Sociedad – lamarea.com https://www.lamarea.com Periodismo para gente independiente Fri, 21 Sep 2018 14:57:01 +0000 es-ES hourly 1 Al rescate de las mujeres olvidadas https://www.lamarea.com/2018/09/19/al-rescate-de-las-mujeres-olvidadas/ https://www.lamarea.com/2018/09/19/al-rescate-de-las-mujeres-olvidadas/#respond Wed, 19 Sep 2018 21:35:28 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109792 María Lejárraga.

Hay una pancarta que se repite en las últimas manifestaciones feministas que dice que sin Hermione, Harry Potter hubiera muerto en el primer libro. La referencia sirve para reivindicar a todas esas mujeres que han quedado en un segundo plano, a la sombra de un hombre exitoso.

Como a Hermione Granger, pero de otra realidad (la no ficticia), otro siglo y un contexto que nada tiene que ver, a María Lejárraga tampoco se la suele recordar. Sin embargo, fue ensayista y una de las primeras diputadas durante la República. Y gracias a la investigación de la escritora e historiadora Antonina Rodrigo hoy sabemos que también fue la autora, entre otras obras, de Canción de cuna, que Garci llevó al cine firmada por el marido de Lejárraga, Gregorio Martínez Sierra. A él se atribuye, porque así lo decidió su esposa, toda la producción literaria de Lejárraga.

El porqué de su silencio es algo que difícilmente podemos dilucidar ahora, cuando han pasado más de 40 años de su muerte. No obstante, recordar y visibilizar a todas las Hermiones de la historia —las escritoras, científicas, políticas o deportistas olvidadas— es un ejercicio de justicia.

Al calor de un movimiento feminista que ha marcado la agenda de 2018, la reivindicación de rescatar del ostracismo las biografías de mujeres importantes en la historia está más viva que nunca. Para la escritora y periodista Rosa Montero, “esta labor de recuperación casi arqueológica de las olvidadas es importantísima porque necesitamos modelos reales, necesitamos saber que la vida no fue ni es como nos la han contado”. Así lo explica en el prólogo de su libro Nosotras: historias de mujeres y algo más (Alfaguara) publicado en mayo e ilustrado por María Herreros, y que sirve de ampliación a su libro Historias de mujeres, editado en 1995. Por aquel entonces, “las biografías femeninas no llamaban la atención del público y a casi nadie se le ocurría escribir sobre las muchas mujeres que, pese a haber tenido unas vidas extraordinarias, habían sido borradas de los anales por el machismo de los cronistas”, relata en la nueva edición.

Antologías similares a la de Montero han ido apareciendo en los últimos años como el hallazgo de un tesoro oculto. En Las Humoristas (Icaria Editorial), Isabel Franc se pregunta por qué se ha privado a las mujeres de ser referentes dentro del humor. Como dato, el “tartazo”, una de las bromas más famosas de la historia, fue obra de una mujer. De la misma autora, y escrito junto a Thais Morales, el libro Desconocidas & Fascinantes (Editorial Egales) cuenta con 63 minibiografías de mujeres que en algún momento de su vida han mantenido relaciones afectivas con otras mujeres pero cuyos logros han quedado ocultos por su condición de mujeres, lesbianas y bisexuales.

A estas publicaciones se han sumado este año títulos como Mujeres radicales del mundo (Capitán Swing), de Kate Schatz y Miriam Klein, o Reporteras españolas: testigos de guerra (Penguin Random House), de la periodista Ana del Paso.

Mientras tanto, iniciativas como las Editatonas, maratones de edición en Wikipedia con perspectiva de género —que en España son organizadas periódicamente por Wiki Mujeres—, llevan años trabajando por incrementar el porcentaje de entradas sobre mujeres que aparecen en la plataforma. Y se suman numerosos proyectos como el juego Feminismos reunidos, de Sangre Fucsia.

Al terminar 2017, el New York Times destacaba once biografías de mujeres que marcaron el año y, en estas mismas páginas, La Marea ha rescatado un mes tras otro la historia de pioneras en diversos campos, como lo hizo Rosa Montero a principios de los 90 en El País Semanal*.

#periodistasolvidadas es el hashtag bajo el que las mujeres de RTVE (en su cuenta de Twitter @MujeresRTVE) hablan de mujeres que ejercieron el periodismo pero con un matiz: “De las que nadie me habló cuando estudié la carrera en los 90 y que tampoco aparecen en libros más modernos de historia del periodismo”, según cuenta la impulsora de la serie, Carolina Pecharroman.

El problema de los libros de texto 

Las pistas que nos llevan hacia todas esas mujeres omitidas hasta ahora son cada vez más fáciles de encontrar para quien tenga la voluntad de hacerlo. Sin embargo, la tarea por reconstruir su genealogía todavía encuentra escollos en el ámbito escolar, que parece quedarse atrás en este aspecto. “Los libros de texto son un ejemplo más del sexismo y el sesgo de la historia”, denuncian desde el proyecto cultural y educativo Herstóricas, formado por Marta Casquero, Sara López y Mariela Maitane, que tiene por objetivo visibilizar y valorar la aportación histórica de las mujeres mediante talleres y visitas guiadas.

Las editoriales se rigen por lo que marca el currículum oficial de estudios que fija el Ministerio. Desde Herstóricas señalan que “es la administración la responsable de marcar las líneas e incluir a las mujeres en el discurso histórico y educativo, así como de no permitir que la historia de las mujeres se convierta en mera anécdota en esos contenidos”.

Hasta ahora, esta tarea a menudo recae en manos de docentes que intentan llevar a cabo iniciativas inclusivas. Es el caso de Ana López-Navajas, investigadora de la Universitat de València y asesora de Coeducación e Igualdad en la Formación del Profesorado en la Conselleria d’Educació, Investigació, Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana. En 2014 publicó el informe Análisis de la ausencia de las mujeres en los manuales de la ESO: una genealogía de conocimiento ocultada. Tras analizar 115 manuales de tres editoriales en todas las asignaturas de los cursos de la ESO, el estudio muestra que la presencia de mujeres es de un 7,5%. Desde entonces, trabaja en una base de datos que contempla las aportaciones de las mujeres a los ámbitos estudiados durante la Educación Secundaria con el fin de que puedan ser incluidas en el currículum educativo.

Según López-Navajas, el de los libros de texto “es un relato androcéntrico donde el protagonismo es de ellos, y ellas están de rebufo”. La metodología para incluirlas es también una cuestión importante. “No se trata de incluir unos cuantos nombres y dejarlo así; hay que cambiar planteamientos como por ejemplo incluir las tecnologías del hogar o la querella de las mujeres como movimiento que vertebra la edad moderna y es precursor del feminismo, la variedad de espacios y dedicaciones que han tenido a lo largo de la historia o las facetas de la ciencia”, resalta la investigadora sobre otras prácticas como “plantear epígrafes en los temas como, por ejemplo, ‘las mujeres en el romanticismo’, algo que al final resulta excluyente”.

¿Cuáles son las consecuencias de dicho vacío? En el citado informe explican que “esta ausencia impone unos fallidos referentes históricos a todo el mundo pero a las mujeres, además, les quita autoridad social y les impide reconocerse en una tradición que las acoja”. Desde Herstóricas añaden que “se manda un mensaje claro para los niños: la historia refuerza la idea de que los hombres están por encima de las mujeres y les va a costar más asumir que van a tener que compartir puestos y vida pública con el género femenino”.


La sección Herstory podrá consultarse a partir de ahora en www.lamarea.com

La entrada Al rescate de las mujeres olvidadas se publicó primero en lamarea.com.

]]>
María Lejárraga.

Hay una pancarta que se repite en las últimas manifestaciones feministas que dice que sin Hermione, Harry Potter hubiera muerto en el primer libro. La referencia sirve para reivindicar a todas esas mujeres que han quedado en un segundo plano, a la sombra de un hombre exitoso.

Como a Hermione Granger, pero de otra realidad (la no ficticia), otro siglo y un contexto que nada tiene que ver, a María Lejárraga tampoco se la suele recordar. Sin embargo, fue ensayista y una de las primeras diputadas durante la República. Y gracias a la investigación de la escritora e historiadora Antonina Rodrigo hoy sabemos que también fue la autora, entre otras obras, de Canción de cuna, que Garci llevó al cine firmada por el marido de Lejárraga, Gregorio Martínez Sierra. A él se atribuye, porque así lo decidió su esposa, toda la producción literaria de Lejárraga.

El porqué de su silencio es algo que difícilmente podemos dilucidar ahora, cuando han pasado más de 40 años de su muerte. No obstante, recordar y visibilizar a todas las Hermiones de la historia —las escritoras, científicas, políticas o deportistas olvidadas— es un ejercicio de justicia.

Al calor de un movimiento feminista que ha marcado la agenda de 2018, la reivindicación de rescatar del ostracismo las biografías de mujeres importantes en la historia está más viva que nunca. Para la escritora y periodista Rosa Montero, “esta labor de recuperación casi arqueológica de las olvidadas es importantísima porque necesitamos modelos reales, necesitamos saber que la vida no fue ni es como nos la han contado”. Así lo explica en el prólogo de su libro Nosotras: historias de mujeres y algo más (Alfaguara) publicado en mayo e ilustrado por María Herreros, y que sirve de ampliación a su libro Historias de mujeres, editado en 1995. Por aquel entonces, “las biografías femeninas no llamaban la atención del público y a casi nadie se le ocurría escribir sobre las muchas mujeres que, pese a haber tenido unas vidas extraordinarias, habían sido borradas de los anales por el machismo de los cronistas”, relata en la nueva edición.

Antologías similares a la de Montero han ido apareciendo en los últimos años como el hallazgo de un tesoro oculto. En Las Humoristas (Icaria Editorial), Isabel Franc se pregunta por qué se ha privado a las mujeres de ser referentes dentro del humor. Como dato, el “tartazo”, una de las bromas más famosas de la historia, fue obra de una mujer. De la misma autora, y escrito junto a Thais Morales, el libro Desconocidas & Fascinantes (Editorial Egales) cuenta con 63 minibiografías de mujeres que en algún momento de su vida han mantenido relaciones afectivas con otras mujeres pero cuyos logros han quedado ocultos por su condición de mujeres, lesbianas y bisexuales.

A estas publicaciones se han sumado este año títulos como Mujeres radicales del mundo (Capitán Swing), de Kate Schatz y Miriam Klein, o Reporteras españolas: testigos de guerra (Penguin Random House), de la periodista Ana del Paso.

Mientras tanto, iniciativas como las Editatonas, maratones de edición en Wikipedia con perspectiva de género —que en España son organizadas periódicamente por Wiki Mujeres—, llevan años trabajando por incrementar el porcentaje de entradas sobre mujeres que aparecen en la plataforma. Y se suman numerosos proyectos como el juego Feminismos reunidos, de Sangre Fucsia.

Al terminar 2017, el New York Times destacaba once biografías de mujeres que marcaron el año y, en estas mismas páginas, La Marea ha rescatado un mes tras otro la historia de pioneras en diversos campos, como lo hizo Rosa Montero a principios de los 90 en El País Semanal*.

#periodistasolvidadas es el hashtag bajo el que las mujeres de RTVE (en su cuenta de Twitter @MujeresRTVE) hablan de mujeres que ejercieron el periodismo pero con un matiz: “De las que nadie me habló cuando estudié la carrera en los 90 y que tampoco aparecen en libros más modernos de historia del periodismo”, según cuenta la impulsora de la serie, Carolina Pecharroman.

El problema de los libros de texto 

Las pistas que nos llevan hacia todas esas mujeres omitidas hasta ahora son cada vez más fáciles de encontrar para quien tenga la voluntad de hacerlo. Sin embargo, la tarea por reconstruir su genealogía todavía encuentra escollos en el ámbito escolar, que parece quedarse atrás en este aspecto. “Los libros de texto son un ejemplo más del sexismo y el sesgo de la historia”, denuncian desde el proyecto cultural y educativo Herstóricas, formado por Marta Casquero, Sara López y Mariela Maitane, que tiene por objetivo visibilizar y valorar la aportación histórica de las mujeres mediante talleres y visitas guiadas.

Las editoriales se rigen por lo que marca el currículum oficial de estudios que fija el Ministerio. Desde Herstóricas señalan que “es la administración la responsable de marcar las líneas e incluir a las mujeres en el discurso histórico y educativo, así como de no permitir que la historia de las mujeres se convierta en mera anécdota en esos contenidos”.

Hasta ahora, esta tarea a menudo recae en manos de docentes que intentan llevar a cabo iniciativas inclusivas. Es el caso de Ana López-Navajas, investigadora de la Universitat de València y asesora de Coeducación e Igualdad en la Formación del Profesorado en la Conselleria d’Educació, Investigació, Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana. En 2014 publicó el informe Análisis de la ausencia de las mujeres en los manuales de la ESO: una genealogía de conocimiento ocultada. Tras analizar 115 manuales de tres editoriales en todas las asignaturas de los cursos de la ESO, el estudio muestra que la presencia de mujeres es de un 7,5%. Desde entonces, trabaja en una base de datos que contempla las aportaciones de las mujeres a los ámbitos estudiados durante la Educación Secundaria con el fin de que puedan ser incluidas en el currículum educativo.

Según López-Navajas, el de los libros de texto “es un relato androcéntrico donde el protagonismo es de ellos, y ellas están de rebufo”. La metodología para incluirlas es también una cuestión importante. “No se trata de incluir unos cuantos nombres y dejarlo así; hay que cambiar planteamientos como por ejemplo incluir las tecnologías del hogar o la querella de las mujeres como movimiento que vertebra la edad moderna y es precursor del feminismo, la variedad de espacios y dedicaciones que han tenido a lo largo de la historia o las facetas de la ciencia”, resalta la investigadora sobre otras prácticas como “plantear epígrafes en los temas como, por ejemplo, ‘las mujeres en el romanticismo’, algo que al final resulta excluyente”.

¿Cuáles son las consecuencias de dicho vacío? En el citado informe explican que “esta ausencia impone unos fallidos referentes históricos a todo el mundo pero a las mujeres, además, les quita autoridad social y les impide reconocerse en una tradición que las acoja”. Desde Herstóricas añaden que “se manda un mensaje claro para los niños: la historia refuerza la idea de que los hombres están por encima de las mujeres y les va a costar más asumir que van a tener que compartir puestos y vida pública con el género femenino”.


La sección Herstory podrá consultarse a partir de ahora en www.lamarea.com

La entrada Al rescate de las mujeres olvidadas se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/09/19/al-rescate-de-las-mujeres-olvidadas/feed/ 0
El PP respondió a la ONU que “la voluntad de reconciliación” solo sería posible “a través del olvido, la amnesia y el perdón” https://www.lamarea.com/2018/09/18/relator-naciones-unidas-crimenes-franquistas/ https://www.lamarea.com/2018/09/18/relator-naciones-unidas-crimenes-franquistas/#comments Tue, 18 Sep 2018 14:09:55 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109831 padres fundadores, consitucion, fraga, fabian salvioli, memoria histótica

“Mi más absoluta solidaridad con las víctimas”. Con esas palabras comenzaba su intervención en la Sala Constitucional del Congreso de los Diputados el argentino Fabián Salvioli, relator especial de Naciones Unidas para la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y la garantía de no repetición. Invitado por el intergrupo de Memoria Histórica de las Cortes y apoyado por Unidos Podemos, PNV, ERC, PdeCat y Compromís, Salvioli abordó la situación de impunidad de los crímenes de la dictadura franquista y de la Guerra Civil.

El relator, muy crítico con la Administración española, ha planteado que “si quienes están a cargo de las funciones del Estado” no cumplen con sus obligaciones jurídicas, “¿para qué están?". “No sé qué otra señal” necesitan, añadió. Y aseguró que la falta de soluciones no parte de un problema de Derecho: “Lo que ha faltado es voluntad política”.

Ya en 2014, su antecesor en el cargo, el colombiano Pablo de Greiff, emitió un informe donde instaba a España a reparar a las víctimas del franquismo. La respuesta no se hizo esperar. En septiembre, tal y como ha revelado este martes el relator, el gobierno del PP indicó lo siguiente: que “la voluntad de reconciliación” solo sería posible “a través del olvido, la amnesia y el perdón”. Unas declaraciones que, para el relator, “marcan un profundo desprecio por las víctimas”.

