Medio ambiente – lamarea.com https://www.lamarea.com Periodismo para gente independiente Sat, 23 Jun 2018 12:22:48 +0000 es-ES hourly 1 “Las mujeres siempre hemos participado en la lucha por el trabajo, pero nunca era nuestra lucha” https://www.lamarea.com/2018/06/11/las-mujeres-siempre-hemos-participado-en-la-lucha-por-el-trabajo-pero-nunca-era-nuestra-lucha/ https://www.lamarea.com/2018/06/11/las-mujeres-siempre-hemos-participado-en-la-lucha-por-el-trabajo-pero-nunca-era-nuestra-lucha/#comments Mon, 11 Jun 2018 09:11:57 +0000 https://www.lamarea.com/?p=107291

Eloína Camiña y Sofía Serrano son dos mujeres distintas, pero tienen en común su activismo contra el carbón. Eloína, hija y nieta de mineros, vive en Villablino, un pueblo de unos 9.000 habitantes en el Valle de Laciana, en León. Sofía Serrano reside en Madrid, pero nació y creció en Alcañiz, Teruel, a un tiro de piedra de las minas de Andorra y Ariño. Dos comarcas mineras del carbón en momentos distintos, y con historias distintas, vistas por ojos distintos, pero con muchos paralelismos. Mientras que en el Valle de Laciana llevan seis años luchando por salir a flote tras el cierre de la minería, las comarcas mineras turolenses se preparan para el impacto que supondrá el fin de las subvenciones a finales de este año.

Hablamos con Eloína y Sofía de la frustración, la falta de previsión y el abandono de una transición que es, para ellas, de todo menos justa. Y también de las oportunidades que se podrían abrir, pero no se abren, para las mujeres que quieren dejar de ser tan solo las esposas de los mineros.

¿Cuál es el estado de ánimo en sus respectivas comarcas?

Eloína: Aquí el ánimo cada vez está mejor. Ha habido mucho conflicto, y mucha tensión, pero lo cierto es que la gente está cada vez más tranquila. Los que tenían que trabajar se fueron, porque aquí no hay trabajo. Se han quedado los jubilados y los prejubilados, que también son bastantes, y que a menudo tienen un buen sueldo y pueden cuidar de sus familias.

Va todo muy lento, pero ya están empezando a surgir proyectos que no tienen nada que ver con la minería, y eso a mi es algo que me llegó al corazón, como por ejemplo una fábrica de cerveza. La gente todavía piensa en la mina, pero poco a poco ya están viendo que no, que hay que pensar en alternativas. La zona está todavía muy deprimida económicamente, pero es posible salir adelante.

Sofía: En la cuenca minera de Teruel, el estado de ánimo es de incertidumbre, porque no se sabe qué es lo que va a pasar. A pesar de que la minería ha ido perdiendo peso progresivamente con el paso de los años, todavía sigue siendo uno de los motores clave de la economía del territorio.  Allí, de una forma u otra, todos nos conocemos, y son muchos los que están luchando porque el carbón no se acabe. Así, en una mesa de debate sobre el futuro de las cuencas mineras de Teruel celebrada el verano pasado, todos los partidos de la zona coincidieron en señalar que las ayudas debían prolongarse unos años más.  

¿Cómo ha cambiado la vida en el valle de Laciana desde el fin del carbón?

Eloína: El carbón terminó, aunque no del todo, porque hay una mina local que todavía abre y cierra, con muy pocos trabajadores, dependiendo de si las térmicas queman carbón nacional o no. La mayor parte sí, ya cerró, y la vida ha cambiado drásticamente. El final del carbón ha sido muy violento y ha habido un conflicto social económico y ambiental muy grande. Hemos quedado convertidos en un valle pobre, en el paro y desierto.

Hubo una época de depresión que fue progresiva, pero que ya dura siete u ocho años. Ahora parece que poquito a poco empezamos a resurgir, y la gente empieza a darse cuenta de que tenemos que aprender a enseñar este entorno natural que tenemos tan impresionante, y quizás con un nivel económico un poquito más bajo del que daba la mina.

¿Y cómo podría evitarse esta depresión en zonas que aún no han dejado el carbón, como en Teruel?

Sofía: Lo primero que tiene que ocurrir es que haya espacios de encuentro, donde tanto los que están a favor de que se mantenga el carbón como los que están intentando buscar otras alternativa puedan encontrarse. Se necesita hablar e intentar llegar a un consenso entre la gente del territorio. Ahora mismo aunque no hay una confrontación física, sí que hay bandos  claramente identificados, ya no solo dentro de los pueblos, sino entre los pueblos. Evidentemente en los pueblos eminentemente mineros como Andorra o Ariño la defensa del carbón es más fuerte, mientras que en el resto de municipios que no tienen esa vinculación tan fuerte con el carbón se pueden encontrar más voces a favor de las alternativas.

¿Se ha abierto alguna oportunidad para las mujeres después del fin del carbón?

Eloína: La vida de las mujeres en el valle de Laciana no ha cambiado, porque antes tampoco se hacía nada por ellas. Aquí las mujeres, o estábamos casadas con un minero y nos dedicábamos al hogar y a tener hijos, o éramos camareras, o limpiadoras, o teníamos que irnos. Y la cosa sigue exactamente igual.

Las mujeres siempre hemos participado en la lucha, pero nunca era nuestra lucha. Siempre hemos luchado por el trabajo y por el carbón, pero para ellos, no para nosotras. Luchábamos porque, en realidad, era eso lo que nos daba de comer a las familias. Era algo normal salir a la calle a luchar, pero siempre era por su trabajo, no por el nuestro. No por nuestros derechos, sino por los de ellos. Era lo normal.

Sofía: En el caso de Teruel diría que la situación actual de las mujeres no es tan negativa como en Laciana. Creo que aquí las mujeres hemos tenido más presencia en el mercado laboral, en comarcas como la del Bajo Aragón las mujeres representan casi el 40% de la tasa de ocupación. Pero sí es cierto que en los últimos años, con los recortes de plantilla, ha habido muchas mujeres que han tenido que volver a trabajar, algunas por primera vez, para poder seguir manteniendo a sus familias. En este sentido, es muy importante que se habiliten los programas y recursos necesarios que faciliten la incorporación de las mujeres al mercado laboral en sectores que vayan más allá del cuidado de niños o la limpieza, como ha ocurrido en Laciana.

Eloína: Aquí, si querías buscarte la vida de otra manera, tenías que irte. Aquí no había opción.

Sofía: Las asociaciones feministas, tanto en Andorra como en la comarca del Bajo Aragón, son muy potentes, pero tampoco creo que se hayan puesto manos a la obra para defender una empoderamiento económico de la mujer.

Eloína: En Laciana tampoco. Antes, cuando luchábamos por la minería a cielo abierto había más mujeres que luchaban con garras, pero ahora parece que se han quedado tranquilas. Eso no significa que en este valle no haya mujeres fuertes, que las hay y muchas. Vamos a pensar en positivo y a creer que pronto algo va a estallar.

Aquí hay asociaciones de mujeres potentes, pero normalmente solo trabajan campos culturales y asistenciales. Sobre esto de la minería no quieren saber mucho. Cuando hablas de lo reprimidas que estuvimos, y de lo mal que lo hemos tenido toda la vida las mujeres en este valle tan machista, simplemente lo asumen.

Eso ha sido así hasta hace poco, que comenzaron a ofrecer unos cursos, financiados por la Unión Europea, a los que solo pueden acceder exmineros. Las únicas mujeres que pueden acceder son las menores de 30 años que ni estudien ni trabajen. Viendo esto, que me parece escandaloso, sí que ves cada vez a más mujeres indignadas, hablando entre ellas e intentando que esto al menos se conozca. Pero falta mucho por hacer.

Todo el mundo me habla de que se necesita una transición justa, pero cada grupo parece tener su propia idea de lo que eso significa. ¿Cómo sería para ustedes una transición justa?

Sofía: Una transición justa sería aquella que nos permitiera tener el menor número de heridos posible. Está claro que se van a perder puestos de trabajo y que se va a notar en el territorio, pero no podemos olvidar que Teruel ha recibido mucho dinero para poder dejar la minería, y lo justo sería que todo ese dinero, realmente, se estuviera destinando para lo que se tenía que haber destinado.

No te sabría decir en qué se ha gastado ese dinero. Lo que te puedo decir es que no se ha gastado en aquello para lo que estaba destinado. Actualmente no hay ni una sola alternativa económica que pueda compensar el fin de la minería de carbón, y tampoco he visto que la gente se haya concienciado de que el carbón se va acabar. De modo que, a día de hoy, el territorio no está preparado para abandonar el carbón.

Eloína: En el valle de Laciana no existió una transición justa. Y también llegó una cantidad de dinero enorme, que no sabemos dónde se fue. También hubo muchos cursos de inglés en el extranjero. Porque al final había un conflicto tan grande, tanta ilegalidad, un caciquismo tan enorme... que quién se iba a preocupar de una transición justa.

Tanto Europa como el gobierno central han puesto dinero en subvenciones, cuando previeron que el carbón se iba a terminar, pero nunca se hizo un estudio sobre el territorio y qué recursos usar. Mucho dinero ha ido al empresario del negocio del carbón para mantener su empresa mientras el valle se moría.

¿Está a tiempo Teruel de no cometer los mismos errores?

Sofía: No lo tengo muy claro. En 2010 la Unión Europea ya dio un ultimátum al carbón. Ese año el Consejo dijo que, de ahí en adelante, todas las ayudas que se dieran para el carbón serían única y exclusivamente para cerrar las minas. España entonces se echó las manos a la cabeza. Estábamos en plena crisis económica y se pidió más tiempo. Europa nos concedió el margen de hasta 2018.

El entonces ministro de Industria, Miguel Sebastián, dijo que seguro que para 2018 estaríamos preparados. Y ahora ha llegado el momento y parece que no nos hemos dado cuenta.

Yo entendería que en Europa estuviesen cansados de este tema. El resto de países y ciudades europeas están aprovechando sus subvenciones para innovar en nuevas formas de movilidad, de reciclaje… las ciudades se están reinventando. Y aquí nosotros seguimos convencidos de la idea de que sin el carbón no somos nadie.

La entrada “Las mujeres siempre hemos participado en la lucha por el trabajo, pero nunca era nuestra lucha” se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Eloína Camiña y Sofía Serrano son dos mujeres distintas, pero tienen en común su activismo contra el carbón. Eloína, hija y nieta de mineros, vive en Villablino, un pueblo de unos 9.000 habitantes en el Valle de Laciana, en León. Sofía Serrano reside en Madrid, pero nació y creció en Alcañiz, Teruel, a un tiro de piedra de las minas de Andorra y Ariño. Dos comarcas mineras del carbón en momentos distintos, y con historias distintas, vistas por ojos distintos, pero con muchos paralelismos. Mientras que en el Valle de Laciana llevan seis años luchando por salir a flote tras el cierre de la minería, las comarcas mineras turolenses se preparan para el impacto que supondrá el fin de las subvenciones a finales de este año. Hablamos con Eloína y Sofía de la frustración, la falta de previsión y el abandono de una transición que es, para ellas, de todo menos justa. Y también de las oportunidades que se podrían abrir, pero no se abren, para las mujeres que quieren dejar de ser tan solo las esposas de los mineros. ¿Cuál es el estado de ánimo en sus respectivas comarcas? Eloína: Aquí el ánimo cada vez está mejor. Ha habido mucho conflicto, y mucha tensión, pero lo cierto es que la gente está cada vez más tranquila. Los que tenían que trabajar se fueron, porque aquí no hay trabajo. Se han quedado los jubilados y los prejubilados, que también son bastantes, y que a menudo tienen un buen sueldo y pueden cuidar de sus familias. Va todo muy lento, pero ya están empezando a surgir proyectos que no tienen nada que ver con la minería, y eso a mi es algo que me llegó al corazón, como por ejemplo una fábrica de cerveza. La gente todavía piensa en la mina, pero poco a poco ya están viendo que no, que hay que pensar en alternativas. La zona está todavía muy deprimida económicamente, pero es posible salir adelante. Sofía: En la cuenca minera de Teruel, el estado de ánimo es de incertidumbre, porque no se sabe qué es lo que va a pasar. A pesar de que la minería ha ido perdiendo peso progresivamente con el paso de los años, todavía sigue siendo uno de los motores clave de la economía del territorio.  Allí, de una forma u otra, todos nos conocemos, y son muchos los que están luchando porque el carbón no se acabe. Así, en una mesa de debate sobre el futuro de las cuencas mineras de Teruel celebrada el verano pasado, todos los partidos de la zona coincidieron en señalar que las ayudas debían prolongarse unos años más.   ¿Cómo ha cambiado la vida en el valle de Laciana desde el fin del carbón? Eloína: El carbón terminó, aunque no del todo, porque hay una mina local que todavía abre y cierra, con muy pocos trabajadores, dependiendo de si las térmicas queman carbón nacional o no. La mayor parte sí, ya cerró, y la vida ha cambiado drásticamente. El final del carbón ha sido muy violento y ha habido un conflicto social económico y ambiental muy grande. Hemos quedado convertidos en un valle pobre, en el paro y desierto. Hubo una época de depresión que fue progresiva, pero que ya dura siete u ocho años. Ahora parece que poquito a poco empezamos a resurgir, y la gente empieza a darse cuenta de que tenemos que aprender a enseñar este entorno natural que tenemos tan impresionante, y quizás con un nivel económico un poquito más bajo del que daba la mina. ¿Y cómo podría evitarse esta depresión en zonas que aún no han dejado el carbón, como en Teruel? Sofía: Lo primero que tiene que ocurrir es que haya espacios de encuentro, donde tanto los que están a favor de que se mantenga el carbón como los que están intentando buscar otras alternativa puedan encontrarse. Se necesita hablar e intentar llegar a un consenso entre la gente del territorio. Ahora mismo aunque no hay una confrontación física, sí que hay bandos  claramente identificados, ya no solo dentro de los pueblos, sino entre los pueblos. Evidentemente en los pueblos eminentemente mineros como Andorra o Ariño la defensa del carbón es más fuerte, mientras que en el resto de municipios que no tienen esa vinculación tan fuerte con el carbón se pueden encontrar más voces a favor de las alternativas. ¿Se ha abierto alguna oportunidad para las mujeres después del fin del carbón? Eloína: La vida de las mujeres en el valle de Laciana no ha cambiado, porque antes tampoco se hacía nada por ellas. Aquí las mujeres, o estábamos casadas con un minero y nos dedicábamos al hogar y a tener hijos, o éramos camareras, o limpiadoras, o teníamos que irnos. Y la cosa sigue exactamente igual. Las mujeres siempre hemos participado en la lucha, pero nunca era nuestra lucha. Siempre hemos luchado por el trabajo y por el carbón, pero para ellos, no para nosotras. Luchábamos porque, en realidad, era eso lo que nos daba de comer a las familias. Era algo normal salir a la calle a luchar, pero siempre era por su trabajo, no por el nuestro. No por nuestros derechos, sino por los de ellos. Era lo normal. Sofía: En el caso de Teruel diría que la situación actual de las mujeres no es tan negativa como en Laciana. Creo que aquí las mujeres hemos tenido más presencia en el mercado laboral, en comarcas como la del Bajo Aragón las mujeres representan casi el 40% de la tasa de ocupación. Pero sí es cierto que en los últimos años, con los recortes de plantilla, ha habido muchas mujeres que han tenido que volver a trabajar, algunas por primera vez, para poder seguir manteniendo a sus familias. En este sentido, es muy importante que se habiliten los programas y recursos necesarios que faciliten la incorporación de las mujeres al mercado laboral en sectores que vayan más allá del cuidado de niños o la limpieza, como ha ocurrido en Laciana. Eloína: Aquí, si querías buscarte la vida de otra manera, tenías que irte. Aquí no había opción. Sofía: Las asociaciones feministas, tanto en Andorra como en la comarca del Bajo Aragón, son muy potentes, pero tampoco creo que se hayan puesto manos a la obra para defender una empoderamiento económico de la mujer. Eloína: En Laciana tampoco. Antes, cuando luchábamos por la minería a cielo abierto había más mujeres que luchaban con garras, pero ahora parece que se han quedado tranquilas. Eso no significa que en este valle no haya mujeres fuertes, que las hay y muchas. Vamos a pensar en positivo y a creer que pronto algo va a estallar. Aquí hay asociaciones de mujeres potentes, pero normalmente solo trabajan campos culturales y asistenciales. Sobre esto de la minería no quieren saber mucho. Cuando hablas de lo reprimidas que estuvimos, y de lo mal que lo hemos tenido toda la vida las mujeres en este valle tan machista, simplemente lo asumen. Eso ha sido así hasta hace poco, que comenzaron a ofrecer unos cursos, financiados por la Unión Europea, a los que solo pueden acceder exmineros. Las únicas mujeres que pueden acceder son las menores de 30 años que ni estudien ni trabajen. Viendo esto, que me parece escandaloso, sí que ves cada vez a más mujeres indignadas, hablando entre ellas e intentando que esto al menos se conozca. Pero falta mucho por hacer. Todo el mundo me habla de que se necesita una transición justa, pero cada grupo parece tener su propia idea de lo que eso significa. ¿Cómo sería para ustedes una transición justa? Sofía: Una transición justa sería aquella que nos permitiera tener el menor número de heridos posible. Está claro que se van a perder puestos de trabajo y que se va a notar en el territorio, pero no podemos olvidar que Teruel ha recibido mucho dinero para poder dejar la minería, y lo justo sería que todo ese dinero, realmente, se estuviera destinando para lo que se tenía que haber destinado. No te sabría decir en qué se ha gastado ese dinero. Lo que te puedo decir es que no se ha gastado en aquello para lo que estaba destinado. Actualmente no hay ni una sola alternativa económica que pueda compensar el fin de la minería de carbón, y tampoco he visto que la gente se haya concienciado de que el carbón se va acabar. De modo que, a día de hoy, el territorio no está preparado para abandonar el carbón. Eloína: En el valle de Laciana no existió una transición justa. Y también llegó una cantidad de dinero enorme, que no sabemos dónde se fue. También hubo muchos cursos de inglés en el extranjero. Porque al final había un conflicto tan grande, tanta ilegalidad, un caciquismo tan enorme... que quién se iba a preocupar de una transición justa. Tanto Europa como el gobierno central han puesto dinero en subvenciones, cuando previeron que el carbón se iba a terminar, pero nunca se hizo un estudio sobre el territorio y qué recursos usar. Mucho dinero ha ido al empresario del negocio del carbón para mantener su empresa mientras el valle se moría. ¿Está a tiempo Teruel de no cometer los mismos errores? Sofía: No lo tengo muy claro. En 2010 la Unión Europea ya dio un ultimátum al carbón. Ese año el Consejo dijo que, de ahí en adelante, todas las ayudas que se dieran para el carbón serían única y exclusivamente para cerrar las minas. España entonces se echó las manos a la cabeza. Estábamos en plena crisis económica y se pidió más tiempo. Europa nos concedió el margen de hasta 2018. El entonces ministro de Industria, Miguel Sebastián, dijo que seguro que para 2018 estaríamos preparados. Y ahora ha llegado el momento y parece que no nos hemos dado cuenta. Yo entendería que en Europa estuviesen cansados de este tema. El resto de países y ciudades europeas están aprovechando sus subvenciones para innovar en nuevas formas de movilidad, de reciclaje… las ciudades se están reinventando. Y aquí nosotros seguimos convencidos de la idea de que sin el carbón no somos nadie.

