lamarea.com

lunes 18 junio 2018

Opinión

¡Abajo el monumento a los brigadistas! ¡Viva el Arco de la Victoria!

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid exige retirar en un plazo de dos meses el monumento a las Brigadas Internacionales en la Ciudad Universitaria de Madrid, muy cerca del arco que celebra la victoria de Franco sobre la República.

09 junio 2013
18:01
Compartir

ELMONOPOLITICO.COM // En los dos últimos días, el diario británico The Guardian ha publicado sendas informaciones (esta y esta) que retratan a la perfección la anomalía que sigue suponiendo en España el tratamiento memorial de la Guerra Civil y el franquismo. Las noticias se refieren al auto del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, dictado el 21 de mayo, que exige retirar en un plazo de dos meses el monumento a las Brigadas Internacionales inaugurado en octubre de 2011 en el campus de la Universidad Complutense.

Uno de los artículos recuerda algo que, por muy conocido que sea, no deja de parecer aberrante a los ojos de cualquier observador sin prejuicios ideológicos: que uno de los monumentos más importantes, enormes y vistosos de la capital de España –el Arco de la Victoria– es una exaltación del triunfo de Franco sobre la República. Situada a poca distancia del monumento a los brigadistas, la obra se proyectó en los años 40, en la época más feroz de la represión franquista contra los vencidos, en la que decenas de miles de españoles fueron ejecutados, perseguidos, desposeídos de sus bienes, sometidos al ostracismo o empujados al exilio. Este debate sobre la memoria no es baladí en un momento en que Europa se enfrenta al ascenso de movimientos fascistas que desprecian la democracia.

El Arco de la Victoria, un mastodonte de concreto de 40 metros de altura, celebra el triunfo de las huestes franquistas en la Batalla de la Ciudad Universitaria, una de las contiendas más encarnizadas y largas –duró más de dos años y medio– de la guerra. En su frontispicio principal, contiene una leyenda, en latín, que reza: “A los ejércitos aquí victoriosos/la inteligencia que siempre es vencedora/da y dedica este monumento”. En los más de 30 años de democracia, no se ha concretado ninguna iniciativa oficial para despojar al monumento de su carácter de exaltación al dictador y transformarlo en un memorial sobre uno de los episodios más tenebrosos de la historia española. El arco, construido en su día por iniciativa de la Junta de la Ciudad Universitaria, es hoy propiedad del Consorcio Urbanístico de la Ciudad Universitaria, constituido en 1990 por las universidades Complutense y Politécnica y la UNED para “el desarrollo y la gestión urbanística de la Ciudad Universitaria de Madrid”.

El periodista de The Guardian David Mathieson compara esa obra colosal, que da la bienvenida a Madrid a quienes entran en la ciudad por la A-6, con el monumento a los brigadistas que el Tribunal Superior de Madrid ordena retirar: un “memorial mucho más pequeño, tan modesto que muchos de ellos [los estudiantes de la Complutense] ni siquiera se enterarán de su existencia. Una simple columna de metal, pagada por muchas donaciones individuales particulares”.

El tribunal argumenta que la solictud de la licencia para la construcción de la obra se presentó de manera extemporánea, cuando esta ya se había erigido. El rector de la universidad, José Carrilllo, ha respondido que no retirará el monumento y que hay otros en la ciudad, como el de las víctimas de los atentados del 11-M, que tampoco tienen licencia. Según Carrillo, el rectorado solictó el permiso, pero las autoridades locales no lo tomaron en consideración.

El monumento es el único dedicado en Madrid a los brigadistas internacionales, voluntarios de 53 países, mayoritariamente comunistas, que participaron en la guerra en el bando republicano porque entendían que en España se estaba decidiendo también el destino de Europa. Hay un dato muy poco conocido, y es que entre la cuarta y la quinta parte de los brigadistas eran de origen judío, muchos de los cuales, a juzgar por testimonios que dejaron, tenían plena conciencia de que su lucha contra Franco formaba parte de una cruzada más amplia contra el nazismo y el fascismo.

Dice el periodista Mathieson:

“Explicar el pasado para perfilar el futuro es un principio básico de cualquier proceso político maduro. Fuera de España, otros países europeos tienen la creciente capacidad para afrontar su propia historia oscura. Los visitantes de ciudades como Berlín, Núremberg o Lyon, por ejemplo, encontrarán museos de talla mundial que abordan cándidamente su papel en el siglo XX, y el museo de la esclavitud de Liverpool arroja luz sobre un episodio vergonzoso para los británicos. Sin embargo, en Madrid no hay ni un solo punto de información o centro turístico que intente contar la historia de la Guerra Civil. La administración del PP es incapaz de tratar con la diversidad de reclamaciones sobre el pasado y prefiere impedir cualquier discusión sobre la materia.”

