lamarea.com https://www.lamarea.com Periodismo para gente independiente Sat, 16 Dec 2017 15:19:55 +0000 es-ES hourly 1 Elecciones en Chile: por qué puede ganar el centro-izquierda https://www.lamarea.com/2017/12/16/elecciones-chile/ https://www.lamarea.com/2017/12/16/elecciones-chile/#comments Sat, 16 Dec 2017 13:43:30 +0000 https://www.lamarea.com/?p=102405 El candidato de centro-izquierda Alejandro Guillier en Puerto Mont, Chile. Foto: PRSD.

MANUEL-FABIEN ALIANA // Este domingo Chile celebra la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, unos comicios que prometen ser los más reñidos de la historia reciente del país. Antes de analizar lo que pueda pasar, es preciso recordar ciertos datos de la primera vuelta, celebrada el pasado 19 de noviembre, para entender lo que sucede actualmente en Chile. Primero que todo, se trató de comicios generales, en donde además de votar presidente, se eligieron también diputados y senadores. En segundo lugar, la fuerte abstención (53,2%), a pesar de ser menor a lo que se esperaba, refleja un elevado desinterés en la sociedad, desconfianza y desaprobación hacia la clase política del país. En tercer lugar, todas las encuestas desacertaron, porque no supieron reflejar las nuevas dinámicas electorales, y predijeron una mayoría casi absoluta para el candidato de la derecha neo-liberal de Sebastian Piñera. Finalmente y contra todos los pronósticos, lograron configurarse dos fuerzas políticas nuevas en el país. En la izquierda, el movimiento Frente Amplio, con Beatriz Sánchez como candidata presidencial, logró el tercer lugar en estas presidenciales (20,7% de los votos) y consiguió a nivel nacional 20 diputados y un senador. En la extrema-derecha, el candidato independiente José Antonio Kast alcanzó el cuarto lugar (7,93 %).

Los resultados de las presidenciales dieron un amplia victoria a la derecha neo-liberal Sebastian Piñera (36,64%), muy por delante del candidato de centro-izquierda Alejandro Guillier (22,7%), pero por debajo de lo que anunciaban las encuestas. Ambos encaran esta segunda vuelta con propuestas muy distintas en materia de economía, transporte, salud y educación. Guillier propone un modelo de desarrollo inclusivo, con reformas profundas al sistema de pensiones y extendiendo el acceso a la gratuidad en la educación superior. Su programa incluye diálogo en la región de la Araucanía y la restitución de tierras ancestrales, así como una descentralización progresiva de los poderes del Estado a favor de las regiones. En la derecha, el expresidente Sebastian Piñera (2010-2014) plantea la necesidad de liberalizar una economía atrofiada por la carga tributaria que recae sobre las empresas. Dentro de sus principales propuestas destacan la reducción de impuestos a la clase empresarial, la reorganización de la inversión pública para focalizarla en proyectos de infraestructura vial, y la concesión de más facultades y presupuesto a las autoridades policiales en su lucha contra la delincuencia y la criminalidad organizada.

Lo que más sorprende en esta segunda fase de la campaña electoral es el poco esfuerzo de un candidato de centro-izquierda por ganarse al electorado del Frente Amplio, que contrasta con las incesantes y desesperadas negociaciones de Piñera, quien ha salido en busca del apoyo de partidos tanto de centro-derecha como de ultra-derecha, sin olvidar a los grupos evangélicos. Durante toda la campaña se especuló con que Guillier está demasiado seguro de obtener este domingo el voto de un electorado consciente de los beneficios sociales logrados bajo los gobiernos de Michelle Bachelet. Pero no existe certeza alguna de que el electorado de izquierda salga masivamente a defender las conquistas sociales. También es cierto que el equipo de campaña de Guillier ha puesto mucha fe en la simplicidad e integridad que desprende la personalidad de su candidato, una imagen que contrasta fuertemente con los excesos y errores del expresidente Piñera, quien no solo fue imputado en varios casos de corrupción, sino que también dirigió el gobierno con más procesados por este tipo de delitos en toda la historia política del país. Pero la pregunta que se hacen los analistas es si Alejandro Guillier, negándose a entablar negociaciones con la izquierda, no ha cometido un error de campaña que podría tirar por tierra sus aspiraciones este domingo.

Que Guillier optara por no entablar negociaciones con el Frente Amplio generó obvias reacciones negativas por parte de los partidos que integran ese movimiento. Sabiendo que el centro-izquierda no gozará de mayoría en la cámara de diputados, se criticó la postura cerrada de un candidato incapaz de generar consenso. Pero paralelamente a estas disputas políticas, se fue creando, dentro de la sociedad civil, una dinámica independiente fuera de todo marco partidista. Una dinámica que comenzó a promover el voto en contra de Piñera, en distintos círculos, a diferentes niveles, dentro de universidades, sindicatos, en el mundo artístico, en medios de comunicación y en redes sociales. Se empezó a generalizar, desde un sector de la población, la manifestación de un rechazo profundo al programa y a la figura del candidato de derecha. A todo esto se sumaron progresivamente los partidos que conforman el Frente Amplio, en los que se convocaron asambleas que en su gran mayoría votaron por llamar a votar, valga la redundancia, “en contra de Sebastian Piñera”.

A pesar de todas las críticas y dudas manifestadas por analistas políticos, Alejandro Guillier podría ganar las elecciones de este domingo. Y lo más irónico es que podría ganar gracias a la estrategia que mantuvo y que más le criticaron. Porque al encarnar una actitud de integridad política, en la etapa más mediatizada de la campaña electoral, rechazando las prácticas comunes de alianzas, de negociaciones, de concesiones y de transacciones propias a todas las segundas vueltas, Alejandro Guillier ha hecho un gesto dirigido al electorado abstencionista, cansado y profundamente disgustado por la politiquería imperante. En segundo lugar, que los partidos de izquierda se volcaran hacia sus propios adherentes para debatir el tema del apoyo a la candidatura de Guillier, generó un vacío temporal del espacio político que sí supo ocupar la sociedad civil. Un empoderamiento que se manifestó dentro y fuera de las redes sociales, y que generó una dinámica política en contra de Piñera capaz de revertir la tasa de abstención electoral de este domingo en favor de Guillier. Chile no es un país despolitizado, y tendrá la oportunidad de probarlo este domingo. El voto por Guillier podría reflejar la necesidad urgente por parte de la ciudadanía de manifestarse públicamente fuera de un marco político establecido, de ser tomada en cuenta y de incidir en los procesos políticos que vive el país. De confirmarse esta tendencia y de ganar Alejandro Guillier, esto podría generar consciencia y abrir la senda a nuevas formas de participación ciudadana, a condición de que se reconozca en el futuro gobierno que la política es un proceso que debiera ser inclusivo, y que no debiera ser confiscada ni por la clase política ni por sus partidos.

Manuel-Fabien Aliana es latinoamericanista de nacionalidad franco-nicaraguense, licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad de Lyon.

Más en lamarea.com

]]>
El candidato de centro-izquierda Alejandro Guillier en Puerto Mont, Chile. Foto: PRSD.

MANUEL-FABIEN ALIANA // Este domingo Chile celebra la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, unos comicios que prometen ser los más reñidos de la historia reciente del país. Antes de analizar lo que pueda pasar, es preciso recordar ciertos datos de la primera vuelta, celebrada el pasado 19 de noviembre, para entender lo que sucede actualmente en Chile. Primero que todo, se trató de comicios generales, en donde además de votar presidente, se eligieron también diputados y senadores. En segundo lugar, la fuerte abstención (53,2%), a pesar de ser menor a lo que se esperaba, refleja un elevado desinterés en la sociedad, desconfianza y desaprobación hacia la clase política del país. En tercer lugar, todas las encuestas desacertaron, porque no supieron reflejar las nuevas dinámicas electorales, y predijeron una mayoría casi absoluta para el candidato de la derecha neo-liberal de Sebastian Piñera. Finalmente y contra todos los pronósticos, lograron configurarse dos fuerzas políticas nuevas en el país. En la izquierda, el movimiento Frente Amplio, con Beatriz Sánchez como candidata presidencial, logró el tercer lugar en estas presidenciales (20,7% de los votos) y consiguió a nivel nacional 20 diputados y un senador. En la extrema-derecha, el candidato independiente José Antonio Kast alcanzó el cuarto lugar (7,93 %).

Los resultados de las presidenciales dieron un amplia victoria a la derecha neo-liberal Sebastian Piñera (36,64%), muy por delante del candidato de centro-izquierda Alejandro Guillier (22,7%), pero por debajo de lo que anunciaban las encuestas. Ambos encaran esta segunda vuelta con propuestas muy distintas en materia de economía, transporte, salud y educación. Guillier propone un modelo de desarrollo inclusivo, con reformas profundas al sistema de pensiones y extendiendo el acceso a la gratuidad en la educación superior. Su programa incluye diálogo en la región de la Araucanía y la restitución de tierras ancestrales, así como una descentralización progresiva de los poderes del Estado a favor de las regiones. En la derecha, el expresidente Sebastian Piñera (2010-2014) plantea la necesidad de liberalizar una economía atrofiada por la carga tributaria que recae sobre las empresas. Dentro de sus principales propuestas destacan la reducción de impuestos a la clase empresarial, la reorganización de la inversión pública para focalizarla en proyectos de infraestructura vial, y la concesión de más facultades y presupuesto a las autoridades policiales en su lucha contra la delincuencia y la criminalidad organizada.

Lo que más sorprende en esta segunda fase de la campaña electoral es el poco esfuerzo de un candidato de centro-izquierda por ganarse al electorado del Frente Amplio, que contrasta con las incesantes y desesperadas negociaciones de Piñera, quien ha salido en busca del apoyo de partidos tanto de centro-derecha como de ultra-derecha, sin olvidar a los grupos evangélicos. Durante toda la campaña se especuló con que Guillier está demasiado seguro de obtener este domingo el voto de un electorado consciente de los beneficios sociales logrados bajo los gobiernos de Michelle Bachelet. Pero no existe certeza alguna de que el electorado de izquierda salga masivamente a defender las conquistas sociales. También es cierto que el equipo de campaña de Guillier ha puesto mucha fe en la simplicidad e integridad que desprende la personalidad de su candidato, una imagen que contrasta fuertemente con los excesos y errores del expresidente Piñera, quien no solo fue imputado en varios casos de corrupción, sino que también dirigió el gobierno con más procesados por este tipo de delitos en toda la historia política del país. Pero la pregunta que se hacen los analistas es si Alejandro Guillier, negándose a entablar negociaciones con la izquierda, no ha cometido un error de campaña que podría tirar por tierra sus aspiraciones este domingo.

Que Guillier optara por no entablar negociaciones con el Frente Amplio generó obvias reacciones negativas por parte de los partidos que integran ese movimiento. Sabiendo que el centro-izquierda no gozará de mayoría en la cámara de diputados, se criticó la postura cerrada de un candidato incapaz de generar consenso. Pero paralelamente a estas disputas políticas, se fue creando, dentro de la sociedad civil, una dinámica independiente fuera de todo marco partidista. Una dinámica que comenzó a promover el voto en contra de Piñera, en distintos círculos, a diferentes niveles, dentro de universidades, sindicatos, en el mundo artístico, en medios de comunicación y en redes sociales. Se empezó a generalizar, desde un sector de la población, la manifestación de un rechazo profundo al programa y a la figura del candidato de derecha. A todo esto se sumaron progresivamente los partidos que conforman el Frente Amplio, en los que se convocaron asambleas que en su gran mayoría votaron por llamar a votar, valga la redundancia, “en contra de Sebastian Piñera”.

A pesar de todas las críticas y dudas manifestadas por analistas políticos, Alejandro Guillier podría ganar las elecciones de este domingo. Y lo más irónico es que podría ganar gracias a la estrategia que mantuvo y que más le criticaron. Porque al encarnar una actitud de integridad política, en la etapa más mediatizada de la campaña electoral, rechazando las prácticas comunes de alianzas, de negociaciones, de concesiones y de transacciones propias a todas las segundas vueltas, Alejandro Guillier ha hecho un gesto dirigido al electorado abstencionista, cansado y profundamente disgustado por la politiquería imperante. En segundo lugar, que los partidos de izquierda se volcaran hacia sus propios adherentes para debatir el tema del apoyo a la candidatura de Guillier, generó un vacío temporal del espacio político que sí supo ocupar la sociedad civil. Un empoderamiento que se manifestó dentro y fuera de las redes sociales, y que generó una dinámica política en contra de Piñera capaz de revertir la tasa de abstención electoral de este domingo en favor de Guillier. Chile no es un país despolitizado, y tendrá la oportunidad de probarlo este domingo. El voto por Guillier podría reflejar la necesidad urgente por parte de la ciudadanía de manifestarse públicamente fuera de un marco político establecido, de ser tomada en cuenta y de incidir en los procesos políticos que vive el país. De confirmarse esta tendencia y de ganar Alejandro Guillier, esto podría generar consciencia y abrir la senda a nuevas formas de participación ciudadana, a condición de que se reconozca en el futuro gobierno que la política es un proceso que debiera ser inclusivo, y que no debiera ser confiscada ni por la clase política ni por sus partidos.

Manuel-Fabien Aliana es latinoamericanista de nacionalidad franco-nicaraguense, licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad de Lyon.

