lamarea.com

martes 26 septiembre 2017

Internacional

París y Berlín anuncian un “plan” de empleo juvenil, dotado con 150 euros por parado

Confían la propaganda del supuesto “New Deal” a Nicolas Berggruen, el Cost-Killer de PRISA

28 mayo 2013
08:06
Compartir
París y Berlín anuncian un “plan” de empleo juvenil, dotado con 150 euros por parado
Angela Merkel y Francois Hollande en una reunion dentro del consejo europeo. CONSILIUM

ANDRÉS PÉREZ/ PARÍS// Los Gobiernos de Francia y Alemania están manteniendo un acelerado calendario de reuniones, incluidas reuniones cumbre, con el fin de sacar adelante un plan de empleo juvenil europeo, plan que no han dudado en calificar de New Deal. Las primeras informaciones sobre las dotaciones en fondos indican que, una vez más, no hay sumas nuevas para el relanzamiento, y que lo que se va a destinar al New Deal equivale a 150,5 euros por joven europeo en paro por año.

El plan será presentado por los ministros de Finanzas y de Trabajo de Francia y Alemania durante una ceremonia en París este martes, acto que contará con un breve discurso del presidente francés, François Hollande. Y acto que, en realidad, ha sido organizado por el Instituto Nicolas Berggruen de Gobernanza, un grupo de presión que pertenece al propio Nicolas Berggruen. Un multimillonario que, al frente de Liberty Acquisitons, es responsable, por ejemplo, de la oleada de miles de despidos en el Grupo PRISA, pese a lo cual Berlín y París no han dudado en ponerse en sus brazos para la propaganda del New Deal.

Según los detalles filtrados a la prensa de referencia, el plan tendrá una dotación de 6.000 millones de euros en el período 2014-2020, ya presupuestados anteriormente por la UE en el marco de su “paquete empleo joven”. Esa ausencia de financiación real nueva ha sido reconocida por el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, en un acto de presentación el miércoles pasado en Berlín: “Se trata de utilizar de manera más eficaz los medios ya existentes”, dijo.

Según Ursula Von der Leyen, la ministra alemana de Empleo, el plan consistirá en establecer “una asociación público-privado contra el paro juvenil”, articulado en tres puntos: “Permitir a las empresas un acceso a créditos blandos”, “reforzar el aprendizaje en empresas” mediante un sistema de intercambios del tipo Erasmus y “ayudar a los jóvenes a crear su propia empresa”. Fuentes francesas gubernamentales han evocado la posibilidad de subsidiar billetes de tren o avión para jóvenes que emigren en la UE en busca de trabajo.

A los 6.000 millones de euros citados por fuentes gubernamentales de Berlín y de París, la ministra alemana añadió 16.000 millones que, según ella, existen en los Fondos Estructurales de la UE. París, por el contrario, para hablar de efecto desmultiplicador, pone el acento en los créditos blandos que serían concedidos por el Banco Europeo de Inversiones a las empresas que entren en el programa de empleo juvenil.

Según la última estadística de Eurostat, en febrero de 2013 había en la UE 5,96 millones de menores de 25 años que, habiendo terminado sus estudios, se encontraban sin trabajo. Ello significa que los 6.000 millones de dotación real para el “New Deal del empleo juvenil” entre 2014 y 2020, dan para 150,5 euros por joven parado y año. No ha habido explicación, ni en Berlín ni en París, de como cuentan movilizar eficazmente a las administraciones y a las empresas, a nivel UE, a nivel estatal y a nivel regional, con 150,5 euros por joven parado y año.

No obstante, fuentes gubernamentales de París y Berlín han indicado que el plan se destinará principalmente a las regiones más azotadas por el paro juvenil. Si es así, España debería verse agraciada con la parte de león de ese pastel ínfimo. La última estadística detallada de paro juvenil por regiones europeas (publicada por Eurostat el 22 de mayo) indicaba ya que España predomina en este funesto palmarés. De las diez regiones europeas con mayores tasas de paro juvenil, cinco son españolas: Ceuta (70,6%), Canarias (62,6%), Andalucía (62,3%) Extremadura (61,6%),y Melilla (60,9%).

