lamarea.com

jueves 21 junio 2018

Opinión

Son hijópatas, no psicópatas

La autora busca una explicación a “un gobierno que no tiene límites a la hora de tomar decisiones que dañan a la ciudadanía”

17 mayo 2013
11:14
Compartir

Se dice que son psicópatas las personas que padecen psicopatía, de manera que, a pesar de la integridad de las funciones perceptivas y mentales, su conducta social está patológicamente alterada. La psicopatía es un trastorno antisocial de la personalidad. Los psicópatas no pueden empatizar ni sentir remordimientos, por eso se relacionan con el resto de la gente como si éstos fuesen objetos. Simplemente utilizan a las personas para conseguir sus objetivos, la satisfacción de sus propios intereses. Los psicópatas tienden a crear códigos propios de comportamiento, por lo cual sólo sienten culpa al infringir sus reglamentos y no los códigos comunes. Sin embargo, estas personas sí tienen conocimiento de los usos sociales, por lo que su comportamiento es adaptativo y pasa inadvertido para la mayoría de las personas.

He buscado la definición porque alguna explicación tiene que tener un gobierno que no tiene límites a la hora de tomar decisiones que dañan a la ciudadanía hasta el extremo del suicidio, ante la inminencia de un desahucio, por ejemplo, sin ningún tipo de remordimiento. Todo lo contrario. El mismo día que conocíamos que desde 2008 la pobreza ha aumentado en España un 8%, la diferencia de ingresos entre los que más y los que menos tienen ha aumentado un 13% desde el mismo año y que España ocupa el quinto lugar entre los países donde más ha aumentado la pobreza y el segundo en cuanto al aumento de la pobreza juvenil y en hogares con niños, ese mismo día, el presidente del gobierno decía sentirse satisfecho, aseguraba que las cosas van bien y solo nos pide paciencia. Ni rastro de remordimiento. El mismo presidente que decía que su gobierno tenía cinco líneas a seguir: control del déficit público, reformas estructurales, reformas europeas, integración europea y liquidez europea. Ni rastro de los más de seis millones de parados.

Alguna explicación tiene que tener un gobierno que pretende robarnos desde los derechos más básicos, hasta el sistema público de salud. Un gobierno que ha conseguido tener a todos los sectores sociales en contra sin modificar sus decisiones y que pretende eliminar los problemas reprimiendo las protestas o cambiando el nombre a la realidad. Y la encontré: “los psicópatas no pueden empatizar ni sentir remordimientos, por eso se relacionan con el resto de la gente como si fuesen objetos. Simplemente utilizan a las personas para conseguir sus objetivos, la satisfacción de sus propios intereses”. Pero los psicópatas son enfermos y este gobierno no está enfermo. Por eso, la había encontrado a medias, hasta que escuché en la radio la palabra hijópatas. Eso es, tienen las mismas características que los psicópatas pero no sufren ninguna enfermedad.

El domingo está convocada en Madrid una manifestación de arqueólogos, denuncian que la nueva Ley de Patrimonio Histórico del Gobierno de la capital lo deja a merced de la especulación económica y está pensada para facilitar el desarrollo de Eurovegas. Hay veces que la anécdota se convierte en categoría y una manifestación de arqueólogos puede ser la mejor demostración de que ya no queda nadie que no se sienta agredido. Estamos gobernados por hijópatas, sin ninguna duda.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Nuria Varela

Nuria Varela

9 comentarios

  1. serge
    serge 27/05/2013, 10:44

    No tengo conocimientos de que alguna vez haya habido una manifestación de cualquier tipo, excepto la legitima alegría por descubrir una pieza milenaria, por parte de arqueólogo alguno en parte alguna del mundo mundial… una primera que solo se le puede adjudicar a este gobierno, ¡digno de Ripley!

    Responder a este comentario
  2. denmadrid
    denmadrid 18/05/2013, 14:45

    Nuria,
    Prefiero chaperópatas para recordatorio a la chusma misógina.

    Responder a este comentario
  3. ateo
    ateo 18/05/2013, 00:02

    A menos estado del bienestar, menor justicia social, por tanto los desfavorecidos tendrán más necesidad de caridad (puesto que son abandonados por el estado democrático) y en un momento en el que únicamente la iglesia católica mantiene incólume sus finanzas (eso sí, a costa de la hacienda pública) las clases sociales más humildes tienen que poner su única esperanza en esta antidemocrática organización, con lo que ello se traduce al final en mayor religión. Porque la iglesia ayuda caritativamente, pero siempre en un contexto adoctrinador, moralizante y propagandístico de su repulsiva y prehistórica ética. Ya se sabe que en esta vida no hay nada gratis. Es decir caridad a cambio de adoctrinamiento y sometimiento religiosos. Y como cuanto más religiosa es una persona más probabilidad existe de que en las próximas elecciones acabe votando a los partidos más conservadores pues, el gobierno a recortar en sanidad y educación públicas para que sea la iglesia católica con su caridad y su adoctrinamiento la que rellene los huecos dejados por el estado y así ir aumentando el rebaño nacionalcatólico. Así que al final todo se resume en un intercambio de favores que como no podía ser de otra manera beneficia a las dos partes en cuestión. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2012/09/la-interesada-estrategia-religiosa-de.html

