lamarea.com

sábado 24 febrero 2018

Cultura

Una mirada perpleja filma el Ejército del Aire

Carla Subirana (Barcelona, 1972) quería hacer una película de mujeres. Pero desde el Ministerio de Defensa no le dieron los permisos para esa mirada. Si quería filmar debía contar la vida de ellos y ellas.

03 marzo 2013
15:13
Compartir
Una mirada perpleja filma el Ejército del Aire
Fotograma de la película "Volar", el último trabajo de Carla Subirana.

En un principio quería hacer una película de mujeres, la historia y vocación de las que eligen ser militar y pilotar aviones del Ejército del Aire. No le salió. Filmó a hombres y mujeres. ¿Por qué? Las respuestas de la directora Carla Subirana (Barcelona, 1972) son diversas, aunque fluyen, como las imágenes que ofrece su último trabajo, Volar. Pero eso no quiere decir que la cineasta catalana sea esquiva. Ella cuenta, y mucho. Lo hace mediante el cúmulo de historias que narran los protagonistas del documental, muchas veces mudos; habla también el cielo pesado que ha filmado y las contradicciones que se palpan en su filme, las de aquellos que anhelan despegarse de la tierra para ser como pájaros, con la cuadriculada formación que recibe un militar.

Los contrastes provienen porque el film documenta que España no se parece en nada a la tantas veces filmada academia americana de West Point; la cinta trascurre en Los Alcázares (La Manga), donde se sitúa la Academia del Ejército del Aire. La película también enseña cómo esos jóvenes con pasión por volar aprenden a usar unas armas pensadas para herir, “mucho más nocivas que las que matan, un herido es siempre más costoso”, cuenta un profesor… Y esas ansías de tocar el cielo chocan con la férrea disciplina, con la marcada territorialidad del cuartel, con la mirada feroz de un halcón omnipresente en la película, parte también de la escuela militar, un ave de presa que colabora con los aeropuertos civiles y militares para evitar que otras a aves y animales invadan las pistas. El animal simplemente observa; nada más. Las respuestas las debe responder el público.

Porque al visionar el documental surgen muchas preguntas: ¿por qué una película así?, ¿qué hace una chica como tú (catalana, además) en un sitio como este?, ¿qué piensan los chicos y chicas de 18 sobre la patria?, ¿por qué al final la historia que cuenta es de hombres y mujeres, y no sólo de ellas, como pretendía? ¿Qué impresión le ha causado entrar en el corazón del Ejército (y aquí es importante destacar que es la primera vez que una cámara retrata una Academia militar española)?.

“Entré en esto por curiosidad, porque siempre me ha había llamado la atención el género de cine bélico, porque cuando empecé a darle vueltas a la cabeza al proyecto se conoció la noticia de la primera militar española muerta en Afganistán, porque me preguntaba qué le pasa a una mujer por la cabeza para ingresar en el Ejército, también quería saber sobre lo atractivo de la guerra y la violencia, mi hijo de siete años juega a matar…”, explica la directora.

Y al meterse en arena, se encontró con que no pudo realizar la historia de mujeres que quería. Desde el Ministerio de Defensa no le dieron los permisos para esa mirada. Si quería filmar debía contar la vida de ellos y ellas. Y así, su película se pega mayormente a la piel de ellos, pero porque son mayoría. Y el perfil que consigue de unos y otras es similar: “jóvenes con la pasión de volar, muchos hijos de militares y tradicionales”.

Y lo inquietante de Carla Subirana es que su propuesta muestra los rostros de los que saldrán sabiendo que ya no son un individuo, sino un Ejército, caras indistinguibles cuyo objetivo es ni más ni menos que controlar el espacio aéreo. En Volar ninguno de esos futuros aviadores tiene nombre, no hay voz en off, no hay entrevistas. Ellos y ellas se retratan al mostrar cómo se mueven en su escuela.

Volar, nominada a los V Premios Gaudí como mejor película documental, no responde de una forma clara a ninguna de las preguntas planteadas. “No hago cine para responder dilemas, sino para plantearlos. Quiero que lo que filmo sirva de artefacto para la reflexión”, responde tajante. Y lo hace reconociendo su mirada perpleja ante estos hombres y mujeres que visten armas. “Tengo la sensación de que hay un nosotros [los que no estamos en ese mundo] y ellos”, señala sin querer juzgar y reconociendo los esfuerzos que tuvo que hacer ella y su equipo para quitarse también los prejuicios e ideas preconcebidas (donde las películas americanas han dictado nuestros imaginarium) de la clase militar. Lo que no duda es que el ejercicio de transparencia de mostrar cómo son es ya un avance, una forma de acercar ambos mundos y romper distancias.

¿Próximos proyectos? “Descansar” y esperar de nuevo la necesidad de contar.

 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Lula Gómez

Lula Gómez

1 comentario

  1. aguilucho
    aguilucho 07/12/2013, 10:34

    He visto el documental, me ha gustado por el trato que ha dado al tema, su calidad y profesionalidad de la directora y su equipo, pero para los que conocemos a fondo la Academia General del Aire porque o hemos estado alli o tenemos un hijo que esta alli, etc…. no refelja la vida del cadete en su dia a dia.
    Los jovenes que ingresan en la academia lo hacen, y estoy totalmente de acuerdo con la directora, porque creen que van a conseguir volar, con todo el romanticismo que ello tiene, pero desde el primer minuto todo eso se transforma e inician una dura preparación que los hace madurar de una manera increiblemente rápida. Los cadetes no tienen ni un minuto para relajarse. La exigencia es máxima y el tiempo es muy escaso. Estudian una ingenieria, mas ingles y las asignaturas militares, asi como tienen que realizar deporte obligado y voluntario si quieren superar las marcas establecidas para pasar de curso, una lesión y les puede hacer repetir curso, con lo que ello conlleva. Tienen que realizar servcios militares (cuarteleros e imaginarias). En fin, que tiempo para estudiar tranquilamente como tiene un estudiante no tienen, porque esta prohibido estudiar despues de las 22:30 horas, tengas o no examen.
    Esto que digo no se refela en el fantastico documental que he visto. No quiero que esta crítica haga pensar que no me ha gustado, lo digo para que si alguien decide acercarse nuevamente al tema, explore esta prespectiva, la dureza de la academia y la adaptación de los jovenes a esta vida de disciplina ferrea.
    Un saludo

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.