Política – lamarea.com https://www.lamarea.com Periodismo para gente independiente Fri, 21 Sep 2018 14:57:01 +0000 es-ES hourly 1 La familia García Caparrós convoca un encuentro de víctimas de la Transición https://www.lamarea.com/2018/09/20/la-familia-garcia-caparros-convoca-un-encuentro-de-victimas-de-la-transicion/ https://www.lamarea.com/2018/09/20/la-familia-garcia-caparros-convoca-un-encuentro-de-victimas-de-la-transicion/#respond Thu, 20 Sep 2018 08:20:57 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109853

La familia García Caparrós, que lleva años luchando por conocer la verdad sobre el asesinato de su hermano Manuel José en la manifestación del 4 de diciembre de 1977 en Málaga, ha convocado un encuentro de víctimas en torno a unas jornadas sobre los crímenes cometidos durante la Transición. "Se propone un espacio de encuentro y posible coordinación de las luchas contra la impunidad de los asesinatos cometidos en este período, desde el tardofranquismo hasta 1981", explica la familia en una nota.

La cita será en Málaga los días 10, 11 y 12 de octubre, y, entre otras actividades abiertas a la ciudadanía, incluye, además de la reunión de familiares de víctimas, una mesa redonda con la participación del escritor Juan José Téllez, la periodista Olivia Carballar y el profesor Manuel Hijano; la exposición Crónica cantada de la transición andaluza: la represión, con conferencia y recital musical por José Cristobal Cárdenas y Francisco Narváez; y un concierto recital de Lucía Sócam y Juan José Téllez.

"No fue una Transición política pacífica, ni tampoco lo han sido los cuarenta años de silencio y olvido sobre las víctimas y sus familias", añade el comunicado, que recuerda historias como el caso Almería, los sucesos de Vitoria, San Fermines 78, Yolanda González, los abogados de Atocha, Hytasa, el Papus, Javier Fernández Quesada, las torturas de Billy el Niño, los albañiles de Granada, el de Javier Verdejo...

El encuentro, que espera la llegada de unas 150 personas de todo el territorio, cuenta hasta ahora con el apoyo de organización Málaga para la Gente. El Ayuntamiento de Málaga ha cedido un espacio público para el desarrollo de varias sesiones. Y el espacio cultural La Nave colabora también estrechamente con las jornadas. "Se intenta la autogestión e independencia del evento", explica la nota.

La entrada La familia García Caparrós convoca un encuentro de víctimas de la Transición se publicó primero en lamarea.com.

]]>

La familia García Caparrós, que lleva años luchando por conocer la verdad sobre el asesinato de su hermano Manuel José en la manifestación del 4 de diciembre de 1977 en Málaga, ha convocado un encuentro de víctimas en torno a unas jornadas sobre los crímenes cometidos durante la Transición. "Se propone un espacio de encuentro y posible coordinación de las luchas contra la impunidad de los asesinatos cometidos en este período, desde el tardofranquismo hasta 1981", explica la familia en una nota. La cita será en Málaga los días 10, 11 y 12 de octubre, y, entre otras actividades abiertas a la ciudadanía, incluye, además de la reunión de familiares de víctimas, una mesa redonda con la participación del escritor Juan José Téllez, la periodista Olivia Carballar y el profesor Manuel Hijano; la exposición Crónica cantada de la transición andaluza: la represión, con conferencia y recital musical por José Cristobal Cárdenas y Francisco Narváez; y un concierto recital de Lucía Sócam y Juan José Téllez. "No fue una Transición política pacífica, ni tampoco lo han sido los cuarenta años de silencio y olvido sobre las víctimas y sus familias", añade el comunicado, que recuerda historias como el caso Almería, los sucesos de Vitoria, San Fermines 78, Yolanda González, los abogados de Atocha, Hytasa, el Papus, Javier Fernández Quesada, las torturas de Billy el Niño, los albañiles de Granada, el de Javier Verdejo... El encuentro, que espera la llegada de unas 150 personas de todo el territorio, cuenta hasta ahora con el apoyo de organización Málaga para la Gente. El Ayuntamiento de Málaga ha cedido un espacio público para el desarrollo de varias sesiones. Y el espacio cultural La Nave colabora también estrechamente con las jornadas. "Se intenta la autogestión e independencia del evento", explica la nota.

La entrada La familia García Caparrós convoca un encuentro de víctimas de la Transición se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/09/20/la-familia-garcia-caparros-convoca-un-encuentro-de-victimas-de-la-transicion/feed/ 0
Exigir justicia para José Couso 365 días al año https://www.lamarea.com/2018/09/18/exigir-justicia-para-jose-couso-365-dias-al-ano/ https://www.lamarea.com/2018/09/18/exigir-justicia-para-jose-couso-365-dias-al-ano/#comments Tue, 18 Sep 2018 20:41:37 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109817

"En este bar cada año brindamos por su memoria. Crimen de guerra. Investigación y Justicia”. Este es el mensaje que se puede leer en la placa que los amigos de José Couso colgaron el pasado 8 de abril en el bar de Ana y Laure. El cámara de Telecinco murió por los disparos de un tanque estadounidense al hotel Palestina, conocido por alojar a los periodistas en Bagdad (Iraq) en 2003. Ni Ana ni Laure lo conocían, pero desde hace seis años su local, situado en la calle Lagasca, en Madrid, es el punto de reunión de quienes le quieren y también de quienes se solidarizan con su causa. Todo empezó por casualidad, el bar se encuentra muy cerca de la embajada de EEUU, ante la que los Couso, en sentido amplio, se concentran un año tras otro para reclamar justicia. Alguien propuso tomar una caña en un bar que conocía y, sin saberlo, comenzó una tradición. Como dice la flamante placa, en este lugar, situado en el barrio de Salamanca, los Couso, en sentido amplio, celebran la vida tras un acto. Y recuperan fuerzas para retomar la lucha. Durante los 364 días restantes se organizan para montar conciertos y actividades que continúan manteniendo vivo a José.

En su larga batalla judicial, atravesada por la reforma del PP que limitó la aplicación de la justicia universal y acabó con el archivo del caso, esperan ahora la respuesta del Tribunal Constitucional a un recurso de amparo. Si tampoco así logran justicia, irán hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. A continuación, el testimonio en primera persona de familiares, amigos y otras personas implicadas en la causa.

MARIBEL PERMUY 

Madre (Foto: A. G. R.)

"La semana del aniversario estoy muy baja, porque aunque pienso en él a todas horas y todos los días, cuando llega la fecha parece que te duele más. Su muerte se sigue recordando porque todo el mundo está al pie del cañón. Si no hubiera sido así, nuestra lucha no habría servido de nada. Hay gente anónima que yo no conocía de nada que ha estado apoyándome, y gente que era cercana, que eran amigas, y pensabas que responderían, y que no han estado para nada. Me emociona muchísimo que la gente venga a darme un beso, un abrazo, a decirme que soy una madre coraje, que soy un referente para ellos. Te llena de satisfacción, pero pienso que cualquier madre haría lo que estoy haciendo, por la forma en que murió: fue un asesinato, un claro crimen de guerra. Hay días que digo 'qué pena no haberme muerto en ese momento'. Y mis hijos me dicen que no diga esas cosas. Tengo unos hijos maravillosos.

Estamos esperando el fallo del Tribunal Constitucional para reabrir el caso. Si no, iremos a Estrasburgo. Mientras viva, delante del cadáver de mi hijo he dicho que no vamos a parar de pedir justicia. No es una revancha, es justicia. Dicho por sus compañeros en el hotel, por el juez Pedraz, y dos veces la Audiencia Nacional".

DAVID COUSO

Hermano

"Recordar el asesinato de mi hermano es reabrir una herida. Seguimos reuniéndonos cada 8 de abril porque quisimos dejar el luto y las lágrimas, porque si nos quedamos llorando o callados ya no se recordará a José. Él humaniza la historia del millón de víctimas de una invasión ilegal, donde hay unos responsables, los de la foto de las Azores, que se han ido de rositas. Cuando hacemos la concentración cada año es un chute de energía porque ves que 200 o 250 personas continúan ahí después de tanto tiempo.

Después del acto en la embajada de Estados Unidos vamos a comer para quemar el estrés. Hace unos años acabamos en el bar de los Hermanos Alonso, y allí nos tratan con cariño. Por eso colocamos una placa en su memoria. Y porque con ella recordamos también el primer viaje a Iraq, en 2004, cuando en mitad del desierto paramos en una gasolinera. Mi hermano Javier y dos amigas llevaban una camiseta con el logo y letras árabes. Salió una persona con turbante gritando, y mi hermano pensó que no salía de ahí. Resulta que tenían un recorte del periódico para recordar a José, porque casualmente había parado allí. Hay una conexión entre esa gasolinera en el desierto y este bar en el centro de Madrid".

ANA y LAURE

Bar Hermanos Alonso, lugar del homenaje (Foto: Álvaro Minguito)

"Los Couso tienen muchísimo apoyo, no solamente amistades. Hay gente que viene de fuera de Madrid, come y se va corriendo porque tienen un viaje largo por delante. El ambiente es relajado, aunque se habla del caso y hay conversaciones políticas, pero con mucho respeto. Siempre hay un momento muy bonito en el que nos abrazamos con los hermanos y hacemos un brindis por José.

Los momentos más emotivos se dan siempre con la madre, vemos que en estas fechas es la que más sufre. Apenas está un rato, hay años que está baja de ánimo, depende de cómo esté en ese momento la investigación. Nosotros tampoco queremos que lo viva así y que sufra, pero debe ser muy duro el recuerdo año a año".

OLGA RODRÍGUEZ

Periodista y testigo del crimen (Foto: A.G.R.)

"No te das cuenta de que se está acercando la fecha y, de repente, tu estado anímico cambia, te acuerdas más de determinadas cosas. Este año ha sido más redondo, porque la cifra tiene más contundencia. El mes de abril no ha sido fácil para amigos, compañeros y testigos. Es una fecha que marcó un antes y un después en nuestras vidas. Perdimos amigos y eso deja huella, es un mes cargado de recuerdos que el resto del año tienes guardados bajo llave.

Esa mañana hubo tres ataques a edificios de periodistas. El hotel Palestina estaba protegido por ley, y ya comprobamos con el juez Santiago Pedraz que desde el tanque podían ver el letrero que lo reconocía. De hecho, con esos visores podían ver hasta el color de mis pupilas estando en el balcón.

Hemos pasado por todo tipo de fases, y ha sido una lucha con mucho trabajo y compromiso. El tejido en este acto ha ido variando, pero más allá de quienes han venido en determinadas épocas por un interés propagandístico, ha habido gente que de corazón y honestamente ha tenido la necesidad de reivindicar justicia no solo por este caso, sino por la protección de la libertad de información. Si estos casos quedan impunes, nos vuelven a matar. A pesar del tiempo transcurrido y a pesar de la ley, me maravilla que esto siga vivo. Pero los ataques cumplieron su objetivo: no hay imágenes de la toma de Bagdad y las empresas se pensaron mucho lo de enviar a un periodista de plantilla a una guerra".

ALMA MARTÍNEZ

(Asociación de amigos y familiares)

"Empezamos a organizar estos homenajes por una cuestión de amistad, hasta que todos fuimos conscientes de por qué estábamos ahí apoyando a la familia. Es una cuestión de derechos civiles. Como ciudadana, tengo derecho a estar informada, y no podemos tolerar que se asesine a quien quiere informar.

No son días tristes. Yo huyo mucho de la melancolía, de esa sensación de lucha perdida, una filosofía de la derrota que solemos tener. Tiene que ser al contrario. Todos los 8 de abril lo que hacemos es celebrar que estamos juntos, vivos, que vamos a seguir peleando por José y por todos los que hay como él. Por eso no tengo esa sensación de tristeza. Es una sensación de alegría, de fuerza y de que vamos a ganar. Sin ninguna duda. No hay razón más poderosa que cuando tú sabes que tienes la verdad y la razón.

Siempre les digo en los días grises, en los días previos, que la familia de alguna manera ya ha ganado, porque la sociedad civil no se ha olvidado. La verdadera batalla tiene que ser contra el olvido. Que la lucha no sea en vano, que no se olvide. Aunque el tema judicial quede latente, aunque no puedan ser juzgados, da igual porque tienen el reconocimiento social y porque algún día los responsables tendrán que reconocer que José fue asesinado por informar".

AMARAL

Banda musical (Foto: Víctor Marín)

"Desde el primer concierto [en el homenaje a José Couso] en el que participamos, tuvimos claro que debíamos llamar la atención sobre el abandono institucional y la falta de asistencia que sufre la familia. Fuimos solo dos más entre la mucha gente que se quedó en shock ante la noticia de la agresión a los periodistas. Como músicos, tenemos contacto con periodistas y también lo tienes cuando escuchas la radio, cuando oyes las noticias... La causa trasciende a la  persona de José Couso y a ese momento. Su figura es muy importante porque representa a los periodistas, los necesitamos para que cuenten la verdad, nos guste o no.

Por otro lado, no es difícil empatizar con la situación de la familia y enseguida sentimos que teníamos que ayudar como pudiéramos. Siempre hemos querido apoyar causas que nos creemos, que nos parecen importantes para el avance del ser humano. Si algo así hubiese ocurrido en algún país donde hubiéramos estado actuando, también lo hubiéramos apoyado. Pero nunca siendo protagonistas. No se trata de dar un concierto. Queremos contribuir a una llamada de atención y da la casualidad de que lo que hacemos es tocar y cantar".

ENRIQUE SANTIAGO

(Abogado)

"El caso Couso es transcendental en el panorama jurídico español e internacional por dos motivos: por un lado, la lucha constante contra la impunidad por un grave crimen de guerra y, en segundo lugar, porque se está dilucidando la protección de los periodistas en los conflictos armados. El asesinato de Couso, entre otras cosas, fue una grave infracción del derecho internacional humanitario a la protección de los informadores en los conflictos armados.

La familia Couso y la asociación de amigos han conseguido crear un importante movimiento de apoyo que ha permitido que el procedimiento, con muchas dificultades, siga abierto durante 15 años. En este momento, técnicamente está sobreseido por impertaivo de la aplicación de la reforma de 2014 que aprobó el PP, pero está todavía en discusión judicial. Está pendiente resolverse un recurso ante el Constitucional en el que se alega que esa reforma es inconstitucional porque vulnera el derecho a la tutela judicial efectiva, es decir, de que haya un juez que se pronuncie sobre un caso de violación grave de derechos humanos. Vulnera también el derecho a la defensa.

Un primer éxito fue que el TC lo admitiera a trámite. Máxime porque el recurso pide un pronunciamiento sobre el caso y también uno más genérico declarando inconstitucional la reforma de 2014. En el supuesto de que el TC desestimara el recurso de amparo, sin duda alguna recurriríamos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo para que se pronuncie sobre si esta reforma y el consecuente archivo de la causa vulnera la Convención europea de DDHH. Nosotros estamos convencidos de que es así. Creemos que al caso todavía le queda recorrido, como hemos visto en la concentración del 8 de abril delante de la embajada de Estados Unidos.