La entrada “Las mujeres siempre hemos participado en la lucha por el trabajo, pero nunca era nuestra lucha” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/06/11/las-mujeres-siempre-hemos-participado-en-la-lucha-por-el-trabajo-pero-nunca-era-nuestra-lucha/feed/ 4
Teresa Ribera: las expectativas contra el cambio climático https://www.lamarea.com/2018/06/06/teresa-ribera-las-expectativas-contra-el-cambio-climatico/ https://www.lamarea.com/2018/06/06/teresa-ribera-las-expectativas-contra-el-cambio-climatico/#comments Wed, 06 Jun 2018 15:15:01 +0000 https://www.lamarea.com/?p=107468

Teresa Ribera, exsecretaria de Estado de Cambio Climático, será la nueva ministra de Transición Energética y Medio Ambiente. Con este primer movimiento se logrará unificar las áreas de medio ambiente, energía y cambio climático, repartidas en dos en la pasada legislatura: Energía (Álvaro Nadal) y Agricultura (Isabel García Tejerina). Este gesto ha sido muy bien recibido por asociaciones y personas expertas en la materia. Jorge Morales de Labra, ingeniero industrial especializado en el sector eléctrico español, considera acertado que se junten los tres bloques. En la misma línea se expresa Marta Victoria Pérez, ingeniera aeronáutica y doctora en Energía Solar, quien ve en ello un paso fundamental “si uno de verdad quiere llevar a cabo una lucha decidida contra el cambio climático”. Con esta fusión, señala que será posible “desarrollar políticas coordinadas y efectivas”.

Ribera se encontraba en excedencia del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado. Licenciada en Derecho y diplomada en Derecho Constitucional y Ciencia Política, los últimos años ha estado ligada a la dirección del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI), con sede en París. Su figura ha logrado algo muy complicado y es generar en términos generales gran consenso. Calificada como una mujer con gran sensibilidad ambiental y defensora pública de la causa, tiene ante sí muchos frentes abiertos del anterior inquilino del ministerio. Entre sus principales retos destaca sacar adelante la nueva Ley de Transición Energética. Su redacción lleva tiempo atascada y es fundamental para que España cumpla los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París, que establecía reducir las emisiones de gases invernadero un 40% para el año 2030 e impulsar las energías renovables.

Desde Ecologistas en Acción creen que esta ley es la que marcará los criterios y dinámicas de la ministra. Para su coordinador, Paco Segura, su solo nombramiento ya supone un gran cambio frente a Álvaro Nadal, “quien estaba a favor de las grandes empresas, y en contra del autoconsumo y las renovables”. Aunque recuerdan las discrepancias con ella en el pasado, ven ahora más avanzadas sus posiciones.

Esas diferencias a las que se refieren vienen de octubre de 2009. En aquella época, la entonces secretaria de Estado de Cambio Climático en el último Gobierno de José Luis Zapatero firmó la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que permitió sacar adelante el almacén de gas Castor, la construcción que acabó provocando cientos de terremotos en la zona de Castellón. El Estado se vio obligado a cesar su actividad, teniendo además que indemnizar a la empresa propietaria -vinculada a ACS-. Aquello se saldó con una querella para la ahora ministra por prevaricación, aunque finalmente fue archivada.

El coordinador de la confederación ecologista también destaca los repartos de derechos de emisión a grandes empresas contaminantes siendo Ribera la responsable entonces de dichas concesiones de créditos que, considera, fueron “muy generosas”. Con su nuevo puesto esperan que cambie de postura y las condiciones sean mucho más duras.

En un comunicado, Greenpeace también ha hecho hincapié en la necesidad de la Ley de Transición Energética. Del mismo modo, la organización ve con Ribera “la oportunidad de devolver a España el liderazgo en la transición energética, impulsando la participación de la sociedad para sustituir por energías renovables, las energías fósiles y la vieja e insegura energía nuclear”.

Las opiniones desde la izquierda política también han sido optimistas en estas primeras horas. Juantxo López de Uralde, coportavoz de EQUO y diputado por Unidos Podemos - En comú Podem, valora positivamente su elección y espera que sea el cambio climático “quien dictamine las políticas y marque el proceso de transición energética”. Aunque avisa: “Estaremos vigilantes para que no sea el oligopolio energético quien acabe dominando la política de cambio climático sino al revés".

También desde el sector neoliberal ven con buenos ojos su nombramiento. Daniel Lacalle, doctor en Economía de corte liberal, declara que ve en ella una figura moderada, “en la línea de la Unión Europea y los reguladores europeos”. Confía en que seguirá la misma senda que países “como Italia, Francia o Alemania”.

Su primera prueba la tendrá el próximo lunes en Luxemburgo. Allí, el Consejo adoptará una orientación general sobre el Reglamento (refundido) de la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía de la UE. Por su parte, la Presidencia informará a los ministros de Energía acerca de los avances en las negociaciones en torno a eficiencia energética, renovables y gobernanza. Dichas iniciativas se encuentran actualmente en proceso de negociación entre el Consejo y el Parlamento Europeo.

Lograr hacer lo máximo posible con un tiempo limitado. El ingeniero industrial Labra cree que la dirigente tiene poco margen de actuación para conseguir grandes cambios debido a lo mucho que pueden extenderse los periodos de tramitación de las leyes. Por ello, ve importante centrarse en medidas ya en marcha, como la derogación del impuesto al Sol, así como potenciar el autoconsumo o enmendar una de las últimas propuestas de Nadal, que busca restringir los escenarios en los que se permite el cierre de instalaciones de generación de energía eléctrica.

Para poder sacar adelante todas estas iniciativas, la ministra Ribera deberá esquivar cualquier tipo de presión de las grandes empresas y encontrar consenso en el Congreso de los Diputados. Aun así, Marta Victoria Pérez apunta a la inacción como el lastre mayor que puede afectar a la lucha contra el cambio climático.

La entrada Teresa Ribera: las expectativas contra el cambio climático se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Teresa Ribera, exsecretaria de Estado de Cambio Climático, será la nueva ministra de Transición Energética y Medio Ambiente. Con este primer movimiento se logrará unificar las áreas de medio ambiente, energía y cambio climático, repartidas en dos en la pasada legislatura: Energía (Álvaro Nadal) y Agricultura (Isabel García Tejerina). Este gesto ha sido muy bien recibido por asociaciones y personas expertas en la materia. Jorge Morales de Labra, ingeniero industrial especializado en el sector eléctrico español, considera acertado que se junten los tres bloques. En la misma línea se expresa Marta Victoria Pérez, ingeniera aeronáutica y doctora en Energía Solar, quien ve en ello un paso fundamental “si uno de verdad quiere llevar a cabo una lucha decidida contra el cambio climático”. Con esta fusión, señala que será posible “desarrollar políticas coordinadas y efectivas”. Ribera se encontraba en excedencia del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado. Licenciada en Derecho y diplomada en Derecho Constitucional y Ciencia Política, los últimos años ha estado ligada a la dirección del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI), con sede en París. Su figura ha logrado algo muy complicado y es generar en términos generales gran consenso. Calificada como una mujer con gran sensibilidad ambiental y defensora pública de la causa, tiene ante sí muchos frentes abiertos del anterior inquilino del ministerio. Entre sus principales retos destaca sacar adelante la nueva Ley de Transición Energética. Su redacción lleva tiempo atascada y es fundamental para que España cumpla los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París, que establecía reducir las emisiones de gases invernadero un 40% para el año 2030 e impulsar las energías renovables. Desde Ecologistas en Acción creen que esta ley es la que marcará los criterios y dinámicas de la ministra. Para su coordinador, Paco Segura, su solo nombramiento ya supone un gran cambio frente a Álvaro Nadal, “quien estaba a favor de las grandes empresas, y en contra del autoconsumo y las renovables”. Aunque recuerdan las discrepancias con ella en el pasado, ven ahora más avanzadas sus posiciones. Esas diferencias a las que se refieren vienen de octubre de 2009. En aquella época, la entonces secretaria de Estado de Cambio Climático en el último Gobierno de José Luis Zapatero firmó la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que permitió sacar adelante el almacén de gas Castor, la construcción que acabó provocando cientos de terremotos en la zona de Castellón. El Estado se vio obligado a cesar su actividad, teniendo además que indemnizar a la empresa propietaria -vinculada a ACS-. Aquello se saldó con una querella para la ahora ministra por prevaricación, aunque finalmente fue archivada. El coordinador de la confederación ecologista también destaca los repartos de derechos de emisión a grandes empresas contaminantes siendo Ribera la responsable entonces de dichas concesiones de créditos que, considera, fueron “muy generosas”. Con su nuevo puesto esperan que cambie de postura y las condiciones sean mucho más duras. En un comunicado, Greenpeace también ha hecho hincapié en la necesidad de la Ley de Transición Energética. Del mismo modo, la organización ve con Ribera “la oportunidad de devolver a España el liderazgo en la transición energética, impulsando la participación de la sociedad para sustituir por energías renovables, las energías fósiles y la vieja e insegura energía nuclear”. Las opiniones desde la izquierda política también han sido optimistas en estas primeras horas. Juantxo López de Uralde, coportavoz de EQUO y diputado por Unidos Podemos - En comú Podem, valora positivamente su elección y espera que sea el cambio climático “quien dictamine las políticas y marque el proceso de transición energética”. Aunque avisa: “Estaremos vigilantes para que no sea el oligopolio energético quien acabe dominando la política de cambio climático sino al revés". También desde el sector neoliberal ven con buenos ojos su nombramiento. Daniel Lacalle, doctor en Economía de corte liberal, declara que ve en ella una figura moderada, “en la línea de la Unión Europea y los reguladores europeos”. Confía en que seguirá la misma senda que países “como Italia, Francia o Alemania”. Su primera prueba la tendrá el próximo lunes en Luxemburgo. Allí, el Consejo adoptará una orientación general sobre el Reglamento (refundido) de la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía de la UE. Por su parte, la Presidencia informará a los ministros de Energía acerca de los avances en las negociaciones en torno a eficiencia energética, renovables y gobernanza. Dichas iniciativas se encuentran actualmente en proceso de negociación entre el Consejo y el Parlamento Europeo. Lograr hacer lo máximo posible con un tiempo limitado. El ingeniero industrial Labra cree que la dirigente tiene poco margen de actuación para conseguir grandes cambios debido a lo mucho que pueden extenderse los periodos de tramitación de las leyes. Por ello, ve importante centrarse en medidas ya en marcha, como la derogación del impuesto al Sol, así como potenciar el autoconsumo o enmendar una de las últimas propuestas de Nadal, que busca restringir los escenarios en los que se permite el cierre de instalaciones de generación de energía eléctrica. Para poder sacar adelante todas estas iniciativas, la ministra Ribera deberá esquivar cualquier tipo de presión de las grandes empresas y encontrar consenso en el Congreso de los Diputados. Aun así, Marta Victoria Pérez apunta a la inacción como el lastre mayor que puede afectar a la lucha contra el cambio climático.

La entrada Teresa Ribera: las expectativas contra el cambio climático se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/06/06/teresa-ribera-las-expectativas-contra-el-cambio-climatico/feed/ 3
Jean-François Caron: “La innovación siempre implica desobediencia” https://www.lamarea.com/2018/06/04/jean-francois-caron/ https://www.lamarea.com/2018/06/04/jean-francois-caron/#comments Mon, 04 Jun 2018 08:25:16 +0000 https://www.lamarea.com/?p=107245 Jean-François Caron, alcalde de Loos-en-Gohelle. Foto: Ayto. de Loos-en-Gohelle.

Dos enormes montes gemelos dominan el paisaje de Loos-en-Gohelle, un pueblo de unos 6.500 habitantes a unos pocos kilómetros de la ciudad de Lens, en el norte de Francia. La particularidad de estos promontorios es que no son naturales. Más altos que la pirámide de Gizah, son los montes artificiales más altos de Europa, y esconden décadas de residuos de la minería del carbón, activa en la zona hasta desde mediados del siglo XIX hasta 1990.

De familia minera, el ecologista Jean-François Caron fue elegido alcalde de la localidad en 2001, sustituyendo a su padre, Marcel. En ese momento, la villa agonizaba en la depresión económica que siguió al fin del carbón. A partir del municipalismo, el asociacionismo y un modelo de gestión basado en la descentralización y la innovación, Loos-en-Gohelle es hoy es uno de los espejos en el que se miran las comarcas mineras del carbón de todo el mundo, y que se enfrentan a una difícil etapa de transición ecológica y económica.

En un momento en que las cuencas mineras españolas contienen el aliento ante el más que probable fin de la actividad, La Marea habló con Jean-François Caron sobre las lecciones aprendidas y el camino que queda por recorrer.

Fue elegido como alcalde en 2001, ¿creía en ese momento que la ciudad sería capaz de transformarse como lo hizo?

Realmente no podíamos saber el futuro en ese momento. Simplemente queríamos impulsar el desarrollo. Cuando entré en el ayuntamiento como concejal en 1995, traje una visión de ciudad sostenible. En estos años hemos hecho mucho trabajo con la población, sobre la base de las perspectivas y los sueños compartidos que tenemos para nuestra localidad. Y de todo esto surgió una visión, pero no era una visión fija, como quien dice. Teníamos esta idea de ir hacia una ciudad sostenible, pero no sabíamos lo que iba a pasar.

Aquí en España, las personas que viven en las cuencas mineras están muy preocupadas por sus puestos de trabajo. ¿Como superaron este problema en Loos-en-Gohelle?

He tenido ocasión de visitar las cuencas mineras españolas, sobre todo la de Asturias y he podido hablar con la gente allí. Para nosotros lo primero fue realizar un trabajo de memoria colectiva. No se le puede pedir a la gente que se lance a un cambio estructural así de profundo, diciendo que vamos a dar marcha atrás en todo, que vamos a partir de cero. Hay que tener la capacidad de reapropiarse de la memoria colectiva. Hay que recuperar el orgullo y la confianza para poder afrontar los problemas de los mineros. Es sobre esta memoria colectiva que produje el archivo para la admisión de la Cuenca Minera de Pas-de-Calais como patrimonio mundial de la UNESCO. Es algo que ha sido muy importante para crear esta dinámica de cambio.

Después, implicamos mucho a la población. El cambio se produjo porque la gente tuvo iniciativa. Hay que realizar una campaña pedagógica importante. Si tratas a la gente como a un grupo de alumnos que escuchan una conferencia, pero no pueden participar, no te quepa duda de que al poco tiempo se les olvida el tema. En cambio, si consigues que sean actores en la transformación, es mucho más fácil conseguirla. Para mí, la implicación de los habitantes de la zona es decisiva. La democracia participativa tiene que ir más allá de decir lo que se quiere. Tienes que poder participar en esos planes. Así, en Loos-en-Gohelle se han co-diseñado todas las políticas públicas con la población. Desarrollamos las iniciativas de nuestros ciudadanos con un modelo que llamamos fifty-fifty, y en el que ellos también se responsabilizan.

También tenemos un modo de gestión y cooperación, tanto en el funcionamiento del Pleno municipal como de los servicios de la localidad, para el que usamos la palabra “proyecto”, en oposición a “gestión”. Un proyecto supone un jefe de proyecto, herramientas de gestión del proyecto y así es como comenzamos el gran trabajo de transformación del municipio. Así, por ejemplo, en un proyecto se tienen en cuenta los riesgos, y eso implica aceptar la posibilidad de errores. Eso no es fácil en una administración municipal, pero ha supuesto un gran cambio para nosotros.

El tercer criterio es la manera de autorizar la innovación, porque una innovación siempre implica desobediencia. Nuestra teoría es que tiene que haber un derecho a la experimentación. Aquí se experimenta a pequeña escala, evaluamos los resultados y después los amplificamos. Hace 25 años nos atrevimos con una serie de iniciativas artísticas y paisajísticas que no tenían nada que ver con el territorio que nos rodea. Comenzamos, por ejemplo, con actividades de parapente en los montes formados por las escombreras de la mina, y otras actividades en las cortas mineras. Fue algo completamente extraordinario. Tenemos una cultura de la innovación que se ha desarrollado junto a una gestión que te permite llevar a cabo tus sueños, junto con el sueño de tener una ciudad sostenible. Un pueblo minero que renace de sus cenizas.

Por ejemplo, teníamos un sueño que es que todo el pueblo se abastezca de energía solar, y en el norte de Francia no hace tanto sol como en España. Pensamos más en juntar granos de arena que en alcanzar las estrellas. Así, por ejemplo, el primer grano de arena fue equipar nuestro polideportivo y nuestra escuela con paneles solares. Después, durante los cinco años siguientes hemos movilizado a los ciudadanos para que invirtieran sus ahorros en energía solar. En los siguientes cinco años implementamos paneles solares en prácticamente todos los edificios. Así, grano de arena a grano de arena nos acercamos más a las estrellas.

No sabemos qué nos deparará el futuro, pero sabemos que tenemos la capacidad de avanzar por el camino.

¿Cuál es la lección más importante que otras localidades podrían aprender de Loos-en-Gohelle?

La lección más importante es que si tenemos un movimiento colectivo, todo es posible. Es como tener una varita mágica. Es decir, yo he sido un líder importante para iniciar las cosas, pero si yo no hubiera estado rodeado de un colectivo con tanta calidad, tanto en el equipo municipal como de los ciudadanos, no hubiera podido hacer nada. No vivimos una época en la que se puedan decretar los cambios. Para que pueda haber una transición hay que crear las condiciones para que todo el mundo se implique en ella.

¿Qué planes tiene en mente, a corto y medio plazo?

Continuar con esta aventura de la ciudad sostenible, y afrontar un cambio profundo del modelo económico, abrazando una economía circular, una economía de la funcionalidad y la cooperación. Es lo que llamamos afrontar el cambio económico de frente, con una actitud que supone una transformación completa de la economía y que afecta a todos los sectores. Así, por ejemplo, ya no nos compramos un coche, sino compramos los kilómetros que vamos a recorrer. Son tendencias que van a llegar, y en Loos-en-Gohelle van a cambiar el sector agrícola o el energético. Vamos a ver aparecer un nuevo modelo económico, y tengo muchas ganas de trabajar en ello, porque aunque he sido elegido como ecologista, la cuestión económica es central, porque es la que permite crear la riqueza, con impactos negativos o positivos sobre el territorio.