Al año siguiente, Salvioli advirtió a España ante el Comité de Derechos Humanos que debía “derogar la Ley de Amnistía, investigar, juzgar y condenar a los responsables”, ya que si cada país interpreta el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos como quiere “entonces no hay estándares internacionales de Derechos Humanos”. Ese mismo año, recuerda el relator, el Consejo de Ministros, entonces presidido por Mariano Rajoy, rechazó las extradiciones de una veintena de imputados por la justicia argentina. Tras tacharlo de surrealista, ha instado al ejecutivo de Pedro Sánchez a modificar esa directriz por considerarla “jurídicamente insostenible, además de apuntar a dos únicas vías de actuación posible: “o se juzgan o se extraditan”. Para lo primero, es fundamental actuar sobre la Ley de Amnistía, “incompatible con todo el andamiaje jurídico internacional”. Si no es suprimida, cree que “igual no debería ser tenida en cuenta” porque “sus efectos jurídicos son nulos”, afirmó. Sin embargo, durante la intervención de los distintos grupos políticos, el representante socialista se mostró contrario a esa petición por "todo lo que conlleva” y por lo que “en su día significó”.

Pide exhumar de una vez a las víctimas y rechaza la reconciliación

Asimismo, considera importante la decisión de exhumar del Valle de los Caídos los restos de Franco, pero mantiene que debe ser “complementado por otras cosas” porque sigue “revictimizando a las víctimas”, aludiendo a la simbología que profesa el mausoleo. Sobre la situación de las miles de personas que aún continúan en cunetas, ha insistido en que “la gente se está muriendo, y quiere morirse en paz”, así como tener “un lugar para llevarles una flor a un familiar; poder hacer el duelo”, ante lo que cuestiona “el grado de humanidad” de quienes hacen oídos sordos a estas demandas. A su juicio, “si el Estado fue capaz de hacer desaparecer una persona, tiene que ser capaz de decirle dónde está”.

Por otra parte, Fabián Salvioli rechaza el concepto de reconciliación de una víctima con su torturador. Una palabra cuyo sentido, señala, “se ha mal utilizado”, y que será objeto de su próximo informe, previsto para el año que viene. Para él, reconciliación es “la recuperación de la confianza de la sociedad en el Estado”, solo posible “a través de la restauración de la justicia”. “Cualquier otra interpretación es absolutamente perversa”. “Otra cosa es el perdón individual”.

La entrada El PP respondió a la ONU que “la voluntad de reconciliación” solo sería posible “a través del olvido, la amnesia y el perdón” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
padres fundadores, consitucion, fraga, fabian salvioli, memoria histótica

“Mi más absoluta solidaridad con las víctimas”. Con esas palabras comenzaba su intervención en la Sala Constitucional del Congreso de los Diputados el argentino Fabián Salvioli, relator especial de Naciones Unidas para la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y la garantía de no repetición. Invitado por el intergrupo de Memoria Histórica de las Cortes y apoyado por Unidos Podemos, PNV, ERC, PdeCat y Compromís, Salvioli abordó la situación de impunidad de los crímenes de la dictadura franquista y de la Guerra Civil. El relator, muy crítico con la Administración española, ha planteado que “si quienes están a cargo de las funciones del Estado” no cumplen con sus obligaciones jurídicas, “¿para qué están?". “No sé qué otra señal” necesitan, añadió. Y aseguró que la falta de soluciones no parte de un problema de Derecho: “Lo que ha faltado es voluntad política”. Ya en 2014, su antecesor en el cargo, el colombiano Pablo de Greiff, emitió un informe donde instaba a España a reparar a las víctimas del franquismo. La respuesta no se hizo esperar. En septiembre, tal y como ha revelado este martes el relator, el gobierno del PP indicó lo siguiente: que “la voluntad de reconciliación” solo sería posible “a través del olvido, la amnesia y el perdón”. Unas declaraciones que, para el relator, “marcan un profundo desprecio por las víctimas”. Al año siguiente, Salvioli advirtió a España ante el Comité de Derechos Humanos que debía “derogar la Ley de Amnistía, investigar, juzgar y condenar a los responsables”, ya que si cada país interpreta el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos como quiere “entonces no hay estándares internacionales de Derechos Humanos”. Ese mismo año, recuerda el relator, el Consejo de Ministros, entonces presidido por Mariano Rajoy, rechazó las extradiciones de una veintena de imputados por la justicia argentina. Tras tacharlo de surrealista, ha instado al ejecutivo de Pedro Sánchez a modificar esa directriz por considerarla “jurídicamente insostenible, además de apuntar a dos únicas vías de actuación posible: “o se juzgan o se extraditan”. Para lo primero, es fundamental actuar sobre la Ley de Amnistía, “incompatible con todo el andamiaje jurídico internacional”. Si no es suprimida, cree que “igual no debería ser tenida en cuenta” porque “sus efectos jurídicos son nulos”, afirmó. Sin embargo, durante la intervención de los distintos grupos políticos, el representante socialista se mostró contrario a esa petición por "todo lo que conlleva” y por lo que “en su día significó”.

Pide exhumar de una vez a las víctimas y rechaza la reconciliación

Asimismo, considera importante la decisión de exhumar del Valle de los Caídos los restos de Franco, pero mantiene que debe ser “complementado por otras cosas” porque sigue “revictimizando a las víctimas”, aludiendo a la simbología que profesa el mausoleo. Sobre la situación de las miles de personas que aún continúan en cunetas, ha insistido en que “la gente se está muriendo, y quiere morirse en paz”, así como tener “un lugar para llevarles una flor a un familiar; poder hacer el duelo”, ante lo que cuestiona “el grado de humanidad” de quienes hacen oídos sordos a estas demandas. A su juicio, “si el Estado fue capaz de hacer desaparecer una persona, tiene que ser capaz de decirle dónde está”. Por otra parte, Fabián Salvioli rechaza el concepto de reconciliación de una víctima con su torturador. Una palabra cuyo sentido, señala, “se ha mal utilizado”, y que será objeto de su próximo informe, previsto para el año que viene. Para él, reconciliación es “la recuperación de la confianza de la sociedad en el Estado”, solo posible “a través de la restauración de la justicia”. “Cualquier otra interpretación es absolutamente perversa”. “Otra cosa es el perdón individual”.

La entrada El PP respondió a la ONU que “la voluntad de reconciliación” solo sería posible “a través del olvido, la amnesia y el perdón” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/09/18/relator-naciones-unidas-crimenes-franquistas/feed/ 1
Contra el capitalismo de plataforma: “El municipalismo es el camino a seguir” https://www.lamarea.com/2018/09/14/combatir-capitalismo-plataforma/ https://www.lamarea.com/2018/09/14/combatir-capitalismo-plataforma/#respond Fri, 14 Sep 2018 16:28:01 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109745 trebor scholz, cooperativismo de plataforma, capitalismo

Aunque evoluciona de manera descontrolada, la historia de Internet es breve. Al menos, si la entendemos en el contexto de la telehistoria del capitalismo. Y aún más lo fueron las promesas que les acompañaron en sus inicios, especialmente aquellas que lo definían como un ecosistema de conocimiento común. Lejos de hacerse realidad, en el presente constituye un espacio donde el mercado campa a sus anchas al mismo tiempo que magnifica las existentes desiguales inherentes al sistema capitalista, como las de raza y género. En otras palabras: cada click abre la puerta a que las jerarquías sociales sigan dilatándose. Y buena parte de ello se debe a que, durante los últimos años, el debate sobre las diferentes formas económicas y políticas de participar en este nuevo mundo han estado  monopolizadas por la visión de las grandes corporaciones tecnológicas: Amazon, Alphabet, Facebook, Apple y Microsoft.

Con la intención de cambiar la cultura política y el pensamiento digital - tan apegado a nuestras vidas-, el Museo Reina Sofía de Madrid ha celebrado la cuarta sesión del ciclo Seis contradicciones y el fin del presente, centrado en la transformación radical del trabajo en las economías digitales. Y lo ha hecho de la mano de Trebor Scholz, profesor asociado de Culture & Media Studies en The New School de Nueva York, y Tiziana Terranova, activista y profesora de Sociología de las Comunicaciones en el Departamento de Ciencias Humanas y Sociales de la Università degli Studi di Napoli, “L’Orientale”.

Datos, datos y más datos

A pesar de que el encuentro busca precisamente desafiar este orden mundial establecido, el museo que lo alberga mantiene un acuerdo con Google Arts & Culture para digitalizar sus obras. Recientemente, la compañía americana ha incluido una nueva función que permite al usuario, selfie mediante, decirte a qué personaje de una famosa obra de arte te pareces. Fruto del desconocimiento, lo que podría interpretarse como una simple aplicación divertida a la par que inofensiva esconde detrás la recopilación por parte de Google de millones de datos para alimentar sus sistemas de inteligencia artificial, cada vez más desarrollados gracias a la cantidad de información que los usuarios de la plataforma vuelcan sobre ella. Máquinas creadas para trazar patrones biométricos están teniendo, de manera gratuita, el mejor entrenamiento posible para el futuro.

Estas lógicas, asentadas en una suerte de extractivismo de datos, fueron el principal foco de ataque de Tiziana Terranova durante la conferencia impartida esta semana. Los sistemas de inteligencia de las compañías de Silicon Valley, gracias a la cantidad de información que manejan,  permiten una concentración de poder enorme en unas cuantos actores que pueden ofrecer posteriormente buena parte de los servicios en la economía digital. Estas dinámicas presentes en la economía digital la convierten, según la profesora italiana, “en un mecanismo específico para capturar grandes conjuntos de conocimiento social y cultural” y generar “una producción continua de valor que es completamente inmanente a los flujos de la sociedad en red en general”.

Con ello, una de las académicas pioneras en estudios cognitivos se refiere “a formas de trabajo especificas como el diseño web, la producción multimedia o cualquier tipo de servicios digitales,” aunque también a “aquellas actividades laborales que no solemos reconocer como tal: los chats que mantenemos en nuestros teléfonos móviles, las historias de la vida real que hacemos públicas, información sobre las listas de correo o la consulta de noticias en un motor de búsqueda”. Todo es trabajo en internet, un medio eminentemente comercial desde 1993, pues genera datos que se concentran en muy pocas manos, dando lugar a grandes beneficios para los dueños de estas corporaciones.

Estas  dinámicas, como señalaba Terranova, “crean una estructura económica digital donde gran parte del control es absorbido por un núcleo de instituciones financieras estrechamente unidas”. Este es el ejemplo de Uber, entre cuyos invasores se encuentran Goldman Sachs, Barclays o el fondo soberano de Arabia Saudí o Airén, en los que resaltan JP Morgan Chase, Morgan Stanley, o el dueño de Amazon Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo. Al mismo tiempo, tampoco se pueden entender plataformas como Glovo sin el apoyo de la firma de comercio electrónico japonesa Rakuten y el fondo de capital de riesgo de CaixaBank, entre otros.

Por este motivo, hemos de entender la implementación de las tecnologías de la información como una forma de continuar el proceso neoliberal iniciado en los años ochenta y noventa, es decir, la monetización y capitalización de casi todas las dimensiones de nuestras vidas. “La cultura de la economía colaborativa nació en los albores de 2008, lo cual no sólo desplazó las consecuencias de la liberalización del mercado de trabajo hacia internet", sino que obligó a los trabajadores a aceptar las condiciones del trabajo freelance, es decir, “sin ofrecerles aquellos beneficios propios del estado del bienestar [seguros de salud, un salario mínimo garantizado, indemnización laboral por despido]”, apuntaba Trebor Scholz, en una entrevista con La Marea.

Alternativas que se plantean

Este profesor cree firmarme que “el capitalismo de plataforma tiene un problema de monopolio”, pues “en su raíz se establece una concentración extrema y creciente que impulsa la extracción financiera y la vigilancia”. Por ello, el también impulsor de Platfom Co-op, propuso algún tiempo atrás adaptar el modelo de cooperativa a internet, y en particular a la económica digital. “Esta es una de las respuestas más eficaces posibles contra la crisis que nos azota desde los últimos años”, afirma. Algunos de los argumentos empleados para dar respaldo a esta idea son que genera mayor productividad, pues cada cual trabaja en lo que quiere; no hay riesgos de deslocalización de la producción; y que nadie se encuentra expuesto a los shocks financieros. “En definitiva, porque este modelo no se encuentra guiado por la maximización de los beneficios, sino a su distribución”, apuntaba a este medio.

En este sentido, el profesor Scholz se muestra escéptico respecto a buena buena parte de los debates sobre la privacidad en internet. “Las compañías como Google, Apple o Facebook tienen mucho poder. Para controlar una plataforma hay que tenerla en propiedad. Y después, pensar en  otra cuestiones, como la transparencia de datos, el uso cooperativo de las infraestructuras, y el entendimiento de los datos como un bien común”.

Crítico a su vez con algunas de las últimas propuestas relacionadas con nacionalizar las infraestructuras a través de las que se comunica la sociedad, como la del Partido Laborista británico y su líder Jeremy Corbyn, Trebor Scholz cuenta a La Marea que “la forma de resistencia hacia los grandes imperios de los datos debe comenzar en las ciudades". Y en ello, añade, Barcelona y su iniciativa para la soberanía tecnológica, son uno de los ejemplos que deben seguir el resto de urbes cosmopolitas europeas.

Habitualmente, las empresas tienen una visión muy clara de lo que quieren conseguir, y también los inversores que se encuentran detrás, así como una cantidad enorme de abogados y economistas llevándole a la práctica. Por el contrario, critica, “los políticos de la ciudades no suelen tener tan claro cómo frenarlas, y mucho menos poseen conocimientos específicos sobre cómo emplear la tecnología de manera emancipatoria”. Y añade que “el municipalismo es el camino a seguir. Hemos de trabajar en comunidad, con políticos locales, impulsando cambios radicales en cómo organizamos la economía digital”.

Ambos académicos, Trevor Scholz y Tiziana Terranova, están lejos de caer en una especie de determinismo tecnológico, donde todos los problemas de la economía se pueden solucionar gracias a internet. Al contrario, creen que recuperar la agenda social es fundamental, y que la tecnología, en lugar de acrecentar las brechas en la sociedad, puede ayudar a reducirlas. Scholz aboga por escapar de la visión apocalíptica propia de la izquierda contemporánea, donde parece no existir salida a este capitalismo tecnológico ampliamente financiado.

La entrada Contra el capitalismo de plataforma: “El municipalismo es el camino a seguir” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
trebor scholz, cooperativismo de plataforma, capitalismo

Aunque evoluciona de manera descontrolada, la historia de Internet es breve. Al menos, si la entendemos en el contexto de la telehistoria del capitalismo. Y aún más lo fueron las promesas que les acompañaron en sus inicios, especialmente aquellas que lo definían como un ecosistema de conocimiento común. Lejos de hacerse realidad, en el presente constituye un espacio donde el mercado campa a sus anchas al mismo tiempo que magnifica las existentes desiguales inherentes al sistema capitalista, como las de raza y género. En otras palabras: cada click abre la puerta a que las jerarquías sociales sigan dilatándose. Y buena parte de ello se debe a que, durante los últimos años, el debate sobre las diferentes formas económicas y políticas de participar en este nuevo mundo han estado  monopolizadas por la visión de las grandes corporaciones tecnológicas: Amazon, Alphabet, Facebook, Apple y Microsoft. Con la intención de cambiar la cultura política y el pensamiento digital - tan apegado a nuestras vidas-, el Museo Reina Sofía de Madrid ha celebrado la cuarta sesión del ciclo Seis contradicciones y el fin del presente, centrado en la transformación radical del trabajo en las economías digitales. Y lo ha hecho de la mano de Trebor Scholz, profesor asociado de Culture & Media Studies en The New School de Nueva York, y Tiziana Terranova, activista y profesora de Sociología de las Comunicaciones en el Departamento de Ciencias Humanas y Sociales de la Università degli Studi di Napoli, “L’Orientale”.