Se ha visto además el sometimiento y la dejadez en la defensa de la soberanía nacional por parte de las autoiridades espanolas. Tanto el gobierno del PP como el del PSOE se han sometido al dictado de EEUU. (Wikileaks.....) la fiscalía está ejerciendo de defensa de los presuntos criminales de guerra cuando su función por norma constitucional es precisamente la contraria, defender a las víctimas espanolas fuera de Espana además de a cualquier vícitma dentro de nuestro país.

No cree que la gente ya se ha resigando a recuperar la jurisdicción internacional?

Pues sí. Se han ido archivando varios casos a consecuencia de esta reforma. Y con todo lo que está ocurriendo en estos momentos con la Justicia tampoco es el asunto más importante. Hay una involución clara en la aplicación de las leyes,una subverteinete más represiva, una penalización de la libertad de expresión muy grave y una utilización desmesurada de los delitos y tipologías de terrorismo para cualquier situación de alteración de orden público. Es la aplicación de lo que Naomi Klein llamaba la doctrina del shock, es decir un momento de reajuste económico duro, de restricción de derechos economicos y sociales donde es previsible que haya una contestacion social es cuando los estados llevan a cabo una represión de la justicia para acallar cualquier cosa que cuestione el sistema. (Ley mordaza, multas a pensionistas). El Poder Judiciales probalmente la institucion dle Estado que quedó sin reformarse después del franquismo. Su composición está totalmente alejada de la sociologia de la sociedad espanola. Los sistemas de acceso son mucho más anquilosados que en otros países de Europa.


* Con información de Magda Bandera y Thilo Schäfer.

La entrada Exigir justicia para José Couso 365 días al año se publicó primero en lamarea.com.

]]>

"En este bar cada año brindamos por su memoria. Crimen de guerra. Investigación y Justicia”. Este es el mensaje que se puede leer en la placa que los amigos de José Couso colgaron el pasado 8 de abril en el bar de Ana y Laure. El cámara de Telecinco murió por los disparos de un tanque estadounidense al hotel Palestina, conocido por alojar a los periodistas en Bagdad (Iraq) en 2003. Ni Ana ni Laure lo conocían, pero desde hace seis años su local, situado en la calle Lagasca, en Madrid, es el punto de reunión de quienes le quieren y también de quienes se solidarizan con su causa. Todo empezó por casualidad, el bar se encuentra muy cerca de la embajada de EEUU, ante la que los Couso, en sentido amplio, se concentran un año tras otro para reclamar justicia. Alguien propuso tomar una caña en un bar que conocía y, sin saberlo, comenzó una tradición. Como dice la flamante placa, en este lugar, situado en el barrio de Salamanca, los Couso, en sentido amplio, celebran la vida tras un acto. Y recuperan fuerzas para retomar la lucha. Durante los 364 días restantes se organizan para montar conciertos y actividades que continúan manteniendo vivo a José.

En su larga batalla judicial, atravesada por la reforma del PP que limitó la aplicación de la justicia universal y acabó con el archivo del caso, esperan ahora la respuesta del Tribunal Constitucional a un recurso de amparo. Si tampoco así logran justicia, irán hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. A continuación, el testimonio en primera persona de familiares, amigos y otras personas implicadas en la causa.

MARIBEL PERMUY 

Madre (Foto: A. G. R.)

"La semana del aniversario estoy muy baja, porque aunque pienso en él a todas horas y todos los días, cuando llega la fecha parece que te duele más. Su muerte se sigue recordando porque todo el mundo está al pie del cañón. Si no hubiera sido así, nuestra lucha no habría servido de nada. Hay gente anónima que yo no conocía de nada que ha estado apoyándome, y gente que era cercana, que eran amigas, y pensabas que responderían, y que no han estado para nada. Me emociona muchísimo que la gente venga a darme un beso, un abrazo, a decirme que soy una madre coraje, que soy un referente para ellos. Te llena de satisfacción, pero pienso que cualquier madre haría lo que estoy haciendo, por la forma en que murió: fue un asesinato, un claro crimen de guerra. Hay días que digo 'qué pena no haberme muerto en ese momento'. Y mis hijos me dicen que no diga esas cosas. Tengo unos hijos maravillosos.

Estamos esperando el fallo del Tribunal Constitucional para reabrir el caso. Si no, iremos a Estrasburgo. Mientras viva, delante del cadáver de mi hijo he dicho que no vamos a parar de pedir justicia. No es una revancha, es justicia. Dicho por sus compañeros en el hotel, por el juez Pedraz, y dos veces la Audiencia Nacional".

DAVID COUSO

Hermano

"Recordar el asesinato de mi hermano es reabrir una herida. Seguimos reuniéndonos cada 8 de abril porque quisimos dejar el luto y las lágrimas, porque si nos quedamos llorando o callados ya no se recordará a José. Él humaniza la historia del millón de víctimas de una invasión ilegal, donde hay unos responsables, los de la foto de las Azores, que se han ido de rositas. Cuando hacemos la concentración cada año es un chute de energía porque ves que 200 o 250 personas continúan ahí después de tanto tiempo.

Después del acto en la embajada de Estados Unidos vamos a comer para quemar el estrés. Hace unos años acabamos en el bar de los Hermanos Alonso, y allí nos tratan con cariño. Por eso colocamos una placa en su memoria. Y porque con ella recordamos también el primer viaje a Iraq, en 2004, cuando en mitad del desierto paramos en una gasolinera. Mi hermano Javier y dos amigas llevaban una camiseta con el logo y letras árabes. Salió una persona con turbante gritando, y mi hermano pensó que no salía de ahí. Resulta que tenían un recorte del periódico para recordar a José, porque casualmente había parado allí. Hay una conexión entre esa gasolinera en el desierto y este bar en el centro de Madrid".

ANA y LAURE

Bar Hermanos Alonso, lugar del homenaje (Foto: Álvaro Minguito)

"Los Couso tienen muchísimo apoyo, no solamente amistades. Hay gente que viene de fuera de Madrid, come y se va corriendo porque tienen un viaje largo por delante. El ambiente es relajado, aunque se habla del caso y hay conversaciones políticas, pero con mucho respeto. Siempre hay un momento muy bonito en el que nos abrazamos con los hermanos y hacemos un brindis por José.

Los momentos más emotivos se dan siempre con la madre, vemos que en estas fechas es la que más sufre. Apenas está un rato, hay años que está baja de ánimo, depende de cómo esté en ese momento la investigación. Nosotros tampoco queremos que lo viva así y que sufra, pero debe ser muy duro el recuerdo año a año".

OLGA RODRÍGUEZ

Periodista y testigo del crimen (Foto: A.G.R.)

"No te das cuenta de que se está acercando la fecha y, de repente, tu estado anímico cambia, te acuerdas más de determinadas cosas. Este año ha sido más redondo, porque la cifra tiene más contundencia. El mes de abril no ha sido fácil para amigos, compañeros y testigos. Es una fecha que marcó un antes y un después en nuestras vidas. Perdimos amigos y eso deja huella, es un mes cargado de recuerdos que el resto del año tienes guardados bajo llave.

Esa mañana hubo tres ataques a edificios de periodistas. El hotel Palestina estaba protegido por ley, y ya comprobamos con el juez Santiago Pedraz que desde el tanque podían ver el letrero que lo reconocía. De hecho, con esos visores podían ver hasta el color de mis pupilas estando en el balcón.

Hemos pasado por todo tipo de fases, y ha sido una lucha con mucho trabajo y compromiso. El tejido en este acto ha ido variando, pero más allá de quienes han venido en determinadas épocas por un interés propagandístico, ha habido gente que de corazón y honestamente ha tenido la necesidad de reivindicar justicia no solo por este caso, sino por la protección de la libertad de información. Si estos casos quedan impunes, nos vuelven a matar. A pesar del tiempo transcurrido y a pesar de la ley, me maravilla que esto siga vivo. Pero los ataques cumplieron su objetivo: no hay imágenes de la toma de Bagdad y las empresas se pensaron mucho lo de enviar a un periodista de plantilla a una guerra".

ALMA MARTÍNEZ

(Asociación de amigos y familiares)

"Empezamos a organizar estos homenajes por una cuestión de amistad, hasta que todos fuimos conscientes de por qué estábamos ahí apoyando a la familia. Es una cuestión de derechos civiles. Como ciudadana, tengo derecho a estar informada, y no podemos tolerar que se asesine a quien quiere informar.

No son días tristes. Yo huyo mucho de la melancolía, de esa sensación de lucha perdida, una filosofía de la derrota que solemos tener. Tiene que ser al contrario. Todos los 8 de abril lo que hacemos es celebrar que estamos juntos, vivos, que vamos a seguir peleando por José y por todos los que hay como él. Por eso no tengo esa sensación de tristeza. Es una sensación de alegría, de fuerza y de que vamos a ganar. Sin ninguna duda. No hay razón más poderosa que cuando tú sabes que tienes la verdad y la razón.

Siempre les digo en los días grises, en los días previos, que la familia de alguna manera ya ha ganado, porque la sociedad civil no se ha olvidado. La verdadera batalla tiene que ser contra el olvido. Que la lucha no sea en vano, que no se olvide. Aunque el tema judicial quede latente, aunque no puedan ser juzgados, da igual porque tienen el reconocimiento social y porque algún día los responsables tendrán que reconocer que José fue asesinado por informar".

AMARAL

Banda musical (Foto: Víctor Marín)

"Desde el primer concierto [en el homenaje a José Couso] en el que participamos, tuvimos claro que debíamos llamar la atención sobre el abandono institucional y la falta de asistencia que sufre la familia. Fuimos solo dos más entre la mucha gente que se quedó en shock ante la noticia de la agresión a los periodistas. Como músicos, tenemos contacto con periodistas y también lo tienes cuando escuchas la radio, cuando oyes las noticias... La causa trasciende a la  persona de José Couso y a ese momento. Su figura es muy importante porque representa a los periodistas, los necesitamos para que cuenten la verdad, nos guste o no.

Por otro lado, no es difícil empatizar con la situación de la familia y enseguida sentimos que teníamos que ayudar como pudiéramos. Siempre hemos querido apoyar causas que nos creemos, que nos parecen importantes para el avance del ser humano. Si algo así hubiese ocurrido en algún país donde hubiéramos estado actuando, también lo hubiéramos apoyado. Pero nunca siendo protagonistas. No se trata de dar un concierto. Queremos contribuir a una llamada de atención y da la casualidad de que lo que hacemos es tocar y cantar".

ENRIQUE SANTIAGO

(Abogado)

"El caso Couso es transcendental en el panorama jurídico español e internacional por dos motivos: por un lado, la lucha constante contra la impunidad por un grave crimen de guerra y, en segundo lugar, porque se está dilucidando la protección de los periodistas en los conflictos armados. El asesinato de Couso, entre otras cosas, fue una grave infracción del derecho internacional humanitario a la protección de los informadores en los conflictos armados.

La familia Couso y la asociación de amigos han conseguido crear un importante movimiento de apoyo que ha permitido que el procedimiento, con muchas dificultades, siga abierto durante 15 años. En este momento, técnicamente está sobreseido por impertaivo de la aplicación de la reforma de 2014 que aprobó el PP, pero está todavía en discusión judicial. Está pendiente resolverse un recurso ante el Constitucional en el que se alega que esa reforma es inconstitucional porque vulnera el derecho a la tutela judicial efectiva, es decir, de que haya un juez que se pronuncie sobre un caso de violación grave de derechos humanos. Vulnera también el derecho a la defensa.

Un primer éxito fue que el TC lo admitiera a trámite. Máxime porque el recurso pide un pronunciamiento sobre el caso y también uno más genérico declarando inconstitucional la reforma de 2014. En el supuesto de que el TC desestimara el recurso de amparo, sin duda alguna recurriríamos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo para que se pronuncie sobre si esta reforma y el consecuente archivo de la causa vulnera la Convención europea de DDHH. Nosotros estamos convencidos de que es así. Creemos que al caso todavía le queda recorrido, como hemos visto en la concentración del 8 de abril delante de la embajada de Estados Unidos.

Se ha visto además el sometimiento y la dejadez en la defensa de la soberanía nacional por parte de las autoiridades espanolas. Tanto el gobierno del PP como el del PSOE se han sometido al dictado de EEUU. (Wikileaks.....) la fiscalía está ejerciendo de defensa de los presuntos criminales de guerra cuando su función por norma constitucional es precisamente la contraria, defender a las víctimas espanolas fuera de Espana además de a cualquier vícitma dentro de nuestro país.

No cree que la gente ya se ha resigando a recuperar la jurisdicción internacional?

Pues sí. Se han ido archivando varios casos a consecuencia de esta reforma. Y con todo lo que está ocurriendo en estos momentos con la Justicia tampoco es el asunto más importante. Hay una involución clara en la aplicación de las leyes,una subverteinete más represiva, una penalización de la libertad de expresión muy grave y una utilización desmesurada de los delitos y tipologías de terrorismo para cualquier situación de alteración de orden público. Es la aplicación de lo que Naomi Klein llamaba la doctrina del shock, es decir un momento de reajuste económico duro, de restricción de derechos economicos y sociales donde es previsible que haya una contestacion social es cuando los estados llevan a cabo una represión de la justicia para acallar cualquier cosa que cuestione el sistema. (Ley mordaza, multas a pensionistas). El Poder Judiciales probalmente la institucion dle Estado que quedó sin reformarse después del franquismo. Su composición está totalmente alejada de la sociologia de la sociedad espanola. Los sistemas de acceso son mucho más anquilosados que en otros países de Europa.


* Con información de Magda Bandera y Thilo Schäfer.

La entrada Exigir justicia para José Couso 365 días al año se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/09/18/exigir-justicia-para-jose-couso-365-dias-al-ano/feed/ 1
Lo que revela el caso de la tesis de Pedro Sánchez https://www.lamarea.com/2018/09/14/lo-que-revela-caso-tesis-pedro-sanchez/ https://www.lamarea.com/2018/09/14/lo-que-revela-caso-tesis-pedro-sanchez/#comments Fri, 14 Sep 2018 11:58:23 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109706 El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez I La Marea

Resulta extraño despertarte un día para descubrir que el periódico de Eduardo Inda y el ABC te han fusilado un texto con el fin de —ironías de la vida— acusar de plagiario a un presidente de Gobierno. En mi caso fue, además, una pieza que llevaba casi tres años colgada en la red. El reportaje salió publicado por La Marea en diciembre de 2015. Lo escribí a cuatro manos con un joven compañero español que, después de pensárselo bien, decidió mantener el anonimato, dado que todavía aspiraba a algún futuro en el sistema universitario español y le habían avisado muy claramente que asociarse a un reportaje de este tipo equivaldría a un suicidio profesional.

La investigación la arrancamos más de un año antes, en el otoño de 2014, medio en broma, al descubrir que Pedro Sánchez, recién ascendido a la secretaría general del PSOE, había hecho el doctorado en la Universidad Camilo José Cela. Bastó escarbar un poco para toparnos con algunas irregularidades que nos animaron a ahondar más. Lo que nos atrajo, sobre todo, fue la fascinación por lo que parecía una peculiar movilización del prestigio académico con fines políticos, precisamente en un momento en el que la política española se veía sacudida por la llegada a esta de una generación de profesores universitarios.

