lamarea.com https://www.lamarea.com Periodismo para gente independiente Sun, 20 May 2018 12:35:56 +0000 es-ES hourly 1 Soros, el multimillonario que acabó con el valor crítico del periodismo financiándolo (I) https://www.lamarea.com/2018/05/20/george-soros-periodismo/ https://www.lamarea.com/2018/05/20/george-soros-periodismo/#comments Sun, 20 May 2018 11:00:44 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106848 George Soros durante un seminario del FMI en Washington. Foto: FMI/Michael Spilotro.

La mera existencia de George Soros es un hecho de lo más rocambolesco para ilustrar tanto el presente momento histórico del capitalismo global como la forma en que se ha consolidado. Se trata de un magnate que ha acumulado semejante riqueza mediante la especulación en un sistema financiero que ha dejado a miles de personas en la cuneta y emplea su excedente en promover la democracia y los derechos humanos en el mundo. Desde 1985 hasta 2015 ha gastado 12.000 millones de dólares en la hazaña, según recoge la escritora Anna Porter en un libro sobre el filántropo. Y hay visos de que la cuantía siga en aumento después de conocerse la transferencia de 18.000 millones que hizo de su propia riqueza hacia la Open Society, fundación filantrópica que fundó en 1984. Mediante ella, de acuerdo a los datos de Porter, el magnate húngaro invierte la friolera de mil millones de dólares cada año en alterar las políticas globales.

Cuestiones como las de acabar con la desigualdad deben alejarse progresivamente de objetivos como los de sostener un Estado del bienestar poderoso. Se trata de un círculo endogámico asentado en eliminar la política en favor de un sistema de gobernanza privado. De esta forma, unas pocas personas eligen con sus inversiones cómo administrar los recursos en una sociedad al tiempo que se ahorran pagar impuestos al fisco gracias a sus donaciones.

La relación que todo ello guarda con el periodismo no deja de ser controvertida. Los ricos se han elevado a una esfera de la sociedad en la que cada vez son más impunes y pueden seguir minando los sistemas públicos mediante ingeniería fiscal sin que ocurra ningún escándalo. Los medios participan de esta arquitectura social erigida a nivel global con una fe ciega en que la filantropía pueda contribuir a salvar el periodismo, y así este pueda resucitar la democracia. Lejos aún de poder cumplir esta función mesiánica, nunca ha sido tan palmaria la relación entre investigar al poder económico con el dinero que el periodismo recibe de las fundaciones filantrópicas y su escasa capacidad para provocar el más mínimo cambio en la estructuras de poder que la aparición de George Soros en los Papales del Paraíso.

El dato de que el magnate se sirvió de una sociedad offshore para administrar su riqueza fue revelado recientemente por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigaciones (ICIJ), ganadores de un premio Pulitzer por la información en los Papeles de Panamá, a cuya publicación también  contribuyó el millón y medio de dólares que se sabe aportó la fundación Open Society. Pese a que Soros no quiso hacer ningún comentario sobre los Papeles del Paraíso, su fundación declaró públicamente en 2016 que esta filtración "ilustra que la supervisión y rendición de cuentas son esenciales para monitorear los flujos financieros. Sin ellas, grandes cantidades de riqueza podrían moverse furtivamente alrededor del mundo, a veces a expensas del público". La contradicción ilustra que se ha roto el hechizo, ya no existen medias tintas: el capitalismo ha entrado en una fase, eso que las élites han acuñado como posverdad, en la que un empresario oculta dinero de forma dudosa en paraísos fiscales al mismo tiempo que financia su descubrimiento.

Los tentáculos de la Open Society

Durante décadas, George Soros ha creado a través de su fundación una red de dimensiones estratosféricas vinculada  solo en Estados Unidos con más de 30 medios de noticias. En 2011, el Media Research Center (MRC) publicó un informe —el cual llegó a difundir el Wall Street Journal, propiedad Rupert Murdoch— donde apuntaba que desde 2003 hasta 2009 había gastado entre 48 y 52 millones de dólares en subvencionar la infraestructura mediática del país mediante la financiación directa a medios de propiedad privada, distintas organizaciones de periodismo de investigación e incluso a escuelas periodísticas. Huelga decir que el MRC es un organismo que se dedica a monitorizar a los medios estadounidenses, forma parte del movimiento conservador y sus objetivo manifiesto es "neutralizar el brazo propagandístico de la izquierda liberal". Lo cual dice mucho del rol que juega el periodismo en esta especie de lucha entre republicanos y demócratas. Pero vayamos por partes.

Aludiendo a la "dramática disminución en la cobertura de noticias de las elecciones en Estados Unidos", la Open Society destinó 1,8 millones de dólares en 2010 a un proyecto de la Radio Pública Nacional que proporcionaría informes detallados sobre las acciones del gobierno en los 50 estados norteamericanos. Esta iniciativa, que avanza en una lógica orwelliana en la que el periodismo de servicio público es financiado por dinero privado, se ha extendido a buena parte de los medios progresistas privados, que ya dependen de subvenciones filantrópicas para sobrevivir. En lo que respecta a la fundación de Soros existen organizaciones que no reciben fondos directos, pero que se conectan con ella porque perciben dinero de uno o más grupos que sí reciben financiación de forma directa. Otros entramados son más complejos, relaciones endogámicas donde un halo de mimetismo ético diluye la distinción entre periodistas y empresarios.

En lo que respecta al periodismo de investigación, los lazos de la Open Society se extienden hasta la ganadora de varios premios Pulitzer, ProPublica. La organización recibió de forma directa una contribución de 125.000 para dos años en 2010. Las donaciones, como explica ProPublica en su página, son deducibles de impuestos. Lo mismo ocurre con el Journalismfund.eu, una organización independiente sin ánimo de lucro establecida en 1998 con el objetivo de "estimular el periodismo transfronterizo y en profundidad en Europa", que entre 2009 y 2017 ha recibido 559.900 euros, según se desprende del análisis de los datos que ha hecho públicos la propia entidad. También la organización internacional de editores Project Syndicate, aliada con otras 500 en 150 países, está asentada bajo la financiación de la Open Society. En 2014, por ejemplo, recibió 350.000 euros del magnate.

Esta estructura también genera relaciones sociales y complacencia con el poder privado, como podemos encontrar en el Center for Investigative Reporting (CIR), al que la fundación de Soros destinó un millón de dólares entre 2003 y 2009. Pese a que no hay datos publicados por la organización desde entonces, entre los miembros que han pasado por el CIR se encuentran el director de contenido del periódico Hearst, el del Seattle Times o el ex director ejecutivo del The Washington Post. Algunos de los medios asociados al CIR son aquellos que se manifiestan abiertamente progresistas, como Salon.

Por otro lado, el Center for Public Integrity (CPI) recibió en 2009 la friolera de 100.000 euros de la Open Society, la misma cifra que entre 2015 y 2016. La organización nació para servir "a la democracia al revelar los abusos de poder, la corrupción y la traición a la confianza pública utilizando las herramientas del periodismo de investigación" y en 2010 se unió al la rama de investigación del Huffington Post para crear "una de las redacciones de investigación más grandes del país". El resultado: dos Pulitzer, en 2014 y 2017.

Según argumentó la Open Society, la primera subvención que recibió el CPI tenía el objetivo de respaldar un programa piloto para crear una red colaborativa de organizaciones de periodismo de investigación sin fines de lucro con el fin de "responsabilizar al poder gubernamental y corporativo a nivel local, nacional e internacional". Por eso la junta directiva de la organización estuvo compuesta por Christiane Amanpour, presentadora del programa de asuntos políticos de la cadena televisiva ABC, o Arianna Huffington, cofundadora del sitio web que lleva su nombre. También el banquero de inversiones Frederic Seegal, que ocupó altos cargos ejecutivos en Lehman Brothers, pasó a formar parte de la directiva de lo que en castellano se traduciría como Centro de Integridad Pública.

¿Quién puede saber lo que es la integridad mejor que un acólito de uno de los grandes responsables de la crisis económica mundial, de la transferencia de riqueza a manos privados y del fraude más grande de la historia, como lo fue la quiebra del gigante financiero Lehman Brothers en 2008? El caso de Huffington también habla mucho de esa idea de "integridad pública" que se dice defender mediante el periodismo. Abandonó el precario negocio de la prensa para formar parte del consejo asesor de Uber y "arreglar la cultura de Silicon Valley", según sus propias palabras. Después creó una especie de start-up llamada Thrive Global, con el fin de ofrecer soluciones privadas en sanidad mediante la tecnología.

Como vemos, el interés corporativo se ha antepuesto al interés público que supuestamente debería defender la cultura del periodismo. La profesión tolera e incluso participa de estas dinámicas que conectan a la parte más alta de la sociedad con la más baja mediante finas y delicadas conexiones entre proclamas de hacer a los poderosos saldar cuentas. En otro tiempo, ganar el Pulitzer podía ser sinónimo de haber tumbado un gobierno mediante una rigurosa investigación. Desde la posguerra fría, cuando las fuerzas del mercado se antepusieron a la lógica política, el premio ha dejado de surtir efecto alguno porque el poder al que debe de vigilar es económico. Y financia sus investigaciones.

El mimetismo ético de las fundaciones, la Universidad y el periodismo

Teniendo en cuenta este contexto, no parece sorprendente descubrir que la Universidad de Columbia, escuela de periodismo fundada precisamente por el periodista demócrata Joseph Pulitzer en 1892, fuera la elegida para recibir algunas de las sumas más cuantiosa de dinero. Aunque día de hoy su página web no refleja que la Open Society sea uno de sus principales donantes, este organismo de creación de conocimiento público ha recibido 9,7 millones de dólares del multimillonario, según el citado laboratorio de ideas conservador Media Research Center (MRC).

A día de hoy la Universidad participa con la fundación de Soros mediante un programa de becas universitarias. La idea es financiar los estudios de la próxima camada de periodistas, como muchos antes que han pasado a trabajar para medios de la talla de The New York Times, Bloomberg, Los Angeles Times, The Washington Post o USA Today. Muchos de estos alumnos también han acabado incorporándose a varios medios manifiestamente progresistas, entre ellos Mother Jones, The Huffington Post o The Nation. En No pienses en un elefante, el lingüista George Lakoff señalaba que los conservadores habían logrado provocar un cambio social enmarcando correctamente sus valores. Planificar con tiempo por delante, conceder becas, buscar buenos trabajos… "Si quieres difundir tu visión del mundo, lo indicado es asegurarse de que, para el largo plazo, tienes el equipo humano y los recursos necesarios". Parece que, al fin, los llamados progresistas aprendieron la lección de Lakoff.

Como señalábamos en el número 54 de La Marea, no era otra que Emily Bell, profesora de la Universidad de Columbia, quien pedía "la transferencia de riqueza de Silicon Valley" a los medios para que la profesión sobreviviera. ¿A qué precio?

Al mismo tiempo, la Open Society está relacionada con el que fuera nombrado decano de la Escuela de Postgrado de Periodismo de la Universidad de Columbia, Steve Coll, pero que previamente fue director de la fundación New America, un think-tank que ha recibido 4.2 millones de dólares de los fondos del filántropo desde el año 2000, también de acuerdo al MRC. También, como se desprende de su página, entre 2016 y 2017 recibió más de un millón de dólares de la Open Society. Esta fundación fue criticada recientemente por despedir a uno de sus académicos tras ser excesivamente crítico con el monopolio que ostenta Google en una de sus investigaciones. Esta empresa, junto a Apple, Microsoft, Facebook, Netflix y también la Open Society de Soros aportaron fondos para su instituto de "tecnología abierta" entre 2016 y 2017. Y no parece que estas inversiones en ideas carezcan de ánimo de lucro, pues esta industria es una de las grandes apuestas de Soros. A finales de 2013, el inversor volvió a incrementar su participación en Microsoft. LinkedIn, Google, NetApp, Motorola u otras corporaciones tecnológicas componen la cartera de Soros Fund Management, la cual gestiona 9.100 millones. En concreto, sus negocios tecnológicos absorben el 26% de las inversiones del magnate húngaro, como publicó Expansión.

Pese a que no sea una escuela de periodismo, la fundación New America sirve para ilustrar la forma en la que la profesión periodística se pervierte mediante los entramados de poder creados a través de las fundaciones filantrópicas. Para más inri, en 2016, unos documentos filtrados revelaron que George Soros había tratado de influir en los miembros de la Corte Suprema de los Estados Unidos para obtener una decisión favorable en un caso clave sobre inmigración. Según señala la nota, los miembros de la fundación pidieron directamente a los medios que escribieran favorablemente para influir en los jueces y defender la orden del expresidente demócrata Barack Obama. Algunos de los miembros de la junta de la Open Society que son miembros de dichos medios incluyen a la académica de la universidad Harvard y columnista del Washington Post, Danielle Allen y, efectivamente, al citado Steve Coll.

La filantropía en la lucha entre izquierda y derecha del capital

En la batalla política estadounidense, Soros ha logrado presentarse con la marca progresista abarcando con sus recursos buena parte del espectro mediático de la izquierda. Así es que el multimillonario ha financiado una amplia gama de medios o portales de noticias extremadamente críticos con el capitalismo. Desde la fundación Pacifica, que a través de las ondas radiofónicas extiende la retórica socialista-marxista de la lucha de clases y el anticapitalismo, hasta fondos para documentales que llevan el lema de la justicia social como estandarte y que fue fundado en 1996. Es precisamente mediante ello como se conecta a la Open Society, junto con la Fundación Ford y Carnegie, con el Democracy Now! de Amy Goodman. La relación también fue denunciada por un centro de ideas conservador, como lo es discoverthenetworks.org, impulsado por el think-tank David Horowitz Freedom Center, quien en el año previo a las elecciones de los Países Bajos donó 250.000 euros al candidato ultraderechista Geert Wilders.

