lamarea.com

sábado 23 junio 2018

Economía

Cómo lo bancos crean y mueven el dinero (I)

En el primer de tres posts, el autor explica la creación del dinero legal por parte de los bancos centrales

15 septiembre 2013
11:14
Compartir

En un artículo anterior hablé de cómo los bancos privados pueden crear dinero bancario a partir del dinero legal que crean los bancos centrales. Puesto que fue un artículo meramente introductorio simplifiqué algunas cosas al mismo tiempo que me dejé determinados cabos sin atar (y varios lectores lo hicieron notar en los comentarios). Con la intención de resolver las dudas que se originaron voy a profundizar en el tema yendo incluso más allá de lo resaltado por los lectores de forma que pueda ser útil para todo aquel que esté interesado en el asunto de la creación de dinero.

Como hay bastante contenido voy a dividirlo en tres posts: en el primero explicaré la creación de dinero legal por parte del banco central, en el segundo me detendré en la creación de dinero bancario por parte de los bancos, y en el tercero explicaré qué tipo de dinero es utilizado por los bancos en cada una de sus transacciones. Suele ser un tema engorroso pero trataré de hacerlo sencillo sin perder por ello ni una pizca de rigor. A los que se animen a zambullirse en esta interesante temática les adelanto que terminarán sabiendo y comprendiendo cosas que suelen desconocerse o malinterpretarse (incluso por reconocidos economistas).

La creación del dinero

Los bancos centrales crean dinero legal; son los únicos que tienen autoridad para originar de la nada aquello que tiene validez para realizar transacciones de todo tipo (comprar productos y servicios, hacer inversiones, realizar pagos pendientes, etc). Absolutamente nadie más puede crear dinero legal. Yo, por ejemplo, podría crear dinero inventándome un material y un diseño, pero nadie me lo aceptaría como medio de pago, al igual que ningún vendedor aceptaría billetes del juego “Monopoly” a cambio de entregar su producto. El dinero legal sirve porque todos los integrantes de una sociedad lo aceptamos como medio de pago. Sabemos que con ese dinero en nuestras manos podremos realizar transacciones porque el resto de personas confía en su validez. Y si confiamos en la validez de este dinero legal es porque como sociedad le hemos reconocido a una institución oficial (que se llama “banco central”) el poder de crear el dinero.

Este dinero legal es en última instancia dinero en efectivo (monedas y billetes), y yace en los bolsillos (o monederos, carteras, cofres…) de los individuos y también en las cajas fuertes de los bancos. Pero almacenar ingentes cantidades de monedas y billetes es muy costoso y molesto para los bancos, y también lo es transportarlo de un sitio a otro. Por ello, buena parte de este dinero legal no se conserva físicamente en las cajas fuertes de los bancos, sino que los bancos lo depositan en una cuenta del banco central correspondiente. De la misma forma que un individuo guarda parte de sus ahorros en una cuenta de su banco privado, un banco privado guarda parte de sus ahorros en una cuenta del banco central. El banco central es, por así decirlo, el banco de los bancos privados. Esto tiene importantes ventajas para los bancos privados (¡las mismas que tenemos los individuos que depositamos nuestro dinero en el banco!): se despreocupan de conseguir un espacio para almacenar los billetes y monedas, se despreocupan de instalar sistemas de vigilancia para que no sufran ningún robo, se despreocupan de transportar el dinero en furgones blindados cada vez que tengan que efectuar una transferencia bancaria de cualquier tipo, etc.

Imaginemos la mastodóntica cantidad de transferencias bancarias que se pueden producir entre todas las instituciones de crédito que existen. En vez de tener que transportar con cada operación el dinero físico de un sitio a otro, lo que se hace es anotar las cantidades transferidas (tecleando cifras) en las cuentas correspondientes del banco central. Si el banco A le transfiere 1.000 euros al banco B, no envía ningún furgón blindado con billetes para transportar el dinero, sino que en la cuenta que tiene el banco A en el banco central vemos que la cifra correspondiente disminuye en 1.000, mientras que la cuenta que tiene el banco B en el banco central aumenta en 1.000. Son simples anotaciones electrónicas; no hay ningún traslado de dinero físico. De hecho, ¡ni siquiera existe ese dinero físico al que representan los dígitos!

Pero no podemos olvidar que todas estas cifras electrónicas tienen validez: están respaldadas por el banco central. Visualmente son simples números que aumentan y disminuyen, pero en la práctica funcionan como medio de pago útil (con estos números se pueden comprar cosas, efectuar pagos, realizar inversiones…). Yo podría escribir en un papel el número “1.000”, pero no me serviría para nada porque nadie aceptaría mi papel como medio de pago. En cambio, si lo hace el banco central sí sirve, porque es la institución encargada de crear dinero. A mí nadie me ha otorgado ese poder. Al banco central sí.