Más en lamarea.com

]]>
https://www.lamarea.com/2017/12/16/elecciones-chile/feed/ 5
Noticias climáticas: del deshielo a un impuesto a la carne https://www.lamarea.com/2017/12/15/noticias-climaticas/ https://www.lamarea.com/2017/12/15/noticias-climaticas/#comments Fri, 15 Dec 2017 21:46:17 +0000 https://www.lamarea.com/?p=102388

Desinversión

Las noticias más comentadas de la semana nos han llegado desde París, donde una serie de instituciones financieras y empresas anunciaron la retirada de fondos de proyectos de combustibles fósiles. Ocurrió el martes en el contexto de la cumbre del clima (One Planet Summit) convocada por el presidente francés, Emmanuel Macron. El Banco Mundial aseguró que dejaría de financiar proyectos de exploración y extracción de petróleo y gas (no se retirarán los fondos de otros proyectos, como las refinerías, las distribuidoras, los oleoductos y gasoductos...). La aseguradora francesa AXA y el banco holandés ING también se comprometieron a reducir sus inversiones en combustibles fósiles.

Tras el gesto de las empresas, el peso recayó sobre la clase política, en especial sobre el organizador del evento, Macron. Para Greenpeace, el exbanquero no está haciendo lo suficiente por frenar el cambio climático y definió su discurso como "palabras vacías".

La comunidad corporativa internacional sigue dando más malas noticias que buenas. Un día antes de la cumbre, la organización ecologista alemana Urgenwald, apoyada por otras ONG, publicó el informe Inversores Contra París, que analiza cómo las finanzas internacionales continúan invirtiendo en carbón, el combustible fósil más contaminante. Entre los que más dinero ponen está el fondo de inversión BlackRock, que sin embargo esta semana pidió a las compañías en las que participa que sean transparentes con los riesgos climáticos de sus inversiones.

Podemos prepara una ley climática

El Congreso acogió el jueves y el viernes el Foro por el Clima, organizado por el grupo parlamentario de Unidos Podemos, al que asistieron miembros de la formación morada, así como científicos y representantes de la sociedad civil. El Foro ha servido para recoger las ideas de expertos, activistas y políticos en la elaboración de una eventual Ley de Cambio Climático, que Pablo Iglesias anunció para principios de 2018. Iglesias pidió el apoyo y la presión de toda la sociedad para aprobar el texto. Muchos de los ponentes incidieron en que la lucha contra el cambio climático es, a su vez, una oportunidad para acometer un cambio en el modelo productivo y potenciar la redistribución de la riqueza.

España ha sido el blanco de las críticas en Europa estas últimas semanas por la insistencia del ministro de Energía, Álvaro Nadal, en mantener abiertas las centrales de carbón (incluso en contra de las propias empresas que las gestionan). Además la Comisión Europea de Competencia investiga a España por las subvenciones a este combustible, el más contaminante de entre los fósiles.

España se encuentra entre los países europeos a los que más puede afectar el cambio climático, con un alto porcentaje de su superficie expuesto a la sequía y la desertificación. El incremento en la frecuencia de las olas de calor y los incendios forestales, así como la subida del nivel del mar son otros de las amenazas a las que se enfrentará la península Ibérica en las próximas décadas.

Adiós al hielo

El mismo martes la Administración Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos emitió su Informe Anual sobre el Ártico. También malas noticias: 2017 ha sido el segundo año más cálido jamás registrado en la región. El primero fue 2016. Los cambios son "rápidos y dramáticos", y la agencia norteamericana los considera "una nueva normalidad". La capa de hielo está desapareciendo al ritmo más rápido de, al menos, los últimos 1.500 años. Desde que comenzó la recolección de imágenes por satélite, el hielo se ha reducido en un 13,2% por década.

Este deshielo tendrá efectos devastadores en todo el mundo. Desde el aumento del nivel del mar hasta mayores sequías, el ártico es un motor imprescindible de las corrientes oceánicas, que a su vez regulan el clima de enormes porciones del planeta.

Por si esto fuera poco, el miércoles se publicó otro estudio que predice el potencialmente catastrófico deshielo de la Antártida. Según este informe, en la revista científica Earth's Journal, ciertas partes del continente helado se derretirán de manera acelerada, lo que podría aumentar el nivel del mar en casi dos metros para finales de este siglo. Y esa es la media, no el escenario más pesimista: hay un 10% de posibilidades de que el mar suba hasta dos metros y medio (8 pies). El ascenso no será repentino, ya habrá uno de varias decenas de centímetros en las próximas décadas. Y son son las únicas partes de la Antártida que se derriten.

Impuestos sobre la carne

Abandonar el consumo de carne, o al menos reducirlo drásticamente, es una de las medidas imprescindibles en la lucha contra el cambio climático. Como informaba ABC la semana pasada, en España se consumen unos 50 kilos de carnes al año por persona, y un regreso a la dieta mediterránea podría reducir nuestras emisiones de CO2 relacionadas con la industria alimentaria hasta en un 70%. La ganadería global es el origen del 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Ahora, un nuevo informe considera que introducir un impuesto sobre la carne es "imprescindible" para salvaguardar la salud humana y combatir el cambio climático. El estudio, encargado por un grupo de inversores globales en ganadería y agricultura, prevé que la carne siga el camino del tabaco, los hidrocarburos o el azúcar.

Entre los hallazgos del estudio se encuentra que las emisiones procedentes de la ganadería exceden las del sector del transporte. Además, se considera el incremento en la resistencia a los antibióticos, las amenazas a la seguridad alimentaria e hídrica mundial, la degradación del suelo y la deforestación.

Se retrasa la decisión del TAP

El Banco Europeo de Inversión (BEI) retrasó el martes su decisión sobre la financiación del Gasoducto Trans Adriático (TAP), el tramo más occidental del corredor sur de gas, que conectará los campos de gas de Azerbaiyán con Italia. El banco público europeo evitó así dar uno de los mayores préstamos de su historia (1.500 millones de euros) a un proyecto que ha suscitado gran polémica, precisamente en el segundo aniversario de la firma del acuerdo de París. Diversos grupos han afirmado que la construcción del gasoducto encadenaría a Europa al gas natural durante décadas, haciendo imposible el cumplimiento de sus compromisos climáticos.

El Corredor Sur de Gas es el mayor proyecto de combustibles fósiles de la Unión Europea. La faraónica obra de infraestructura está dividida en tres partes, y su financiación pública ha levantado suspicacias más allá de la preocupación por el clima, al estar relacionada con la trama de corrupción de la "Lavandería Azerbaiyana", como publicamos en #LaMarea55.

Jóvenes contra Trump

Los jóvenes que denuncian al Gobierno de Estados Unidos por no proteger su derecho a un clima seguro testificaron el lunes en un tribunal de apelación de San Francisco. El tribunal había pausado el devenir normal de la causa al invocar el Ejecutivo una maniobra legal poco común para bloquear el caso. Dos de los tres jueces ante los que se presentaron los demandantes se mostraron escépticos ante el movimiento de la Casa Blanca, por lo que los jóvenes, así como diversos expertos legales estadounidenses, eran optimistas a su salida del juicio.

Hace unos meses, La Marea habló con uno de los denunciantes, Jacob Lebel, que nos explicó la importancia de este caso. Tras su ejemplo, varias denuncias similares han comenzado a ser presentadas en todo el mundo.

Bola extra: blanco y en botella

No parece que haga falta decirlo ni estudiarlo más a estas alturas, pero un nuevo estudio ha demostrado que los seres humanos son los causantes del cambio climático, y que los eventos meteorológicos extremos son a su vez consecuencia de este. El estudio ha sido publicado por el Boletín de la Sociedad Americana de Meteorología, y es un análisis de 27 informes de todo el mundo, cada uno enfocado a un evento extremo distinto. No ha habido sorpresas: estamos cambiando el clima. A peor.

 

Artículo actualizado el sábado 16 de diciembre, a las 12 horas.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>

Desinversión

Las noticias más comentadas de la semana nos han llegado desde París, donde una serie de instituciones financieras y empresas anunciaron la retirada de fondos de proyectos de combustibles fósiles. Ocurrió el martes en el contexto de la cumbre del clima (One Planet Summit) convocada por el presidente francés, Emmanuel Macron. El Banco Mundial aseguró que dejaría de financiar proyectos de exploración y extracción de petróleo y gas (no se retirarán los fondos de otros proyectos, como las refinerías, las distribuidoras, los oleoductos y gasoductos...). La aseguradora francesa AXA y el banco holandés ING también se comprometieron a reducir sus inversiones en combustibles fósiles. Tras el gesto de las empresas, el peso recayó sobre la clase política, en especial sobre el organizador del evento, Macron. Para Greenpeace, el exbanquero no está haciendo lo suficiente por frenar el cambio climático y definió su discurso como "palabras vacías". La comunidad corporativa internacional sigue dando más malas noticias que buenas. Un día antes de la cumbre, la organización ecologista alemana Urgenwald, apoyada por otras ONG, publicó el informe Inversores Contra París, que analiza cómo las finanzas internacionales continúan invirtiendo en carbón, el combustible fósil más contaminante. Entre los que más dinero ponen está el fondo de inversión BlackRock, que sin embargo esta semana pidió a las compañías en las que participa que sean transparentes con los riesgos climáticos de sus inversiones.

Podemos prepara una ley climática

El Congreso acogió el jueves y el viernes el Foro por el Clima, organizado por el grupo parlamentario de Unidos Podemos, al que asistieron miembros de la formación morada, así como científicos y representantes de la sociedad civil. El Foro ha servido para recoger las ideas de expertos, activistas y políticos en la elaboración de una eventual Ley de Cambio Climático, que Pablo Iglesias anunció para principios de 2018. Iglesias pidió el apoyo y la presión de toda la sociedad para aprobar el texto. Muchos de los ponentes incidieron en que la lucha contra el cambio climático es, a su vez, una oportunidad para acometer un cambio en el modelo productivo y potenciar la redistribución de la riqueza. España ha sido el blanco de las críticas en Europa estas últimas semanas por la insistencia del ministro de Energía, Álvaro Nadal, en mantener abiertas las centrales de carbón (incluso en contra de las propias empresas que las gestionan). Además la Comisión Europea de Competencia investiga a España por las subvenciones a este combustible, el más contaminante de entre los fósiles. España se encuentra entre los países europeos a los que más puede afectar el cambio climático, con un alto porcentaje de su superficie expuesto a la sequía y la desertificación. El incremento en la frecuencia de las olas de calor y los incendios forestales, así como la subida del nivel del mar son otros de las amenazas a las que se enfrentará la península Ibérica en las próximas décadas.

Adiós al hielo

El mismo martes la Administración Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos emitió su Informe Anual sobre el Ártico. También malas noticias: 2017 ha sido el segundo año más cálido jamás registrado en la región. El primero fue 2016. Los cambios son "rápidos y dramáticos", y la agencia norteamericana los considera "una nueva normalidad". La capa de hielo está desapareciendo al ritmo más rápido de, al menos, los últimos 1.500 años. Desde que comenzó la recolección de imágenes por satélite, el hielo se ha reducido en un 13,2% por década. Este deshielo tendrá efectos devastadores en todo el mundo. Desde el aumento del nivel del mar hasta mayores sequías, el ártico es un motor imprescindible de las corrientes oceánicas, que a su vez regulan el clima de enormes porciones del planeta. Por si esto fuera poco, el miércoles se publicó otro estudio que predice el potencialmente catastrófico deshielo de la Antártida. Según este informe, en la revista científica Earth's Journal, ciertas partes del continente helado se derretirán de manera acelerada, lo que podría aumentar el nivel del mar en casi dos metros para finales de este siglo. Y esa es la media, no el escenario más pesimista: hay un 10% de posibilidades de que el mar suba hasta dos metros y medio (8 pies). El ascenso no será repentino, ya habrá uno de varias decenas de centímetros en las próximas décadas. Y son son las únicas partes de la Antártida que se derriten.

Impuestos sobre la carne

Abandonar el consumo de carne, o al menos reducirlo drásticamente, es una de las medidas imprescindibles en la lucha contra el cambio climático. Como informaba ABC la semana pasada, en España se consumen unos 50 kilos de carnes al año por persona, y un regreso a la dieta mediterránea podría reducir nuestras emisiones de CO2 relacionadas con la industria alimentaria hasta en un 70%. La ganadería global es el origen del 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Ahora, un nuevo informe considera que introducir un impuesto sobre la carne es "imprescindible" para salvaguardar la salud humana y combatir el cambio climático. El estudio, encargado por un grupo de inversores globales en ganadería y agricultura, prevé que la carne siga el camino del tabaco, los hidrocarburos o el azúcar. Entre los hallazgos del estudio se encuentra que las emisiones procedentes de la ganadería exceden las del sector del transporte. Además, se considera el incremento en la resistencia a los antibióticos, las amenazas a la seguridad alimentaria e hídrica mundial, la degradación del suelo y la deforestación.

Se retrasa la decisión del TAP

El Banco Europeo de Inversión (BEI) retrasó el martes su decisión sobre la financiación del Gasoducto Trans Adriático (TAP), el tramo más occidental del corredor sur de gas, que conectará los campos de gas de Azerbaiyán con Italia. El banco público europeo evitó así dar uno de los mayores préstamos de su historia (1.500 millones de euros) a un proyecto que ha suscitado gran polémica, precisamente en el segundo aniversario de la firma del acuerdo de París. Diversos grupos han afirmado que la construcción del gasoducto encadenaría a Europa al gas natural durante décadas, haciendo imposible el cumplimiento de sus compromisos climáticos. El Corredor Sur de Gas es el mayor proyecto de combustibles fósiles de la Unión Europea. La faraónica obra de infraestructura está dividida en tres partes, y su financiación pública ha levantado suspicacias más allá de la preocupación por el clima, al estar relacionada con la trama de corrupción de la "Lavandería Azerbaiyana", como publicamos en #LaMarea55.

