lamarea.com

sábado 21 julio 2018

Internacional

África sufre ahora el expolio del mar

La sobreexplotación de los caladeros senegaleses por parte de flotas europeas y asiáticas deja sin sustento a los pescadores locales, que privados de su modo de vida tradicional, se ven abocados a emigrar a Europa en cayuco.

28 junio 2012
00:17
Compartir
África sufre ahora el expolio del mar

NGOR/DAKAR (SENEGAL) // Apenas hay peces en el mar del pueblo senegalés de Ngor, de 3.000 habitantes y a 15 kilómetros de Dakar, la capital. No hay peces, pero sí un estadio de fútbol que sería la envidia de muchos equipos regionales europeos. Porque ese fue el cambio. “Hace seis años llegaron los chinos y los rusos y ofrecieron construir el estadio de futbol a cambio de poder pescar”, cuenta Babacar, pescador del pueblo, que un domingo por la tarde pasea por la playa mientras a pocos metros su piragua de colores, como tantas otras, permanece amarrada. El paisaje muestra a los pequeños barcos en tierra, mientras al fondo, en alta mar, se divisan enormes cargueros.

Lo poco que consiguen pescar Babacar y el resto de pescadores de Ngor lo llevan a una cooperativa gestionada por mujeres. Ellas dividen el producto en cuatro partes, pagan tres a los pescadores y la cuarta la reparten gratis entre los más desfavorecidos del pueblo. Es el gesto de solidaridad que tiene los pescadores con sus vecinos.

El escenario de Ngor se repite por casi toda la costa de Senegal y por la de otros países africanos como Mauritania, como han denunciado en repetidas ocasiones organizaciones como Veterinarios sin Fronteras y Greenpeace. Precisamente el pasado mes de febrero el buque Artic Sunrise de esta organización que lucha por la preservación del medioambiente navegó por aguas senegalesas para documentar y exponer la sobreexplotación de los recursos marinos realizada por flotas extranjeras. “Después de sobreexplotar las poblaciones de peces en sus aguas territoriales, las flotas europeas, rusas y asiáticas han trasladado desde hace décadas su presión pesquera a las aguas de los países de Africa Occidental, entre ellos Senegal”, denuncia Greenpeace. Estas flotas, prosigue la organización, “saquean sus stocks pesqueros y comprometen así la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia de las comunidades costeras, dependientes de la pesca artesanal desde hace siglos. Las grandes flotas industriales capturan, procesan y congelan a bordo, con pocos o ningún beneficio para los mercados locales”.

Con este panorama desolador coinciden los afectados. “En el mar no hay peces”, sentencia Yaye Bayam, una mujer de 52 años. Bayam dirige ahora una asociación para disuadir a los jóvenes de que se vayan en cayuco a Europa, pero hace unos años se quedó en el paro también por culpa de la llegada de los barcos extranjeros.

Una imagen del pasado

“Yo trabajaba como otras muchas mujeres tratando el pescado”, cuenta Yaye, mientras muestra una foto de hace una década en la que efectivamente, se la ve enroscando unos peces y metiéndolos en una caja de madera. Como ella, otras tantas mujeres que trabajaban con los productos procedentes del mar se han quedado en la calle. Las pocas que conservan su empleo pueden estar meses sin ver descargar nada que traiga una piragua de los pescadores artesanales.

Khar Diop, de 54 años, acaba de perder el trabajo porque ya no quedan peces. “No hay peces porque los barcos rusos se los han llevado, con el consentimiento del gobierno senegalés”, denuncia esta mujer. “Antes, una caja de sardinas pequeñas costaba 1.000 francos CFAS y ahora cuesta 25.000”, ejemplifica Khar. Porque además de dejar en la miseria a muchas familias, la desaparición de los peces ha tenido otro efecto: la subida de su precio en los mercados.

Muy cerca de la asociación de Yaye Bayam un grupo de pescadores está tirado a la sombra, entre las redes y unos neumáticos enterrados en la arena. Trabajan como pescadores desde pequeños, pero no quieren el mismo futuro para sus hijos. “Los barcos grandes llevan aquí muchos años, son de Rusia, de Corea… y también españoles”, se queja Mawa Ndiaye, pescador veterano de 68 años. A su lado, Khaba Nedjite, de17 años, asiente: “Nosotros, los pescadores artesanales solo pescamos peces grandes y dejamos crecer a los pequeños. Pero los barcos grandes arrasan con todo”. La única alternativa para el paro de los pescadores es la agricultura, pero con la sequía que azota al Sahel y que también toca a Senegal, esta salida ya no lo es tanto.