Desde el comienzo nos sorprendieron las respuestas que recibimos tanto del equipo de Sánchez como de la Universidad, que no parecían tomar el tema muy en serio. Y la verdad es que, desde que salió el reportaje, no ha habido respuestas serias a las preguntas planteadas en él. Incluso la declaración más reciente de Sánchez (“Siempre me gustó la docencia”) las elude. Cada vez que algún periodista le ha preguntado sobre la tesis, Sánchez ha contestado —inexplicablemente— con afirmaciones que son fáciles de desmentir (así, cuando Ignacio Escolar le preguntó el pasado mes de abril si haría pública la tesis, Sánchez contestó: “Es pública ya. Está colgada en la red desde hace años, desde que se empezó a hablar de mi tesis se colgó en la red”. Obviamente, este no era el caso).

Era de esperar que, cuando el equipo de eldiario.es se puso a investigar los fraudes en torno a los másteres de Cristina Cifuentes y Pablo Casado resurgiera el tema de la tesis doctoral de Sánchez. Y algunos medios, claramente en busca de un argumento del tipo y tú más, dieron con nuestro reportaje y no dudaron en fusilarlo. Así, por ejemplo, en junio un redactor del Noticiero Universal nos copió párrafos enteros, sin entrecomillado ni mucho menos cita de fuente. Lo que se ha producido estos días, con las 'revelaciones' de medios como ABC y OKDiario, también tiene pinta de ser, en lo básico, un refrito de algunos de los datos que incluimos nosotros en nuestro texto de 2015 —refrito, eso sí, con salsa sensacionalista, y eludiendo algunos temas incómodos para la derecha—.

El problema de la tesis doctoral de Pedro Sánchez no es que pudiera contener algún plagio. Nuestro artículo no exploraba esa hipótesis. El problema, como ya señalamos en 2015, es que la publicación del libro La nueva diplomacia económica española, inspirado en la tesis, plantea dudas relacionadas con su autoría. Pero, sobre todo, es un problema que un trabajo de baja calidad académica sirva para obtener un doctorado, además apto cum laude.

La obsesión de algunos medios por la figura de Pedro Sánchez y su objetivo por encontrar indicios de supuestos plagios —claramente motivado por el pánico que han producido los flagrantes casos de dirigentes del PP— distrae de otros temas de más peso que quisimos señalar en nuestro reportaje. Por ejemplo, lo que revela el caso de Sánchez sobre los efectos del ascenso, en España, de las universidades privadas sobre las públicas, ascenso fomentado por el propio PP. Uno de esos efectos —argumentábamos— es un declive de las normas de calidad académica. En el caso de Sánchez, este aspecto quedaba manifiesto, entre otras cosas, en la composición de los miembros del tribunal, a los que no se exigía el historial académico que sí exigen muchas universidades públicas.

La composición de mismo tribunal —que tenía toda la apariencia de haber sido concebido para no tratar demasiado duramente al doctorando— también contiene pistas interesantes, que en el reportaje no tuvimos ocasión de seguir, sobre el funcionamiento de las redes clientelares entre la universidad, la política y el mundo empresarial.

Por ejemplo, los hilos de la red que hizo posible que Sánchez sacara el doctorado —y que incluían a su directora de tesis, los miembros del tribunal y algunos gerentes de la UCJC— no solo estaban tejidos por mutuos favores y apoyos —expresados, sobre todo, en títulos académicos—, tal como explicábamos en aquel primer artículo. Se extendían también a iniciativas empresariales, desarrolladas bajo el paraguas de la universidad (privada) que se dedicaban a ofrecer servicios a entidades… públicas.

Si algo han demostrado las revelaciones en torno a Cifuentes y Casado y la Universidad Rey Juan Carlos es que los problemas de calidad académica que revela el caso de Sánchez, así como la existencia de redes clientelares entre el mundo académico, el mundo político y el mundo empresarial no se limitan, ni mucho menos, a las universidades privadas. Del mismo modo, quizá, que la cobertura periodística del caso de Sánchez tampoco deja en muy buen lugar al periodismo.

 

La entrada Lo que revela el caso de la tesis de Pedro Sánchez se publicó primero en lamarea.com.

]]>
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez I La Marea

Resulta extraño despertarte un día para descubrir que el periódico de Eduardo Inda y el ABC te han fusilado un texto con el fin de —ironías de la vida— acusar de plagiario a un presidente de Gobierno. En mi caso fue, además, una pieza que llevaba casi tres años colgada en la red. El reportaje salió publicado por La Marea en diciembre de 2015. Lo escribí a cuatro manos con un joven compañero español que, después de pensárselo bien, decidió mantener el anonimato, dado que todavía aspiraba a algún futuro en el sistema universitario español y le habían avisado muy claramente que asociarse a un reportaje de este tipo equivaldría a un suicidio profesional. La investigación la arrancamos más de un año antes, en el otoño de 2014, medio en broma, al descubrir que Pedro Sánchez, recién ascendido a la secretaría general del PSOE, había hecho el doctorado en la Universidad Camilo José Cela. Bastó escarbar un poco para toparnos con algunas irregularidades que nos animaron a ahondar más. Lo que nos atrajo, sobre todo, fue la fascinación por lo que parecía una peculiar movilización del prestigio académico con fines políticos, precisamente en un momento en el que la política española se veía sacudida por la llegada a esta de una generación de profesores universitarios. Desde el comienzo nos sorprendieron las respuestas que recibimos tanto del equipo de Sánchez como de la Universidad, que no parecían tomar el tema muy en serio. Y la verdad es que, desde que salió el reportaje, no ha habido respuestas serias a las preguntas planteadas en él. Incluso la declaración más reciente de Sánchez (“Siempre me gustó la docencia”) las elude. Cada vez que algún periodista le ha preguntado sobre la tesis, Sánchez ha contestado —inexplicablemente— con afirmaciones que son fáciles de desmentir (así, cuando Ignacio Escolar le preguntó el pasado mes de abril si haría pública la tesis, Sánchez contestó: “Es pública ya. Está colgada en la red desde hace años, desde que se empezó a hablar de mi tesis se colgó en la red”. Obviamente, este no era el caso). Era de esperar que, cuando el equipo de eldiario.es se puso a investigar los fraudes en torno a los másteres de Cristina Cifuentes y Pablo Casado resurgiera el tema de la tesis doctoral de Sánchez. Y algunos medios, claramente en busca de un argumento del tipo y tú más, dieron con nuestro reportaje y no dudaron en fusilarlo. Así, por ejemplo, en junio un redactor del Noticiero Universal nos copió párrafos enteros, sin entrecomillado ni mucho menos cita de fuente. Lo que se ha producido estos días, con las 'revelaciones' de medios como ABC y OKDiario, también tiene pinta de ser, en lo básico, un refrito de algunos de los datos que incluimos nosotros en nuestro texto de 2015 —refrito, eso sí, con salsa sensacionalista, y eludiendo algunos temas incómodos para la derecha—. El problema de la tesis doctoral de Pedro Sánchez no es que pudiera contener algún plagio. Nuestro artículo no exploraba esa hipótesis. El problema, como ya señalamos en 2015, es que la publicación del libro La nueva diplomacia económica española, inspirado en la tesis, plantea dudas relacionadas con su autoría. Pero, sobre todo, es un problema que un trabajo de baja calidad académica sirva para obtener un doctorado, además apto cum laude. La obsesión de algunos medios por la figura de Pedro Sánchez y su objetivo por encontrar indicios de supuestos plagios —claramente motivado por el pánico que han producido los flagrantes casos de dirigentes del PP— distrae de otros temas de más peso que quisimos señalar en nuestro reportaje. Por ejemplo, lo que revela el caso de Sánchez sobre los efectos del ascenso, en España, de las universidades privadas sobre las públicas, ascenso fomentado por el propio PP. Uno de esos efectos —argumentábamos— es un declive de las normas de calidad académica. En el caso de Sánchez, este aspecto quedaba manifiesto, entre otras cosas, en la composición de los miembros del tribunal, a los que no se exigía el historial académico que sí exigen muchas universidades públicas. La composición de mismo tribunal —que tenía toda la apariencia de haber sido concebido para no tratar demasiado duramente al doctorando— también contiene pistas interesantes, que en el reportaje no tuvimos ocasión de seguir, sobre el funcionamiento de las redes clientelares entre la universidad, la política y el mundo empresarial. Por ejemplo, los hilos de la red que hizo posible que Sánchez sacara el doctorado —y que incluían a su directora de tesis, los miembros del tribunal y algunos gerentes de la UCJC— no solo estaban tejidos por mutuos favores y apoyos —expresados, sobre todo, en títulos académicos—, tal como explicábamos en aquel primer artículo. Se extendían también a iniciativas empresariales, desarrolladas bajo el paraguas de la universidad (privada) que se dedicaban a ofrecer servicios a entidades… públicas. Si algo han demostrado las revelaciones en torno a Cifuentes y Casado y la Universidad Rey Juan Carlos es que los problemas de calidad académica que revela el caso de Sánchez, así como la existencia de redes clientelares entre el mundo académico, el mundo político y el mundo empresarial no se limitan, ni mucho menos, a las universidades privadas. Del mismo modo, quizá, que la cobertura periodística del caso de Sánchez tampoco deja en muy buen lugar al periodismo.  

La entrada Lo que revela el caso de la tesis de Pedro Sánchez se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/09/14/lo-que-revela-caso-tesis-pedro-sanchez/feed/ 14
CEAQUA pide a Sánchez que juzge los crímenes del franquismo https://www.lamarea.com/2018/09/13/ceaqua-insta-gobierno-juzgar-crimenes-franquismo/ https://www.lamarea.com/2018/09/13/ceaqua-insta-gobierno-juzgar-crimenes-franquismo/#comments Thu, 13 Sep 2018 19:11:41 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109681 CEAQUA, franquismo, memoria histórica, Eduardo Robaina

A la misma hora que el Congreso de los Diputados aprobaba el decreto ley para la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, Jacinto Lara, abogado de la Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo (CEAQUA), valoraba la situación de los casos judiciales que hay en curso contra los criminales franquistas. Lara considera que, desde el informe que en 2014 emitió el relator especial asignado por la ONU para defender la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, las circunstancias han evolucionado “de forma bastante negativa”. Denuncia, además, los continuos obstáculos por parte de las autoridades españolas con la querella argentina, interpuesta el 14 de abril de 2010.

Aunque desde la organización celebran las leyes que está impulsando el equipo de Pedro Sánchez en materia de memoria histórica, consideran fundamental reparar el daño hecho a las víctimas. Por ello, CEAQUA quiere que el Ejecutivo haga suya estas reivindicaciones, entre las que se incluyen un cambio de criterio en la Fiscalía que permita juzgar a todos los responsables de las atrocidades durante la dictadura. Del mismo modo, Lara solicita una modificación de la Ley de Amnistía, y propone introducir en el Código Penal el principio de legalidad internacional y el reconocimiento expreso de no prescripción de delitos que supongan crímenes contra la humanidad.

Frenado cualquier intento intento de justicia

Ya en 2015, el Consejo de Ministros presidido por Mariano Rajoy denegó los pedidos de extradición de una veintena de imputados, entre los que se encontraba Rodolfo Martín Villa y José Utrera Molina, recordó Lara. Como respuesta, María Servini, la jueza encargada de instruir la querella argentina intentó tomarles declaración en España a través de unas comisiones rogatorias. Todas fueron devuelta por los jueces españoles, a lo que la Fiscalía, a través de una circular emitida el 30 de septiembre, instruyó a todas las delegaciones territoriales para que se negaran a ejecutar dichas sesiones. Jacinto Lara lo considera una “auténtica aberración” que “violenta todos los principios más básicos del Derecho internacional”. A pesar del intento de frenar cualquier acción, desde CEAQUA confirman que seguirán intentándolo, y adelantan que el periodo que abarca dicha querella podría verse ampliada más allá de 1977.

Del mismo modo, en España se han interpuesto un total de 17 querellas. De esas, 13 han sido puestas a título individual, recogiendo las denuncias de las torturas llevadas a cabo en Madrid y Asturias por parte de las Brigada Político-Social. Actualmente, ocho han sido inadmitidas y cuatro continúan pendiente de resolución. Las otras cuatro restantes han sido lideradas por instituciones públicas.

A consecuencia de la masacre ocurrida el 3 de marzo de 1976, cuando fueron asesinadas cinco personas, los juzgados de Vitoria declararon la inadmisión a trámite del caso, y los posteriores recursos fueron desestimados. En la misma línea y con similar desenlace las puestas en Pamplona y los municipios guipuzcoanos de Elgueta y Mondragón. Por último, tanto Durango como Barcelona han recurrido por vía judicial a causa de los bombardeos que sufrieron ambas ciudades durante la Guerra Civil. En referencia a la ciudad condal, su querella lleva tramitada desde 2013, mientras que la del territorio vizcaíno fue inadmita “sin ningún tipo de motivación”, aseguraba Jacinto Lara. De cara a futuras acciones, están valorando llevar a juicio tanto el suceso ocurrido durante los Sanfermines de 1978, como los casos de bebés robados.

Lara apunta a tres motivos por los que la Justicia española no quiere que se investiguen los crímenes cometidos por la dictadura de Francisco Franco. Por un lado, porque consideran que han prescrito. Por otro lado, por el principio de legalidad, dado que el código penal no incluyó hasta mucho más tarde los crímenes de lesa humanidad. Por último, ha apuntado a la Ley de Amnistía, la cual “se sigue invocando”, sostiene.

Visita a España del nuevo relator

En visita no oficial, el nuevo relator de la ONU visitará España el próximo 18 de septiembre. Fabián Salvioli acudirá al Congreso de los Diputados invitado por el intergrupo de memoria histórica del Congreso, en una propuesta firmada por Unidos Podemos, PNV, ERC, PdeCat y Compromís. Allí impartirá una conferencia sobre el tema que se le concierne.

Su antecesor, el colombiano Pablo de Greiff, autor del informe de 2014, ya fue muy crítico con España, a quien solicitaba hacer una "política de Estado" para reparar a las víctimas de franquismo. Salvioli, que aún no se ha pronunciado sobre nuestro país, se espera que lo haga durante su estancia, aunque no de manera oficial. Mientras, el abogado de CEAQUA considera que su visita es "sumamente positiva, y hará que los diferentes grupos parlamentarios se posicionen”.

La entrada CEAQUA pide a Sánchez que juzge los crímenes del franquismo se publicó primero en lamarea.com.

