lamarea.com

viernes 14 diciembre 2018

Opinión

Cuando la policía miente y la justicia es ciega, ¿dónde queda la ciudadanía?

Este abogado, de SOS Racisme Catalunya, analiza por qué los agentes de policía denuncian a sus víctimas.

08 febrero 2013
14:25
Compartir

Personas agredidas que se convierten en agresoras. Denunciantes que se transforman en denunciadas. Perjudicadas que pasan a ser imputadas. Víctimas que se convierten en criminales.

Este es el tratamiento que reciben por parte de la Administración de Justicia hoy en día ciudadanos que desgraciadamente han sido víctimas de una actuación policial ofensiva, agresiva y/o violenta. En definitiva, ilegal. Personas insultadas, amenazadas, lesionadas o detenidas sin causa legal por parte de agentes de la autoridad se convierten casi automáticamente en denunciadas por falta de respeto o resistencia a agentes de la autoridad, desobediencia o atentado contra la autoridad, entre otros.

El caso más conocido actualmente es el de Sergi García, un manifestante agredido por los Mossos pero pendiente de juicio, acusado de intentar agredir a los agentes. Las redes sociales y algunos medios de comunicación han logrado que conozcamos los injustos detalles de este caso, pero hay muchos más que permanecen en el anonimato.

El Servicio de Atención y Denuncias para Víctimas de Racismo y Xenofobia (SAID) de SOS Racisme Catalunya convive con esta circunstancia desde hace demasiado tiempo, siendo algo normalizado que los agentes denuncien a las víctimas de sus propias agresiones. Carlos F.F. fue golpeado en una manifestación y amenazado por los agentes, “si vas a poner una denuncia puedes tener consecuencias”. Finalmente fue condenado a pagar una indemnización al mosso d’Esquadra que le agredió. Amadou B. T. fue apaleado por cuatro agentes. Su denuncia, sin embargo, se archivó, mientras que ha sido condenado por haber tirado al suelo al policía durante un supuesto forcejeo.

A modo de ejemplo, de 27 casos asumidos por el SAiD en 2010 en los que se había dado una conducta irregular y racista de los agentes de policía a personas inmigradas, únicamente 7 se configuraron como procedimientos en los que los agentes mantenían solamente el papel de denunciados. De los restantes 20, en 10 de ellos los policías habían denunciado a su víctima (dándose, por tanto, denuncias cruzadas) y en los otros 10 se juzgaban únicamente denuncias interpuestas por los agentes contra personas que, a pesar de ser víctimas de comportamientos irregulares de los policías, no se atrevieron a denunciar.

Pero, ¿por qué los agentes de policía denuncian a sus víctimas? En este sentido, llegamos desde el SAiD a una innegable conclusión: las denuncias y acusaciones formuladas por agentes de la autoridad son dotadas por la Administración de Justicia de más credibilidad que las formuladas por personas inmigradas, y eso les permite conseguir la absolución por sus acciones irregulares. En los últimos tres años no hemos llevado ningún caso en el que se condenara a un agente de policía ni que se solicitara por parte del fiscal su condena.

Respecto a los motivos de este trato desigual por parte de la Administración de Justicia juega un papel importante el principio o presunción de veracidad del que disfrutan los policías. La atribución que da este principio consiste en que la palabra (declaración o testimonio) de quien lo disfruta, se presume como veraz y, por tanto, prevalece sobre la palabra de la persona que no lo disfruta en el caso de que las versiones sean contradictorias y no haya otras pruebas. Obvia, sin embargo, que tal y como ha señalado el Tribunal Constitucional en repetidas ocasiones, este privilegio no debería darse. Según el Constitucional, las actas o denuncias de los agentes de la autoridad no gozan de mayor relevancia que las otras pruebas, por eso, ni deben prevalecer necesariamente frente a otras pruebas que conduzcan a conclusiones distintas, ni pueden impedir que el órgano judicial resuelva sobre una valoración conjunta de todas las pruebas existentes.

La mala utilización de este concepto jurídico, pues, se configura en múltiples ocasiones como un factor determinante para justificar un trato desigual.