Datos, datos y más datos

A pesar de que el encuentro busca precisamente desafiar este orden mundial establecido, el museo que lo alberga mantiene un acuerdo con Google Arts & Culture para digitalizar sus obras. Recientemente, la compañía americana ha incluido una nueva función que permite al usuario, selfie mediante, decirte a qué personaje de una famosa obra de arte te pareces. Fruto del desconocimiento, lo que podría interpretarse como una simple aplicación divertida a la par que inofensiva esconde detrás la recopilación por parte de Google de millones de datos para alimentar sus sistemas de inteligencia artificial, cada vez más desarrollados gracias a la cantidad de información que los usuarios de la plataforma vuelcan sobre ella. Máquinas creadas para trazar patrones biométricos están teniendo, de manera gratuita, el mejor entrenamiento posible para el futuro. Estas lógicas, asentadas en una suerte de extractivismo de datos, fueron el principal foco de ataque de Tiziana Terranova durante la conferencia impartida esta semana. Los sistemas de inteligencia de las compañías de Silicon Valley, gracias a la cantidad de información que manejan,  permiten una concentración de poder enorme en unas cuantos actores que pueden ofrecer posteriormente buena parte de los servicios en la economía digital. Estas dinámicas presentes en la economía digital la convierten, según la profesora italiana, “en un mecanismo específico para capturar grandes conjuntos de conocimiento social y cultural” y generar “una producción continua de valor que es completamente inmanente a los flujos de la sociedad en red en general”. Con ello, una de las académicas pioneras en estudios cognitivos se refiere “a formas de trabajo especificas como el diseño web, la producción multimedia o cualquier tipo de servicios digitales,” aunque también a “aquellas actividades laborales que no solemos reconocer como tal: los chats que mantenemos en nuestros teléfonos móviles, las historias de la vida real que hacemos públicas, información sobre las listas de correo o la consulta de noticias en un motor de búsqueda”. Todo es trabajo en internet, un medio eminentemente comercial desde 1993, pues genera datos que se concentran en muy pocas manos, dando lugar a grandes beneficios para los dueños de estas corporaciones. Estas  dinámicas, como señalaba Terranova, “crean una estructura económica digital donde gran parte del control es absorbido por un núcleo de instituciones financieras estrechamente unidas”. Este es el ejemplo de Uber, entre cuyos invasores se encuentran Goldman Sachs, Barclays o el fondo soberano de Arabia Saudí o Airén, en los que resaltan JP Morgan Chase, Morgan Stanley, o el dueño de Amazon Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo. Al mismo tiempo, tampoco se pueden entender plataformas como Glovo sin el apoyo de la firma de comercio electrónico japonesa Rakuten y el fondo de capital de riesgo de CaixaBank, entre otros. Por este motivo, hemos de entender la implementación de las tecnologías de la información como una forma de continuar el proceso neoliberal iniciado en los años ochenta y noventa, es decir, la monetización y capitalización de casi todas las dimensiones de nuestras vidas. “La cultura de la economía colaborativa nació en los albores de 2008, lo cual no sólo desplazó las consecuencias de la liberalización del mercado de trabajo hacia internet", sino que obligó a los trabajadores a aceptar las condiciones del trabajo freelance, es decir, “sin ofrecerles aquellos beneficios propios del estado del bienestar [seguros de salud, un salario mínimo garantizado, indemnización laboral por despido]”, apuntaba Trebor Scholz, en una entrevista con La Marea.

Alternativas que se plantean

Este profesor cree firmarme que “el capitalismo de plataforma tiene un problema de monopolio”, pues “en su raíz se establece una concentración extrema y creciente que impulsa la extracción financiera y la vigilancia”. Por ello, el también impulsor de Platfom Co-op, propuso algún tiempo atrás adaptar el modelo de cooperativa a internet, y en particular a la económica digital. “Esta es una de las respuestas más eficaces posibles contra la crisis que nos azota desde los últimos años”, afirma. Algunos de los argumentos empleados para dar respaldo a esta idea son que genera mayor productividad, pues cada cual trabaja en lo que quiere; no hay riesgos de deslocalización de la producción; y que nadie se encuentra expuesto a los shocks financieros. “En definitiva, porque este modelo no se encuentra guiado por la maximización de los beneficios, sino a su distribución”, apuntaba a este medio. En este sentido, el profesor Scholz se muestra escéptico respecto a buena buena parte de los debates sobre la privacidad en internet. “Las compañías como Google, Apple o Facebook tienen mucho poder. Para controlar una plataforma hay que tenerla en propiedad. Y después, pensar en  otra cuestiones, como la transparencia de datos, el uso cooperativo de las infraestructuras, y el entendimiento de los datos como un bien común”. Crítico a su vez con algunas de las últimas propuestas relacionadas con nacionalizar las infraestructuras a través de las que se comunica la sociedad, como la del Partido Laborista británico y su líder Jeremy Corbyn, Trebor Scholz cuenta a La Marea que “la forma de resistencia hacia los grandes imperios de los datos debe comenzar en las ciudades". Y en ello, añade, Barcelona y su iniciativa para la soberanía tecnológica, son uno de los ejemplos que deben seguir el resto de urbes cosmopolitas europeas. Habitualmente, las empresas tienen una visión muy clara de lo que quieren conseguir, y también los inversores que se encuentran detrás, así como una cantidad enorme de abogados y economistas llevándole a la práctica. Por el contrario, critica, “los políticos de la ciudades no suelen tener tan claro cómo frenarlas, y mucho menos poseen conocimientos específicos sobre cómo emplear la tecnología de manera emancipatoria”. Y añade que “el municipalismo es el camino a seguir. Hemos de trabajar en comunidad, con políticos locales, impulsando cambios radicales en cómo organizamos la economía digital”. Ambos académicos, Trevor Scholz y Tiziana Terranova, están lejos de caer en una especie de determinismo tecnológico, donde todos los problemas de la economía se pueden solucionar gracias a internet. Al contrario, creen que recuperar la agenda social es fundamental, y que la tecnología, en lugar de acrecentar las brechas en la sociedad, puede ayudar a reducirlas. Scholz aboga por escapar de la visión apocalíptica propia de la izquierda contemporánea, donde parece no existir salida a este capitalismo tecnológico ampliamente financiado.

La entrada Contra el capitalismo de plataforma: “El municipalismo es el camino a seguir” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/09/14/combatir-capitalismo-plataforma/feed/ 0
#EnEnergiaNoSinMujeres https://www.lamarea.com/2018/09/12/enenergianosinmujeres/ https://www.lamarea.com/2018/09/12/enenergianosinmujeres/#respond Wed, 12 Sep 2018 20:06:05 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109630

"En el sector de la energía, las mujeres son muy pocas veces invitadas en calidad de expertas en los eventos públicos como conferencias, debates o mesas redondas. Sin embargo, existen en nuestro país mujeres con una dilatada experiencia en los diferentes aspectos de este sector: investigadoras, ingenieras, profesoras, mujeres que desempeñan labores técnicas, responsables de campañas, comunicadoras, economistas, mujeres en distintos puestos de dirección de empresas energéticas e instituciones, etc. La injustificada ausencia de mujeres, por un lado, representa una muestra de la discriminación que aún sufren las mujeres en nuestra sociedad, y, por otro, supone una limitación al debate necesario en el sector, al quedar la mitad de la población excluida del mismo".

Éste es un extracto del manifiesto impulsado por un grupo de hombres del mundo de la energía. Inspirados en el anterior texto promovido por los académicos españoles para fomentar la presencia femenina en las ciencias sociales, el sector energético busca lograr el mismo objetivo. La iniciativa surgió cuando "varias personas del sector de la energía nos damos cuenta que hay ausencia de mujeres, ya sea en comisiones de expertos o mesas redondas", afirma a La Marea Cristobal J. Gallego, profesor de la UPM, miembro del Observatorio Crítico de la Energía (OCE), y uno de los impulsores.

Hasta el momento, a la lista se han adherido más de 120 hombres, y se espera que con la campaña que están acometiendo por Twitter la cifra siga aumentando. Además, más de 80 mujeres han prestado su apoyo al documento, entre ellas la antropóloga y activista Yayo Herrero, o directivas de las grandes compañías energéticas. Igualmente, casi una cuarentena de instituciones han querido formar parte de este movimiento social.

Entre los compromisos adquiridos por los firmantes se encuentra participar solo en aquellos eventos con más de dos ponentes y en los que se haya contado con la presencia de, al menos, una mujer en calidad de experta. Con ello se intenta incrementar la presencia femenina en estos círculos. En el caso, afirman, de que declinen no asistir pese a haber sido invitadas, "deberá hacerse mención explícita a la invitación al comienzo del evento".

Quien quiera formar parte de esta propuesta, ya sea como profesional o activista del sector de la energía, lo puede hacer a través del correo electrónico EnEnergiaNoSinMujeres@gmail.com o rellenando el formulario.

 

La entrada #EnEnergiaNoSinMujeres se publicó primero en lamarea.com.

]]>

"En el sector de la energía, las mujeres son muy pocas veces invitadas en calidad de expertas en los eventos públicos como conferencias, debates o mesas redondas. Sin embargo, existen en nuestro país mujeres con una dilatada experiencia en los diferentes aspectos de este sector: investigadoras, ingenieras, profesoras, mujeres que desempeñan labores técnicas, responsables de campañas, comunicadoras, economistas, mujeres en distintos puestos de dirección de empresas energéticas e instituciones, etc. La injustificada ausencia de mujeres, por un lado, representa una muestra de la discriminación que aún sufren las mujeres en nuestra sociedad, y, por otro, supone una limitación al debate necesario en el sector, al quedar la mitad de la población excluida del mismo".

Éste es un extracto del manifiesto impulsado por un grupo de hombres del mundo de la energía. Inspirados en el anterior texto promovido por los académicos españoles para fomentar la presencia femenina en las ciencias sociales, el sector energético busca lograr el mismo objetivo. La iniciativa surgió cuando "varias personas del sector de la energía nos damos cuenta que hay ausencia de mujeres, ya sea en comisiones de expertos o mesas redondas", afirma a La Marea Cristobal J. Gallego, profesor de la UPM, miembro del Observatorio Crítico de la Energía (OCE), y uno de los impulsores. Hasta el momento, a la lista se han adherido más de 120 hombres, y se espera que con la campaña que están acometiendo por Twitter la cifra siga aumentando. Además, más de 80 mujeres han prestado su apoyo al documento, entre ellas la antropóloga y activista Yayo Herrero, o directivas de las grandes compañías energéticas. Igualmente, casi una cuarentena de instituciones han querido formar parte de este movimiento social. Entre los compromisos adquiridos por los firmantes se encuentra participar solo en aquellos eventos con más de dos ponentes y en los que se haya contado con la presencia de, al menos, una mujer en calidad de experta. Con ello se intenta incrementar la presencia femenina en estos círculos. En el caso, afirman, de que declinen no asistir pese a haber sido invitadas, "deberá hacerse mención explícita a la invitación al comienzo del evento". Quien quiera formar parte de esta propuesta, ya sea como profesional o activista del sector de la energía, lo puede hacer a través del correo electrónico EnEnergiaNoSinMujeres@gmail.com o rellenando el formulario.  

La entrada #EnEnergiaNoSinMujeres se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/09/12/enenergianosinmujeres/feed/ 0
FACUA propone bajar el IVA de la electricidad al 4% https://www.lamarea.com/2018/09/12/facua-propone-bajar-iva-electricidad/ https://www.lamarea.com/2018/09/12/facua-propone-bajar-iva-electricidad/#comments Wed, 12 Sep 2018 20:04:33 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109620 Tendido eléctrico, La Marea, FACUA, luz

Disminuir el actual 21% de IVA que se aplica sobre la luz hasta el 4%. Es una de las medidas que ha defendido esta mañana FACUA durante la presentación de un informeque ha sido entregado al secretario de Estado de Energía, José Domínguez. La acción estrella de la asociación pasaría por exigir la modificación de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, para hacer efectiva la bajada de la carga fiscal que reclaman. Estas reivindicaciones sociales llegan en un contexto donde el precio de la luz no para de marcar cifras récords. El coste de encender el interruptor durante la jornada de hoy será el más caro, y septiembre cerrará, según las previsiones, con las cotas más altas en lo que va de año.

Hacer efectiva esa reducción del impuesto sobre el valor añadido supondría, según la organización, un ahorro anual de casi 130 euros, lo que se se traduciría en 10,67 mensuales. Durante el último año, las facturas de la electricidad del consumidor medio han representado 911,69 euros, donde 195 se corresponderían a tributación indirecta. En cuanto al precio que ha pagado cada usuario durante este periodo se ha situado en los 230,30 euros, refleja el informe. Una cantidad que se podría ver rebajada, sostienen, en 32 euros.

Ayudas para los más vulnerables

Además, FACUA propone promulgar una nueva Ley que intervenga de manera directa el precio de los KW/h, con el fin de amparar al consumidor más vulnerable. Esto afectaría a las familias que no superen los 10 kW de potencia contratada y determinados límites de consumo. Hasta el momento, el bono social, que llega a más de 2 millones de ciudadanos, ha sido el encargado de hacer frente a estas necesidades, pero desde la asociación lo consideran “un sistema del todo ineficaz para paliar la pobreza energética que sufre parte de la sociedad de nuestro país”. Una de sus mayores quejas viene dada por las dificultades que existen actualmente para solicitar dicha ayuda.

Asimismo, el informe recoge la necesidad de regular los cortes de suministros eléctricos. En concreto, aboga por prohibirlos durante determinados meses del año, coincidiendo con las épocas de mayor y menor temperatura como son invierno y verano. Una medida que si bien ya se encuentra reflejada en una disposición del Real Decreto 897/2017, en FACUA la consideran insuficiente.

El autoconsumo es otro de los asuntos tratados en este documento. Emplazan al gobierno a eliminar los obstáculos que actualmente impiden la instalación de estas técnicas, y que así “se potencie tanto el uso individual de este sistema, como el colectivo, fomentando la utilización de redes locales”. El llamado 'impuesto al sol' ha sido defendido siempre por el PP mientras estuvo en el poder. El pasado mes de julio, los partidos, a excepción de los populares, se manifestaron a favor de levantar el veto a dos iniciativas en relación a esta práctica.

Aumento de las tarifas cada año

El precio que hay que depositar para poder encender la luz en casa no para de crecer. Miles de familias se ven en la tesitura de dejar de pagar ciertas necesidades básicas para así hacer frente a unas facturas que, igualmente, no pueden asumir. España se ha convertido en el país con la luz más cara de Europa, informaba Eurostat este verano. Por su parte, directivos de las compañías eléctricas niegan que se estén beneficiando de esta circunstancia, y no consideran que haya abusos de ningún tipo.

El mismo informe de FACUA sostiene a través de análisis suyos que el usuario medio ha visto incrementada su factura en un 46%, porcentaje que asciende hasta el 85,7% si retrocedemos cinco más. Datos similares a los aportados hace unos meses por la Mesa del Tercer Sector, donde también apostaban por una reducción del IVA como medida que contrarrestase la realidad actual .

Pedro Sánchez, durante su intervención en la sesión de control en el Senado, ya hizo alusión a esta problemática. Señaló al anterior ejecutivo como responsable de todos los males, y adelantó que su equipo ya trabaja en un conjunto de reformas integrales. Esas propuestas serán defendidas el próximo 19 de septiembre en el Congreso por la actual ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribero. En cuanto al secretario de Estado de Energía, no se ha comprometido a nada tras la reunión que mantuvo con el portavoz de FACUA, Rubén Sánchez.

La entrada FACUA propone bajar el IVA de la electricidad al 4% se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Tendido eléctrico, La Marea, FACUA, luz

Disminuir el actual 21% de IVA que se aplica sobre la luz hasta el 4%. Es una de las medidas que ha defendido esta mañana FACUA durante la presentación de un informeque ha sido entregado al secretario de Estado de Energía, José Domínguez. La acción estrella de la asociación pasaría por exigir la modificación de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, para hacer efectiva la bajada de la carga fiscal que reclaman. Estas reivindicaciones sociales llegan en un contexto donde el precio de la luz no para de marcar cifras récords. El coste de encender el interruptor durante la jornada de hoy será el más caro, y septiembre cerrará, según las previsiones, con las cotas más altas en lo que va de año. Hacer efectiva esa reducción del impuesto sobre el valor añadido supondría, según la organización, un ahorro anual de casi 130 euros, lo que se se traduciría en 10,67 mensuales. Durante el último año, las facturas de la electricidad del consumidor medio han representado 911,69 euros, donde 195 se corresponderían a tributación indirecta. En cuanto al precio que ha pagado cada usuario durante este periodo se ha situado en los 230,30 euros, refleja el informe. Una cantidad que se podría ver rebajada, sostienen, en 32 euros.

