lamarea.com

sábado 23 junio 2018

Economía

Las claves del corralito de Chipre

En el resto de rescates a países europeos, se exigió aumentar impuestos como el IVA o el IRPF, disminuir los gastos de la administración o flexibilizar el mercado laboral. En Chipre, la medida estrella ha sido la quita en los depósitos

17 marzo 2013
22:19
Compartir

La banca de Chipre, sobredimensionada, está a punto de quebrar (no puede afrontar sus compromisos de pago). Para evitarlo, la Unión Europea ha decidido concederle al país una cuantía de 10.000 millones de euros. Este “rescate” tiene un objetivo parecido al rescate de la banca española: evitar que las entidades financieras no paguen a sus acreedores. Es decir, el rescate de la Unión Europea es una cantidad de dinero que en última instancia terminará en manos de las entidades financieras y otros agentes que prestaron dinero a los bancos chipriotas. No es un rescate al país, es un rescate a la banca de Chipre (que ha invertido mal el dinero de sus depositantes y acreedores).

Hasta aquí, pocas diferencias con los rescates a otros países como España, Grecia, Portugal e Irlanda. La novedad se ha dado en las medidas que tiene que realizar el país para poder recibir el dinero del rescate. Siempre que la Unión Europea concede un rescate, exige que el país que lo recibe ponga en marcha una serie de políticas concretas. Mientras que en el resto de países las medidas han ido encaminadas a aumentar impuestos como el IVA o el IRPF, disminuir los gastos de las administraciones públicas, flexibilizar el mercado laboral… en el caso de Chipre la medida estrella ha sido la quita en los depósitos. Esto consiste en que todos los ahorros depositados en los bancos verán reducida su cantidad en un 6,75% (9,99% para los que tengan más de 100.000 euros). Es decir, una persona que tenga 10.000 euros en el banco pasará a tener 9.325 euros (perderá 675 euros de golpe). Dinero que recauda el gobierno chipriota y que terminará en manos de los acreedores de los bancos del país.

A nadie se le escapa que esta quita a los depositantes chipriotas es un robo clarísimo. La transmisión del dinero es muy evidente: se extrae dinero directamente de los ahorros de los ciudadanos para pagar los platos rotos por la banca. Es normal que multitud de voces condenen esta quita; se trata de un atracado descarado. El depositante chipriota ve de golpe y porrazo cómo ha disminuido su capacidad adquisitiva; ve que lo han empobrecido de la noche a la mañana. Un robo, al fin y al cabo, ordenado por la Unión Europea y ejecutado por el gobierno de Chipre para pagar a los acreedores.

Pero el resultado de esta quita a los depositantes es prácticamente el mismo que en el caso de otros países rescatados: empobrecimiento de todos los ciudadanos. El objetivo de la extracción de parte de los depósitos es recaudar dinero, algo muy parecido a lo que ocurre cuando un gobierno (como el español) aumenta el IVA o el IRPF. La diferencia está en que la quita de los depósitos recauda dinero en muy poco tiempo, mientras que las medidas implantadas por otros países tardan un tiempo en cosechar resultados. Pero los ciudadanos españoles nos empobrecemos igual (o más) que los chipriotas aunque no veamos las cifras de nuestras cuentas de ahorro disminuir como en el caso de los ciudadanos de Chipre. Tener que pagar más en impuestos como el IVA o el IRPF, o en tasas como las judiciales o las de las matrículas universitarias, es otra forma de hacer más pobre a la ciudadanía. Eso sí, es una forma menos descarada que la de extraer el dinero directamente de los depósitos en los bancos.

Ignoro cuánta prisa puede tener el gobierno chipriota por recaudar el dinero, pero teniendo en cuenta que las negociaciones del rescate a Chipre comenzaron hace dos años, solamente puedo concluir que esta medida es el reflejo de una torpeza infinita por parte de los gobernantes chipriotas y europeos. Para llevar a cabo su objetivo no era necesario acometer una medida tan impopular y tan hiriente como la de extraer dinero de las cuentas bancarias de los ciudadanos. Podría haberse recaudado dinero de muchísimas otras formas, como está ocurriendo en el resto de países europeos (no sólo los del sur). El robo es de la misma cuantía pero la forma en la que se materializa es muy diferente.

Además, la quita a los depositantes tiene otras consecuencias de enorme envergadura. Puesto que debe pasar un tiempo para que pueda consumarse el robo (es necesario aprobar una ley), los depositantes podrían verse animados a retirar todos sus ahorros para no perder ni un euro. Con la intención de evitarlo, el gobierno chipriota ha cerrado las entidades financieras y sólo permite sacar 1.000 euros diarios de las cuentas de ahorro. Se ha tenido que imponer un corralito en toda regla. Es la primera vez que ocurre en la zona euro y ello tendrá repercusiones importantes. Por un lado, se constata una vez más que a las autoridades no les interesa proteger los ahorros de los ciudadanos; prefieren proteger a los grandes acreedores a pesar de que según la legislación vigente deberían ser ellos los primeros en asumir pérdidas (léase este artículo referente al caso español: “¿Qué pasaría si los bancos españoles en problemas no recibieran ayudas y se les dejara caer?”). Por otro lado, ahora ningún ciudadano europeo podrá dormir tranquilo pensando que cualquier día podría ocurrirle lo mismo en su país. Los gobiernos europeos han dedicado mucho tiempo y esfuerzo para convencernos de que era imposible que se diese un corralito en un país de la Unión Europea. Los hechos han demostrado que no sólo es posible, sino que las autoridades están dispuestas a acometer este tipo de medidas con tal de que los platos rotos los paguemos todos los ciudadanos y no los grandes inversionistas que son al fin y al cabo quienes deberían hacerlo.