Jóvenes contra Trump

Los jóvenes que denuncian al Gobierno de Estados Unidos por no proteger su derecho a un clima seguro testificaron el lunes en un tribunal de apelación de San Francisco. El tribunal había pausado el devenir normal de la causa al invocar el Ejecutivo una maniobra legal poco común para bloquear el caso. Dos de los tres jueces ante los que se presentaron los demandantes se mostraron escépticos ante el movimiento de la Casa Blanca, por lo que los jóvenes, así como diversos expertos legales estadounidenses, eran optimistas a su salida del juicio. Hace unos meses, La Marea habló con uno de los denunciantes, Jacob Lebel, que nos explicó la importancia de este caso. Tras su ejemplo, varias denuncias similares han comenzado a ser presentadas en todo el mundo.

Bola extra: blanco y en botella

No parece que haga falta decirlo ni estudiarlo más a estas alturas, pero un nuevo estudio ha demostrado que los seres humanos son los causantes del cambio climático, y que los eventos meteorológicos extremos son a su vez consecuencia de este. El estudio ha sido publicado por el Boletín de la Sociedad Americana de Meteorología, y es un análisis de 27 informes de todo el mundo, cada uno enfocado a un evento extremo distinto. No ha habido sorpresas: estamos cambiando el clima. A peor.  

Artículo actualizado el sábado 16 de diciembre, a las 12 horas.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>
https://www.lamarea.com/2017/12/15/noticias-climaticas/feed/ 4
Europa teme la reforma fiscal de Trump https://www.lamarea.com/2017/12/15/europa-teme-la-reforma-fiscal-de-trump/ https://www.lamarea.com/2017/12/15/europa-teme-la-reforma-fiscal-de-trump/#respond Fri, 15 Dec 2017 19:46:44 +0000 https://www.lamarea.com/?p=102390 Trump Merkel

No se puede acusar a Donald Trump de no seguir a rajatabla los esloganes de la campaña que le llevó a la Casa Blanca: “America First”. El presidente ha sacado a Estados Unidos del Acuerdo de París para combatir el cambio climático, del tratado de libre comercio con el Pacífico y de la Unesco, y ha trasladado la embajada americana en Israel de Tel Aviv a Jerusalén. Sin embargo, es dudoso que con estas medidas unilaterales cumpla otro de sus lemas, el de “Make America great again”, ya que ha posicionado a EEUU en una posición de aislamiento internacional nunca vista.

El próximo capítulo en esta estrategia provocadora es la reforma fiscal que se está gestionando entre las dos cámaras del Congreso en Washington. La parte más polémica ha sido la sustancial rebaja de impuestos que beneficia sobre todo a grandes fortunas, como el propio Trump, así como a empresas. No deja de ser una tomadura de pelo para todos aquellos americanos de clase medio-baja que le votaron pensando que les iba a sacar de la crisis y la penuria, a los que, además, ha quitado la cobertura sanitaria. Menos mal que el multimillonario de Nueva York era el candidato anti-establishment. Pero eso es un asunto interno.

La reforma fiscal también ha despertado preocupación en Europa. En esencia, se trata de fiscalizar las ventas de EEUU y así evitar ese tipo de ingeniería contable que permite a las grandes corporaciones trasladar sus tributos a países de imposición baja. Este lunes, los ministros de Finanzas de los cinco mayores países de la Unión Europea (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España) mandaron una carta a su homólogo en el Tesoro norteamericano en la que se quejan de que las medidas contempladas presentan un perjuicio para las empresas europeas porque van en contra de los acuerdos para evitar la doble imposición. Es decir, que las compañías tendrían que pagar dos veces, en EEUU y en su país de origen.

La iniciativa de Trump ha desencadenado también el efecto espejo de la patronal alemana, por ejemplo, que reclama al gobierno de Merkel un tratamiento fiscal más beneficioso. Una competición sin fin para la rebaja de impuestos, considerada por los economistas neoliberales como parte intrínseca de la economía de mercado, pero que cuesta billones de dólares al erario público de muchos países. Irónicamente, la UE también esta tratando de acabar con las prácticas de ingeniería fiscal de las empresas que declaran los beneficios en países de baja imposición mientras mantienen la actividad allí donde se pagan más tributos, algo que ha quedado muy en evidencia con la filtración de los llamados papeles de Luxleaks.

En vez de competir, sería deseable que los dos mayores bloques económicos del mundo fueran de la mano en la lucha contra la elusión y evasión fiscal. Así eventualmente podrían arrastrar a otros países a participar en crear un sistema impositivo más justo para todos. Pero lamentablemente a Trump no parece que le interese mucho el concepto de cooperación internacional.

Artículo publicado en El Heraldo (Colombia)

Más en lamarea.com

]]>
Trump Merkel

No se puede acusar a Donald Trump de no seguir a rajatabla los esloganes de la campaña que le llevó a la Casa Blanca: “America First”. El presidente ha sacado a Estados Unidos del Acuerdo de París para combatir el cambio climático, del tratado de libre comercio con el Pacífico y de la Unesco, y ha trasladado la embajada americana en Israel de Tel Aviv a Jerusalén. Sin embargo, es dudoso que con estas medidas unilaterales cumpla otro de sus lemas, el de “Make America great again”, ya que ha posicionado a EEUU en una posición de aislamiento internacional nunca vista. El próximo capítulo en esta estrategia provocadora es la reforma fiscal que se está gestionando entre las dos cámaras del Congreso en Washington. La parte más polémica ha sido la sustancial rebaja de impuestos que beneficia sobre todo a grandes fortunas, como el propio Trump, así como a empresas. No deja de ser una tomadura de pelo para todos aquellos americanos de clase medio-baja que le votaron pensando que les iba a sacar de la crisis y la penuria, a los que, además, ha quitado la cobertura sanitaria. Menos mal que el multimillonario de Nueva York era el candidato anti-establishment. Pero eso es un asunto interno. La reforma fiscal también ha despertado preocupación en Europa. En esencia, se trata de fiscalizar las ventas de EEUU y así evitar ese tipo de ingeniería contable que permite a las grandes corporaciones trasladar sus tributos a países de imposición baja. Este lunes, los ministros de Finanzas de los cinco mayores países de la Unión Europea (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España) mandaron una carta a su homólogo en el Tesoro norteamericano en la que se quejan de que las medidas contempladas presentan un perjuicio para las empresas europeas porque van en contra de los acuerdos para evitar la doble imposición. Es decir, que las compañías tendrían que pagar dos veces, en EEUU y en su país de origen. La iniciativa de Trump ha desencadenado también el efecto espejo de la patronal alemana, por ejemplo, que reclama al gobierno de Merkel un tratamiento fiscal más beneficioso. Una competición sin fin para la rebaja de impuestos, considerada por los economistas neoliberales como parte intrínseca de la economía de mercado, pero que cuesta billones de dólares al erario público de muchos países. Irónicamente, la UE también esta tratando de acabar con las prácticas de ingeniería fiscal de las empresas que declaran los beneficios en países de baja imposición mientras mantienen la actividad allí donde se pagan más tributos, algo que ha quedado muy en evidencia con la filtración de los llamados papeles de Luxleaks. En vez de competir, sería deseable que los dos mayores bloques económicos del mundo fueran de la mano en la lucha contra la elusión y evasión fiscal. Así eventualmente podrían arrastrar a otros países a participar en crear un sistema impositivo más justo para todos. Pero lamentablemente a Trump no parece que le interese mucho el concepto de cooperación internacional. Artículo publicado en El Heraldo (Colombia)

Más en lamarea.com

]]>
https://www.lamarea.com/2017/12/15/europa-teme-la-reforma-fiscal-de-trump/feed/ 0
La mayoría de las abogadas se han sentido discriminadas en su carrera https://www.lamarea.com/2017/12/15/102382/ https://www.lamarea.com/2017/12/15/102382/#respond Fri, 15 Dec 2017 09:15:29 +0000 https://www.lamarea.com/?p=102382

El 57% de las abogadas se han sentido discriminadas a lo largo de su carrera; un 40%, de manera reiterada. Cobran de media un 20% menos que sus compañeros hombres –unos 450 euros menos al mes–, y opinan que hay comportamientos machistas en la Abogacía (dos de cada tres), aunque el 54% de los abogados encuestados considera que no. Un 4% de las abogadas reconoce que ha sufrido tocamientos durante su ejercicio profesional.

Estas son algunas conclusiones de la encuesta de Metroscopia para el Consejo General de la Abogacía, que se han presentado en el marco del IV Congreso de Derechos Humanos de la Abogacía celebrado en Madrid. Los resultados de esta primera encuesta sobre igualdad y perspectiva de género en el sector reflejan que la desigualdad se materializa en menosprecio por el trabajo de las mujeres, que además se sienten ignoradas o juzgadas por su físico. El 77% de las abogadas (tres de cada cuatro) consideran que no tener hijos ni familiares a quienes cuidar es un aspecto importante para lograr el éxito profesional. Y casi el 40% del total de abogadas aseguran haberse sentido menospreciadas, ya sea por su trabajo o por sus palabras, ignoradas y también juzgadas por su cuerpo o forma de vestir algunas o muchas veces. Una discriminación que viene de clientes y compañeros, más que de otros colectivos profesionales (jueces, policías, funcionarios).

Asimismo, el 58% de las abogadas –frente al 26% de los abogados– opinan que ellas afrontan más obstáculos. Uno de ellos, la brecha salarial. El 61% de los abogados varones creen que las retribuciones son más o menos iguales entre hombres y mujeres mientras que el 62% de las mujeres abogadas considera que son ellos los que más cobran. Según los datos del Consejo, el 63% de las letradas cobra por debajo de la media de ingresos de la profesión (1.750 euros), una realidad que afecta al 48% de los letrados hombres. Además, uno de cada diez hombres (10%) tiene unos ingresos superiores a los 5.000 euros mensuales y son el 8% quienes cobran menos de 1.000. En cambio, solo el 2% de las mujeres ingresa más de 5.000 euros y casi una de cada cinco (17%) está por debajo del mileurismo.

La presidenta del Consejo General de la Abogacía Española, Victoria Ortega, y el analista de Metroscopia y doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Granada, Francisco Camas, destacaron en la presentación de estos datos que “la desigualdad la percibe quien la padece y las abogadas son quienes la padecen más”. La encuesta se han realizado entre 2.000 letrados y letradas. Tras la encuesta, se ha presentado la Guía práctica para la Abogacía: enfoque de género en la actuación letrada. El manual “llega diez años tarde” –el tiempo que hace que se promulgó la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres–, según recoge el prólogo.

En la actualidad, las abogadas representan el 44% de la profesión y los abogados, el 56% del total de ejercientes en España. Casi la mitad de las abogadas tienen menos de 40 años y solo una de cada cinco tiene más de 50. En cambio, entre los abogados, la cifra de jóvenes (entre 18 y 39 años) desciende hasta el 17% y la de mayores de 50 años asciende al 37%.

Más en lamarea.com

]]>

El 57% de las abogadas se han sentido discriminadas a lo largo de su carrera; un 40%, de manera reiterada. Cobran de media un 20% menos que sus compañeros hombres –unos 450 euros menos al mes–, y opinan que hay comportamientos machistas en la Abogacía (dos de cada tres), aunque el 54% de los abogados encuestados considera que no. Un 4% de las abogadas reconoce que ha sufrido tocamientos durante su ejercicio profesional. Estas son algunas conclusiones de la encuesta de Metroscopia para el Consejo General de la Abogacía, que se han presentado en el marco del IV Congreso de Derechos Humanos de la Abogacía celebrado en Madrid. Los resultados de esta primera encuesta sobre igualdad y perspectiva de género en el sector reflejan que la desigualdad se materializa en menosprecio por el trabajo de las mujeres, que además se sienten ignoradas o juzgadas por su físico. El 77% de las abogadas (tres de cada cuatro) consideran que no tener hijos ni familiares a quienes cuidar es un aspecto importante para lograr el éxito profesional. Y casi el 40% del total de abogadas aseguran haberse sentido menospreciadas, ya sea por su trabajo o por sus palabras, ignoradas y también juzgadas por su cuerpo o forma de vestir algunas o muchas veces. Una discriminación que viene de clientes y compañeros, más que de otros colectivos profesionales (jueces, policías, funcionarios). Asimismo, el 58% de las abogadas –frente al 26% de los abogados– opinan que ellas afrontan más obstáculos. Uno de ellos, la brecha salarial. El 61% de los abogados varones creen que las retribuciones son más o menos iguales entre hombres y mujeres mientras que el 62% de las mujeres abogadas considera que son ellos los que más cobran. Según los datos del Consejo, el 63% de las letradas cobra por debajo de la media de ingresos de la profesión (1.750 euros), una realidad que afecta al 48% de los letrados hombres. Además, uno de cada diez hombres (10%) tiene unos ingresos superiores a los 5.000 euros mensuales y son el 8% quienes cobran menos de 1.000. En cambio, solo el 2% de las mujeres ingresa más de 5.000 euros y casi una de cada cinco (17%) está por debajo del mileurismo. La presidenta del Consejo General de la Abogacía Española, Victoria Ortega, y el analista de Metroscopia y doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Granada, Francisco Camas, destacaron en la presentación de estos datos que “la desigualdad la percibe quien la padece y las abogadas son quienes la padecen más”. La encuesta se han realizado entre 2.000 letrados y letradas. Tras la encuesta, se ha presentado la Guía práctica para la Abogacía: enfoque de género en la actuación letrada. El manual “llega diez años tarde” –el tiempo que hace que se promulgó la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres–, según recoge el prólogo. En la actualidad, las abogadas representan el 44% de la profesión y los abogados, el 56% del total de ejercientes en España. Casi la mitad de las abogadas tienen menos de 40 años y solo una de cada cinco tiene más de 50. En cambio, entre los abogados, la cifra de jóvenes (entre 18 y 39 años) desciende hasta el 17% y la de mayores de 50 años asciende al 37%.