Y a largo plazo me gustaría crear en Francia lo que llamo el tejido de la transición. Crear un espacio de formación para la transición, para poder ayudar a los cargos electos y los técnicos, porque tenemos formación en gestión, pero la transición requiere conocimientos particulares que creo que muchas personas clave tienen dificultades para adquirir. Creo que podríamos tener un espacio, una gran escuela francesa, que permitiera a estas personas ser más eficaces en el campo de la transición, a partir de las experiencias de Loos-en-Gohelle, pero también de otras. De Francia, de España y del mundo.

La entrada Jean-François Caron: “La innovación siempre implica desobediencia” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Jean-François Caron, alcalde de Loos-en-Gohelle. Foto: Ayto. de Loos-en-Gohelle.

Dos enormes montes gemelos dominan el paisaje de Loos-en-Gohelle, un pueblo de unos 6.500 habitantes a unos pocos kilómetros de la ciudad de Lens, en el norte de Francia. La particularidad de estos promontorios es que no son naturales. Más altos que la pirámide de Gizah, son los montes artificiales más altos de Europa, y esconden décadas de residuos de la minería del carbón, activa en la zona hasta desde mediados del siglo XIX hasta 1990. De familia minera, el ecologista Jean-François Caron fue elegido alcalde de la localidad en 2001, sustituyendo a su padre, Marcel. En ese momento, la villa agonizaba en la depresión económica que siguió al fin del carbón. A partir del municipalismo, el asociacionismo y un modelo de gestión basado en la descentralización y la innovación, Loos-en-Gohelle es hoy es uno de los espejos en el que se miran las comarcas mineras del carbón de todo el mundo, y que se enfrentan a una difícil etapa de transición ecológica y económica. En un momento en que las cuencas mineras españolas contienen el aliento ante el más que probable fin de la actividad, La Marea habló con Jean-François Caron sobre las lecciones aprendidas y el camino que queda por recorrer. Fue elegido como alcalde en 2001, ¿creía en ese momento que la ciudad sería capaz de transformarse como lo hizo? Realmente no podíamos saber el futuro en ese momento. Simplemente queríamos impulsar el desarrollo. Cuando entré en el ayuntamiento como concejal en 1995, traje una visión de ciudad sostenible. En estos años hemos hecho mucho trabajo con la población, sobre la base de las perspectivas y los sueños compartidos que tenemos para nuestra localidad. Y de todo esto surgió una visión, pero no era una visión fija, como quien dice. Teníamos esta idea de ir hacia una ciudad sostenible, pero no sabíamos lo que iba a pasar. Aquí en España, las personas que viven en las cuencas mineras están muy preocupadas por sus puestos de trabajo. ¿Como superaron este problema en Loos-en-Gohelle? He tenido ocasión de visitar las cuencas mineras españolas, sobre todo la de Asturias y he podido hablar con la gente allí. Para nosotros lo primero fue realizar un trabajo de memoria colectiva. No se le puede pedir a la gente que se lance a un cambio estructural así de profundo, diciendo que vamos a dar marcha atrás en todo, que vamos a partir de cero. Hay que tener la capacidad de reapropiarse de la memoria colectiva. Hay que recuperar el orgullo y la confianza para poder afrontar los problemas de los mineros. Es sobre esta memoria colectiva que produje el archivo para la admisión de la Cuenca Minera de Pas-de-Calais como patrimonio mundial de la UNESCO. Es algo que ha sido muy importante para crear esta dinámica de cambio. Después, implicamos mucho a la población. El cambio se produjo porque la gente tuvo iniciativa. Hay que realizar una campaña pedagógica importante. Si tratas a la gente como a un grupo de alumnos que escuchan una conferencia, pero no pueden participar, no te quepa duda de que al poco tiempo se les olvida el tema. En cambio, si consigues que sean actores en la transformación, es mucho más fácil conseguirla. Para mí, la implicación de los habitantes de la zona es decisiva. La democracia participativa tiene que ir más allá de decir lo que se quiere. Tienes que poder participar en esos planes. Así, en Loos-en-Gohelle se han co-diseñado todas las políticas públicas con la población. Desarrollamos las iniciativas de nuestros ciudadanos con un modelo que llamamos fifty-fifty, y en el que ellos también se responsabilizan. También tenemos un modo de gestión y cooperación, tanto en el funcionamiento del Pleno municipal como de los servicios de la localidad, para el que usamos la palabra “proyecto”, en oposición a “gestión”. Un proyecto supone un jefe de proyecto, herramientas de gestión del proyecto y así es como comenzamos el gran trabajo de transformación del municipio. Así, por ejemplo, en un proyecto se tienen en cuenta los riesgos, y eso implica aceptar la posibilidad de errores. Eso no es fácil en una administración municipal, pero ha supuesto un gran cambio para nosotros. El tercer criterio es la manera de autorizar la innovación, porque una innovación siempre implica desobediencia. Nuestra teoría es que tiene que haber un derecho a la experimentación. Aquí se experimenta a pequeña escala, evaluamos los resultados y después los amplificamos. Hace 25 años nos atrevimos con una serie de iniciativas artísticas y paisajísticas que no tenían nada que ver con el territorio que nos rodea. Comenzamos, por ejemplo, con actividades de parapente en los montes formados por las escombreras de la mina, y otras actividades en las cortas mineras. Fue algo completamente extraordinario. Tenemos una cultura de la innovación que se ha desarrollado junto a una gestión que te permite llevar a cabo tus sueños, junto con el sueño de tener una ciudad sostenible. Un pueblo minero que renace de sus cenizas. Por ejemplo, teníamos un sueño que es que todo el pueblo se abastezca de energía solar, y en el norte de Francia no hace tanto sol como en España. Pensamos más en juntar granos de arena que en alcanzar las estrellas. Así, por ejemplo, el primer grano de arena fue equipar nuestro polideportivo y nuestra escuela con paneles solares. Después, durante los cinco años siguientes hemos movilizado a los ciudadanos para que invirtieran sus ahorros en energía solar. En los siguientes cinco años implementamos paneles solares en prácticamente todos los edificios. Así, grano de arena a grano de arena nos acercamos más a las estrellas. No sabemos qué nos deparará el futuro, pero sabemos que tenemos la capacidad de avanzar por el camino. ¿Cuál es la lección más importante que otras localidades podrían aprender de Loos-en-Gohelle? La lección más importante es que si tenemos un movimiento colectivo, todo es posible. Es como tener una varita mágica. Es decir, yo he sido un líder importante para iniciar las cosas, pero si yo no hubiera estado rodeado de un colectivo con tanta calidad, tanto en el equipo municipal como de los ciudadanos, no hubiera podido hacer nada. No vivimos una época en la que se puedan decretar los cambios. Para que pueda haber una transición hay que crear las condiciones para que todo el mundo se implique en ella. ¿Qué planes tiene en mente, a corto y medio plazo? Continuar con esta aventura de la ciudad sostenible, y afrontar un cambio profundo del modelo económico, abrazando una economía circular, una economía de la funcionalidad y la cooperación. Es lo que llamamos afrontar el cambio económico de frente, con una actitud que supone una transformación completa de la economía y que afecta a todos los sectores. Así, por ejemplo, ya no nos compramos un coche, sino compramos los kilómetros que vamos a recorrer. Son tendencias que van a llegar, y en Loos-en-Gohelle van a cambiar el sector agrícola o el energético. Vamos a ver aparecer un nuevo modelo económico, y tengo muchas ganas de trabajar en ello, porque aunque he sido elegido como ecologista, la cuestión económica es central, porque es la que permite crear la riqueza, con impactos negativos o positivos sobre el territorio. Y a largo plazo me gustaría crear en Francia lo que llamo el tejido de la transición. Crear un espacio de formación para la transición, para poder ayudar a los cargos electos y los técnicos, porque tenemos formación en gestión, pero la transición requiere conocimientos particulares que creo que muchas personas clave tienen dificultades para adquirir. Creo que podríamos tener un espacio, una gran escuela francesa, que permitiera a estas personas ser más eficaces en el campo de la transición, a partir de las experiencias de Loos-en-Gohelle, pero también de otras. De Francia, de España y del mundo.

La entrada Jean-François Caron: “La innovación siempre implica desobediencia” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/06/04/jean-francois-caron/feed/ 1
Un nuevo informe de ONG ecologistas señala los mitos del gasoducto entre España y Francia https://www.lamarea.com/2018/05/30/un-nuevo-informe-de-ong-ecologistas-senala-los-mitos-del-gasoducto-entre-espana-y-francia/ https://www.lamarea.com/2018/05/30/un-nuevo-informe-de-ong-ecologistas-senala-los-mitos-del-gasoducto-entre-espana-y-francia/#comments Wed, 30 May 2018 11:42:10 +0000 https://www.lamarea.com/?p=107256

Un grupo de seis organizaciones ecologistas europeas, encabezadas por Amigos de la Tierra Francia y entre las que se encuentran Ecologistas en Acción y el Observatori del Deute en la Globalització, han pedido este miércoles al Gobierno francés que retire su apoyo al sistema de gasoductos MidCat, que unirá Cataluña con la provincia francesa de Midi-Pyrénées. El acto ha coincidido con la publicación de un nuevo informe en el que las ONG han denunciado una serie de “mitos” sobre la interconexión, que forma parte de la lista europea de Proyectos de Interés Común. En el estudio, señalan que “ha sido politizado y priorizado de manera importante por parte del gobierno español”. También han denunciado que “la Comisión Europea está avanzando con él gracias a la actitud pasiva y expectante de las autoridades francesas”.

El sistema de gasoductos, que costará alrededor de 3.000 millones de euros en total, se sufragará en gran parte con dinero público español, francés y europeo. Las promotoras de la mayoría del recorrido son Enagás, en la parte española, y Teréga (antigua TIGF) en la parte francesa. El pasado 18 de abril, La Marea hizo público un informe encargado por la Comisión Europea a la consultora finlandesa Pöyry, que ponía en duda tanto la rentabilidad como la utilidad del proyecto.

Convencer a Francia

Después de que el Parlamento Europeo ratificase el pasado marzo la lista de Proyectos de Interés Común, y que la Comisión considerase que la construcción del proyecto estaba justificada incluso tras la publicación del informe de Pöyry, la última baza para las organizaciones ecologistas está en París. El Gobierno galo se ha mostrado reticente, en varios momentos, a dar luz verde al proyecto, al tener que cubrir el país vecino gran parte de los costes. Distintos informes han puesto en duda el interés de Francia en la interconexión, y el regulador energético también se ha mostrado dubitativo a la hora de apoyar la obra. Los sistemas gasistas de los dos países ya están conectados por la zona occidental de los Pirineos.

“No tenemos indicios de que vaya a cambiar la posición del Gobierno francés, pero creemos que ahora mismo es la posibilidad más realista”, declaró a La Marea Samuel Martín-Sosa, responsable de Internacional de Ecologistas en Acción. “Las cuentas con el gas no salen. No tiene sentido invertir en estas grandes infraestructuras por razones climáticas evidentes. Este tipo de gasoductos puede estar en funcionamiento unos 50 años, y si miramos los objetivos climáticos y cuándo dicen los científicos que tendríamos que haber abandonado los combustibles fósiles, las dos cifras no casan”, afirmó Martín-Sosa.

Martín-Sosa se mostró escéptico de que un eventual nuevo gobierno en la Moncloa pudiera optar por la paralización del proyecto. “No sabemos las posiciones oficiales de los partidos en cuanto al proyecto en particular, pero ni PSOE ni Ciudadanos se mostraron particularmente críticos con las interconexiones en la mesa de debate sobre el sistema gasista español que se celebró en enero”, concluyó el ecologista.

Mitos

Las ONG señalan, en el documento publicado este miércoles, una serie de dudas tanto sobre el proyecto en sí como sobre el modelo energético promovido por la UE. Las organizaciones firmantes denuncian así que la idea de que el gas es un combustible fósil limpio es “errónea e infundada”. El informe señala que el metano, principal componente de este combustible “es, por encima de todo, un gas de efecto invernadero extremadamente potente [...] con un potencial de calentamiento global 86 veces superior al del CO2 en una escala temporal de 20 años”, y añade que “no se requieren demasiadas fugas de metano, voluntarias o accidentales, para desencadenar un mayor impacto en el clima”.

El informe también critica el origen del gas, que procedería en parte de países que utilizan para su extracción la polémica técnica de la fractura hidráulica, como Estados Unidos. Esta técnica, más conocida como fracking, ha sido prohibida en varios países europeos y en centenares de ciudades y regiones en todo el mundo, al suponer riesgos para el medio ambiente y la salud de las comunidades humanas y animales cercanas a las zonas de explotación. Además de los daños climáticos, medioambientales y sociales que el propio combustible y su extracción pudieran causar, los ecologistas también han señalado que el gasoducto y las centrales de compresión supondrán perjuicios para las localidades por las que transcurra su trazado.

Finalmente, el informe de las ONG ataca los objetivos del proyecto al indicar que el mismo no influirá sobre la seguridad del suministro ni en Francia ni en España, ni tampoco reducirá el precio del combustible de manera significativa. También destaca que, lejos de diversificar las fuentes de combustibles de la UE, el MidCat serviría, en todo caso, para facilitar la importación de gas ruso desde Francia a la Península Ibérica.

La entrada Un nuevo informe de ONG ecologistas señala los mitos del gasoducto entre España y Francia se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Un grupo de seis organizaciones ecologistas europeas, encabezadas por Amigos de la Tierra Francia y entre las que se encuentran Ecologistas en Acción y el Observatori del Deute en la Globalització, han pedido este miércoles al Gobierno francés que retire su apoyo al sistema de gasoductos MidCat, que unirá Cataluña con la provincia francesa de Midi-Pyrénées. El acto ha coincidido con la publicación de un nuevo informe en el que las ONG han denunciado una serie de “mitos” sobre la interconexión, que forma parte de la lista europea de Proyectos de Interés Común. En el estudio, señalan que “ha sido politizado y priorizado de manera importante por parte del gobierno español”. También han denunciado que “la Comisión Europea está avanzando con él gracias a la actitud pasiva y expectante de las autoridades francesas”. El sistema de gasoductos, que costará alrededor de 3.000 millones de euros en total, se sufragará en gran parte con dinero público español, francés y europeo. Las promotoras de la mayoría del recorrido son Enagás, en la parte española, y Teréga (antigua TIGF) en la parte francesa. El pasado 18 de abril, La Marea hizo público un informe encargado por la Comisión Europea a la consultora finlandesa Pöyry, que ponía en duda tanto la rentabilidad como la utilidad del proyecto.

Convencer a Francia

Después de que el Parlamento Europeo ratificase el pasado marzo la lista de Proyectos de Interés Común, y que la Comisión considerase que la construcción del proyecto estaba justificada incluso tras la publicación del informe de Pöyry, la última baza para las organizaciones ecologistas está en París. El Gobierno galo se ha mostrado reticente, en varios momentos, a dar luz verde al proyecto, al tener que cubrir el país vecino gran parte de los costes. Distintos informes han puesto en duda el interés de Francia en la interconexión, y el regulador energético también se ha mostrado dubitativo a la hora de apoyar la obra. Los sistemas gasistas de los dos países ya están conectados por la zona occidental de los Pirineos. “No tenemos indicios de que vaya a cambiar la posición del Gobierno francés, pero creemos que ahora mismo es la posibilidad más realista”, declaró a La Marea Samuel Martín-Sosa, responsable de Internacional de Ecologistas en Acción. “Las cuentas con el gas no salen. No tiene sentido invertir en estas grandes infraestructuras por razones climáticas evidentes. Este tipo de gasoductos puede estar en funcionamiento unos 50 años, y si miramos los objetivos climáticos y cuándo dicen los científicos que tendríamos que haber abandonado los combustibles fósiles, las dos cifras no casan”, afirmó Martín-Sosa. Martín-Sosa se mostró escéptico de que un eventual nuevo gobierno en la Moncloa pudiera optar por la paralización del proyecto. “No sabemos las posiciones oficiales de los partidos en cuanto al proyecto en particular, pero ni PSOE ni Ciudadanos se mostraron particularmente críticos con las interconexiones en la mesa de debate sobre el sistema gasista español que se celebró en enero”, concluyó el ecologista.

Mitos

Las ONG señalan, en el documento publicado este miércoles, una serie de dudas tanto sobre el proyecto en sí como sobre el modelo energético promovido por la UE. Las organizaciones firmantes denuncian así que la idea de que el gas es un combustible fósil limpio es “errónea e infundada”. El informe señala que el metano, principal componente de este combustible “es, por encima de todo, un gas de efecto invernadero extremadamente potente [...] con un potencial de calentamiento global 86 veces superior al del CO2 en una escala temporal de 20 años”, y añade que “no se requieren demasiadas fugas de metano, voluntarias o accidentales, para desencadenar un mayor impacto en el clima”. El informe también critica el origen del gas, que procedería en parte de países que utilizan para su extracción la polémica técnica de la fractura hidráulica, como Estados Unidos. Esta técnica, más conocida como fracking, ha sido prohibida en varios países europeos y en centenares de ciudades y regiones en todo el mundo, al suponer riesgos para el medio ambiente y la salud de las comunidades humanas y animales cercanas a las zonas de explotación. Además de los daños climáticos, medioambientales y sociales que el propio combustible y su extracción pudieran causar, los ecologistas también han señalado que el gasoducto y las centrales de compresión supondrán perjuicios para las localidades por las que transcurra su trazado. Finalmente, el informe de las ONG ataca los objetivos del proyecto al indicar que el mismo no influirá sobre la seguridad del suministro ni en Francia ni en España, ni tampoco reducirá el precio del combustible de manera significativa. También destaca que, lejos de diversificar las fuentes de combustibles de la UE, el MidCat serviría, en todo caso, para facilitar la importación de gas ruso desde Francia a la Península Ibérica.

La entrada Un nuevo informe de ONG ecologistas señala los mitos del gasoducto entre España y Francia se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/30/un-nuevo-informe-de-ong-ecologistas-senala-los-mitos-del-gasoducto-entre-espana-y-francia/feed/ 2
Laura Zúñiga Cáceres: “Hay mecanismos de impunidad en el proceso del asesinato de mi madre” https://www.lamarea.com/2018/05/29/entrevista-laura-zuniga-caceres/ https://www.lamarea.com/2018/05/29/entrevista-laura-zuniga-caceres/#comments Tue, 29 May 2018 08:46:08 +0000 https://www.lamarea.com/?p=107169 Laura Zúñiga Cáceres, acompañada por miembros del COPINH y el GAIPE. Foto: J.B.