En 2001, la fundación se convirtió en parte del Sundance Institute del actor y director Robert Redford. Y, según el think-tank Capital Research Center, entre 1996 y 2008 Soros le asignó al menos 5,2 millones de dólares para la producción de varios cientos de documentales con un contenido crítico con el sistema capitalista que empapa la sociedad estadounidense. Otros ejemplos de financiación de Soros son el Independent Media Center (IMC), que nació para cubrir las manifestaciones de los movimientos antiglobalización contra la Organización Mundial del Comercio en 1999, o el Independent Media Institute, creado para dotar a las organizaciones de izquierda de recursos para alcanzar sus "objetivos de justicia social". Todo ellos lo explicaba la profesora Leah Lievrouw en su libro Alternative and Activist New Media: la  plataformas como la IMC, que combinan el elitismo y la tecnocracia con la visión contracultural de un sociedad más justa y abierta, ha sido fundamental para el desarrollo de algunos proyectos de activismo.

Por otro lado, como señalábamos cuando citábamos los orígenes de la procedencia de los datos sobre los fondos de la Open Society, los medios ultraconservadores norteamericanos han acusado de forma reiterada a George Soros de operar como gobernante en la sombra y haber fraguado su fortuna a través de negocios de dudosa procedencia. Pero Soros también se ha dedicado a financiar a grupos que analizan a los medios conservadores. Un ejemplo es el Media Matters For America, al que durante varios años la Open Society financió de manera indirecta, otorgando sus subsidios a través de otras organizaciones respaldadas por Soros a este centro, que se define como progresista y tiene el fin de "monitorear" y "corregir" información falsa de los medios de comunicación conservadores del país. Algunos de esos intermediarios eran la Fundación Tides, Democracy Alliance o el Center for American Progress. Todos financiados por Soros de forma directa.

Uno de los proyectos del Media Matters For America fue el NewsCorpWatch, creado gracias a una subvención de George Soros por valor de 1 millón  de dólares. En esta ocasión, el filántropo lo justificó abiertamente: "En vistas de la evidencia que sugiere que la retórica incendiaria de los presentadores de Fox News puede incitar a la violencia he decidido apoyar a la organización, uno de los pocos grupos que intenta responsabilizar a esta cadena por la información falsa y engañosa que tan a menudo transmite. Estoy apoyando en el Media Matters en un esfuerzo por publicitar más ampliamente el desafío que plantea al discurso civilizado e informado en nuestra democracia".

La lucha que tiene entre ambas corrientes políticas de ningún modo exime las crítica que se vierten hacia el filántropo desde líneas conservadoras: el periodismo norteamericano ha dejado de ser tremendamente partidista, como antaño, para ser el escenario de las distintas batallas entre "la izquierda y la derecha del capital", como le llamara Corsino Vela. La profesión hoy aspira a poco más que a hacer fact-checking al poder político, tarea a la que también George Soros, junto con el fundador de Ebay Pierre Omidyar, destinó 500.000 dólares en Reino Unido. ¿Pero quién hace fact-checking al poder económico?

Todo estos sucesos fueron resumidos por Chris Edges en La muerte de la clase liberal: "El capitalismo fue entendido una vez por los trabajadores como un sistema donde luchar, pero el capitalismo ya no se desafía. Los hombres como Warren Buffett, George Soros y Donald Trump ahora percibidos como sabios, simples famosos o populistas en el peor de los casos. Pero es una lealtad equivocada, la división en Estados Unidos no es entre republicanos y demócratas, sino entre las corporaciones capitalistas y los trabajadores".

La dependencia del dinero privado como única alternativa a la crisis del periodismo

Las actividades filantrópicas de Soros ilustran a la perfección cómo se fomenta la dependencia del capital privado en la industria periodística. Así se explica que la beca más grande entregada entre 2005 y 2009, de casi 16 millones de dólares, fuera a parar al Media Development Loan Fund, Inc. (MDIF), el único fondo de inversión global del mundo para medios de comunicación independientes. El MDIF ofrece financiamiento y asistencia técnica para negocios independientes de noticias e información ayudándoles a ser financieramente sostenibles. "Invertimos en medios que ofrecen las noticias, la información y el debate que las personas necesitan para construir sociedades libres y prósperas". Los más de 164 millones de dólares que ha invertido el fondo en 113 negocios de noticias independientes en 39 países de todo el mundo desde 1996 habla bien de que la crisis del periodismo, en lugar de solventarse mediante fondos públicos, debe afrontarse mediante inversores que ofrecen planes privados de riesgo.

De esta forma, los medios se encuentran obligados a participar en un ecosistema mediático hipercompetitivo, pero siempre bajo una determinada forma de ver el mundo, liberal o conservadora, alejado del intereses público y reflejando los intereses privados de quien les financia. Una conclusión a la que llegaron las principales fundaciones del país en 2011, durante una conferencia en Nueva York que reunió a una serie de fundadores de empresas de medios. Allí se puso de manifiesto que, dada la falta de apoyo comercial y gubernamental, las fundaciones tenían "una gran responsabilidad cívica para encontrar soluciones a la crisis del periodismo". Lo explicaba en un trabajo académico el sociólogo de la Universidad de California en Berkley Rodney Benson, donde señalaba que los medios han quedado atrapados entre el fracaso del modelo de negocio periodístico y la ideología neoliberal, que rechaza ofrecer una respuesta pública a dicha crisis. "Los reformistas decididos a restaurar la edad de oro del periodismo de servicio público de los Estados Unidos han recurrido a la filantropía para salir del atolladero", apuntaba Benson. Este es quizá uno de los grandes problemas que supone la filantropía para el periodismo: verse obligado a recurrir al mercado para sostener económicamente un derecho como la libertad de expresión, recogido en la primera enmienda de la Constitución estadounidense.

La corrupción y perversión del debate "público"

Por ello, lejos de ver la filantropía de Soros desde la teoría conspirativa de la nueva o la vieja ultraderecha, como las críticas que ha recibido de Breibart con el fin de buscar un enemigo común contra la ideología liberal, se trataría de verlos en otros términos. Por ejemplo, de la misma forma que señalaba el profesor emérito de la London School of Economics (LSE) Leslie Sklair sobre el motivo por el que Soros ha destinado tanto dinero en invertir en medios de comunicación de todo el mundo: "los filántropos corporativos representan el impulso de las relaciones públicas de la nueva clase capitalista transnacional".

De este modo, al mismo tiempo que financia a los medios de comunicación para que informen de manera libre sobre la actividad política, Soros otorga cuantiosas sumas de dinero a partidos políticos de forma directa o indirecta para avanzar en su agenda. En 2004 destinó cerca de 27 millones de dólares en apoyar agendas contrarias al presidente Bush y posteriormente transfirió directamente ocho millones a la campaña de Hillary Clinton, junto al millón que donó a la Fundación Clinton. Ello explica el motivo por el que la antigua secretaria de Estado presionara en su momento en favor de los intereses de Soros, como publicó esta revista en relación a los correos electrónicos filtrados por Wikileaks.

Esta especie de corrupción de la esfera pública habermasiana que lleva a cabo el dinero privado de filántropos mientras dicen salvarla mediante el periodismo libre se ilustra perfectamente con algunos ejemplos concretos. En el año 2009, George Soros propuso a través de Project Syndicate una iniciativa para que los países desarrollados crearan una especie de "fondo verde" para combatir el cambio climático en los países en desarrollo mediante la inyección de miles de millones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para proyectos agrícolas. La cuestión era de interés para el filántropo puesto que uno de sus fondos tenía más de 200 millones de dólares en Adecoagro, participación que vendió en 2017, una compañía cuya domiciliación legal se encuentra en Luxemburgo. Adecoargo posee cientos de miles de hectáreas de tierras de cultivo en América del Sur y se beneficiaría enormemente de dicha iniciativa.

Una visión favorable al medioambiente que bien puede cambiar según sus intereses lo requieran. Si bien Soros ha incrementado sus inversiones multimillonarias en empresas estadounidenses y extranjeras que extraen petróleo y gas, también defendió una propuesta del gobierno de Barack Obama para emplear el gas natural como un combustible menos intensivo en carbono con el fin de tender hacia un "futuro de energía limpia". Dicha medida gubernamental ofrecía grandes  incentivos a Westport Innovations, una compañía que convierte motores diésel para el uso de gas natural y es parcialmente propiedad de uno de los fonos de Soros, como señalaba The Street.

En resumen, Soros le enseña al periodismo una lección importante: la industria tiene futuro siempre que la billetera de los filántropos esté abierta. Pero la concepción de 'sociedad abierta' apoyada por el filántropo es una sociedad dependiente del dinero corporativo. Una interpretación bastante peculiar de aquella idea expuesta precisamente por Karl Popper en el segundo tomo de La Sociedad abierta y sus enemigos: "Si estamos en silencio, ¿quién hablará?". Ahora todos los medios tienen la capacidad de hablar, pero no de lograr cambios de calado, puesto que quienes corrompen el sistema democrático son los mismos que financian la profesión que debe soportarlo; el componente crítico del periodismo se diluye ante la hegemonía cultural dominante, como revelan los Papeles del Paraíso. Lo resumía a la perfección el escritor Martín Caparrós cuando hablaba precisamente de dicha filtración: "El periodismo es un engranaje necesario de este juego hipócrita: el que obliga a los gobiernos a decir, cada tanto, 'Oh, qué sorpresa, aquí se roba', y hacer como si fueran a hacer algo". Solo que el mercado ya ha superado a los gobiernos. El periodismo, inmerso en una crisis eterna, se encuentra en tierra de nadie batallando contra unos gigantes que no parecen ser otra cosa que molinos de viento. Como le ocurría al Don Quijote dibujado hace siglos por Cervantes.

La entrada Soros, el multimillonario que acabó con el valor crítico del periodismo financiándolo (I) se publicó primero en lamarea.com.

]]>
George Soros durante un seminario del FMI en Washington. Foto: FMI/Michael Spilotro.