(Eduardo Garzón es autor del blog Saque de esquina)

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Artículos relacionados

 
Eduardo Garzón

Eduardo Garzón

11 comentarios

  1. parado
    parado 19/03/2013, 14:21

    ¡qué pena que no nos hayan hecho lo que a los chipriotas! ¡pero que digo si ya nos lo han hecho! solo que de otra manera, en vez de una ostia sonora en la cara y de una sola vez, nos dado cachetes poquito a poco, pues al fin y al cabo, el objetivo es el mismo, saquear nuestro dinero, eliminar nuestros derechos y libertades, y seguir en su política de domesticación: currar, consumir, votar ¡y a callar!.
    ¡Salud y acierto!

    Responder a este comentario
  2. Verbarte
    Verbarte 19/03/2013, 02:42

    El caso de Chipre es el paso intermedio entre lo que pasó en Argentina y lo que pasará en Europa. http://wp.me/p2v1L3-gU

    Responder a este comentario
  3. Antonio
    Antonio 18/03/2013, 20:32

    Lo raro es que el pueblo chiprota no esté tomando el parlamento ni los bancos. si la contestación social es pequeña, les servirá de ensayo para aplicarlo en más sitios.

    Nuestro rescate, se paga en diferido: reforma laboral, subida de IVA , IRPF, etc

    Responder a este comentario
  4. iulian6toader
    iulian6toader 18/03/2013, 00:55

    Considerando que esta medida es un robo y además injusta con quienes depositan sus ahorros en un banco, en lugar de invertir en acciones o en casas, considero que es más “justa” que otras.

    De esta forma paga más quien más tiene y además con una cierta progresividad (2 tramos). Sin embargo, los recortes en educación, sanidad, dependencia, ayudas sociales, prestaciones por desempleo, pensiones… perjudican más a quienes menos tienen, quienes no tienen ahorros que depositar en el banco.

    Responder a este comentario
    • Manuel
      Manuel 19/03/2013, 01:30

      No paga más quien más tiene. Pagan los que no saben cómo operar en bolsa, especular con bienes inmuebles o abrir cuentas en Suiza. Es un robo directo; meter la mano en la cartera del que ha ahorrado tal vez durante toda su vida. Un robo que nos deja sin la más mínima garantía de que la UE respete sus propias reglas de juego. Lo que pretenden con medidas como esta o con el límite impuesto por el Banco de España a las entidades financieras en la remuneración de depósitos, es que los pequeños y medianos ahorradores traspasen su dinero a la deuda soberana o a productos más dudosos como son los fondos de inversión. Se trata de vaciar los bolsillos de la gente común que nada sabe del mundo financiero.

      Responder a este comentario
  5. Joaquín
    Joaquín 17/03/2013, 22:50

    Un buen fichaje.

    Responder a este comentario
  6. ManuelTolosana
    ManuelTolosana 17/03/2013, 22:07

    Me consta que se entonaba el “No somos Grecia” en alusión a nuestra situación financiera y la fiabilidad de nuestras estadísticas económicas en contraposición con las falseadas griegas. Ayer la Eurozona impuso a nuestros hermanos chipriotas un corralito parcial sobre sus cuentas bancarias. Si el experimento les funciona, sospecho que nos aplicarán la receta.
    http://www.elsenorgordo.com/2013/03/de-verdad-no-somos-grecia_17.html

    Responder a este comentario
  7. Lúzbel Guerrero Carmona
    Lúzbel Guerrero Carmona 17/03/2013, 21:18

    No debiera sorprendernos nada de lo que ocurre, pues ya hemos visto suficientemente cuál es el percal.
    Tener el dinero en una cuenta bancaria, es tenerlo a disposición de los acreedores de la banca; quizás es por eso que existe la obligación no explícita de tenerla, para cobrar salario; contratar servicios, y ahora, también para pagar multas de tráfico. Retirar el dinero de los bancos, es nuestra única arma efectiva, antes de que decreten la suma que habrán de permitirnos sacar de lo que es nuestro dinero.
    He iniciado campañas en AVAAZ, escrito a la Defensora del Pueblo (sí, soy ingenuo) pero nunca he conseguido nada. ¿Tan difícil es de entender cuales son nuestras opciones?

    Responder a este comentario
  8. Samuel
    Samuel 17/03/2013, 19:02

    “Ignoro cuánta prisa…” Las prisas se deben a las elecciones alemanas de este año.

    Responder a este comentario
    • Hugo
      Hugo 18/03/2013, 10:09

      Una combinación: no lo podían hacer hasta que hubieran pasado las elecciones chipriotas y tenían que hacerlo antes de las alemanas.

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.