La activista hondureña Berta Cáceres fue asesinada en su casa la madrugada del dos al tres de marzo de 2016. Su carácter incansable e incorruptible la convertían en una seria amenaza para varios proyectos de represas en Honduras, un negocio en manos de grandes empresas acusadas de destruir comunidades indígenas y devastar reservas medioambientales.

Tras su asesinato han surgido nuevas voces por todo el mundo para tomar el testigo de la lucha de Berta Cáceres en defensa de los pueblos indígenas, las personas que viven en la pobreza y el medio ambiente de Honduras, el país más peligroso para el activismo ambiental, según Global Witness. Una de esas voces es la de su hija Laura Zúñiga Cáceres, que se encuentra en Europa estos días de la mano de las Brigadas Internacionales de Paz, acompañada de abogados y activistas del Consejo Cívico de Organizaciones Populares y Cívicas de Honduras (COPINH) y el Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas (GAIPE), creado para investigar de forma independiente el asesinato de Cáceres y evitar que quede impune.

Zúñiga Cáceres atiende a La Marea a su paso por Madrid y a pocos días de formalizar, según explica, una demanda contra el Banco Holandés de Desarrollo (FMO, por sus siglas en holandés), por financiar la construcción de la central hidroeléctrica Agua Zarca, a pesar de las denuncias de violaciones de derechos humanos y episodios de violencia que rodean al proyecto, y que perjudica de forma directa a la comunidad indígena lenca.

¿En qué fase se encuentra la investigación sobre el asesinato de su madre?

Actualmente hay nueve personas detenidas, de las que ocho están vinculadas a la autoría material del asesinato. Estas personas ya cumplieron la mayor parte del proceso de instrucción y ahora comienza el juicio oral y público. Justo ahora termina la primera etapa del caso del último detenido, David Castillo, gerente general de la empresa DESA. En este caso estamos viendo cómo se margina a actores activos del proceso. Seguimos sin tener la mayor parte de la información, nos enteramos de los avances por los medios de comunicación y, además, en estas capturas vemos un manoseo para generar la visión de que hay justicia. Un ejemplo es la detención de David Castillo. El Ministerio Público tenía toda la información desde mayo de 2016. En octubre de ese año nosotros entregamos al Ministerio Público el informe del Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas, pero esta detención no se da hasta el dos de marzo de 2018, que es el aniversario del asesinato de mi madre. Vemos una historia macabra por parte del Estado, y también mecanismos de impunidad dentro del proceso. Por ejemplo, no se nos hace partícipes de la información, y se va dilatando el juicio oral y público, que en principio iba a terminar en enero. Ahora dicen que en junio. Esto nos genera desconfianza.

¿Temen que con el paso del tiempo puedan prescribir delitos?

Sí. Las prisiones preventivas vencen en noviembre, y eso nos genera temores. Gran parte de la autoría intelectual todavía no está lista. Vemos cómo se captura a la parte más baja del estrato, pero no se ataca a quienes generaron estos problemas, a quienes pagaron e impulsaron a los sicarios. En el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca también identificamos toda una estructura criminal que se arma con la intención de instalar e imponer este proyecto en la comunidad. Volvemos a identificar a grupos de sicarios, casos de corrupción, una relación entre funcionarios públicos, fuerzas de seguridad y la empresa. Toda esa estructura todavía no ha sido atacada. Mientras esa estructura no se desmonte, no solo habrá impunidad, sino que seguirá en activo el origen de todos estos riesgos.

David Castillo está acusado de ser el autor intelectual del asesinato de su madre, ¿creen que puede haber más cómplices en las altas esferas?

Lo que hemos visto es que hay más personas involucradas en la autoría intelectual, desde altos funcionarios a socios de la empresa, y que todavía no han sido arrestados.

Dos años después del asesinato, ¿cuál es la situación de quienes defienden los derechos humanos en Honduras?

Nosotros creímos que tras evidenciar todas las violaciones en el caso de mi madre, se iba a generar un poco más de protección a los defensores y defensoras, pero vemos que se sigue reproduciendo la forma de actuar de esa empresa en otras zonas y en otras comunidades indígenas, no solo en el pueblo lenca. Las empresas siguen entrando sin avisar, imponiendo un proyecto que va acompañado de fuerzas de seguridad estatales, sicarios, etcétera. El patrón se sigue reproduciendo e incluso se intensifica. Por ejemplo, hemos visto un fraude electoral que ha generado mucha represión, asesinatos y presos por manifestarse. Ante todo esto, la comunidad internacional respondió con un silencio que fortalece este régimen violento.

¿Las empresas y el gobierno de España violan derechos humanos en Honduras?

Sin ir más lejos, en parte estamos acá porque el Banco Centroamericano de Integración Económica, que en su directorio cuenta con el gobierno de España, sigue financiando un proyecto que ha violado múltiples derechos humanos, está vinculado al asesinato de mi madre y el de otros compañeros en Río Blanco, y aun así sigue financiando. ¿Cómo es posible que tampoco se presione a esta entidad? Nos preocupa mucho también cómo la cooperación española ayudó a hacer un código penal que criminaliza las protestas en Honduras. También su apoyo a una ley que restringe el derecho de consulta a los pueblos indígenas, quitándoles la posibilidad de decidir sobre sus territorios, y que los coloca en un estado muy violento. También los apoyos económicos que se dan a un estado que no da garantías. Todo eso es muy preocupante.

¿En qué quedó el atentado frustrado del año pasado contra su hermana Berta?

Como los sistemas de justicia están orientados para criminalizar a los luchadores y luchadoras, y a la pobreza en general, cuando hay incidentes de violencia, como sucedió con el ataque a mi hermana, vemos que no se investiga e incluso se hacen campañas de desprestigio contra las víctimas de esos atentados. Se deja pasar el tiempo hasta que el tema cae, y es algo que vemos también en el caso de mi madre. La dilatación del caso es otro factor de impunidad. Por eso estamos acá.

Usted menciona que se detiene antes al sicario pobre que al poderoso que idea el crimen, ¿han contactado a personas o familiares de estos sicarios? Al fin y al cabo, el trabajo de su madre también iba orientado a ayudar a esas personas de estratos bajos...

La verdad, no a nivel personal. Lo que sí vimos, y está en el informe, es que hay una persona detenida que no está vinculada con el asesinato, y sigue detenida por arbitrariedades. Vemos esa necesidad de meter gente a la cárcel para mostrar que hay justicia, pero no la hay.

¿Quién es esa persona?

Se llama Emerson Eucebio Duarte. Lo hablamos con el Ministerio Público, preguntamos por su detención y todavía no hay respuesta.

¿Cómo percibe el nivel de concienciación con la lucha que ustedes llevan a cabo?

Cuando asesinaron a mi madre, la gente salió a la calle y nos acompañó. Eso rompió con la naturalización de los asesinatos que hay en Honduras. También vimos mucha presencia del símbolo de mi madre y de los pueblos indígenas y su lucha. Pero obviamente nos toca ser silenciados y discutir con los grandes medios cada vez que ponemos en duda el discurso oficial del Estado. Vivimos en esa contradicción entre lo que vemos en las calles y, a la vez, el discurso que constantemente criminaliza y busca silenciar a las organizaciones y movimientos que se oponen al extractivismo.

En España apenas se habló de las denuncias de fraude electoral de Juan Orlando Hernández. ¿Cómo perciben que desde países como España la prensa se muestre crítica ante la corrupción de países como Venezuela y, sin embargo, sea más tolerante con el caso de Honduras?

Vemos un doble discurso. Lo vemos claro en el caso de Honduras, que es un país funcional a los intereses del extractivismo, y un ejemplo es el del Banco Holandés de Desarrollo, que financia a una empresa que viola los derechos humanos y sigue como si nada. Cuando los gobiernos de estos países siguen perpetuando estas prácticas se hace más difícil criticarlos, porque son las políticas que les convienen.

¿Tienen previsto reunirse con representantes del Gobierno español?

Estuvimos hace poco en el Congreso, pero no pudimos reunirnos con congresistas porque están con el tema de los presupuestos. Vamos a vernos con el secretario de Estado de Asuntos Exteriores para actualizar la situación y comentarle acerca de esta financiación a Honduras y cómo se pueden generar garantías. Le pediremos que se restringa esa financiación en los casos en que se violan los derechos humanos.

¿Qué relación hay entre el golpe de Estado de 2009, la elección de 2017 y el proyecto Agua Zarca?

Este proyecto se aprobó con un paquete de concesiones hidroeléctricas del Congreso Nacional en 2010, después del golpe de Estado. A partir de ahí, con Porfirio Lobo de presidente y Juan Orlando Hernández al frente del Congreso, empiezan a entrar las excavadoras en la comunidad para iniciar la construcción del proyecto hidroeléctrico y ahí la gente se da cuenta de lo que está pasando. Sin consulta previa ni nada. En 2013, los militares matan al compañero Tomás García, y tanto el Banco Mundial como la estatal china Sinohydro abandonan el proyecto. Después, ya con Juan Orlando Hernández en la presidencia, retoman este proyecto el Banco Holandés de Desarrollo, el Banco Finlandés de Desarrollo y el Banco Centroamericano de Integración Económica, a pesar de los antecedentes.

¿Cree que hay relación entre el silencio político y mediático y el apoyo del Estado a grandes macroproyectos?

Claro. El gobierno de Juan Orlando Hernández es totalmente funcional al sistema extractivo. Tras el golpe de Estado, viene ofreciendo bienes comunes a empresas nacionales y transnacionales. Van de la mano.

La entrada Laura Zúñiga Cáceres: “Hay mecanismos de impunidad en el proceso del asesinato de mi madre” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Laura Zúñiga Cáceres, acompañada por miembros del COPINH y el GAIPE. Foto: J.B.

La activista hondureña Berta Cáceres fue asesinada en su casa la madrugada del dos al tres de marzo de 2016. Su carácter incansable e incorruptible la convertían en una seria amenaza para varios proyectos de represas en Honduras, un negocio en manos de grandes empresas acusadas de destruir comunidades indígenas y devastar reservas medioambientales. Tras su asesinato han surgido nuevas voces por todo el mundo para tomar el testigo de la lucha de Berta Cáceres en defensa de los pueblos indígenas, las personas que viven en la pobreza y el medio ambiente de Honduras, el país más peligroso para el activismo ambiental, según Global Witness. Una de esas voces es la de su hija Laura Zúñiga Cáceres, que se encuentra en Europa estos días de la mano de las Brigadas Internacionales de Paz, acompañada de abogados y activistas del Consejo Cívico de Organizaciones Populares y Cívicas de Honduras (COPINH) y el Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas (GAIPE), creado para investigar de forma independiente el asesinato de Cáceres y evitar que quede impune. Zúñiga Cáceres atiende a La Marea a su paso por Madrid y a pocos días de formalizar, según explica, una demanda contra el Banco Holandés de Desarrollo (FMO, por sus siglas en holandés), por financiar la construcción de la central hidroeléctrica Agua Zarca, a pesar de las denuncias de violaciones de derechos humanos y episodios de violencia que rodean al proyecto, y que perjudica de forma directa a la comunidad indígena lenca.

¿En qué fase se encuentra la investigación sobre el asesinato de su madre?

Actualmente hay nueve personas detenidas, de las que ocho están vinculadas a la autoría material del asesinato. Estas personas ya cumplieron la mayor parte del proceso de instrucción y ahora comienza el juicio oral y público. Justo ahora termina la primera etapa del caso del último detenido, David Castillo, gerente general de la empresa DESA. En este caso estamos viendo cómo se margina a actores activos del proceso. Seguimos sin tener la mayor parte de la información, nos enteramos de los avances por los medios de comunicación y, además, en estas capturas vemos un manoseo para generar la visión de que hay justicia. Un ejemplo es la detención de David Castillo. El Ministerio Público tenía toda la información desde mayo de 2016. En octubre de ese año nosotros entregamos al Ministerio Público el informe del Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas, pero esta detención no se da hasta el dos de marzo de 2018, que es el aniversario del asesinato de mi madre. Vemos una historia macabra por parte del Estado, y también mecanismos de impunidad dentro del proceso. Por ejemplo, no se nos hace partícipes de la información, y se va dilatando el juicio oral y público, que en principio iba a terminar en enero. Ahora dicen que en junio. Esto nos genera desconfianza.

¿Temen que con el paso del tiempo puedan prescribir delitos?

Sí. Las prisiones preventivas vencen en noviembre, y eso nos genera temores. Gran parte de la autoría intelectual todavía no está lista. Vemos cómo se captura a la parte más baja del estrato, pero no se ataca a quienes generaron estos problemas, a quienes pagaron e impulsaron a los sicarios. En el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca también identificamos toda una estructura criminal que se arma con la intención de instalar e imponer este proyecto en la comunidad. Volvemos a identificar a grupos de sicarios, casos de corrupción, una relación entre funcionarios públicos, fuerzas de seguridad y la empresa. Toda esa estructura todavía no ha sido atacada. Mientras esa estructura no se desmonte, no solo habrá impunidad, sino que seguirá en activo el origen de todos estos riesgos.

David Castillo está acusado de ser el autor intelectual del asesinato de su madre, ¿creen que puede haber más cómplices en las altas esferas?

Lo que hemos visto es que hay más personas involucradas en la autoría intelectual, desde altos funcionarios a socios de la empresa, y que todavía no han sido arrestados.

Dos años después del asesinato, ¿cuál es la situación de quienes defienden los derechos humanos en Honduras?

Nosotros creímos que tras evidenciar todas las violaciones en el caso de mi madre, se iba a generar un poco más de protección a los defensores y defensoras, pero vemos que se sigue reproduciendo la forma de actuar de esa empresa en otras zonas y en otras comunidades indígenas, no solo en el pueblo lenca. Las empresas siguen entrando sin avisar, imponiendo un proyecto que va acompañado de fuerzas de seguridad estatales, sicarios, etcétera. El patrón se sigue reproduciendo e incluso se intensifica. Por ejemplo, hemos visto un fraude electoral que ha generado mucha represión, asesinatos y presos por manifestarse. Ante todo esto, la comunidad internacional respondió con un silencio que fortalece este régimen violento.

¿Las empresas y el gobierno de España violan derechos humanos en Honduras?

Sin ir más lejos, en parte estamos acá porque el Banco Centroamericano de Integración Económica, que en su directorio cuenta con el gobierno de España, sigue financiando un proyecto que ha violado múltiples derechos humanos, está vinculado al asesinato de mi madre y el de otros compañeros en Río Blanco, y aun así sigue financiando. ¿Cómo es posible que tampoco se presione a esta entidad? Nos preocupa mucho también cómo la cooperación española ayudó a hacer un código penal que criminaliza las protestas en Honduras. También su apoyo a una ley que restringe el derecho de consulta a los pueblos indígenas, quitándoles la posibilidad de decidir sobre sus territorios, y que los coloca en un estado muy violento. También los apoyos económicos que se dan a un estado que no da garantías. Todo eso es muy preocupante.

¿En qué quedó el atentado frustrado del año pasado contra su hermana Berta?

Como los sistemas de justicia están orientados para criminalizar a los luchadores y luchadoras, y a la pobreza en general, cuando hay incidentes de violencia, como sucedió con el ataque a mi hermana, vemos que no se investiga e incluso se hacen campañas de desprestigio contra las víctimas de esos atentados. Se deja pasar el tiempo hasta que el tema cae, y es algo que vemos también en el caso de mi madre. La dilatación del caso es otro factor de impunidad. Por eso estamos acá.

Usted menciona que se detiene antes al sicario pobre que al poderoso que idea el crimen, ¿han contactado a personas o familiares de estos sicarios? Al fin y al cabo, el trabajo de su madre también iba orientado a ayudar a esas personas de estratos bajos...

La verdad, no a nivel personal. Lo que sí vimos, y está en el informe, es que hay una persona detenida que no está vinculada con el asesinato, y sigue detenida por arbitrariedades. Vemos esa necesidad de meter gente a la cárcel para mostrar que hay justicia, pero no la hay.

¿Quién es esa persona?

Se llama Emerson Eucebio Duarte. Lo hablamos con el Ministerio Público, preguntamos por su detención y todavía no hay respuesta.

¿Cómo percibe el nivel de concienciación con la lucha que ustedes llevan a cabo?

Cuando asesinaron a mi madre, la gente salió a la calle y nos acompañó. Eso rompió con la naturalización de los asesinatos que hay en Honduras. También vimos mucha presencia del símbolo de mi madre y de los pueblos indígenas y su lucha. Pero obviamente nos toca ser silenciados y discutir con los grandes medios cada vez que ponemos en duda el discurso oficial del Estado. Vivimos en esa contradicción entre lo que vemos en las calles y, a la vez, el discurso que constantemente criminaliza y busca silenciar a las organizaciones y movimientos que se oponen al extractivismo.

En España apenas se habló de las denuncias de fraude electoral de Juan Orlando Hernández. ¿Cómo perciben que desde países como España la prensa se muestre crítica ante la corrupción de países como Venezuela y, sin embargo, sea más tolerante con el caso de Honduras?

Vemos un doble discurso. Lo vemos claro en el caso de Honduras, que es un país funcional a los intereses del extractivismo, y un ejemplo es el del Banco Holandés de Desarrollo, que financia a una empresa que viola los derechos humanos y sigue como si nada. Cuando los gobiernos de estos países siguen perpetuando estas prácticas se hace más difícil criticarlos, porque son las políticas que les convienen.

¿Tienen previsto reunirse con representantes del Gobierno español?

Estuvimos hace poco en el Congreso, pero no pudimos reunirnos con congresistas porque están con el tema de los presupuestos. Vamos a vernos con el secretario de Estado de Asuntos Exteriores para actualizar la situación y comentarle acerca de esta financiación a Honduras y cómo se pueden generar garantías. Le pediremos que se restringa esa financiación en los casos en que se violan los derechos humanos.

¿Qué relación hay entre el golpe de Estado de 2009, la elección de 2017 y el proyecto Agua Zarca?

Este proyecto se aprobó con un paquete de concesiones hidroeléctricas del Congreso Nacional en 2010, después del golpe de Estado. A partir de ahí, con Porfirio Lobo de presidente y Juan Orlando Hernández al frente del Congreso, empiezan a entrar las excavadoras en la comunidad para iniciar la construcción del proyecto hidroeléctrico y ahí la gente se da cuenta de lo que está pasando. Sin consulta previa ni nada. En 2013, los militares matan al compañero Tomás García, y tanto el Banco Mundial como la estatal china Sinohydro abandonan el proyecto. Después, ya con Juan Orlando Hernández en la presidencia, retoman este proyecto el Banco Holandés de Desarrollo, el Banco Finlandés de Desarrollo y el Banco Centroamericano de Integración Económica, a pesar de los antecedentes.