La mera existencia de George Soros es un hecho de lo más rocambolesco para ilustrar tanto el presente momento histórico del capitalismo global como la forma en que se ha consolidado. Se trata de un magnate que ha acumulado semejante riqueza mediante la especulación en un sistema financiero que ha dejado a miles de personas en la cuneta y emplea su excedente en promover la democracia y los derechos humanos en el mundo. Desde 1985 hasta 2015 ha gastado 12.000 millones de dólares en la hazaña, según recoge la escritora Anna Porter en un libro sobre el filántropo. Y hay visos de que la cuantía siga en aumento después de conocerse la transferencia de 18.000 millones que hizo de su propia riqueza hacia la Open Society, fundación filantrópica que fundó en 1984. Mediante ella, de acuerdo a los datos de Porter, el magnate húngaro invierte la friolera de mil millones de dólares cada año en alterar las políticas globales. Cuestiones como las de acabar con la desigualdad deben alejarse progresivamente de objetivos como los de sostener un Estado del bienestar poderoso. Se trata de un círculo endogámico asentado en eliminar la política en favor de un sistema de gobernanza privado. De esta forma, unas pocas personas eligen con sus inversiones cómo administrar los recursos en una sociedad al tiempo que se ahorran pagar impuestos al fisco gracias a sus donaciones. La relación que todo ello guarda con el periodismo no deja de ser controvertida. Los ricos se han elevado a una esfera de la sociedad en la que cada vez son más impunes y pueden seguir minando los sistemas públicos mediante ingeniería fiscal sin que ocurra ningún escándalo. Los medios participan de esta arquitectura social erigida a nivel global con una fe ciega en que la filantropía pueda contribuir a salvar el periodismo, y así este pueda resucitar la democracia. Lejos aún de poder cumplir esta función mesiánica, nunca ha sido tan palmaria la relación entre investigar al poder económico con el dinero que el periodismo recibe de las fundaciones filantrópicas y su escasa capacidad para provocar el más mínimo cambio en la estructuras de poder que la aparición de George Soros en los Papales del Paraíso. El dato de que el magnate se sirvió de una sociedad offshore para administrar su riqueza fue revelado recientemente por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigaciones (ICIJ), ganadores de un premio Pulitzer por la información en los Papeles de Panamá, a cuya publicación también  contribuyó el millón y medio de dólares que se sabe aportó la fundación Open Society. Pese a que Soros no quiso hacer ningún comentario sobre los Papeles del Paraíso, su fundación declaró públicamente en 2016 que esta filtración "ilustra que la supervisión y rendición de cuentas son esenciales para monitorear los flujos financieros. Sin ellas, grandes cantidades de riqueza podrían moverse furtivamente alrededor del mundo, a veces a expensas del público". La contradicción ilustra que se ha roto el hechizo, ya no existen medias tintas: el capitalismo ha entrado en una fase, eso que las élites han acuñado como posverdad, en la que un empresario oculta dinero de forma dudosa en paraísos fiscales al mismo tiempo que financia su descubrimiento. Los tentáculos de la Open Society Durante décadas, George Soros ha creado a través de su fundación una red de dimensiones estratosféricas vinculada  solo en Estados Unidos con más de 30 medios de noticias. En 2011, el Media Research Center (MRC) publicó un informe —el cual llegó a difundir el Wall Street Journal, propiedad Rupert Murdoch— donde apuntaba que desde 2003 hasta 2009 había gastado entre 48 y 52 millones de dólares en subvencionar la infraestructura mediática del país mediante la financiación directa a medios de propiedad privada, distintas organizaciones de periodismo de investigación e incluso a escuelas periodísticas. Huelga decir que el MRC es un organismo que se dedica a monitorizar a los medios estadounidenses, forma parte del movimiento conservador y sus objetivo manifiesto es "neutralizar el brazo propagandístico de la izquierda liberal". Lo cual dice mucho del rol que juega el periodismo en esta especie de lucha entre republicanos y demócratas. Pero vayamos por partes. Aludiendo a la "dramática disminución en la cobertura de noticias de las elecciones en Estados Unidos", la Open Society destinó 1,8 millones de dólares en 2010 a un proyecto de la Radio Pública Nacional que proporcionaría informes detallados sobre las acciones del gobierno en los 50 estados norteamericanos. Esta iniciativa, que avanza en una lógica orwelliana en la que el periodismo de servicio público es financiado por dinero privado, se ha extendido a buena parte de los medios progresistas privados, que ya dependen de subvenciones filantrópicas para sobrevivir. En lo que respecta a la fundación de Soros existen organizaciones que no reciben fondos directos, pero que se conectan con ella porque perciben dinero de uno o más grupos que sí reciben financiación de forma directa. Otros entramados son más complejos, relaciones endogámicas donde un halo de mimetismo ético diluye la distinción entre periodistas y empresarios. En lo que respecta al periodismo de investigación, los lazos de la Open Society se extienden hasta la ganadora de varios premios Pulitzer, ProPublica. La organización recibió de forma directa una contribución de 125.000 para dos años en 2010. Las donaciones, como explica ProPublica en su página, son deducibles de impuestos. Lo mismo ocurre con el Journalismfund.eu, una organización independiente sin ánimo de lucro establecida en 1998 con el objetivo de "estimular el periodismo transfronterizo y en profundidad en Europa", que entre 2009 y 2017 ha recibido 559.900 euros, según se desprende del análisis de los datos que ha hecho públicos la propia entidad. También la organización internacional de editores Project Syndicate, aliada con otras 500 en 150 países, está asentada bajo la financiación de la Open Society. En 2014, por ejemplo, recibió 350.000 euros del magnate. Esta estructura también genera relaciones sociales y complacencia con el poder privado, como podemos encontrar en el Center for Investigative Reporting (CIR), al que la fundación de Soros destinó un millón de dólares entre 2003 y 2009. Pese a que no hay datos publicados por la organización desde entonces, entre los miembros que han pasado por el CIR se encuentran el director de contenido del periódico Hearst, el del Seattle Times o el ex director ejecutivo del The Washington Post. Algunos de los medios asociados al CIR son aquellos que se manifiestan abiertamente progresistas, como Salon. Por otro lado, el Center for Public Integrity (CPI) recibió en 2009 la friolera de 100.000 euros de la Open Society, la misma cifra que entre 2015 y 2016. La organización nació para servir "a la democracia al revelar los abusos de poder, la corrupción y la traición a la confianza pública utilizando las herramientas del periodismo de investigación" y en 2010 se unió al la rama de investigación del Huffington Post para crear "una de las redacciones de investigación más grandes del país". El resultado: dos Pulitzer, en 2014 y 2017. Según argumentó la Open Society, la primera subvención que recibió el CPI tenía el objetivo de respaldar un programa piloto para crear una red colaborativa de organizaciones de periodismo de investigación sin fines de lucro con el fin de "responsabilizar al poder gubernamental y corporativo a nivel local, nacional e internacional". Por eso la junta directiva de la organización estuvo compuesta por Christiane Amanpour, presentadora del programa de asuntos políticos de la cadena televisiva ABC, o Arianna Huffington, cofundadora del sitio web que lleva su nombre. También el banquero de inversiones Frederic Seegal, que ocupó altos cargos ejecutivos en Lehman Brothers, pasó a formar parte de la directiva de lo que en castellano se traduciría como Centro de Integridad Pública. ¿Quién puede saber lo que es la integridad mejor que un acólito de uno de los grandes responsables de la crisis económica mundial, de la transferencia de riqueza a manos privados y del fraude más grande de la historia, como lo fue la quiebra del gigante financiero Lehman Brothers en 2008? El caso de Huffington también habla mucho de esa idea de "integridad pública" que se dice defender mediante el periodismo. Abandonó el precario negocio de la prensa para formar parte del consejo asesor de Uber y "arreglar la cultura de Silicon Valley", según sus propias palabras. Después creó una especie de start-up llamada Thrive Global, con el fin de ofrecer soluciones privadas en sanidad mediante la tecnología. Como vemos, el interés corporativo se ha antepuesto al interés público que supuestamente debería defender la cultura del periodismo. La profesión tolera e incluso participa de estas dinámicas que conectan a la parte más alta de la sociedad con la más baja mediante finas y delicadas conexiones entre proclamas de hacer a los poderosos saldar cuentas. En otro tiempo, ganar el Pulitzer podía ser sinónimo de haber tumbado un gobierno mediante una rigurosa investigación. Desde la posguerra fría, cuando las fuerzas del mercado se antepusieron a la lógica política, el premio ha dejado de surtir efecto alguno porque el poder al que debe de vigilar es económico. Y financia sus investigaciones. El mimetismo ético de las fundaciones, la Universidad y el periodismo Teniendo en cuenta este contexto, no parece sorprendente descubrir que la Universidad de Columbia, escuela de periodismo fundada precisamente por el periodista demócrata Joseph Pulitzer en 1892, fuera la elegida para recibir algunas de las sumas más cuantiosa de dinero. Aunque día de hoy su página web no refleja que la Open Society sea uno de sus principales donantes, este organismo de creación de conocimiento público ha recibido 9,7 millones de dólares del multimillonario, según el citado laboratorio de ideas conservador Media Research Center (MRC). A día de hoy la Universidad participa con la fundación de Soros mediante un programa de becas universitarias. La idea es financiar los estudios de la próxima camada de periodistas, como muchos antes que han pasado a trabajar para medios de la talla de The New York Times, Bloomberg, Los Angeles Times, The Washington Post o USA Today. Muchos de estos alumnos también han acabado incorporándose a varios medios manifiestamente progresistas, entre ellos Mother Jones, The Huffington Post o The Nation. En No pienses en un elefante, el lingüista George Lakoff señalaba que los conservadores habían logrado provocar un cambio social enmarcando correctamente sus valores. Planificar con tiempo por delante, conceder becas, buscar buenos trabajos… "Si quieres difundir tu visión del mundo, lo indicado es asegurarse de que, para el largo plazo, tienes el equipo humano y los recursos necesarios". Parece que, al fin, los llamados progresistas aprendieron la lección de Lakoff. Como señalábamos en el número 54 de La Marea, no era otra que Emily Bell, profesora de la Universidad de Columbia, quien pedía "la transferencia de riqueza de Silicon Valley" a los medios para que la profesión sobreviviera. ¿A qué precio? Al mismo tiempo, la Open Society está relacionada con el que fuera nombrado decano de la Escuela de Postgrado de Periodismo de la Universidad de Columbia, Steve Coll, pero que previamente fue director de la fundación New America, un think-tank que ha recibido 4.2 millones de dólares de los fondos del filántropo desde el año 2000, también de acuerdo al MRC. También, como se desprende de su página, entre 2016 y 2017 recibió más de un millón de dólares de la Open Society. Esta fundación fue criticada recientemente por despedir a uno de sus académicos tras ser excesivamente crítico con el monopolio que ostenta Google en una de sus investigaciones. Esta empresa, junto a Apple, Microsoft, Facebook, Netflix y también la Open Society de Soros aportaron fondos para su instituto de "tecnología abierta" entre 2016 y 2017. Y no parece que estas inversiones en ideas carezcan de ánimo de lucro, pues esta industria es una de las grandes apuestas de Soros. A finales de 2013, el inversor volvió a incrementar su participación en Microsoft. LinkedIn, Google, NetApp, Motorola u otras corporaciones tecnológicas componen la cartera de Soros Fund Management, la cual gestiona 9.100 millones. En concreto, sus negocios tecnológicos absorben el 26% de las inversiones del magnate húngaro, como publicó Expansión. Pese a que no sea una escuela de periodismo, la fundación New America sirve para ilustrar la forma en la que la profesión periodística se pervierte mediante los entramados de poder creados a través de las fundaciones filantrópicas. Para más inri, en 2016, unos documentos filtrados revelaron que George Soros había tratado de influir en los miembros de la Corte Suprema de los Estados Unidos para obtener una decisión favorable en un caso clave sobre inmigración. Según señala la nota, los miembros de la fundación pidieron directamente a los medios que escribieran favorablemente para influir en los jueces y defender la orden del expresidente demócrata Barack Obama. Algunos de los miembros de la junta de la Open Society que son miembros de dichos medios incluyen a la académica de la universidad Harvard y columnista del Washington Post, Danielle Allen y, efectivamente, al citado Steve Coll. La filantropía en la lucha entre izquierda y derecha del capital En la batalla política estadounidense, Soros ha logrado presentarse con la marca progresista abarcando con sus recursos buena parte del espectro mediático de la izquierda. Así es que el multimillonario ha financiado una amplia gama de medios o portales de noticias extremadamente críticos con el capitalismo. Desde la fundación Pacifica, que a través de las ondas radiofónicas extiende la retórica socialista-marxista de la lucha de clases y el anticapitalismo, hasta fondos para documentales que llevan el lema de la justicia social como estandarte y que fue fundado en 1996. Es precisamente mediante ello como se conecta a la Open Society, junto con la Fundación Ford y Carnegie, con el Democracy Now! de Amy Goodman. La relación también fue denunciada por un centro de ideas conservador, como lo es discoverthenetworks.org, impulsado por el think-tank David Horowitz Freedom Center, quien en el año previo a las elecciones de los Países Bajos donó 250.000 euros al candidato ultraderechista Geert Wilders. En 2001, la fundación se convirtió en parte del Sundance Institute del actor y director Robert Redford. Y, según el think-tank Capital Research Center, entre 1996 y 2008 Soros le asignó al menos 5,2 millones de dólares para la producción de varios cientos de documentales con un contenido crítico con el sistema capitalista que empapa la sociedad estadounidense. Otros ejemplos de financiación de Soros son el Independent Media Center (IMC), que nació para cubrir las manifestaciones de los movimientos antiglobalización contra la Organización Mundial del Comercio en 1999, o el Independent Media Institute, creado para dotar a las organizaciones de izquierda de recursos para alcanzar sus "objetivos de justicia social". Todo ellos lo explicaba la profesora Leah Lievrouw en su libro Alternative and Activist New Media: la  plataformas como la IMC, que combinan el elitismo y la tecnocracia con la visión contracultural de un sociedad más justa y abierta, ha sido fundamental para el desarrollo de algunos proyectos de activismo. Por otro lado, como señalábamos cuando citábamos los orígenes de la procedencia de los datos sobre los fondos de la Open Society, los medios ultraconservadores norteamericanos han acusado de forma reiterada a George Soros de operar como gobernante en la sombra y haber fraguado su fortuna a través de negocios de dudosa procedencia. Pero Soros también se ha dedicado a financiar a grupos que analizan a los medios conservadores. Un ejemplo es el Media Matters For America, al que durante varios años la Open Society financió de manera indirecta, otorgando sus subsidios a través de otras organizaciones respaldadas por Soros a este centro, que se define como progresista y tiene el fin de "monitorear" y "corregir" información falsa de los medios de comunicación conservadores del país. Algunos de esos intermediarios eran la Fundación Tides, Democracy Alliance o el Center for American Progress. Todos financiados por Soros de forma directa. Uno de los proyectos del Media Matters For America fue el NewsCorpWatch, creado gracias a una subvención de George Soros por valor de 1 millón  de dólares. En esta ocasión, el filántropo lo justificó abiertamente: "En vistas de la evidencia que sugiere que la retórica incendiaria de los presentadores de Fox News puede incitar a la violencia he decidido apoyar a la organización, uno de los pocos grupos que intenta responsabilizar a esta cadena por la información falsa y engañosa que tan a menudo transmite. Estoy apoyando en el Media Matters en un esfuerzo por publicitar más ampliamente el desafío que plantea al discurso civilizado e informado en nuestra democracia". La lucha que tiene entre ambas corrientes políticas de ningún modo exime las crítica que se vierten hacia el filántropo desde líneas conservadoras: el periodismo norteamericano ha dejado de ser tremendamente partidista, como antaño, para ser el escenario de las distintas batallas entre "la izquierda y la derecha del capital", como le llamara Corsino Vela. La profesión hoy aspira a poco más que a hacer fact-checking al poder político, tarea a la que también George Soros, junto con el fundador de Ebay Pierre Omidyar, destinó 500.000 dólares en Reino Unido. ¿Pero quién hace fact-checking al poder económico? Todo estos sucesos fueron resumidos por Chris Edges en La muerte de la clase liberal: "El capitalismo fue entendido una vez por los trabajadores como un sistema donde luchar, pero el capitalismo ya no se desafía. Los hombres como Warren Buffett, George Soros y Donald Trump ahora percibidos como sabios, simples famosos o populistas en el peor de los casos. Pero es una lealtad equivocada, la división en Estados Unidos no es entre republicanos y demócratas, sino entre las corporaciones capitalistas y los trabajadores". La dependencia del dinero privado como única alternativa a la crisis del periodismo Las actividades filantrópicas de Soros ilustran a la perfección cómo se fomenta la dependencia del capital privado en la industria periodística. Así se explica que la beca más grande entregada entre 2005 y 2009, de casi 16 millones de dólares, fuera a parar al Media Development Loan Fund, Inc. (MDIF), el único fondo de inversión global del mundo para medios de comunicación independientes. El MDIF ofrece financiamiento y asistencia técnica para negocios independientes de noticias e información ayudándoles a ser financieramente sostenibles. "Invertimos en medios que ofrecen las noticias, la información y el debate que las personas necesitan para construir sociedades libres y prósperas". Los más de 164 millones de dólares que ha invertido el fondo en 113 negocios de noticias independientes en 39 países de todo el mundo desde 1996 habla bien de que la crisis del periodismo, en lugar de solventarse mediante fondos públicos, debe afrontarse mediante inversores que ofrecen planes privados de riesgo. De esta forma, los medios se encuentran obligados a participar en un ecosistema mediático hipercompetitivo, pero siempre bajo una determinada forma de ver el mundo, liberal o conservadora, alejado del intereses público y reflejando los intereses privados de quien les financia. Una conclusión a la que llegaron las principales fundaciones del país en 2011, durante una conferencia en Nueva York que reunió a una serie de fundadores de empresas de medios. Allí se puso de manifiesto que, dada la falta de apoyo comercial y gubernamental, las fundaciones tenían "una gran responsabilidad cívica para encontrar soluciones a la crisis del periodismo". Lo explicaba en un trabajo académico el sociólogo de la Universidad de California en Berkley Rodney Benson, donde señalaba que los medios han quedado atrapados entre el fracaso del modelo de negocio periodístico y la ideología neoliberal, que rechaza ofrecer una respuesta pública a dicha crisis. "Los reformistas decididos a restaurar la edad de oro del periodismo de servicio público de los Estados Unidos han recurrido a la filantropía para salir del atolladero", apuntaba Benson. Este es quizá uno de los grandes problemas que supone la filantropía para el periodismo: verse obligado a recurrir al mercado para sostener económicamente un derecho como la libertad de expresión, recogido en la primera enmienda de la Constitución estadounidense. La corrupción y perversión del debate "público" Por ello, lejos de ver la filantropía de Soros desde la teoría conspirativa de la nueva o la vieja ultraderecha, como las críticas que ha recibido de Breibart con el fin de buscar un enemigo común contra la ideología liberal, se trataría de verlos en otros términos. Por ejemplo, de la misma forma que señalaba el profesor emérito de la London School of Economics (LSE) Leslie Sklair sobre el motivo por el que Soros ha destinado tanto dinero en invertir en medios de comunicación de todo el mundo: "los filántropos corporativos representan el impulso de las relaciones públicas de la nueva clase capitalista transnacional". De este modo, al mismo tiempo que financia a los medios de comunicación para que informen de manera libre sobre la actividad política, Soros otorga cuantiosas sumas de dinero a partidos políticos de forma directa o indirecta para avanzar en su agenda. En 2004 destinó cerca de 27 millones de dólares en apoyar agendas contrarias al presidente Bush y posteriormente transfirió directamente ocho millones a la campaña de Hillary Clinton, junto al millón que donó a la Fundación Clinton. Ello explica el motivo por el que la antigua secretaria de Estado presionara en su momento en favor de los intereses de Soros, como publicó esta revista en relación a los correos electrónicos filtrados por Wikileaks. Esta especie de corrupción de la esfera pública habermasiana que lleva a cabo el dinero privado de filántropos mientras dicen salvarla mediante el periodismo libre se ilustra perfectamente con algunos ejemplos concretos. En el año 2009, George Soros propuso a través de Project Syndicate una iniciativa para que los países desarrollados crearan una especie de "fondo verde" para combatir el cambio climático en los países en desarrollo mediante la inyección de miles de millones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para proyectos agrícolas. La cuestión era de interés para el filántropo puesto que uno de sus fondos tenía más de 200 millones de dólares en Adecoagro, participación que vendió en 2017, una compañía cuya domiciliación legal se encuentra en Luxemburgo. Adecoargo posee cientos de miles de hectáreas de tierras de cultivo en América del Sur y se beneficiaría enormemente de dicha iniciativa. Una visión favorable al medioambiente que bien puede cambiar según sus intereses lo requieran. Si bien Soros ha incrementado sus inversiones multimillonarias en empresas estadounidenses y extranjeras que extraen petróleo y gas, también defendió una propuesta del gobierno de Barack Obama para emplear el gas natural como un combustible menos intensivo en carbono con el fin de tender hacia un "futuro de energía limpia". Dicha medida gubernamental ofrecía grandes  incentivos a Westport Innovations, una compañía que convierte motores diésel para el uso de gas natural y es parcialmente propiedad de uno de los fonos de Soros, como señalaba The Street. En resumen, Soros le enseña al periodismo una lección importante: la industria tiene futuro siempre que la billetera de los filántropos esté abierta. Pero la concepción de 'sociedad abierta' apoyada por el filántropo es una sociedad dependiente del dinero corporativo. Una interpretación bastante peculiar de aquella idea expuesta precisamente por Karl Popper en el segundo tomo de La Sociedad abierta y sus enemigos: "Si estamos en silencio, ¿quién hablará?". Ahora todos los medios tienen la capacidad de hablar, pero no de lograr cambios de calado, puesto que quienes corrompen el sistema democrático son los mismos que financian la profesión que debe soportarlo; el componente crítico del periodismo se diluye ante la hegemonía cultural dominante, como revelan los Papeles del Paraíso. Lo resumía a la perfección el escritor Martín Caparrós cuando hablaba precisamente de dicha filtración: "El periodismo es un engranaje necesario de este juego hipócrita: el que obliga a los gobiernos a decir, cada tanto, 'Oh, qué sorpresa, aquí se roba', y hacer como si fueran a hacer algo". Solo que el mercado ya ha superado a los gobiernos. El periodismo, inmerso en una crisis eterna, se encuentra en tierra de nadie batallando contra unos gigantes que no parecen ser otra cosa que molinos de viento. Como le ocurría al Don Quijote dibujado hace siglos por Cervantes.