Más en lamarea.com

]]>
https://www.lamarea.com/2017/12/15/102382/feed/ 0
Apuestas, testosterona e internet https://www.lamarea.com/2017/12/14/apuestas-testosterona-internet/ https://www.lamarea.com/2017/12/14/apuestas-testosterona-internet/#respond Thu, 14 Dec 2017 15:57:46 +0000 https://www.lamarea.com/?p=102368 Máquinas tragaperras. Foto: Bernd.

En su último artículo publicado, el compañero Antonio Maestre radiografiaba a través de su barrio de toda la vida una realidad que se extrapola a todo el territorio nacional y que ha acabado por convertirse en un problema tan serio como poco analizado.

Pertenezco a una generación que pasó la adolescencia viendo cómo aparecían de la nada los primeros locales de apuestas deportivas. Hasta entonces, lo más parecido era la mítica quiniela que echaba, como es mi caso, cada sábado con mi padre. Recuerdo la primera sala de apuestas. Hacía esquina en un pequeño centro comercial de mi vecindario. A pesar de ser una actividad no permitida para menores de edad, ese no era un impedimento si mostrabas interés. Podías pedirle al colega de turno que fuera mayor de edad que apostara por ti o, si tu apariencia te lo permitía, entrar tu mismo e intentar que no te pidiese el DNI confiando en que tu aspecto de persona ya adulta le resultara suficiente. Todos mis amigos y conocidos iban allí casi a diario de manera religiosa. Al principio solo apostaban sobre fútbol o baloncesto, que es lo que conocían. Más tarde, ya daba igual la modalidad o el tipo de deporte, lo importante era jugarse unos euros para conseguir unos cuantos más. Al final, yo también caí. Tenía 17 años. Si veías que tus amigos ganaban dinero con tanta facilidad y encima parecían pasárselo bien, ¿por qué no ibas tú también a formar parte de eso? No duró mucho mi idilio con el azar, motivado más bien por la curiosidad, pero suficiente para darme cuenta cuán poco saludable era. Actualmente, la mayoría de mis amigos no han abandonado el hábito. Apuestan varias veces a la semana y, aunque no consideran tener un problema con el juego, sí reconocen que les produce un constante estado de tensión.

Lo ves anunciado en la tele y en Internet, lo escuchas en la radio cantado por tus locutores deportivos favoritos. Tenemos más que interiorizada la causa –apostar- pero ni mucho menos las consecuencias que de ellas derivaban. El estudio Percepción social sobre el juego de azar en España 2016 VII refleja que son los menores de 25 años quienes más juegan y que es la clase media-baja la que más frecuenta estos sitios. Una realidad que podemos comparar con el consumo de alcohol. Se empieza desde muy joven porque se ve como un juego más y me recuerda a la estampa típica de la barra de un bar, donde solo se respira testosterona por los cuatro costados. En España, según datos de la Encuesta sobre uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España en jóvenes de 14 a 18 años, los adolescentes empiezan a consumir alcohol a los 13,8 años de promedio. Datos que dejan claro la necesidad de señalar ambas cuestiones como grandes lacras de este siglo que tiene como denominador común la pronta edad de sus usuarios, así como su normalización.

Por otra parte, la irrupción de la era de lo digital está provocando que no sea necesario visitar estos lugares físicos. Ya no hace falta moverse ni de casa ni del sillón para ver esfumarse tu dinero. Son decenas las aplicaciones de apuestas que puedes descargarte en el móvil para, a través de unos pocos clics, poner tu dinero en manos de unos desconocidos que no son conscientes ni les importa cuánto dinero has depositado a cambio de sus actos. Una especie de fast food del azar más enfermizo.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>
Máquinas tragaperras. Foto: Bernd.

En su último artículo publicado, el compañero Antonio Maestre radiografiaba a través de su barrio de toda la vida una realidad que se extrapola a todo el territorio nacional y que ha acabado por convertirse en un problema tan serio como poco analizado. Pertenezco a una generación que pasó la adolescencia viendo cómo aparecían de la nada los primeros locales de apuestas deportivas. Hasta entonces, lo más parecido era la mítica quiniela que echaba, como es mi caso, cada sábado con mi padre. Recuerdo la primera sala de apuestas. Hacía esquina en un pequeño centro comercial de mi vecindario. A pesar de ser una actividad no permitida para menores de edad, ese no era un impedimento si mostrabas interés. Podías pedirle al colega de turno que fuera mayor de edad que apostara por ti o, si tu apariencia te lo permitía, entrar tu mismo e intentar que no te pidiese el DNI confiando en que tu aspecto de persona ya adulta le resultara suficiente. Todos mis amigos y conocidos iban allí casi a diario de manera religiosa. Al principio solo apostaban sobre fútbol o baloncesto, que es lo que conocían. Más tarde, ya daba igual la modalidad o el tipo de deporte, lo importante era jugarse unos euros para conseguir unos cuantos más. Al final, yo también caí. Tenía 17 años. Si veías que tus amigos ganaban dinero con tanta facilidad y encima parecían pasárselo bien, ¿por qué no ibas tú también a formar parte de eso? No duró mucho mi idilio con el azar, motivado más bien por la curiosidad, pero suficiente para darme cuenta cuán poco saludable era. Actualmente, la mayoría de mis amigos no han abandonado el hábito. Apuestan varias veces a la semana y, aunque no consideran tener un problema con el juego, sí reconocen que les produce un constante estado de tensión. Lo ves anunciado en la tele y en Internet, lo escuchas en la radio cantado por tus locutores deportivos favoritos. Tenemos más que interiorizada la causa –apostar- pero ni mucho menos las consecuencias que de ellas derivaban. El estudio Percepción social sobre el juego de azar en España 2016 VII refleja que son los menores de 25 años quienes más juegan y que es la clase media-baja la que más frecuenta estos sitios. Una realidad que podemos comparar con el consumo de alcohol. Se empieza desde muy joven porque se ve como un juego más y me recuerda a la estampa típica de la barra de un bar, donde solo se respira testosterona por los cuatro costados. En España, según datos de la Encuesta sobre uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España en jóvenes de 14 a 18 años, los adolescentes empiezan a consumir alcohol a los 13,8 años de promedio. Datos que dejan claro la necesidad de señalar ambas cuestiones como grandes lacras de este siglo que tiene como denominador común la pronta edad de sus usuarios, así como su normalización. Por otra parte, la irrupción de la era de lo digital está provocando que no sea necesario visitar estos lugares físicos. Ya no hace falta moverse ni de casa ni del sillón para ver esfumarse tu dinero. Son decenas las aplicaciones de apuestas que puedes descargarte en el móvil para, a través de unos pocos clics, poner tu dinero en manos de unos desconocidos que no son conscientes ni les importa cuánto dinero has depositado a cambio de sus actos. Una especie de fast food del azar más enfermizo. Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>
https://www.lamarea.com/2017/12/14/apuestas-testosterona-internet/feed/ 0
Eileen Truax: “En la sociedad donde yo vivo, más que racismo, hay desinformación” https://www.lamarea.com/2017/12/14/eileen-truax-migraciones/ https://www.lamarea.com/2017/12/14/eileen-truax-migraciones/#respond Thu, 14 Dec 2017 15:54:29 +0000 https://www.lamarea.com/?p=102314 La periodista mexicana Eileen Truax. Foto: Pablo Tosco / Oxfam Intermón.

La periodista mexicana Eileen Truax está especializada en política, migración y movimientos sociales. Desde 2004 vive en Los Ángeles donde ha investigado a los 'dreamers', menores que llegaron a Estados Unidos de manera irregular y que reivindican su derecho a obtener la nacionalidad después de crecer en el país. Ha publicado Dreamers (Océano, 2013. Beacon Press, 2015) y Mexicanos al grito de Trump (Planeta, 2017). Actualmente trabaja en un proyecto sobre jóvenes migrantes en España.

Hace un año y medio usted empezó un proyecto sobre la integración de los jóvenes migrantes en España, las leyes que los amparan y la sociedad que les recibe. ¿Ha llegado a alguna conclusión?

En este tiempo solo he estado 63 días en España y he hecho 30 entrevistas, así que es pronto para hacer un diagnóstico. Pero si algo puedo decir es que los jóvenes migrantes que viven en España se parecen bastante a los que he conocido en EEUU, y estoy segura de que si me voy a Alemania o a Uruguay voy a encontrar lo mismo. Ser un joven migrante implica tener una doble conciencia de ti mismo: la tuya y la de tu familia. Porque el 98% de las familias que migran tienen el objetivo de que sus hijos tengan una vida mejor y eso hace que los chicos crezcan sabiéndose receptores del esfuerzo de sus padres. Por eso, son un poquito más maduros. En general, han experimentado cosas que ningún chico de su edad se podría imaginar. Por ejemplo, una chica marroquí en España se pregunta si llevará hijab, si dejará la escuela… Algo que no se cuestionaría si no hubiera dejado su país de origen. Otra cosa que he visto, sin querer ser conclusiva, es que no tienen claro el concepto de patria y eso me da esperanza: tienen una capacidad de adaptación que los convertirá en ciudadanos del mundo y les ayudará a entender al otro más allá de algunas etiquetas.

¿Los jóvenes que ha entrevistado se han sentido acogidos?

Mi percepción es que el proceso de integración es mejor en Cataluña, en gran parte gracias a la inmersión lingüística. Aprender catalán te iguala, vengas de Ecuador o de Marruecos. La inserción escolar es más complicada en Madrid. Entrevisté a un chico latinoamericano al que cuando llegó le hicieron un examen y le pusieron un curso por debajo del suyo, con su hermana menor. “Yo en mi país era inteligente”, me dijo. Nadie pierde inteligencia por migrar, o sea, que algo se ha hecho mal.

Ahora está de moda el periodismo de datos. Sin embargo, usted sigue apostando por contar historias personales. ¿Por qué?

Todo el periodismo debe tener datos, yo quiero contar estas historias porque hay un 12,7% de migrantes en España; en regiones como Cataluña la tasa es aún más alta, del 13,6%. De todas formas, solo con los datos no puedes entender a la comunidad migrante. Y no vas a poder actuar en consecuencia. Estas historias son como un camión que lleva los datos al público general. Y como tienen nombre y apellido es más fácil que lleguen.

¿Cómo podemos hacer que estas historias generen empatía? En el último año, se han publicado muchas historias de personas refugiadas y muchas veces provocan apatía o frustración.

El problema es que escribimos la misma historia todo el rato. Las historias de refugiados tienen tres posibles finales: llegó, murió o fue deportado. ¿Y luego qué? ¿Hablaba el idioma? ¿Tenía derecho a ir al médico? ¿Pudo llevar a sus hijos a la escuela? ¿Cómo fue su primer día de clase? ¿Y al cabo de dos meses? Si no continuamos la historia, año tras año, el día que cumplen 18 años, cogen una pistola y le disparan a alguien, o el día que ganan un premio de arte, o de ciencia, no entendemos por qué. Hay un periodo en medio que no nos importa, y es una pena porque esas personas van a convivir con nosotros, se sentarán al lado de nuestros hijos en la escuela, y terminarán haciendo algo en nuestra sociedad. Si te digo que Fátima llegó hace 15 años a España y que después de sacar excelentes notas dejó los estudios, podemos analizar qué hemos hecho bien y qué hemos hecho mal. Y lo mejor: podemos actuar para que la chica que está llegando ahora pueda tener una vida mejor. Y eso depende de nosotros. Estoy en contra de que hablemos de la migración solo cuando se produce una crisis porque solo enunciamos, no entendemos.

¿Y cree que la gente quiere entender?

Estoy segura de que sí. Te puedo decir que en la sociedad donde yo vivo la mayoría de la gente, más que racista, es gente sin información. Cuando le cuentas las historias, la mayor parte de la gente es empática y te dice: yo estoy en contra de la inmigración ilegal, pero la historia de esta chica marroquí que me acabas de contar merece un final mejor.

¿Qué podemos hacer para que estos jóvenes se sientan mejor acogidos en nuestro país?

Hablar con ellos. Todos opinan sobre ellos, pero nadie los escucha. Muchas personas hablan sobre la migración sentadas en sus sillones de Bruselas o de Nueva York, pero no salen a la calle a hablar con ellos. Si quieres saber qué es la islamofobia, escucha a chicas musulmanas que la sufren. Es así de simple.

Empezó a cubrir el tema de las migraciones cuando entró a trabajar en La Opinión, el periódico en español más importante de EEUU.

Efectivamente. Llevaba casi 10 años cubriendo política en México, pero salió una vacante para cubrir la comunidad mexicana en Los Ángeles y me contrataron. Poco a poco fui cubriendo también las comunidades de El Salvador, Guatemala, Honduras, y de toda América Latina, y también comunidades asiáticas, que son muy numerosas, como coreanos, vietnamitas, filipinos. Yo siempre digo que el gran privilegio de mi vida ha sido poder contar las historias de las personas migrantes, que para mí son las más valientes del mundo. Creo que no hay una decisión más difícil, después de la eutanasia, que dejar tu vida y empezar de cero, y en el caso de los indocumentados, hacerlo en un lugar donde no te quieren. Sin embargo, llegan, y sobreviven, y conquistan un pequeño Everest cada día, aunque no sea digno de una noticia. Porque levantarse, ir a trabajar, atender a los hijos y dormir no es noticia. Pero, ¿te imaginas el esfuerzo que les supone hacer estos actos cotidianos? Otra cosa que me hace muy feliz es cuando la gente lee estas historias y me dice que ahora lo entiende todo mejor. Si logramos esto estamos poniendo un eslaboncito para que alguien pueda arreglar lo que no funciona.

¿Los medios en inglés en EEUU no hablan sobre la comunidad migrante?

