lamarea.com

miércoles 20 junio 2018

Economía

Cómo los bancos crean y mueven el dinero (II)

El autor explica la naturaleza y características del dinero que crean los bancos, es decir, del dinero bancario.

19 septiembre 2013
17:41
Compartir

En el primer post de esta pequeña explicación de cómo los bancos crean y mueven el dinero explicamos qué es y quién se encarga de crear el dinero legal. En este segundo post nos detendremos en la naturaleza y características del dinero que crean los bancos.

El dinero bancario no es dinero en sentido estricto (el banco central no le reconoce validez). El dinero bancario son simplemente promesas realizadas por el banco que crea ese dinero. Son promesas de pago, y por eso se pueden utilizar para realizar transferencias (comprar cosas, efectuar pagos, realizar inversiones…). Vamos a explicarlo con más detenimiento utilizando un ejemplo.

Yo puedo escribir en un papel: “me comprometo a pagar 1.000 euros al poseedor de este papel” y ésta es la promesa que estoy materializando en un formato físico. Si yo quiero comprarle a Isabel un mueble que cuesta 1.000 euros, en vez de entregarle billetes o en vez de hacerle una transferencia bancaria, puedo entregarle mi promesa de pago (el papel). Esto sólo tendría sentido si Isabel se fiara de mi palabra y confiara en que en un futuro le pagaré esos 1.000 euros (pero esta vez con dinero legal, no con mi promesa). Si Isabel confía en mi palabra, yo habré comprado un mueble sin utilizar dinero legal respaldado por el banco central. El proceso podría continuar: Isabel podría comprarle a Simón un portátil entregándole la promesa de pago que yo hice (el papel). Si Simón confiara en mi palabra y aceptase el papel, se habría producido otra venta sin necesidad de utilizar dinero legal respaldado por el banco central. Esta sucesión de compras y ventas podría continuar indefinidamente, siempre que aquellos que utilizaran mi papel confiasen en mi palabra.

Es importante destacar que mi papel sirve como medio de pago porque yo me he comprometido a pagar 1.000 euros a aquel que tenga en su propiedad el papel y venga a reclamarme el dinero. Pero puede ocurrir que nunca vengan a reclamarme el dinero. Puesto que todo el mundo confía en mí y todo el mundo acepta mi papel en las transacciones, no hay necesidad de que se molesten en venir a mí para que le cambie el papel por los 1.000 euros. A efectos prácticos, mi papel se ha convertido en un billete de 1.000 euros. Pero sólo porque confían en mi palabra.

Si yo tuviese cierta dosis de picardía podría aprovecharme de esa confianza que depositan en mí y podría fabricar más promesas de pago en otros papelitos. De esta forma, podría comprar más cosas con mis nuevas promesas, y sin necesidad de tener suficiente dinero legal. Mientras la gente confíe en mi palabra, esos papelitos funcionarían exactamente como dinero legal, pero sin serlo. El problema aparecería cuando alguien dejara de confiar en mí y viniese a mi casa a cambiar su papelito por dinero. Si sólo viniese una persona y yo pudiese pagarle 1.000 euros (de dinero legal) no pasaría nada. Pero si la desconfianza se generalizase, muchos quisieran entregarme los papelitos a cambio de dinero, y yo no tuviese en mi poder suficiente dinero legal para satisfacer sus demandas, en ese momento se me habría acabado el chollo. Tendría que reconocer que no puedo pagar, la noticia se extendería y entonces ya nadie aceptaría mis papelitos como medio de pago.

Una consecuencia derivada del fin de mi ganga es que todo aquel que tuviera en sus manos un papelito tendría que soportar una pérdida. Recordemos que obtuvieron el papelito entregando algo de su propiedad por valor de 1.000 euros, pensando que el papelito valía esa cantidad. Una vez mi chiringuito es desmontado, la validez del papelito se desvanece (ya no vale nada), y su propietario tiene que reconocer inmediatamente que ha perdido 1.000 euros.

El lector habrá podido ya advertir la similitud de este ejemplo de los papelitos con el quehacer de los bancos privados. En efecto, aunque los bancos privados tienen dinero legal en su poder (como explicamos en el primer post), también crean promesas de pago –pero en vez de ser papelitos como en el ejemplo son números electrónicos en cuentas bancarias y también cheques–. Estas promesas no están respaldadas por el banco central, por lo que no es dinero legal. Pero en la práctica funcionan como tal porque los individuos de la sociedad confían en los bancos y creen que siempre que vayan a sacar dinero de su cuenta los bancos les van a entregar dinero legal. En consecuencia, a lo largo y ancho de la economía se utilizan estas promesas de pago (cheques y números electrónicos en cuentas bancarias) para realizar transacciones, a pesar de que no están respaldadas por dinero legal.

