lamarea.com

Domingo 23 Abril 2017

Quiénes somos

La Marea es una revista mensual en papel y un medio digital diario (lamarea.com) que apuestan por el periodismo riguroso y comprometido, los reportajes en profundidad y la cultura.

Nuestro objetivo es ofrecer información libre de intereses empresariales y políticos con unos principios editoriales claros: la libertad, la igualdad, la laicidad, la defensa de lo público, la soberanía de los pueblos, la economía justa, la regeneración democrática y la denuncia de la ilegitimidad de la monarquía, la memoria histórica, la cultura libre, el trabajo y la vivienda dignos y el respeto por el medio ambiente.

Creemos en predicar con el ejemplo sobre los valores que defendemos de puertas para afuera. Por eso, tenemos un código ético que nos impide aceptar publicidad que contradiga nuestros principios editoriales. No aceptamos anuncios de bancos que ejecutan desahucios ni de empresas que invierten en armas; tampoco publicamos anuncios sexistas, racistas o que menoscaben la dignidad humana, como es el caso de los anuncios de prostitución.

La editora de La Marea es MásPúblico sociedad cooperativa, una empresa que se formó tras el cierre de la edición en papel del diario Público y el despido, en condiciones abusivas, del 85% de sus trabajadores. Un grupo de ellos, con la colaboración de muchos lectores del diario, gestamos entonces la idea que se plasmó en esta web y en la revista que puedes encontrar, a partir del último viernes de cada mes, en los quioscos de Madrid, Barcelona, Sevilla, Granada, Córdoba, Alicante, Valencia y Zaragoza, así como en puntos de venta de medio centenar de localidades más.

LM48 – ABRIL 2017

Última hora

Los socios/as escriben

Enloquecidos

"Parece difícil cambiar este mundo en el que se da culto al dinero, pero dejar de adorarle nosotros sí es algo que está a nuestro alcance".

Tus artículos

Sonríe, imbécil

"Creo que hay un cierto pensamiento dominante que parece exigir a los trabajadores que no solo deben trabajar en condiciones de precariedad sino que además deben hacerlo con buena cara", escribe David Herreros.