La entrada Soros, el multimillonario que acabó con el valor crítico del periodismo financiándolo (I) se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/20/george-soros-periodismo/feed/ 1
Elecciones en Venezuela y otras noticias destacadas de América Latina https://www.lamarea.com/2018/05/20/resumen-america-latina-3-5/ https://www.lamarea.com/2018/05/20/resumen-america-latina-3-5/#comments Sun, 20 May 2018 09:17:07 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106916 Reunión entre el presidente Nicolás Maduro y el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero en Caracas. Foto: REUTERS/Carlos Jasso.

Cada semana La Marea te ofrece un resumen con la actualidad más destacada de América Latina, una región inmersa en un periodo de profundos cambios políticos, sociales y económicos. Este resumen y las demás publicaciones de La Marea solo son posibles gracias a tu apoyo. Aquí van las noticias que marcaron la actualidad de la región, desde México hasta Chile:

México:

  • La investigación periodística titulada La Estafa Maestra de Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad vuelve a los medios y pone entre las cuerdas a José Antonio Meade, candidato presidencial y sucesor del presidente Enrique Peña Nieto. Este trabajo, publicado a finales de 2017, documenta el desvío de más de 450 millones de dólares en el actual gobierno, en particular en la Sedesol, secretaría dirigida en su momento por Meade.
  • Margarita Zavala, candidata presidencial y ex primera dama durante el gobierno de Felipe Calderón, se retira de la contienda presidencial alegando "por un principio de honestidad política". La decisión llega después de que las encuestas volvieran a situarla como penúltima en intención de voto.
  • Detienen en Chihuahua a Arturo Quintana alias El 80, un líder narcotraficante sospechoso de orquestar el asesinato de la periodista Miroslava Breach en marzo de 2017.
  • Asesinan en Tabasco al periodista Juan Carlos Huerta coincidiendo con el primer aniversario del asesinato de su colega Javier Valdez. Las autoridades sospechan que Huerta, cuarto periodista mexicano asesinado en lo que va de año, fue acribillado por su labor informativa. México se mantiene como el país con más periodistas asesinados, por delante de Siria e Iraq.
  • La Cancillería mexicana presenta una nota de protesta diplomática ante el Departamento de Estado estadounidense para quejarse por los comentarios del presidente Trump en los que compara a los migrantes mexicanos con animales, entre otros. Trump respondió que su comentario hacía referencia solo a los criminales.
  • México registra el mayor ataque cibernético contra la banca de su historia. Los hackers lograron robar unos 15 millones de dólares del sistema de pagos electrónicos.
  • Comienza el juicio contra la compañía alemana Heckler&Koch por la venta ilegal de miles de fusiles de asalto G36 a grupos criminales mexicanos.
  • El candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador, favorito de cara a las presidenciales de México, sale al paso de los rumores sobre sus supuestos problemas de salud asegurando estar "al 100".

Cuba:

  • Más de 100 muertos al estrellarse este viernes un Boeing 737 de Cubana de Aviación tras despegar del aeropuerto de La Habana. La prensa local apunta a que la mayoría de las personas fallecidas son cubanas. El Gobierno ha decretado dos días de luto oficial por esta tragedia.

Haití:

Guatemala:

  • Activistas de Greenpeace cortan el agua en las oficinas en Madrid de ACS, la constructora presidida por Florentino Pérez, en protesta por las violaciones de derechos humanos y medioambientales de la compañía en Guatemala, donde 29.000 indígenas quekchí tienen dificultades para acceder al agua del río Cahabón debido a que varias operaciones de ACS han secado 30 kilómetros de su cauce.
  • Siguiendo los pasos de Estados Unidos, esta semana Guatemala también inauguró su embajada en Jerusalén, tras anunciar que trasladaría su representación diplomática en Israel de Tel Aviv a la ciudad santa. Varios líderes del mundo árabe criticaron la decisión e incluso el gobierno municipal de Rabat (Marruecos) anuló el proceso de hermanamiento que tenía con Guatemala capital.

Honduras:

  • Los diputados del Congreso hondureño se aumentan el sueldo en más de un 100%. Con esta decisión, los parlamentarios pasan a cobrar cada mes 90.000 lempiras (3.210 euros), una cifra que multiplica por diez los las 8.910 lempiras ( 317 euros) que establece el salario mínimo en Honduras. Solo los diputados del partido Libertad y Refundación decidieron rechazar dicho aumento.
  • Berta Zúñiga Cáceres, coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras e hija de Berta Cáceres, activista asesinada en marzo de 2016, denunciará al Banco Holandés de Desarrollo por "negligencia y corresponsabilidad" en el asesinato de su madre.

El Salvador:

Nicaragua:

  • Gobierno y oposición alcanzan un acuerdo para establecer una tregua de dos días. El Ejecutivo de Daniel Ortega, que esta semana accedió a negociar con los manifestantes, aceptó retirar a los antidisturbios de las calles, mientras que los manifestantes liberarán el acceso de varias calles bloqueadas. Este acuerdo llega en el marco de la mesa de negociación entre ambas partes, en la que ejerce de mediador el cardenal Leopoldo Brenes, tras varias semanas de protestas en Nicaragua que han dejado un balance de al menos 66 muertos, según medios locales.
  • El líder estudiantil Lesther Alemán, de 20 años, protagonizó uno de los episodios más tensos de la negociación con el gobierno al levantarse de la mesa y gritar, sin pedir turno de palabra, para exigir la dimisión de Daniel Ortega y su gobierno.
  • Muere el periodista guatemalteco Eduardo Spiegler, que cubría las manifestaciones en Nicaragua, aplastado por un poste metálico que simbolizaba el triunfo de la revolución sandinista.

Panamá:

  • Concluye la huelga que paralizó el sector de la construcción en Panamá durante un mes después de que la patronal aceptara aumentar los salarios y mejorar las condiciones laborales de los obreros.

Colombia:

  • Al menos 120.000 personas de cinco municipios están en riesgo por la avalancha que podría generar la represa de Hidroituango en caso de rotura. Ya han sido evacuadas 5.000 personas, según fuentes oficiales, debido a que el riesgo de fractura es cada vez más elevado a causa de la obstrucción de la presa.
  • El presidente Juan Manuel Santos carga contra su homólogo venezolano y denuncia que, según informes de inteligencia, Caracas estaría trasladando a ciudadanos colombianos para que voten por Nicolás Maduro en las presidenciales de este domingo.
  • Una semana antes de las elecciones presidenciales, la encuesta electoral Garumo para El Tiempo (en cuyo accionarado participa la familia Santos) y W Radio (Grupo PRISA) señala que Iván Duque, del Centro Democrático (derecha uribista), y Gustavo Petro, de Colombia Humana (izquierda), son favoritos con el 37,6% y el 24,2% de la intención de voto respectivamente.
  • El Ejército colombiano asesinó a aproximadamente 10.000 civiles entre 2002 y 2010 para mejorar las estadísticas en la guerra contra los rebeldes, principalmente de la guerrilla de las FARC, y justificar la ayuda militar estadounidense, según un estudio de Omar Rojas Bolaños, ex coronel de policía, y Fabian Leonardo Benavides. La investigación señala que no solo se trató de 'falsos positivos', es decir, civiles, en su mayoría campesinos, asesinados por el Ejército y presentados como rebeldes, sino que se trató en muchos casos de asesinatos planificados y ejecutados a sangre fría. Esta nueva cifra triplica los datos obtenidos hasta ahora por las organizaciones de derechos humanos.

Venezuela:

  • Este domingo Venezuela celebra elecciones presidenciales (más detalles en este artículo de El Salto). Todo apunta a que Nicolás Maduro podría renovar su mandato presidencial por otros seis años, a pesar del llamamiento de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática a la abstención. Al menos 14 países americanos han expresado que no reconocerán los resultados de las elecciones presidenciales en Venezuela. Entre esos países están Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Estados Unidos. Tampoco España reconocerá los resultados.
  • El expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero compareció este viernes en Caracas en calidad de observador electoral para asegurar que las elecciones del domingo serán libres y tachó a la Unión Europea de tener "prejuicios" ante los comicios.
  • Dos días antes de las elecciones, el Tesoro de Estados Unidos anunció nuevas sanciones económicas contra Diosdado Cabello, su hijo José David Cabello, la ministra de Turismo, Marleny Josefina Contreras (esposa de Cabello) y Rafael Alfredo Sarria. Actualmente hay más de 50 altos cargos venezolanos sancionados por la Casa Blanca.
  • Esta semana se produjo un motín en el Helicoide, nombre con que se conoce a la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en Caracas, donde permanecen encarcelados diversos políticos. Las autoridades aseguran que se trató de un acto organizado por "la oposición nucleada en el Frente Amplio Venezuela Libre", mientras que desde esa coalición política exigieron "la liberación de todos los presos políticos" y llamaron a la resistencia dentro y fuera del presidio.
  • El Gobierno venezolano toma el control de la compañía estadounidense Kellogg y emitió una orden de captura contra sus dueños por marcharse del país de forma "ilegal". Recientemente la empresa había anunciado el cese de sus operaciones de forma indefinida en Venezuela tras 57 años en el país.