]]>
CEAQUA, franquismo, memoria histórica, Eduardo Robaina

A la misma hora que el Congreso de los Diputados aprobaba el decreto ley para la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, Jacinto Lara, abogado de la Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo (CEAQUA), valoraba la situación de los casos judiciales que hay en curso contra los criminales franquistas. Lara considera que, desde el informe que en 2014 emitió el relator especial asignado por la ONU para defender la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, las circunstancias han evolucionado “de forma bastante negativa”. Denuncia, además, los continuos obstáculos por parte de las autoridades españolas con la querella argentina, interpuesta el 14 de abril de 2010. Aunque desde la organización celebran las leyes que está impulsando el equipo de Pedro Sánchez en materia de memoria histórica, consideran fundamental reparar el daño hecho a las víctimas. Por ello, CEAQUA quiere que el Ejecutivo haga suya estas reivindicaciones, entre las que se incluyen un cambio de criterio en la Fiscalía que permita juzgar a todos los responsables de las atrocidades durante la dictadura. Del mismo modo, Lara solicita una modificación de la Ley de Amnistía, y propone introducir en el Código Penal el principio de legalidad internacional y el reconocimiento expreso de no prescripción de delitos que supongan crímenes contra la humanidad.

Frenado cualquier intento intento de justicia

Ya en 2015, el Consejo de Ministros presidido por Mariano Rajoy denegó los pedidos de extradición de una veintena de imputados, entre los que se encontraba Rodolfo Martín Villa y José Utrera Molina, recordó Lara. Como respuesta, María Servini, la jueza encargada de instruir la querella argentina intentó tomarles declaración en España a través de unas comisiones rogatorias. Todas fueron devuelta por los jueces españoles, a lo que la Fiscalía, a través de una circular emitida el 30 de septiembre, instruyó a todas las delegaciones territoriales para que se negaran a ejecutar dichas sesiones. Jacinto Lara lo considera una “auténtica aberración” que “violenta todos los principios más básicos del Derecho internacional”. A pesar del intento de frenar cualquier acción, desde CEAQUA confirman que seguirán intentándolo, y adelantan que el periodo que abarca dicha querella podría verse ampliada más allá de 1977. Del mismo modo, en España se han interpuesto un total de 17 querellas. De esas, 13 han sido puestas a título individual, recogiendo las denuncias de las torturas llevadas a cabo en Madrid y Asturias por parte de las Brigada Político-Social. Actualmente, ocho han sido inadmitidas y cuatro continúan pendiente de resolución. Las otras cuatro restantes han sido lideradas por instituciones públicas. A consecuencia de la masacre ocurrida el 3 de marzo de 1976, cuando fueron asesinadas cinco personas, los juzgados de Vitoria declararon la inadmisión a trámite del caso, y los posteriores recursos fueron desestimados. En la misma línea y con similar desenlace las puestas en Pamplona y los municipios guipuzcoanos de Elgueta y Mondragón. Por último, tanto Durango como Barcelona han recurrido por vía judicial a causa de los bombardeos que sufrieron ambas ciudades durante la Guerra Civil. En referencia a la ciudad condal, su querella lleva tramitada desde 2013, mientras que la del territorio vizcaíno fue inadmita “sin ningún tipo de motivación”, aseguraba Jacinto Lara. De cara a futuras acciones, están valorando llevar a juicio tanto el suceso ocurrido durante los Sanfermines de 1978, como los casos de bebés robados. Lara apunta a tres motivos por los que la Justicia española no quiere que se investiguen los crímenes cometidos por la dictadura de Francisco Franco. Por un lado, porque consideran que han prescrito. Por otro lado, por el principio de legalidad, dado que el código penal no incluyó hasta mucho más tarde los crímenes de lesa humanidad. Por último, ha apuntado a la Ley de Amnistía, la cual “se sigue invocando”, sostiene.

Visita a España del nuevo relator

En visita no oficial, el nuevo relator de la ONU visitará España el próximo 18 de septiembre. Fabián Salvioli acudirá al Congreso de los Diputados invitado por el intergrupo de memoria histórica del Congreso, en una propuesta firmada por Unidos Podemos, PNV, ERC, PdeCat y Compromís. Allí impartirá una conferencia sobre el tema que se le concierne. Su antecesor, el colombiano Pablo de Greiff, autor del informe de 2014, ya fue muy crítico con España, a quien solicitaba hacer una "política de Estado" para reparar a las víctimas de franquismo. Salvioli, que aún no se ha pronunciado sobre nuestro país, se espera que lo haga durante su estancia, aunque no de manera oficial. Mientras, el abogado de CEAQUA considera que su visita es "sumamente positiva, y hará que los diferentes grupos parlamentarios se posicionen”.

La entrada CEAQUA pide a Sánchez que juzge los crímenes del franquismo se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/09/13/ceaqua-insta-gobierno-juzgar-crimenes-franquismo/feed/ 2
#RiveraQuítameEste: la respuesta a la retirada de lazos por parte de Ciudadanos https://www.lamarea.com/2018/08/30/riveraquitameeste-la-respuesta-a-la-retirada-de-lazos-por-parte-de-ciudadanos/ https://www.lamarea.com/2018/08/30/riveraquitameeste-la-respuesta-a-la-retirada-de-lazos-por-parte-de-ciudadanos/#comments Thu, 30 Aug 2018 16:55:59 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109401

Desde Galicia. Desde Murcia. Desde Madrid y, en concreto, desde Carabanchel. Desde Extremadura, Canarias, Granada, Asturias, Valladolid… La campaña #RiveraQuítameEste ha llenado Twitter de lazos amarillos llegados desde los más diversos puntos de la geografía española. El hashtag ha sido lanzado por la periodista y escritora Cristina Fallarás como respuesta a la campaña protagonizada ayer por Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, e Inés Arrimadas, líder del partido en Cataluña, en las que retiraban lazos amarillos de una valla en Alella, Barcelona.

A eso de las 11 de la mañana, la autora de Honrarás a tu padre y a tu madre (Anagrama), ha lanzado su primer tuit defendiendo el lazo amarillo “como forma de protestar contra el encarcelamiento de políticos, políticas y activistas de Cataluña”. A partir de ese momento, miles de personas han comenzado a participar en la campaña, haciendo que el hashtag se convirtiese en trending topic mundial, liderando las tendencias del día en España, con más de 95.000 tuits.

"Me di cuenta de que se vende un enfrentamiento civil en Cataluña. Sin embargo, solo refleja a la parte energúmena, como si solo existiesen los del PP, los Ciudadanos y los del 'a por ellos'", denunciaba la periodista. "Pero no, hay una parte de la población española que está espantada como yo y que, sin ser independentista, apoya la salida de los presos, denuncia la construcción del odio de Ciudadanos y apoya el referéndum", añade.

Fallarás también se ha mostrado crítica con los medios de comunicación: "En España es TT #RiveraQuitameEste. Gentes de toda España contra la construcción de odio que Ciudadanos intenta levantar. Y por la libertad de los políticos, políticas y activistas en prisión. Los medios solo muestran la España facha y rabiosa. Hay otra, solidaria". A pesar de ello, se muestra segura de que los medios tradicionales tendrán que hacerse eco de la campaña: "no hablar de ello sería hacer el ridículo", ironiza.

Cristina Fallarás cree que en Ciudadanos "han perdido los papeles" y tratan de hacer crecer el enfrentamiento. "El gesto de retirar un lazo es un gesto violento. El equivalente a poner un lazo amarillo es poner un lazo naranja. Decir que el equivalente es quitarlo, es una falacia", argumenta.

La periodista, colaboradora de La Marea, también logró gran repercusión hace unos meses al promover la campaña #cuéntalo en Twitter. A lo largo de varios días, miles de mujeres contaron en esta red social los distintos tipos de violencia sexual a la que se habían enfrentado a lo largo de su vida.

 

Última ctualización a las 19:35

La entrada #RiveraQuítameEste: la respuesta a la retirada de lazos por parte de Ciudadanos se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Desde Galicia. Desde Murcia. Desde Madrid y, en concreto, desde Carabanchel. Desde Extremadura, Canarias, Granada, Asturias, Valladolid… La campaña #RiveraQuítameEste ha llenado Twitter de lazos amarillos llegados desde los más diversos puntos de la geografía española. El hashtag ha sido lanzado por la periodista y escritora Cristina Fallarás como respuesta a la campaña protagonizada ayer por Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, e Inés Arrimadas, líder del partido en Cataluña, en las que retiraban lazos amarillos de una valla en Alella, Barcelona. A eso de las 11 de la mañana, la autora de Honrarás a tu padre y a tu madre (Anagrama), ha lanzado su primer tuit defendiendo el lazo amarillo “como forma de protestar contra el encarcelamiento de políticos, políticas y activistas de Cataluña”. A partir de ese momento, miles de personas han comenzado a participar en la campaña, haciendo que el hashtag se convirtiese en trending topic mundial, liderando las tendencias del día en España, con más de 95.000 tuits. "Me di cuenta de que se vende un enfrentamiento civil en Cataluña. Sin embargo, solo refleja a la parte energúmena, como si solo existiesen los del PP, los Ciudadanos y los del 'a por ellos'", denunciaba la periodista. "Pero no, hay una parte de la población española que está espantada como yo y que, sin ser independentista, apoya la salida de los presos, denuncia la construcción del odio de Ciudadanos y apoya el referéndum", añade. Fallarás también se ha mostrado crítica con los medios de comunicación: "En España es TT #RiveraQuitameEste. Gentes de toda España contra la construcción de odio que Ciudadanos intenta levantar. Y por la libertad de los políticos, políticas y activistas en prisión. Los medios solo muestran la España facha y rabiosa. Hay otra, solidaria". A pesar de ello, se muestra segura de que los medios tradicionales tendrán que hacerse eco de la campaña: "no hablar de ello sería hacer el ridículo", ironiza. Cristina Fallarás cree que en Ciudadanos "han perdido los papeles" y tratan de hacer crecer el enfrentamiento. "El gesto de retirar un lazo es un gesto violento. El equivalente a poner un lazo amarillo es poner un lazo naranja. Decir que el equivalente es quitarlo, es una falacia", argumenta. La periodista, colaboradora de La Marea, también logró gran repercusión hace unos meses al promover la campaña #cuéntalo en Twitter. A lo largo de varios días, miles de mujeres contaron en esta red social los distintos tipos de violencia sexual a la que se habían enfrentado a lo largo de su vida.  

Última ctualización a las 19:35

La entrada #RiveraQuítameEste: la respuesta a la retirada de lazos por parte de Ciudadanos se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/08/30/riveraquitameeste-la-respuesta-a-la-retirada-de-lazos-por-parte-de-ciudadanos/feed/ 11
Virginia Hernández : “Al Gobierno central no le interesa el municipalismo” https://www.lamarea.com/2018/08/17/virginia-hernandez-al-gobierno-central-no-le-interesa-el-municipalismo/ https://www.lamarea.com/2018/08/17/virginia-hernandez-al-gobierno-central-no-le-interesa-el-municipalismo/#comments Fri, 17 Aug 2018 09:47:38 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109250 Municipalismo

Virginia Hernández era profesora hasta que decidió presentarse a las elecciones municipales y se convirtió en la alcaldesa de 54 personas. Gracias a la candidatura ciudadana de Toma la Palabra, ahora es la alcaldesa de San Pelayo, un pequeño pueblo de la provincia de Valladolid, donde tienen mayoría absoluta, es decir, 2 de las 3 concejalías. Pero, ¿qué lleva a una filóloga a querer convertirse en alcaldesa? Un parque. "Éramos el único pueblo de la provincia que no tenía un parque. Un día vimos a un par de niñas jugar con una caja de zapatos a las que sus papás habían puesto arena dentro y por eso decidimos tomar la decisión de presentarnos", nos cuenta. Ahora, han puesto en marcha el proyecto Reencuentro con la fuente, en el que aúnan la recuperación del patrimonio histórico con el conocimiento y la protección de la naturaleza.

¿Cómo es una alcaldesa “folclórica punk” y “radical”?

(Risas). Una alcaldesa folclórica punk es una persona que bebe mucho de la tradición pero a la que también le gusta mucho el folclore popular de sus antepasados. Aunque claro, vive en el siglo XXI y ha conocido otras culturas y lo ha integrado todo. Por eso la puedes encontrar cantando tanto La Polla Récords como una canción del folclore popular castellano o a la propia Rocío Jurado.

Digo también que soy radical por extremista y por etimológica. Por extremista es por la acepción que normalmente se tiene de radical, es decir, una persona que es extrema en sus opiniones y en sus convicciones. Por etimológica es porque realmente la palabra radical significa que va a la raíz de las cuestiones, y a mí me gusta ir siempre a la raíz del problema al que me tengo que enfrentar para poder entender de dónde surgen las cosas.

¿Qué significa ser la alcaldesa de un pueblo de 54 personas?

Por una parte, es una responsabilidad enorme, porque aunque la población sea muy pequeña, no deja de estar en ti todo lo que se hace en un pueblo. Y aunque seamos solo 54 vecinos, la realidad es que un ayuntamiento pequeño se tiene que enfrentar a las mismas cosas que uno grande. Y eso genera muchísimas dificultades, porque la ley es la misma para mí que para Madrid. Y todo sin funcionariado y sin dedicación, pero con una ley que no hace una discriminación positiva a los municipios pequeños, cediendo en la alcaldesa todas las responsabilidades, lo que lo hace muy duro y muy trabajoso.

Sin embargo, a la vez supone un honor en el sentido de tener la capacidad y la posibilidad de mejorar tu pueblo y toda la comarca, poniendo en la opinión pública el proceso de despoblación al que se nos está sometiendo, porque para mí no es algo que surja espontáneamente, sino que está todo muy pensado. Contestando a la pregunta, lo resumiría en responsabilidad y honor.

¿Por qué cree que un pueblo donde el PP ha gobernado desde los inicios de la democracia pasa a votar a la izquierda en 2015?

Yo creo que hay una razón fundamental y es que las dos concejalas de San Pelayo Toma la Palabra somos del pueblo de toda la vida. En los pueblos pequeños tú votas a las personas, no a los partidos. También hay gente de convicciones políticas muy arraigadas que aunque me conozcan a mí de toda la vida, no me hayan votado. No obstante, si te fijas en los datos de las elecciones generales el partido que más votos tiene es el Partido Popular, aunque es cierto que solo supera a Unidos Podemos por tres votos. Sí que parece que hay un cambio de mentalidad. Pero que hayamos ganado nosotras las elecciones locales no significa que el pueblo haya pasado de ser un pueblo de derechas a ser un pueblo de izquierdas, simplemente han depositado la confianza en nuestra candidatura por ser quienes somos. Si nos presentamos por el PP hubiésemos ganado por más votos aún.

¿Qué encuentra cuando accede a la alcaldía de este pequeño municipio?

Lo que nos encontramos es un patrón que siguen muchos pueblos y es que las alcaldías las ocupan gente con buena voluntad pero con poca preparación, lo que provoca que los secretarios manden más que los propios alcaldes. Nosotras nos presentamos porque detectamos muchas carencias que veíamos que no eran difíciles de suplir. Sin embargo, hay que alabar que una persona que tiene su trabajo también se haga cargo de la alcaldía de un municipio y por eso no me gusta criticar la gestión de la corporación anterior y ser muy dura públicamente, aunque tengo mis opiniones de muchas cosas que se pudieron hacer mejor durante los años en los que gobernaron. Pero es cierto que cuando llegas aquí solo traes tu buena voluntad, nadie te dice qué hay que hacer para ser alcalde o alcaldesa.

