lamarea.com

miércoles 25 abril 2018

Internacional

El dictador argentino Jorge Videla, condenado a 50 años de cárcel por el robo de bebés

El tribunal ha considerado que la sustracción de los menores formaba parte de un “plan sistemático de aniquilación” de los opositores

06 julio 2012
09:34
Compartir

La lucha de las Abuelas de la Plaza de Mayo ha sido recompensada. Un tribunal argentino condenó ayer al dictador Jorge Rafael Videla y a su sucesor, Reynaldo Bignone, a 50 y 15 años de prisión respectivamente. La sentencia reconoce que ambos ejercieron “terrorismo de Estado” mediante “la práctica sistemática y generalizada de sustracción, retención y ocultamiento de niños menores de 10 años”. Estos crímenes formaban parte de un “plan general de aniquilación”.

Con esta nueva condena, son ya tres las cadenas perpetuas las que se han recaído sobre Videla, que encabezó el golpe militar en 1976 y permaneció en el poder hasta 1981.

Antonio Vañek, ex director de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), tristemente conocida por ser uno de los peores centros de desaparición y torturas del país durante la dictadura militar, ha sido a su vez considerado culpable de haber participado en el plan para sustraer a los niños, por lo que tendrá que cumplir 40 años de cárcel.

En el juicio, Videla, de 87 años, se mostró en todo momento desafiante y aseguró no reconocer la legitimidad del tribunal que lo juzgaba. Acusó también a los jueces de ser “rehenes de una ideología que justifica el terrorismo”. Fiel a la ideología que le hizo ordenar el secuestro de estos niños nacidos en cautiverio, Videla llegó a asegurar en una audiencia que las madres de estos bebés “usaban a sus hijos embrionarios como escudos humanos”.

El ahora anciano decrépito no aludió por supuesto a cómo se mantenía con vida a estas mujeres en avanzado estado de gestación con el único propósito de que pudieran dar a luz y luego robarles a sus hijos antes de asesinarlas. Niños que luego eran entregados a familias cercanas a la dictadura, consideradas “adecuadas”, con el resultado de que a los pequeños no sólo se les privaba de crecer con su familia biológica, sino también de su identidad y de su origen.

De los cientos de niños que fueron robados a sus familias entre 1976 y 1983, sólo 102 han sido identificados gracias al banco de datos genéticos puesto en marcha por las autoridades argentinas, que respondieron así a la presión de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Con estas condenas acaban 16 años de  una búsqueda de justicia que empezó en 1996 con la denuncia de los casos de 35 niños robados, en los centros de tortura Comisaría Quinta de la Plata, ESMA, Pozo de Banfield, Vesubio, Olimpo, La Cacha y Campo de Mayo. Entre 1976 y 1983, cuando se restauró la democracia en Argentina, al menos 30.000 opositores murieron víctimas del terrorismo de Estado practicado por Videla y sus cómplices.

 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Artículos relacionados

 
admin_lamarea

admin_lamarea

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

_blank

LM59 – Abril 2018

mi master - la marea

Última hora

Tus artículos

¿Dónde está mi derecho a decidir?

"Se trata de hacer valer una más que dañada democracia, que parece que nunca acaba de despertar"

Los socios/as escriben

Voces de los migrados y migradas desde Berlín

Algunas reflexiones en un acto organizado por el círculo de Podemos Berlín y Podemos Andalucía.