Pero, ¿existe una expresa voluntad por parte de la Administración de Justicia de tratar de manera diferenciada a las personas inmigradas y a los policías? Actualmente no se ha observado ninguna instrucción o criterio preestablecido en este sentido. Ahora bien, tal y como recoge el sociólogo Michel Wieviorka en El espacio del racismo, la característica principal del racismo institucional se configura en el hecho de presentarse de forma arraigada en las prácticas rutinarias, en el funcionamiento de las organizaciones, configurándose como una propiedad estructural del sistema. La característica principal de la institucionalización del racismo es la disociación entre el actor y el sistema. En este sentido, la discriminación institucional no se manifiesta de forma declarada, sino que se configura como un conjunto de prácticas que han adquirido una cierta autonomía, una dinámica propia. Es aquí, pues, donde aparece la culpabilización del sistema, y la inocencia de los individuos (secretarios, oficiales, fiscales y jueces), los cuales parecen exentos de responsabilidad.

¿Cuáles son las consecuencias? El paso que separa el definir la violencia policial contra los inmigrantes, de puntual y extralimitada a aceptada e institucionalizada, depende del comportamiento de las instituciones que tienen entre sus fines erradicar este tipo de prácticas. Su correcta actuación es algo determinante para acabar con las irregularidades y abusos de autoridad de los cuerpos de seguridad públicos, así como para proteger a la ciudadanía de estas prácticas De no ser así, las conductas violentas quedan impunes, lo que genera una percepción entre los agentes de policía de legitimidad respecto a tales actitudes, mientras que los ciudadanos, extranjeros o no, se sentirán desprotegidos por la justicia y, por tanto, aún más vulnerables a las agresiones cometidas por los agentes de policía.

*Josep Granados es abogado del Servicio de Atención y Denuncia para Víctimas del Racismo y Xenofobia (SAiD) de SOS Racisme Catalunya

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Josep Granados

Josep Granados

9 comentarios

  1. Adam Reith
    Adam Reith 29/09/2014, 15:30

    Hola a todos,
    He vivido de forma directa un caso como este, a mi hijo menor de edad le agredió un policía sin ningún motivo y al final es el que tiene pagar servicios sociales por agredir y lesionar a dos policías… seamos serios, aun no nos hemos sacudido del todo la dictadura de la que venimos y de la que hemos heredado las leyes y los jueces que ahora sufrimos. La policía se aprovecha de su posición y aun se quejan los del SUP que la gente les ve con recelo. Todo esto es por haber tenido una transición “modélica” y no un verdadero cambio social o incluso una revolución, por que como la policía aun nos quedan muchas castas aferradas al poder manejando los hilos a su antojo con total impunidad.

    Responder a este comentario
  2. Shinning Alexandros
    Shinning Alexandros 06/07/2014, 22:44

    Y mi madre osa decir que la policía pega cuando es necesario, qué vergüenza de país.

    Responder a este comentario
  3. lombardini
    lombardini 16/01/2014, 14:37

    No solamente esto, sino que ademas cuando van a juicio en calidad de testigo cuando estaban cumpliendo con su trabajo de Agentes de la Autoridad. Mienten para no mojarse y le echan el mochuelo a otro que tambien va en calidad de testigo diciendo que ellos solo hicieron he identificaron lo que el otro testigo les dijo. Cuando ellos mismos habian pillado a los infractores de una falta in fraganti. Conclusion. Los causantes del juicio por faltas salen del juzgado partiendose de risa. El testigo que dice la verdad se marcha con cara de tonto a su casa y los señores Agentes de la Autoridad, pues como si nada. A otra cosa mariposa. Para que mojarse por menudencias. Nos guste o no parecemos una republica bananera en todos los sentidos y estamentos.

    Responder a este comentario
  4. naki
    naki 14/02/2013, 02:25

    La justicia esta comprada.

    La policía está pagada para abusar.

    El pueblo está… viendo a chiquito de la calzada.