Ha criticado en alguna ocasión que los ayuntamientos de los pueblos en general suelen centrarse en arreglar los pueblos como si fuesen monumentos, como escaparates… ¿Cuál ha sido su política? ¿Qué proyecto de pueblo ha propuesto para San Pelayo?

Nosotras lo que teníamos claro es que de lo que se trataba era de dinamizar a las personas y hacer cosas para las personas. Hay que arreglar las calles, por supuesto, pero no me sirve de nada tener un adoquín precioso en la calle de mi pueblo si nadie pisa las calles de mi pueblo. Por eso lo que hay que hacer es darle razones a los vecinos para quedarse a vivir aquí. Yo creo que nadie decide quedarse en un pueblo porque las calles sean más o menos bonitas, pero sí que decides quedarte si hay posibilidad de trabajar, de hacer actividades… También es interesante saber que los pueblos están llenos de pensionistas y de gente jubilada que lo que quiere es, por ejemplo, tener unas clases de gimnasia u otras actividades. Para mí eso es más importante que tener fuentes con luces, porque eso hace comunidad. 

Describa San Pelayo. 

Pues San Pelayo es un pueblo muy muy pequeñito que se encuentra en medio de la meseta castellana, en la típica imagen que describe Delibes en cualquiera de sus libros: campos amarillos donde la única sombra en pleno agosto son las torres altas de las iglesias que se construyeron antaño cuando éramos una gran potencia mundial.

San Pelayo no tiene apenas nada. Es un pueblo de 18 calles y una plaza. Tenemos una fuente monumental que es por lo que se nos conoce principalmente porque trae el agua de manantial. También hay en el pueblo una iglesia, una ermita, el ayuntamiento y un teleclub donde se reúnen los vecinos.

¿Lo considera un pueblo abandonado?

Considero que es un pueblo abandonado por la administración. Y eso sucede también con otros pueblos que son muy pequeños y que para la administración solo suponen gastos. Por eso yo soy de la opinión de que la administración lo que quiere es acelerar este proceso de despoblación para que le deje de costar dinero, aunque las diputaciones digan que pueblos como este siguen vivos gracias a ellas. En ese sentido sí es un pueblo abandonado.

Sin embargo, si tú vienes hoy mismo a San Pelayo y paseas por sus calles te darás cuenta de que los vecinos no lo han abandonado, que a pesar de todo sigue viviendo gente. Es curioso, además, que cada casa que se pone en venta se vende rápidamente. Por eso la mitad o más de la gente que vive aquí es gente que no tiene raíces en San Pelayo.

A pesar de ese abandono institucional, te das cuenta de que la mayor parte de la gente se preocupa por el pueblo y quiere recuperarlo. Además, está dando también un fenómeno de regreso. Se os vendió el relato de la ciudad como al Arcadia feliz donde todo era posible y la gente empieza a dar la vuelta a eso.

¿Qué ejemplos pondría de este abandono institucional?

El desmantelamiento de los servicios sociales. ¿No hay colegios porque no hay niños o no hay niños porque no hay colegios? Si se cierra un colegio lo que se hace es no incentivar a que las familias vengan a los pueblos. Lo mismo con los centros de salud. Hay hijos que prefieren llevar a sus padres a residencias de ancianos en la ciudad porque en el pueblo en el que han vivido toda la vida no hay un médico que les pueda atender. Así con todo… Ahora, por ejemplo, nos han quitado el transporte y dependemos totalmente del vehículo privado. ¿Cómo un padre o una madre va a mandar a sus hijos a cualquier parte si tampoco tiene transporte? Si desmantelamos los servicios básicos, también se desmantela la empresa privada. Si yo tengo un bar en el pueblo pero la gente se va del pueblo, deja de ser rentable que yo tenga ese bar y lo cierro. Y cerrar el único bar implica que acabas con el lugar de reunión de la gente…

También ha dicho en alguna ocasión que los pueblos no son rentables, pero aportan otro tipo de beneficios. ¿Cuáles?

Los pueblos no son rentables en el sentido de que no generan dinero, pero es que un núcleo de población no hay que medirlo en los términos de rentabilidad capitalista porque estamos hablando de personas que tienen el derecho a elegir vivir donde quieran. Y además, es un beneficio social porque las personas que viven en los pueblos mantienen vivo el territorio, lo custodian y lo cuidan. Por eso, que la gente viva en los pueblos, es más rentable en términos sociales. Si la gente viviese en los pueblos, se evitarían grandes desgracias como la de Galicia del año pasado. Si viviesen más personas en los pueblos, se podrían limpiar mejor lo montes, por ejemplo y evitar estas desgracias. Porque con un incendio peligra el ecosistema, peligra nuestra salud, peligran los alimentos… No podemos olvidar eso, que los alimentos se producen en el campo, porque va a llegar un punto en el que pensaremos que nacen en las fábricas en bandejas blancas recubiertas por un plástico.

También hay que tener en cuenta que descongestionamos los grandes núcleos de población. No es posible sostener que la mayor parte de la población de un territorio se concentre en torno a una ciudad. Eso es insostenible.

¿Qué es el proyecto Reencuentro con la fuente? ¿Cómo nace?

En un encuentro sobre el medio rural conozco a una chica que nos ofrece un proyecto de voluntariado ambiental en San Pelayo. En cuanto nos los explica vemos que cuadraría fenomenal para arreglar una antigua fuente y lo ponemos en marcha. Desde el primer momento vimos que tenía que ser una actividad intergeneracional, porque o nos juntamos todos o es imposible hacer quorum. La excusa era la fuente porque lo que pretendíamos era poner en valor la biodiversidad del entorno, aprender qué especies habitan en nuestra zona, construir cajas nido para las aves… De esta forma buscábamos reconciliarnos con el entorno y darnos cuenta de que a lo mejor hay otras alternativas para equilibrar el ecosistema.

¿Cómo cree que puede mantenerse vivo un pueblo como San Pelayo de aquí a unos años?

Hay dos cuestiones básicas. En primer lugar están las comunicaciones: internet y telefonía móvil. Hay muchísimos pueblos que no tienen acceso a internet o que no tienen cobertura móvil. Es imposible que nadie pueda establecerse en el medio rural con algún tipo de empresa si no tiene lo más básico. No tener cobertura móvil es lo equivalente hace 50 años a no tener luz o agua corriente. Y de eso se nos está privando.

El otro punto fundamental es la vivienda. Nuestros pueblos están llenos de viviendas vacías que se están cayendo. Los jóvenes de los pueblos nos estamos yendo porque no tenemos acceso a las viviendas que ya existen y, por supuesto, no tenemos dinero para comprar un terreno y construir nuestra propia vivienda. Eso solo lo pueden hacer ciertas personas cuando se jubilan.

Los jóvenes necesitamos tener una casa para vivir. No hace falta siquiera que el trabajo esté en el propio pueblo, porque teniendo unas buenas carreteras nos podemos mover. O incluso podemos trabajar desde casa si tenemos una buena conexión a internet. Pero mientras no tengamos eso, no podremos vivir de ninguna manera.

Y ahora, volviendo a la radicalidad de la que hablábamos al principio, esto pasa por la expropiación. Igual que se expropian tierras para hacer carreteras y a nadie le parece raro, hay que empezar a expropiar las viviendas que se caen, porque al final se convierten en focos de suciedad y de ratas que empobrecen la vida de las personas que viven aquí. Hay que expropiar y darle al propietario el valor de su vivienda, yo no defiendo una expropiación a cambio de cero. Pero de esta forma la gente empezaría a preocuparse por su vivienda y a cuidarla.

¿Cómo ha cambiado San Pelayo desde que ustedes gobiernan?

Si te das un paseo por el pueblo notarás es que hemos creado una zona de convivencia, un nuevo parque, lo que ha propiciado la reunión constante de vecinos que antes no salían de casa. Y ahora es fácil ver a señores jugando al dominó como antaño, niños en el parque, gente tomando una cerveza en la puerta del centro, gente haciendo actividades… Al final son cosas que van más allá de las propias construcciones. Nosotras no queremos ser recordadas por elementos en concreto, sino por este tipo de cosas. Aunque sí que quedarán cosas palpables como, por ejemplo, los carteles con los nombres de las calles, que no estaban. Pero como decía, sobre todo nuestro paso se nota en la gente.

¿Se presentarán a las próximas elecciones?

Probablemente, sí. Es verdad que estamos agotadas porque son cuatro años sin ningún tipo de dedicación, perdiendo tiempo y dinero. Pero tenemos un proyecto por delante y no podemos irnos sin verlo realizado. Vamos a sacar a subasta pública unos terrenos para la construcción de vivienda y no querría dejar el ayuntamiento y que alguien pudiera venir y paralizar este proyecto que permitirá que vengan seis nuevas familias a San Pelayo.

¿Cómo se imagina San Pelayo en 20 años?

Procuro no hacer este ejercicio muchas veces porque no se trata solo de las ganas que tengamos los habitantes de San Pelayo sino de los recursos que lleguen. Los impuestos se pierden en las instituciones intermediarias como las diputaciones y, en vez de llegar el 33% del presupuesto a los ayuntamientos, llega muchísimo menos. La Ley Montoro ha dejado clara que a los ayuntamientos nos van a dejar solo para gestionar la protección del santo el día de la fiestas y para echar herbicida en los cementerios en víspera del día de los santos y poquito más. Está claro que al Gobierno central el municipalismo no le interesa. Yo soy optimista de lo que se puede hacer en los pueblos, pero soy más pesimista porque no depende solo de nosotros.

La entrada Virginia Hernández : “Al Gobierno central no le interesa el municipalismo” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Municipalismo