Ayudas para los más vulnerables

Además, FACUA propone promulgar una nueva Ley que intervenga de manera directa el precio de los KW/h, con el fin de amparar al consumidor más vulnerable. Esto afectaría a las familias que no superen los 10 kW de potencia contratada y determinados límites de consumo. Hasta el momento, el bono social, que llega a más de 2 millones de ciudadanos, ha sido el encargado de hacer frente a estas necesidades, pero desde la asociación lo consideran “un sistema del todo ineficaz para paliar la pobreza energética que sufre parte de la sociedad de nuestro país”. Una de sus mayores quejas viene dada por las dificultades que existen actualmente para solicitar dicha ayuda. Asimismo, el informe recoge la necesidad de regular los cortes de suministros eléctricos. En concreto, aboga por prohibirlos durante determinados meses del año, coincidiendo con las épocas de mayor y menor temperatura como son invierno y verano. Una medida que si bien ya se encuentra reflejada en una disposición del Real Decreto 897/2017, en FACUA la consideran insuficiente. El autoconsumo es otro de los asuntos tratados en este documento. Emplazan al gobierno a eliminar los obstáculos que actualmente impiden la instalación de estas técnicas, y que así “se potencie tanto el uso individual de este sistema, como el colectivo, fomentando la utilización de redes locales”. El llamado 'impuesto al sol' ha sido defendido siempre por el PP mientras estuvo en el poder. El pasado mes de julio, los partidos, a excepción de los populares, se manifestaron a favor de levantar el veto a dos iniciativas en relación a esta práctica.

Aumento de las tarifas cada año

El precio que hay que depositar para poder encender la luz en casa no para de crecer. Miles de familias se ven en la tesitura de dejar de pagar ciertas necesidades básicas para así hacer frente a unas facturas que, igualmente, no pueden asumir. España se ha convertido en el país con la luz más cara de Europa, informaba Eurostat este verano. Por su parte, directivos de las compañías eléctricas niegan que se estén beneficiando de esta circunstancia, y no consideran que haya abusos de ningún tipo. El mismo informe de FACUA sostiene a través de análisis suyos que el usuario medio ha visto incrementada su factura en un 46%, porcentaje que asciende hasta el 85,7% si retrocedemos cinco más. Datos similares a los aportados hace unos meses por la Mesa del Tercer Sector, donde también apostaban por una reducción del IVA como medida que contrarrestase la realidad actual . Pedro Sánchez, durante su intervención en la sesión de control en el Senado, ya hizo alusión a esta problemática. Señaló al anterior ejecutivo como responsable de todos los males, y adelantó que su equipo ya trabaja en un conjunto de reformas integrales. Esas propuestas serán defendidas el próximo 19 de septiembre en el Congreso por la actual ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribero. En cuanto al secretario de Estado de Energía, no se ha comprometido a nada tras la reunión que mantuvo con el portavoz de FACUA, Rubén Sánchez.

La entrada FACUA propone bajar el IVA de la electricidad al 4% se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/09/12/facua-propone-bajar-iva-electricidad/feed/ 2
Viajar sin hacer turismo https://www.lamarea.com/2018/09/03/viajar-sin-hacer-turismo/ https://www.lamarea.com/2018/09/03/viajar-sin-hacer-turismo/#comments Mon, 03 Sep 2018 08:40:40 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109435

Esto decía de Ginebra, en 1914, la periodista andaluza Carmen de Burgos, Colombine, en su libro Mis viajes por Europa (Nausícaä): “Una vez vista la bolsa, el teatro, la catedral, los bulevares, parece que estamos otra vez en la última ciudad que visitamos, que todas aquellas casas son las mismas, que se han adelantado para recibirnos. No merecía la pena molestarse para esto. Las compañías de teatro viajan, los libros se venden en todas partes, las obras de arte se reproducen con fidelidad; es igual siempre el confort de las casas y los grandes hoteles; la prensa y el telégrafo han dado una extensión mundial al pensamiento. ¿Para qué viajar si no se buscara el encanto ancestral de las antiguas ciudades románticas o el encanto de la naturaleza?”.

En el fondo, es esa la pregunta que nos hacemos en este número. ¿Tiene sentido seguir viajando como lo venimos haciendo hasta ahora? ¿Cambiará o tendremos que modificar el concepto de viajar en los próximos años? ¿Cómo se puede hacer un turismo responsable en una sociedad capitalista? ¿Podremos viajar sin cambiar los modos de vida de la población autóctona, las economías locales… sin dañar el planeta? ¿O tendremos que asumir sencillamente que no podremos viajar?

Según un estudio publicado en la revista Nature Climate Change, la industria del ocio de vacaciones es responsable de un 8% de las emisiones globales, lo que significa hasta cuatro veces más de lo que se le atribuía hasta este momento. El informe, llevado a cabo por personal investigador de la Universidad de Sydney (Australia), ha tenido en cuenta no solo las emisiones producidas por los aviones, sino todas las cadenas de suministro de los productos asociados al turismo, desde la comida a los souvenirs. Es, de hecho, el incremento en la demanda de bienes y servicios, y no el aumento en el número de vuelos, el que está detrás de la mayor parte del incremento de las emisiones, que crecieron alrededor de un 15% entre 2009 y 2013, según los datos recogidos en el informe. El turismo aporta en torno a un 10,4% al PIB global.

“Como cualquier actividad lucrativa dentro del capitalismo, el turismo tiende a la expansión absoluta dentro de unos límites que va empujando cada vez más, arrasa todo lo que se interponga entre él y sus beneficios. Lo vemos actualmente en la gentrificación de los barrios, el aumento del precio de los alquileres y la expulsión de vecinas hacia la periferia”, explican desde la iniciativa Contra el Diluvio, cuyo principal objetivo es luchar contra el cambio climático y sus consecuencias. Barcelona es una de esas ciudades donde comenzó a percibirse con más fuerza ese aumento desbordado del turismo.

Un estudio presentado el pasado junio en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)analiza la transformación urbana de la capital catalana a través del impacto de la plataforma de alojamiento Airbnb, una de las principales marcas asociadas a la denominada economía colaborativa. Una primera consecuencia de ello, según la autora del trabajo, Paola Imperatore, es la construcción de nuevos hoteles provocada por el aumento de los flujos de turistas. “Por la misma razón, muchos bloques se han convertido en pisos turísticos. Y las habitaciones se han convertido en un nuevo mercado en la ciudad en detrimento de la población local“, sostiene la experta, colaboradora del grupo de investigación Digital Commons (Dimmons) del IN3 de la UOC.

El otro efecto, de acuerdo a su estudio, es la transformación de la economía local basada en las necesidades de las personas residentes a una basada en el entretenimiento del turismo. “Los supermercados, kioscos, bibliotecas son sustituidos por bares que ofrecen ‘típicas’ comidas y bebidas, negocios de souvenir y otras atracciones. “Al mismo tiempo –prosigue– los precios de los servicios van subiendo por la presencia de consumidores y consumidoras con un poder adquisitivo mayor”. Es lo que se define como gentrificación.

Iban Díaz, profesor de Geografía Humana en la Universidad de Sevilla, ha estudiado este fenómeno en ciudades como Sevilla, Buenos Aires y Ciudad de México. En las tres capitales, aunque son muy diferentes entre ellas, lo que suele primar a la hora de organizar el espacio es que los suelos sean lo más rentables posibles. En Sevilla, el caso de la Alameda, la parte norte del casco histórico de la ciudad, es un ejemplo claro: “Pasó de ser una zona marginada a una zona revalorizada, sobre todo, a partir de la Expo 92, donde todo se hace desde el punto de vista del beneficio económico. Entonces se produjo un movimiento grande de clases que podían hipotecarse hacia la zona y la gente con menos recursos se fue yendo porque se encareció todo o los propietarios los echaron. Hay una limpieza del menudeo, desalojo de viviendas ocupadas, se elimina el mercadillo, se reduce el enclave de prostitución, se crea una comisaría y en la segunda mitad de los años 2000 se consolida como una zona segura y tranquila. Eso empieza a atraer más y más turismo. E incluso mucha gente de clase media que vivía ahí se tiene que ir por el aumento de los alquileres. Nunca ha habido tantos bares y comercios relacionados con el ocio nocturno, lo que genera un cambio a su vez de usuario”. En concreto, en diez años, las pernoctaciones han aumentado un 53% en Sevilla aunque el empleo del sector solo ha crecido un 18%, según aportó CCOO en unas jornadas sobre tasas turísticas.

Entre las medidas que se pueden adoptar para reducir estos procesos, Díaz cita algunas: la delimitación de zonas sensibles de especial protección, que implica proteger la forma de vida, las maneras de habitar el espacio, la forma de sociabilidad, e incluso los comercios tradicionales, como ocurre en París con las panaderías. También se pueden poner límites en esas áreas, como el número de pisos turísticos; o promover usos que no son rentables, para lo que se va a necesitar suelo público.

“El capitalismo tiene la capacidad de transformar cada actividad en una máquina de producción, con todos su impactos negativos. Pienso que no tenemos que dejar de viajar, pero que tenemos que hacerlo de una manera muy responsable. Esto significa para mí, boicotear una cierta manera de viajar intentando crear alternativas y trayectorias fuera de las que la industria del turismo nos ofrece”, añade Imperatore. “Al final –continúa– el destino turístico que elegimos está fuertemente influenciado por la publicidad y también lo que hacemos cuando estamos en un lugar. La industria del turismo construye para cada ciudad una ‘reputación’, un imaginario. Está la ciudad romántica, la ciudad del divertimento, el barrio de las luces rojas, la ciudad de la torre y otras definiciones”.

Cartel contra los pisos turísticos en Barcelona. REUTERS

Cartel contra los pisos turísticos en Barcelona. REUTERS

Economía colaborativa

Es cierto, como destaca Imperatore, que las plataformas de economía colaborativa han contribuido a ampliar el acceso de consumidores a servicios de los que antes estaban excluidos, gracias a precios más baratos. Pero al mismo tiempo, este proceso ha producido una situación de súper consumismo que ha barrido cada potencial ventaja de la de actividad. “A menudo muchas plataformas que tienen una naturaleza realmente colaborativa acaban por ser englobadas en otras plataformas capitalistas”, afirma.

La economía colaborativa representa un 1,4% del PIB español y se prevé que el año 2025 lo haga entre un 2% y un 2,9%, según un estudio de la Fundación EY. Desde que estalló en 2013, este tipo de economía no ha parado de crecer. En 2015 representó unos ingresos de 28.000 millones de euros en la Unión Europea, según el informe Cuestiones clave a las que se enfrenta la economía colaborativa en Europa.

Medio Ambiente

¿Son estas fórmulas más compatibles con el medio ambiente? Tras analizar varios estudios al respecto, Koen Frenken, profesor de Estudios de Innovación en la Universidad de Utrecht, incide en que es probable que los impactos ambientales sean positivos, pero posiblemente mucho más pequeños de lo que se afirma y espera. “Los beneficios ambientales de la economía colaborativa no están de ninguna manera implícitos en esta tecnología y, por tanto, no pueden predecirse de antemano con precisión. Los impactos dependerán de manera crucial de la evolución de los modelos comerciales y las prácticas de los usuarios, así como del diseño de instituciones complementarias que aún están en construcción”, reflexiona el profesor en Papeles de relaciones ecosociales y cambio global (Fuhem).

Para Imperatore, el sector del turismo necesita de una intervención pública. “Insisto, no sé si dejaremos de viajar, pero creo que será necesario modificar los hábitos de viaje que tenemos si no queremos ver ciudades como Disneyland, como un parque turístico”. En Contra el Diluvio, aunque valoran las iniciativas en contra de esta lógica, mantienen pocas esperanzas a la hora de hacer un turismo respetuoso con los destinos turísticos y el planeta dentro del capitalismo. Según el colectivo, el aumento de las emisiones relacionadas con la aviación en los últimos años y la popularización de los viajes lowcost –”que en realidad cuestan lo mismo pero se externaliza al resto de la sociedad su coste real”, matizan– parecen en el imaginario colectivo a veces un fenómeno imparable, pero nada más lejos de la realidad. “No hace ni 25 años, coger dos aviones en tres días para echar el fin de semana en Londres era impensable para casi todo el mundo, y nadie se moría por eso”.

Más tiempo libre

¿Y cómo se cambia esa mentalidad? “Es indispensable –añade el colectivo– que forcemos a gobiernos y Estados a disminuir los daños derivados de actividades como el turismo, pero no podemos esperar a eso para hacer algo: no hay una forma sostenible de viajar al otro lado del mundo para dos semanas, así que la forma principal de turismo debe desaparecer cuanto antes. Sin embargo, eso no tiene que significar una vida reducida al trabajo y a casa. Reorganizar la producción y ponerla al servicio de las personas (y no del capital) es una reivindicación fundamental de la lucha contra el cambio climático y, en esa lucha, debemos apostar por una sociedad poscapitalista en la que el trabajo esté mucho más repartido y se eliminen todas aquellas ramas de la producción insostenibles o innecesarias. En una sociedad con menos trabajo y más repartido dispondremos de más tiempo libre y de más vacaciones, y este excedente de tiempo, junto con restricciones a las formas más nocivas de transporte (como el avión), podría dar lugar a una nueva forma sostenible de conocer el mundo, más parecida a viajar que a hacer turismo”.

En conclusión: la mejor medida para disminuir el impacto del turismo es no hacer turismo. Pero para eso, para seguir manteniendo el planeta y siga mereciendo la pena viajar, como reclamaba Colombine, tenemos primero que aceptarlo. Esto dice Alastair Bonnett, en 2014, en su libro Fuera del mapa (Blackie Books): “La transformación de una serie de lugares complejos y diversos en otros simples y superficiales tiene como resultado una población más vulnerable culturalmente, una masa desarraigada cuyo único vínculo de cohesión es la ideología que se les impone desde arriba”.

La entrada Viajar sin hacer turismo se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Esto decía de Ginebra, en 1914, la periodista andaluza Carmen de Burgos, Colombine, en su libro Mis viajes por Europa (Nausícaä): “Una vez vista la bolsa, el teatro, la catedral, los bulevares, parece que estamos otra vez en la última ciudad que visitamos, que todas aquellas casas son las mismas, que se han adelantado para recibirnos. No merecía la pena molestarse para esto. Las compañías de teatro viajan, los libros se venden en todas partes, las obras de arte se reproducen con fidelidad; es igual siempre el confort de las casas y los grandes hoteles; la prensa y el telégrafo han dado una extensión mundial al pensamiento. ¿Para qué viajar si no se buscara el encanto ancestral de las antiguas ciudades románticas o el encanto de la naturaleza?”.

En el fondo, es esa la pregunta que nos hacemos en este número. ¿Tiene sentido seguir viajando como lo venimos haciendo hasta ahora? ¿Cambiará o tendremos que modificar el concepto de viajar en los próximos años? ¿Cómo se puede hacer un turismo responsable en una sociedad capitalista? ¿Podremos viajar sin cambiar los modos de vida de la población autóctona, las economías locales… sin dañar el planeta? ¿O tendremos que asumir sencillamente que no podremos viajar?

Según un estudio publicado en la revista Nature Climate Change, la industria del ocio de vacaciones es responsable de un 8% de las emisiones globales, lo que significa hasta cuatro veces más de lo que se le atribuía hasta este momento. El informe, llevado a cabo por personal investigador de la Universidad de Sydney (Australia), ha tenido en cuenta no solo las emisiones producidas por los aviones, sino todas las cadenas de suministro de los productos asociados al turismo, desde la comida a los souvenirs. Es, de hecho, el incremento en la demanda de bienes y servicios, y no el aumento en el número de vuelos, el que está detrás de la mayor parte del incremento de las emisiones, que crecieron alrededor de un 15% entre 2009 y 2013, según los datos recogidos en el informe. El turismo aporta en torno a un 10,4% al PIB global.

“Como cualquier actividad lucrativa dentro del capitalismo, el turismo tiende a la expansión absoluta dentro de unos límites que va empujando cada vez más, arrasa todo lo que se interponga entre él y sus beneficios. Lo vemos actualmente en la gentrificación de los barrios, el aumento del precio de los alquileres y la expulsión de vecinas hacia la periferia”, explican desde la iniciativa Contra el Diluvio, cuyo principal objetivo es luchar contra el cambio climático y sus consecuencias. Barcelona es una de esas ciudades donde comenzó a percibirse con más fuerza ese aumento desbordado del turismo.