¿Cree que hay relación entre el silencio político y mediático y el apoyo del Estado a grandes macroproyectos?

Claro. El gobierno de Juan Orlando Hernández es totalmente funcional al sistema extractivo. Tras el golpe de Estado, viene ofreciendo bienes comunes a empresas nacionales y transnacionales. Van de la mano.

La entrada Laura Zúñiga Cáceres: “Hay mecanismos de impunidad en el proceso del asesinato de mi madre” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/29/entrevista-laura-zuniga-caceres/feed/ 2
Noticias climáticas: El calentamiento global amenaza la salud, el bolsillo y la biodiversidad https://www.lamarea.com/2018/05/25/noticias-climaticas-mayo-4/ https://www.lamarea.com/2018/05/25/noticias-climaticas-mayo-4/#comments Fri, 25 May 2018 14:19:41 +0000 https://www.lamarea.com/?p=107103 Hamburgo prohíbe los vehículos diesel a partir del 31 de mayo. Foto: Pixabay / CC0

Holanda dice adiós al carbón, Hamburgo al diésel

El Gobierno holandés anunció el pasado viernes que la generación de electricidad a partir de la combustión de carbón, el combustible fósil que más contribuye al cambio climático, será ilegal a partir de 2030. La eléctrica alemana RWE, que opera dos centrales de carbón en el país, ha anunciado su desacuerdo con la decisión del Ejecutivo holandés. En una nota de prensa, la empresa anunció que el gobierno no ha ofrecido ninguna compensación, y ha asegurado que, de confirmarse, la medida supondrá “un serio impacto” para su negocio. Además RWE ha anunciado que considera tomar medidas legales. En Holanda hay cinco centrales de carbón, dos de las cuales tendrán que cerrar en 2024.

Por otra parte, la ciudad de Hamburgo (la segunda más grande de Alemania) ha prohibido la circulación de vehículos diésel en dos de sus arterias principales. La medida entrará en vigor el próximo viernes 31 de mayo. Hamburgo se convierte en la primera ciudad en prohibir el diésel en el país, después de que un juez decretara hace tres meses que la medida era legal.

Endesa sigue en cabeza (de la contaminación)

Precisamente la quema de carbón para generación eléctrica es lo que ha vuelto a colocar a Endesa como la empresa que más contribuye al cambio climático en España. Un informe publicado esta semana por el Observatorio de la Sostenibilidad indica que la eléctrica, propiedad de la italiana Enel, emitió 33,6 millones de toneladas de CO2 equivalente (una medida que incluye las emisiones de otros gases de efecto invernadero), casi la cuarta parte de todas las emisiones fijas del Estado. Las emisiones de Endesa crecieron un 15,3% desde el año pasado.

Por detrás de Endesa se situaron, por orden, Gas Natural, EDP, Repsol, Arcelormittal, Viesgo, Cepsa, Iberdrola, Cemex y Cementos Portland. En total, en España se emitieron 136 millones de toneladas de CO2 equivalente desde fuentes fijas (excluyendo el transporte), de las cuales más de la mitad las generaron estas diez empresas.

Parar el cambio climático sale barato

Evitar que el calentamiento global pase de 1,5ºC sobre niveles preindustriales no solo evitaría las peores consecuencias del cambio climático: también nos ahorraría mucho dinero. Hasta 30 billones de dólares (unos 25 billones de euros), según un análisis publicado esta semana por la revista Nature. Según el estudio, hasta el 90% de la humanidad se vería beneficiado económicamente si se cumplen los objetivos más ambiciosos del Acuerdo de París, incluyendo tanto a los países más pobres como a las mayores economías del mundo. Tan solo las naciones más frías del planeta, como Canadá, Rusia y los países nórdicos se beneficiarían, en cierto modo, de que el aumento de temperatura se acercase más a los 2ºC. En cambio, si se alcanza un calentamiento de 3ºC, el PIB mundial se reduciría entre un 5% y un 10%.

Pero el dinero no lo es todo. El pasado viernes, un estudio publicado en la revista Science afirmaba que quedarse por debajo de 1,5ºC de calentamiento evitaría la extinción de “decenas de miles de especies de animales y plantas” en todo el planeta.

En este momento, incluso cumpliendo los compromisos adquiridos en París, el mundo se dirige a un calentamiento de entre 3,1ºC y 3,7ºC para finales de este siglo.

Presupuestos sin Ley

Los grupos parlamentarios de PSOE, Unidos Podemos y ERC han criticado a la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, por no incluir la futura Ley de Cambio Climático en los Presupuestos Generales del Estado, según informó el pasado miércoles El Periódico de la Energía. Los tres grupos han señalado que la ley debería haber entrado ya en los presupuestos de este año, ya que según la ministra el borrador estaría listo en breve.

Mientras tanto, el mismo medio digital informaba ayer que el ministro de Energía, Álvaro Nadal, no modificará el Real Decreto de autoconsumo eléctrico hasta que Bruselas no apruebe el conocido como “paquete de invierno”, un conjunto de ocho medidas para la promoción de la energía limpia. Esto significa que, probablemente, no se eliminará el impuesto al sol con este real decreto.

Relacionan cambio climático y resistencia a antibióticos

Dos de los procesos más preocupantes según los científicos han sido relacionados. Un estudio publicado este lunes en Nature Climate Change ha hallado que localidades con una temperatura más alta y mayor densidad de población presentan cepas bacterianas con mayor resistencia a antibióticos. La investigación, llevada a cabo en 223 municipios de 41 estados de Estados Unidos, ha confirmado esta tendencia para distintos tipos de bacterias (E. Coli, K. pneumoniae y S. aureus), responsables de distintas enfermedades.

En una nota de prensa, John Brownstein, uno de los autores del informe, afirmó que ya hay estudios que indican que “en los próximos años habrá un incremento drástico y mortal de la resistencia a antibióticos”. Sin embargo, esta es la primera vez que se relaciona esta tendencia, calificada como una de las amenazas más graves para la salud pública global por la OMS, con una mayor temperatura. “Con nuestro hallazgo de que el cambio climático podría estar multiplicando y acelerando el aumento de la resistencia a antibióticos, las perspectivas futuras podrían ser significativamente peores de lo esperado”, afirmó Brownstein.

La entrada Noticias climáticas: El calentamiento global amenaza la salud, el bolsillo y la biodiversidad se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Hamburgo prohíbe los vehículos diesel a partir del 31 de mayo. Foto: Pixabay / CC0

Holanda dice adiós al carbón, Hamburgo al diésel El Gobierno holandés anunció el pasado viernes que la generación de electricidad a partir de la combustión de carbón, el combustible fósil que más contribuye al cambio climático, será ilegal a partir de 2030. La eléctrica alemana RWE, que opera dos centrales de carbón en el país, ha anunciado su desacuerdo con la decisión del Ejecutivo holandés. En una nota de prensa, la empresa anunció que el gobierno no ha ofrecido ninguna compensación, y ha asegurado que, de confirmarse, la medida supondrá “un serio impacto” para su negocio. Además RWE ha anunciado que considera tomar medidas legales. En Holanda hay cinco centrales de carbón, dos de las cuales tendrán que cerrar en 2024. Por otra parte, la ciudad de Hamburgo (la segunda más grande de Alemania) ha prohibido la circulación de vehículos diésel en dos de sus arterias principales. La medida entrará en vigor el próximo viernes 31 de mayo. Hamburgo se convierte en la primera ciudad en prohibir el diésel en el país, después de que un juez decretara hace tres meses que la medida era legal. Endesa sigue en cabeza (de la contaminación) Precisamente la quema de carbón para generación eléctrica es lo que ha vuelto a colocar a Endesa como la empresa que más contribuye al cambio climático en España. Un informe publicado esta semana por el Observatorio de la Sostenibilidad indica que la eléctrica, propiedad de la italiana Enel, emitió 33,6 millones de toneladas de CO2 equivalente (una medida que incluye las emisiones de otros gases de efecto invernadero), casi la cuarta parte de todas las emisiones fijas del Estado. Las emisiones de Endesa crecieron un 15,3% desde el año pasado. Por detrás de Endesa se situaron, por orden, Gas Natural, EDP, Repsol, Arcelormittal, Viesgo, Cepsa, Iberdrola, Cemex y Cementos Portland. En total, en España se emitieron 136 millones de toneladas de CO2 equivalente desde fuentes fijas (excluyendo el transporte), de las cuales más de la mitad las generaron estas diez empresas. Parar el cambio climático sale barato Evitar que el calentamiento global pase de 1,5ºC sobre niveles preindustriales no solo evitaría las peores consecuencias del cambio climático: también nos ahorraría mucho dinero. Hasta 30 billones de dólares (unos 25 billones de euros), según un análisis publicado esta semana por la revista Nature. Según el estudio, hasta el 90% de la humanidad se vería beneficiado económicamente si se cumplen los objetivos más ambiciosos del Acuerdo de París, incluyendo tanto a los países más pobres como a las mayores economías del mundo. Tan solo las naciones más frías del planeta, como Canadá, Rusia y los países nórdicos se beneficiarían, en cierto modo, de que el aumento de temperatura se acercase más a los 2ºC. En cambio, si se alcanza un calentamiento de 3ºC, el PIB mundial se reduciría entre un 5% y un 10%. Pero el dinero no lo es todo. El pasado viernes, un estudio publicado en la revista Science afirmaba que quedarse por debajo de 1,5ºC de calentamiento evitaría la extinción de “decenas de miles de especies de animales y plantas” en todo el planeta. En este momento, incluso cumpliendo los compromisos adquiridos en París, el mundo se dirige a un calentamiento de entre 3,1ºC y 3,7ºC para finales de este siglo. Presupuestos sin Ley Los grupos parlamentarios de PSOE, Unidos Podemos y ERC han criticado a la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, por no incluir la futura Ley de Cambio Climático en los Presupuestos Generales del Estado, según informó el pasado miércoles El Periódico de la Energía. Los tres grupos han señalado que la ley debería haber entrado ya en los presupuestos de este año, ya que según la ministra el borrador estaría listo en breve. Mientras tanto, el mismo medio digital informaba ayer que el ministro de Energía, Álvaro Nadal, no modificará el Real Decreto de autoconsumo eléctrico hasta que Bruselas no apruebe el conocido como “paquete de invierno”, un conjunto de ocho medidas para la promoción de la energía limpia. Esto significa que, probablemente, no se eliminará el impuesto al sol con este real decreto. Relacionan cambio climático y resistencia a antibióticos Dos de los procesos más preocupantes según los científicos han sido relacionados. Un estudio publicado este lunes en Nature Climate Change ha hallado que localidades con una temperatura más alta y mayor densidad de población presentan cepas bacterianas con mayor resistencia a antibióticos. La investigación, llevada a cabo en 223 municipios de 41 estados de Estados Unidos, ha confirmado esta tendencia para distintos tipos de bacterias (E. Coli, K. pneumoniae y S. aureus), responsables de distintas enfermedades. En una nota de prensa, John Brownstein, uno de los autores del informe, afirmó que ya hay estudios que indican que “en los próximos años habrá un incremento drástico y mortal de la resistencia a antibióticos”. Sin embargo, esta es la primera vez que se relaciona esta tendencia, calificada como una de las amenazas más graves para la salud pública global por la OMS, con una mayor temperatura. “Con nuestro hallazgo de que el cambio climático podría estar multiplicando y acelerando el aumento de la resistencia a antibióticos, las perspectivas futuras podrían ser significativamente peores de lo esperado”, afirmó Brownstein.

La entrada Noticias climáticas: El calentamiento global amenaza la salud, el bolsillo y la biodiversidad se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/25/noticias-climaticas-mayo-4/feed/ 2
Generando a la vez gases contaminantes y desigualdad durante décadas https://www.lamarea.com/2018/05/16/la-marea-generando-a-la-vez-gases-contaminantes-y-desigualdad-durante-decadas/ https://www.lamarea.com/2018/05/16/la-marea-generando-a-la-vez-gases-contaminantes-y-desigualdad-durante-decadas/#comments Wed, 16 May 2018 10:37:20 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106747 Zona de almacenamiento del carbón con la central térmica al fondo. Foto: Toni Martínez.

José Luis Velasco es miembro del  Observatorio Crítico de la Energía

La central térmica de As Pontes, situada en A Coruña y propiedad de Endesa, ha vuelto a ser noticia por su contribución al deterioro del medio ambiente. En efecto, As Pontes es una de las 20 instalaciones que más gases expulsan en la UE: ocho millones de toneladas de CO2 equivalentes en 2017. Decimos "vuelve", porque no es la primera vez, ni la segunda, que As Pontes aparece en este tipo de clasificaciones: ya en 1989 (¡hace 29 años!) era la térmica más contaminante de Europa, según la revista Acid News. La tercera era la de Andorra, en Teruel, también propiedad de Endesa.

En aquel momento, las clasificaciones de centrales de carbón se centraban en las emisiones de dióxido de azufre; esto era debido a que la lluvia ácida se percibía como una amenaza más tangible que el cambio climático. Precisamente por su papel en la aparición de lluvia ácida (y consiguiente daño a los bosques) en la región cercana a la central de Andorra, Endesa estuvo acusada de delito ecológico en los años ochenta. Para más inri, en lo que quizás es un buen precedente del greenwashing que llevan a cabo actualmente las compañías eléctricas, Endesa puso en marcha por aquel entonces una campaña titulada: "Energía viva. La naturaleza, la tierra y el agua nos merecen el máximo respeto".

Pero es interesante no detenernos en el aspecto puramente ecológico del efecto que As Pontes ha tenido y tiene en su entorno, pues la vida de los ciudadanos que habitaban en la región cercana a la central se ha visto afectada por esta instalación también en otros ámbitos. El objetivo de este artículo es llamar la atención sobre algunos de ellos y especialmente sobre el hilo que los conecta.

As Pontes se puso en marcha en 1976 y su construcción se distinguió, incluso para los estándares de entonces, por una "notable inseguridad en el trabajo": en tres años murieron 18 trabajadores. Según los vecinos, en la construcción se ocuparon terrenos expropiados por el Instituto Nacional de Industria sin pagar a sus propietarios. No solo eso, sino que en los pueblos de los alrededores los precios de la vivienda se habían multiplicado debido a la necesidad de alojar a los trabajadores que la construyeron. Por todo ello, tuvieron lugar ocupaciones de terrenos y manifestaciones multitudinarias. Los vecinos consideraban que a todo lo anterior se sumaba que no recibían beneficio suficiente de la existencia de la central. En particular, faltaba empleo.

Ocurrió que cuando, en su primera visita oficial a Galicia, el rey Juan Carlos visitó la central, los residentes en el lugar quisieron pedir su "intercesión [...] para que se dieran puestos de trabajo en la central, preferentemente a vecinos de la zona". Las pancartas que se exhibieron "exigían la devolución de los montes comunales a los vecinos, atacaban a los caciques y hacían patente la incongruencia de que teniendo a dos pasos la central térmica [...] varios pueblos continúen sin luz". La respuesta del rey fue que ese mismo día el Consejo de Ministros estudiaría "el Plan Nacional de Electrificación Rural, para que en España llegue la luz a todos los pueblos".

Pero más allá de la anécdota (la cual, a pesar de lo que dijeran algunas pancartas, no deja de tener su toque caciquil), ¿cuál fue el papel del Estado en este abanico de conflictos? Como estamos lamentablemente acostumbrados a ver, se puso de parte de la empresa, que además era entonces pública. Así, las manifestaciones convocaron a más de 1.000 personas, a pesar de las presiones en contra y de que se contaba con la "drástica intervención de la Guardia Civil". De hecho, acercarse al rey no fue tarea sencilla: el gobernador de La Coruña impidió que los representantes sindicales hablasen con él, se mandó a gran parte de los obreros de la central de permiso, incluso poniendo autobuses a su disposición, se borraron pintadas y se eliminaron pancartas. Y en la acusación de delito ecológico antes mencionada, el Fiscal General del Estado se opuso a que se inculpara al presidente de Endesa, Feliciano Fuster.

Un conflicto con muchas caras

Quedémonos con las reivindicaciones: constatamos una vez más que la falta de respeto por el medio ambiente es tan solo una de las multiples caras de un mismo conflicto. Los habitantes de la zona no se manifestaban por la contaminación, o al menos no era este el motivo principal: lo hacían porque la instalación de la central térmica les generó diversos daños (expropiaciones, problemas de vivienda...) de los que la contaminación era solo uno, y quizás no el más apremiante; a cambio, habían recibido escaso beneficio. Qué imagen más reveladora puede haber que la de varios pueblos sin electricidad al lado de la que, entonces, era la mayor central térmica de España.

El caso de As Pontes no es particular. Similares problemas de contaminación, expropiaciones y falta de oferta de trabajo se dieron alrededor de la central térmica de Compostilla, en el Bierzo (León). También ahí los vecinos se opusieron a la compañía (organizaron incluso brigadas vecinales) y también allí el Gobierno mandó a la policía a defender los intereses de una empresa que tenía beneficios récord. Otro tanto ocurrió en As Encrobas, donde una filial de Fenosa quiso expropiar unos terrenos para explotar una mina de carbo?n con la que alimentar una central te?rmica en proyecto. En esa ocasión, la oposición vecinal nos dejó imágenes icónicas.

El mismo tipo de situaciones, y con esto nos aproximamos al momento actual, se han visto hace poco en muchos países de Latinoamérica: en Esquel (en la tundra patagónica) y Andalgalá, en Argentina; en las colinas boscosas de Chalatenango, en El Salvador; en el desierto peruano en Tambogrande; en Sipacapa, en la selva guatemalteca; en Cochabamba, en el altiplano boliviano. En todos los casos, la historia fue fundamentalmente la misma: una gran empresa, con apoyo legal (y a menudo policial, por acción o por omisión) del correspondiente Gobierno, que trata de explotar recursos naturales para su propio beneficio y pone en peligro el modo de vida de una comunidad local.

También en Norteamérica se están organizando movimientos de oposición a, por ejemplo, Keystone XL, un oleoducto que planea transportar el petróleo proveniente del fracking en Dakota y de las arenas bituminosas de Alberta, en Canadá. De nuevo, los que luchan lo hacen por motivos complementarios: están los que se oponen a las expropiaciones de tierras (con los nativos americanos en un papel protagonista), los que se preocupan por la contaminación del agua que se produce en origen y que se puede desarrollar a lo largo del oleoducto en caso de incidente y los que creen que el proyecto contribuirá a acelerar el cambio climático. Esta lucha conjunta les llevó a conseguir temporalmente su objetivo, y el expresidente Barack Obama paralizó temporalmente Keystone XL por no "servir a los intereses nacionales de EE UU".