Brasil:

  • Un juez suspende los derechos del exmandatario Lula como presidente de Brasil. De esta forma, Lula pierde la custodia de sus cuatro guardias de seguridad, dos asesores y dos conductores.
  • Los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España), François Hollande (Francia), Enrico Letta (Italia) y otros altos representantes políticos europeos firman una carta abierta para pedir "solemnemente que el expresidente Luis Inácio Lula da Silva pueda salir de prisión (fue encarcelado el pasado 7 de abril tras una polémica condena por corrupción) para "presentarse libremente ante el sufragio del pueblo brasileño". También tacharon la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff de "preocupación seria".
  • Las autoridades brasileñas detienen a 11 presuntos yihadistas que planeaban atentar durante los carnavales. La operación contó con la ayuda decisiva de la Guardia Civil española en materia informativa.
  • 251 personas son detenidas en el marco de una operación contra la pedofilia en Brasil. Esta operación, bautizada como 'Luz en la Infancia', ya es la mayor maniobra contra la pedofilia desarrollada en un solo día en todo el mundo.
  • Los poderosos lobbies agroindustrial y químico de Brasil  presentan un proyecto legislativo llamado Ley del Alimento Más Seguro que pretende ampliar el uso de agrotóxicos, herbicidas y pesticidas prohibidos actualmente debido a su impacto en el medio ambiente y la salud humana. La actual composición del Parlamento brasileño augura que la medida será aprobada, a pesar de la oposición de numerosos colectivos y grupos políticos.
  • Asesinan en Río de Janeiro a Matheusa Passareli, joven de 21 años y referente del movimiento LGBTI en Brasil, país en el que cada 19 horas muere o se suicida una persona a causa de la LGTBfobia.
  • Un testigo implica a un policía, un antiguo agente y un concejal, entre otras personas, en el asesinato de Marielle Franco, concejala, líder social y activista.

Ecuador:

  • El Gobierno ecuatoriano retira la "seguridad adicional" a Julian Assange, refugiado en la Embajada ecuatoriana en Londres desde 2012. La decisión llega después de The Guardian informara de un gasto de cinco millones de dólares en seguridad extra para proteger al fundador de Wikileaks.
  • Por segunda vez en lo que va de año, el presidente Lenín Moreno anunció seis cambios en su Gabinete de gobierno. Entre las carteras ministeriales renovadas están las de Finanzas y Transporte, así como las secretarías de la Presidencia, de Política y de Planificación y Desarrollo.

Perú:

  • Los diputados Kenji Fujimori (hijo del exdictador Alberto Fujimori), Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel podrían enfrentarse pronto a un juicio por cohecho y tráfico de influencias, entre otros cargos, y desprovistos de la inmunidad parlamentaria.

Bolivia:

Paraguay:

Uruguay:

  • Tras varias semanas de polémica, el jefe de la Selección de fútbol de Uruguay, Miguel Zuluaga, acusado de haber torturado a disidentes durante la dictadura, no acudirá al Mundial de Rusia.

Argentina:

  • Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), asegura que la dirección de este organismo ya está estudiando el préstamo de 20.000 millones de dólares solicitado por Argentina para hacer frente a la grave devaluación del peso argentino y al riesgo de inflación descontrolada. Lagarde señaló que respalda la decisión del presidente Mauricio Macri, así como sus planes de austeridad para la economía argentina. La petición de Macri al FMI cuenta con el respaldo de Estados Unidos, Alemania y China, entre otras potencias.
  • Otro respiro para Mauricio Macri: el Banco Central argentino logró colocar el 100% de los bonos públicos en pesos emitidos esta semana, ingresando así unos 200 millones de dólares.
  • Boris Johnson, ministro británico de Asuntos Exteriores, inicia una gira por Argentina, Perú y Chile para fomentar los vínculos de Reino Unido con esos países. Es la primera vez en 25 años que un canciller británico realiza una visita oficial a Argentina debido a la tensión que ha distanciado a ambos países a raíz del conflicto por las Islas Malvinas (Falkland Islands).

Chile:

Otros:

  • La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de Naciones Unidas sienta las bases para centrarse en la lucha contra la desigualdad y el desarrollo sostenible en la región durante los próximos años. "Hemos puesto a la igualdad en el centro del análisis, de las perspectivas futuras", aseguró la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, en un acto de este organismo en La Habana.

Resumen elaborado con la colaboración de Luna Gámez.

Si tienes sugerencias o informaciones que crees que deberían ser publicadas aquí, escribe un email a jbautista@lamarea.com

La entrada Elecciones en Venezuela y otras noticias destacadas de América Latina se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Reunión entre el presidente Nicolás Maduro y el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero en Caracas. Foto: REUTERS/Carlos Jasso.

Cada semana La Marea te ofrece un resumen con la actualidad más destacada de América Latina, una región inmersa en un periodo de profundos cambios políticos, sociales y económicos. Este resumen y las demás publicaciones de La Marea solo son posibles gracias a tu apoyo. Aquí van las noticias que marcaron la actualidad de la región, desde México hasta Chile: México:
  • La investigación periodística titulada La Estafa Maestra de Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad vuelve a los medios y pone entre las cuerdas a José Antonio Meade, candidato presidencial y sucesor del presidente Enrique Peña Nieto. Este trabajo, publicado a finales de 2017, documenta el desvío de más de 450 millones de dólares en el actual gobierno, en particular en la Sedesol, secretaría dirigida en su momento por Meade.
  • Margarita Zavala, candidata presidencial y ex primera dama durante el gobierno de Felipe Calderón, se retira de la contienda presidencial alegando "por un principio de honestidad política". La decisión llega después de que las encuestas volvieran a situarla como penúltima en intención de voto.
  • Detienen en Chihuahua a Arturo Quintana alias El 80, un líder narcotraficante sospechoso de orquestar el asesinato de la periodista Miroslava Breach en marzo de 2017.
  • Asesinan en Tabasco al periodista Juan Carlos Huerta coincidiendo con el primer aniversario del asesinato de su colega Javier Valdez. Las autoridades sospechan que Huerta, cuarto periodista mexicano asesinado en lo que va de año, fue acribillado por su labor informativa. México se mantiene como el país con más periodistas asesinados, por delante de Siria e Iraq.
  • La Cancillería mexicana presenta una nota de protesta diplomática ante el Departamento de Estado estadounidense para quejarse por los comentarios del presidente Trump en los que compara a los migrantes mexicanos con animales, entre otros. Trump respondió que su comentario hacía referencia solo a los criminales.
  • México registra el mayor ataque cibernético contra la banca de su historia. Los hackers lograron robar unos 15 millones de dólares del sistema de pagos electrónicos.
  • Comienza el juicio contra la compañía alemana Heckler&Koch por la venta ilegal de miles de fusiles de asalto G36 a grupos criminales mexicanos.
  • El candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador, favorito de cara a las presidenciales de México, sale al paso de los rumores sobre sus supuestos problemas de salud asegurando estar "al 100".
Cuba:
  • Más de 100 muertos al estrellarse este viernes un Boeing 737 de Cubana de Aviación tras despegar del aeropuerto de La Habana. La prensa local apunta a que la mayoría de las personas fallecidas son cubanas. El Gobierno ha decretado dos días de luto oficial por esta tragedia.
Haití: Guatemala:
  • Activistas de Greenpeace cortan el agua en las oficinas en Madrid de ACS, la constructora presidida por Florentino Pérez, en protesta por las violaciones de derechos humanos y medioambientales de la compañía en Guatemala, donde 29.000 indígenas quekchí tienen dificultades para acceder al agua del río Cahabón debido a que varias operaciones de ACS han secado 30 kilómetros de su cauce.
  • Siguiendo los pasos de Estados Unidos, esta semana Guatemala también inauguró su embajada en Jerusalén, tras anunciar que trasladaría su representación diplomática en Israel de Tel Aviv a la ciudad santa. Varios líderes del mundo árabe criticaron la decisión e incluso el gobierno municipal de Rabat (Marruecos) anuló el proceso de hermanamiento que tenía con Guatemala capital.
Honduras:
  • Los diputados del Congreso hondureño se aumentan el sueldo en más de un 100%. Con esta decisión, los parlamentarios pasan a cobrar cada mes 90.000 lempiras (3.210 euros), una cifra que multiplica por diez los las 8.910 lempiras ( 317 euros) que establece el salario mínimo en Honduras. Solo los diputados del partido Libertad y Refundación decidieron rechazar dicho aumento.
  • Berta Zúñiga Cáceres, coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras e hija de Berta Cáceres, activista asesinada en marzo de 2016, denunciará al Banco Holandés de Desarrollo por "negligencia y corresponsabilidad" en el asesinato de su madre.
El Salvador: Nicaragua:
  • Gobierno y oposición alcanzan un acuerdo para establecer una tregua de dos días. El Ejecutivo de Daniel Ortega, que esta semana accedió a negociar con los manifestantes, aceptó retirar a los antidisturbios de las calles, mientras que los manifestantes liberarán el acceso de varias calles bloqueadas. Este acuerdo llega en el marco de la mesa de negociación entre ambas partes, en la que ejerce de mediador el cardenal Leopoldo Brenes, tras varias semanas de protestas en Nicaragua que han dejado un balance de al menos 66 muertos, según medios locales.
  • El líder estudiantil Lesther Alemán, de 20 años, protagonizó uno de los episodios más tensos de la negociación con el gobierno al levantarse de la mesa y gritar, sin pedir turno de palabra, para exigir la dimisión de Daniel Ortega y su gobierno.
  • Muere el periodista guatemalteco Eduardo Spiegler, que cubría las manifestaciones en Nicaragua, aplastado por un poste metálico que simbolizaba el triunfo de la revolución sandinista.
Panamá:
  • Concluye la huelga que paralizó el sector de la construcción en Panamá durante un mes después de que la patronal aceptara aumentar los salarios y mejorar las condiciones laborales de los obreros.
Colombia:
  • Al menos 120.000 personas de cinco municipios están en riesgo por la avalancha que podría generar la represa de Hidroituango en caso de rotura. Ya han sido evacuadas 5.000 personas, según fuentes oficiales, debido a que el riesgo de fractura es cada vez más elevado a causa de la obstrucción de la presa.
  • El presidente Juan Manuel Santos carga contra su homólogo venezolano y denuncia que, según informes de inteligencia, Caracas estaría trasladando a ciudadanos colombianos para que voten por Nicolás Maduro en las presidenciales de este domingo.
  • Una semana antes de las elecciones presidenciales, la encuesta electoral Garumo para El Tiempo (en cuyo accionarado participa la familia Santos) y W Radio (Grupo PRISA) señala que Iván Duque, del Centro Democrático (derecha uribista), y Gustavo Petro, de Colombia Humana (izquierda), son favoritos con el 37,6% y el 24,2% de la intención de voto respectivamente.
  • El Ejército colombiano asesinó a aproximadamente 10.000 civiles entre 2002 y 2010 para mejorar las estadísticas en la guerra contra los rebeldes, principalmente de la guerrilla de las FARC, y justificar la ayuda militar estadounidense, según un estudio de Omar Rojas Bolaños, ex coronel de policía, y Fabian Leonardo Benavides. La investigación señala que no solo se trató de 'falsos positivos', es decir, civiles, en su mayoría campesinos, asesinados por el Ejército y presentados como rebeldes, sino que se trató en muchos casos de asesinatos planificados y ejecutados a sangre fría. Esta nueva cifra triplica los datos obtenidos hasta ahora por las organizaciones de derechos humanos.
Venezuela:
  • Este domingo Venezuela celebra elecciones presidenciales (más detalles en este artículo de El Salto). Todo apunta a que Nicolás Maduro podría renovar su mandato presidencial por otros seis años, a pesar del llamamiento de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática a la abstención. Al menos 14 países americanos han expresado que no reconocerán los resultados de las elecciones presidenciales en Venezuela. Entre esos países están Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Estados Unidos. Tampoco España reconocerá los resultados.
  • El expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero compareció este viernes en Caracas en calidad de observador electoral para asegurar que las elecciones del domingo serán libres y tachó a la Unión Europea de tener "prejuicios" ante los comicios.
  • Dos días antes de las elecciones, el Tesoro de Estados Unidos anunció nuevas sanciones económicas contra Diosdado Cabello, su hijo José David Cabello, la ministra de Turismo, Marleny Josefina Contreras (esposa de Cabello) y Rafael Alfredo Sarria. Actualmente hay más de 50 altos cargos venezolanos sancionados por la Casa Blanca.
  • Esta semana se produjo un motín en el Helicoide, nombre con que se conoce a la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en Caracas, donde permanecen encarcelados diversos políticos. Las autoridades aseguran que se trató de un acto organizado por "la oposición nucleada en el Frente Amplio Venezuela Libre", mientras que desde esa coalición política exigieron "la liberación de todos los presos políticos" y llamaron a la resistencia dentro y fuera del presidio.
  • El Gobierno venezolano toma el control de la compañía estadounidense Kellogg y emitió una orden de captura contra sus dueños por marcharse del país de forma "ilegal". Recientemente la empresa había anunciado el cese de sus operaciones de forma indefinida en Venezuela tras 57 años en el país.
Brasil:
  • Un juez suspende los derechos del exmandatario Lula como presidente de Brasil. De esta forma, Lula pierde la custodia de sus cuatro guardias de seguridad, dos asesores y dos conductores.
  • Los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España), François Hollande (Francia), Enrico Letta (Italia) y otros altos representantes políticos europeos firman una carta abierta para pedir "solemnemente que el expresidente Luis Inácio Lula da Silva pueda salir de prisión (fue encarcelado el pasado 7 de abril tras una polémica condena por corrupción) para "presentarse libremente ante el sufragio del pueblo brasileño". También tacharon la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff de "preocupación seria".
  • Las autoridades brasileñas detienen a 11 presuntos yihadistas que planeaban atentar durante los carnavales. La operación contó con la ayuda decisiva de la Guardia Civil española en materia informativa.
  • 251 personas son detenidas en el marco de una operación contra la pedofilia en Brasil. Esta operación, bautizada como 'Luz en la Infancia', ya es la mayor maniobra contra la pedofilia desarrollada en un solo día en todo el mundo.
  • Los poderosos lobbies agroindustrial y químico de Brasil  presentan un proyecto legislativo llamado Ley del Alimento Más Seguro que pretende ampliar el uso de agrotóxicos, herbicidas y pesticidas prohibidos actualmente debido a su impacto en el medio ambiente y la salud humana. La actual composición del Parlamento brasileño augura que la medida será aprobada, a pesar de la oposición de numerosos colectivos y grupos políticos.
  • Asesinan en Río de Janeiro a Matheusa Passareli, joven de 21 años y referente del movimiento LGBTI en Brasil, país en el que cada 19 horas muere o se suicida una persona a causa de la LGTBfobia.
  • Un testigo implica a un policía, un antiguo agente y un concejal, entre otras personas, en el asesinato de Marielle Franco, concejala, líder social y activista.
Ecuador:
  • El Gobierno ecuatoriano retira la "seguridad adicional" a Julian Assange, refugiado en la Embajada ecuatoriana en Londres desde 2012. La decisión llega después de The Guardian informara de un gasto de cinco millones de dólares en seguridad extra para proteger al fundador de Wikileaks.
  • Por segunda vez en lo que va de año, el presidente Lenín Moreno anunció seis cambios en su Gabinete de gobierno. Entre las carteras ministeriales renovadas están las de Finanzas y Transporte, así como las secretarías de la Presidencia, de Política y de Planificación y Desarrollo.
Perú:
  • Los diputados Kenji Fujimori (hijo del exdictador Alberto Fujimori), Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel podrían enfrentarse pronto a un juicio por cohecho y tráfico de influencias, entre otros cargos, y desprovistos de la inmunidad parlamentaria.
Bolivia: Paraguay: Uruguay:
  • Tras varias semanas de polémica, el jefe de la Selección de fútbol de Uruguay, Miguel Zuluaga, acusado de haber torturado a disidentes durante la dictadura, no acudirá al Mundial de Rusia.
Argentina:
  • Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), asegura que la dirección de este organismo ya está estudiando el préstamo de 20.000 millones de dólares solicitado por Argentina para hacer frente a la grave devaluación del peso argentino y al riesgo de inflación descontrolada. Lagarde señaló que respalda la decisión del presidente Mauricio Macri, así como sus planes de austeridad para la economía argentina. La petición de Macri al FMI cuenta con el respaldo de Estados Unidos, Alemania y China, entre otras potencias.
  • Otro respiro para Mauricio Macri: el Banco Central argentino logró colocar el 100% de los bonos públicos en pesos emitidos esta semana, ingresando así unos 200 millones de dólares.
  • Boris Johnson, ministro británico de Asuntos Exteriores, inicia una gira por Argentina, Perú y Chile para fomentar los vínculos de Reino Unido con esos países. Es la primera vez en 25 años que un canciller británico realiza una visita oficial a Argentina debido a la tensión que ha distanciado a ambos países a raíz del conflicto por las Islas Malvinas (Falkland Islands).
Chile: Otros:
  • La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de Naciones Unidas sienta las bases para centrarse en la lucha contra la desigualdad y el desarrollo sostenible en la región durante los próximos años. "Hemos puesto a la igualdad en el centro del análisis, de las perspectivas futuras", aseguró la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, en un acto de este organismo en La Habana.
Resumen elaborado con la colaboración de Luna Gámez.