Un estudio presentado el pasado junio en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)analiza la transformación urbana de la capital catalana a través del impacto de la plataforma de alojamiento Airbnb, una de las principales marcas asociadas a la denominada economía colaborativa. Una primera consecuencia de ello, según la autora del trabajo, Paola Imperatore, es la construcción de nuevos hoteles provocada por el aumento de los flujos de turistas. “Por la misma razón, muchos bloques se han convertido en pisos turísticos. Y las habitaciones se han convertido en un nuevo mercado en la ciudad en detrimento de la población local“, sostiene la experta, colaboradora del grupo de investigación Digital Commons (Dimmons) del IN3 de la UOC.

El otro efecto, de acuerdo a su estudio, es la transformación de la economía local basada en las necesidades de las personas residentes a una basada en el entretenimiento del turismo. “Los supermercados, kioscos, bibliotecas son sustituidos por bares que ofrecen ‘típicas’ comidas y bebidas, negocios de souvenir y otras atracciones. “Al mismo tiempo –prosigue– los precios de los servicios van subiendo por la presencia de consumidores y consumidoras con un poder adquisitivo mayor”. Es lo que se define como gentrificación.

Iban Díaz, profesor de Geografía Humana en la Universidad de Sevilla, ha estudiado este fenómeno en ciudades como Sevilla, Buenos Aires y Ciudad de México. En las tres capitales, aunque son muy diferentes entre ellas, lo que suele primar a la hora de organizar el espacio es que los suelos sean lo más rentables posibles. En Sevilla, el caso de la Alameda, la parte norte del casco histórico de la ciudad, es un ejemplo claro: “Pasó de ser una zona marginada a una zona revalorizada, sobre todo, a partir de la Expo 92, donde todo se hace desde el punto de vista del beneficio económico. Entonces se produjo un movimiento grande de clases que podían hipotecarse hacia la zona y la gente con menos recursos se fue yendo porque se encareció todo o los propietarios los echaron. Hay una limpieza del menudeo, desalojo de viviendas ocupadas, se elimina el mercadillo, se reduce el enclave de prostitución, se crea una comisaría y en la segunda mitad de los años 2000 se consolida como una zona segura y tranquila. Eso empieza a atraer más y más turismo. E incluso mucha gente de clase media que vivía ahí se tiene que ir por el aumento de los alquileres. Nunca ha habido tantos bares y comercios relacionados con el ocio nocturno, lo que genera un cambio a su vez de usuario”. En concreto, en diez años, las pernoctaciones han aumentado un 53% en Sevilla aunque el empleo del sector solo ha crecido un 18%, según aportó CCOO en unas jornadas sobre tasas turísticas.

Entre las medidas que se pueden adoptar para reducir estos procesos, Díaz cita algunas: la delimitación de zonas sensibles de especial protección, que implica proteger la forma de vida, las maneras de habitar el espacio, la forma de sociabilidad, e incluso los comercios tradicionales, como ocurre en París con las panaderías. También se pueden poner límites en esas áreas, como el número de pisos turísticos; o promover usos que no son rentables, para lo que se va a necesitar suelo público.

“El capitalismo tiene la capacidad de transformar cada actividad en una máquina de producción, con todos su impactos negativos. Pienso que no tenemos que dejar de viajar, pero que tenemos que hacerlo de una manera muy responsable. Esto significa para mí, boicotear una cierta manera de viajar intentando crear alternativas y trayectorias fuera de las que la industria del turismo nos ofrece”, añade Imperatore. “Al final –continúa– el destino turístico que elegimos está fuertemente influenciado por la publicidad y también lo que hacemos cuando estamos en un lugar. La industria del turismo construye para cada ciudad una ‘reputación’, un imaginario. Está la ciudad romántica, la ciudad del divertimento, el barrio de las luces rojas, la ciudad de la torre y otras definiciones”.

Cartel contra los pisos turísticos en Barcelona. REUTERS
Cartel contra los pisos turísticos en Barcelona. REUTERS

Economía colaborativa

Es cierto, como destaca Imperatore, que las plataformas de economía colaborativa han contribuido a ampliar el acceso de consumidores a servicios de los que antes estaban excluidos, gracias a precios más baratos. Pero al mismo tiempo, este proceso ha producido una situación de súper consumismo que ha barrido cada potencial ventaja de la de actividad. “A menudo muchas plataformas que tienen una naturaleza realmente colaborativa acaban por ser englobadas en otras plataformas capitalistas”, afirma.

La economía colaborativa representa un 1,4% del PIB español y se prevé que el año 2025 lo haga entre un 2% y un 2,9%, según un estudio de la Fundación EY. Desde que estalló en 2013, este tipo de economía no ha parado de crecer. En 2015 representó unos ingresos de 28.000 millones de euros en la Unión Europea, según el informe Cuestiones clave a las que se enfrenta la economía colaborativa en Europa.

Medio Ambiente

¿Son estas fórmulas más compatibles con el medio ambiente? Tras analizar varios estudios al respecto, Koen Frenken, profesor de Estudios de Innovación en la Universidad de Utrecht, incide en que es probable que los impactos ambientales sean positivos, pero posiblemente mucho más pequeños de lo que se afirma y espera. “Los beneficios ambientales de la economía colaborativa no están de ninguna manera implícitos en esta tecnología y, por tanto, no pueden predecirse de antemano con precisión. Los impactos dependerán de manera crucial de la evolución de los modelos comerciales y las prácticas de los usuarios, así como del diseño de instituciones complementarias que aún están en construcción”, reflexiona el profesor en Papeles de relaciones ecosociales y cambio global (Fuhem).

Para Imperatore, el sector del turismo necesita de una intervención pública. “Insisto, no sé si dejaremos de viajar, pero creo que será necesario modificar los hábitos de viaje que tenemos si no queremos ver ciudades como Disneyland, como un parque turístico”. En Contra el Diluvio, aunque valoran las iniciativas en contra de esta lógica, mantienen pocas esperanzas a la hora de hacer un turismo respetuoso con los destinos turísticos y el planeta dentro del capitalismo. Según el colectivo, el aumento de las emisiones relacionadas con la aviación en los últimos años y la popularización de los viajes lowcost –”que en realidad cuestan lo mismo pero se externaliza al resto de la sociedad su coste real”, matizan– parecen en el imaginario colectivo a veces un fenómeno imparable, pero nada más lejos de la realidad. “No hace ni 25 años, coger dos aviones en tres días para echar el fin de semana en Londres era impensable para casi todo el mundo, y nadie se moría por eso”.

Más tiempo libre

¿Y cómo se cambia esa mentalidad? “Es indispensable –añade el colectivo– que forcemos a gobiernos y Estados a disminuir los daños derivados de actividades como el turismo, pero no podemos esperar a eso para hacer algo: no hay una forma sostenible de viajar al otro lado del mundo para dos semanas, así que la forma principal de turismo debe desaparecer cuanto antes. Sin embargo, eso no tiene que significar una vida reducida al trabajo y a casa. Reorganizar la producción y ponerla al servicio de las personas (y no del capital) es una reivindicación fundamental de la lucha contra el cambio climático y, en esa lucha, debemos apostar por una sociedad poscapitalista en la que el trabajo esté mucho más repartido y se eliminen todas aquellas ramas de la producción insostenibles o innecesarias. En una sociedad con menos trabajo y más repartido dispondremos de más tiempo libre y de más vacaciones, y este excedente de tiempo, junto con restricciones a las formas más nocivas de transporte (como el avión), podría dar lugar a una nueva forma sostenible de conocer el mundo, más parecida a viajar que a hacer turismo”.

En conclusión: la mejor medida para disminuir el impacto del turismo es no hacer turismo. Pero para eso, para seguir manteniendo el planeta y siga mereciendo la pena viajar, como reclamaba Colombine, tenemos primero que aceptarlo. Esto dice Alastair Bonnett, en 2014, en su libro Fuera del mapa (Blackie Books): “La transformación de una serie de lugares complejos y diversos en otros simples y superficiales tiene como resultado una población más vulnerable culturalmente, una masa desarraigada cuyo único vínculo de cohesión es la ideología que se les impone desde arriba”.

La entrada Viajar sin hacer turismo se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/09/03/viajar-sin-hacer-turismo/feed/ 4
Las ruinas de Bolonia que no son romanas https://www.lamarea.com/2018/08/29/las-ruinas-de-bolonia-que-no-son-romanas/ https://www.lamarea.com/2018/08/29/las-ruinas-de-bolonia-que-no-son-romanas/#comments Wed, 29 Aug 2018 08:49:00 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109376

Playa de Bolonia

Tarifa (Cádiz)

Estado de conservación:

Hay restos de búnkeres y un camino reparado y ampliado ya asfaltado. Esta ruta fue realizada en mayo de 2018.

 

 

 

 

Las ondas de la radio afinan y desafinan en el interior del coche. Sevilla-Cádiz. AP-4. “Han rescatado una patera en Barbate”, informa un boletín nacional. En a Vivir que son dos días, de la Cadena SER, cuentan la historia de la tumba del hombre que nunca existió, en Huelva. Dicen que data de la II Guerra Mundial y que la han leído en el Diario de Cádiz. Una moto Ducatti roja se deja ver al otro lado de la ventanilla. Le siguen algunas más. Este fin de semana se celebra el circuito de Jerez. “Son 7,34 euros”, reclama la trabajadora que cobra el peaje. Los árboles están quietos. Parece que este sábado no habrá viento de levante. El dial chasquea hacia arriba y hacia abajo. “Nueva gi… de Da… de María”. “Eeh, túu”, canta Alejandro Sanz al paso de la señal de entrada a Puerto Real. Allí han sido recuperados más de 180 cuerpos de personas represaliadas del franquismo en una exhumación simbólica de la barbarie de la dictadura. 

Luego viene Chiclana, donde dice el historiador José Luis Gutiérrez Molina que la posguerra empezó el mismo julio del 36. Playa de la Barrosa. Un viejo toro de Osborne vigila Conil desde lo alto, inicio de las fortificaciones que Franco ordenó construir entre 1939 y 1943 a lo largo de 120 kilómetros en el Campo de Gibraltar, en la costa y el interior, hasta el río Guadiaro. El trabajo más duro lo hicieron unos 30.000 presos republicanos en condiciones de semiesclavitud. La radio sintoniza ahora un programa de música clásica. Y un nocturno de Chopin abre un nuevo paisaje. Se ven los primeros molinos eólicos, que bailan pausados al son de la sinfonía. Unos kilómetros más allá, después de El Palmar, después de Los Caños, de Vejer, de Barbate y de Zahara de los Atunes, llega el cruce de nuestro destino, un lugar paradisíaco unos 20 kilómetros antes de llegar a Tarifa, una de las mejores playas de España. Para muchos y muchas, Bolonia, la mejor playa del mundo.

“Lo más significativo fueron los caminos. Los prisioneros repararon caminos y los ampliaron. Por ejemplo, esto era un caminito que llegaba a las cuatro casas que había en la aldea de Bolonia. Pero los prisioneros lo hicieron más ancho para que pudiera pasar material militar. Cuanto más ancho el sendero, más material pesado militar iba a pasar”, cuenta José Manuel Algarbani, un historiador campogibraltareño experto en el tema, mientras conduce su coche por esa misma carretera, asfaltada, que adentra hasta la playa. Según sus investigaciones, aproximadamente el 99% de los senderos que hay en el Parque Litoral del Estrecho y un buen número del Parque de los Alcornocales fueron hechos por los prisioneros: o nuevos o reparados...

Puedes seguir leyendo en rutasdelamemoria.lamarea.com

La entrada Las ruinas de Bolonia que no son romanas se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Playa de Bolonia

Tarifa (Cádiz)

Estado de conservación:

Hay restos de búnkeres y un camino reparado y ampliado ya asfaltado. Esta ruta fue realizada en mayo de 2018.

        Las ondas de la radio afinan y desafinan en el interior del coche. Sevilla-Cádiz. AP-4. “Han rescatado una patera en Barbate”, informa un boletín nacional. En a Vivir que son dos días, de la Cadena SER, cuentan la historia de la tumba del hombre que nunca existió, en Huelva. Dicen que data de la II Guerra Mundial y que la han leído en el Diario de Cádiz. Una moto Ducatti roja se deja ver al otro lado de la ventanilla. Le siguen algunas más. Este fin de semana se celebra el circuito de Jerez. “Son 7,34 euros”, reclama la trabajadora que cobra el peaje. Los árboles están quietos. Parece que este sábado no habrá viento de levante. El dial chasquea hacia arriba y hacia abajo. “Nueva gi… de Da… de María”. “Eeh, túu”, canta Alejandro Sanz al paso de la señal de entrada a Puerto Real. Allí han sido recuperados más de 180 cuerpos de personas represaliadas del franquismo en una exhumación simbólica de la barbarie de la dictadura. 

Luego viene Chiclana, donde dice el historiador José Luis Gutiérrez Molina que la posguerra empezó el mismo julio del 36. Playa de la Barrosa. Un viejo toro de Osborne vigila Conil desde lo alto, inicio de las fortificaciones que Franco ordenó construir entre 1939 y 1943 a lo largo de 120 kilómetros en el Campo de Gibraltar, en la costa y el interior, hasta el río Guadiaro. El trabajo más duro lo hicieron unos 30.000 presos republicanos en condiciones de semiesclavitud. La radio sintoniza ahora un programa de música clásica. Y un nocturno de Chopin abre un nuevo paisaje. Se ven los primeros molinos eólicos, que bailan pausados al son de la sinfonía. Unos kilómetros más allá, después de El Palmar, después de Los Caños, de Vejer, de Barbate y de Zahara de los Atunes, llega el cruce de nuestro destino, un lugar paradisíaco unos 20 kilómetros antes de llegar a Tarifa, una de las mejores playas de España. Para muchos y muchas, Bolonia, la mejor playa del mundo.

“Lo más significativo fueron los caminos. Los prisioneros repararon caminos y los ampliaron. Por ejemplo, esto era un caminito que llegaba a las cuatro casas que había en la aldea de Bolonia. Pero los prisioneros lo hicieron más ancho para que pudiera pasar material militar. Cuanto más ancho el sendero, más material pesado militar iba a pasar”, cuenta José Manuel Algarbani, un historiador campogibraltareño experto en el tema, mientras conduce su coche por esa misma carretera, asfaltada, que adentra hasta la playa. Según sus investigaciones, aproximadamente el 99% de los senderos que hay en el Parque Litoral del Estrecho y un buen número del Parque de los Alcornocales fueron hechos por los prisioneros: o nuevos o reparados...

Puedes seguir leyendo en rutasdelamemoria.lamarea.com

La entrada Las ruinas de Bolonia que no son romanas se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/08/29/las-ruinas-de-bolonia-que-no-son-romanas/feed/ 2
El lugar menos conocido de Ibiza https://www.lamarea.com/2018/08/01/el-lugar-menos-conocido-de-ibiza/ https://www.lamarea.com/2018/08/01/el-lugar-menos-conocido-de-ibiza/#comments Wed, 01 Aug 2018 07:59:45 +0000 https://www.lamarea.com/?p=108870

Si quieres viajar contra el olvido, lee nuestras Rutas de la memoria. También puedes unirte con esta suscripción especial, que incluye un boletín mensual, la suscripción semestral a La Marea en papel y una joya artesanal conmemorativa de la República (colgante o pin).

Cementerio viejo de Ibiza

Ibiza (Baleares)

Estado de conservación:

En 2016 fue inaugurado un memorial en homenaje a las víctimas del franquismo. Esta ruta fue realizada en abril de 2018.

No hay mayor engaño que creer, y promulgar, que la muerte nos iguala. Incluso bajo tierra hay una posición jerárquica que se establece en el momento exacto en el que morimos. La historiadora Érica Couto-Ferreira lo explicaba en su libro Cuerpos. Las otras vidas del cadáver, contraponiendo la muerte de un dictador que jamás ha sido castigado por sus crímenes y al que, además, se le honra con un gran funeral de Estado y la muerte de miles de personas bajo el régimen de ese dictador. Es una cuestión moral, la de la desigualdad, que llega a una dimensión más íntima: la del hogar. La muerte no nos iguala si aún hoy hay familias que no pueden reunirse de manera simbólica y ceremonial con los suyos. Muertos sin tumbas, sin lápidas, sin flores. En definitiva, sin un espacio legítimo.