Virginia Hernández era profesora hasta que decidió presentarse a las elecciones municipales y se convirtió en la alcaldesa de 54 personas. Gracias a la candidatura ciudadana de Toma la Palabra, ahora es la alcaldesa de San Pelayo, un pequeño pueblo de la provincia de Valladolid, donde tienen mayoría absoluta, es decir, 2 de las 3 concejalías. Pero, ¿qué lleva a una filóloga a querer convertirse en alcaldesa? Un parque. "Éramos el único pueblo de la provincia que no tenía un parque. Un día vimos a un par de niñas jugar con una caja de zapatos a las que sus papás habían puesto arena dentro y por eso decidimos tomar la decisión de presentarnos", nos cuenta. Ahora, han puesto en marcha el proyecto Reencuentro con la fuente, en el que aúnan la recuperación del patrimonio histórico con el conocimiento y la protección de la naturaleza. ¿Cómo es una alcaldesa “folclórica punk” y “radical”? (Risas). Una alcaldesa folclórica punk es una persona que bebe mucho de la tradición pero a la que también le gusta mucho el folclore popular de sus antepasados. Aunque claro, vive en el siglo XXI y ha conocido otras culturas y lo ha integrado todo. Por eso la puedes encontrar cantando tanto La Polla Récords como una canción del folclore popular castellano o a la propia Rocío Jurado. Digo también que soy radical por extremista y por etimológica. Por extremista es por la acepción que normalmente se tiene de radical, es decir, una persona que es extrema en sus opiniones y en sus convicciones. Por etimológica es porque realmente la palabra radical significa que va a la raíz de las cuestiones, y a mí me gusta ir siempre a la raíz del problema al que me tengo que enfrentar para poder entender de dónde surgen las cosas. ¿Qué significa ser la alcaldesa de un pueblo de 54 personas? Por una parte, es una responsabilidad enorme, porque aunque la población sea muy pequeña, no deja de estar en ti todo lo que se hace en un pueblo. Y aunque seamos solo 54 vecinos, la realidad es que un ayuntamiento pequeño se tiene que enfrentar a las mismas cosas que uno grande. Y eso genera muchísimas dificultades, porque la ley es la misma para mí que para Madrid. Y todo sin funcionariado y sin dedicación, pero con una ley que no hace una discriminación positiva a los municipios pequeños, cediendo en la alcaldesa todas las responsabilidades, lo que lo hace muy duro y muy trabajoso. Sin embargo, a la vez supone un honor en el sentido de tener la capacidad y la posibilidad de mejorar tu pueblo y toda la comarca, poniendo en la opinión pública el proceso de despoblación al que se nos está sometiendo, porque para mí no es algo que surja espontáneamente, sino que está todo muy pensado. Contestando a la pregunta, lo resumiría en responsabilidad y honor. ¿Por qué cree que un pueblo donde el PP ha gobernado desde los inicios de la democracia pasa a votar a la izquierda en 2015? Yo creo que hay una razón fundamental y es que las dos concejalas de San Pelayo Toma la Palabra somos del pueblo de toda la vida. En los pueblos pequeños tú votas a las personas, no a los partidos. También hay gente de convicciones políticas muy arraigadas que aunque me conozcan a mí de toda la vida, no me hayan votado. No obstante, si te fijas en los datos de las elecciones generales el partido que más votos tiene es el Partido Popular, aunque es cierto que solo supera a Unidos Podemos por tres votos. Sí que parece que hay un cambio de mentalidad. Pero que hayamos ganado nosotras las elecciones locales no significa que el pueblo haya pasado de ser un pueblo de derechas a ser un pueblo de izquierdas, simplemente han depositado la confianza en nuestra candidatura por ser quienes somos. Si nos presentamos por el PP hubiésemos ganado por más votos aún. ¿Qué encuentra cuando accede a la alcaldía de este pequeño municipio? Lo que nos encontramos es un patrón que siguen muchos pueblos y es que las alcaldías las ocupan gente con buena voluntad pero con poca preparación, lo que provoca que los secretarios manden más que los propios alcaldes. Nosotras nos presentamos porque detectamos muchas carencias que veíamos que no eran difíciles de suplir. Sin embargo, hay que alabar que una persona que tiene su trabajo también se haga cargo de la alcaldía de un municipio y por eso no me gusta criticar la gestión de la corporación anterior y ser muy dura públicamente, aunque tengo mis opiniones de muchas cosas que se pudieron hacer mejor durante los años en los que gobernaron. Pero es cierto que cuando llegas aquí solo traes tu buena voluntad, nadie te dice qué hay que hacer para ser alcalde o alcaldesa. Ha criticado en alguna ocasión que los ayuntamientos de los pueblos en general suelen centrarse en arreglar los pueblos como si fuesen monumentos, como escaparates… ¿Cuál ha sido su política? ¿Qué proyecto de pueblo ha propuesto para San Pelayo? Nosotras lo que teníamos claro es que de lo que se trataba era de dinamizar a las personas y hacer cosas para las personas. Hay que arreglar las calles, por supuesto, pero no me sirve de nada tener un adoquín precioso en la calle de mi pueblo si nadie pisa las calles de mi pueblo. Por eso lo que hay que hacer es darle razones a los vecinos para quedarse a vivir aquí. Yo creo que nadie decide quedarse en un pueblo porque las calles sean más o menos bonitas, pero sí que decides quedarte si hay posibilidad de trabajar, de hacer actividades… También es interesante saber que los pueblos están llenos de pensionistas y de gente jubilada que lo que quiere es, por ejemplo, tener unas clases de gimnasia u otras actividades. Para mí eso es más importante que tener fuentes con luces, porque eso hace comunidad.  Describa San Pelayo.  Pues San Pelayo es un pueblo muy muy pequeñito que se encuentra en medio de la meseta castellana, en la típica imagen que describe Delibes en cualquiera de sus libros: campos amarillos donde la única sombra en pleno agosto son las torres altas de las iglesias que se construyeron antaño cuando éramos una gran potencia mundial. San Pelayo no tiene apenas nada. Es un pueblo de 18 calles y una plaza. Tenemos una fuente monumental que es por lo que se nos conoce principalmente porque trae el agua de manantial. También hay en el pueblo una iglesia, una ermita, el ayuntamiento y un teleclub donde se reúnen los vecinos. ¿Lo considera un pueblo abandonado? Considero que es un pueblo abandonado por la administración. Y eso sucede también con otros pueblos que son muy pequeños y que para la administración solo suponen gastos. Por eso yo soy de la opinión de que la administración lo que quiere es acelerar este proceso de despoblación para que le deje de costar dinero, aunque las diputaciones digan que pueblos como este siguen vivos gracias a ellas. En ese sentido sí es un pueblo abandonado. Sin embargo, si tú vienes hoy mismo a San Pelayo y paseas por sus calles te darás cuenta de que los vecinos no lo han abandonado, que a pesar de todo sigue viviendo gente. Es curioso, además, que cada casa que se pone en venta se vende rápidamente. Por eso la mitad o más de la gente que vive aquí es gente que no tiene raíces en San Pelayo. A pesar de ese abandono institucional, te das cuenta de que la mayor parte de la gente se preocupa por el pueblo y quiere recuperarlo. Además, está dando también un fenómeno de regreso. Se os vendió el relato de la ciudad como al Arcadia feliz donde todo era posible y la gente empieza a dar la vuelta a eso. ¿Qué ejemplos pondría de este abandono institucional? El desmantelamiento de los servicios sociales. ¿No hay colegios porque no hay niños o no hay niños porque no hay colegios? Si se cierra un colegio lo que se hace es no incentivar a que las familias vengan a los pueblos. Lo mismo con los centros de salud. Hay hijos que prefieren llevar a sus padres a residencias de ancianos en la ciudad porque en el pueblo en el que han vivido toda la vida no hay un médico que les pueda atender. Así con todo… Ahora, por ejemplo, nos han quitado el transporte y dependemos totalmente del vehículo privado. ¿Cómo un padre o una madre va a mandar a sus hijos a cualquier parte si tampoco tiene transporte? Si desmantelamos los servicios básicos, también se desmantela la empresa privada. Si yo tengo un bar en el pueblo pero la gente se va del pueblo, deja de ser rentable que yo tenga ese bar y lo cierro. Y cerrar el único bar implica que acabas con el lugar de reunión de la gente… También ha dicho en alguna ocasión que los pueblos no son rentables, pero aportan otro tipo de beneficios. ¿Cuáles? Los pueblos no son rentables en el sentido de que no generan dinero, pero es que un núcleo de población no hay que medirlo en los términos de rentabilidad capitalista porque estamos hablando de personas que tienen el derecho a elegir vivir donde quieran. Y además, es un beneficio social porque las personas que viven en los pueblos mantienen vivo el territorio, lo custodian y lo cuidan. Por eso, que la gente viva en los pueblos, es más rentable en términos sociales. Si la gente viviese en los pueblos, se evitarían grandes desgracias como la de Galicia del año pasado. Si viviesen más personas en los pueblos, se podrían limpiar mejor lo montes, por ejemplo y evitar estas desgracias. Porque con un incendio peligra el ecosistema, peligra nuestra salud, peligran los alimentos… No podemos olvidar eso, que los alimentos se producen en el campo, porque va a llegar un punto en el que pensaremos que nacen en las fábricas en bandejas blancas recubiertas por un plástico. También hay que tener en cuenta que descongestionamos los grandes núcleos de población. No es posible sostener que la mayor parte de la población de un territorio se concentre en torno a una ciudad. Eso es insostenible. ¿Qué es el proyecto Reencuentro con la fuente? ¿Cómo nace? En un encuentro sobre el medio rural conozco a una chica que nos ofrece un proyecto de voluntariado ambiental en San Pelayo. En cuanto nos los explica vemos que cuadraría fenomenal para arreglar una antigua fuente y lo ponemos en marcha. Desde el primer momento vimos que tenía que ser una actividad intergeneracional, porque o nos juntamos todos o es imposible hacer quorum. La excusa era la fuente porque lo que pretendíamos era poner en valor la biodiversidad del entorno, aprender qué especies habitan en nuestra zona, construir cajas nido para las aves… De esta forma buscábamos reconciliarnos con el entorno y darnos cuenta de que a lo mejor hay otras alternativas para equilibrar el ecosistema. ¿Cómo cree que puede mantenerse vivo un pueblo como San Pelayo de aquí a unos años? Hay dos cuestiones básicas. En primer lugar están las comunicaciones: internet y telefonía móvil. Hay muchísimos pueblos que no tienen acceso a internet o que no tienen cobertura móvil. Es imposible que nadie pueda establecerse en el medio rural con algún tipo de empresa si no tiene lo más básico. No tener cobertura móvil es lo equivalente hace 50 años a no tener luz o agua corriente. Y de eso se nos está privando. El otro punto fundamental es la vivienda. Nuestros pueblos están llenos de viviendas vacías que se están cayendo. Los jóvenes de los pueblos nos estamos yendo porque no tenemos acceso a las viviendas que ya existen y, por supuesto, no tenemos dinero para comprar un terreno y construir nuestra propia vivienda. Eso solo lo pueden hacer ciertas personas cuando se jubilan. Los jóvenes necesitamos tener una casa para vivir. No hace falta siquiera que el trabajo esté en el propio pueblo, porque teniendo unas buenas carreteras nos podemos mover. O incluso podemos trabajar desde casa si tenemos una buena conexión a internet. Pero mientras no tengamos eso, no podremos vivir de ninguna manera. Y ahora, volviendo a la radicalidad de la que hablábamos al principio, esto pasa por la expropiación. Igual que se expropian tierras para hacer carreteras y a nadie le parece raro, hay que empezar a expropiar las viviendas que se caen, porque al final se convierten en focos de suciedad y de ratas que empobrecen la vida de las personas que viven aquí. Hay que expropiar y darle al propietario el valor de su vivienda, yo no defiendo una expropiación a cambio de cero. Pero de esta forma la gente empezaría a preocuparse por su vivienda y a cuidarla. ¿Cómo ha cambiado San Pelayo desde que ustedes gobiernan? Si te das un paseo por el pueblo notarás es que hemos creado una zona de convivencia, un nuevo parque, lo que ha propiciado la reunión constante de vecinos que antes no salían de casa. Y ahora es fácil ver a señores jugando al dominó como antaño, niños en el parque, gente tomando una cerveza en la puerta del centro, gente haciendo actividades… Al final son cosas que van más allá de las propias construcciones. Nosotras no queremos ser recordadas por elementos en concreto, sino por este tipo de cosas. Aunque sí que quedarán cosas palpables como, por ejemplo, los carteles con los nombres de las calles, que no estaban. Pero como decía, sobre todo nuestro paso se nota en la gente. ¿Se presentarán a las próximas elecciones? Probablemente, sí. Es verdad que estamos agotadas porque son cuatro años sin ningún tipo de dedicación, perdiendo tiempo y dinero. Pero tenemos un proyecto por delante y no podemos irnos sin verlo realizado. Vamos a sacar a subasta pública unos terrenos para la construcción de vivienda y no querría dejar el ayuntamiento y que alguien pudiera venir y paralizar este proyecto que permitirá que vengan seis nuevas familias a San Pelayo. ¿Cómo se imagina San Pelayo en 20 años? Procuro no hacer este ejercicio muchas veces porque no se trata solo de las ganas que tengamos los habitantes de San Pelayo sino de los recursos que lleguen. Los impuestos se pierden en las instituciones intermediarias como las diputaciones y, en vez de llegar el 33% del presupuesto a los ayuntamientos, llega muchísimo menos. La Ley Montoro ha dejado clara que a los ayuntamientos nos van a dejar solo para gestionar la protección del santo el día de la fiestas y para echar herbicida en los cementerios en víspera del día de los santos y poquito más. Está claro que al Gobierno central el municipalismo no le interesa. Yo soy optimista de lo que se puede hacer en los pueblos, pero soy más pesimista porque no depende solo de nosotros.

La entrada Virginia Hernández : “Al Gobierno central no le interesa el municipalismo” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/08/17/virginia-hernandez-al-gobierno-central-no-le-interesa-el-municipalismo/feed/ 4
¿Para cuándo un gobierno feminista, ecologista… y republicano? https://www.lamarea.com/2018/08/03/para-cuando-un-gobierno-feminista-ecologista-y-republicano/ https://www.lamarea.com/2018/08/03/para-cuando-un-gobierno-feminista-ecologista-y-republicano/#comments Fri, 03 Aug 2018 15:07:43 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109173

Han cambiado muchas cosas con el nuevo gobierno. Ha empezado una "nueva época", ha definido este tiempo el presidente, Pedro Sánchez, surgido tras la inesperada moción de censura contra Rajoy. Compromiso con la violencia de género, con la pobreza infantil, con la migración...

Lo que no ha cambiado entre esta imagen y la anterior, entre esta nueva época y la vieja época, es su compromiso con la monarquía. "Tenemos una monarquía renovada y ejemplar", ha dicho Sánchez tras mencionar todas las causas por las que trabaja su gobierno. Un gobierno, ha destacado, feminista, ecologista, capaz de asumir el traslado de los restos de Franco (habrá que esperar unas semanas más...). Cuando le han preguntado si, entonces, la anterior monarquía no era ejemplar, ha respondido: "También, también".

En fin, claro que Sánchez, aunque ha dado en dos meses la primera rueda de prensa en solitario, no es Rajoy ni Casado (por cierto, fue Rajoy quien excluyó a las personas migrantes de la sanidad). Pero, ¿para cuándo un gobierno feminista, ecologista... y republicano?

La entrada ¿Para cuándo un gobierno feminista, ecologista… y republicano? se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Han cambiado muchas cosas con el nuevo gobierno. Ha empezado una "nueva época", ha definido este tiempo el presidente, Pedro Sánchez, surgido tras la inesperada moción de censura contra Rajoy. Compromiso con la violencia de género, con la pobreza infantil, con la migración... Lo que no ha cambiado entre esta imagen y la anterior, entre esta nueva época y la vieja época, es su compromiso con la monarquía. "Tenemos una monarquía renovada y ejemplar", ha dicho Sánchez tras mencionar todas las causas por las que trabaja su gobierno. Un gobierno, ha destacado, feminista, ecologista, capaz de asumir el traslado de los restos de Franco (habrá que esperar unas semanas más...). Cuando le han preguntado si, entonces, la anterior monarquía no era ejemplar, ha respondido: "También, también". En fin, claro que Sánchez, aunque ha dado en dos meses la primera rueda de prensa en solitario, no es Rajoy ni Casado (por cierto, fue Rajoy quien excluyó a las personas migrantes de la sanidad). Pero, ¿para cuándo un gobierno feminista, ecologista... y republicano?

La entrada ¿Para cuándo un gobierno feminista, ecologista… y republicano? se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/08/03/para-cuando-un-gobierno-feminista-ecologista-y-republicano/feed/ 7
“Nos hemos convertido en un campo perfectamente abonado para el fascismo” https://www.lamarea.com/2018/08/01/nos-hemos-convertimos-en-un-campo-perfectamente-abonado-para-el-fascismo/ https://www.lamarea.com/2018/08/01/nos-hemos-convertimos-en-un-campo-perfectamente-abonado-para-el-fascismo/#comments Wed, 01 Aug 2018 11:14:14 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109053 Penélope Ayas.

"En mi caso, la conciencia de clase trabajadora, al igual que la conciencia de género, se va adquiriendo y potenciando con el paso de los años y las vivencias propias. En mi casa, humilde como las que más, nunca se habló de política, ni de pertenencia a ninguna clase, ya que, el simple hecho de salir adelante consume todo tu tiempo y esfuerzo. Recuerdo ahora a una profesora de Filosofía que nos explicaba que pensar en la antigua Grecia, cuando eras hombre privilegiado de clase alta, era muy sencillo, pues todas tus necesidades básicas ya estaban cubiertas. Si cualquiera de nosotros tuviese la capacidad de filosofar que pudo haber tenido Platón, por ejemplo, se perdería entre horas extras, trabajo precario y cuidado de personas dependientes. ¿O acaso yo puedo pararme a filosofar sobre cuestiones no mundanas cuando no me faltan horas en el día?".

Penélope Ayas tiene 36 años, es optometrista y está indignada. Primero con el caso Cifuentes y después con el caso Casado. "Ponen de manifiesto cómo desde las esferas de poder se pervierte lo público. A los ricos y poderosos se les compraban títulos para que ejerciesen. Que esto mismo se haga supuestamente desde una universidad pública, que pagamos entre todos, es muy indignante, ya que ni siquiera hay que pasar por caja, y devalúa el inmenso esfuerzo que sí hemos tenido que hacer quienes sí hemos estudiado y trabajado desde que tenemos uso de razón, literalmente". Ella tiene todos sus títulos, los oficiales y los que paga y hace durante los fines de semana, expuestos en el gabinete de óptica en el que ejerce su profesión.

https://kiosco.lamarea.com/categoria-producto/suscripciones/

Así prosigue su reflexión: "Soy de un pueblo de 3.000 habitantes, al sur del sur, en Granada. Nunca fui brillante en los estudios, pero sí muy trabajadora. Me hubiese gustado cursar una licenciatura, o algo relacionado con la filosofía o la docencia, pero las posibilidades de alargar mi vida académica y necesitar de unas oposiciones para ejercer eran inviables. Así opté por una diplomatura en Óptica y Optometría, que ofrecía una rápida salida laboral, como así fue: terminé la carrera un miércoles y ya ese mismo sábado estaba trabajando en Fuerteventura, con 21 años y sola en una isla a mil kilómetros de casa. Poder ejercer una profesión para la que me había formado, ser de las primeras universitarias de mi familia es un orgullo y una responsabilidad. Era muy joven, inexperta y con ganas de comerme el mundo, pero era independiente y, a pesar de la lejanía de familia y amigos siendo tan joven, aprendí mucho de esa experiencia".

Tras volver a la península, encontrar un trabajo en Cádiz y quedarse en paro por el cierre del local, decidió seguir formándose y se matriculó en un máster, de nuevo en Granada, al que accedió, según relata, por tener una nota media alta. "Durante todos los años que trabajé, con mejor salario que ahora, siempre tuve claro que soy y siempre seré clase trabajadora. No he leído a Marx, aunque lo he intentado, pero soy plenamente consciente de que la clase media es una falacia, una forma de alienar a aquellos que, por tener ciertas comodidades, pronto se autodenominaron clase media. Es muy difícil que hoy en día alguien se llame clase obrera, pues identificamos al mono azul y el trabajador industrial, no hay cohesión social ni sensación de pertenencia, y ese es el éxito del sistema actual. Y, sin embargo, en mi entorno, todos somos clase trabajadora pues, aun la enfermera con salario decente, no podría 'vivir de las rentas' si se quedase en paro durante seis meses". No obstante, reconoce que esta conciencia es "muy minoritaria, quizás por la alienación de clase que nos bombardea constantemente".