Si tienes sugerencias o informaciones que crees que deberían ser publicadas aquí, escribe un email a jbautista@lamarea.com

La entrada Elecciones en Venezuela y otras noticias destacadas de América Latina se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/20/resumen-america-latina-3-5/feed/ 2
Julio Rodríguez: “Me siento utilizado para lo que yo quiero ser utilizado” https://www.lamarea.com/2018/05/20/entrevista-julio-rodriguez/ https://www.lamarea.com/2018/05/20/entrevista-julio-rodriguez/#respond Sun, 20 May 2018 09:09:00 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106905 Julio Rodríguez, secretario general de Podemos en Madrid. Foto: Álvaro Minguito.

Julio Rodríguez llega solo, con puntualidad castrense y atuendo casual a la cafetería de un conocido hotel de la Gran Vía de Madrid, donde tiene lugar esta entrevista. Hace una tarde de viernes primaveral y Boogaloo Blues de Johnny Colon inunda la estancia, haciendo que el bullicio tras la ventana parezca una película muda. Luce ademán sereno, gesto seguro y verbo directo, aunque se permite irse por las ramas.

José Julio Rodríguez Fernández (Ourense, 1948) tiene uno de los perfiles más peculiares de Podemos. Entró en el Ejército en 1969, fue piloto de caza, ascendió a General del Aire y llegó a ser Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) a propuesta de la ministra de Defensa Carme Chacón. En 2015 se incorporó a la formación morada como candidato al Congreso por Zaragoza y después por Almería, sin lograr escaño, y actualmente es secretario general de Podemos en Madrid capital. Acaba de publicar Mi patria es la gente: el testimonio del general de Podemos (Península), una autobiografía de 350 páginas que repasa su vida y sus turbulencias, la evolución de su pensamiento político y su experiencia como militar progresista en las Fuerzas Armadas (FFAA) españolas en el tardofranquismo, la Transición y la actualidad.

Julio Rodríguez, ¿quién es usted?

Soy un ciudadano normal. He tenido una actividad profesional durante más de 50 años y guardo mucho cariño por lo que he hecho. He tenido más impacto mediático ahora, esta sociedad aún no asume que un ciudadano, aunque sea general, tiene su parte política y puede optar por un partido. Nuestra democracia es joven y todavía tiene que asumir que las Fuerzas Armadas también son plurales.

Mi patria es la gente, ¿qué entiende usted por patria?

Yo quiero que la palabra patria no esté asociada a un determinado grupo que nos la ha robado. La gente al hablar de patriotismo habla de banderas, de símbolos y de chillar, y habla de una derecha que precisamente es la menos patriota, porque es capaz de sacar su dinero a paraísos fiscales. El patriotismo no se proclama, sino que se practica. Nadie se define por llevar una pulsera, sino por su manera de actuar, por sus hechos. Otra cosa es que discrepemos del proyecto. Todo el mundo quiere lo mejor para su país hasta que se demuestre lo contrario.

¿No siente que esa es una batalla perdida para Podemos?

Este es un proceso largo que requiere perseverancia. La izquierda no puede dejar que se roben palabras. Recuerdo cuando en la transición se hablaba de libertad y había quien decía "bueno, pero libertad bien entendida". No, libertad es libertad. El patriotismo no es de uno, es de todos. Creo en un patriotismo que sea más racional que visceral. Está bien que hablemos de los símbolos, pero hay cosas más allá. Hace falta un patriotismo en el que tú estés orgulloso de tu país, de un proyecto de país, no de un gobierno determinado.

¿Qué tal se lleva su concepto de patria con las migraciones?

Mi concepto de patria está ligado a la gente, a quienes viven en una misma comunidad, y no está asociada a fronteras ni a barreras culturales. Es un concepto amplio y generoso.

Usted ha sido militar toda su vida. Jerarquía, verticalidad, ¿cómo se ven estos conceptos dentro de Podemos?

Podemos es un partido joven que nace de un movimiento asambleario como es el 15M y que decide organizarse como partido. Al principio costó porque estaba constantemente en campaña electoral, pero tiene claro que debe organizarse. Para conseguir unos objetivos, no solo en las FFAA, hay que tener una estrategia, un líder, unas tareas asignadas a unos y otros. Aquí igual. Eso requiere debate pero al final también requiere una organización que tiene una responsabilidad, porque se le ha delegado, y que debe estar bajo control, como cualquier organización. En ese proceso estamos.

¿Qué le diría a la gente que sigue votando a Podemos "con la nariz tapada" porque le ilusionaba más el Podemos de los primeros días? Ese que iba a delegar las decisiones en los círculos

Una cosa es que te alejes de donde vienes, de la gente, de los círculos, y te conviertas en clase política, como le pasó a los viejos políticos. Otra cosa son las decisiones operativas. Cuando vas conduciendo, vas por un carril u otro, pero no puedes esperar con todas las decisiones. Hay consultas, hay debate, pero hay ciertas decisiones que tú has delegado en un consejo ciudadano, en una ejecutiva, en una lista. Yo creo que eso forma parte también de la educación política. Has votado y delegado unas decisiones, exígelas, y si no se cumplen, cambia. La organización es necesaria y eso es algo que tenemos que asumir y aprender.

A pesar de las traiciones internas, la derecha transmite una imagen de unidad. ¿Qué tal la disciplina en Podemos?

Si te fijas, siempre se trata de la disciplina que da el poder. Los partidos se desgajan cuando pierden el poder. Se suele decir eso de que "más dura es la oposición". La crisis del PSOE aparece cuando pierden el poder, la crisis del PP [dura] hasta que encuentra un liderazgo y llega al poder. En Podemos teníamos prisa, sensación de que íbamos a asaltar el poder, pero esto es una carrera de perseverancia. Yo no cambio de idea porque consiga o no tal cosa, mi objetivo es este y sé que lo voy a conseguir en 2019, y si no, en 2023. Pero no me voy a ir al PP o a Ciudadanos, porque entonces estaría cambiando en función de mi agenda personal. Eso ocurrió con UPyD y seguramente habrá trasvases entre PP y Ciudadanos, según quién domine.

España tiene unas FFAA modernas pero aún perduran las simpatías hacia el franquismo, ¿cómo lidió con eso durante su época de militar?

En mi época, en los años 70, con el fin del franquismo y la aprobación de la Constitución, la gente no cambió de mentalidad de la noche a la mañana. Eso es un proceso de educación. Si leemos los libros de la Transición de Narcís Serra y demás, se aprecian los primeros cambios. Se crea un ministerio de Defensa, después se pone a civiles donde antes había militares. Lo que más tarda en cambiar es la enseñanza, y eso además puede ir hacia atrás, como ocurre con nuestra Ley de educación. La educación es fundamental y eso lo tiene muy claro la derecha. Ocurre también en el ámbito militar: ¿por qué alguien sabe cantar el cara al sol? Alguien se lo habrá enseñado. Estoy extralimitando el ejemplo pero, sin volver a situaciones extremas como la del franquismo, ahora volvemos a perder derechos, a decir que lo bueno es la seguridad en contraposición con la libertad. Todos esos recortes de derechos, ¿contra quién no han podido? Es importante que la gente se movilice y se politice. Me estoy alargando, pero es que esa es más o menos mi tesis: la política la tenemos que hacer nosotros, no los políticos, aunque ocupemos un cargo, por eso no podemos olvidarnos de la gente, de los círculos, de la importancia de que la gente se reúna y se manifieste.

Relanzo la pregunta: ¿le ocasionaba problemas ser un militar con ideas progresistas en su época?

Sí, y tuve mis crisis. Lo cuento en el libro. Por ejemplo, en la época de la Transición hay una presión enorme de ETA, 80 o 100 muertos al año, dos por semana. Esa tensión no la habría soportado una sociedad como la de ahora. Aquello se soportó porque había mucha gente que no quería volver atrás. Había golpistas, fascistas, mucha gente de Fuerza Nueva, grupos parapoliciales de extrema derecha, no solo el GAL. Llega el año 81, se produce el golpe de Estado a pesar de que las FFAA están sometidas al poder civil. La gente pensó "nos echan para atrás otra vez". Era un golpe militar, pero había un golpe civil en paralelo. Lo cuentan Javier Cercas y otros. No entro en el terreno especulativo, pero hay muchas cosas que hablar. Año 82, hago un curso de comandante y presento una monografía titulada El complejo militar industrial como estímulo económico, un estudio sociológico en el que hablo de la importancia que tenían las ideas de Eisenhower, la importancia de trabajar para construir la paz e incluir esto en las academias militares. Me suspenden. Repito y al año siguiente hago una monografía adaptada al sistema, y paso. Ahí empiezo a ser postergado en algunos destinos. No había robado ni pegado a nadie, pero siendo capitán, casi comandante, paso de la parte operativa, de la dinámica de volar por así decirlo, a la parte de gestión. Y ahí entra mi crisis, en la que tengo mis depresiones. Hasta llegué a pensar en irme a una línea aérea. Entonces aprovecho un destino en Múnich para trabajar en el programa de la OTAN para el Eurofighter. Al volver a España, de nuevo con tareas operativas como piloto de F18, empieza una época de anestesia política. Finales de los 90, España crece, todo el mundo está contento, se da el boom inmobiliario... No había ese debate político [de la Transición], tampoco en las unidades. Se reconoce a las FFAA como modernas, comienzan las misiones en el exterior, una buena táctica del PSOE para que la gente saliera y se fuera 'desasnando' en ese sentido. Hasta que llega la crisis y volvemos para atrás porque esas ideas políticas resultan no estar tan firmemente consolidadas. Y ahí comienza otro proceso de despolitización, yo lo llamo 'de anestesia'. Asumimos la crisis porque nos dicen que es sistémica, y sale a la calle una gente, no otra. Comienza el 15M, los jóvenes empiezan a salir a la calle. Y todo eso sucede en paralelo en las FFAA.

¿Cómo son las relaciones visibles e invisibles de Podemos con las FFAA? ¿Qué contactos mantiene con sus antiguos compañeros?

En cuanto a las relaciones invisibles, dejé las FFAA en 2011 y en los cuatro años siguientes he mantenido relación, estando ya retirado, con amigos y compañeros. Los amigos fueron fieles, dicen que respetan mis opciones aunque no estén de acuerdo, y siempre están ahí. Los compañeros se encuentran con ese dilema. A algunos les dije que no tenían obligación de defenderme. Si pido información, a mí no me la van a dar porque piensan que se la voy a dar a Podemos, por eso evito provocar. He renunciado a algunas cosas. Por ejemplo, tengo derecho a ir a algunos pabellones militares, pero no voy, para no hacer daño a Podemos. Tengo derecho a aparcar en Cibeles, pero no llevo allí mi coche porque alguien dirá que el de Podemos está usando privilegios. También he decidido salirme de algunos chats para no oír algunas cosas y no verme obligado a contestar. Hay quien me defiende, hay quien me ha dicho que se está hablando mucho de mí en las FFAA, y eso está generando debate. Creo que eso es bueno.

¿Sabe de gente de las FFAA que se plantee echar manos en Podemos?

Sí, hay gente. Trabajamos mucho con asociaciones militares, pero tenemos cuidado de que no se les asocie con Podemos para que no salgan perjudicados. Sé que en las FFAA hay gente progresista y que simpatiza con Podemos, porque piensa que el Ejército es un reflejo de la sociedad civil. Sí, hay más gente conservadora, pero creo que todo esto al final mi opción va a beneficiar a las FFAA porque ha abierto el debate.