Y concluye:

“Se dice a menudo que la historia está escrita por los vencedores. Pero lo que está sucediendo en Madrid no es solo un ejercicio asimétrico de memoria histórica. Es una manera intolerante, peligrosa y disfuncional de tratar el pasado y no casa fácilmente con la imagen que Madrid trata de proyectar como una abierta, diversa y transparente ciudad del futuro.”

Post scriptum: A EL MONO POLÍTICO le asaltan tres dudas: ¿tiene potestad el Consorcio Urbanístico de la Ciudad Universitaria para decidir sobre los monumentos de su propiedad? ¿Por qué entonces no promueve la reconversión del Arco del Triunfo en un memorial didáctico sobre la Guerra Civil? ¿Tiene el consorcio capacidad de decisión sobre el monumento a los brigadistas?

 

Artículo publicado en elmonopolitico.com

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Marco Schwartz

Marco Schwartz

8 comentarios

  1. Ricardo Metola
    Ricardo Metola 15/06/2013, 11:27

    PERO LLEGAMOS AL AHORA

    ¡Malditos aduaneros de países vacíos
    de libertad real, de verdad y de justicia.
    En esta España llena de hijos de la sevicia,
    que heredan la maldad política y sus vicios.

    Agentes que nos impiden recuperar las maletas
    llenas de sueños; en su exterior, con marcas
    de tiza: “voluntario muerto”, y fanfarronescas
    expresiones: “ venga su puta madre a por ellas”.

    Sabios consejos para recuperar maletas y amores.
    Los equipajes, de los que se fueron de la vida,
    de ellos se los llevaron llenos. A vosotros espetamos

    que, en las cunetas, de fascistas fervores,
    podéis de nuevo enterrar la justicia, raída
    está en normas que nos imponéis y no queremos.

    Ricardo Metola,
    15 .06.2013 De la era socialdemocrata bancarialemana
    Poeta de la generación encarcelada en el Penal de Burgos..

    Responder a este comentario
  2. Antonio
    Antonio 11/06/2013, 09:56

    el silencio entorno a la guerra civil y posterior dictadura fascista (no es franquismo, es fascismo) es muy católico ello, muy en la praxis habitual de los curas; que silencian sus abusos y corruptelas, como si por no hablar no exitieran ni hubiesen tenido lugar

    Responder a este comentario
  3. Daniel
    Daniel 10/06/2013, 21:44

    Ya veréis como este monumento si que lo tiran o lo derriban y los campos de golf “tan útiles” cambiarán la ley para que a esos campos ni los tosas y sólo lo usen los de la zona de la moraleja.

    Responder a este comentario
  4. Carmen
    Carmen 10/06/2013, 14:40

    Si es que son los mismos!: Los golpistas del 36, los represores de la dictadura…
    Han estado unos años medio agazapados socavando la pantomina del periodo que dimos por llamar democracia y ya lo han conseguido:
    Ya casi vuelven a estar en sus mejores tiempos:
    Manipulación, caciquismo, injusticias, represión… y todo se andará.
    Esta situación hay que agradecérsela, en parte, a aquellos analfabetos políticos que votaron al partido de los “trabajadores”.
    Por algo es que, como en la dictadura franquista, hoy día lo que predomina en los medios de comunicación es el futbol y la manipulación informativa.

    Responder a este comentario
  5. serge
    serge 10/06/2013, 10:14

    ¿Democracia?, ¿alguien se atreve a llamar ‘democracia’ a este sistema que vulnera constantemente los derechos mas elementales de las personas?. Llamar democrático un gobierno que aplica sus leyes por “decreto real” basado en una ‘mayoría absoluta’ que realmente nunca lo ha sido (ni siquiera en % de votos) y que conceptualmente representa una derecha ciega, estúpidas liderada por un PP corrupto hasta la medula, repleto de ladrones de todo tipo… esto no es democracia, esto es una dictadura de imbéciles.

    Responder a este comentario
  6. james
    james 10/06/2013, 08:06

    es decir, ! vivan las cadenas ! ? no ?

    Responder a este comentario
  7. fran
    fran 10/06/2013, 04:42

    spanistain o la borbonia católico-fascista sigue en pie porque los que gobiernan provienen de sus aulas;país de ratas de cloaca.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.