"La mal llamada crisis, la estafa que estalla en 2008 –añade– pone de manifiesto cómo todo un país se ve privado de recursos económicos, de su fuerza de trabajo, ganase 1.000 o 5.000 euros al mes, ya que, a la vista está, una vez sin trabajo ni remuneración económica, era imposible seguir viviendo. Llegaron los desahucios, la bajada de salarios, la desprotección social y la clase trabajadora no se identificaba con el vecino porque a nadie le gusta saberse del bando perdedor. A nadie le gusta sentirse pobre. Y al erradicar la conciencia de clase, se erradica toda capacidad de protesta, toda capacidad de lucha".

Desde su punto de vista, el objetivo de las políticas represivas es ese: "El obrero en casa, asustado, sin poder de reacción, completamente alienado y con tanto miedo a perder lo poco que tiene que es fácilmente manipulable. Y entonces nos hemos convertido en un campo perfectamente abonado para el fascismo, para odiar al inmigrante, al catalán, al rapero... Veo cómo mis primas y sus amigos, 10 años más jóvenes que yo, ni siquiera podrán ejercer una profesión para la que llevan años formándose, con esfuerzo económico y personal similar al mío, y me apena y me indigna cómo hemos permitido que este país se convierta en un país de reponedores, de camareras, de mozos de almacén con sus flamantes grados y posgrados colgados en una pared de padres y madres humildes orgullosos de sus hijos, pero carentes de expectativas", concluye.

Penélope Ayas participó en el dossier Tiempos de Clase

La entrada “Nos hemos convertido en un campo perfectamente abonado para el fascismo” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Penélope Ayas.

"En mi caso, la conciencia de clase trabajadora, al igual que la conciencia de género, se va adquiriendo y potenciando con el paso de los años y las vivencias propias. En mi casa, humilde como las que más, nunca se habló de política, ni de pertenencia a ninguna clase, ya que, el simple hecho de salir adelante consume todo tu tiempo y esfuerzo. Recuerdo ahora a una profesora de Filosofía que nos explicaba que pensar en la antigua Grecia, cuando eras hombre privilegiado de clase alta, era muy sencillo, pues todas tus necesidades básicas ya estaban cubiertas. Si cualquiera de nosotros tuviese la capacidad de filosofar que pudo haber tenido Platón, por ejemplo, se perdería entre horas extras, trabajo precario y cuidado de personas dependientes. ¿O acaso yo puedo pararme a filosofar sobre cuestiones no mundanas cuando no me faltan horas en el día?". Penélope Ayas tiene 36 años, es optometrista y está indignada. Primero con el caso Cifuentes y después con el caso Casado. "Ponen de manifiesto cómo desde las esferas de poder se pervierte lo público. A los ricos y poderosos se les compraban títulos para que ejerciesen. Que esto mismo se haga supuestamente desde una universidad pública, que pagamos entre todos, es muy indignante, ya que ni siquiera hay que pasar por caja, y devalúa el inmenso esfuerzo que sí hemos tenido que hacer quienes sí hemos estudiado y trabajado desde que tenemos uso de razón, literalmente". Ella tiene todos sus títulos, los oficiales y los que paga y hace durante los fines de semana, expuestos en el gabinete de óptica en el que ejerce su profesión. https://kiosco.lamarea.com/categoria-producto/suscripciones/ Así prosigue su reflexión: "Soy de un pueblo de 3.000 habitantes, al sur del sur, en Granada. Nunca fui brillante en los estudios, pero sí muy trabajadora. Me hubiese gustado cursar una licenciatura, o algo relacionado con la filosofía o la docencia, pero las posibilidades de alargar mi vida académica y necesitar de unas oposiciones para ejercer eran inviables. Así opté por una diplomatura en Óptica y Optometría, que ofrecía una rápida salida laboral, como así fue: terminé la carrera un miércoles y ya ese mismo sábado estaba trabajando en Fuerteventura, con 21 años y sola en una isla a mil kilómetros de casa. Poder ejercer una profesión para la que me había formado, ser de las primeras universitarias de mi familia es un orgullo y una responsabilidad. Era muy joven, inexperta y con ganas de comerme el mundo, pero era independiente y, a pesar de la lejanía de familia y amigos siendo tan joven, aprendí mucho de esa experiencia". Tras volver a la península, encontrar un trabajo en Cádiz y quedarse en paro por el cierre del local, decidió seguir formándose y se matriculó en un máster, de nuevo en Granada, al que accedió, según relata, por tener una nota media alta. "Durante todos los años que trabajé, con mejor salario que ahora, siempre tuve claro que soy y siempre seré clase trabajadora. No he leído a Marx, aunque lo he intentado, pero soy plenamente consciente de que la clase media es una falacia, una forma de alienar a aquellos que, por tener ciertas comodidades, pronto se autodenominaron clase media. Es muy difícil que hoy en día alguien se llame clase obrera, pues identificamos al mono azul y el trabajador industrial, no hay cohesión social ni sensación de pertenencia, y ese es el éxito del sistema actual. Y, sin embargo, en mi entorno, todos somos clase trabajadora pues, aun la enfermera con salario decente, no podría 'vivir de las rentas' si se quedase en paro durante seis meses". No obstante, reconoce que esta conciencia es "muy minoritaria, quizás por la alienación de clase que nos bombardea constantemente". "La mal llamada crisis, la estafa que estalla en 2008 –añade– pone de manifiesto cómo todo un país se ve privado de recursos económicos, de su fuerza de trabajo, ganase 1.000 o 5.000 euros al mes, ya que, a la vista está, una vez sin trabajo ni remuneración económica, era imposible seguir viviendo. Llegaron los desahucios, la bajada de salarios, la desprotección social y la clase trabajadora no se identificaba con el vecino porque a nadie le gusta saberse del bando perdedor. A nadie le gusta sentirse pobre. Y al erradicar la conciencia de clase, se erradica toda capacidad de protesta, toda capacidad de lucha". Desde su punto de vista, el objetivo de las políticas represivas es ese: "El obrero en casa, asustado, sin poder de reacción, completamente alienado y con tanto miedo a perder lo poco que tiene que es fácilmente manipulable. Y entonces nos hemos convertido en un campo perfectamente abonado para el fascismo, para odiar al inmigrante, al catalán, al rapero... Veo cómo mis primas y sus amigos, 10 años más jóvenes que yo, ni siquiera podrán ejercer una profesión para la que llevan años formándose, con esfuerzo económico y personal similar al mío, y me apena y me indigna cómo hemos permitido que este país se convierta en un país de reponedores, de camareras, de mozos de almacén con sus flamantes grados y posgrados colgados en una pared de padres y madres humildes orgullosos de sus hijos, pero carentes de expectativas", concluye. Penélope Ayas participó en el dossier Tiempos de Clase

La entrada “Nos hemos convertido en un campo perfectamente abonado para el fascismo” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/08/01/nos-hemos-convertimos-en-un-campo-perfectamente-abonado-para-el-fascismo/feed/ 6
¿Migrante? ¿Refugiada? Llámame Jénnifer https://www.lamarea.com/2018/07/30/migrante-refugiada-llamame-jennifer/ https://www.lamarea.com/2018/07/30/migrante-refugiada-llamame-jennifer/#comments Mon, 30 Jul 2018 16:30:22 +0000 https://www.lamarea.com/?p=109007 Mujeres migrantes

La política de cierre de fronteras de la Unión Europea fuerza a miles de mujeres a acudir a las redes de trata para migrar a su territorio e, intentar así, mejorar sus vidas y las de sus familias. Y cuando consiguen escapar de sus tratantes, ya en el país de destino, a menudo se quedan en la clandestinidad, sin posibilidad de acceder a los papeles y, por tanto, salir de la economía sumergida. Mientras, los gobiernos destinan cada vez más presupuesto a campañas de sensibilización contra la trata, sin afrontar sus causas: la creciente desigualdad Norte-Sur y las barreras a las migraciones. Esa es la historia de Jénnifer, una de las protagonistas de Mujeres que se mueven, un libro coescrito por Patricia Simón y editado por Médicos del Mundo:

"Ahora, por fin, estoy disfrutando de ser madre, con mi tercer hijo. Me dice “te quiero mucho, mami” y me abraza. Tiene cinco años. Mis otros dos hijos están en Nigeria. Tienen 17 y 18 años. Cuando los secuestros de Boko Haram, en 2014, me pasé tres meses sangrando. El médico me decía que estaba todo bien, que era por la situación de estrés que estaba viviendo. Temía tanto que les pudiera pasar a ellos. Estoy arreglando los papeles para poder traérmelos. Llevo casi catorce años sin verlos. La misma edad que yo tenía cuando tuve al primero. Un año después tuve al segundo.

Mi vida ha sido muy larga, tanto como para haber criado a once niños a mis treinta y tres años: mis dos hermanas por parte de madre y padre, seis más que tuvieron mis padres por separado y mis tres hijos.  

Todo empezó mal y muy pronto. Mi madre sólo tuvo hijas con mi padre y eso, para mi abuela, era tener ‘ashawos’, ‘putas’. Por esa razón, le pegaba y le insultaba, así que cuando tuvo a la tercera niña se marchó porque ya no aguantaba más. Mi padre era policía y se pasaba todo el mes fuera de casa, sólo venía tres días de permiso, le daba el dinero a mi abuela y se iba. Yo tenía tres años cuando mi madre huyó por primera vez. Cinco cuando se marchó definitivamente con mi hermana pequeña.

Mi abuela no nos daba de comer ni nada con el dinero que le daba mi padre, se lo gastaba todo en su hija menor. Yo no usé zapatos hasta que huí de mi pueblo a los diez años. Como no teníamos ropa y allí son habituales las riadas, me iba al río a buscar trapos arrastrados por las lluvias para que mi hermana y yo pudiéramos cubrir nuestros cuerpos. Tenía que ir hasta siete veces al día a buscar agua a muchos kilómetros de distancia. Y todavía hoy tengo cicatrices de las palizas que me daba mi abuela. Allí las edades son tan distintas a como se conciben aquí como la propia vida. Tanto que a los siete años me escapé con una chica a la ciudad. Una señora se apiadó de mí y me ayudó a vender agua en la calle y así ganar algo de dinero. Mi abuela fue a buscarme, dejó a su hija en mi puesto de vendedora y me llevó de vuelta al pueblo para ponerme a trabajar en el campo. Recogía ñam y picante para ella. Nunca fui al colegio. No sé leer ni escribir.

A los nueve años me volví a escapar y llegué a Benin City, capital de Edo State (Nigeria). No hablaba inglés y sentía vergüenza por haber crecido en un pueblo donde sólo hablábamos la lengua local. Allí aprendí cosas básicas como que había que echarse jabón para ducharse.

Fue entonces cuando me reuní con mi madre y mi hermana pequeña. Ella me abrazaba mientras lloraba y lloraba, y me decía “pasaron muchas cosas, te las contaré cuando seas mayor”. A mí me costaba mucho llamarla ‘mamá’. Pero mi padre nos encontró y la amenazó con que si yo no volvía con mi abuela, nos destrozaría la vida. Era policía y podía hacerlo. Me he pasado la vida preguntándome si algún día podré ser feliz.

----

Un par de años después, mi hermana mediana y yo nos escapamos y terminamos viviendo en la calle. Un día, un policía que conocía a mi padre se nos acercó y nos dijo que no podíamos seguir viviendo así. Nos llevó a su casa. Nos daba dinero y comida. Un día empezó a tocarme. Yo le pregunté que por qué lo hacía y me dijo que era normal. Hasta que un día se acostó conmigo. Yo tenía 13 años. No sé si fue una violación, yo no tenía opción porque si me hubiese resistido, él ya no nos habría seguido ayudando a mi hermana y a mí. Cuando acabó, me dolía mucho, no podía caminar bien y sangraba. Él me traía pastillas y comida para que no tuviera que moverme.

Para cuando nació mi primer hijo mis padres ya habían muerto. Yo no quería cogerlo en brazos, me daba miedo hacerle daño. Mi primera regla me vino meses después de tenerle. ¡Es que tenía catorce años! Al poco tiempo tuve al segundo. Fue entonces cuando me dejó por otra mujer. A mí y a nuestros dos hijos.

Su madre, mi suegra, me permitió vivir con ella durante cinco años. Hasta que consideró que había llegado el momento de que aprendiese a buscarme la vida sola con los críos. Entonces, empezaron a aparecer todos los hijos de mis padres. Tenía que hacerme cargo de ellos porque soy la hermana mayor. Trabajaba en una panadería y apenas ganaba dos euros al día. Eso cuando me pagaban. Fue en ese tiempo cuando conocí a la gente que me trajo a España.

Una vecina me dijo que traía a chicas a Europa para trabajar. Yo sabía que muchas terminaban siendo prostitutas, pero ella me prometió que no sería mi caso. Me llevó a un brujo para que me hiciera ‘vudú’. Tuve que prometer que pagaría la deuda porque si no lo hacía, moriría. Tardé un año en llegar a España. Nos trajo una chica y viajábamos en bus, en taxis colectivos... Lo peor, peor, fue Marruecos. Los policías quemaban nuestras chabolas, nos pegaban, nos hacían de todo. Llegué en patera a España, pero no recuerdo a qué sitio. Una mujer vino a buscarme al centro de la Cruz Roja en taxi. Me llevaron a una casa donde había más mujeres y la ‘madame’. El domingo fuimos a misa -soy católica- y por la noche me llevaron al parque. Entonces fue cuando supe en qué iba a trabajar. De puta. Cuando me negué, la ‘madame’ me dijo que tenía que pagarle la deuda si no quería morir: 45.000 euros. Yo no sabía ni lo que eran los euros ni nada.

“Chupar, diez euros; follar, veinte”. Eso fue lo primero que aprendí a decir en español. Pasaban muchos chicos en coches, algunos nos gritaban “putas” y nos tiraban latas de bebidas y otras cosas. Recuerdo perfectamente la primera vez. Un hombre me metió en su coche y me llevó a un sitio aislado. Me tiraba del pelo y me decía “fóllame, puta” mientras gesticulaba mucho. Yo le decía en inglés “Please, please. I am new girl” (“Por favor, por favor. Soy nueva”). Cuando acabó, se quitó la goma, me la tiró a la cara y me escupió. Tenía tanto miedo. Me sacó a empujones del coche y me dejó en medio del bosque. Yo lloraba buscando a las otras chicas. Cuando estás en esa situación el corazón bombea a toda velocidad hasta que termina. Piensas que te va a matar. Con el tiempo yo sólo quería fumar porros y beber whisky. Me volví alcohólica. Aún ahora, que ya no bebo ni fumo ni me prostituyo, cuando pienso en todo aquello, me duele la cabeza y el corazón se me acelera.