    Responder a este comentario
  5. Manolo
    Manolo 09/02/2013, 22:16

    No sé porque tenemos reparos en asignar a la realidad el nombre que le corresponde, ganado a pulso, estamos inmersos hasta las orejas en el FRANQUISMO más canalla. Pido a los periodistas, por su preparación, que compongan algún tipo de columnas, o similar, comparativos de los delitos y sus penas correspondientes, antes del 80 y los actuales, quienes son los protegidos y los agredidos por las leyes y la judicatura, etc..
    No me queda más remedio de decir que yo no quiero tener contacto con ningún policía, JAMÁS VOY A LEVENTAR LAS MANOS PARA AGREDIR A NINGUNO Y, parafraseando digo:A LA POLICIA ME LA IMPONEN, PEROA MIS AMISTADES LAS ELIJO YO. Y NO VOY A ELEGIR A NINGUN POLICIA.

    Responder a este comentario
  6. parado
    parado 09/02/2013, 13:41

    La polícia es necesaria para mantener el sistema, por otra parte eso de que son funcionarios bueno porque trabajan para el Estado, pero como los políticos muchos no han hecho oposiciones, como los militares o los famosos hijos del cuerpo de la guardia civil o polillas que sin hacer oposiciones viven a costa de los demás.
    Todos los caminos del capitalismo llevan a un solo punto, defender a la clase dominante, por eso, esta legislación, estos jueces y esta policia. ¡Salud y acierto!

    Responder a este comentario
  7. Xavier Cañadas
    Xavier Cañadas 09/02/2013, 10:50

    La justicia no es ciega, simplemente no es.
    Los jueces no son imparciales, simplemente aplican las leyes que candidatura tras candidatura aprueba el “Poder Legislativo” es decir, el Consejo de Ministros de turno, que evidentemente legisla para favorecerse.
    Un político electo es un “aforado” y por tanto puede delinquir sin ser investigado,de entrada se considera que “es inocente hasta que se demuestre lo contrario” puede cometer fraude fiscal y no se considera delito hasta que supera los 120.000€ y además si su juicio tarda en celebrarse más de cuatro años -que es lo que habitualmente sucede- el delito prescribe.
    Un ciudadano de a pie, que paga impuestos para mantener a los políticos, a los jueces y a la policía -entre otros muchos- si es denunciado por robar comida en un supermercado “es culpable hasta que demuestre lo contrario”, su delito no prescribe nunca y es indiferente la cuantía de lo que haya sustraido.
    En un país corrupto, el primer estamento en beneficiarse de la corrupción es la policía.”HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA”
    ¿JUSTICIA EN ESPAÑA?… ¿DÓNDE Y PARA QUIEN?

    Responder a este comentario
  8. JUAN ALBERTO
    JUAN ALBERTO 08/02/2013, 23:58

    LA POLICIA MIENTE MAS QUE TRABAJAN, TODO EL MUNDO A CONOCIDO ALGUN CASO DE REPRESION, DE ABUSO Y LOS JUECES, SIEMPRE DAN LA RAZON A ESTOS FUNCIONARIOS , QUE CADA VEZ MAS LA CIUDADANIA LES MIRA CON RECELOS, MIEDO A TENER PROBLEMAS CON ELLOS POR SU CLARA IMPUNIDAD,ELLOS SE SENTIRAN SUPERIORES O INCLUSO NECESARIO EN ESTE SISTEMA CORRONPIDO, PERO ES MUY TRISTE, MUY GRIS MUY PODRIDO EL CREAR TERROR A JOVENES, ANCIANOS Y MUJERES. ESTAIS CREANDO BUESTRA PROPIA SENTENCIA Y NO SOIS MENOS MAFIOSOS QUE BUESTROS AMOS, EL PUEBLO CELEBRARA CADA MAL QUE OS OCURRA Y NO OS PREOCUPEIS QUE TODO LLEGA Y OS SORPRENDERA EL ODIO que se vive,NO MAS MONTAJES POLICIALES.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM66 – Diciembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

¿Es tan sorprendente?

Reflexión tras las elecciones andaluzas: "Lo peor es que la izquierda no se plantea en profundidad los motivos de ese resurgir de la extrema derecha".