Bajo el suelo del cementerio viejo de Ibiza hay otro cementerio anónimo, el de las personas fusiladas durante la represión franquista. Está ubicado a tan solo unos kilómetros de dos puntos calientes del turismo: Ses Figueretes y Platja d'en Bossa. El presidente del Fòrum per sa Memòria d'Eivissa i Formentera y profesor de Historia, Luis Ruiz, explica que desde septiembre de 1936 hasta noviembre de 1938 hubo "un goteo incesante de fusilamientos, que se producían en el Cementiri Vell [cementerio viejo]”. El 13 de septiembre de 1936, un bombardero italiano atacó la ciudad ibicenca. Aunque en el registro civil únicamente constan 17 muertos, las investigaciones apuntan a que fueron entre 40 y 50 personas las que fallecieron. “Ese día, como represalia, los republicanos mataron a 94 presos, pero ellos sí constan en el registro, se conocen sus nombres y apellidos e incluso tienen una placa conmemorativa en el Castillo de Ibiza”, destaca Ruiz.

Puedes seguir leyendo este reportaje en Rutas de la memoria.

La entrada El lugar menos conocido de Ibiza se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Si quieres viajar contra el olvido, lee nuestras Rutas de la memoria. También puedes unirte con esta suscripción especial, que incluye un boletín mensual, la suscripción semestral a La Marea en papel y una joya artesanal conmemorativa de la República (colgante o pin).

Cementerio viejo de Ibiza

Ibiza (Baleares)

Estado de conservación:

En 2016 fue inaugurado un memorial en homenaje a las víctimas del franquismo. Esta ruta fue realizada en abril de 2018.

No hay mayor engaño que creer, y promulgar, que la muerte nos iguala. Incluso bajo tierra hay una posición jerárquica que se establece en el momento exacto en el que morimos. La historiadora Érica Couto-Ferreira lo explicaba en su libro Cuerpos. Las otras vidas del cadáver, contraponiendo la muerte de un dictador que jamás ha sido castigado por sus crímenes y al que, además, se le honra con un gran funeral de Estado y la muerte de miles de personas bajo el régimen de ese dictador. Es una cuestión moral, la de la desigualdad, que llega a una dimensión más íntima: la del hogar. La muerte no nos iguala si aún hoy hay familias que no pueden reunirse de manera simbólica y ceremonial con los suyos. Muertos sin tumbas, sin lápidas, sin flores. En definitiva, sin un espacio legítimo.

Bajo el suelo del cementerio viejo de Ibiza hay otro cementerio anónimo, el de las personas fusiladas durante la represión franquista. Está ubicado a tan solo unos kilómetros de dos puntos calientes del turismo: Ses Figueretes y Platja d'en Bossa. El presidente del Fòrum per sa Memòria d'Eivissa i Formentera y profesor de Historia, Luis Ruiz, explica que desde septiembre de 1936 hasta noviembre de 1938 hubo "un goteo incesante de fusilamientos, que se producían en el Cementiri Vell [cementerio viejo]”. El 13 de septiembre de 1936, un bombardero italiano atacó la ciudad ibicenca. Aunque en el registro civil únicamente constan 17 muertos, las investigaciones apuntan a que fueron entre 40 y 50 personas las que fallecieron. “Ese día, como represalia, los republicanos mataron a 94 presos, pero ellos sí constan en el registro, se conocen sus nombres y apellidos e incluso tienen una placa conmemorativa en el Castillo de Ibiza”, destaca Ruiz.

Puedes seguir leyendo este reportaje en Rutas de la memoria.

La entrada El lugar menos conocido de Ibiza se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/08/01/el-lugar-menos-conocido-de-ibiza/feed/ 4
El porno es político https://www.lamarea.com/2018/07/30/el-porno-es-politico/ https://www.lamarea.com/2018/07/30/el-porno-es-politico/#comments Mon, 30 Jul 2018 08:59:39 +0000 https://www.lamarea.com/?p=108965

Puedes leer en #LaMarea61 el dossier 'Una mirada pornográfica'. Y aquí puedes suscribirte a nuestra revista y suplementos (YoIBEXtigo, Apuntes de clase y Rutas de la memoria). 

La complejidad de la realidad nos obliga a crear marcos de pensamiento en los que el mundo que percibimos se ordena en cajitas con el cuidado y la precisión con que empaquetaríamos nuestra casa para una mudanza. Lo político, nos decían, es aquello que discurre en los pasillos parlamentarios, y no lo que sucede en nuestras casas. Lo político, sin embargo, es también todo aquello que legisla nuestras vidas sin necesidad de crear leyes específicas, sin evidenciar las herramientas del poder. El acto de consumir es político. Trabajar es político. Comprar es político. Comer es político. Follar es político.

Ahora, además, el debate social empieza a impregnarse del discurso teórico feminista, que cuestiona lo que hasta este momento era incuestionable. Con la revolución sexual de los años 70 se comenzó a vislumbrar la idea de que la liberación de la mujer resultaba de una ecuación cuyos principales elementos eran nuestro cuerpo y nuestros genitales. Nuestra actitud ante el sexo determinaba el grado de libertad. Cuarenta años después, criticar las consecuencias de ese modelo que cosifica e instrumentaliza el cuerpo de las mujeres –escudado en una supuesta igualdad de género– te convierte en una puritana. El ejemplo más paradigmático es la reacción de determinados sectores a las denuncias del #MeToo o el #AMíTambién. E incluso ha servido como argumento para deslegitimar a los defensores y defensoras de la víctima de La Manada. “¿Por qué una chica no va a querer estar con cinco chicos a la vez?”, se ha escuchado en alguna tertulia televisiva de quien dudaba de la palabra de la víctima y de la propia sentencia condenatoria.

https://kiosco.lamarea.com/categoria-producto/suscripciones/

Hace unos meses, la página porno Xhamster aseguraba que el vídeo de este caso concreto era uno de los más buscados. Varios medios de comunicación y las redes sociales se hicieron eco de ello, pero apenas hay datos al respecto. Según El Español, 300 personas al día buscaban la grabación del delito en la citada página porno. La búsqueda se incrementó justo el día en que se hizo pública la sentencia contra los cinco agresores. El pico también coincidió con un mayor incremento de la frase “vídeo La Manada” en Google, tal y como se puede observar a través de Google Trends. Tras esos días, la búsqueda cayó en picado. Es decir, actualmente, casi nadie solicita ese vídeo en el buscador. De hecho, que hubiese un incremento no implica que los usuarios lo hiciesen para excitarse ni como consumo pornográfico.

El ejemplo, no obstante, nos lleva a otra reflexión: ¿hay violencia en el porno? ¿Cómo afecta a nuestras relaciones sexuales? ¿Qué nos enseña la pornografía? A esa última pregunta respondía la profesora de Filosofía Moral y Política de la Universidad Rey Juan Carlos, Ana de Miguel: “Por ejemplo, que las chicas están ahí para usarlas. Pongan en el buscador ‘porno / violaciones’. Y miren de frente cómo aprenden nuestros chicos esta otra verdad sobre lo que es una chica y lo que se puede hacer con ella. Y todo bien accesible para niñas y niños con la edad del primer móvil”, explicaba en un artículo en El País.

Una de las páginas web de porno más visitadas es Pornhub. Cada año publica un informe con algunos datos, como los términos más buscados o los vídeos más visitados. El informe de 2017 revela que la mayor demanda es la que hace referencia a “lesbians” (lesbianas). “Hentai” (manga pornográfico) y “milf” (“una madre que me follaría”, por sus siglas en inglés) son el segundo y tercer términos más buscados. Las palabras “rape” (violación) o “violence” (violencia) no aparecen en ninguna de las 25 categorías del top elaborado por esta plataforma.

Sin embargo, hay páginas que sí albergan este tipo de contenidos. Basta con teclear en Google “forced porn” (porno en el que se fuerza o viola a una mujer) para que aparezcan cientos de vídeos en los que las mujeres son golpeadas, violadas y humilladas. Buceando un poco se puede ver que la violación siempre la perpetra un hombre o varios –nunca una mujer– y la persona violada siempre es una mujer –solo hay dos hombres violados por otros hombres después de consultar al menos 200 vídeos–. Es relevante el hecho de que haya otras cuestiones tangenciales pero que son detalles de vital importancia para construir la historia: una mujer musulmana cubierta con un hijab, una recién casada con el vestido de novia, una chica mucho más joven que su agresor, una secretaria, una enfermera, una chica con uniforme del colegio… De hecho, una de estas webs se llama Rape in porn(violación en el porno), y aparecen elementos como pistolas, cinta adhesiva, cuerdas y hasta simulaciones de graves heridas o mujeres inconscientes y ensangrentadas.

No es posible saber si este es el contenido más buscado en Internet, ni el más consumido. La única certeza es que existe, aunque quizá sea de manera minoritaria o como un reducto. Un estudio realizado en 2015 en la Universidad de Ámsterdam y publicado en la Journal of Sex Research, analiza 400 de los vídeos pornográficos más populares de Internet, tanto de producción amateur como profesional. Las tablas elaboradas arrojan algunas cifras. Por ejemplo, el 75,5% de los hombres alcanzaban el orgasmo, mientras que solo un 16,8% de las mujeres lo hacían. Es decir, el placer femenino es secundario. Además, hasta en un 38% ellos eran los que ejercían una dinámica de dominación y ellas solo en un 13%. Y en cuanto a sumisión, ellas representaban ese papel en un 42,5%, mientras que los hombres sumisos suponen el 10%.

En cuanto a “actos físicamente violentos”, el sujeto de esa violencia era una mujer en un 37,2%  de los casos, pero solo un 2,8% en el caso de los hombres. “La desigualdad de género”, apuntan los investigadores del estudio, es más acuciada en los vídeos amateurs porque representan sobre todo felaciones. También señalan que la violencia explícita hacia mujeres se trata, sobre todo, de “gagging and spanking” (amordazar y azotar). “El sexo no consentido [violación] tiene lugar en un 6% de los vídeos”, se afirma en el estudio.

Sin embargo, la relación causa-efecto entre porno y violaciones no deja de ser puramente teórica. Las agresiones sexuales se han cometido desde mucho antes de que existiese la pornografía como industria, y en culturas donde no existe tal industria también se cometen violaciones. Los discursos feministas que señalan al porno para someterlo a escrutinio son, no obstante, un ejercicio necesario para desafiar al poder. La verdad no es natural. En el libro Microfísica sexista del poder, su autora, Nerea Barjola, cita a Judith Walkowitz: “Las mujeres de cualquier clase y raza tienen que basarse en construcciones culturales existentes para contar sus verdades”. Si nos dicen que la violación es y debe ser un trauma, qué mujer se atrevería a mostrarse sin heridas. En palabras de Foucault: “Estamos sometidos a la producción de la verdad desde el poder y no podemos ejercitar el poder más que a través de la producción de la verdad”. Que viene a significar que para defendernos y para transgredir una verdad que a nosotras nos limita y perjudica debemos crear nuestra propia verdad. Una que respalde nuestros intereses. Por ejemplo, que el porno es machista y reproduce actitudes que degradan a la mujer.

Una performance por la igualdad de género en una óptica. YOLANDA DOMÍNGUEZ

Una performance por la igualdad de género en una óptica. YOLANDA DOMÍNGUEZ

Gracias a estas “nuevas verdades” que calan en el terreno social, la comunidad científica se preocupa por estudiar en qué medida son acertadas. Cabe preguntarse, por tanto, si el porno impacta en el modo en que nos relacionamos afectiva y sexualmente; si la ficción que incluye violencia contra las mujeres produce más violencia contra las mujeres en la vida real; si ver porno, en definitiva, condiciona nuestra conducta.

¿Qué se puede concluir y qué no?

“¿Eres un violador? Entrevista de investigación por teléfono y de manera anónima para proteger tu identidad”. Este anuncio fue publicado en varios periódicos de Los Ángeles en 1976 por el psicólogo clínico Samuel D. Smithyman. Lo cuenta The New York Times en un reportaje titulado “Qué saben los expertos sobre los hombres que violan”. Su teléfono sonó cerca de 200 veces. Hombres que se reconocían violadores en una época en la que tanto la industria del porno como tal e Internet eran dos fenómenos incipientes. Esto enlaza con lo que explica el doctor en Psicología Marcos Nadal, cuya investigación trata sobre los mecanismos del placer: “Violar a una mujer es más antiguo que el uso de la pornografía. Si miras la historia de la cultura a lo largo de los siglos, verás que la mujer tiene muy poca capacidad de decidir con quién quiere casarse, pasar el resto de su vida o mantener relaciones sexuales. La pornografía vendría a ser un reflejo o una explotación de algo que ya existía. Una ficción que se construye sobre una realidad que es mucho más antigua”. El porno, por tanto, sería la monetización y comercialización de algo que no existía aún –de manera tan obvia– en la ficción. Si hay público, hay consumo. ¿Que se explote económicamente y el mensaje se reproduzca en diferentes formatos normaliza esa realidad? ¿Es más cierta una verdad cuando esta se mercantiliza? “Es posible que se perpetúe más de lo que nosotros desearíamos con nuestros valores cívicos”, apunta Nadal.

“Sabemos que lo que conviene es la equiparación de derechos, donde las personas compartan y construyan relaciones de manera conjunta en todos los aspectos: a la hora de hacer la compra, de gestionar la casa y de estar en la cama. Pero eso no lo puedes hacer cuando el modelo está dirigido al hombre porque es el que va a comprar más pornografía. No le vas a vender algo que le humille, le vas a vender propaganda. El resumen es: eres un regalo para la mujer, tu pene es el mejor regalo que le puedes hacer y ella lo va a disfrutar, todo está pensando para ti”, añade.

Para el doctor en Psicología, la pornografía es un “mercado sesgado donde se pueden encontrar maneras disfuncionales de expresar el interés y el deseo” fruto, en parte, de la “penalización de la expresión natural del deseo sexual”. “Para buscar una solución a este tema hace falta una educación en el sexo y en deseo mucho mejor. Que los chicos y las chicas puedan hablar de estos temas en clase, entre amigos, en familia… de una manera mucho más abierta. Que reciban toda la información que están buscando”.

Nadal reconoce que una de sus mayores preocupaciones está en el modelo negativo de autoestima y autonomía que se promueve para las mujeres: “Observo que las chicas jóvenes aprenden que para sentirse guapas, atractivas o valoradas necesitan una respuesta externa por parte de los chicos. Eso crea generaciones de mujeres que sienten que tienen que ceder en sus derechos y obligarse a sí mismas a participar en prácticas que a ellas no les gustan simplemente para sentirse queridas, atractivas…”.

En 2015, tres investigadoras publicaron en la Journal of Epidemiology and Community Health un estudio titulado El impacto de la pornografía en la violencia de género, la salud sexual y el bienestar: ¿qué sabemos? Un dato: en Estados Unidos nueve de cada diez hombres de entre 18 y 26 años reconocen consumir porno online frente a una de cada tres mujeres en el mismo tramo de edad.

“Si la pornografía online es la fuente primaria de educación sexual de una persona joven y no reconoce que es fantasía y que no está diseñada para ser educativa, entonces quizá lance mensajes no saludables. Debido a la falta de formación sexual de calidad en la mayoría de países, esto es preocupante”, destacan las autoras, quienes también reconocen que no se puede demostrar una relación causal entre ver porno y el aumento de violencia de género, y que los experimentos hasta ahora no son concluyentes.

Las investigadoras se refieren a que hay estudios que dicen una cosa y la contraria: por un lado, hay literatura científica que establece una correlación entre hombres expuestos a pornografía de violencia contra la mujer y un aumento de las agresiones sexuales; pero por otro, también hay estudios que revelan que hay relación entre consumir porno y una mayor tolerancia a la igualdad de género. Incluso ponen de manifiesto que en algunos países, a la vez que aumenta el consumo de pornografía, disminuyen las violaciones. Sin embargo, admiten que este tipo de datos no son una prueba sólida y no permiten extraer una conclusión causa-efecto, pues los cambios en un territorio geográfico concreto y a través del tiempo pueden deberse a múltiples factores sociales de otra índole. Sugieren, además, que los hombres que tienen predisposición a la violencia podrían tender mayor medida a buscar pornografía con violencia.