---

Cuando la policía empezó a impedirnos trabajar en la calle, la ‘madame’ nos dijo que nos fuésemos a puticlubs. Así fue como llegué a un pueblo de Asturias, donde encontré a una señora muy buena. Era la dueña del local y me adoptó como si fuese su hija. Me contrató como limpiadora y cocinera para que dejase de trabajar en eso.

Cuando lo tenía todo en regla me pagó el viaje para que fuese a Valencia a arreglar el permiso de residencia. Pero me detuvieron en Oviedo y me dictaron una orden de expulsión. Llamé a la ‘madame’ porque ella siempre nos decía que teníamos un abogado que pagaba con lo que le dábamos. Cuando le conté lo ocurrido, me colgó y nunca más me cogió el teléfono. Así fue como di por saldada la deuda.

Luego empecé una relación con un español que me ofreció 300 euros a cambio de que dejase el prostíbulo. Al principio todo muy bien, pero cuando me quedé embarazada me abandonó. Pero me queda mi hijo.

Me gusta España porque no me ha abandonado. Estuve cinco años viviendo en una casa de acogida de ACCEM y ahora vivo en un piso de protección oficial. Lo único es que sigo sin conseguir los papeles, aunque lleve catorce años viviendo aquí y mi hijo sea español. Si no tienes siempre un contrato de trabajo, los pierdes y hasta que no los vuelves a conseguir, no te pueden contratar de nuevo. En la empresa de limpieza donde llevo años trabajando, por temporadas, me han dicho que volverán a contratarme si los consigo.

Lo que más me duele es recordar el maltrato de mi abuela y lo pequeña que era cuando tuve a mi primer hijo. Demasiado pequeña. Si eso hubiera ocurrido aquí, él estaría en la cárcel.

Eso sí, por fin, aquí y ahora hemos encontrado un poco de paz."

Del libro Mujeres que se mueven,  editado por Médicos del Mundo.

La entrada ¿Migrante? ¿Refugiada? Llámame Jénnifer se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Mujeres migrantes

La política de cierre de fronteras de la Unión Europea fuerza a miles de mujeres a acudir a las redes de trata para migrar a su territorio e, intentar así, mejorar sus vidas y las de sus familias. Y cuando consiguen escapar de sus tratantes, ya en el país de destino, a menudo se quedan en la clandestinidad, sin posibilidad de acceder a los papeles y, por tanto, salir de la economía sumergida. Mientras, los gobiernos destinan cada vez más presupuesto a campañas de sensibilización contra la trata, sin afrontar sus causas: la creciente desigualdad Norte-Sur y las barreras a las migraciones. Esa es la historia de Jénnifer, una de las protagonistas de Mujeres que se mueven, un libro coescrito por Patricia Simón y editado por Médicos del Mundo: "Ahora, por fin, estoy disfrutando de ser madre, con mi tercer hijo. Me dice “te quiero mucho, mami” y me abraza. Tiene cinco años. Mis otros dos hijos están en Nigeria. Tienen 17 y 18 años. Cuando los secuestros de Boko Haram, en 2014, me pasé tres meses sangrando. El médico me decía que estaba todo bien, que era por la situación de estrés que estaba viviendo. Temía tanto que les pudiera pasar a ellos. Estoy arreglando los papeles para poder traérmelos. Llevo casi catorce años sin verlos. La misma edad que yo tenía cuando tuve al primero. Un año después tuve al segundo. Mi vida ha sido muy larga, tanto como para haber criado a once niños a mis treinta y tres años: mis dos hermanas por parte de madre y padre, seis más que tuvieron mis padres por separado y mis tres hijos.   Todo empezó mal y muy pronto. Mi madre sólo tuvo hijas con mi padre y eso, para mi abuela, era tener ‘ashawos’, ‘putas’. Por esa razón, le pegaba y le insultaba, así que cuando tuvo a la tercera niña se marchó porque ya no aguantaba más. Mi padre era policía y se pasaba todo el mes fuera de casa, sólo venía tres días de permiso, le daba el dinero a mi abuela y se iba. Yo tenía tres años cuando mi madre huyó por primera vez. Cinco cuando se marchó definitivamente con mi hermana pequeña. Mi abuela no nos daba de comer ni nada con el dinero que le daba mi padre, se lo gastaba todo en su hija menor. Yo no usé zapatos hasta que huí de mi pueblo a los diez años. Como no teníamos ropa y allí son habituales las riadas, me iba al río a buscar trapos arrastrados por las lluvias para que mi hermana y yo pudiéramos cubrir nuestros cuerpos. Tenía que ir hasta siete veces al día a buscar agua a muchos kilómetros de distancia. Y todavía hoy tengo cicatrices de las palizas que me daba mi abuela. Allí las edades son tan distintas a como se conciben aquí como la propia vida. Tanto que a los siete años me escapé con una chica a la ciudad. Una señora se apiadó de mí y me ayudó a vender agua en la calle y así ganar algo de dinero. Mi abuela fue a buscarme, dejó a su hija en mi puesto de vendedora y me llevó de vuelta al pueblo para ponerme a trabajar en el campo. Recogía ñam y picante para ella. Nunca fui al colegio. No sé leer ni escribir. A los nueve años me volví a escapar y llegué a Benin City, capital de Edo State (Nigeria). No hablaba inglés y sentía vergüenza por haber crecido en un pueblo donde sólo hablábamos la lengua local. Allí aprendí cosas básicas como que había que echarse jabón para ducharse. Fue entonces cuando me reuní con mi madre y mi hermana pequeña. Ella me abrazaba mientras lloraba y lloraba, y me decía “pasaron muchas cosas, te las contaré cuando seas mayor”. A mí me costaba mucho llamarla ‘mamá’. Pero mi padre nos encontró y la amenazó con que si yo no volvía con mi abuela, nos destrozaría la vida. Era policía y podía hacerlo. Me he pasado la vida preguntándome si algún día podré ser feliz. ---- Un par de años después, mi hermana mediana y yo nos escapamos y terminamos viviendo en la calle. Un día, un policía que conocía a mi padre se nos acercó y nos dijo que no podíamos seguir viviendo así. Nos llevó a su casa. Nos daba dinero y comida. Un día empezó a tocarme. Yo le pregunté que por qué lo hacía y me dijo que era normal. Hasta que un día se acostó conmigo. Yo tenía 13 años. No sé si fue una violación, yo no tenía opción porque si me hubiese resistido, él ya no nos habría seguido ayudando a mi hermana y a mí. Cuando acabó, me dolía mucho, no podía caminar bien y sangraba. Él me traía pastillas y comida para que no tuviera que moverme. Para cuando nació mi primer hijo mis padres ya habían muerto. Yo no quería cogerlo en brazos, me daba miedo hacerle daño. Mi primera regla me vino meses después de tenerle. ¡Es que tenía catorce años! Al poco tiempo tuve al segundo. Fue entonces cuando me dejó por otra mujer. A mí y a nuestros dos hijos. Su madre, mi suegra, me permitió vivir con ella durante cinco años. Hasta que consideró que había llegado el momento de que aprendiese a buscarme la vida sola con los críos. Entonces, empezaron a aparecer todos los hijos de mis padres. Tenía que hacerme cargo de ellos porque soy la hermana mayor. Trabajaba en una panadería y apenas ganaba dos euros al día. Eso cuando me pagaban. Fue en ese tiempo cuando conocí a la gente que me trajo a España. Una vecina me dijo que traía a chicas a Europa para trabajar. Yo sabía que muchas terminaban siendo prostitutas, pero ella me prometió que no sería mi caso. Me llevó a un brujo para que me hiciera ‘vudú’. Tuve que prometer que pagaría la deuda porque si no lo hacía, moriría. Tardé un año en llegar a España. Nos trajo una chica y viajábamos en bus, en taxis colectivos... Lo peor, peor, fue Marruecos. Los policías quemaban nuestras chabolas, nos pegaban, nos hacían de todo. Llegué en patera a España, pero no recuerdo a qué sitio. Una mujer vino a buscarme al centro de la Cruz Roja en taxi. Me llevaron a una casa donde había más mujeres y la ‘madame’. El domingo fuimos a misa -soy católica- y por la noche me llevaron al parque. Entonces fue cuando supe en qué iba a trabajar. De puta. Cuando me negué, la ‘madame’ me dijo que tenía que pagarle la deuda si no quería morir: 45.000 euros. Yo no sabía ni lo que eran los euros ni nada. “Chupar, diez euros; follar, veinte”. Eso fue lo primero que aprendí a decir en español. Pasaban muchos chicos en coches, algunos nos gritaban “putas” y nos tiraban latas de bebidas y otras cosas. Recuerdo perfectamente la primera vez. Un hombre me metió en su coche y me llevó a un sitio aislado. Me tiraba del pelo y me decía “fóllame, puta” mientras gesticulaba mucho. Yo le decía en inglés “Please, please. I am new girl” (“Por favor, por favor. Soy nueva”). Cuando acabó, se quitó la goma, me la tiró a la cara y me escupió. Tenía tanto miedo. Me sacó a empujones del coche y me dejó en medio del bosque. Yo lloraba buscando a las otras chicas. Cuando estás en esa situación el corazón bombea a toda velocidad hasta que termina. Piensas que te va a matar. Con el tiempo yo sólo quería fumar porros y beber whisky. Me volví alcohólica. Aún ahora, que ya no bebo ni fumo ni me prostituyo, cuando pienso en todo aquello, me duele la cabeza y el corazón se me acelera. --- Cuando la policía empezó a impedirnos trabajar en la calle, la ‘madame’ nos dijo que nos fuésemos a puticlubs. Así fue como llegué a un pueblo de Asturias, donde encontré a una señora muy buena. Era la dueña del local y me adoptó como si fuese su hija. Me contrató como limpiadora y cocinera para que dejase de trabajar en eso. Cuando lo tenía todo en regla me pagó el viaje para que fuese a Valencia a arreglar el permiso de residencia. Pero me detuvieron en Oviedo y me dictaron una orden de expulsión. Llamé a la ‘madame’ porque ella siempre nos decía que teníamos un abogado que pagaba con lo que le dábamos. Cuando le conté lo ocurrido, me colgó y nunca más me cogió el teléfono. Así fue como di por saldada la deuda. Luego empecé una relación con un español que me ofreció 300 euros a cambio de que dejase el prostíbulo. Al principio todo muy bien, pero cuando me quedé embarazada me abandonó. Pero me queda mi hijo. Me gusta España porque no me ha abandonado. Estuve cinco años viviendo en una casa de acogida de ACCEM y ahora vivo en un piso de protección oficial. Lo único es que sigo sin conseguir los papeles, aunque lleve catorce años viviendo aquí y mi hijo sea español. Si no tienes siempre un contrato de trabajo, los pierdes y hasta que no los vuelves a conseguir, no te pueden contratar de nuevo. En la empresa de limpieza donde llevo años trabajando, por temporadas, me han dicho que volverán a contratarme si los consigo. Lo que más me duele es recordar el maltrato de mi abuela y lo pequeña que era cuando tuve a mi primer hijo. Demasiado pequeña. Si eso hubiera ocurrido aquí, él estaría en la cárcel. Eso sí, por fin, aquí y ahora hemos encontrado un poco de paz."

Del libro Mujeres que se mueven,  editado por Médicos del Mundo.

La entrada ¿Migrante? ¿Refugiada? Llámame Jénnifer se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/07/30/migrante-refugiada-llamame-jennifer/feed/ 1
Un paraíso delante de los ojos, dos perspectivas de la misma playa https://www.lamarea.com/2018/07/30/un-paraiso-delante-de-los-ojos/ https://www.lamarea.com/2018/07/30/un-paraiso-delante-de-los-ojos/#comments Mon, 30 Jul 2018 10:53:56 +0000 https://www.lamarea.com/?p=108978

Llevaba tres años pensando en bajar a la playa de El Cañuelo, en Cádiz, quizá la mejor playa del mundo, una de esas playas de las que prefieres que nadie te hable ni de las que quieres hablar por miedo a que deje de ser eso, la mejor playa del mundo. No me atrevía a hacerlo con un bebé. Y siempre posponía la decisión. Cuando crezca un poco más, me decía, le decía al padre. El acceso es abrupto. Hay que llegar a un faro después de andar un camino militar cuya distancia, corta, se hace larga con calor. Y luego, bajar la pendiente. La llegada, pueden imaginarse, es maravillosa. El primer pie en la arena, un mar cristalino, un paraíso delante de nuestros ojos.

Finalmente, he vuelto a esa playa tres años después, con niño incluido. Un domingo, cinco días antes de encontrarme con la foto que ilustra este artículo. Había, no obstante, restos de otra patera. La toqué como el que toca una estrella de mar y me volví a la toalla.

¿Cuántos años llevarían pensando todas esas personas que llegaron el pasado viernes a la playa de El Cañuelo en hacer la travesía, cuánto aquellas otras que se bajaron de la patera ya destrozada sobre la arena? ¿Cuántos padres y madres deciden hacer con sus hijos ese recorrido inverso, del mar a la tierra, que se ríe de mi consideración de abrupto? ¿Cómo se verá el faro mirando hacia arriba, con el cuerpo a ras del agua, con la sensación de no poder dar marcha atrás? La llegada, pueden imaginarse, tiene que ser maravillosa. El primer pie en la arena, un monte asumible, un paraíso delante de sus ojos.

La playa de El Cañuelo, vista desde arriba. O. C.

 

La entrada Un paraíso delante de los ojos, dos perspectivas de la misma playa se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Llevaba tres años pensando en bajar a la playa de El Cañuelo, en Cádiz, quizá la mejor playa del mundo, una de esas playas de las que prefieres que nadie te hable ni de las que quieres hablar por miedo a que deje de ser eso, la mejor playa del mundo. No me atrevía a hacerlo con un bebé. Y siempre posponía la decisión. Cuando crezca un poco más, me decía, le decía al padre. El acceso es abrupto. Hay que llegar a un faro después de andar un camino militar cuya distancia, corta, se hace larga con calor. Y luego, bajar la pendiente. La llegada, pueden imaginarse, es maravillosa. El primer pie en la arena, un mar cristalino, un paraíso delante de nuestros ojos. Finalmente, he vuelto a esa playa tres años después, con niño incluido. Un domingo, cinco días antes de encontrarme con la foto que ilustra este artículo. Había, no obstante, restos de otra patera. La toqué como el que toca una estrella de mar y me volví a la toalla. ¿Cuántos años llevarían pensando todas esas personas que llegaron el pasado viernes a la playa de El Cañuelo en hacer la travesía, cuánto aquellas otras que se bajaron de la patera ya destrozada sobre la arena? ¿Cuántos padres y madres deciden hacer con sus hijos ese recorrido inverso, del mar a la tierra, que se ríe de mi consideración de abrupto? ¿Cómo se verá el faro mirando hacia arriba, con el cuerpo a ras del agua, con la sensación de no poder dar marcha atrás? La llegada, pueden imaginarse, tiene que ser maravillosa. El primer pie en la arena, un monte asumible, un paraíso delante de sus ojos.
La playa de El Cañuelo, vista desde arriba. O. C.
 

La entrada Un paraíso delante de los ojos, dos perspectivas de la misma playa se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/07/30/un-paraiso-delante-de-los-ojos/feed/ 2