lamarea.com

miércoles 26 septiembre 2018

Internacional

“En materia de derechos y sanidad no hay alternativa”

A Susan, una administrativa, le preocupa la deuda y votará por Romney, la escritora Jennifer teme un retroceso en los derechos de la mujer si no gana Obama, el jubilado Larry insiste en poder llevar su arma, el ex militar Whitmore está harto de las guerras y la camarera mexicana Patty espera que, a diferencia de ella, su hijo tendrá papeles para poder votar en el futuro en EEUU. Siete ciudadanos del estado clave de Ohio nos cuentan sus preferencias entre los dos candidatos.

06 noviembre 2012
12:55
Compartir
“En materia de derechos y sanidad no hay alternativa”
Votantes estadounidenses, de izq a dcha, Adrian, Jennifer, Laura Rose, Patty y Whitmore.

OBERLIN (Ohio) // Las elecciones presidenciales de Estados Unidos este martes se decidirán en un puñado de estados federados. A nivel estatal hay un empate técnico entre el presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney, Todo se juega en los llamados swing states, en total once territorios donde todo es posible. Una de las plazas más disputadas es Ohio, en el corazón del país y un retrato fiel de las diferentes sensibilidades y grupos sociales y raciales. Hemos hablado con algunos de los votantes que, según las encuestas, tienen la llave de la Casa Blanca.

“Después de 25 años estoy cansado de tanta guerra”
Whitmore, 67 años, militar retirado
Whitmore es uno de los millones de militares retirados norteamericanos que nunca llegan a tomar distancia con la guerra. Ejemplifica así un elemento siempre presente en la política de EEUU. Mientras hace cola para llegar a votar en la localidad de Elyiria, en Ohio, se pregunta con dolor “por qué tenemos que seguir combatiendo si nos devuelven a los chicos destrozados”. No quiere reconocer abiertamente en quién va a confiar, pero opina con recelo sobre trabas que, dice, acompañan el proceso electoral. Este excombatiente se queja de las colas, de la falta de medios electorales y de que considera que Romney está favorecido (por estar en un lugar más visible) en las urnas electrónicas.

“La política económica de Obama ha generado una deuda incontrolable”
Susan, 39 años, administrativa
Votará a Romney y lo tiene muy claro. A pesar de que no admite que se la fotografíe, Susan muestra sus convicciones con una seguridad aplastante. Culpa a Obama de crear un “caos financiero” que va determinar el futuro: “la deuda es incontrolable ya”. Argumenta y busca contrincante en sus posiciones sobre sus dos temas favoritos: economía y asuntos sociales. Sobre esto último, confiesa estar muy de acuerdo con los principios conservadores, pues coincide con algunos pilares básicos como el no al aborto y al matrimonio homosexual. Se muestra esperanzada en que Romney dirigirá “el cambio que EEUU necesita, rescatando los valores tradicionales que se están perdiendo, y que son los que nos mantienen unidos como sociedad”.

“Si Obama no sale reelegido están en peligro los derechos de las mujeres”
Jennifer, 56 años, escritora
Para Jennifer la relación entre los derechos reproductivos y sanitarios de las mujeres y Barack Obama es la clave de su debate interno electoral. Las corrientes de opinión feministas defienden, asimismo, los programas que Romney critica, como Medicaid, que otorgan cobertura a cientos de mujeres por debajo del umbral de la pobreza.  “Mi preocupación son los derechos básicos de las mujeres, que son la base de la libertad para nosotras”, expone sin ambages. Esta es la segunda vez que vota al candidato demócrata. Considera que su candidato elegido ha cometido “algunos errores”, pero cree que al igual que ella repite, lo harán millones de personas, pues “en materia de derechos y sanidad no hay alternativa.”

“Me preocupa que me quiten el derecho a portar mi arma”
Larry, 61 años, jubilado
Para Larry el concepto de libertad es sinónimo de poder llevar su arma bien cerca. Su principal preocupación es hacer valer la segunda enmienda de la Constitución (derecho a llevar armas), que considera que está amenaza por el criterio de algunos jueces de la Corte Suprema (que son nombrados por el Presidente y el Senado). Acude a votar porque “es su deber como ciudadano”, pero tiene muchas reservas a la hora de hablar sobre las elecciones: no accede a ser fotografiado, ni quiere hablar de los candidatos de forma abierta, por lo que no reconoce por quién se decantará. Mientras tanto su mujer intenta en todo momento que no hable con nadie que no sea ella misma.

“Si pudiera, votaría a Obama”
Patty, 32 años, camarera
A sus 32 años, Patty, que ya es madre de tres hijos y abuela de una nieta, representa a ese sector que no puede participar en estas elecciones presidenciales. A pesar de que hace 11 años que emigró desde Michoacán (México), los ocho años que lleva haciendo trámites no han sido suficientes para conseguir la ciudadanía estadounidense. Desde que llegó a EEUU ha compaginado su trabajo de camarera en un restaurante con tareas de empleada de hogar. La responsabilidad de ser madre de familia hace que sus mayores preocupaciones sean la educación y la seguridad. “Hace poco hubo tiroteos en escuelas del estado, no muy lejos de aquí”, confiesa con el ceño fruncido. Sigue lejos de poder registrarse para votar pero tiene claro que Obama luchará más por la regularización de inmigrantes, razón principal por la cual se decantaría por la candidatura demócrata. De momento se consuela pensando que su primer hijo pronto será mayor de edad: “Entonces él sí que podrá votar por quien va a defender a los inmigrantes”.

“¿Por qué no ponen más medios para que la gente vote?”
Adrian, 48 años, abogado
Adrian vota porque hay gente que quiere que no lo haga. Piensa que todo el mundo debería hacerlo desde el momento en que se ha ganado este derecho. Habla de “disenfranchise” o la privación de derechos civiles que suponen “casos como el de Florida hace ocho años” o las colas para votar que “llevan así semanas, lo veo cada día, ¿por qué no ponen más máquinas para votar? Deberían abrir las 24 horas”. Recuerda que “la mitad de la gente de este país no vota”, pero reconoce que también es por la “repugnancia de la sociedad en general hacia los políticos y funcionarios electos”, y cómo este odio es alimentado “por la constante campaña de anuncios negativos” que ha sido constante los últimos meses en Ohio. Prefiere no revelar su voto.

“EEUU se erige como el guardián del resto del mundo”
Laura Rose, 21 años, estudiante de último año de College
Laura ha estado en Chile con un programa universitario y eso se nota. Critica los planteamientos de Romney en política exterior, concretamente los acuerdos de comercio con Lationamérica, y el hecho de que “EEUU se erija como el guardián del resto del mundo”. En sus primeras elecciones presidenciales con derecho a voto, elegirá a Obama porque considera que tiene unas relaciones más respetuosas con los demás países. Probablemente tenga algo que ver con la idea que tiene de viajar después de la universidad, antes de dedicarse a la educación o a los asuntos medioambientales.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Artículos relacionados

 
Jorge Gaupp-Berghausen

Jorge Gaupp-Berghausen

1 comentario

  1. Sí se puede
    Sí se puede 07/11/2012, 00:02

    Obama es la única posibilidad de evolución. a ver si los americanos votan como toca esta noche, no como los españoles..

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".