Solo lo hacen cuando son noticia. No en la vida cotidiana. Eso se vio en las elecciones recientes. Los periodistas de estos medios, que viajaban en los autobuses de los candidatos y pasaban tres días en cada Estado, no supieron prever que ganaría Trump porque era imposible conocer a sus votantes en tan poco tiempo. No puedes hablar de una comunidad solo cuando toca. Si además cubres comunidades vulnerables, es muy importante quién eres para que la persona te cuente quién es. En el caso de los 'dreamers', el tema más sensible que he cubierto, si yo no hubiera sido migrante o hubiera hablado otro idioma, estoy segura de que el acercamiento hubiera sido diferente.

¿Quién informa entonces sobre la comunidad migrante en EEUU?

Tienes que acudir a lo que allí se llama 'ethnic media', medios que no son en inglés o son para minorías. Eso medios tienen reporteros de esa comunidad y conocen lo que le ocurre. Pero para los reporteros que trabajan allí suele ser muy complicado acceder a la información que proviene de fuentes oficiales. Y es una injusticia porque esos medios son importantísimos para sus comunidades, por ejemplo, para ese señor que acaba de cruzar la frontera, no sabe inglés y necesita saber cuáles son sus derechos, aunque no tenga papeles. Porque eso es lo que crea ciudadanos de primera. Por desgracia, la crisis de 2009 pegó fuerte en los medios en EEUU, y también a los medios en español. Cuando yo entré en La Opinión en 2008, en la redacción trabajábamos 135 personas y en 2011 éramos 32, tras tres recortes de personal. Ahora la comunidad latina tiene pocas opciones para informarse y, por ende, para ser visible. Y eso tiene consecuencias, porque si no ves a alguien, no existe, y si no existe, ¿para qué le vas a asignar un presupuesto?

¿Cómo cree que ha afectado la llegada de Trump a la comunidad migrante?

Si algo bueno ha hecho Trump es que ha vuelto a poner el tema de la migración sobre la mesa. Y eso es de agradecer porque durante los ocho años de Obama hubo un encantamiento que obnubiló la crítica respecto a muchos temas y, en concreto, respecto a la migración. No olvidemos que Obama es el presidente que ha deportado a más personas en la historia de EEUU. ¿Qué ha cambiado ahora? El discurso de Trump ha envalentonado a personas violentas anti-imigrantes que, en realidad, siempre han existido (en 2014, publiqué una nota que decía que había 950 grupos de odio en EEUU activos y la cifra no ha subido desde entonces). Eso ha provocado miedo en la comunidad migrante y he tenido que trabajar mucho para dar información certera. Porque Trump dice muchas cosas, pero hay que poner el foco en lo que realmente hace. Por ejemplo, dijo que quitaría la protección a los 'dreamers', pero no lo hizo de inmediato, y ahora ha dado un plazo de seis meses para que el Congreso haga algo al respecto y usa ese tema para negociar otras cosas; eso no es racismo, es política. También dijo que construiría un muro en la frontera con México, pero el Congreso no ha aprobado ni un centavo para ello. En realidad, Trump también nos ha servido para darnos cuenta de que el sistema político estadounidense funciona: que hay separación de poderes y organismos que pueden parar iniciativas de un presidente con arrebatos, y eso es importante.

¿Piensa que las amenazas de Trump a la comunidad migrante han despertado a una parte de la ciudadanía que parecía dormida?

Las amenazas hacia la comunidad migrante han sido graves, pero son mucho más peligrosas las dirigidas a las mujeres. Esto es muy frío, pero los indocumentados son 11 millones de personas y las mujeres son 160 millones. Trump llegó con la amenaza de cerrar Planned Parenthood, que es la organización que provee la mayor cantidad de servicios de salud reproductiva, incluyendo la interrupción del embarazo, a las mujeres pobres en EEUU, sean blancas, negras o latinas. Si mañana se revierte el derecho a interrumpir el embarazo de manera segura, pasado mañana hay una muerte. Trump ha hecho que salgan a la calle movimientos de todo tipo: mujeres, homosexuales, migrantes... Pidiendo un país que no dé marcha atrás en derechos civiles. La gente se ha dado cuenta de que yo no puedo exigir derechos como mujer e ignorar los de los trabajadores o los migrantes. También ha permitido que las generaciones más jóvenes sean conscientes de que tienen privilegios, y que los pueden perder. Hay chicas de 18 años que dan por hecho que tienen derecho a interrumpir el embarazo y no saben que eso es gracias a las luchas de sus madres y sus abuelas y que, si quieren conservarlo, también ellas deberán defenderlo.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>
La periodista mexicana Eileen Truax. Foto: Pablo Tosco / Oxfam Intermón.

La periodista mexicana Eileen Truax está especializada en política, migración y movimientos sociales. Desde 2004 vive en Los Ángeles donde ha investigado a los 'dreamers', menores que llegaron a Estados Unidos de manera irregular y que reivindican su derecho a obtener la nacionalidad después de crecer en el país. Ha publicado Dreamers (Océano, 2013. Beacon Press, 2015) y Mexicanos al grito de Trump (Planeta, 2017). Actualmente trabaja en un proyecto sobre jóvenes migrantes en España. Hace un año y medio usted empezó un proyecto sobre la integración de los jóvenes migrantes en España, las leyes que los amparan y la sociedad que les recibe. ¿Ha llegado a alguna conclusión? En este tiempo solo he estado 63 días en España y he hecho 30 entrevistas, así que es pronto para hacer un diagnóstico. Pero si algo puedo decir es que los jóvenes migrantes que viven en España se parecen bastante a los que he conocido en EEUU, y estoy segura de que si me voy a Alemania o a Uruguay voy a encontrar lo mismo. Ser un joven migrante implica tener una doble conciencia de ti mismo: la tuya y la de tu familia. Porque el 98% de las familias que migran tienen el objetivo de que sus hijos tengan una vida mejor y eso hace que los chicos crezcan sabiéndose receptores del esfuerzo de sus padres. Por eso, son un poquito más maduros. En general, han experimentado cosas que ningún chico de su edad se podría imaginar. Por ejemplo, una chica marroquí en España se pregunta si llevará hijab, si dejará la escuela… Algo que no se cuestionaría si no hubiera dejado su país de origen. Otra cosa que he visto, sin querer ser conclusiva, es que no tienen claro el concepto de patria y eso me da esperanza: tienen una capacidad de adaptación que los convertirá en ciudadanos del mundo y les ayudará a entender al otro más allá de algunas etiquetas. ¿Los jóvenes que ha entrevistado se han sentido acogidos? Mi percepción es que el proceso de integración es mejor en Cataluña, en gran parte gracias a la inmersión lingüística. Aprender catalán te iguala, vengas de Ecuador o de Marruecos. La inserción escolar es más complicada en Madrid. Entrevisté a un chico latinoamericano al que cuando llegó le hicieron un examen y le pusieron un curso por debajo del suyo, con su hermana menor. “Yo en mi país era inteligente”, me dijo. Nadie pierde inteligencia por migrar, o sea, que algo se ha hecho mal. Ahora está de moda el periodismo de datos. Sin embargo, usted sigue apostando por contar historias personales. ¿Por qué? Todo el periodismo debe tener datos, yo quiero contar estas historias porque hay un 12,7% de migrantes en España; en regiones como Cataluña la tasa es aún más alta, del 13,6%. De todas formas, solo con los datos no puedes entender a la comunidad migrante. Y no vas a poder actuar en consecuencia. Estas historias son como un camión que lleva los datos al público general. Y como tienen nombre y apellido es más fácil que lleguen. ¿Cómo podemos hacer que estas historias generen empatía? En el último año, se han publicado muchas historias de personas refugiadas y muchas veces provocan apatía o frustración. El problema es que escribimos la misma historia todo el rato. Las historias de refugiados tienen tres posibles finales: llegó, murió o fue deportado. ¿Y luego qué? ¿Hablaba el idioma? ¿Tenía derecho a ir al médico? ¿Pudo llevar a sus hijos a la escuela? ¿Cómo fue su primer día de clase? ¿Y al cabo de dos meses? Si no continuamos la historia, año tras año, el día que cumplen 18 años, cogen una pistola y le disparan a alguien, o el día que ganan un premio de arte, o de ciencia, no entendemos por qué. Hay un periodo en medio que no nos importa, y es una pena porque esas personas van a convivir con nosotros, se sentarán al lado de nuestros hijos en la escuela, y terminarán haciendo algo en nuestra sociedad. Si te digo que Fátima llegó hace 15 años a España y que después de sacar excelentes notas dejó los estudios, podemos analizar qué hemos hecho bien y qué hemos hecho mal. Y lo mejor: podemos actuar para que la chica que está llegando ahora pueda tener una vida mejor. Y eso depende de nosotros. Estoy en contra de que hablemos de la migración solo cuando se produce una crisis porque solo enunciamos, no entendemos. ¿Y cree que la gente quiere entender? Estoy segura de que sí. Te puedo decir que en la sociedad donde yo vivo la mayoría de la gente, más que racista, es gente sin información. Cuando le cuentas las historias, la mayor parte de la gente es empática y te dice: yo estoy en contra de la inmigración ilegal, pero la historia de esta chica marroquí que me acabas de contar merece un final mejor. ¿Qué podemos hacer para que estos jóvenes se sientan mejor acogidos en nuestro país? Hablar con ellos. Todos opinan sobre ellos, pero nadie los escucha. Muchas personas hablan sobre la migración sentadas en sus sillones de Bruselas o de Nueva York, pero no salen a la calle a hablar con ellos. Si quieres saber qué es la islamofobia, escucha a chicas musulmanas que la sufren. Es así de simple. Empezó a cubrir el tema de las migraciones cuando entró a trabajar en La Opinión, el periódico en español más importante de EEUU. Efectivamente. Llevaba casi 10 años cubriendo política en México, pero salió una vacante para cubrir la comunidad mexicana en Los Ángeles y me contrataron. Poco a poco fui cubriendo también las comunidades de El Salvador, Guatemala, Honduras, y de toda América Latina, y también comunidades asiáticas, que son muy numerosas, como coreanos, vietnamitas, filipinos. Yo siempre digo que el gran privilegio de mi vida ha sido poder contar las historias de las personas migrantes, que para mí son las más valientes del mundo. Creo que no hay una decisión más difícil, después de la eutanasia, que dejar tu vida y empezar de cero, y en el caso de los indocumentados, hacerlo en un lugar donde no te quieren. Sin embargo, llegan, y sobreviven, y conquistan un pequeño Everest cada día, aunque no sea digno de una noticia. Porque levantarse, ir a trabajar, atender a los hijos y dormir no es noticia. Pero, ¿te imaginas el esfuerzo que les supone hacer estos actos cotidianos? Otra cosa que me hace muy feliz es cuando la gente lee estas historias y me dice que ahora lo entiende todo mejor. Si logramos esto estamos poniendo un eslaboncito para que alguien pueda arreglar lo que no funciona. ¿Los medios en inglés en EEUU no hablan sobre la comunidad migrante? Solo lo hacen cuando son noticia. No en la vida cotidiana. Eso se vio en las elecciones recientes. Los periodistas de estos medios, que viajaban en los autobuses de los candidatos y pasaban tres días en cada Estado, no supieron prever que ganaría Trump porque era imposible conocer a sus votantes en tan poco tiempo. No puedes hablar de una comunidad solo cuando toca. Si además cubres comunidades vulnerables, es muy importante quién eres para que la persona te cuente quién es. En el caso de los 'dreamers', el tema más sensible que he cubierto, si yo no hubiera sido migrante o hubiera hablado otro idioma, estoy segura de que el acercamiento hubiera sido diferente. ¿Quién informa entonces sobre la comunidad migrante en EEUU? Tienes que acudir a lo que allí se llama 'ethnic media', medios que no son en inglés o son para minorías. Eso medios tienen reporteros de esa comunidad y conocen lo que le ocurre. Pero para los reporteros que trabajan allí suele ser muy complicado acceder a la información que proviene de fuentes oficiales. Y es una injusticia porque esos medios son importantísimos para sus comunidades, por ejemplo, para ese señor que acaba de cruzar la frontera, no sabe inglés y necesita saber cuáles son sus derechos, aunque no tenga papeles. Porque eso es lo que crea ciudadanos de primera. Por desgracia, la crisis de 2009 pegó fuerte en los medios en EEUU, y también a los medios en español. Cuando yo entré en La Opinión en 2008, en la redacción trabajábamos 135 personas y en 2011 éramos 32, tras tres recortes de personal. Ahora la comunidad latina tiene pocas opciones para informarse y, por ende, para ser visible. Y eso tiene consecuencias, porque si no ves a alguien, no existe, y si no existe, ¿para qué le vas a asignar un presupuesto? ¿Cómo cree que ha afectado la llegada de Trump a la comunidad migrante? Si algo bueno ha hecho Trump es que ha vuelto a poner el tema de la migración sobre la mesa. Y eso es de agradecer porque durante los ocho años de Obama hubo un encantamiento que obnubiló la crítica respecto a muchos temas y, en concreto, respecto a la migración. No olvidemos que Obama es el presidente que ha deportado a más personas en la historia de EEUU. ¿Qué ha cambiado ahora? El discurso de Trump ha envalentonado a personas violentas anti-imigrantes que, en realidad, siempre han existido (en 2014, publiqué una nota que decía que había 950 grupos de odio en EEUU activos y la cifra no ha subido desde entonces). Eso ha provocado miedo en la comunidad migrante y he tenido que trabajar mucho para dar información certera. Porque Trump dice muchas cosas, pero hay que poner el foco en lo que realmente hace. Por ejemplo, dijo que quitaría la protección a los 'dreamers', pero no lo hizo de inmediato, y ahora ha dado un plazo de seis meses para que el Congreso haga algo al respecto y usa ese tema para negociar otras cosas; eso no es racismo, es política. También dijo que construiría un muro en la frontera con México, pero el Congreso no ha aprobado ni un centavo para ello. En realidad, Trump también nos ha servido para darnos cuenta de que el sistema político estadounidense funciona: que hay separación de poderes y organismos que pueden parar iniciativas de un presidente con arrebatos, y eso es importante. ¿Piensa que las amenazas de Trump a la comunidad migrante han despertado a una parte de la ciudadanía que parecía dormida? Las amenazas hacia la comunidad migrante han sido graves, pero son mucho más peligrosas las dirigidas a las mujeres. Esto es muy frío, pero los indocumentados son 11 millones de personas y las mujeres son 160 millones. Trump llegó con la amenaza de cerrar Planned Parenthood, que es la organización que provee la mayor cantidad de servicios de salud reproductiva, incluyendo la interrupción del embarazo, a las mujeres pobres en EEUU, sean blancas, negras o latinas. Si mañana se revierte el derecho a interrumpir el embarazo de manera segura, pasado mañana hay una muerte. Trump ha hecho que salgan a la calle movimientos de todo tipo: mujeres, homosexuales, migrantes... Pidiendo un país que no dé marcha atrás en derechos civiles. La gente se ha dado cuenta de que yo no puedo exigir derechos como mujer e ignorar los de los trabajadores o los migrantes. También ha permitido que las generaciones más jóvenes sean conscientes de que tienen privilegios, y que los pueden perder. Hay chicas de 18 años que dan por hecho que tienen derecho a interrumpir el embarazo y no saben que eso es gracias a las luchas de sus madres y sus abuelas y que, si quieren conservarlo, también ellas deberán defenderlo. Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>
https://www.lamarea.com/2017/12/14/eileen-truax-migraciones/feed/ 0
Desinversión y desconfianza en la cumbre del clima de Macron https://www.lamarea.com/2017/12/14/cumbre-clima-macron/ https://www.lamarea.com/2017/12/14/cumbre-clima-macron/#respond Thu, 14 Dec 2017 08:27:08 +0000 https://www.lamarea.com/?p=102362 Protesta contra el cambio climático en París. Foto: 360.org

