que viven del saqueo, de sembrar la miseria y la desesperación.
    Sólo es necesario que empecemos a tomar conciencia de ello y que no permitamos que un sistema criminal nos tenga sometidos.
    Gandhi, decía: el mundo tiene recursos para cubrir las necesidades de todos pero no para satisfacer la avidez de cada uno.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.