Esa estadística sólo contempla a los jóvenes que no estudian, y que no han cumplido los 25 años. En realidad, si se toman los jóvenes hasta treinta años, sólo Francia concentra unos dos millones de parados, según el INSEE (Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos francés). Están principalmente confinados en los barrios populares discriminados y en las regiones víctima de la desindustrialización, como Alsacia Lorena desde los cierres de fábricas siderúrgicas decididos por el multimillonario Lakshmi Mittal, a quien la Comisión de Bruselas cedió la practica totalidad del sector en Europa occidental, hace unos ocho años.

En términos absolutos (e independientemente de la tasa de paro en porcentaje), el grueso de los jóvenes parados de Europa se concentran en las regiones más castigadas de España, en las zonas discriminadas o desindustrializadas de Francia, en el sur de Italia y en Polonia.

En cuanto a la orientación política del “New Deal del empleo juvenil”, Schäuble dio algunas indicaciones en una reciente entrevista al diario ABC, al felicitarse por la reducción de los “costes laborales” en España y saludar la acción de Mariano Rajoy.

“Debemos hacer todo lo posible y lo estamos haciendo para reducir este desempleo lo más pronto posible. Una situación como esta es inaceptable, pero para solucionarla hay que utilizar los instrumentos adecuados”, señaló. Y añadió, en referencia a la emigración, que “la movilidad no es una amenaza para la población. Es una gran oportunidad”.

Mariano Rajoy, convocado por Hollande, estará presente este martes en París, coincidiendo con la presencia de ministros alemanes para el “New Deal del empleo juvenil”, y con el acto organizado por el grupo de presión del especulador Nicolas Berggruen. La presentación de Rajoy en público en París, para un plan que ha sido decidido entre la Comisión de Bruselas, Nicolas Berggruen, y los Gobiernos de Francia y Alemania, recuerda mucho lo ocurrido durante las primeras fases de la crisis, entre 2008 y 2011. El anterior presidente francés, el neoconservador Nicolas Sarkozy, traía al socialista José Luis Rodríguez Zapatero con frecuencia, para exponerlo en público.

Tras el ágape muy concurrido de este martes en la primavera parisina, seguirán una nueva conferencia a finales de junio en Madrid, y un tercer encuentro el 3 de julio en Berlín. Por otra parte, en una lluvia de anuncios, París asegura que Hollande se reunirá con la canciller Angela Merkel en Bruselas para tratar sobre el New Deal durante la cumbre de finales de junio.

Schäuble ha reconocido, en nombre de Alemania, que se trata de contribuir a cambiar la imagen de su país en Europa. “Si, al final, esto contribuye a que haya menos malentendidos, eso sería un resultado deseable”, dijo. Con la participación de Hollande en la operación de imagen, curiosamente el presidente francés ayuda a dar una imagen más presentable de los conservadores alemanes, con lo que resta armas a Die Linke y al SPD en la batalla electoral inminente en Alemania.

En Francia, la primera crítica de fondo al supuesto “New Deal europeo de empleo juvenil” vino de las propias filas del Partido Socialista, del presidente Hollande. Pierre Larroutourou, miembro del Buró Nacional del PS, subrayó que “los 6.000 milllones de euros anunciados para siete años representan el 0,005% del PIB de la UE, esto es, la riqueza creada en 26 minutos”, por lo que “eso es como decir nada, aun incluyendo el concurso del Banco Europeo de Inversiones, capaz de desmultiplicar los montantes”.

“Este proyecto no indica que se vaya hacia una política de empleo muy voluntarista, y no es para nada comparable al New Deal del presidente norteamericano Franklin Roosevelt en los años 1930.

En materia de empleo, el New Deal puesto en marcha por Roosevelt sirvió para crear millones de empleos en programas públicos de, por ejemplo, reforestación y construcción de presas, edificios públicos, o diques. Con otras medidas (como el embrión de un sistema de pensiones y de una seguridad social federales), sirvió de base para un Estado del bienestar.