El mundo se reunió en París el martes, en una cumbre convocada por el presidente francés Emmanuel Macron, para concretar medidas políticas para el cumplimiento del Acuerdo Climático de París. El tratado, alcanzado hace justo dos años, vincula a los países firmantes (todos menos Estados Unidos) a limitar el calentamiento global a 2ºC por encima de niveles preindustriales, con la ambición de dejarlo “bastante por debajo” de esa cifra. Las posibilidades de cumplir esos objetivos son muy escasas, pero no es totalmente imposible. Para conseguirlo se necesita una reducción dramática e inmediata de emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero.

Para involucrar al mundo financiero, Emmanuel Macron ha recibido en París a líderes nacionales y empresariales, con la intención de fijar normas que permitan dicha reducción.

El propio Macron abrió la cita en un tono pesimista. El exbanquero afirmó que “estamos perdiendo la batalla contra el cambio climático” y que “no estamos avanzando lo suficientemente rápido”, al tiempo que llamaba a la acción.

Desinversión

Ya el mismo martes, una oleada de instituciones y empresas anunciaban su compromiso, fuera total o parcial, de no seguir financiando proyectos de combustibles fósiles. Por ejemplo, el Banco Mundial anunció que no seguirá trabajando con proyectos de exploración y extracción de petróleo y gas a partir de 2019 (a excepción de proyectos individuales en países pobres). No obstante, su declaración no menciona proyectos de distribución de hidrocarburos u otros negocios como las refinerías.

Asimismo, AXA, la tercera mayor aseguradora del mundo, anunció que multiplicará por cuatro su inversión en energías renovables y dejará de financiar proyectos de carbón y arenas bituminosas (un tipo de material, que se halla sobre todo en Canadá, del que se extrae gas no convencional).

Finalmente, el banco holandés ING ha anunciado que planea reducir su financiamiento de la industria de carbón a “casi cero” para 2025.

En total, ha habido anuncios de mayor o menor envergadura por parte de inversores que representan un total de 26 billones de dólares (unos 22 billones de euros). El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, celebró la decisión, afirmando que “las finanzas son la diferencia entre ganar y perder la guerra contra el cambio climático”.

Crítica

A pesar de los anuncios, numerosos grupos ecologistas y activistas se han mostrado escépticos acerca de los resultados de la cumbre. Greenpeace celebró el anuncio del Banco Mundial, calificándolo de “voto de no confianza” hacia los combustibles fósiles, pero criticó el papel de los líderes políticos, incluyendo al organizador de la velada.

“Macron ha montado un gran espectáculo, pero los líderes políticos reunidos a las afueras de París no tienen muchos resultados que mostrarnos al final de esta conferencia. Europa está jugando muy por debajo de su potencial en la lucha contra el cambio climático, y las palabras vacías de Macron no van a significar una gran diferencia. En Bruselas, Francia lucha mucho más duramente por su industria nuclear que por una transición a las energías renovables y se abstiene cuando países como España o Polonia piden mantener subsidios para las plantas de carbón”, afirmó el director de la organización en la EU, Jorgo Riss.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>
Protesta contra el cambio climático en París. Foto: 360.org

El mundo se reunió en París el martes, en una cumbre convocada por el presidente francés Emmanuel Macron, para concretar medidas políticas para el cumplimiento del Acuerdo Climático de París. El tratado, alcanzado hace justo dos años, vincula a los países firmantes (todos menos Estados Unidos) a limitar el calentamiento global a 2ºC por encima de niveles preindustriales, con la ambición de dejarlo “bastante por debajo” de esa cifra. Las posibilidades de cumplir esos objetivos son muy escasas, pero no es totalmente imposible. Para conseguirlo se necesita una reducción dramática e inmediata de emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero. Para involucrar al mundo financiero, Emmanuel Macron ha recibido en París a líderes nacionales y empresariales, con la intención de fijar normas que permitan dicha reducción. El propio Macron abrió la cita en un tono pesimista. El exbanquero afirmó que “estamos perdiendo la batalla contra el cambio climático” y que “no estamos avanzando lo suficientemente rápido”, al tiempo que llamaba a la acción. Desinversión Ya el mismo martes, una oleada de instituciones y empresas anunciaban su compromiso, fuera total o parcial, de no seguir financiando proyectos de combustibles fósiles. Por ejemplo, el Banco Mundial anunció que no seguirá trabajando con proyectos de exploración y extracción de petróleo y gas a partir de 2019 (a excepción de proyectos individuales en países pobres). No obstante, su declaración no menciona proyectos de distribución de hidrocarburos u otros negocios como las refinerías. Asimismo, AXA, la tercera mayor aseguradora del mundo, anunció que multiplicará por cuatro su inversión en energías renovables y dejará de financiar proyectos de carbón y arenas bituminosas (un tipo de material, que se halla sobre todo en Canadá, del que se extrae gas no convencional). Finalmente, el banco holandés ING ha anunciado que planea reducir su financiamiento de la industria de carbón a “casi cero” para 2025. En total, ha habido anuncios de mayor o menor envergadura por parte de inversores que representan un total de 26 billones de dólares (unos 22 billones de euros). El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, celebró la decisión, afirmando que “las finanzas son la diferencia entre ganar y perder la guerra contra el cambio climático”. Crítica A pesar de los anuncios, numerosos grupos ecologistas y activistas se han mostrado escépticos acerca de los resultados de la cumbre. Greenpeace celebró el anuncio del Banco Mundial, calificándolo de “voto de no confianza” hacia los combustibles fósiles, pero criticó el papel de los líderes políticos, incluyendo al organizador de la velada. “Macron ha montado un gran espectáculo, pero los líderes políticos reunidos a las afueras de París no tienen muchos resultados que mostrarnos al final de esta conferencia. Europa está jugando muy por debajo de su potencial en la lucha contra el cambio climático, y las palabras vacías de Macron no van a significar una gran diferencia. En Bruselas, Francia lucha mucho más duramente por su industria nuclear que por una transición a las energías renovables y se abstiene cuando países como España o Polonia piden mantener subsidios para las plantas de carbón”, afirmó el director de la organización en la EU, Jorgo Riss. Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>
https://www.lamarea.com/2017/12/14/cumbre-clima-macron/feed/ 0
Marea Granate: “Se está impidiendo que mucha gente en el exterior vote” https://www.lamarea.com/2017/12/13/marea-granate-voto-rogado/ https://www.lamarea.com/2017/12/13/marea-granate-voto-rogado/#comments Wed, 13 Dec 2017 12:09:42 +0000 https://www.lamarea.com/?p=102342 Protesta de Marea Granate contra el voto rogado frente al consulado de España en París.

"Son las novenas elecciones en las que aportamos información detallada para cada caso y atendemos las irregularidades y trabas que están surgiendo", explica María Almena, de Marea Granate. Faltan pocos días para las elecciones catalanas del 21-D y una vez más este colectivo de emigrantes españoles pone en marcha una campaña de información y ayuda que, en teoría, correspondería a los consulados y al propio Ministerio de Asuntos Exteriores.

Marea Granate asegura que las elecciones autonómicas catalanas serán "muy poco garantistas" y registrarán "una participación muy baja" entre la población catalana que vive en el extranjero, una constante que se repite desde que en 2011 PP, PSOE y la extinta CiU aprobaron el voto rogado, un engorroso protocolo burocrático que obliga a rogar el voto como requisito previo a la participación electoral, obstaculizando este derecho fundamental a 2,4 millones de electores españoles en el extranjero y desalentando la participación electoral desde el exterior. Además, en los comicios catalanes hay varios problemas añadidos: las demoras en el envío de papeletas y sobres debido al puente, las impugnaciones registradas en la provincia de Barcelona y, de nuevo,  la escasez de recursos y la falta de previsión en los consulados, agravan aún más la carrera de obstáculos para ejercer el derecho a voto.

Marea Granate es un colectivo apartidista y horizontal presente en más de 20 países que defiende los derechos de los españoles que viven en el extranjero. Este miércoles representantes del colectivo emigrante acuden por primera vez al Congreso para denunciar la larga lista de trabas que enfrenta la emigración española a la hora de votar y exponer distintas soluciones. María Almena, científica residente en Francia y portavoz del Grupo de Voto de Marea Granate, da más detalles sobre el asunto.

¿A qué habéis venido al Congreso?

Hemos venido a comparecer en la Comisión Constitucional, que se encarga de la reforma de la Ley Electoral, para exponer nuestra propuesta sobre la parte que afecta al voto exterior, que ha sido un problema desde que se reformó la ley en 2011. La participación cayó un 85%, pasando del 35% en elecciones generales a no llegar al 6% ahora. Se está impidiendo que mucha gente en el exterior vote, con el agravante de que cada vez hay más emigrantes fuera del país. Estamos hablando de cerca de dos millones de personas en el censo electoral exterior que no pueden votar con garantías.

¿Es habitual que los partidos os escuchen?

No es habitual que nos escuchen, nos ha costado bastante interaccionar con ellos. No hay canales fáciles y hemos tenido que protestar mucho estos años atrás para provocar un escándalo mediático y que el problema fuera escuchado. Aunque muchos partidos se hayan comprometido y lleven la derogación del ruego del voto en sus programas, nos preocupa que se antepongan cálculos partidistas y electorales frente a la necesidad democrática de hacer una reforma electoral adecuada para quienes estamos fuera. Les pedimos que dejen de lado los cálculos electoralistas, que sean valientes y justos a la hora de legislar. Nos preocupa mucho que promuevan una reforma parcial que no arregle nuestros problemas. Cuesta mucho hacer llegar la problemática de los emigrantes al Estado español, por la lejanía, la falta de contacto con los medios de comunicación... Esto sucede también con los partidos y con la sociedad en general.

¿Cómo ha cambiado la participación electoral de la emigración española desde que se aprobó el voto rogado?

Cuando se reformó la Ley Electoral en 2011, se introdujo el voto rogado, que ya estaba establecido para el voto municipal. Había muchas irregularidades antes, sobre todo por las redes clienterales de los partidos en le exterior, y se daba sobre todo en el voto municipal, porque ahí era más fácil cambiar el sentido del voto, ya que solo hacían falta unos pocos votos. Propusieron introducir el protocolo del ruego del voto, que hacía caer la participación en los comicios municipales, y además se eliminó el derecho a voto de los emigrantes españoles en las municipales. Ahora solo podemos votar en las autonómicas y las generales, y tenemos unos índices de participación antidemocráticos.

¿Qué partidos muestran más reticencias para derogar el voto rogado y por qué?

Prácticamente todos salvo el PP proponen la derogación del voto rogado. Nosotros suponemos que el PP no quiere porque el voto emigrante se puede transformar en un voto protesta por tanta gente que ha tenido que salir tras las políticas que se llevaron a cabo en el país. Queremos subrayar que simplemente derogar el ruego del voto no sirve, ya que hay muchísimos problemas adicionales y esto necesita una reforma profunda y seria. Tememos mucho que hagan un parche de reforma simplemente derogando el ruego y que no se solucionen el resto de problemas, como la barrera de la inscripción consular, que mucha gente evita para no perder la sanidad si vuelven a España, además de dotar de más medios a los consulados y ampliar los plazos en los sistemas de envíos para que de verdad se haga una reforma efectiva y garantista.

Ya hay más de 2,4 millones de españoles en el extranjero, dos millones en el censo, ¿por qué creéis que sería positivo tener una circunscripción exterior?