Planteémoslo de una forma más gráfica para una mejor comprensión. Imaginemos el caso extremo en el que un banco privado tuviese que entregar todo su dinero legal a sus clientes en mano. Los billetes y monedas que tuviese en su caja fuerte los entregaría directamente. El resto del dinero, que no está allí físicamente sino que sólo existe como simples anotaciones digitales en la cuenta que mantiene el banco en el banco central, tendría que ser fabricado por el banco central. Pero lo haría, porque al ser dinero legal está respaldado por la institución. Es dinero válido, y si por cualquier circunstancia hubiese que manejarlo en forma de billetes y monedas el banco central se encargaría de poner en funcionamiento las máquinas de impresión.

Hasta ahora hemos hablado del dinero legal, que es el dinero en sentido estricto (al cual el banco central le reconoce validez). En el próximo post hablaremos del dinero bancario (el que crean los bancos).

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Eduardo Garzón

Eduardo Garzón

6 comentarios

  1. mila
    mila 08/12/2013, 09:30

    Aqui lo explica bastante bien

    Responder a este comentario
  2. Klingsor Jmar
    Klingsor Jmar 30/11/2013, 04:15

    No se acelere, el escrito si asevera lo que la tecnología informática hace con respecto del dinero y sitúa al dinero en lo legal, pues así es, de ahí a que sea real en su valor intrínseco, es otra cosa, es decir es dinero con valor transaccional legal, pero sabemos que carece de valor real, cuestión que es aprovechada solo por la moralidad social que la gente le da a esa moneda fiduciaria, por eso es una gran estafa.

    Responder a este comentario
  3. bamokato
    bamokato 27/10/2013, 23:27

    Hola Eduardo Garzón,

    Me gustaria llamar tu atención a varios errores en varios de tus artículos sobre bancos. Por ejemplo dices:

    1. Una vez el banco privado se hace con los 100 euros de Sofía, lo que hace es guardar una moneda de 1 euro de Sofía en la caja fuerte. El resto de dinero (99 euros) lo puede usar para sus actividades, ya sea prestar dinero a algún otro individuo u empresa, o invertir en activos financieros (como acciones, deuda pública, productos derivados, etc).

    Aquí el error de concepto es que un banco comercial NUNCA presta el dinero ingresado por los clientes a otros clientes como familias y empresas(aunque si a otros bancos). Un banco cuando recibe 100€ en billetes de un cliente se queda los 100€ para él y cuando hace un préstamo a una empresa o familia el banco comercial CREA los euros de la nada como hace el banco central.

    Este error és el mismo que se repite sin cesar en la prensa cuando se dice que el BCE presta al 1% a los bancos y los bancos PRESTAN el MISMO dinero a las empresas y famílias al 4-5%. Eso es imposible porqué los euros que presta el Sistema Europeo (ECB+Bancos Centrales nacionales) a los bancos NUNCA salen de los bancos centrales de la zona euro. Las empresas y familias solon tiene acceso a dinero de banco comercial (commercial bank money) y a dinero del banco central SOLO en forma de billetes. una familia o empresa normalmente no tienen acceso a dinero de banco central en forma de depósitos electrónicos.

    2. Por ello, buena parte de este dinero legal no se conserva físicamente en las cajas fuertes de los bancos, sino que los bancos lo depositan en una cuenta del banco central correspondiente

    Los bancos comerciales NO tienen guardados los billetes en el banco central. En la cuenta de un banco comercial en el banco central solo hay dinero en forma de depósito electrónico. Si un banco comercial canvia billetes por depósitos electrónicos, entonces los billetes que llegan al banco central SALEN de la economia, son solo papeles de colores.

    Te paso este link (en catalán) aunque creo que se puede entender donde pongo en gráficos las operacions típicas de un banco. Todo és mucho más simple que dicho en palabra. Todos los bancos emiten dinero. Los bancos comerciales en forma de depósito electrónico y los bancos centrales en forma de de depósito electrónico y , a más a más, en forma de billetes y a veces de monedas.

    http://www.banccentraldecatalunya.ch/wordpress/wp-content/uploads/2013/03/slides/resume/FuturBancCatalunya-Diapos1-94.pdf

    Espero que la informaci´n que te paso sea de interés.

    Jaume

    Responder a este comentario
    • Sara Lopez
      Sara Lopez 12/02/2014, 11:52

      Hola, viendo que usted entiende de esto, me gustaría saber que pasa con el dinero que se ingresa. Quiero decir si yo ingreso un billete de 20€ que pasa con ese billete? Se queda en la caja fuerte de ese banco, es enviado al banco central, se da a la gente, o se destruye por asindecitr el papel?
      Muchas gracias!

      Responder a este comentario
  4. Psicoloco
    Psicoloco 15/09/2013, 15:49

    Muchas gracias, Eduard, por tu didáctica explicación.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.