Más allá del carácter insignificante de la financiación del plan, son los objetivos fijados los que levantan ampollas en el mundo sindical francés. Hollande ha dicho que “tendremos que hacer propuestas conjuntas y tomar nota de todas las experiencias europeas”, para extender “las mejores soluciones para reducir el paro juvenil”.

Como las tasas de paro juvenil más bajas se concentran en Alemania (7,7%), y, además, ocho de sus regiones figuran en la lista Eurostat de las diez con mejor tasa de empleo de jóvenes, Berlín llegaría una vez más presentándose como solución. Sin mencionar, por supuesto, que esa tasa de empleo en Alemania se ha logrado al precio de generalizar los llamados minijobs infrapagados, presionando al mismo tiempo a cualquier parado, especialmente joven, con privarle de su subsidio de desempleo. Los dirigentes de París y de Berlín se abstendrán también de mencionar que la baja natalidad alemana ha vaciado la población de jóvenes. Francia, por el contrario, figura entre los tres países con mejor natalidad de la UE.

Según fuentes de la alta función pública, París había intentado hace algo menos de seis meses impulsar, a escala europea, un plan de empleo juvenil con mayor preponderancia pública y mayor dotación de fondos, inspirado de alguna manera por la precedente experiencia de los “empleos-joven” del Gobierno de izquierdas de 1997-2002. Ese plan dio trabajo a 470.000 jóvenes, y además lo hizo en el sector sin ánimo de lucro (cooperativas, mutuas y asociaciones o servicios públicos), y para “nuevos oficios en sectores de futuro”.

Berlín se opuso frontalmente a cualquier exportación a Europa del modelo francés, país donde cada año (incluido con Nicolas Sarkozy, que públicamente los denigraba), se crean empleos públicos o semipúblicos subvencionados al 80% por el Estado, para jóvenes. En 2010, por ejemplo, esos contratos del tipo subvencionado, mayoritariamente para jóvenes, representaron 997,58 millones de euros de inversión para el Estado.

En ese momento, segun fuentes europeas, el multimillonario Nicolas Berggruen puso a disposición de París y Berlín una fecha que ya tenía disponible y prevista desde hacía mucho tiempo para un ágape en París sobre el futuro de Europa. El contenido de la reunión ha sido modificado para dar prioridad al tema del empleo juvenil.

SANCHO PANZA PRESSE COOP

SANCHO PANZA PRESSE COOP

2 comentarios

  1. vicent76
    vicent76 28/05/2013, 17:16

    Me repugna cuando el sistema nos clasifica a las personas como si fueramos vehiculos a punto de pasar la ITV.
    Tengo 36 años ¿soy joven? ¿soy viejo? ¿que soy?
    Yo les dire lo que soy, soy un padre de familia, camionero en paro desde hace casi un año, al que ya le han dicho en mas de un sitio que no reuno las condiciones para ser contratado, bien por tener mas de 30, bien por tener menos de 50, o bien por tener la suerte de no tener ninguna minusvalia. Ese soy yo, y ese ahora va a tener que aprender aleman e irse a trabajar fuera si quiere seguir trabajando en lo unico que sabe.

    Responder a este comentario
  2. Moscú
    Moscú 28/05/2013, 11:26

    Eso no va a servir para nada, seguro que será la excusa para hacer más recortes a los derechos laborales y meter los minijobs a saco, seguro que el “plan” será a cambio de crear mano de obra joven muy precaria y explotada.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM52 – Septiembre 2017

Última hora

Tus artículos

Harto de historia(s)

El escritor Boris Matijas, nacido en Knin (Croacia), reflexiona sobre las similitudes dialécticas que encuentra entre el conflicto de los Balcanes y Cataluña a raíz de un artículo publicado por Antonio Maestre.

Los socios/as escriben

Intelectuales en la vida pública: desmontando mitos

"El siglo XX parió dos grandes sistemas dictatoriales -comunismo y fascismo-, y bajo su sombra crecieron  los llamados intelectuales filotiránicos", escribe la autora.