Sigue habiendo estamentos militares que usted conoce y que no se cortan para pedir el despliegue de tanques en Cataluña, sin que pase nada. ¿Qué siente ante este tipo de situaciones?

Comparo muchas veces el trato que tuvimos cuando Carme Chacón era ministra de Defensa. Aquello generó muchos titulares. Primero, porque era mujer. Luego, porque era socialista. Y además, el PP quería coger el poder. Cometimos, creo, pocos errores, porque Chacón era prudente. Cuando pasé a Podemos, al principio me acusaron de haber hecho declaraciones sobre Cataluña. Yo pedí diálogo y debate político, y el mismo Jemad actual dijo que estaba muy preocupado por Cataluña y que estaba satisfecho. Lo dijo una persona en activo, y no hubo titular resaltado. También hay gente retirada que dice barbaridades, como el general Quintal, el general Dávila, y un general de división es el presidente de la Fundación Francisco Franco, recién nombrado, y ese no es que se haya hecho fascista, es que ya lo era. Hay todavía mucha carcundia.

Usted reconoció que su fichaje en Podemos podía ser una estrategia de marketing, ¿no va eso en contra el espíritu de Podemos?

Soy consciente de que cuando Podemos decide buscar gente de la sociedad civil de cierta relevancia, [mi fichaje] fue una estrategia para abandonar esa marca de perroflautas. Buscaron a gente como yo o como Vicky Rosell, Juan Pedro Yllanes, o como Pérez-Royo. En ese sentido, sé que entras para dar solidez y hasta para ser utilizado, pero yo quiero ser utilizado por esta causa porque creo en Podemos y me parece bien. Aunque yo no sea un experto en comunicación, me parece bien que me saquen en los medios para dar esa imagen. Me siento utilizado para lo que yo quiero ser utilizado.

¿Qué puede decirme de la relación de la monarquía con la derecha española?

Hay una paradoja. La monarquía se apoya mucho en la derecha, pero ojo, porque la derecha la ha traicionado muchas veces. En el golpe de Estado mucha gente se metía con el rey Juan Carlos y sus mayores enemigos los tuvo en las FFAA. Eso sí que es patrioterismo y no patriotismo. El papel que tiene que jugar la monarquía es un papel de neutralidad, y que no se agarre a la derecha, porque no la va a sostener mucho. La monarquía se tendría que asentar en una postura de neutralidad al estilo británico, porque no es una institución democrática sino que se transmite por herencia.

¿Qué opina un ex JEMAD de la legalización de la marihuana?

Me parece que es algo que tiene que caer como cosa natural, como ocurrió con el alcohol. Es algo que está reconocido científicamente, terapéuticamente. Hay que someterlo a debate, pero creo que es algo que caerá por su propio peso.

¿Usted ha probado alguna vez la marihuana?

No. Me la han llegado a ofrecer, pero yo ya no fumaba ni tabaco. De hecho dejé el tabaco siento muy niño porque no me gustó.

Cambio de tercio. Usted trabajó para la OTAN. Al principio Podemos defendía la salida de España de la OTAN...

Eso quedó claramente definido en nuestro programa electoral del 20-D. Consideramos a la OTAN como una organización obsoleta, asociada a un entorno de guerra fría. Apostábamos por un proyecto de defensa europeo, entre vecinos, defendíamos una transición de una organización como la OTAN a una europea. Como queríamos gobernar al día siguiente, en el programa dijimos que defendíamos eso, pero que lo haríamos de forma transitoria.

¿Qué tal su relación con Izquierda Unida? Hay gente en Almería que se enfadó cuando usted fue primero por la lista

Sí, Julia de Onda Cero me recordó en una entrevista que me llamaban ‘el mono amedo’ o algo así, diciendo que habíamos puesto unas declaraciones polémicas de la dirigente de Izquierda Unida. Recuerdo que el primer mitin que di allí lo di con gente de Izquierda Unida. La verdad es que la gente de allí salió contenta, hubo quien dijo "me cago en la leche que va a ser la primera vez que vote a un general". Evidentemente, sé que produce todavía mucho rechazo, hay estereotipos, gente que me responde en Twitter y me tacha de ser el carnicero de Libia, etcétera. Pero mi relación con la gente, con el Ayuntamiento, con Mauricio Valiente, con Carlos Sánchez Mato, con el responsable de Podemos Madrid, Ángel Guillén, responsable de Izquierda Unida Madrid, políticamente es así. Pero sí que entiendo que se produzca un rechazo no hacia Julio Rodríguez, sino al estereotipo del militar. La gente no asume que un militar pueda ser de izquierdas. Hay que hacer pedagodía, renovar la idea de seguridad.

¿Y qué cree que habría que hacer con Siria?

He escrito al respecto, sobre todo cuando se hablaba más de la lucha contra el yihadismo. Había mucho más que eso. La prueba es que ahí siguen los problemas de hezbollah, Israel, Irán, los kurdos. Cuando se habla de un conflicto, siempre digo que hay que ir a la raíz. En el concepto de seguridad que promuevo en Podemos quiero que se entienda que el recurso militar es el último recurso, que aparece cuando ha fracasado la política. Debe haber diplomacia, comercio, cooperación al desarrollo… ¿Por qué se gasta tanto en el instrumento militar en Siria o Afganistán y no se dedica una cantidad similar para ayudar a que ese país se desarrolle? En esos países no han fracasado las FFAA, ha fracasado la política. Militarismo es resolver los conflictos con el instrumento militar, que es lo que hace Trump. Eso favorece al complejo militar industrial.

¿Cómo ha sido su experiencia con la industria militar? ¿Ha recibido muchas presiones?

Cuando se habla de presiones y corrupción, evidentemente hacen más presión los grandes emporios, industria farmacéutica, inmobiliaria... Y armamentística. Yo no he tenido, pero sé que esas presiones están presentes a todos los niveles, desde las puertas giratorias. Hay ejemplos claros: los ministros Serra, Morenés… Los últimos jefes del Estado Mayor también han pasado a la industria. Mi sucesor en el cargo trabaja ahora en Iberdrola. ¿Quién decide el presupuesto militar? ¿Por qué ha de crecer el 2% y no el 3% o el 1%? No se debate. La industria militar creció mucho con los programas de armamento, pero al llegar la crisis varias de estas compañías fueron absorbidas por otras. Indra es una golosina para empresas como Thales.

Usted tuvo una relación cercana con la ministra de Defensa Carme Chacón, ¿intercedió usted o le supuso algún problema que dicho ministerio aprobase la venta de armas a países como Arabia Saudí, Egipto o Turquía?

Yo fui también responsable de la Dirección General de Armamento dos años. Estuve con el ministro Alonso y varios secretarios de Estado. En ese tema, nosotros en época de Chacó fuimos los que firmamos la prohibición de las bombas de racimo. En esa época empezó la crisis y no hubo tanta venta exterior. Recuerdo la venta de fragatas a Noruega. Creo que fuimos estrictos con la Ley de exportación de armas, que es una buena ley, otra cosa es que no se cumple. Se hacen trampas: yo puedo vender armas a Eslovenia y que estas acaben en el ISIS. Respondiendo a su pregunta, nunca me encontré en ese conflicto. Si en mi época se produjeron este tipo de ventas, yo no fui consciente.

Si ustedes no firmaron esas ventas, ¿hicieron algo para intentar dar marcha atrás?

En aquella época no recuerdo ningún contrato en le que se hiciera ese tipo de ventas. Recuerdo las fragatas a Noruega, gran contrato de Navantia. Había empresas como Espal, que vende munición, eran contratos de empresa a empresa, y eso obviamente lo llevaba la JIMDDU [Junta Interministerial para el Comercio y Control del Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso], que depende de Economía y Hacienda a través de Industria y la secretaría de Estado de Comercio, por lo que ni Chacón ni yo tuvimos esas decisiones. Sí surgió el tema de las bombas de racimo, con una empresa como fue Instalaza, y aquello fue denunciado y no se resolvió. Chacón fue la adalid de la firma de ese protocolo.

Después llegó el ministro Morenés e indemnizó Instalaza…

Es que fue asesor de Instalaza.

¿Conoce personalmente a Morenés?

Sí.

¿Qué opinión le merece?

Es una persona que llegaba al despacho y parecía que en vez de ser secretario de Estado, iba representando a tal o tal empresa del País Vasco. No le han nombrado embajador en Washington por su nivel diplomático.

¿Ha recibido ofertas de trabajo de la industria armamentística?

Claro que he recibido oferta. Y cuando tras cuatro años decido aceptar una oferta política en la que además pierdo dinero, me acusan de traición.

¿Qué empresas le propusieron un puesto?

Prefiero no decirlo. Pero sí te digo que a un Jefe del Estado Mayor de Defensa con experiencia en gestión de armamento y material, le caen muchas más ofertas que a cualquier otro.

¿Quién más sabe de temas de Defensa en Unidos Podemos?

Nosotros estamos muy en contacto con las asociaciones militares, con la AUME y demás. En la Comisión de Defensa está Juan Antonio Delgado, que es Guardia Civil, y tiene gente que trabaja asesorando en defensa, gente joven que está adquiriendo conocimientos sobre la dinámica parlamentaria y sobre temas de defensa, pero no hay mucha gente. Yo soy responsable de un equipo que llamo de paz y seguridad, pero como es gente voluntaria, no podemos exigir, y tampoco tenemos tanta información de la administración. A nosotros esos informes no nos llegan, porque aunque sea información abierta, a los de Podemos no nos ponen fácil el acceso. Nos faltan contactos todavía. Le ocurrió lo mismo al PSOE al principio pero ahora ya tiene su red de contactos.

Si Unidos Podemos llega al gobierno, ¿usted será ministro de Defensa de manera incuestionable?

No. Si mi nombramiento es polémico, debe ser alguien que no lo sea. Yo como político sí lo haría. Además, no siempre un militar es el mejor ministro de Defensa, ni un médico es siempre el mejor ministro de Sanidad, o un maestro de Educación. Hace falta un responsable que tenga capacidad de gestión y que se rodee de un buen equipo. Creo que no tiene por qué establecerse esa relación, yo puedo seguir trabajando en labores de asesoramiento y control, además yo ya tengo una edad y este es un partido joven que quiere incorporar a gente joven.

Me sorprende su respuesta, pensé que usted estaba llamado a ese puesto...

Bueno, sé que se ha vendido así, pero mi opinión es esa. Si alguien me hace una propuesta, como cuando me dicen de ser secretario de Madrid, digo "oye, creo que hay opciones mejores". Si me lo explican, me tienen que convencer mucho de que yo, que he producido estas reacciones en las FFAA, no produzca otra especie de choque. Creo que políticamente hay que poner a alguien que sea menos polémico.

¿Tiene conciencia feminista en su día a día?

Estoy aprendiendo un montón. A veces me han llamado la atención. Por ejemplo, todavía no me sale el lenguaje inclusivo. Cuando he ido a una mesa y hay tres hombres y una mujer, lo he dicho. Cuando en las asambleas se pide el turno de palabra, presto atención a que se alterne entre hombres y mujeres. Aunque parezca que lo tenga que hacer por la fuerza, porque mi educación es machista y patriarcal, es un factor de cambio grande y esas reglas las tengo muy metidas. Si no encuentro a la persona idónea, la tengo que buscar. Dicen que en Defensa no hay expertas: pues a buscarlas. Me parece que me van a pillar en renuncios de clave machista, como sucedió con aquella foto [en referencia al a foto de Iglesias, Errejón y Espinar ante un cartel que decía 'Nosotras'], los hombres que presumimos de ser feministas no nos dimos cuenta, y tuvo que decírnoslo una mujer. Me cabrea no darme cuenta. Hace falta educación.

La entrada Julio Rodríguez: “Me siento utilizado para lo que yo quiero ser utilizado” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Julio Rodríguez, secretario general de Podemos en Madrid. Foto: Álvaro Minguito.

