lamarea.com

sábado 22 septiembre 2018

Cultura

“Miguel Hernández hubiese conectado con el 15-M”

El cantaor Niño de Elche lanza ‘Sí, a Miguel Hernández’, un proyecto híbrido donde rescata al poeta de la apropiación efectuada por la Cultura de la Transición

30 julio 2013
13:33
Compartir
“Miguel Hernández hubiese conectado con el 15-M”

“Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz es un deber de España, un deber de amor”. Son palabras de Pablo Neruda, otro poeta caído en desgracia, y también poeta del pueblo, que ayudó durante años a la familia del escritor de Orihuela, mientras éste se marchitaba en una cárcel franquista. Sin embargo, conviene estar al tanto: el recuerdo, como sabemos, es cosa manipulable, tergiversable, incluso apropiable para intereses quizás no demasiado afines al espíritu original. Dice el cantaor y tocaor Francisco Contreras, ‘Niño de Elche’, que eso ha pasado con Miguel Hernández, engullido por las fauces de la Cultura de la Transición, que lo ha convertido en mito o icono a conveniencia de las partes interesadas.

Por eso este cantaor de raigambre heterodoxa, con una carrera de más de 15 años moviéndose entre la tradición flamenca y los experimentos más insólitos, acaba de editar el disco Sí, a Miguel Hernández desde un espíritu nuevo: experimental, social, colectivo, horizontal y ante todo, tratando de arrancar al poeta de Orihuela del apropiacionismo al que se le ha sometido desde diversos flancos. “Miguel Hernández ha sido el poeta más adaptado a la música popular del siglo XX. Ha sido también utilizado a nivel político incansablemente como vimos en la celebración de su centenario, y en este proceso su figura ha sido troceada y usada a conveniencia: el poeta pastor, el poeta de la Guerra, el poeta político…, según los intereses”, explica el propio Francisco Contreras en conversación telefónica desde Soria, donde paró como parte de la gira de presentación del disco.

Queriendo rescatarlo del proceso de descafeinado tan propio de la cultura mediática y del espectáculo en la que vivimos, Niño de Elche ha desarrollado un proyecto insólito, que aspira a convocar la totalidad del pensamiento político y humanista de Miguel Hernández. Porque como dice el cantaor: “Lo personal es político. Esa es la gran diferencia respecto a la concepción de los partidos políticos de izquierda”.

Sí, a Miguel Hernández es mucho más que un disco al uso. Desde luego, no estamos frente a otro ejercicio de homenaje manido al poeta. Más bien se trata de “un dispositivo híbrido entre la producción sonora, comunicativa y artística” en palabras de Santiago Barber, encargado de la dirección artística de la publicación a modo de periódico que acompaña el CD y donde se dan cita desde poetas contemporáneos como Bernardo Santos, Jesús Lizano, Antonio Orihuela o Jorge Riechman (“los Miguélez Hernández de la actualidad”, dice Contreras) a una entrevista con Marcos Ana, la sátira política o la recreación de un twitter imaginario del poeta. “No es un homenaje, más bien quise traer a Miguel Hernández a la actualidad”, dice este cantaor que igual colabora con grupos como Pony Bravo que con bailarinas contemporáneas como María Muñoz y que mantiene un perfil comprometido y social en su vida y en sus creaciones.

Un texto sobre la vida de Miguel Hernández escrito por el biógrafo del poeta José Luis Ferris y narrado por voces como la del cantaor Manuel Gerena, el escritor y musicólogo, Fernando González Lucini o un icono político como Marcos Ana vertebra el disco, en el que se van entrelazando los 9 poemas seleccionados y musicalizados por Niño de Elche.

La propuesta, realizada desde abajo, horizontal y colectivista, apoyada por artistas, escritores, músicos, bailaores, raperos, y fuera del marco institucional, está empapada de la voluntad de investigar. Desde el diálogo entre rap y flamenco que emprende junto a El Chojín en la adaptación del célebre poema Elegía, dedicado a la muerte de Ramón Sijé en 1935, a la penetrante producción de La Guerra, madre, el disco desarrolla una ambientación sonora evocadora y un acercamiento nuevo y profundo a los poemas de Miguel Hernández (excepcionales, por ejemplo, Canción última o Las nanas de la cebolla).

Sobre la cualidad experimental de Sí, a Miguel Hernández -descargable gratuitamente en su edición digital, aunque provista de una atractiva edición física de pago-, el cantaor dice: “Es muy importante que las propuestas revolucionarias también lo sean en la forma. Hay que transgredir las formas que el sistema ya tiene asimiladas. En ocasiones, un movimiento de cadera puede ser mucho más revolucionario que hablar otra vez del manifiesto comunista”, apuesta el cantaor.

El disco, se cierra con el murmullo poderoso de una manifestación del 15M en Alicante. “Creo que Miguel Hernández hubiese conectado muy bien con estos movimientos sociales”, asegura Contreras. “Miguel cambió su vida y su obra en activismo. El tuvo un momento histórico que hizo que despertara rápido. Ese espíritu profundamente social y colectivo de Miguel es el que deberíamos tener. Su espíritu de calle”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Sara Brito

Sara Brito

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".