    Responder a este comentario
    • parado
      parado 18/05/2013, 11:59

      Lo que dices da miedo pero es verdad. Pero lo peor es que gente que se dice progresista dice: al menos ayudan a la gente, ¡dios cuanto ignorancia joder! la caridad no es una ayuda es un condena pues como dices tu, lo que quiere esta gente es que dependas de ellos y de esa manera legitimes su posición en la sociedad.
      Pero también hay que decir que los que todavía no han caído en sus redes caritativas están llevando a sus hijos a colegios privados o concertados, que casualidad también controlados en muchos casos por la Iglesia Católica.
      Por tanto, no solo los pobres son carne de cañón de la secta sino muchos otros, que incluso se dicen progresistas.
      Pero lo grave no es solo que generan una doctrina de la dependencia sino que también generan resignación, y eso para el sistema es fundamental.
      La verdad habrá que seguir combatiéndoles con el sentido común o de la comunidad propiciando el apoyo mutuo y la solidaridad.
      ¡Salud!

      Responder a este comentario
  4. Pintaius
    Pintaius 17/05/2013, 12:37

    Jorge Delicado Miguel está acertado en lo que dice. De hecho, si el PsoE no hace una oposición mínimamente decente es por la sencilla razón de que de ser ellos los gobernantes se verían forzados a seguir las mismas directrices de quienes en verdad mandan: Banca y oligarquía financiera.
    El principal objetivo de esta panda de miserables no es otro que privatizar todo lo privatizable y empobrecer a la sociedad para abaratar la mano de obra hasta límites semi-esclavistas, y de esta manera acrecentar en lo más posible la brecha entre pobres y ricos.
    Su sueño es poder discernir las diferentes clases sociales, es decir, pobres y ricos, simplemente por su aspecto. Como ocurría en este país no hace tanto tiempo.
    Es decir, que el gobierno está cumpliendo con sus objetivos de manera eficiente dado que las manifestaciones populares no son, ni muchísimo menos, tan multitudinarias ni tan unitarias como la situación se merece. Es la doctrina del shock cuya aplicación y consecuencias ya conocemos sobradamente por experiencias anteriores en otros paises. Saben sobradamente lo que hacen y las consecuencias que acarrea eso que hacen; de echo ya contaban con las protestas de la calle y las soportan con una chulería más propia de macarras de discoteca que de ciudadanos normales y corrientes.
    Lo más triste y humillante de todo esto, es que esos seres repugnantes están ahí por el voto de la chusma a la que menosprecian día sí y día también. Que cada palo aguante su puta vela.

    Responder a este comentario
    • parado
      parado 17/05/2013, 13:24

      Totalmente de acuerdo contigo, pero creo que mientras el sistema a través de sus diversos canales por ejemplo a través de los mass media y de la educación, siga vendiendo que democracia es votar cada cuatro años o echar un papel en una caja de cristal y no un régimen político, social, económico y cultural de derechos y libertades y que el medio para consolidarlo y potenciarlo sea a través de la participación activa y lo más directa posible de los habitantes de un país, esta gente, los neoliberales o neofascitas pues anteponen la rentabilidad económica a las necesidades humanas,seguirán realizando sus políticas todo ello claro está, siguiendo con los dictados del capital financiero, que es quién verdaderamente gobierna el planeta.
      Así que mientras la gente siga diciendo y haciendo esto, votar cada cuatro años, sin plantearse que es una democracia, pues esta gente seguirá haciendo de las suyas.
      No obstante, a mi que me diga este gobierno que tienen la legitimidad me la trae floja, tendrán la legalidad pero no la legitimidad, así que desobedeceré todo lo que pueda sus leyes que rompen con las normas de convivencia
      ¡Salud!

      Responder a este comentario
  5. Flanagan
    Flanagan 17/05/2013, 11:38

    Son entes acéfalos,producto de esos humanos bautizados por curas con seguimiento de taración a lo largo de la infancia, de la adolescencia y de la madurez.
    Para ellos la única verdad es la falacia bimilenaria de una señora casada que engañó a su marido con un pájaro y que parió un feto vivo sin roce vaginal siendo además que el marido real no la satisfizo la noche de bodas a pesar del gran pecado que tal comportamiento producía en la leyes hebráicas sagradas de entonces.
    Esa mujer pudo haber sido declarada culpable de herejía y lapidada en el zoco de haberse conocido tal hecho y el marido probablemente también por haber sido entonces declarado homosexual.
    Estos personajes de comportamiento anómalo son los que sin siquiera haber existido (recordemos el diferido cospedalario) gobiernan España.
    Y toda esa fábula sin lógica ni explicación creíble para una mente evolucionada es la que conduce el instinto, que no inteligencia, de toda esta masa amorfa de seres descerebrados que ceeen ser los elegidos para conducir a la Humanidad.
    En la banda del Pepé lo que hay son talibanes, tan fanáticos como los orientales y El Vaticano no es otra cosa que un antro de perversión.

    Responder a este comentario
  6. Jorge Delicado Miguel
    Jorge Delicado Miguel 17/05/2013, 11:31

    El gobierno, no es más que un mero instrumento de los poderes financieros.

    La culpa de esta catástrofe no es del gobierno, ellos no son los verdaderos causantes de esta situación, los verdaderos causantes de esta situación son las personas que controlan los mencionados poderes. Tanto PP como PSOE han actuado como vasallos.

    Necesitamos un gobierno imponga la voluntad de la mayoría sobre el poder financiero. En mi humilde opinión, si esta utopía se transforma en realidad, al fin, conseguiremos una democracia.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.