lamarea.com

viernes 20 abril 2018

Rectificación del artículo “El aumento de deuda se debe a las ayudas a la banca, no al gasto público”

El pasado lunes publiqué un artículo en el que identifiqué las ayudas a la banca que habían provocado un aumento de la deuda pública española. Gracias a un comentario de un lector, y a la ayuda de mi compañero de Attac-Madrid Carlos Sánchez Mato, he descubierto que no tuve en cuenta un matiz metodológico que modifica los resultados que ofrecí en el citado artículo. El objetivo de este texto es aclarar en qué consiste ese matiz y actualizar los resultados para evitar cualquier malentendido.

27 junio 2013
10:53
Compartir

El pasado lunes publiqué un artículo en el que identifiqué las ayudas a la banca que habían provocado un aumento de la deuda pública española. Gracias a un comentario de un lector, y a la ayuda de mi compañero de Attac-Madrid Carlos Sánchez Mato (1), he descubierto que no tuve en cuenta un matiz metodológico que modifica los resultados que ofrecí en el citado artículo. El objetivo de este texto es aclarar en qué consiste ese matiz y actualizar los resultados para evitar cualquier malentendido.

En su momento calculé que este tipo de ayudas a la banca –las que suponen un aumento de deuda pública– sumaban 136.083 millones de euros. Pues bien, en realidad la cuantía total es muy superior, del orden de 536.447 millones de euros. Y podría todavía serlo más, si relajara aún más el criterio con el que cuantificar las ayudas a la banca (ayudas prestadas por la administración pública española a entidades financieras españolas privadas), llegando a suponer una desorbitada cifra de 1.359.809 millones de euros. Lo que ocurre es que los gobernantes encargados de ejecutar estas ayudas a la banca no tienen un pelo de tonto y sabían que no podían provocar un aumento tan espectacular de deuda pública (al menos, no sobre el papel), así que diseñaron mecanismos y artificios enrevesados para ayudar a la banca sin que quedase reflejado en las cuentas públicas. Una de estas artimañas contables consiste en que el Estado se hace responsable del dinero que toman prestado las entidades financieras en apuros de forma que en caso de no poder devolver el dinero, quien asume las pérdidas es el Estado y no estas instituciones de crédito. Quien acaba permitiendo que estas empresas obtengan ventajas en el mercado que de otra manera no podrían obtener y quien asume prácticamente todo el riesgo de la operación –sin contrapartida alguna– es el Estado, y no estas empresas financieras fracasadas. A efectos prácticos es exactamente lo mismo que si el Estado se endeudase y le inyectara ese dinero a los bancos, pero no es lo mismo a la hora de registrar el movimiento en el papel (pues sobre el papel queda como deuda de los bancos, no del Estado). Es decir, se trata de una sofisticada y artificial forma de ayudar a los bancos sin que contablemente aumente la deuda pública.

Así las cosas, y utilizando exclusivamente el método oficial que ignora esta deuda pública indirecta debido a su ingeniosa y tramposa construcción contable, las ayudas a la banca se quedan en 64.262 millones de euros (2). Una cuantía muy inferior a la que obtendríamos si sumáramos la deuda pública indirecta mencionada (536.447 millones de euros (3)) o la deuda pública oculta (1.359.809 millones de euros (4)). De esta forma, y utilizando el mismo planteamiento del artículo anterior, desde 2009 hasta finales de 2012 las ayudas a la banca han supuesto un 14,38% del aumento registrado de deuda pública (5). La cantidad de interés de deuda pública (6) supondría un 21,55% del aumento registrado de deuda pública durante esos cuatro años, y la del gasto público no cubierto con los exiguos ingresos fiscales representaría el 64,07% de ese aumento.