La ficción como herramienta política

Desde el punto de vista teórico, la pornografía es disciplina. Hay una carga simbólica, una transmisión más o menos explícita de un mensaje: la violencia puede ser un precio a pagar por tomar un terreno –el sexual– que pertenecía a los hombres. El porno es un canal, una herramienta, como lo son los medios de comunicación o el arte: emiten una moral no enunciada. La escritora Virginie Despentes decía que la ficción incide en el hecho de que las mujeres no nos defendemos de nuestros violadores. “Una empresa política ancestral”, lo llama. En el momento en el que a través de las diferentes producciones de ficción –desde el porno hasta el cine– se transmite una única idea de violación –la de un hombre a una mujer que no reacciona con violencia, sino con sometimiento– se genera un relato, un modelo de conducta. ¿Y si se empezase a producir ficción en la que ellas violan a hombres? ¿Y si de repente consumiésemos pornografía en la que ellos son sometidos y humillados?

Despentes plantea la violencia como territorio geográfico que no pertenece a las mujeres. “Como si la integridad física de un hombre fuera más importante que la de una mujer”. “Yo habría preferido aquella noche [dice en referencia a su violación] ser capaz de dejar atrás lo que habían enseñado a mi sexo y degollarlos a todos, uno por uno”, escribe en Teoría King Kong. La escritora Angela Carter proponía en La mujer sadiana la figura del “pornógrafo moral”: “Un artista que usara el material pornográfico como parte de la aceptación de la lógica de un mundo que proyectase un modelo de cómo ese mundo podría funcionar”. Una pornógrafa moral, de ese modo, podría subvertir el orden.

“El sexo de las supervivientes” es el término que usó la escritora y periodista Gabriela Wiener para definir el espacio erótico de muchas mujeres. “Le oí decir a la feminista peruana Angelica Motta, que suele darle vueltas al tema de la educación sexual en los niños, que hay que erotizar el consentimiento desde muy temprano. Sí, porque si las mujeres sufren tantas violaciones es porque los hombres lo que tienen erotizado es el forzar y violentar mujeres; así como muchas mujeres tienen erotizados la obediencia, la pasividad y el sometimiento”, escribía Wiener en eldiario.es. Hablaba del trauma como un cacho de tierra, ese rincón en el que nos acostumbramos a pasar largos ratos. Excitarse con una experiencia defectuosa es recuperar la autonomía. Y reescribir la ficción, la pornográfica también, es un acto político.

Puedes leer en #LaMarea61 el dossier 'Una mirada pornográfica'. Y aquí puedes suscribirte a nuestra revista y suplementos (YoIBEXtigo, Apuntes de clase y Rutas de la memoria). 

La entrada El porno es político se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Puedes leer en #LaMarea61 el dossier 'Una mirada pornográfica'. Y aquí puedes suscribirte a nuestra revista y suplementos (YoIBEXtigo, Apuntes de clase y Rutas de la memoria). 

La complejidad de la realidad nos obliga a crear marcos de pensamiento en los que el mundo que percibimos se ordena en cajitas con el cuidado y la precisión con que empaquetaríamos nuestra casa para una mudanza. Lo político, nos decían, es aquello que discurre en los pasillos parlamentarios, y no lo que sucede en nuestras casas. Lo político, sin embargo, es también todo aquello que legisla nuestras vidas sin necesidad de crear leyes específicas, sin evidenciar las herramientas del poder. El acto de consumir es político. Trabajar es político. Comprar es político. Comer es político. Follar es político.

Ahora, además, el debate social empieza a impregnarse del discurso teórico feminista, que cuestiona lo que hasta este momento era incuestionable. Con la revolución sexual de los años 70 se comenzó a vislumbrar la idea de que la liberación de la mujer resultaba de una ecuación cuyos principales elementos eran nuestro cuerpo y nuestros genitales. Nuestra actitud ante el sexo determinaba el grado de libertad. Cuarenta años después, criticar las consecuencias de ese modelo que cosifica e instrumentaliza el cuerpo de las mujeres –escudado en una supuesta igualdad de género– te convierte en una puritana. El ejemplo más paradigmático es la reacción de determinados sectores a las denuncias del #MeToo o el #AMíTambién. E incluso ha servido como argumento para deslegitimar a los defensores y defensoras de la víctima de La Manada. “¿Por qué una chica no va a querer estar con cinco chicos a la vez?”, se ha escuchado en alguna tertulia televisiva de quien dudaba de la palabra de la víctima y de la propia sentencia condenatoria.

https://kiosco.lamarea.com/categoria-producto/suscripciones/

Hace unos meses, la página porno Xhamster aseguraba que el vídeo de este caso concreto era uno de los más buscados. Varios medios de comunicación y las redes sociales se hicieron eco de ello, pero apenas hay datos al respecto. Según El Español, 300 personas al día buscaban la grabación del delito en la citada página porno. La búsqueda se incrementó justo el día en que se hizo pública la sentencia contra los cinco agresores. El pico también coincidió con un mayor incremento de la frase “vídeo La Manada” en Google, tal y como se puede observar a través de Google Trends. Tras esos días, la búsqueda cayó en picado. Es decir, actualmente, casi nadie solicita ese vídeo en el buscador. De hecho, que hubiese un incremento no implica que los usuarios lo hiciesen para excitarse ni como consumo pornográfico.

El ejemplo, no obstante, nos lleva a otra reflexión: ¿hay violencia en el porno? ¿Cómo afecta a nuestras relaciones sexuales? ¿Qué nos enseña la pornografía? A esa última pregunta respondía la profesora de Filosofía Moral y Política de la Universidad Rey Juan Carlos, Ana de Miguel: “Por ejemplo, que las chicas están ahí para usarlas. Pongan en el buscador ‘porno / violaciones’. Y miren de frente cómo aprenden nuestros chicos esta otra verdad sobre lo que es una chica y lo que se puede hacer con ella. Y todo bien accesible para niñas y niños con la edad del primer móvil”, explicaba en un artículo en El País.

Una de las páginas web de porno más visitadas es Pornhub. Cada año publica un informe con algunos datos, como los términos más buscados o los vídeos más visitados. El informe de 2017 revela que la mayor demanda es la que hace referencia a “lesbians” (lesbianas). “Hentai” (manga pornográfico) y “milf” (“una madre que me follaría”, por sus siglas en inglés) son el segundo y tercer términos más buscados. Las palabras “rape” (violación) o “violence” (violencia) no aparecen en ninguna de las 25 categorías del top elaborado por esta plataforma.

Sin embargo, hay páginas que sí albergan este tipo de contenidos. Basta con teclear en Google “forced porn” (porno en el que se fuerza o viola a una mujer) para que aparezcan cientos de vídeos en los que las mujeres son golpeadas, violadas y humilladas. Buceando un poco se puede ver que la violación siempre la perpetra un hombre o varios –nunca una mujer– y la persona violada siempre es una mujer –solo hay dos hombres violados por otros hombres después de consultar al menos 200 vídeos–. Es relevante el hecho de que haya otras cuestiones tangenciales pero que son detalles de vital importancia para construir la historia: una mujer musulmana cubierta con un hijab, una recién casada con el vestido de novia, una chica mucho más joven que su agresor, una secretaria, una enfermera, una chica con uniforme del colegio… De hecho, una de estas webs se llama Rape in porn(violación en el porno), y aparecen elementos como pistolas, cinta adhesiva, cuerdas y hasta simulaciones de graves heridas o mujeres inconscientes y ensangrentadas.

No es posible saber si este es el contenido más buscado en Internet, ni el más consumido. La única certeza es que existe, aunque quizá sea de manera minoritaria o como un reducto. Un estudio realizado en 2015 en la Universidad de Ámsterdam y publicado en la Journal of Sex Research, analiza 400 de los vídeos pornográficos más populares de Internet, tanto de producción amateur como profesional. Las tablas elaboradas arrojan algunas cifras. Por ejemplo, el 75,5% de los hombres alcanzaban el orgasmo, mientras que solo un 16,8% de las mujeres lo hacían. Es decir, el placer femenino es secundario. Además, hasta en un 38% ellos eran los que ejercían una dinámica de dominación y ellas solo en un 13%. Y en cuanto a sumisión, ellas representaban ese papel en un 42,5%, mientras que los hombres sumisos suponen el 10%.

En cuanto a “actos físicamente violentos”, el sujeto de esa violencia era una mujer en un 37,2%  de los casos, pero solo un 2,8% en el caso de los hombres. “La desigualdad de género”, apuntan los investigadores del estudio, es más acuciada en los vídeos amateurs porque representan sobre todo felaciones. También señalan que la violencia explícita hacia mujeres se trata, sobre todo, de “gagging and spanking” (amordazar y azotar). “El sexo no consentido [violación] tiene lugar en un 6% de los vídeos”, se afirma en el estudio.

Sin embargo, la relación causa-efecto entre porno y violaciones no deja de ser puramente teórica. Las agresiones sexuales se han cometido desde mucho antes de que existiese la pornografía como industria, y en culturas donde no existe tal industria también se cometen violaciones. Los discursos feministas que señalan al porno para someterlo a escrutinio son, no obstante, un ejercicio necesario para desafiar al poder. La verdad no es natural. En el libro Microfísica sexista del poder, su autora, Nerea Barjola, cita a Judith Walkowitz: “Las mujeres de cualquier clase y raza tienen que basarse en construcciones culturales existentes para contar sus verdades”. Si nos dicen que la violación es y debe ser un trauma, qué mujer se atrevería a mostrarse sin heridas. En palabras de Foucault: “Estamos sometidos a la producción de la verdad desde el poder y no podemos ejercitar el poder más que a través de la producción de la verdad”. Que viene a significar que para defendernos y para transgredir una verdad que a nosotras nos limita y perjudica debemos crear nuestra propia verdad. Una que respalde nuestros intereses. Por ejemplo, que el porno es machista y reproduce actitudes que degradan a la mujer.

Una performance por la igualdad de género en una óptica. YOLANDA DOMÍNGUEZ
Una performance por la igualdad de género en una óptica. YOLANDA DOMÍNGUEZ

Gracias a estas “nuevas verdades” que calan en el terreno social, la comunidad científica se preocupa por estudiar en qué medida son acertadas. Cabe preguntarse, por tanto, si el porno impacta en el modo en que nos relacionamos afectiva y sexualmente; si la ficción que incluye violencia contra las mujeres produce más violencia contra las mujeres en la vida real; si ver porno, en definitiva, condiciona nuestra conducta.

¿Qué se puede concluir y qué no?

“¿Eres un violador? Entrevista de investigación por teléfono y de manera anónima para proteger tu identidad”. Este anuncio fue publicado en varios periódicos de Los Ángeles en 1976 por el psicólogo clínico Samuel D. Smithyman. Lo cuenta The New York Times en un reportaje titulado “Qué saben los expertos sobre los hombres que violan”. Su teléfono sonó cerca de 200 veces. Hombres que se reconocían violadores en una época en la que tanto la industria del porno como tal e Internet eran dos fenómenos incipientes. Esto enlaza con lo que explica el doctor en Psicología Marcos Nadal, cuya investigación trata sobre los mecanismos del placer: “Violar a una mujer es más antiguo que el uso de la pornografía. Si miras la historia de la cultura a lo largo de los siglos, verás que la mujer tiene muy poca capacidad de decidir con quién quiere casarse, pasar el resto de su vida o mantener relaciones sexuales. La pornografía vendría a ser un reflejo o una explotación de algo que ya existía. Una ficción que se construye sobre una realidad que es mucho más antigua”. El porno, por tanto, sería la monetización y comercialización de algo que no existía aún –de manera tan obvia– en la ficción. Si hay público, hay consumo. ¿Que se explote económicamente y el mensaje se reproduzca en diferentes formatos normaliza esa realidad? ¿Es más cierta una verdad cuando esta se mercantiliza? “Es posible que se perpetúe más de lo que nosotros desearíamos con nuestros valores cívicos”, apunta Nadal.

“Sabemos que lo que conviene es la equiparación de derechos, donde las personas compartan y construyan relaciones de manera conjunta en todos los aspectos: a la hora de hacer la compra, de gestionar la casa y de estar en la cama. Pero eso no lo puedes hacer cuando el modelo está dirigido al hombre porque es el que va a comprar más pornografía. No le vas a vender algo que le humille, le vas a vender propaganda. El resumen es: eres un regalo para la mujer, tu pene es el mejor regalo que le puedes hacer y ella lo va a disfrutar, todo está pensando para ti”, añade.

Para el doctor en Psicología, la pornografía es un “mercado sesgado donde se pueden encontrar maneras disfuncionales de expresar el interés y el deseo” fruto, en parte, de la “penalización de la expresión natural del deseo sexual”. “Para buscar una solución a este tema hace falta una educación en el sexo y en deseo mucho mejor. Que los chicos y las chicas puedan hablar de estos temas en clase, entre amigos, en familia… de una manera mucho más abierta. Que reciban toda la información que están buscando”.

Nadal reconoce que una de sus mayores preocupaciones está en el modelo negativo de autoestima y autonomía que se promueve para las mujeres: “Observo que las chicas jóvenes aprenden que para sentirse guapas, atractivas o valoradas necesitan una respuesta externa por parte de los chicos. Eso crea generaciones de mujeres que sienten que tienen que ceder en sus derechos y obligarse a sí mismas a participar en prácticas que a ellas no les gustan simplemente para sentirse queridas, atractivas…”.

En 2015, tres investigadoras publicaron en la Journal of Epidemiology and Community Health un estudio titulado El impacto de la pornografía en la violencia de género, la salud sexual y el bienestar: ¿qué sabemos? Un dato: en Estados Unidos nueve de cada diez hombres de entre 18 y 26 años reconocen consumir porno online frente a una de cada tres mujeres en el mismo tramo de edad.

“Si la pornografía online es la fuente primaria de educación sexual de una persona joven y no reconoce que es fantasía y que no está diseñada para ser educativa, entonces quizá lance mensajes no saludables. Debido a la falta de formación sexual de calidad en la mayoría de países, esto es preocupante”, destacan las autoras, quienes también reconocen que no se puede demostrar una relación causal entre ver porno y el aumento de violencia de género, y que los experimentos hasta ahora no son concluyentes.

Las investigadoras se refieren a que hay estudios que dicen una cosa y la contraria: por un lado, hay literatura científica que establece una correlación entre hombres expuestos a pornografía de violencia contra la mujer y un aumento de las agresiones sexuales; pero por otro, también hay estudios que revelan que hay relación entre consumir porno y una mayor tolerancia a la igualdad de género. Incluso ponen de manifiesto que en algunos países, a la vez que aumenta el consumo de pornografía, disminuyen las violaciones. Sin embargo, admiten que este tipo de datos no son una prueba sólida y no permiten extraer una conclusión causa-efecto, pues los cambios en un territorio geográfico concreto y a través del tiempo pueden deberse a múltiples factores sociales de otra índole. Sugieren, además, que los hombres que tienen predisposición a la violencia podrían tender mayor medida a buscar pornografía con violencia.

La ficción como herramienta política

Desde el punto de vista teórico, la pornografía es disciplina. Hay una carga simbólica, una transmisión más o menos explícita de un mensaje: la violencia puede ser un precio a pagar por tomar un terreno –el sexual– que pertenecía a los hombres. El porno es un canal, una herramienta, como lo son los medios de comunicación o el arte: emiten una moral no enunciada. La escritora Virginie Despentes decía que la ficción incide en el hecho de que las mujeres no nos defendemos de nuestros violadores. “Una empresa política ancestral”, lo llama. En el momento en el que a través de las diferentes producciones de ficción –desde el porno hasta el cine– se transmite una única idea de violación –la de un hombre a una mujer que no reacciona con violencia, sino con sometimiento– se genera un relato, un modelo de conducta. ¿Y si se empezase a producir ficción en la que ellas violan a hombres? ¿Y si de repente consumiésemos pornografía en la que ellos son sometidos y humillados?

Despentes plantea la violencia como territorio geográfico que no pertenece a las mujeres. “Como si la integridad física de un hombre fuera más importante que la de una mujer”. “Yo habría preferido aquella noche [dice en referencia a su violación] ser capaz de dejar atrás lo que habían enseñado a mi sexo y degollarlos a todos, uno por uno”, escribe en Teoría King Kong. La escritora Angela Carter proponía en La mujer sadiana la figura del “pornógrafo moral”: “Un artista que usara el material pornográfico como parte de la aceptación de la lógica de un mundo que proyectase un modelo de cómo ese mundo podría funcionar”. Una pornógrafa moral, de ese modo, podría subvertir el orden.