Negocio para una minoría

Y no hace falta irse tan lejos: aquí y ahora, en España, vemos imágenes de la Armada española abordando a activistas que se oponen a prosprecciones petrolíferas. También aquí y ahora se desarrollan proyectos fósiles que benefician a unos pocos a costa de perjudicar a la mayoría. ¿Qué es la apuesta española y europea por el gas natural sino una fuente de ingresos garantizados para una minoría recordemos los más de mil millones de euros que se ha embolsado ACS por el proyecto Castor, y los intereses que han recibido los bancos que lo financiaron y de problemas a corto y largo plazo terremotos en la costa, amenazas a parques naturales, malgasto de recursos económicos finitos, formación de oligopolios, endeudamiento, dependencia energética y, por supuesto, cambio climáticopara el resto? Con esto en mente, muchas y muy diversas organizaciones preocupadas por diferentes aspectos de la apuesta por el gas han comenzado a juntarse a hablar y a organizarse.

Ya que hablamos de cambio climático, es probablemente así, tejiendo redes de demandas, como mejor podremos ganar tiempo para luchar contra la amenaza con mayúsculas a la que nos enfrentamos. A rueda de otros requerimientos más a corto plazo como por ejemplo no regalar dinero en almacenes de gas inútiles podremos poner en marcha las estrategias de mitigación y adaptación que son imprescindibles para las siguientes décadas. Pero no splo eso: en el largo plazo serán inevitables reformas todavía más profundas que acaben con la lógica actual de crecimiento sin límites; movilizar mayorías amplias en torno a esta lucha es la única forma de que el resultado de dichas estrategias y reformas sea justo.

La entrada Generando a la vez gases contaminantes y desigualdad durante décadas se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Zona de almacenamiento del carbón con la central térmica al fondo. Foto: Toni Martínez.

José Luis Velasco es miembro del  Observatorio Crítico de la Energía La central térmica de As Pontes, situada en A Coruña y propiedad de Endesa, ha vuelto a ser noticia por su contribución al deterioro del medio ambiente. En efecto, As Pontes es una de las 20 instalaciones que más gases expulsan en la UE: ocho millones de toneladas de CO2 equivalentes en 2017. Decimos "vuelve", porque no es la primera vez, ni la segunda, que As Pontes aparece en este tipo de clasificaciones: ya en 1989 (¡hace 29 años!) era la térmica más contaminante de Europa, según la revista Acid News. La tercera era la de Andorra, en Teruel, también propiedad de Endesa. En aquel momento, las clasificaciones de centrales de carbón se centraban en las emisiones de dióxido de azufre; esto era debido a que la lluvia ácida se percibía como una amenaza más tangible que el cambio climático. Precisamente por su papel en la aparición de lluvia ácida (y consiguiente daño a los bosques) en la región cercana a la central de Andorra, Endesa estuvo acusada de delito ecológico en los años ochenta. Para más inri, en lo que quizás es un buen precedente del greenwashing que llevan a cabo actualmente las compañías eléctricas, Endesa puso en marcha por aquel entonces una campaña titulada: "Energía viva. La naturaleza, la tierra y el agua nos merecen el máximo respeto". Pero es interesante no detenernos en el aspecto puramente ecológico del efecto que As Pontes ha tenido y tiene en su entorno, pues la vida de los ciudadanos que habitaban en la región cercana a la central se ha visto afectada por esta instalación también en otros ámbitos. El objetivo de este artículo es llamar la atención sobre algunos de ellos y especialmente sobre el hilo que los conecta. As Pontes se puso en marcha en 1976 y su construcción se distinguió, incluso para los estándares de entonces, por una "notable inseguridad en el trabajo": en tres años murieron 18 trabajadores. Según los vecinos, en la construcción se ocuparon terrenos expropiados por el Instituto Nacional de Industria sin pagar a sus propietarios. No solo eso, sino que en los pueblos de los alrededores los precios de la vivienda se habían multiplicado debido a la necesidad de alojar a los trabajadores que la construyeron. Por todo ello, tuvieron lugar ocupaciones de terrenos y manifestaciones multitudinarias. Los vecinos consideraban que a todo lo anterior se sumaba que no recibían beneficio suficiente de la existencia de la central. En particular, faltaba empleo. Ocurrió que cuando, en su primera visita oficial a Galicia, el rey Juan Carlos visitó la central, los residentes en el lugar quisieron pedir su "intercesión [...] para que se dieran puestos de trabajo en la central, preferentemente a vecinos de la zona". Las pancartas que se exhibieron "exigían la devolución de los montes comunales a los vecinos, atacaban a los caciques y hacían patente la incongruencia de que teniendo a dos pasos la central térmica [...] varios pueblos continúen sin luz". La respuesta del rey fue que ese mismo día el Consejo de Ministros estudiaría "el Plan Nacional de Electrificación Rural, para que en España llegue la luz a todos los pueblos". Pero más allá de la anécdota (la cual, a pesar de lo que dijeran algunas pancartas, no deja de tener su toque caciquil), ¿cuál fue el papel del Estado en este abanico de conflictos? Como estamos lamentablemente acostumbrados a ver, se puso de parte de la empresa, que además era entonces pública. Así, las manifestaciones convocaron a más de 1.000 personas, a pesar de las presiones en contra y de que se contaba con la "drástica intervención de la Guardia Civil". De hecho, acercarse al rey no fue tarea sencilla: el gobernador de La Coruña impidió que los representantes sindicales hablasen con él, se mandó a gran parte de los obreros de la central de permiso, incluso poniendo autobuses a su disposición, se borraron pintadas y se eliminaron pancartas. Y en la acusación de delito ecológico antes mencionada, el Fiscal General del Estado se opuso a que se inculpara al presidente de Endesa, Feliciano Fuster. Un conflicto con muchas caras Quedémonos con las reivindicaciones: constatamos una vez más que la falta de respeto por el medio ambiente es tan solo una de las multiples caras de un mismo conflicto. Los habitantes de la zona no se manifestaban por la contaminación, o al menos no era este el motivo principal: lo hacían porque la instalación de la central térmica les generó diversos daños (expropiaciones, problemas de vivienda...) de los que la contaminación era solo uno, y quizás no el más apremiante; a cambio, habían recibido escaso beneficio. Qué imagen más reveladora puede haber que la de varios pueblos sin electricidad al lado de la que, entonces, era la mayor central térmica de España. El caso de As Pontes no es particular. Similares problemas de contaminación, expropiaciones y falta de oferta de trabajo se dieron alrededor de la central térmica de Compostilla, en el Bierzo (León). También ahí los vecinos se opusieron a la compañía (organizaron incluso brigadas vecinales) y también allí el Gobierno mandó a la policía a defender los intereses de una empresa que tenía beneficios récord. Otro tanto ocurrió en As Encrobas, donde una filial de Fenosa quiso expropiar unos terrenos para explotar una mina de carbo?n con la que alimentar una central te?rmica en proyecto. En esa ocasión, la oposición vecinal nos dejó imágenes icónicas. El mismo tipo de situaciones, y con esto nos aproximamos al momento actual, se han visto hace poco en muchos países de Latinoamérica: en Esquel (en la tundra patagónica) y Andalgalá, en Argentina; en las colinas boscosas de Chalatenango, en El Salvador; en el desierto peruano en Tambogrande; en Sipacapa, en la selva guatemalteca; en Cochabamba, en el altiplano boliviano. En todos los casos, la historia fue fundamentalmente la misma: una gran empresa, con apoyo legal (y a menudo policial, por acción o por omisión) del correspondiente Gobierno, que trata de explotar recursos naturales para su propio beneficio y pone en peligro el modo de vida de una comunidad local. También en Norteamérica se están organizando movimientos de oposición a, por ejemplo, Keystone XL, un oleoducto que planea transportar el petróleo proveniente del fracking en Dakota y de las arenas bituminosas de Alberta, en Canadá. De nuevo, los que luchan lo hacen por motivos complementarios: están los que se oponen a las expropiaciones de tierras (con los nativos americanos en un papel protagonista), los que se preocupan por la contaminación del agua que se produce en origen y que se puede desarrollar a lo largo del oleoducto en caso de incidente y los que creen que el proyecto contribuirá a acelerar el cambio climático. Esta lucha conjunta les llevó a conseguir temporalmente su objetivo, y el expresidente Barack Obama paralizó temporalmente Keystone XL por no "servir a los intereses nacionales de EE UU". Negocio para una minoría Y no hace falta irse tan lejos: aquí y ahora, en España, vemos imágenes de la Armada española abordando a activistas que se oponen a prosprecciones petrolíferas. También aquí y ahora se desarrollan proyectos fósiles que benefician a unos pocos a costa de perjudicar a la mayoría. ¿Qué es la apuesta española y europea por el gas natural sino una fuente de ingresos garantizados para una minoría recordemos los más de mil millones de euros que se ha embolsado ACS por el proyecto Castor, y los intereses que han recibido los bancos que lo financiaron y de problemas a corto y largo plazo terremotos en la costa, amenazas a parques naturales, malgasto de recursos económicos finitos, formación de oligopolios, endeudamiento, dependencia energética y, por supuesto, cambio climáticopara el resto? Con esto en mente, muchas y muy diversas organizaciones preocupadas por diferentes aspectos de la apuesta por el gas han comenzado a juntarse a hablar y a organizarse. Ya que hablamos de cambio climático, es probablemente así, tejiendo redes de demandas, como mejor podremos ganar tiempo para luchar contra la amenaza con mayúsculas a la que nos enfrentamos. A rueda de otros requerimientos más a corto plazo como por ejemplo no regalar dinero en almacenes de gas inútiles podremos poner en marcha las estrategias de mitigación y adaptación que son imprescindibles para las siguientes décadas. Pero no splo eso: en el largo plazo serán inevitables reformas todavía más profundas que acaben con la lógica actual de crecimiento sin límites; movilizar mayorías amplias en torno a esta lucha es la única forma de que el resultado de dichas estrategias y reformas sea justo.

La entrada Generando a la vez gases contaminantes y desigualdad durante décadas se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/16/la-marea-generando-a-la-vez-gases-contaminantes-y-desigualdad-durante-decadas/feed/ 6
Noticias climáticas: El turismo contamina (mucho) más de lo que se creía https://www.lamarea.com/2018/05/11/noticias-climaticas-el-turismo-es-una-fuente-de-emisiones-de-primer-orden/ https://www.lamarea.com/2018/05/11/noticias-climaticas-el-turismo-es-una-fuente-de-emisiones-de-primer-orden/#comments Fri, 11 May 2018 16:47:27 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106444 Instalación "Esperando al Cambio Climático" del artista Isaac Cordal / Foto: Objetif Nantes/Flickr (CC BY 2.0)

La industria del ocio es responsable del 8% de las emisiones 

El turismo global se ha llevado esta semana el equivalente climático de una bola de demolición en la boca del estómago. El lunes, la revista Nature Climate Change publicaba un estudio que demostraba que la industria del ocio de vacaciones es responsable de un 8% de las emisiones globales, lo que significa hasta cuatro veces más de lo que antes se le atribuía.

El informe, llevado a cabo por personal investigador de la Universidad de Sydney (Australia), ha tenido en cuenta no solo las emisiones producidas por los aviones, sino todas las cadenas de suministro de los productos asociados al turismo, desde la comida a los recuerdos. De hecho, es el incremento en la demanda de bienes y servicios, y no el aumento en el número de vuelos, el que está detrás de la mayor parte del incremento de las emisiones, que crecieron alrededor de un 15% entre 2009 y 2013.

Según científicos consultados por el medio británico Carbon Brief, el estudio podría incluso estar quedándose corto, al no haber considerado el calentamiento por gases distintos al CO2 por parte de la aviación.

Bloqueo en Bonn

El jueves acabaron dos semanas de diálogos sin avances significativos en la ciudad de Bonn (Alemania). En esta ocasión se trataba de una cita técnica, y no política, pero no por ello menos importante. La sesión se planteaba como un paso clave para marcar la agenda de la COP24 de Katowice (Polonia), que se celebrará en diciembre y que será clave para definir el éxito o el fracaso del Acuerdo de París. Sin embargo, el bloqueo ha sido casi total, hasta el punto de que las delegaciones de la ONU han tenido que programar una semana extra de trabajo, que tendrá lugar en Bangkok (Tailandia) en septiembre.

Uno de los principales puntos de desencuentro ha sido el dinero. Con Estados Unidos (el mayor financiador de proyectos climáticos) a punto de salir formalmente del tratado, los países ricos están discutiendo cómo sustituir esos ingresos. Al mismo tiempo, los países más pobres (y los que se ven más afectados por el cambio climático) les piden que se pongan de acuerdo urgentemente y empiecen a liderar el proyecto.

Por otra parte, representantes de las Naciones Unidas han advertido a Polonia de que permita la “libre y plena” participación de la sociedad civil en la cumbre de Katowice. La ley de seguridad del gobierno ultraconservador polaco ha suscitado preocupación en grupos activistas y ecologistas, ya que incluye cláusulas que a su juicio dan poderes abusivos a la policía y los servicios secretos.

La Ley de Cambio Climático, por fascículos

Sigue el enfrentamiento que mantienen desde hace semanas el ministro de Energía, Álvaro Nadal, y la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, en torno a la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Ahora, según informa El Periódico de la Energía, el borrador podría presentarse en dos partes. La primera, a cargo del ministerio dirigido por Tejerina, podría ver la luz en breve, mientras que la referente a la transición energética no estaría lista hasta que la UE acuerde los objetivos del paquete de invierno, lo que se prevé para finales de este año.

A pesar de que ambos ministerios, teóricamente, están trabajando juntos en la elaboración de esta ley, las declaraciones del ministro Nadal parecen indicar lo contrario. El titular de Energía afirmó, en una jornada organizada por el Consejo Económico y Social, que la parte medioambiental va más avanzada que la energética, y que el Ministerio de Medio Ambiente podría decidir cuándo presentarla por separado.

Allianz rompe con el carbón, Japón lo abraza

La aseguradora alemana Allianz (la mayor de Europa) anunció el pasado viernes su decisión de dejar de prestar cobertura a centrales térmicas y minas de carbón como parte de su compromiso con la acción climática. Asimismo, Allianz se comprometió a retirar sus inversiones de compañías que se dediquen a la explotación de este combustible fósil, siempre que esta actividad represente al menos un 30% del total de la empresa en cuestión.

Queda por ver si Allianz cumplirá su palabra, lo que sería una excelente noticia para el clima, o utilizará, como otras aseguradoras, filiales u otras modalidades de negocio para mantenerse en el negocio del carbón.

Por otra parte, Japón parece nadar contracorriente en cuanto al carbón. Al tiempo que muchos otros países se esfuerzan por dejar de usarlo, el país del Sol Naciente ha abierto ocho nuevas centrales térmicas en los últimos dos años, y planea la inauguración de otras 36 antes de 2030, según una investigación publicada el pasado 4 de mayo en la revista Science.

El primer aerogenerador cooperativo

La energía renovable descentralizada está de enhorabuena. Esta semana, en Pujalt (Barcelona), se ha inaugurado el primer aerogenerador del sur de Europa financiado por particulares. El proyecto, que ha costado tres millones de euros, ha contado con la participación de cooperativas como Som Energía, así como con la ONG Greenpeace. El molino producirá 2,5 MW de electricidad, lo que equivale al consumo de unas 1.600 viviendas, según informa el medio digital Energías Renovables.

La entrada Noticias climáticas: El turismo contamina (mucho) más de lo que se creía se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Instalación "Esperando al Cambio Climático" del artista Isaac Cordal / Foto: Objetif Nantes/Flickr (CC BY 2.0)

La industria del ocio es responsable del 8% de las emisiones  El turismo global se ha llevado esta semana el equivalente climático de una bola de demolición en la boca del estómago. El lunes, la revista Nature Climate Change publicaba un estudio que demostraba que la industria del ocio de vacaciones es responsable de un 8% de las emisiones globales, lo que significa hasta cuatro veces más de lo que antes se le atribuía. El informe, llevado a cabo por personal investigador de la Universidad de Sydney (Australia), ha tenido en cuenta no solo las emisiones producidas por los aviones, sino todas las cadenas de suministro de los productos asociados al turismo, desde la comida a los recuerdos. De hecho, es el incremento en la demanda de bienes y servicios, y no el aumento en el número de vuelos, el que está detrás de la mayor parte del incremento de las emisiones, que crecieron alrededor de un 15% entre 2009 y 2013. Según científicos consultados por el medio británico Carbon Brief, el estudio podría incluso estar quedándose corto, al no haber considerado el calentamiento por gases distintos al CO2 por parte de la aviación. Bloqueo en Bonn El jueves acabaron dos semanas de diálogos sin avances significativos en la ciudad de Bonn (Alemania). En esta ocasión se trataba de una cita técnica, y no política, pero no por ello menos importante. La sesión se planteaba como un paso clave para marcar la agenda de la COP24 de Katowice (Polonia), que se celebrará en diciembre y que será clave para definir el éxito o el fracaso del Acuerdo de París. Sin embargo, el bloqueo ha sido casi total, hasta el punto de que las delegaciones de la ONU han tenido que programar una semana extra de trabajo, que tendrá lugar en Bangkok (Tailandia) en septiembre. Uno de los principales puntos de desencuentro ha sido el dinero. Con Estados Unidos (el mayor financiador de proyectos climáticos) a punto de salir formalmente del tratado, los países ricos están discutiendo cómo sustituir esos ingresos. Al mismo tiempo, los países más pobres (y los que se ven más afectados por el cambio climático) les piden que se pongan de acuerdo urgentemente y empiecen a liderar el proyecto. Por otra parte, representantes de las Naciones Unidas han advertido a Polonia de que permita la “libre y plena” participación de la sociedad civil en la cumbre de Katowice. La ley de seguridad del gobierno ultraconservador polaco ha suscitado preocupación en grupos activistas y ecologistas, ya que incluye cláusulas que a su juicio dan poderes abusivos a la policía y los servicios secretos. La Ley de Cambio Climático, por fascículos Sigue el enfrentamiento que mantienen desde hace semanas el ministro de Energía, Álvaro Nadal, y la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, en torno a la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Ahora, según informa El Periódico de la Energía, el borrador podría presentarse en dos partes. La primera, a cargo del ministerio dirigido por Tejerina, podría ver la luz en breve, mientras que la referente a la transición energética no estaría lista hasta que la UE acuerde los objetivos del paquete de invierno, lo que se prevé para finales de este año. A pesar de que ambos ministerios, teóricamente, están trabajando juntos en la elaboración de esta ley, las declaraciones del ministro Nadal parecen indicar lo contrario. El titular de Energía afirmó, en una jornada organizada por el Consejo Económico y Social, que la parte medioambiental va más avanzada que la energética, y que el Ministerio de Medio Ambiente podría decidir cuándo presentarla por separado. Allianz rompe con el carbón, Japón lo abraza La aseguradora alemana Allianz (la mayor de Europa) anunció el pasado viernes su decisión de dejar de prestar cobertura a centrales térmicas y minas de carbón como parte de su compromiso con la acción climática. Asimismo, Allianz se comprometió a retirar sus inversiones de compañías que se dediquen a la explotación de este combustible fósil, siempre que esta actividad represente al menos un 30% del total de la empresa en cuestión. Queda por ver si Allianz cumplirá su palabra, lo que sería una excelente noticia para el clima, o utilizará, como otras aseguradoras, filiales u otras modalidades de negocio para mantenerse en el negocio del carbón. Por otra parte, Japón parece nadar contracorriente en cuanto al carbón. Al tiempo que muchos otros países se esfuerzan por dejar de usarlo, el país del Sol Naciente ha abierto ocho nuevas centrales térmicas en los últimos dos años, y planea la inauguración de otras 36 antes de 2030, según una investigación publicada el pasado 4 de mayo en la revista Science. El primer aerogenerador cooperativo La energía renovable descentralizada está de enhorabuena. Esta semana, en Pujalt (Barcelona), se ha inaugurado el primer aerogenerador del sur de Europa financiado por particulares. El proyecto, que ha costado tres millones de euros, ha contado con la participación de cooperativas como Som Energía, así como con la ONG Greenpeace. El molino producirá 2,5 MW de electricidad, lo que equivale al consumo de unas 1.600 viviendas, según informa el medio digital Energías Renovables.