Ahora bien, si ignoramos los engaños de la artimaña contable oficial e incorporamos la deuda pública indirecta (dejando generosamente de lado la deuda pública oculta), las ayudas a la banca se quedan en 536.447 millones de euros. De esta forma, y utilizando el mismo planteamiento del artículo anterior, desde 2009 hasta finales de 2012 las ayudas a la banca habrían supuesto un 58,37% del aumento de la deuda pública (7). La cantidad de interés de deuda pública supondría un 10,54% del aumento registrado de deuda pública durante esos cuatro años, y la del gasto público no cubierto con los exiguos ingresos fiscales representaría el 31,09% de ese aumento. Dicho lo cual, sólo me queda hacer dos importantes apuntes.

  1. Es cierto que, técnicamente hablando, las ayudas a la banca sólo han supuesto un 14,38% del aumento de la deuda pública oficial, las del pago de intereses un 21,55%, y el gasto público no cubierto un 64,07%; lo que invalida de facto las conclusiones derivadas del anterior artículo. Pido desde aquí disculpas por la confusión que haya podido generar su lectura. Pero lo hago por haber podido marear y desconcertar al lector, no por no haber distinguido a la primera qué tipo de ayuda a la banca estaba sujeta a una contabilización diferente, ya que en ello soy tan víctima como cualquier otra persona. Encontrar los datos exactos y conocer su método de contabilización es una misión sufrida y escabrosa (algo que no es precisamente casual, pues el gobernante tiene interés en que la información no sea transparente), y en su momento no fui capaz de comprender a la perfección todo ese laberinto contable.
  1. El hecho de que la mayor parte del aumento de la deuda pública oficial corresponda a gasto público corriente no quiere decir que el Estado español tenga un gasto excesivo, como tantas veces he defendido. El gasto público del Estado español es de un 45,2% sobre el PIB (8), toda vez que la media de la Unión Europea de los 27 es del 49,1%, existiendo países como Francia que presentan un 56% sobre el PIB o Eslovenia con una cifra del 50,7% (téngase en cuenta que el indicador presenta una medida relativa, es decir, expresa la cantidad que gasta el Estado en función de sus posibilidades, por lo que no importa que el país sea muy pobre o muy rico para arrojar un indicador aceptable). El problema del Estado español es que recauda muy poco: sólo recauda el 36,4% sobre el PIB, mientras que la media de la Unión Europea de los 27 es del 45,4%, existiendo países como Dinamarca que recauda el 55,5% de su PIB o Italia que recauda el 47,7% (9). Y si recauda muy poco es porque existe un elevadísimo fraude fiscal (del que el 73% corresponde a las grandes empresas y grandes fortunas (10)) y porque tenemos un sistema impositivo profundamente ineficiente e injusto (11).

Notas:

(1) A quienes agradezco su ayuda y aportaciones, especialmente en el caso de Carlos Sánchez, de quien se puede aprender mucho leyendo uno de sus documentos relacionados con la ayuda a la banca, que es a su vez el que más he utilizado: http://matoeconomia.blogspot.es/img/aypub2012.pdf

(2) Inyecciones directas de capital: 59.130 millones de euros + Participaciones preferentes convertibles: 2.033 millones de euros + Líneas de liquidez: 3.099 millones de euros.

(3) Avales del Estado a emisión de deuda bancaria: 64.112 millones de euros + Avales del Estado a emisiones deuda senior emitida por SAREB: 50.780 millones de euros + Préstamos del Banco Central Europeo a entidades bancarias + 357.293 millones de euros.

(4) Aval implícito del Estado a depósitos bancarios: 795.135 millones de euros + Esquemas de protección de activos 28.227 millones de euros.

(5) Deuda pública 2008: 436.984 millones de euros. Deuda pública 2012: 883.873 millones de euros. Aumento de deuda pública 2009-2012: 446.889 millones de euros. Fuente: Eurostat http://appsso.eurostat.ec.europa.eu/nui/print.do?print=true

(6) Intereses pagados en 2009: 18.520 millones de euros. Intereses pagados en 2010: 20.384 millones de euros. Intereses pagados en 2011: 26.120 millones de euros. Intereses pagados en 2012: 31.297. Fuente: Eurostat http://appsso.eurostat.ec.europa.eu/nui/print.do?print=true

(7) Aumento de deuda pública indirecta 2009-2012: 919.074 millones de euros. Aumento de deuda pública sin ayudas a la banca: 382.627 millones de euros.