Por lo tanto, cada banco tiene por un lado dinero legal (en forma de dinero físico y en forma de anotaciones en la cuenta que tiene el banco en el banco central) y por otro lado tiene dinero bancario, que son promesas de pago. La proporción de los dos tipos de dinero sobre el total depende de la legislación vigente en cada territorio. En la zona euro actualmente es la siguiente: por cada 100 euros de dinero total que tenga el banco, debe tener como mínimo 1 euro de dinero legal. Los 99 euros restantes puede ser dinero bancario, es decir, promesas de pago no respaldadas por el banco central. Puede parecer una proporción exagerada, pero en realidad es más que suficiente: el 1% de todo el dinero que almacena cada banco es muchísimo dinero, y sobra para llevar a cabo las actividades rutinarias. Esto es así porque la mayor parte de las transacciones de los bancos son efectuadas con dinero bancario (promesas de pago) y no con dinero legal. Sin embargo, como ya se sabe, si por algún casual (por ejemplo, un pánico bancario) todos los clientes quisiesen retirar el dinero que han depositado en su banco, lo cierto es que no podrían hacerlo porque el banco no tiene tanto dinero legal como para satisfacer toda la demanda.

Pero cuando un banco tiene que hacerle una transferencia bancaria a otro banco o al gobierno, ¿con qué dinero le paga? ¿Con dinero legal o con sus promesas de pago (dinero bancario)? Esto es lo que veremos en el siguiente post.

[Artículo publicado originalmente en el blog Saque de esquina]

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Artículos relacionados

 
Eduardo Garzón

Eduardo Garzón

5 comentarios

  1. Pensador
    Pensador 20/09/2013, 01:49

    Lo que yo no me explico es, si esto es así, por qué no se crea un banco público que se financie con, pongamos, 200 millones de € (poco para el estado) y se pone a dar créditos por valor de 20.000 millones (2 puntos del PIB) para inversiones, emprendimiento, start-up, etc.

    Responder a este comentario
    • Psicoloco
      Psicoloco 20/09/2013, 10:45

      Si no entiendo mal, los tratados europeos firmados por el gobierno español prohiben la creación de banca pública, porque ello atentaría contra la libre competencia entre iguales.
      En cambio, sanear un banco con dinero público, que el banco malo se quede con sus activos tóxicos en forma de imuebles, despedir a más del 60% de la plantilla y que lo compre otro banco muy grande por un euro (léase el proceso de desaparición del Banco de Valencia y su adquisición por Caixabank) tiene el beneplácito de la Unión Europea y no falsea el libre mercado.

      Responder a este comentario
    • Ramón
      Ramón 20/09/2013, 13:10

      Pnesador: la respuesta es bastante sencilla. “Simplemente” se han cargado toda posibilidad de banca pública para garantizar el negocio (garantizado por el presupuesto estatal) de la banca privada. ¿Cómo?, cooptando a la élita polìtica, suuesta representante de la soberanía popular.
      En suma: han hechoun tinglado institucional enteramente favorable a los intereses de una estrecha minoría. EWso sí, con le ‘consenso’ de los de abajo. Especialmente de nuestra sociedad, extasiada por el papanatismo europeìsta que tanto daño a hecho (desde el referendum contrala OTAN en 1986).

      Responder a este comentario
    • Nubarius
      Nubarius 23/09/2013, 10:43

      Pensador,creo que no es así. Tal como yo lo entiendo, si la proporción de reservas exigida es de un 1%, eso quiere decir que el banco que tiene 200 millones de euros, puede prestar un máximo de 198, de modo que el dinero que le quede en caja, dos millones de euros, sea el 1% del total que debe a los depositantes (o acreedores de otro tipo, como el Estado). Las cuentas cuadran mientras esos 198 millones de euros (que a su vez pueden generar nuevo crédito: otros 196,02 euros, y así sucesivamente) se consideran recuperables porque los clientes a los que se ha prestado ese dinero pagan sus cuotas religiosamente. El problema surge cuando la morosidad excede el nivel que pueda compensarse con las ganancias debidas al tipo de interés al que se han prestado esos 198 millones. En ese caso, el banco puede encontrarse con que de los 198 millones prestados solo va a poder recuperar pongamos 150, lo que le deja un agujero patrimonial. Además, si los depositantes empiezan a sacar el dinero, la proporción de reservas podría bajar del 1% y el banco está entonces obligado a pedir dinero en el mercado interbancario para mantener el porcentaje, lo cual puede no ser fácil en momentos de desconfianza. Esos dos fenómenos, créditos no recuperables y reservas por debajo del umbral, son los causantes de los “agujeros” en la banca. Por eso no es tan fácil prestar dinero “para inversiones, emprendimiento, start-up, etc”; nadie sabe con certeza absoluta qué créditos pueden acabar en morosidad.

      Responder a este comentario
  2. Verbarte
    Verbarte 19/09/2013, 23:37

    Bancos, políticos y grandes empresarios son los grandes beneficiados por la crisis/estafa en la que han vivido y viven muy por encima de nuestras posibilidades. http://wp.me/p2v1L3-o9

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.