La entrada Noticias climáticas: El turismo contamina (mucho) más de lo que se creía se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/11/noticias-climaticas-el-turismo-es-una-fuente-de-emisiones-de-primer-orden/feed/ 1
El vídeo viral de Acciona sobre cambio climático, y lo que le falta https://www.lamarea.com/2018/05/10/el-video-viral-de-acciona/ https://www.lamarea.com/2018/05/10/el-video-viral-de-acciona/#comments Thu, 10 May 2018 10:00:14 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106387 Fotograma del vídeo divulgado por Acciona en su canal de YouTube.

El pasado martes, la cuenta de YouTube de Acciona, la multinacional española de energías renovables, publicó un vídeo titulado 'Cómo evitar el cambio climático MUY RÁPIDO'. No es que el vídeo se haya hecho viral, pero su popularidad es innegable: ya cuenta con unas 24.000 visitas a pesar de que dura más de 20 minutos, y toda una serie de alabanzas, tanto en la sección de comentarios como en redes sociales. El vídeo, que ha sido producido por el Youtuber #WhyMaps (cuya cuenta tiene 282.000 seguidores), explica de manera desenfadada algunos de los conceptos básicos del cambio climático, exponiendo las razones por las que tanto las autoridades como los ciudadanos no parecen hacer nada al respecto.

En La Marea nos hemos puesto en contacto con varias personas expertas en cambio climático, algunas entusiasmadas con el vídeo, y les hemos preguntado por su opinión. Aquí tienen sus respuestas:

Andreu Escrivà, ambientólogo y autor del libro Encara no és tard

Opinión sobre el vídeo: Es un vídeo con un tono bastante bueno. Entre el humor y que da en el clavo en muchas cosas, la verdad es que está bastante bien. Da una buena visión de lo que es el cambio climático. Creo que la primera parte es muy buena, porque resume muy bien la mayor parte de los avances en la psicología del cambio climático, y en por qué no reaccionamos y todo esto. Que hasta ahora esto se había explicado muy mal. Pero creo que en el fondo, es un vídeo de una empresa que obviamente va a intentar quedar bien. Ahí está el peligro, que al final acabe siendo demasiado tecno-optimista. Sin embargo, es realista, y hace muchas cosas bien, como dejar claro desde el principio que el cambio climático no se puede parar. En resumen: Está muy bien, pero habría que completarlo con muchos más vídeos, que los tendría que hacer la institución pública.

¿Qué opina de que lo haya hecho una empresa privada, y no una institución pública? Creo que es positivo que las empresas se impliquen, y muy positivo que hagan vídeos como este. Y además es bastante honesto, porque es transparente en cuanto a quién lo paga, y de manera explícita en el vídeo. Pero también creo que debemos ser muy cuidadosos para no dejar la comunicación y la educación ambiental en manos de las empresas. No sólo en el tema de Acciona, sino también otras, como Toyota. Creo que las instituciones públicas deberían preocuparse de que una empresa privada las adelante en comunicación del cambio climático. Esto debería espolearlas para dar un mensaje mucho más transversal y completo que el que pueda dar una empresa como Acciona.

El vídeo sólo menciona el sector de la energía ¿qué opina de esto?

Evidentemente, es un vídeo de una empresa que se dedica a ese sector. Es más gráfico y la gente puede ser que lo identifique más. Pero seguimos teniendo un problema: Algunas de las contribuciones más elevadas al cambio climático no tienen que ver con lo que se entiende por el sector de la energía: alimentación, deforestación, gestión de ecosistemas...

¿Qué le falta al vídeo, en su opinión?

Las transformaciones sociales que requiere el cambio climático. Evidentemente, no se habla del capitalismo. Es una empresa. No se habla de otras cuestiones sociales, del tejido social, de decrecimiento, ni de ninguna de estas cosas.

 

Marta Victoria, Ingeniera Aeronáutica, Doctora en Energía Solar y miembro del Observatorio Crítico de la Energía

Opinión sobre el vídeo: En general el vídeo me parece bueno. Es capaz de comunicar aspectos importantes de la lucha contra el cambio climático. Me ha gustado mucho la importancia que da a evitar mensajes fatalistas, porque estos pueden desincentivar mucho la acción contra el cambio climático, y la reacción de la ciudadanía. También hace muy bien en desmontar una serie de actitudes de rechazo al cambio climático que existen en el seno de la ciudadanía. Sin embargo, echo de menos un poco de análisis tanto sobre las causas como a la hora de presentar el futuro utópico con el que cierra. A pesar de situar el tecno-optimismo como una de las actitudes a superar, el mensaje quizás peca precisamente de eso.

¿Qué opina de que lo haya hecho una empresa privada, y no una institución pública?

Es algo que debe hacernos reflexionar. También hace una semana que un grupo de empresas españolas firmaron una carta exigiendo una ley contra el cambio climático. Es muy necesario que las instituciones públicas, como mínimo, reconozcan la importancia de este problema y pongan las medidas necesarias y la regulación para luchar contra él. Hay empresas, como las que se dedican a las energías renovables, que se van a ver beneficiadas por esta lucha, y en el mismo vídeo lo reconoce.

El vídeo sólo menciona el sector de la energía ¿qué opina de esto?

Es el sector de Acciona, y está claro que va a hablar de lo que a ella le interesa y conoce. Es verdad que el sector energético tiene mucha responsabilidad en la emisión de gases de efecto invernadero que son responsables del cambio climático, pero luchar contra el cambio climático requiere cambios en muchos otros sectores, como en la agricultura, la alimentación, el transporte… El vídeo se queda un poco cojo ahí, pero en parte me parece natural por ser el sector de Acciona.

¿Qué le falta al vídeo, en su opinión?

Me han faltado algunos mensajes políticos o sociales, tanto en la parte de causas o estructura del cambio climático como en la de soluciones o propuestas. Como decía antes, reduce las soluciones al cambio climático a soluciones tecnológicas. Obvia la dimensión de conflicto social y político que tiene el cambio climático y la necesidad de llegar a soluciones políticas. Además, tampoco se aborda el hecho de que hay una contribución desigual a las causas del cambio climático en diferentes países. Las responsabilidades que tiene cada país son muy diferentes. Y también son diferentes las consecuencias para cada país y cada colectivo. Los países y colectivos más pobres son más vulnerables, así como las mujeres. Y a la hora de buscar soluciones, no se mencionan en ningún momento las medidas de ahorro y eficiencia, que se identifican como una de las claves en la lucha contra el cambio climático.

 

Contra El Diluvio, colectivo de estudio y acción climática

Integrantes del colectivo Contra el diluvio. Foto: ÁLVARO MINGUITO

Opinión sobre el vídeo: Desde el punto de vista de la comunicación nos parece muy bueno, tanto a la hora de enfocar el mensaje y como a la de representarlo. Nos han gustado mucho las animaciones y que sea tan visual. Igual es demasiado largo, porque son 20 minutos, y a lo mejor alguien que no esté interesado a priori no lo ve de un tirón. El enfoque de las causas y de cómo hay que hablar del cambio climático nos ha sorprendido para bien. Las cosas que cuenta están muy bien, pero el problema es que hay muchas otras cosas que no cuenta.

¿Qué opinan de que lo haya hecho una empresa privada, y no una institución pública?

No es que nos parezca mal que lo hagan, porque todo contribuye. Tal y como estamos a nivel de conocimiento del cambio climático, todo suma un poquito. Sin embargo, si nadie más contribuye, si nadie complementa ese mensaje o da un mensaje alternativo, es claramente insuficiente. Esta es una responsabilidad que debería recaer, no sólo sobre las instituciones, sino sobre las organizaciones de la sociedad civil.

El vídeo sólo menciona el sector de la energía ¿qué opinan de esto?

Este es probablemente el gran problema del vídeo. No es ninguna casualidad que las dos soluciones que proponen para el cambio climático sea implantar más renovables y adaptar las infraestructuras, dos actividades que conforman el modelo de negocio de Acciona. Pero esto es esperable, es lo normal, e incluso en el propio vídeo lo reconocen, lo cual está bastante bien. Como decíamos antes, los enfoques de las causas están muy bien, pero a la hora de presentar soluciones se limita a observar las que favorecen directamente a la empresa. Por supuesto que es necesario un cambio a las renovables y subvencionar estas energías, así como adaptar las infraestructuras al cambio climático, pero las cosas no quedan ahí. Ellos critican el tecno optimismo, pero luego plantean la solución como un cambio puramente tecnológico, como invertir en renovables y adaptar las tecnologías que tenemos.

¿Qué le falta al vídeo, en su opinión?

El enfoque es el que podíamos esperar de una empresa como Acciona. No habla nada de justicia climática, ni de los cambios sociales necesarios para afrontar el cambio climático. Hay que enviar un mensaje de que la sociedad debe cambiar. El modelo de crecimiento infinito del capitalismo es insostenible incluso en un escenario 100% renovables. Hay que apostar por muchas otras medidas sociales que cambien la forma en que vivimos para emitir menos, consumiendo menos y produciendo menos. Hay que poner las necesidades del planeta y las personas que viven en él por encima de los beneficios de las empresas, incluída Acciona, aunque haga vídeos de cambio climático. Las medidas que hay que adoptar contra el cambio climático son medidas políticas, porque hay que decidir a quién van a afectar, y qué tipo de sociedad van a fomentar. Esas medidas tecnológicas que ellos proponen se tienen que financiar de alguna manera y se tienen que implantar en determinados sitios, y no en otros. Es importante dejar claro que estas decisiones son puramente políticas, y quizás esta sea la carencia principal del vídeo.

 

Florent Marcellesi, Eurodiputado de EQUO

Opinión sobre el vídeo: Es un vídeo muy completo y es de saludar que las empresas privadas también se sumen a la transición energética. Ahora bien, al igual que para los gobernantes en las cumbres climáticas internacionales, evaluaremos la sinceridad y efectividad de sus palabras a través su acción real en el terreno, en la economía y en la sociedad.

¿Qué opina de que lo haya hecho una empresa privada, y no una institución pública?

Que las empresas privadas, más allá de buenas palabras y vídeos, se sumen a la transición energética es esencial y más bien una buena noticia. Mientras tanto el gobierno español no está a la altura y en vez de liderar y acompañar la lucha a favor del clima y a favor de la transición energética está poniendo trabas de forma constante con el hachazo a las renovables, el impuesto al sol o la defensa extemporánea del carbón. Necesitamos instituciones que tengan una visión clara a largo plazo y de la transición justa y ecológica.

El vídeo sólo menciona el sector de la energía ¿qué opina de esto?

La transición energética solo es una parte de una transición más amplia hacia un cambio de sistema. Luchar de forma eficiente contra el cambio climático también supone cambiar de forma profunda nuestra forma de producir, nuestro patrones de consumo, cómo y cuánto trabajamos, cómo nos vestimos, nos transportamos o nos alimentamos. Todo esto con un objetivo claro: que podamos vivir bien dentro de los límites del planeta.

¿Qué le falta al vídeo, en su opinión?

Es un vídeo bastante completo pero le falta una parte fundamental: la participación ciudadana en la transición energética. La ciudadanía energética, es decir la capacidad de las personas de ser parte activa de la transición, es una pieza fundamental del cambio hacia un nuevo modelo energético relocalizado, descentralizado y limpio.

La entrada El vídeo viral de Acciona sobre cambio climático, y lo que le falta se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Fotograma del vídeo divulgado por Acciona en su canal de YouTube.

El pasado martes, la cuenta de YouTube de Acciona, la multinacional española de energías renovables, publicó un vídeo titulado 'Cómo evitar el cambio climático MUY RÁPIDO'. No es que el vídeo se haya hecho viral, pero su popularidad es innegable: ya cuenta con unas 24.000 visitas a pesar de que dura más de 20 minutos, y toda una serie de alabanzas, tanto en la sección de comentarios como en redes sociales. El vídeo, que ha sido producido por el Youtuber #WhyMaps (cuya cuenta tiene 282.000 seguidores), explica de manera desenfadada algunos de los conceptos básicos del cambio climático, exponiendo las razones por las que tanto las autoridades como los ciudadanos no parecen hacer nada al respecto. En La Marea nos hemos puesto en contacto con varias personas expertas en cambio climático, algunas entusiasmadas con el vídeo, y les hemos preguntado por su opinión. Aquí tienen sus respuestas: Andreu Escrivà, ambientólogo y autor del libro Encara no és tard Opinión sobre el vídeo: Es un vídeo con un tono bastante bueno. Entre el humor y que da en el clavo en muchas cosas, la verdad es que está bastante bien. Da una buena visión de lo que es el cambio climático. Creo que la primera parte es muy buena, porque resume muy bien la mayor parte de los avances en la psicología del cambio climático, y en por qué no reaccionamos y todo esto. Que hasta ahora esto se había explicado muy mal. Pero creo que en el fondo, es un vídeo de una empresa que obviamente va a intentar quedar bien. Ahí está el peligro, que al final acabe siendo demasiado tecno-optimista. Sin embargo, es realista, y hace muchas cosas bien, como dejar claro desde el principio que el cambio climático no se puede parar. En resumen: Está muy bien, pero habría que completarlo con muchos más vídeos, que los tendría que hacer la institución pública. ¿Qué opina de que lo haya hecho una empresa privada, y no una institución pública? Creo que es positivo que las empresas se impliquen, y muy positivo que hagan vídeos como este. Y además es bastante honesto, porque es transparente en cuanto a quién lo paga, y de manera explícita en el vídeo. Pero también creo que debemos ser muy cuidadosos para no dejar la comunicación y la educación ambiental en manos de las empresas. No sólo en el tema de Acciona, sino también otras, como Toyota. Creo que las instituciones públicas deberían preocuparse de que una empresa privada las adelante en comunicación del cambio climático. Esto debería espolearlas para dar un mensaje mucho más transversal y completo que el que pueda dar una empresa como Acciona. El vídeo sólo menciona el sector de la energía ¿qué opina de esto? Evidentemente, es un vídeo de una empresa que se dedica a ese sector. Es más gráfico y la gente puede ser que lo identifique más. Pero seguimos teniendo un problema: Algunas de las contribuciones más elevadas al cambio climático no tienen que ver con lo que se entiende por el sector de la energía: alimentación, deforestación, gestión de ecosistemas... ¿Qué le falta al vídeo, en su opinión? Las transformaciones sociales que requiere el cambio climático. Evidentemente, no se habla del capitalismo. Es una empresa. No se habla de otras cuestiones sociales, del tejido social, de decrecimiento, ni de ninguna de estas cosas.   Marta Victoria, Ingeniera Aeronáutica, Doctora en Energía Solar y miembro del Observatorio Crítico de la Energía Opinión sobre el vídeo: En general el vídeo me parece bueno. Es capaz de comunicar aspectos importantes de la lucha contra el cambio climático. Me ha gustado mucho la importancia que da a evitar mensajes fatalistas, porque estos pueden desincentivar mucho la acción contra el cambio climático, y la reacción de la ciudadanía. También hace muy bien en desmontar una serie de actitudes de rechazo al cambio climático que existen en el seno de la ciudadanía. Sin embargo, echo de menos un poco de análisis tanto sobre las causas como a la hora de presentar el futuro utópico con el que cierra. A pesar de situar el tecno-optimismo como una de las actitudes a superar, el mensaje quizás peca precisamente de eso. ¿Qué opina de que lo haya hecho una empresa privada, y no una institución pública? Es algo que debe hacernos reflexionar. También hace una semana que un grupo de empresas españolas firmaron una carta exigiendo una ley contra el cambio climático. Es muy necesario que las instituciones públicas, como mínimo, reconozcan la importancia de este problema y pongan las medidas necesarias y la regulación para luchar contra él. Hay empresas, como las que se dedican a las energías renovables, que se van a ver beneficiadas por esta lucha, y en el mismo vídeo lo reconoce. El vídeo sólo menciona el sector de la energía ¿qué opina de esto? Es el sector de Acciona, y está claro que va a hablar de lo que a ella le interesa y conoce. Es verdad que el sector energético tiene mucha responsabilidad en la emisión de gases de efecto invernadero que son responsables del cambio climático, pero luchar contra el cambio climático requiere cambios en muchos otros sectores, como en la agricultura, la alimentación, el transporte… El vídeo se queda un poco cojo ahí, pero en parte me parece natural por ser el sector de Acciona. ¿Qué le falta al vídeo, en su opinión? Me han faltado algunos mensajes políticos o sociales, tanto en la parte de causas o estructura del cambio climático como en la de soluciones o propuestas. Como decía antes, reduce las soluciones al cambio climático a soluciones tecnológicas. Obvia la dimensión de conflicto social y político que tiene el cambio climático y la necesidad de llegar a soluciones políticas. Además, tampoco se aborda el hecho de que hay una contribución desigual a las causas del cambio climático en diferentes países. Las responsabilidades que tiene cada país son muy diferentes. Y también son diferentes las consecuencias para cada país y cada colectivo. Los países y colectivos más pobres son más vulnerables, así como las mujeres. Y a la hora de buscar soluciones, no se mencionan en ningún momento las medidas de ahorro y eficiencia, que se identifican como una de las claves en la lucha contra el cambio climático.   Contra El Diluvio, colectivo de estudio y acción climática Integrantes del colectivo Contra el diluvio. Foto: ÁLVARO MINGUITO Opinión sobre el vídeo: Desde el punto de vista de la comunicación nos parece muy bueno, tanto a la hora de enfocar el mensaje y como a la de representarlo. Nos han gustado mucho las animaciones y que sea tan visual. Igual es demasiado largo, porque son 20 minutos, y a lo mejor alguien que no esté interesado a priori no lo ve de un tirón. El enfoque de las causas y de cómo hay que hablar del cambio climático nos ha sorprendido para bien. Las cosas que cuenta están muy bien, pero el problema es que hay muchas otras cosas que no cuenta. ¿Qué opinan de que lo haya hecho una empresa privada, y no una institución pública? No es que nos parezca mal que lo hagan, porque todo contribuye. Tal y como estamos a nivel de conocimiento del cambio climático, todo suma un poquito. Sin embargo, si nadie más contribuye, si nadie complementa ese mensaje o da un mensaje alternativo, es claramente insuficiente. Esta es una responsabilidad que debería recaer, no sólo sobre las instituciones, sino sobre las organizaciones de la sociedad civil. El vídeo sólo menciona el sector de la energía ¿qué opinan de esto? Este es probablemente el gran problema del vídeo. No es ninguna casualidad que las dos soluciones que proponen para el cambio climático sea implantar más renovables y adaptar las infraestructuras, dos actividades que conforman el modelo de negocio de Acciona. Pero esto es esperable, es lo normal, e incluso en el propio vídeo lo reconocen, lo cual está bastante bien. Como decíamos antes, los enfoques de las causas están muy bien, pero a la hora de presentar soluciones se limita a observar las que favorecen directamente a la empresa. Por supuesto que es necesario un cambio a las renovables y subvencionar estas energías, así como adaptar las infraestructuras al cambio climático, pero las cosas no quedan ahí. Ellos critican el tecno optimismo, pero luego plantean la solución como un cambio puramente tecnológico, como invertir en renovables y adaptar las tecnologías que tenemos. ¿Qué le falta al vídeo, en su opinión? El enfoque es el que podíamos esperar de una empresa como Acciona. No habla nada de justicia climática, ni de los cambios sociales necesarios para afrontar el cambio climático. Hay que enviar un mensaje de que la sociedad debe cambiar. El modelo de crecimiento infinito del capitalismo es insostenible incluso en un escenario 100% renovables. Hay que apostar por muchas otras medidas sociales que cambien la forma en que vivimos para emitir menos, consumiendo menos y produciendo menos. Hay que poner las necesidades del planeta y las personas que viven en él por encima de los beneficios de las empresas, incluída Acciona, aunque haga vídeos de cambio climático. Las medidas que hay que adoptar contra el cambio climático son medidas políticas, porque hay que decidir a quién van a afectar, y qué tipo de sociedad van a fomentar. Esas medidas tecnológicas que ellos proponen se tienen que financiar de alguna manera y se tienen que implantar en determinados sitios, y no en otros. Es importante dejar claro que estas decisiones son puramente políticas, y quizás esta sea la carencia principal del vídeo.   Florent Marcellesi, Eurodiputado de EQUO Opinión sobre el vídeo: Es un vídeo muy completo y es de saludar que las empresas privadas también se sumen a la transición energética. Ahora bien, al igual que para los gobernantes en las cumbres climáticas internacionales, evaluaremos la sinceridad y efectividad de sus palabras a través su acción real en el terreno, en la economía y en la sociedad. ¿Qué opina de que lo haya hecho una empresa privada, y no una institución pública? Que las empresas privadas, más allá de buenas palabras y vídeos, se sumen a la transición energética es esencial y más bien una buena noticia. Mientras tanto el gobierno español no está a la altura y en vez de liderar y acompañar la lucha a favor del clima y a favor de la transición energética está poniendo trabas de forma constante con el hachazo a las renovables, el impuesto al sol o la defensa extemporánea del carbón. Necesitamos instituciones que tengan una visión clara a largo plazo y de la transición justa y ecológica. El vídeo sólo menciona el sector de la energía ¿qué opina de esto? La transición energética solo es una parte de una transición más amplia hacia un cambio de sistema. Luchar de forma eficiente contra el cambio climático también supone cambiar de forma profunda nuestra forma de producir, nuestro patrones de consumo, cómo y cuánto trabajamos, cómo nos vestimos, nos transportamos o nos alimentamos. Todo esto con un objetivo claro: que podamos vivir bien dentro de los límites del planeta. ¿Qué le falta al vídeo, en su opinión? Es un vídeo bastante completo pero le falta una parte fundamental: la participación ciudadana en la transición energética. La ciudadanía energética, es decir la capacidad de las personas de ser parte activa de la transición, es una pieza fundamental del cambio hacia un nuevo modelo energético relocalizado, descentralizado y limpio.