“El sexo de las supervivientes” es el término que usó la escritora y periodista Gabriela Wiener para definir el espacio erótico de muchas mujeres. “Le oí decir a la feminista peruana Angelica Motta, que suele darle vueltas al tema de la educación sexual en los niños, que hay que erotizar el consentimiento desde muy temprano. Sí, porque si las mujeres sufren tantas violaciones es porque los hombres lo que tienen erotizado es el forzar y violentar mujeres; así como muchas mujeres tienen erotizados la obediencia, la pasividad y el sometimiento”, escribía Wiener en eldiario.es. Hablaba del trauma como un cacho de tierra, ese rincón en el que nos acostumbramos a pasar largos ratos. Excitarse con una experiencia defectuosa es recuperar la autonomía. Y reescribir la ficción, la pornográfica también, es un acto político.

Puedes leer en #LaMarea61 el dossier 'Una mirada pornográfica'. Y aquí puedes suscribirte a nuestra revista y suplementos (YoIBEXtigo, Apuntes de clase y Rutas de la memoria). 

La entrada El porno es político se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/07/30/el-porno-es-politico/feed/ 6
El Defensor del Pueblo pone en evidencia al gobierno de Melilla en el caso de Mamadou Barry https://www.lamarea.com/2018/07/27/defensor-pueblo-revela-incongruencias-investigacion-muerte-menor-centro-infractores-melilla/ https://www.lamarea.com/2018/07/27/defensor-pueblo-revela-incongruencias-investigacion-muerte-menor-centro-infractores-melilla/#comments Fri, 27 Jul 2018 17:49:16 +0000 https://www.lamarea.com/?p=108937 Centro de menores Ciudad de Melilla

Las evidencias demuestran las incongruencias de la versión dada por parte de Daniel Ventura, consejero de Bienestar Social de la Ciudad de Melilla, sobre la situación de los internos en centros de menores. En este caso, el Defensor del Pueblo en su condición de Mecanismo Nacional de Prevención de la Torturapublicó ayer su informe anual en el que recoge el caso de Mamadou Barry que, como informamos en La Marea, murió el 22 de diciembre de 2017 tras un mes en coma, después de sufrir varias paradas cardiorrespiratorias en el Centro Educativo de Menores Infractores Ciudad de Melilla. 

https://kiosco.lamarea.com/categoria-producto/suscripciones/

En los días posteriores a su muerte, Ventura declaró ante los medios que había habido “un conflicto entre dos compañeros” del centro, por lo que trabajadores del mismo intervinieron cuando “llegaron a las manos”. Según su versión y la nota de prensa emitida por Fundación Diagrama, concesionaria de su gestión,  “el equipo del centro que ya estaba interviniendo, procede a la separación de los jóvenes y contención de la situación. Acto seguido, el joven M.B. sufrió un desvanecimiento y fue atendido de manera inmediata por el equipo médico del centro”. José Palazón, de la ONG Prodein, denunció que sus informaciones apuntaban a que el joven, de 17 años y procedente de Guinea Conakry, había sufrido una paliza por parte de trabajadores del reformatorio, hechos que Ventura negó tajantemente y anunció que su Consejería interpondría una denuncia contra él, de la que hasta el momento no se tiene constancia. 

Siete meses después, la investigación realizada por el equipo del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP), contradice la versión oficial de los hechos y da la razón a lo apuntado por Prodein. Como se puede leer en su informe anual, el equipo de MNP –integrado por dos técnicas de este organismo y otras dos externas– realizó una visita sin previo aviso al Centro Educativo de Menores Infractores Ciudad de Melilla (CIMI) los días 12, 13 y 14 de diciembre, cuando Mamadou Barry ya llevaba dos semanas en coma en la UCI del hospital comarcal. Solicitaron las grabaciones de las cámaras de seguridad del día de los hechos, ante lo que advirtieron “problemas y resistencias” desde un principio, como se lee en el informe: “El director manifestó que las imágenes estaban bajo la responsabilidad de la empresa de seguridad, que no tenía vinculación con la fundación encargada de la gestión del centro, y que ni siquiera él podía ver las imágenes si ocurría algún incidente”. 

Ante esta barrera, el equipo de MNP se dirigió a la Consejería de Bienestar Social, dependiente de Daniel Ventura, para solicitarle todas las imágenes de los servidores. Tras un plazo de espera que no nos especifican desde la Defensoría, recibieron 110 vídeos cuyo análisis por parte del equipo encargado de prevenir la tortura en el Estado español arrojó que fueron seis personas las que “practicaron la contención y se observó cierta rudeza en su aplicación”. Además, el informe recoge que una de las personas del centro que participó en esta maniobra “coge la cabeza del interno y la agita de modo que se da contra el suelo”. De hecho, el documento incluye el fotograma del momento en el que Barry se desvanece tras esta operación y otro en el que se ve cuando es llevado a la enfermería para que sea reanimado. La investigación también encuentra “discrepancias entre la duración de la contención realizada y anotada en el registro de medios de contención del CIMI con lo que resulta de los vídeos visualizados”. 

Las irregularidades no acaban aquí. El informe del equipo del Defensor del Pueblo explica que “la autopsia que se realizó al menor fue clínica y no judicial, por lo que faltarían bastantes elementos para establecer una eventual correlación entre la contención y la parada cardiorrespiratoria. Hay que indicar que la autopsia clínica se realiza cuando se considera que el fallecimiento ha sido considerado muerte natural. Cuesta entender que en un caso como este no se realizara una autopsia judicial”, concluye en este sentido. Este era un aspecto que habíamos subrayado en los dos reportajes publicados por La Marea que recogían el caso de Mamadou Barry, ya que ni su abogada, ni su familia ni la prensa hemos tenido en ningún momento acceso a la autopsia.

El 9 de febrero, el consejero Ventura dio una rueda de prensa en la que aseguró que los resultados de la autopsia habían revelado que el menor sufría una “miocardiopatía hipertrófica obstructiva que produce arritmias”, pero no se entregó ninguna documentación a los periodistas presentes. El 20 de marzo volvimos a solicitarla sin éxito, después de que Barry fuese enterrado sin avisar a sus familiares –residentes en España y localizables ya que habían intentado reunirse con Ventura para conocer más sobre lo ocurrido–. 

El informe del Defensor del Pueblo también recoge que “el centro tampoco realizó ningún parte de lesiones, por lo que el menor no fue examinado por un forense en el momento del ingreso para comprobar si había lesiones producidas por la contención”. Por ello, el MNP insta al centro a que mejore el protocolo aplicado a las contenciones y a que cumplimente correctamente los partes de lesiones y que los remita al juzgado, como marca la normativa, ya que ha encontrado que “no son realizados de forma frecuente aun cuando existe un alto número de contenciones”. En cualquier caso, la investigación de la muerte de Mamadou Barry ya ha sido asumida por el área de seguridad y justicia del Defensor del Pueblo. 

La Marea se ha puesto en contacto con el gabinete de prensa de la Consejería de Bienestar Social, bajo cuya tutela se encontraba Mamadou Barry en el momento de los hechos, así como con el de la Fundación Diagrama, concesionaria de la gestión del centro donde tuvieron lugar los hechos. Hasta el momento no hemos recibido respuesta en ninguno de los dos casos. 

Duchas de agua fría, colchones en mal estado y habitaciones con humedades

El informe anual del Mecanismo Nacional de Prevención de Torturas, encargado de la supervisión de los lugares de privación de libertad en España bajo el protocolo de las Naciones Unidas con este fin, ahonda en las condiciones en las que viven los menores internados en el centro de menores infractores de Melilla. Entre la veintena de sugerencias que recogen, destaca que “los menores se quejaron sobre el frío, humedades y de que no tienen agua caliente en la ducha” y recomienda que se adopten medidas para subsanar “las deficiencias que se apreciaron en la mayoría de las habitaciones, así como los problemas de las calderas de modo que se garantice la disponibilidad de agua caliente en todas las celdas”. 

Asimismo, destaca que “algunos colchones de las camas de los menores eran antiguos de espuma y estaban en muy mal estado” e insta a que se agilice la sustitución de todos ellos por otros que sean ignífugos. El MNP denuncia que en el caso de los menores internados con una medida terapéutica, “estos no reciben un tratamiento psicológico o psiquiátrico diferente del resto de los internos, aun siendo necesario para ellos un tratamiento específico”. Igualmente critica que no haya “actividades de ocio que motiven a los menores” y recomienda que en el momento del ingreso y siguiendo los protocolos internacionales, se realicen analíticas de sangre de control así como para la detección de Enfermedades de Transmisión Sexual. 

Ninguna de las 16 sugerencias recogidas en el informe del MNP ha obtenido respuesta aún por parte de la Consejería de Bienestar Social de Melilla. 

La entrada El Defensor del Pueblo pone en evidencia al gobierno de Melilla en el caso de Mamadou Barry se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Centro de menores Ciudad de Melilla

Las evidencias demuestran las incongruencias de la versión dada por parte de Daniel Ventura, consejero de Bienestar Social de la Ciudad de Melilla, sobre la situación de los internos en centros de menores. En este caso, el Defensor del Pueblo en su condición de Mecanismo Nacional de Prevención de la Torturapublicó ayer su informe anual en el que recoge el caso de Mamadou Barry que, como informamos en La Marea, murió el 22 de diciembre de 2017 tras un mes en coma, después de sufrir varias paradas cardiorrespiratorias en el Centro Educativo de Menores Infractores Ciudad de Melilla.  https://kiosco.lamarea.com/categoria-producto/suscripciones/ En los días posteriores a su muerte, Ventura declaró ante los medios que había habido “un conflicto entre dos compañeros” del centro, por lo que trabajadores del mismo intervinieron cuando “llegaron a las manos”. Según su versión y la nota de prensa emitida por Fundación Diagrama, concesionaria de su gestión,  “el equipo del centro que ya estaba interviniendo, procede a la separación de los jóvenes y contención de la situación. Acto seguido, el joven M.B. sufrió un desvanecimiento y fue atendido de manera inmediata por el equipo médico del centro”. José Palazón, de la ONG Prodein, denunció que sus informaciones apuntaban a que el joven, de 17 años y procedente de Guinea Conakry, había sufrido una paliza por parte de trabajadores del reformatorio, hechos que Ventura negó tajantemente y anunció que su Consejería interpondría una denuncia contra él, de la que hasta el momento no se tiene constancia.  Siete meses después, la investigación realizada por el equipo del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP), contradice la versión oficial de los hechos y da la razón a lo apuntado por Prodein. Como se puede leer en su informe anual, el equipo de MNP –integrado por dos técnicas de este organismo y otras dos externas– realizó una visita sin previo aviso al Centro Educativo de Menores Infractores Ciudad de Melilla (CIMI) los días 12, 13 y 14 de diciembre, cuando Mamadou Barry ya llevaba dos semanas en coma en la UCI del hospital comarcal. Solicitaron las grabaciones de las cámaras de seguridad del día de los hechos, ante lo que advirtieron “problemas y resistencias” desde un principio, como se lee en el informe: “El director manifestó que las imágenes estaban bajo la responsabilidad de la empresa de seguridad, que no tenía vinculación con la fundación encargada de la gestión del centro, y que ni siquiera él podía ver las imágenes si ocurría algún incidente”.  Ante esta barrera, el equipo de MNP se dirigió a la Consejería de Bienestar Social, dependiente de Daniel Ventura, para solicitarle todas las imágenes de los servidores. Tras un plazo de espera que no nos especifican desde la Defensoría, recibieron 110 vídeos cuyo análisis por parte del equipo encargado de prevenir la tortura en el Estado español arrojó que fueron seis personas las que “practicaron la contención y se observó cierta rudeza en su aplicación”. Además, el informe recoge que una de las personas del centro que participó en esta maniobra “coge la cabeza del interno y la agita de modo que se da contra el suelo”. De hecho, el documento incluye el fotograma del momento en el que Barry se desvanece tras esta operación y otro en el que se ve cuando es llevado a la enfermería para que sea reanimado. La investigación también encuentra “discrepancias entre la duración de la contención realizada y anotada en el registro de medios de contención del CIMI con lo que resulta de los vídeos visualizados”.  Las irregularidades no acaban aquí. El informe del equipo del Defensor del Pueblo explica que “la autopsia que se realizó al menor fue clínica y no judicial, por lo que faltarían bastantes elementos para establecer una eventual correlación entre la contención y la parada cardiorrespiratoria. Hay que indicar que la autopsia clínica se realiza cuando se considera que el fallecimiento ha sido considerado muerte natural. Cuesta entender que en un caso como este no se realizara una autopsia judicial”, concluye en este sentido. Este era un aspecto que habíamos subrayado en los dos reportajes publicados por La Marea que recogían el caso de Mamadou Barry, ya que ni su abogada, ni su familia ni la prensa hemos tenido en ningún momento acceso a la autopsia. El 9 de febrero, el consejero Ventura dio una rueda de prensa en la que aseguró que los resultados de la autopsia habían revelado que el menor sufría una “miocardiopatía hipertrófica obstructiva que produce arritmias”, pero no se entregó ninguna documentación a los periodistas presentes. El 20 de marzo volvimos a solicitarla sin éxito, después de que Barry fuese enterrado sin avisar a sus familiares –residentes en España y localizables ya que habían intentado reunirse con Ventura para conocer más sobre lo ocurrido–.  El informe del Defensor del Pueblo también recoge que “el centro tampoco realizó ningún parte de lesiones, por lo que el menor no fue examinado por un forense en el momento del ingreso para comprobar si había lesiones producidas por la contención”. Por ello, el MNP insta al centro a que mejore el protocolo aplicado a las contenciones y a que cumplimente correctamente los partes de lesiones y que los remita al juzgado, como marca la normativa, ya que ha encontrado que “no son realizados de forma frecuente aun cuando existe un alto número de contenciones”. En cualquier caso, la investigación de la muerte de Mamadou Barry ya ha sido asumida por el área de seguridad y justicia del Defensor del Pueblo.  La Marea se ha puesto en contacto con el gabinete de prensa de la Consejería de Bienestar Social, bajo cuya tutela se encontraba Mamadou Barry en el momento de los hechos, así como con el de la Fundación Diagrama, concesionaria de la gestión del centro donde tuvieron lugar los hechos. Hasta el momento no hemos recibido respuesta en ninguno de los dos casos. 

Duchas de agua fría, colchones en mal estado y habitaciones con humedades

El informe anual del Mecanismo Nacional de Prevención de Torturas, encargado de la supervisión de los lugares de privación de libertad en España bajo el protocolo de las Naciones Unidas con este fin, ahonda en las condiciones en las que viven los menores internados en el centro de menores infractores de Melilla. Entre la veintena de sugerencias que recogen, destaca que “los menores se quejaron sobre el frío, humedades y de que no tienen agua caliente en la ducha” y recomienda que se adopten medidas para subsanar “las deficiencias que se apreciaron en la mayoría de las habitaciones, así como los problemas de las calderas de modo que se garantice la disponibilidad de agua caliente en todas las celdas”.  Asimismo, destaca que “algunos colchones de las camas de los menores eran antiguos de espuma y estaban en muy mal estado” e insta a que se agilice la sustitución de todos ellos por otros que sean ignífugos. El MNP denuncia que en el caso de los menores internados con una medida terapéutica, “estos no reciben un tratamiento psicológico o psiquiátrico diferente del resto de los internos, aun siendo necesario para ellos un tratamiento específico”. Igualmente critica que no haya “actividades de ocio que motiven a los menores” y recomienda que en el momento del ingreso y siguiendo los protocolos internacionales, se realicen analíticas de sangre de control así como para la detección de Enfermedades de Transmisión Sexual.  Ninguna de las 16 sugerencias recogidas en el informe del MNP ha obtenido respuesta aún por parte de la Consejería de Bienestar Social de Melilla. 

La entrada El Defensor del Pueblo pone en evidencia al gobierno de Melilla en el caso de Mamadou Barry se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/07/27/defensor-pueblo-revela-incongruencias-investigacion-muerte-menor-centro-infractores-melilla/feed/ 1