lamarea.com

Domingo 23 Abril 2017

Economía

El Archivo

Luis Garicano y su defensa encendida del copago sanitario

El responsable del programa económico de Ciudadanos ha defendido en multitud de ocasiones la necesidad de cobrar por acceder a servicios sanitarios.

21 Octubre 2015
18:20
Compartir
Luis Garicano y su defensa encendida del copago sanitario

MADRID// El diario El País publica hoy en su portada que Ciudadanos se plantea implementar el copago en sanidad y educación. El revuelo provocado por las declaraciones de Francisco de la Torre, número 2 de Ciudadanos en Madrid,  que defiende dicha medida en las páginas del diario de Prisa ha obligado a Luis Garicano, responsable del programa económico, a salir al paso negando que el partido de Albert Rivera estudie la instauración de copagos, subrayando que el partido “apuesta por la gratuidad y universalidad de la Sanidad y la Educación en todo el territorio nacional”. Pero es cierto que Garicano ha sido en el pasado un defensor entusiasta de esta medida.

En un documento de FEDEA sobre la sostenibilidad del sistema sanitario y las reformas estructurales para España Luis Garicano defendió los copagos como método para responsabilizar a los usuarios.

“Responsabilizar a los usuarios requiere la introducción de copagos en atención primaria y urgencias y la revisión del actual modelo de copago farmacéutico que se ha ido desactualizando con el paso del tiempo. Estas medidas no tienen que tener una finalidad recaudadora, sino mejorar la calidad de la atención primaria induciendo a un mejor uso de la misma y con más tiempo de atención al paciente por parte del médico. En particular, sería necesaria la introducción de un pago fijo por visita en atención primaria y en urgencias para filtrar la entrada no necesaria de pacientes en las puertas del sistema”.

En otra ocasión en el blog Nada Es Gratis, que gestionaba Luis Garicano junto con otros economistas ilustres del lobby de las grandes empresas, también se ha mostrado muy favorable a este tipo de medidas de gasto compartido.

“El “todo es gratis” no funciona- nada es gratis, y menos la Sanidad- el coste, está escondido, pero está claro. Y  la mayoría de países europeos con sistemas de bienestar establecidos utilizan el copago en la asistencia (primaria, especializada e incluso hospitalaria) con esquemas que varían de forma importante en cuanto a contribución del usuario y los conceptos gravados…En fin, esperemos que, tras hincarle el diente a las pensiones, sea el turno del sistema sanitario. Si no metemos el crecimiento del gasto por una senda más razonable, los mercados de capitales, que están cambiando de opinón muy deprisa, nos harán pagar el precio”.

En otra entrada del mismo blog el responsable del programa económico de Ciudadanos comparó el copago sanitario con el precio de una entrada de cine.

“…Es necesario por tanto controlar el aumento de la demanda y aumentar la cantidad y calidad de la oferta. ¿Qué hacer? La solución obvia es el copago sanitario: un pago reducido, similar al coste de una película de cine, que se paga por cada visita al médico o a urgencias hospitalarias”.

No sólo el máximo responsable de la economía en el programa de Albert Rivera se ha mostrado a favor del copago. El mismo ideario del partido naranja incluido en la web no ha rechazado dicha medida, sino que establece que no es prioritaria pero sin descartarla.

“El copago solo podría ser utilizado como un elemento disuasorio en aquellos pacientes menos graves que tengan la posibilidad de administrar mejor el uso de medicamentos o servicios sanitarios, y se establecería mediante un copago reembolsable”.

faldon_noticias

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

LM48 – ABRIL 2017

Última hora

Los socios/as escriben

Enloquecidos

"Parece difícil cambiar este mundo en el que se da culto al dinero, pero dejar de adorarle nosotros sí es algo que está a nuestro alcance".

Tus artículos

Sonríe, imbécil

"Creo que hay un cierto pensamiento dominante que parece exigir a los trabajadores que no solo deben trabajar en condiciones de precariedad sino que además deben hacerlo con buena cara", escribe David Herreros.