La entrada El vídeo viral de Acciona sobre cambio climático, y lo que le falta se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/10/el-video-viral-de-acciona/feed/ 2
Noticias climáticas: Atravesar el huracán con un paraguas https://www.lamarea.com/2018/05/04/noticias-climaticas-atravesar-el-huracan-con-un-paraguas/ https://www.lamarea.com/2018/05/04/noticias-climaticas-atravesar-el-huracan-con-un-paraguas/#comments Fri, 04 May 2018 13:30:46 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106196 Imagen del proyecto que quiere llevar a cabo Melting Ice / Foto: Project Trumpmore

Dos récords (malos)

El pasado mes de abril, la atmósfera terrestre superó una concentración media de CO2 de 410 ppm (partes por millón) por primera vez en la historia desde que el ser humano está sobre el planeta. La cifra final medida en el observatorio de Mauna Loa (Hawai) se situó en 410,31 ppm, concentración que no se veía en la Tierra desde hace unos 15 millones de años. La concentración de CO2, el principal gas de efecto invernadero y causa primaria del cambio climático, ha aumentado en un 30% desde que empezó a medirse periódicamente, en los años 50. Ralph Keeling, responsable de las mediciones, afirmó en una nota de prensa que la cifra no es ningún misterio: “Es tan simple como que si seguimos quemando combustibles fósiles, la concentración de CO2 seguirá aumentando”.

Y de las causas a los efectos. En Pakistán se ha batido el récord de temperatura para el mes de abril. El lunes, los termómetros de la ciudad de Nawabshah (en el sureste del país) alcanzaron los 51ºC. Pakistán ya batió este mismo récord en 2017, lo que es un síntoma más de la relación entre el cambio climático y las olas de calor más intensas y frecuentes.

Regreso a Bonn

Mientras tanto, los negociadores internacionales, así como representantes de ONG, instituciones intergubernamentales y lobbistas de la industria están de vuelta en la ciudad alemana de Bonn. La antigua capital de la RFA ha acogido esta semana una serie de conversaciones paralelas (que no cumbres comunes), que continuarán hasta finales de la semana que viene. En ellas, los países firmantes del acuerdo de París, así como Estados Unidos, tratarán de preparar un borrador legal de la hoja de ruta para el cumplimiento del pacto, que puedan debatir internamente y que sería negociado en la cumbre COP24, que se celebrará en Katowice (Polonia) en diciembre de este año. El encuentro está presidido por Fiji.

Entre los titulares más relevantes que se han producido por ahora, el exministro polaco Jan Szyszko, que fue inicialmente designado para presidir la COP24 y posteriormente despedido, ha puesto en duda la legitimidad de su sustituto, Michal Kurtyka. Precisamente Polonia ha sido uno de los mayores defensores de la presencia de la industria de los combustibles fósiles en la cumbre, lo que ha sido criticado por los países africanos, que piden que antes de permitirse dicha asistencia, debería haber al menos unas normas para evitar el conflicto de intereses.

La cita arrancó con el primer informe anual publicado por la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCCC por sus siglas en inglés), que ha señalado que los países se están retrasando en los pagos de sus cuotas a la convención, que ya acumula 5,7 millones de euros de deuda.

Un paraguas en el huracán

También en Bonn, la jefa del secretariado de cambio climático de la ONU, la mexicana Patricia Espinosa, afirmó que las inversiones para mitigar el cambio climático son demasiado bajas. Espinosa dijo, según informaciones de la Agencia Reuters, que los efectos del cambio climático antropogénico amenazan con la “desestabilización global”. “Tratar de enfrentarnos al cambio climático con este nivel de financiación es como meternos en un huracán de categoría 5 protegidos tan solo con un paraguas”, afirmó la diplomática.

A una conclusión parecida ha llegado Oxfam, aunque en esta ocasión la crítica recae en los países ricos. Según un informe presentado esta semana por la ONG, los Estados más desarrollados no están alcanzando los niveles de ayudas que prometieron a los más pobres, quedándose en alrededor de la mitad de los compromisos adquiridos.

Estos últimos datos agravan la desigualdad causada por el clima. Los mayores responsables del cambio climático son, casi siempre, los que menos van a sufrir sus consecuencias. Este extremo ha sido puesto de manifiesto esta semana en un estudio publicado el miércoles por la revista Science. La investigación, llevada a cabo por científicos de varias universidades e institutos de investigación europeos, señala que, si se tienen en cuenta las emisiones per cápita, estas son mucho mayores en los países más industrializados, que a menudo se sitúan en latitudes templadas, pero las mayores disrupciones del clima se producirán en las zonas tropicales.

Y en España…

Mientras tanto, en España, seguimos coleccionando denuncias por los recortes a las renovables que llevó a cabo el Gobierno hace unos años. El banco ético Triodos ha presentado la 41ª demanda contra el Estado. El banco ha afirmado que el hachazo produjo “importantes pérdidas financieras” en las cinco plantas solares que el grupo poseía en nuestro país. Según El Confidencial, el Gobierno dedicará dos millones de euros a la defensa contra esta nueva denuncia.

Por otra parte, según El Periódico de la Energía, Ciudadanos ha paralizado en el Congreso la propuesta de PSOE y Unidos Podemos para eliminar el conocido como impuesto al sol, que grava el autoconsumo energético. El Tribunal Constitucional ya se pronunció en contra de este peaje extra, aunque Ciudadanos ha interpretado, según recoge el mencionado diario digital, que el tribunal tan solo ha pedido al Gobierno que justifique la medida desde el punto de vista presupuestario.

A su vez, el grupo parlamentario de Unidos Podemos - En Comú Podem - En Marea, ha presentado una enmienda a la totalidad de la sección de los Presupuestos que se refiere a la energía.

Trump se derrite

Como nota creativa, el grupo activista finlandés Melting Ice anunció el viernes su intención de esculpir en un iceberg la efigie del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con la sola intención de verlo derretirse y desaparecer. El proyecto ha sido nombrado Trumpmore, en referencia al monumental monte Rushmore, en Dakota del Sur, en el que están esculpidos los bustos de cuatro exocupantes de la Casa Blanca. El actual presidente ha demostrado en varias ocasiones su condición de negacionista climático, llegando a afirmar que el calentamiento global es un bulo creado por China. Recientemente, en una entrevista con el periodista británico Piers Morgan, Trump afirmó que los casquetes polares se encontraban mejor que nunca, al contrario que muestran todos los informes y datos contrastados presentados por la comunidad científica de los cinco continentes. Melting Ice ha lanzado una campaña de crowdfunding para recaudar fondos que les permitan llevar a cabo la acción.

Bola extra: El titular más triste del año...

Este redactor no puede dejar de incluir entre los titulares de esta semana el más triste con el que se ha encontrado, entre los cientos que recopila cada semana. Según un estudio publicado por la Universidad de Exeter (Reino Unido), el cambio climático está haciendo que las crías de varias especies de peces se pierdan para siempre, al no encontrar el camino hasta los arrecifes de coral. Esto se debe a que los sonidos que usaban para guiarse (producidos por otros peces e invertebrados marinos) están desapareciendo, al ser arrasados los arrecifes por los huracanes y el blanqueo. El autor principal del estudio, el biólogo marino Tim Gordon, definió la situación como descorazonadora: “La sinfonía del mar está siendo silenciada”.

La entrada Noticias climáticas: Atravesar el huracán con un paraguas se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Imagen del proyecto que quiere llevar a cabo Melting Ice / Foto: Project Trumpmore

Dos récords (malos)

El pasado mes de abril, la atmósfera terrestre superó una concentración media de CO2 de 410 ppm (partes por millón) por primera vez en la historia desde que el ser humano está sobre el planeta. La cifra final medida en el observatorio de Mauna Loa (Hawai) se situó en 410,31 ppm, concentración que no se veía en la Tierra desde hace unos 15 millones de años. La concentración de CO2, el principal gas de efecto invernadero y causa primaria del cambio climático, ha aumentado en un 30% desde que empezó a medirse periódicamente, en los años 50. Ralph Keeling, responsable de las mediciones, afirmó en una nota de prensa que la cifra no es ningún misterio: “Es tan simple como que si seguimos quemando combustibles fósiles, la concentración de CO2 seguirá aumentando”. Y de las causas a los efectos. En Pakistán se ha batido el récord de temperatura para el mes de abril. El lunes, los termómetros de la ciudad de Nawabshah (en el sureste del país) alcanzaron los 51ºC. Pakistán ya batió este mismo récord en 2017, lo que es un síntoma más de la relación entre el cambio climático y las olas de calor más intensas y frecuentes.

Regreso a Bonn

Mientras tanto, los negociadores internacionales, así como representantes de ONG, instituciones intergubernamentales y lobbistas de la industria están de vuelta en la ciudad alemana de Bonn. La antigua capital de la RFA ha acogido esta semana una serie de conversaciones paralelas (que no cumbres comunes), que continuarán hasta finales de la semana que viene. En ellas, los países firmantes del acuerdo de París, así como Estados Unidos, tratarán de preparar un borrador legal de la hoja de ruta para el cumplimiento del pacto, que puedan debatir internamente y que sería negociado en la cumbre COP24, que se celebrará en Katowice (Polonia) en diciembre de este año. El encuentro está presidido por Fiji. Entre los titulares más relevantes que se han producido por ahora, el exministro polaco Jan Szyszko, que fue inicialmente designado para presidir la COP24 y posteriormente despedido, ha puesto en duda la legitimidad de su sustituto, Michal Kurtyka. Precisamente Polonia ha sido uno de los mayores defensores de la presencia de la industria de los combustibles fósiles en la cumbre, lo que ha sido criticado por los países africanos, que piden que antes de permitirse dicha asistencia, debería haber al menos unas normas para evitar el conflicto de intereses. La cita arrancó con el primer informe anual publicado por la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCCC por sus siglas en inglés), que ha señalado que los países se están retrasando en los pagos de sus cuotas a la convención, que ya acumula 5,7 millones de euros de deuda.

Un paraguas en el huracán

También en Bonn, la jefa del secretariado de cambio climático de la ONU, la mexicana Patricia Espinosa, afirmó que las inversiones para mitigar el cambio climático son demasiado bajas. Espinosa dijo, según informaciones de la Agencia Reuters, que los efectos del cambio climático antropogénico amenazan con la “desestabilización global”. “Tratar de enfrentarnos al cambio climático con este nivel de financiación es como meternos en un huracán de categoría 5 protegidos tan solo con un paraguas”, afirmó la diplomática. A una conclusión parecida ha llegado Oxfam, aunque en esta ocasión la crítica recae en los países ricos. Según un informe presentado esta semana por la ONG, los Estados más desarrollados no están alcanzando los niveles de ayudas que prometieron a los más pobres, quedándose en alrededor de la mitad de los compromisos adquiridos. Estos últimos datos agravan la desigualdad causada por el clima. Los mayores responsables del cambio climático son, casi siempre, los que menos van a sufrir sus consecuencias. Este extremo ha sido puesto de manifiesto esta semana en un estudio publicado el miércoles por la revista Science. La investigación, llevada a cabo por científicos de varias universidades e institutos de investigación europeos, señala que, si se tienen en cuenta las emisiones per cápita, estas son mucho mayores en los países más industrializados, que a menudo se sitúan en latitudes templadas, pero las mayores disrupciones del clima se producirán en las zonas tropicales.

Y en España…

Mientras tanto, en España, seguimos coleccionando denuncias por los recortes a las renovables que llevó a cabo el Gobierno hace unos años. El banco ético Triodos ha presentado la 41ª demanda contra el Estado. El banco ha afirmado que el hachazo produjo “importantes pérdidas financieras” en las cinco plantas solares que el grupo poseía en nuestro país. Según El Confidencial, el Gobierno dedicará dos millones de euros a la defensa contra esta nueva denuncia. Por otra parte, según El Periódico de la Energía, Ciudadanos ha paralizado en el Congreso la propuesta de PSOE y Unidos Podemos para eliminar el conocido como impuesto al sol, que grava el autoconsumo energético. El Tribunal Constitucional ya se pronunció en contra de este peaje extra, aunque Ciudadanos ha interpretado, según recoge el mencionado diario digital, que el tribunal tan solo ha pedido al Gobierno que justifique la medida desde el punto de vista presupuestario. A su vez, el grupo parlamentario de Unidos Podemos - En Comú Podem - En Marea, ha presentado una enmienda a la totalidad de la sección de los Presupuestos que se refiere a la energía.

Trump se derrite

Como nota creativa, el grupo activista finlandés Melting Ice anunció el viernes su intención de esculpir en un iceberg la efigie del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con la sola intención de verlo derretirse y desaparecer. El proyecto ha sido nombrado Trumpmore, en referencia al monumental monte Rushmore, en Dakota del Sur, en el que están esculpidos los bustos de cuatro exocupantes de la Casa Blanca. El actual presidente ha demostrado en varias ocasiones su condición de negacionista climático, llegando a afirmar que el calentamiento global es un bulo creado por China. Recientemente, en una entrevista con el periodista británico Piers Morgan, Trump afirmó que los casquetes polares se encontraban mejor que nunca, al contrario que muestran todos los informes y datos contrastados presentados por la comunidad científica de los cinco continentes. Melting Ice ha lanzado una campaña de crowdfunding para recaudar fondos que les permitan llevar a cabo la acción.

Bola extra: El titular más triste del año...

Este redactor no puede dejar de incluir entre los titulares de esta semana el más triste con el que se ha encontrado, entre los cientos que recopila cada semana. Según un estudio publicado por la Universidad de Exeter (Reino Unido), el cambio climático está haciendo que las crías de varias especies de peces se pierdan para siempre, al no encontrar el camino hasta los arrecifes de coral. Esto se debe a que los sonidos que usaban para guiarse (producidos por otros peces e invertebrados marinos) están desapareciendo, al ser arrasados los arrecifes por los huracanes y el blanqueo. El autor principal del estudio, el biólogo marino Tim Gordon, definió la situación como descorazonadora: “La sinfonía del mar está siendo silenciada”.

La entrada Noticias climáticas: Atravesar el huracán con un paraguas se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/04/noticias-climaticas-atravesar-el-huracan-con-un-paraguas/feed/ 2