(8) Fuente: Eurostat, indicadores de 2011 http://appsso.eurostat.ec.europa.eu/nui/print.do?print=true

(9) Fuente: Eurostat, indicadores de 2011 http://appsso.eurostat.ec.europa.eu/nui/print.do?print=true
(10) http://www.gestha.es/archivos/informacion/monograficos/gestha_ucm/2008/ponencia-el-escorial-julio2008.pdf

(11) http://eduardogarzon.net/el-sistema-impositivo-espanol-es-profundamente-injusto/

 [Eduardo Garzón es autor del blog Saque de esquina]

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Eduardo Garzón

Eduardo Garzón

4 comentarios

  1. ArturoPerez
    ArturoPerez 02/07/2013, 11:47

    @Iñaqui,

    tu post vale por 1.000. una manera impresionante de simplificar una verdad muy profunda. los blogs se llenan de artículos hablando de nuestro problema de recaudación y economía sumergida, y sin embargo has dado en el clavo: ya tenemos una recaudación similar en porcentaje con respecto a países con menor economía sumergida, por lo que no se puede deducir que ese sea el problema. Es que la vaca ya no da para más.

    Sin embargo, el señor Eduardo Garzón considera normal que nuestro gasto público se haya casi doblado en 13 años en torno a los 230.000 millones de €, cuando otros países como Francia, han hecho todo lo contrario, sabiendo que iba a ser un problema en el futuro.

    Francia tiene una presión fiscal del 57%, y un déficit del 7%. ¿les subimos a los franceses su presión fiscal al 65%? ¿y si el déficit continúa en el 7? ¿hasta el 75%?

    absurdo.

    Responder a este comentario
  2. Iñaki
    Iñaki 28/06/2013, 18:33

    Me he equivocado yo también en varias cosas:

    En vez del año 2013, es el 2012.

    En vez de “Casi todo se recauda por IRPF” quería poner “Casi todo se recauda por IRPF e IVA”

    Donde pongo “Los que pagan hipoteca, se ahorran impuestos del IRPF, y no pagan ninguno especial por tener casa” quería decir “Los que pagan hipoteca, se ahorran impuestos del IRPF, y no pagan ninguno significante por tener casa”

    Responder a este comentario
  3. Iñaki
    Iñaki 27/06/2013, 23:18

    Tenemos un sistema impositivo de país rico, cuando no somos un país tan rico.

    El problema no puede estar en el fraude de grandes empresas, porque el porcentaje de lo recaudado de impuesto de sociedades no es más grande tampoco en economías como la sueca o francesa que tienen un porcentaje de gasto público grande. Casi todo se recauda por IRPF, que es lo que de verdad tiene sentido.

    (El impuesto de sociedades es mucho más sensible también a las crisis. Las empresas dejan de ganar, con lo que dejan de pagar. Y las multinacionales nunca van a poner la parte del negocio q de beneficios en un país con un impuesto de sociedades grande)

    Hay 2 grandes diferencias con los pocos países que tienen más % de gasto del gobierno:

    1) Menores rentas medias españolas. La gran diferencia es que un ciudadano medio sueco o francés, gana mucho más que un español. Si la renta media de los españoles fuera mucho más grande, el porcentaje recaudado sería mucho más grande sin necesidad de cambiar el sistema. El que gana 2000 en vez de 1000 euros, pasa a tramos superiores de ingresos, donde se paga más porcentaje por IRPF. Si los españoles ganaran como los suecos, pagarían tantos impuestos como estos. Pero no es así.