Esa es una de nuestras demandas porque cuesta mucho llevar la problemática emigrante a las instituciones. Ha habido un recorte general de derechos y una problemática que viene de antaño y que no se trata. No solo hablamos de los derechos civiles, como es el derecho a voto, sino que también se han recortado las pensiones, ya que los pensionistas emigrantes están doblemente gravados con la 'Ley Montoro', y además perdemos la sanidad a los tres meses de estar fuera; perdemos derechos educativos, por ejemplo las ALCE [Agrupaciones de Lengua y Cultura Española, imparten clases en el exterior] o los programas Erasmus. Son problemas que no se tratan en sede parlamentaria por la lejanía y porque no hay nadie que lleve las demandas específicas de la emigración. Hay países como Italia y Francia que tienen una circunscripción exterior, con diputados que representan a la emigración y que intervienen en las decisiones del Parlamento. Pensamos que tener una circunscripción exterior ayudaría a tener canales de rendición de cuentas para la emigración, por eso es una de nuestras demandas. La emigración es hoy en día la tercera provincia del Estado, por detrás de Madrid y Barcelona.

¿Crees que la administración tiene medios para ampliar plazos de envío, hacer más transparentes los procesos, agilizar las inscripciones al censo, facilitar el voto en persona, por correo...?

No, no los tiene. La administración exterior está completamente abandonada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y por el Gobierno. Desde que comenzó la crisis se han eliminado consulados como el de Manchester, a pesar de la cantidad de emigración española que ha recibido Inglaterra en los últimos años. El aumento del censo exterior, que ha pasado de 1,4 a 2,4 millones de personas, no ha ido acompañado de una dotación similar para la administración en el exterior, ni en medios humamos ni en medios tencológicos. Por eso hemos visto las colas de cinco horas para poder rogar el voto en algunos consulados, la saturación contínua en cualquier tipo de trámite que haya que hacer, las citas electrónicas a tres o cuatro meses vista... Y lo que es muy grave también: las condiciones laborales del personal en el exterior, tanto en consulados como en el Instituto Cervantes y otras instituciones. Hay personal exterior cobrando por debajo del salario mínimo de los países donde están, viviendo en condiciones de pobreza, e incluso han organizado una huelga internacional de servicios exteriores. Creemos que deberían tener medios acordes a los niveles de emigración y condiciones laborales dignas.

¿Por qué estáis en contra del voto electrónico?

Una de las soluciones fáciles que proponen algunos partidos es el voto electrónico. Nosotros estamos en contra porque no cumple garantías democráticas y es un parche más que lo que hace es recortar derechos. Para empezar, el voto electrónico es inseguro: llevamos más de 30 años desarrollándolo sin que haya garantías al respecto. De hecho la tendencia en muchos países es a eliminarlo, como hicieron Francia, Holanda... Hoy en día solo se usa en tres países, que son Estados Unidos, Venezuela y Brasil. El voto por internet solo lo aplica Estonia, donde también se demostró que el sistema no es seguro y puede ser manipulado. Nos preocupa la seguridad pero también el derecho a la auditoría por parte de los ciudadanos. El voto electrónico es una caja negra que no arroja más transparencia al proceso, sino que lo vuelve mucho más opaco, y además ataca al secreto del sufragio del voto, algo que reconoce la propia Junta Electoral. Que el sistema no pueda ser auditado por la ciudadanía ha hecho que países como Alemania o Noruega lo declaren anticonstitucional. Eso sin mencionar también el problema de universalidad, teniendo en cuenta que hay una brecha digital muy evidente. Nos parece que el voto electrónico es un parche que no solucionaría problemas, recortaría derechos y generaría nuevos riesgos. Se puede hacer una reforma garantista modificando plazos, facilitando inscripciones, derogando el ruego y dando medios, sin tener que utilizar este tipo de soluciones que representan un atraso para nuestras garantías democráticas.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>
Protesta de Marea Granate contra el voto rogado frente al consulado de España en París.

"Son las novenas elecciones en las que aportamos información detallada para cada caso y atendemos las irregularidades y trabas que están surgiendo", explica María Almena, de Marea Granate. Faltan pocos días para las elecciones catalanas del 21-D y una vez más este colectivo de emigrantes españoles pone en marcha una campaña de información y ayuda que, en teoría, correspondería a los consulados y al propio Ministerio de Asuntos Exteriores. Marea Granate asegura que las elecciones autonómicas catalanas serán "muy poco garantistas" y registrarán "una participación muy baja" entre la población catalana que vive en el extranjero, una constante que se repite desde que en 2011 PP, PSOE y la extinta CiU aprobaron el voto rogado, un engorroso protocolo burocrático que obliga a rogar el voto como requisito previo a la participación electoral, obstaculizando este derecho fundamental a 2,4 millones de electores españoles en el extranjero y desalentando la participación electoral desde el exterior. Además, en los comicios catalanes hay varios problemas añadidos: las demoras en el envío de papeletas y sobres debido al puente, las impugnaciones registradas en la provincia de Barcelona y, de nuevo,  la escasez de recursos y la falta de previsión en los consulados, agravan aún más la carrera de obstáculos para ejercer el derecho a voto. Marea Granate es un colectivo apartidista y horizontal presente en más de 20 países que defiende los derechos de los españoles que viven en el extranjero. Este miércoles representantes del colectivo emigrante acuden por primera vez al Congreso para denunciar la larga lista de trabas que enfrenta la emigración española a la hora de votar y exponer distintas soluciones. María Almena, científica residente en Francia y portavoz del Grupo de Voto de Marea Granate, da más detalles sobre el asunto. ¿A qué habéis venido al Congreso? Hemos venido a comparecer en la Comisión Constitucional, que se encarga de la reforma de la Ley Electoral, para exponer nuestra propuesta sobre la parte que afecta al voto exterior, que ha sido un problema desde que se reformó la ley en 2011. La participación cayó un 85%, pasando del 35% en elecciones generales a no llegar al 6% ahora. Se está impidiendo que mucha gente en el exterior vote, con el agravante de que cada vez hay más emigrantes fuera del país. Estamos hablando de cerca de dos millones de personas en el censo electoral exterior que no pueden votar con garantías. ¿Es habitual que los partidos os escuchen? No es habitual que nos escuchen, nos ha costado bastante interaccionar con ellos. No hay canales fáciles y hemos tenido que protestar mucho estos años atrás para provocar un escándalo mediático y que el problema fuera escuchado. Aunque muchos partidos se hayan comprometido y lleven la derogación del ruego del voto en sus programas, nos preocupa que se antepongan cálculos partidistas y electorales frente a la necesidad democrática de hacer una reforma electoral adecuada para quienes estamos fuera. Les pedimos que dejen de lado los cálculos electoralistas, que sean valientes y justos a la hora de legislar. Nos preocupa mucho que promuevan una reforma parcial que no arregle nuestros problemas. Cuesta mucho hacer llegar la problemática de los emigrantes al Estado español, por la lejanía, la falta de contacto con los medios de comunicación... Esto sucede también con los partidos y con la sociedad en general. ¿Cómo ha cambiado la participación electoral de la emigración española desde que se aprobó el voto rogado? Cuando se reformó la Ley Electoral en 2011, se introdujo el voto rogado, que ya estaba establecido para el voto municipal. Había muchas irregularidades antes, sobre todo por las redes clienterales de los partidos en le exterior, y se daba sobre todo en el voto municipal, porque ahí era más fácil cambiar el sentido del voto, ya que solo hacían falta unos pocos votos. Propusieron introducir el protocolo del ruego del voto, que hacía caer la participación en los comicios municipales, y además se eliminó el derecho a voto de los emigrantes españoles en las municipales. Ahora solo podemos votar en las autonómicas y las generales, y tenemos unos índices de participación antidemocráticos. ¿Qué partidos muestran más reticencias para derogar el voto rogado y por qué? Prácticamente todos salvo el PP proponen la derogación del voto rogado. Nosotros suponemos que el PP no quiere porque el voto emigrante se puede transformar en un voto protesta por tanta gente que ha tenido que salir tras las políticas que se llevaron a cabo en el país. Queremos subrayar que simplemente derogar el ruego del voto no sirve, ya que hay muchísimos problemas adicionales y esto necesita una reforma profunda y seria. Tememos mucho que hagan un parche de reforma simplemente derogando el ruego y que no se solucionen el resto de problemas, como la barrera de la inscripción consular, que mucha gente evita para no perder la sanidad si vuelven a España, además de dotar de más medios a los consulados y ampliar los plazos en los sistemas de envíos para que de verdad se haga una reforma efectiva y garantista. Ya hay más de 2,4 millones de españoles en el extranjero, dos millones en el censo, ¿por qué creéis que sería positivo tener una circunscripción exterior? Esa es una de nuestras demandas porque cuesta mucho llevar la problemática emigrante a las instituciones. Ha habido un recorte general de derechos y una problemática que viene de antaño y que no se trata. No solo hablamos de los derechos civiles, como es el derecho a voto, sino que también se han recortado las pensiones, ya que los pensionistas emigrantes están doblemente gravados con la 'Ley Montoro', y además perdemos la sanidad a los tres meses de estar fuera; perdemos derechos educativos, por ejemplo las ALCE [Agrupaciones de Lengua y Cultura Española, imparten clases en el exterior] o los programas Erasmus. Son problemas que no se tratan en sede parlamentaria por la lejanía y porque no hay nadie que lleve las demandas específicas de la emigración. Hay países como Italia y Francia que tienen una circunscripción exterior, con diputados que representan a la emigración y que intervienen en las decisiones del Parlamento. Pensamos que tener una circunscripción exterior ayudaría a tener canales de rendición de cuentas para la emigración, por eso es una de nuestras demandas. La emigración es hoy en día la tercera provincia del Estado, por detrás de Madrid y Barcelona. ¿Crees que la administración tiene medios para ampliar plazos de envío, hacer más transparentes los procesos, agilizar las inscripciones al censo, facilitar el voto en persona, por correo...? No, no los tiene. La administración exterior está completamente abandonada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y por el Gobierno. Desde que comenzó la crisis se han eliminado consulados como el de Manchester, a pesar de la cantidad de emigración española que ha recibido Inglaterra en los últimos años. El aumento del censo exterior, que ha pasado de 1,4 a 2,4 millones de personas, no ha ido acompañado de una dotación similar para la administración en el exterior, ni en medios humamos ni en medios tencológicos. Por eso hemos visto las colas de cinco horas para poder rogar el voto en algunos consulados, la saturación contínua en cualquier tipo de trámite que haya que hacer, las citas electrónicas a tres o cuatro meses vista... Y lo que es muy grave también: las condiciones laborales del personal en el exterior, tanto en consulados como en el Instituto Cervantes y otras instituciones. Hay personal exterior cobrando por debajo del salario mínimo de los países donde están, viviendo en condiciones de pobreza, e incluso han organizado una huelga internacional de servicios exteriores. Creemos que deberían tener medios acordes a los niveles de emigración y condiciones laborales dignas. ¿Por qué estáis en contra del voto electrónico? Una de las soluciones fáciles que proponen algunos partidos es el voto electrónico. Nosotros estamos en contra porque no cumple garantías democráticas y es un parche más que lo que hace es recortar derechos. Para empezar, el voto electrónico es inseguro: llevamos más de 30 años desarrollándolo sin que haya garantías al respecto. De hecho la tendencia en muchos países es a eliminarlo, como hicieron Francia, Holanda... Hoy en día solo se usa en tres países, que son Estados Unidos, Venezuela y Brasil. El voto por internet solo lo aplica Estonia, donde también se demostró que el sistema no es seguro y puede ser manipulado. Nos preocupa la seguridad pero también el derecho a la auditoría por parte de los ciudadanos. El voto electrónico es una caja negra que no arroja más transparencia al proceso, sino que lo vuelve mucho más opaco, y además ataca al secreto del sufragio del voto, algo que reconoce la propia Junta Electoral. Que el sistema no pueda ser auditado por la ciudadanía ha hecho que países como Alemania o Noruega lo declaren anticonstitucional. Eso sin mencionar también el problema de universalidad, teniendo en cuenta que hay una brecha digital muy evidente. Nos parece que el voto electrónico es un parche que no solucionaría problemas, recortaría derechos y generaría nuevos riesgos. Se puede hacer una reforma garantista modificando plazos, facilitando inscripciones, derogando el ruego y dando medios, sin tener que utilizar este tipo de soluciones que representan un atraso para nuestras garantías democráticas. Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>
https://www.lamarea.com/2017/12/13/marea-granate-voto-rogado/feed/ 1
Los amaneceres https://www.lamarea.com/2017/12/13/los-amaneceres/ https://www.lamarea.com/2017/12/13/los-amaneceres/#comments Wed, 13 Dec 2017 11:37:54 +0000 https://www.lamarea.com/?p=102347

Los amaneceres de las postrimerías del otoño son toda la piedad que el mundo aún guarda para quien los observa. La luz aparece despacio al final de las seis, volviendo el negro del cielo de un azul oscuro como de mar profundo. A poco que la atención se gire hacia la cafetera que borbotea en la cocina o el olfato se pierda en el olor ácido de la cerilla que centellea, por la ventana se dejan ver los dorados y los edificios, que antes eran solo silueta recortada y ahora muestra de arquitectura de urgencia y vida rectangular del proletariado.

Los motores de los ascensores se ponen en marcha, con ulular eléctrico y giro de poleas, recuerdo de cuando la modernidad era la máquina y la máquina el progreso. Ya con la luz más clara, aún sin sol, desde la ventana se ven a los primeros viandantes, con abrigo que anticipa el frío y premura que anticipa su condición. No pasean, no distinguen su andar del de los ascensores. Sus pies son la rapidez de una vida propuesta pero no consensuada, aceptada desde la falta de alternativa, ausente de elección verdadera. Un coche pasa, un gato atraviesa la calle despidiéndose de su noche.