«Estos hombres al final terminan emigrando a Europa en cayuco porque en su país se han llenado de deudas», señala Arantxa Freire, portavoz de Habitáfrica, organización que mantiene proyectos de ayuda a estos pescadores y también a las mujeres que trabajan con el pescado en Senegal.

Habitáfrica trabaja para evitar que se destruyan los modos de vida locales. También lo hace Veterinarios sin Fronteras, que a través de la campaña “Paren, aquí vive gente” quiere poner freno a las prácticas de las multinacionales que amenazan la soberanía alimentaria. Sus responsables también llegan a la siguiente ecuación: Caladeros agotados=pobreza y migración. “No podemos seguir pensando que el hambre no tiene solución. Está provocado por políticas y acciones determinadas”, concluye Javier Guzmán, director de Veterinarios sin Fronteras.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Artículos relacionados

 
Susana Hidalgo

Susana Hidalgo

7 comentarios

  1. Jaime
    Jaime 12/08/2012, 16:47

    Este es el robo que llevan décadas sufriendo los países pobres por parte de multinacionales y nuestros gobiernos, se les paga cuatro duros a cambio de explotar sus recursos naturales dejando a miles de familias desamparadas.

    Responder a este comentario
  2. askezalea
    askezalea 14/07/2012, 09:43

    Me ha gustado el articulo. Ya esta bien de querer hacer creer que africa necesita a occidente para salir adelante (en este caso a oriente). Que la doctrina civilizatoria de occidente deje de contaminar mentes.

    Y por cierto, querer “ayudar” a africa para que sus ciudadanos no vengan a “nuestro” país es igual de tramposo y xenófobo, y desde luego es querer ayudar poco.

    Ojala nadie tenga que emigrar por necesidad economica, eso si es un valor, pero no dejara de haber gente que quiera emigrar por otros motivos mas enriquecedores para el espiritu.

    Las migraciones son consustanciales a la humanidad por mas que se empeñen algunxs no se puede poner diques al mar. Tengamos la inteligencia humana para respetarlas y facilitarlas.

    Responder a este comentario
  3. yo misma
    yo misma 28/06/2012, 17:39

    ¿Ahora? no, ahora no….llevan años robandoles sus recursos maritimos ademas claro de usar sus mares como vertedero de todo tipo de residuos

    Responder a este comentario
  4. Jas
    Jas 28/06/2012, 15:19

    «Estos hombres al final terminan emigrando a Europa en cayuco porque en su país se han llenado de deudas». Cada vez estoy más convencido que hay que invertir en FORMACIÓN en todos los sentidos. Aunque es importante la ayuda, pero ésta sin educación no hay forma de darles futuro. Hay que enseñarles a pescar (valga el ejemplo) no darles el pescado y venirnos con la conciencia tan tranquila. Incluso, obligarles de alguna manera a que sigan en su país, después de la inversión en formación. Para que reinviertan en su país lo aprendido. Si no, siempre estaremos con lo mismo: más emigración y más deudas.

    Responder a este comentario
    • NINGUNSERHUMANOESILEGAL
      NINGUNSERHUMANOESILEGAL 28/06/2012, 16:40

      ¿hay que enseñarles a pescar??, lo siento ero ha sonado excesivamente paternalista, tampoco creo que es importante la ayuda, lo que realmente necesitan es poder controlar por fín sus propios recursos, que dan de sobra si las potencias europeas y asiáticas dejamos de robarles en las narices, y esa lucha es política, no aistencialista….y si quieren emigrar para conseguir mejores condiciones o porque quieren, tienen que tener derecho a hacerlo con las mayores garantías para su vida y su integridad y esa también es una lucha política cuyo principal enemigo se llama FROTEX y “europeos mirando para otro lado mientras se violan derechos humanos por una absurda noción de frontera y absurdo sentimiento nacionalista”

      Responder a este comentario
  5. Samuel
    Samuel 28/06/2012, 14:11

    ¿Ahora? ¡Si esto lo llevamos escuchando desde por lo menos 2005-2006!
    Otra cosa: es posible hablar de África sin citar a una ong europea.
    Saludos.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.