    2) Mayores rentas inmobiliarias en España. El PIB se mide de una forma muy curiosa, y entre otras cosas, los que miden el PIB asignan una renta (renta inmobiliaria) a todo aquel que tiene una casa. ¿Por qué? Porque se supone que esa persona se está ahorrando tener que pagar un alquiler, q en España están particularmente caros al no haber dejado caer sus precios. Los funcionarios que calculan el PIB estiman cual es el alquiler que se ahorran, y se lo imputan a todos los propietarios de casa como si de una renta más se tratase. Esto, y otras cosas, hacen que tengamos un PIB, que parece haberse mantenido durante la crisis ocultando la realidad de que se está produciendo mucha menos riqueza. Por culpa de la burbuja, tenemos hoy en día más propietarios con renta inmobiliaria asignada que nunca. Pero esas rentas están bastante libres de impuestos. (Los que pagan hipoteca, se ahorran impuestos del IRPF, y no pagan ninguno especial por tener casa.) Con lo cual, el resto de rentas de trabajadores, y emprendedores, está soportando todo el gasto público.

    Ahora vamos a hacer unas comparaciones de impuestos con los países mencionados:

    Impuesto de sociedades máximo:

    En Eslovenia: 17% (15% a partir de 2015)

    En Suecia: 22%

    En Dinamarca: 25%

    En España: 30% (Somos uno de los países europeos, donde el gobierno cobra más impuestos por el crecimiento de empresas, y luego nos quejamos de que las multinacionales no establezcan aquí los negocios que les reportan beneficios (que es casi lo mismo que decir que declaran los beneficios en otros países))

    En Francia: 33.33%

    IVA habitual:

    Suecia: 25%

    Eslovenia: 20%

    Dinamarca: 25%

    España: 21%

    Francia: 19.6%

    IRPF máximo:

    Suecia: 57%

    España 52%

    Slovenia 50%

    Francia: 45%

    Media de los Veintisiete 38.3%

    En definitiva: somos uno de los países con mayor presión fiscal real para la persona que aquí quiere trabajar o montar un negocio. De eso no hay duda.

    Y el gasto público en relación a la renta es enorme, y lo sería más, si no se tuvieran en cuenta esas rentas inmobiliarias.

    Como supongo que nadie esperará que el gobierno haga pagar más impuestos a los hipotecados, a los parados, y a los mileuristas, que entre todos forman un grupo enorme de españoles, no me parece que el problema sea la recaudación.

    Dicho esto, habría que recordar que el gasto público, ayudado por la burbuja inmobiliaria, creció una barbaridad, y que hoy seguimos teniendo un gasto tan alto como en los años álgidos de la burbuja. Ese es el verdadero problema.

    Gasto del gobierno de España en el año 2000:
    246890 millones

    Gasto del gobierno de España en el año 2007:
    412963 millones (increible incremento de gasto público a lomos de la burbuja)

    Gasto del gobierno de España en el año 2009:
    484759 millones (no parece que el gasto se redujese en los primeros años de crisis)

    Gasto del gobierno de España en el año 2013:
    493660 millones (ni tampoco en el resto)

    Francia:
    2000: 744115 millones
    2007: 992618 millones
    2013:1151157 millones

    Responder a este comentario
  4. vicente
    vicente 27/06/2013, 23:09

    Hola Eduardo. Sin buscarlo has conseguido comunicar y hacer saber de forma eficaz y honesta las artimañas que utiliza el gobierno para ocultar hechos clave que la ciudadanía debería conocer. Gracias!!

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

_blank

LM59 – Abril 2018

mi master - la marea

Última hora

Tus artículos

Aumentar la masa de borregos

¿Te molesta que Cristina Cifuentes haya obtenido su máster con una 'ayuda' que tú no has tenido? En 'La Marea' queremos escucharte y darte voz. Estas son algunas historias.

Los socios/as escriben

Voces de los migrados y migradas desde Berlín

Algunas reflexiones en un acto organizado por el círculo de Podemos Berlín y Podemos Andalucía.