Si hay suerte, y en la escena contamos con un árbol ya pelado, el primer sol de la mañana nos lo dibujará como un mapa de la vida que espera, latente, a atravesar otro invierno. Los amaneceres, en un par de semanas se volverán ópera trágica, viento cortante, suspensión de vaho en la boca y manos cortadas. Más tarde, en la primavera, el amanecer es júbilo y canto de pájaros, chaquetita sobre los hombros y optimismo ante la luz juguetona. Ya en verano las primeras horas son tregua ante el aplastamiento de lo desértico, salida apresurada de casa del amante, un cambio brusco y maleducado. Pero ahora, cuando los parques ya se han tapizado de hojas, dando al ambiente como un olor dulce de verde muriendo, el inicio de la jornada tiene la virtud de desplegarse con respeto, casi reverencia.

Las farolas se apagan al unísono, se encienden los televisores en las casas, pregoneros impenitentes de lo aceptado, látigos aplicados contra la razón. Algunos se quedan atrás, refugiados de una guerra para la que ya se han hecho mayores o, peor, para la que son considerados inútiles. Se les hace cifra y estadística, gráfica y porcentaje. Pero todos esos números no recogen la mirada perdida, los primeros cigarros, el contar de unas pocas monedas. El chándal del hijo que se aprovecha, el traje que queda colgado en el armario, la cucharilla en la taza vacía. El dolor de estómago, las ojeras de mapache, el gesto severo de la lámpara que cuelga. Las manos, que acostumbradas a años de hacer, se desesperan como muñones toscos.

El barrio se pone en marcha con cierres metálicos que corren por rieles engrasados hace mucho. Los bares son los primeros, pequeños hogares de paso y saludos con ademán de cabeza, tacto rugoso de página de periódico, acostumbradamente el de deportes, con tinta colorista y fresca, escape en las hazañas y caídas de los héroes. Los camiones de reparto siempre vienen acompañados de silbidos de sus conductores, cancioncillas para aliviar el peso, fragmento melódico por repetición. Cuando es el del butano, el choque de las bombonas parece el de una campana rota de una iglesia que ya no existe. Cuando es el de las cajas de plástico de las fruterías, lo que suena se asemeja al barajar de unos naipes. Que Dios reparta suerte.

Los niños hacen presencia unidos a los primeros gorriones. Los más pequeños de la mano de sus madres, los que son algo mayores como exploradores en pandilla. Si hay un colegio cerca de esta narración, las bandadas de críos que se agolpan en el patio nos traerán esa orquesta de la infancia que nunca afina y mete mucho ruido. Es la expectación ante el futuro que aún está por estrenar, casi, la que permite que cada mañana sea de alborozo y energía. Cuando no se tienen deudas pendientes sobran las partituras.

Son esas partituras, esas cinco líneas con clave, las que nos marcan tener que ver tantos amaneceres y apenas poder disfrutar de ninguno, de ese privilegio de la contemplación sin metas, de ese extraño lujo, tan accesible pero a la vez tan distante, de la detención.

Qué tiempos son estos, en que

hablar sobre árboles es casi un crimen

porque implica silenciar tanta injusticia.

Tiempos en los que nos hacemos viejos entre ruindad y mentiras, entre norias de ganado, entre indicadores de tiempo que cuelgan en las estaciones, entre algoritmos de presunta ecuanimidad. Tiempos en los que lo humano se desvanece en el aire y ni siquiera la escritura puede ya traernos de vuelta.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>

Los amaneceres de las postrimerías del otoño son toda la piedad que el mundo aún guarda para quien los observa. La luz aparece despacio al final de las seis, volviendo el negro del cielo de un azul oscuro como de mar profundo. A poco que la atención se gire hacia la cafetera que borbotea en la cocina o el olfato se pierda en el olor ácido de la cerilla que centellea, por la ventana se dejan ver los dorados y los edificios, que antes eran solo silueta recortada y ahora muestra de arquitectura de urgencia y vida rectangular del proletariado.

Los motores de los ascensores se ponen en marcha, con ulular eléctrico y giro de poleas, recuerdo de cuando la modernidad era la máquina y la máquina el progreso. Ya con la luz más clara, aún sin sol, desde la ventana se ven a los primeros viandantes, con abrigo que anticipa el frío y premura que anticipa su condición. No pasean, no distinguen su andar del de los ascensores. Sus pies son la rapidez de una vida propuesta pero no consensuada, aceptada desde la falta de alternativa, ausente de elección verdadera. Un coche pasa, un gato atraviesa la calle despidiéndose de su noche.

Si hay suerte, y en la escena contamos con un árbol ya pelado, el primer sol de la mañana nos lo dibujará como un mapa de la vida que espera, latente, a atravesar otro invierno. Los amaneceres, en un par de semanas se volverán ópera trágica, viento cortante, suspensión de vaho en la boca y manos cortadas. Más tarde, en la primavera, el amanecer es júbilo y canto de pájaros, chaquetita sobre los hombros y optimismo ante la luz juguetona. Ya en verano las primeras horas son tregua ante el aplastamiento de lo desértico, salida apresurada de casa del amante, un cambio brusco y maleducado. Pero ahora, cuando los parques ya se han tapizado de hojas, dando al ambiente como un olor dulce de verde muriendo, el inicio de la jornada tiene la virtud de desplegarse con respeto, casi reverencia.

Las farolas se apagan al unísono, se encienden los televisores en las casas, pregoneros impenitentes de lo aceptado, látigos aplicados contra la razón. Algunos se quedan atrás, refugiados de una guerra para la que ya se han hecho mayores o, peor, para la que son considerados inútiles. Se les hace cifra y estadística, gráfica y porcentaje. Pero todos esos números no recogen la mirada perdida, los primeros cigarros, el contar de unas pocas monedas. El chándal del hijo que se aprovecha, el traje que queda colgado en el armario, la cucharilla en la taza vacía. El dolor de estómago, las ojeras de mapache, el gesto severo de la lámpara que cuelga. Las manos, que acostumbradas a años de hacer, se desesperan como muñones toscos.

El barrio se pone en marcha con cierres metálicos que corren por rieles engrasados hace mucho. Los bares son los primeros, pequeños hogares de paso y saludos con ademán de cabeza, tacto rugoso de página de periódico, acostumbradamente el de deportes, con tinta colorista y fresca, escape en las hazañas y caídas de los héroes. Los camiones de reparto siempre vienen acompañados de silbidos de sus conductores, cancioncillas para aliviar el peso, fragmento melódico por repetición. Cuando es el del butano, el choque de las bombonas parece el de una campana rota de una iglesia que ya no existe. Cuando es el de las cajas de plástico de las fruterías, lo que suena se asemeja al barajar de unos naipes. Que Dios reparta suerte.

Los niños hacen presencia unidos a los primeros gorriones. Los más pequeños de la mano de sus madres, los que son algo mayores como exploradores en pandilla. Si hay un colegio cerca de esta narración, las bandadas de críos que se agolpan en el patio nos traerán esa orquesta de la infancia que nunca afina y mete mucho ruido. Es la expectación ante el futuro que aún está por estrenar, casi, la que permite que cada mañana sea de alborozo y energía. Cuando no se tienen deudas pendientes sobran las partituras.

Son esas partituras, esas cinco líneas con clave, las que nos marcan tener que ver tantos amaneceres y apenas poder disfrutar de ninguno, de ese privilegio de la contemplación sin metas, de ese extraño lujo, tan accesible pero a la vez tan distante, de la detención.

Qué tiempos son estos, en que

hablar sobre árboles es casi un crimen

porque implica silenciar tanta injusticia.

Tiempos en los que nos hacemos viejos entre ruindad y mentiras, entre norias de ganado, entre indicadores de tiempo que cuelgan en las estaciones, entre algoritmos de presunta ecuanimidad. Tiempos en los que lo humano se desvanece en el aire y ni siquiera la escritura puede ya traernos de vuelta.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>
https://www.lamarea.com/2017/12/13/los-amaneceres/feed/ 4
El ICOMOS devuelve una beca de 80.000 euros por considerar que se discrimina a un arquitecto sirio https://www.lamarea.com/2017/12/12/102321/ https://www.lamarea.com/2017/12/12/102321/#respond Tue, 12 Dec 2017 20:48:03 +0000 https://www.lamarea.com/?p=102321

El Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS, por sus siglas en inglés) ha devuelto una beca de 80.000 euros por considerar que se estaba discriminando a uno de los miembros de su asamblea general, un joven arquitecto sirio que trabaja a tiempo parcial como profesor en una universidad pública de su país. Según denuncia esta ONG asesora de la UNESCO, la Fundación Getty, que es la que otorga estas ayudas, le pidió que prohibieran la participación de este profesor en el encuentro, uno de los más importantes en el mundo de la conservación del patrimonio y que se celebra estos días en Nueva Delhi (India).

"De acuerdo con nuestros principios de no interferencia y no discriminación, está abierto a todos quienes deseen participar. Por eso ICOMOS ha elegido seguir fiel a sus principios y devolver los fondos a la Fundación Getty", añade el organismo. Ahora, para recuperar ese dinero, ICOMOS ha puesto en marcha un crowdfunding. Al cierre de esta edición, el recuento ascendía a 45.000 euros de más de medio centenar de donantes. "¡Felicidades por la decisión! El mundo debe mantenerse firme ante incongruencias como esta coyuntura internacional. La definición de filantropía implica la ayuda desinteresada, aun a costa del interés propio", escribe un participante. "Me enorgullece ser miembro de una organización que pueda cumplir sus principios. Sigue así ICOMOS", dice otro.

Desde la Fundación Getty, que promueve la práctica interdisciplinaria de la conservación, explican a La Marea que su decisión se fundamenta en que "podría violar" las sanciones existentes de EEUU con respecto al gobierno de Siria. "Al mismo tiempo, ICOMOS está obligado a seguir sus estatutos, que otorgan a cada miembro de ICOMOS el derecho de asistir a la asamblea general. Esto imposibilitó que ICOMOS denegara la asistencia a ninguno de sus miembros, y también impidió que la Fundación Getty continuara apoyando la reunión", argumentan. "Lamentamos que esto cree una situación desafortunada para todas las partes involucradas. Getty está totalmente comprometida con el apoyo a una red global de profesionales y un diálogo sin restricciones a través de las fronteras, y a hacerlo de conformidad con todas las leyes aplicables. Actualmente estamos explorando el proceso para buscar licencias para futuras conferencias académicas y profesionales", añaden.

El encuentro de este año en Delhi versa sobre Patrimonio y Democracia. Las deliberaciones se estructuran en torno a cuatro subtemas: integración del patrimonio y desarrollo urbano sostenible mediante la participación de diversas comunidades para la gestión del patrimonio; el papel del patrimonio cultural en la construcción de paz y reconciliación; la protección e interpretación del patrimonio cultural en el Era de Empoderamiento Digital; y viaje cultura-naturaleza, explorando las complejidades de las relaciones humanas con los lugares naturales y culturales.

Como órgano asesor oficial del Comité del Patrimonio Mundial para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO, el ICOMOS examina las candidaturas y dictamina sobre el estado de conservación de los bienes inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>

El Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS, por sus siglas en inglés) ha devuelto una beca de 80.000 euros por considerar que se estaba discriminando a uno de los miembros de su asamblea general, un joven arquitecto sirio que trabaja a tiempo parcial como profesor en una universidad pública de su país. Según denuncia esta ONG asesora de la UNESCO, la Fundación Getty, que es la que otorga estas ayudas, le pidió que prohibieran la participación de este profesor en el encuentro, uno de los más importantes en el mundo de la conservación del patrimonio y que se celebra estos días en Nueva Delhi (India). "De acuerdo con nuestros principios de no interferencia y no discriminación, está abierto a todos quienes deseen participar. Por eso ICOMOS ha elegido seguir fiel a sus principios y devolver los fondos a la Fundación Getty", añade el organismo. Ahora, para recuperar ese dinero, ICOMOS ha puesto en marcha un crowdfunding. Al cierre de esta edición, el recuento ascendía a 45.000 euros de más de medio centenar de donantes. "¡Felicidades por la decisión! El mundo debe mantenerse firme ante incongruencias como esta coyuntura internacional. La definición de filantropía implica la ayuda desinteresada, aun a costa del interés propio", escribe un participante. "Me enorgullece ser miembro de una organización que pueda cumplir sus principios. Sigue así ICOMOS", dice otro. Desde la Fundación Getty, que promueve la práctica interdisciplinaria de la conservación, explican a La Marea que su decisión se fundamenta en que "podría violar" las sanciones existentes de EEUU con respecto al gobierno de Siria. "Al mismo tiempo, ICOMOS está obligado a seguir sus estatutos, que otorgan a cada miembro de ICOMOS el derecho de asistir a la asamblea general. Esto imposibilitó que ICOMOS denegara la asistencia a ninguno de sus miembros, y también impidió que la Fundación Getty continuara apoyando la reunión", argumentan. "Lamentamos que esto cree una situación desafortunada para todas las partes involucradas. Getty está totalmente comprometida con el apoyo a una red global de profesionales y un diálogo sin restricciones a través de las fronteras, y a hacerlo de conformidad con todas las leyes aplicables. Actualmente estamos explorando el proceso para buscar licencias para futuras conferencias académicas y profesionales", añaden. El encuentro de este año en Delhi versa sobre Patrimonio y Democracia. Las deliberaciones se estructuran en torno a cuatro subtemas: integración del patrimonio y desarrollo urbano sostenible mediante la participación de diversas comunidades para la gestión del patrimonio; el papel del patrimonio cultural en la construcción de paz y reconciliación; la protección e interpretación del patrimonio cultural en el Era de Empoderamiento Digital; y viaje cultura-naturaleza, explorando las complejidades de las relaciones humanas con los lugares naturales y culturales. Como órgano asesor oficial del Comité del Patrimonio Mundial para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO, el ICOMOS examina las candidaturas y dictamina sobre el estado de conservación de los bienes inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial. Donación a La Marea

Más en lamarea.com

]]>
https://www.lamarea.com/2017/12/12/102321/feed/ 0