Julio Rodríguez llega solo, con puntualidad castrense y atuendo casual a la cafetería de un conocido hotel de la Gran Vía de Madrid, donde tiene lugar esta entrevista. Hace una tarde de viernes primaveral y Boogaloo Blues de Johnny Colon inunda la estancia, haciendo que el bullicio tras la ventana parezca una película muda. Luce ademán sereno, gesto seguro y verbo directo, aunque se permite irse por las ramas. José Julio Rodríguez Fernández (Ourense, 1948) tiene uno de los perfiles más peculiares de Podemos. Entró en el Ejército en 1969, fue piloto de caza, ascendió a General del Aire y llegó a ser Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) a propuesta de la ministra de Defensa Carme Chacón. En 2015 se incorporó a la formación morada como candidato al Congreso por Zaragoza y después por Almería, sin lograr escaño, y actualmente es secretario general de Podemos en Madrid capital. Acaba de publicar Mi patria es la gente: el testimonio del general de Podemos (Península), una autobiografía de 350 páginas que repasa su vida y sus turbulencias, la evolución de su pensamiento político y su experiencia como militar progresista en las Fuerzas Armadas (FFAA) españolas en el tardofranquismo, la Transición y la actualidad. Julio Rodríguez, ¿quién es usted? Soy un ciudadano normal. He tenido una actividad profesional durante más de 50 años y guardo mucho cariño por lo que he hecho. He tenido más impacto mediático ahora, esta sociedad aún no asume que un ciudadano, aunque sea general, tiene su parte política y puede optar por un partido. Nuestra democracia es joven y todavía tiene que asumir que las Fuerzas Armadas también son plurales. Mi patria es la gente, ¿qué entiende usted por patria? Yo quiero que la palabra patria no esté asociada a un determinado grupo que nos la ha robado. La gente al hablar de patriotismo habla de banderas, de símbolos y de chillar, y habla de una derecha que precisamente es la menos patriota, porque es capaz de sacar su dinero a paraísos fiscales. El patriotismo no se proclama, sino que se practica. Nadie se define por llevar una pulsera, sino por su manera de actuar, por sus hechos. Otra cosa es que discrepemos del proyecto. Todo el mundo quiere lo mejor para su país hasta que se demuestre lo contrario. ¿No siente que esa es una batalla perdida para Podemos? Este es un proceso largo que requiere perseverancia. La izquierda no puede dejar que se roben palabras. Recuerdo cuando en la transición se hablaba de libertad y había quien decía "bueno, pero libertad bien entendida". No, libertad es libertad. El patriotismo no es de uno, es de todos. Creo en un patriotismo que sea más racional que visceral. Está bien que hablemos de los símbolos, pero hay cosas más allá. Hace falta un patriotismo en el que tú estés orgulloso de tu país, de un proyecto de país, no de un gobierno determinado. ¿Qué tal se lleva su concepto de patria con las migraciones? Mi concepto de patria está ligado a la gente, a quienes viven en una misma comunidad, y no está asociada a fronteras ni a barreras culturales. Es un concepto amplio y generoso. Usted ha sido militar toda su vida. Jerarquía, verticalidad, ¿cómo se ven estos conceptos dentro de Podemos? Podemos es un partido joven que nace de un movimiento asambleario como es el 15M y que decide organizarse como partido. Al principio costó porque estaba constantemente en campaña electoral, pero tiene claro que debe organizarse. Para conseguir unos objetivos, no solo en las FFAA, hay que tener una estrategia, un líder, unas tareas asignadas a unos y otros. Aquí igual. Eso requiere debate pero al final también requiere una organización que tiene una responsabilidad, porque se le ha delegado, y que debe estar bajo control, como cualquier organización. En ese proceso estamos. ¿Qué le diría a la gente que sigue votando a Podemos "con la nariz tapada" porque le ilusionaba más el Podemos de los primeros días? Ese que iba a delegar las decisiones en los círculos Una cosa es que te alejes de donde vienes, de la gente, de los círculos, y te conviertas en clase política, como le pasó a los viejos políticos. Otra cosa son las decisiones operativas. Cuando vas conduciendo, vas por un carril u otro, pero no puedes esperar con todas las decisiones. Hay consultas, hay debate, pero hay ciertas decisiones que tú has delegado en un consejo ciudadano, en una ejecutiva, en una lista. Yo creo que eso forma parte también de la educación política. Has votado y delegado unas decisiones, exígelas, y si no se cumplen, cambia. La organización es necesaria y eso es algo que tenemos que asumir y aprender. A pesar de las traiciones internas, la derecha transmite una imagen de unidad. ¿Qué tal la disciplina en Podemos? Si te fijas, siempre se trata de la disciplina que da el poder. Los partidos se desgajan cuando pierden el poder. Se suele decir eso de que "más dura es la oposición". La crisis del PSOE aparece cuando pierden el poder, la crisis del PP [dura] hasta que encuentra un liderazgo y llega al poder. En Podemos teníamos prisa, sensación de que íbamos a asaltar el poder, pero esto es una carrera de perseverancia. Yo no cambio de idea porque consiga o no tal cosa, mi objetivo es este y sé que lo voy a conseguir en 2019, y si no, en 2023. Pero no me voy a ir al PP o a Ciudadanos, porque entonces estaría cambiando en función de mi agenda personal. Eso ocurrió con UPyD y seguramente habrá trasvases entre PP y Ciudadanos, según quién domine. España tiene unas FFAA modernas pero aún perduran las simpatías hacia el franquismo, ¿cómo lidió con eso durante su época de militar? En mi época, en los años 70, con el fin del franquismo y la aprobación de la Constitución, la gente no cambió de mentalidad de la noche a la mañana. Eso es un proceso de educación. Si leemos los libros de la Transición de Narcís Serra y demás, se aprecian los primeros cambios. Se crea un ministerio de Defensa, después se pone a civiles donde antes había militares. Lo que más tarda en cambiar es la enseñanza, y eso además puede ir hacia atrás, como ocurre con nuestra Ley de educación. La educación es fundamental y eso lo tiene muy claro la derecha. Ocurre también en el ámbito militar: ¿por qué alguien sabe cantar el cara al sol? Alguien se lo habrá enseñado. Estoy extralimitando el ejemplo pero, sin volver a situaciones extremas como la del franquismo, ahora volvemos a perder derechos, a decir que lo bueno es la seguridad en contraposición con la libertad. Todos esos recortes de derechos, ¿contra quién no han podido? Es importante que la gente se movilice y se politice. Me estoy alargando, pero es que esa es más o menos mi tesis: la política la tenemos que hacer nosotros, no los políticos, aunque ocupemos un cargo, por eso no podemos olvidarnos de la gente, de los círculos, de la importancia de que la gente se reúna y se manifieste. Relanzo la pregunta: ¿le ocasionaba problemas ser un militar con ideas progresistas en su época? Sí, y tuve mis crisis. Lo cuento en el libro. Por ejemplo, en la época de la Transición hay una presión enorme de ETA, 80 o 100 muertos al año, dos por semana. Esa tensión no la habría soportado una sociedad como la de ahora. Aquello se soportó porque había mucha gente que no quería volver atrás. Había golpistas, fascistas, mucha gente de Fuerza Nueva, grupos parapoliciales de extrema derecha, no solo el GAL. Llega el año 81, se produce el golpe de Estado a pesar de que las FFAA están sometidas al poder civil. La gente pensó "nos echan para atrás otra vez". Era un golpe militar, pero había un golpe civil en paralelo. Lo cuentan Javier Cercas y otros. No entro en el terreno especulativo, pero hay muchas cosas que hablar. Año 82, hago un curso de comandante y presento una monografía titulada El complejo militar industrial como estímulo económico, un estudio sociológico en el que hablo de la importancia que tenían las ideas de Eisenhower, la importancia de trabajar para construir la paz e incluir esto en las academias militares. Me suspenden. Repito y al año siguiente hago una monografía adaptada al sistema, y paso. Ahí empiezo a ser postergado en algunos destinos. No había robado ni pegado a nadie, pero siendo capitán, casi comandante, paso de la parte operativa, de la dinámica de volar por así decirlo, a la parte de gestión. Y ahí entra mi crisis, en la que tengo mis depresiones. Hasta llegué a pensar en irme a una línea aérea. Entonces aprovecho un destino en Múnich para trabajar en el programa de la OTAN para el Eurofighter. Al volver a España, de nuevo con tareas operativas como piloto de F18, empieza una época de anestesia política. Finales de los 90, España crece, todo el mundo está contento, se da el boom inmobiliario... No había ese debate político [de la Transición], tampoco en las unidades. Se reconoce a las FFAA como modernas, comienzan las misiones en el exterior, una buena táctica del PSOE para que la gente saliera y se fuera 'desasnando' en ese sentido. Hasta que llega la crisis y volvemos para atrás porque esas ideas políticas resultan no estar tan firmemente consolidadas. Y ahí comienza otro proceso de despolitización, yo lo llamo 'de anestesia'. Asumimos la crisis porque nos dicen que es sistémica, y sale a la calle una gente, no otra. Comienza el 15M, los jóvenes empiezan a salir a la calle. Y todo eso sucede en paralelo en las FFAA. ¿Cómo son las relaciones visibles e invisibles de Podemos con las FFAA? ¿Qué contactos mantiene con sus antiguos compañeros? En cuanto a las relaciones invisibles, dejé las FFAA en 2011 y en los cuatro años siguientes he mantenido relación, estando ya retirado, con amigos y compañeros. Los amigos fueron fieles, dicen que respetan mis opciones aunque no estén de acuerdo, y siempre están ahí. Los compañeros se encuentran con ese dilema. A algunos les dije que no tenían obligación de defenderme. Si pido información, a mí no me la van a dar porque piensan que se la voy a dar a Podemos, por eso evito provocar. He renunciado a algunas cosas. Por ejemplo, tengo derecho a ir a algunos pabellones militares, pero no voy, para no hacer daño a Podemos. Tengo derecho a aparcar en Cibeles, pero no llevo allí mi coche porque alguien dirá que el de Podemos está usando privilegios. También he decidido salirme de algunos chats para no oír algunas cosas y no verme obligado a contestar. Hay quien me defiende, hay quien me ha dicho que se está hablando mucho de mí en las FFAA, y eso está generando debate. Creo que eso es bueno. ¿Sabe de gente de las FFAA que se plantee echar manos en Podemos? Sí, hay gente. Trabajamos mucho con asociaciones militares, pero tenemos cuidado de que no se les asocie con Podemos para que no salgan perjudicados. Sé que en las FFAA hay gente progresista y que simpatiza con Podemos, porque piensa que el Ejército es un reflejo de la sociedad civil. Sí, hay más gente conservadora, pero creo que todo esto al final mi opción va a beneficiar a las FFAA porque ha abierto el debate. Sigue habiendo estamentos militares que usted conoce y que no se cortan para pedir el despliegue de tanques en Cataluña, sin que pase nada. ¿Qué siente ante este tipo de situaciones? Comparo muchas veces el trato que tuvimos cuando Carme Chacón era ministra de Defensa. Aquello generó muchos titulares. Primero, porque era mujer. Luego, porque era socialista. Y además, el PP quería coger el poder. Cometimos, creo, pocos errores, porque Chacón era prudente. Cuando pasé a Podemos, al principio me acusaron de haber hecho declaraciones sobre Cataluña. Yo pedí diálogo y debate político, y el mismo Jemad actual dijo que estaba muy preocupado por Cataluña y que estaba satisfecho. Lo dijo una persona en activo, y no hubo titular resaltado. También hay gente retirada que dice barbaridades, como el general Quintal, el general Dávila, y un general de división es el presidente de la Fundación Francisco Franco, recién nombrado, y ese no es que se haya hecho fascista, es que ya lo era. Hay todavía mucha carcundia. Usted reconoció que su fichaje en Podemos podía ser una estrategia de marketing, ¿no va eso en contra el espíritu de Podemos? Soy consciente de que cuando Podemos decide buscar gente de la sociedad civil de cierta relevancia, [mi fichaje] fue una estrategia para abandonar esa marca de perroflautas. Buscaron a gente como yo o como Vicky Rosell, Juan Pedro Yllanes, o como Pérez-Royo. En ese sentido, sé que entras para dar solidez y hasta para ser utilizado, pero yo quiero ser utilizado por esta causa porque creo en Podemos y me parece bien. Aunque yo no sea un experto en comunicación, me parece bien que me saquen en los medios para dar esa imagen. Me siento utilizado para lo que yo quiero ser utilizado. ¿Qué puede decirme de la relación de la monarquía con la derecha española? Hay una paradoja. La monarquía se apoya mucho en la derecha, pero ojo, porque la derecha la ha traicionado muchas veces. En el golpe de Estado mucha gente se metía con el rey Juan Carlos y sus mayores enemigos los tuvo en las FFAA. Eso sí que es patrioterismo y no patriotismo. El papel que tiene que jugar la monarquía es un papel de neutralidad, y que no se agarre a la derecha, porque no la va a sostener mucho. La monarquía se tendría que asentar en una postura de neutralidad al estilo británico, porque no es una institución democrática sino que se transmite por herencia. ¿Qué opina un ex JEMAD de la legalización de la marihuana? Me parece que es algo que tiene que caer como cosa natural, como ocurrió con el alcohol. Es algo que está reconocido científicamente, terapéuticamente. Hay que someterlo a debate, pero creo que es algo que caerá por su propio peso. ¿Usted ha probado alguna vez la marihuana? No. Me la han llegado a ofrecer, pero yo ya no fumaba ni tabaco. De hecho dejé el tabaco siento muy niño porque no me gustó. Cambio de tercio. Usted trabajó para la OTAN. Al principio Podemos defendía la salida de España de la OTAN... Eso quedó claramente definido en nuestro programa electoral del 20-D. Consideramos a la OTAN como una organización obsoleta, asociada a un entorno de guerra fría. Apostábamos por un proyecto de defensa europeo, entre vecinos, defendíamos una transición de una organización como la OTAN a una europea. Como queríamos gobernar al día siguiente, en el programa dijimos que defendíamos eso, pero que lo haríamos de forma transitoria. ¿Qué tal su relación con Izquierda Unida? Hay gente en Almería que se enfadó cuando usted fue primero por la lista Sí, Julia de Onda Cero me recordó en una entrevista que me llamaban ‘el mono amedo’ o algo así, diciendo que habíamos puesto unas declaraciones polémicas de la dirigente de Izquierda Unida. Recuerdo que el primer mitin que di allí lo di con gente de Izquierda Unida. La verdad es que la gente de allí salió contenta, hubo quien dijo "me cago en la leche que va a ser la primera vez que vote a un general". Evidentemente, sé que produce todavía mucho rechazo, hay estereotipos, gente que me responde en Twitter y me tacha de ser el carnicero de Libia, etcétera. Pero mi relación con la gente, con el Ayuntamiento, con Mauricio Valiente, con Carlos Sánchez Mato, con el responsable de Podemos Madrid, Ángel Guillén, responsable de Izquierda Unida Madrid, políticamente es así. Pero sí que entiendo que se produzca un rechazo no hacia Julio Rodríguez, sino al estereotipo del militar. La gente no asume que un militar pueda ser de izquierdas. Hay que hacer pedagodía, renovar la idea de seguridad. ¿Y qué cree que habría que hacer con Siria? He escrito al respecto, sobre todo cuando se hablaba más de la lucha contra el yihadismo. Había mucho más que eso. La prueba es que ahí siguen los problemas de hezbollah, Israel, Irán, los kurdos. Cuando se habla de un conflicto, siempre digo que hay que ir a la raíz. En el concepto de seguridad que promuevo en Podemos quiero que se entienda que el recurso militar es el último recurso, que aparece cuando ha fracasado la política. Debe haber diplomacia, comercio, cooperación al desarrollo… ¿Por qué se gasta tanto en el instrumento militar en Siria o Afganistán y no se dedica una cantidad similar para ayudar a que ese país se desarrolle? En esos países no han fracasado las FFAA, ha fracasado la política. Militarismo es resolver los conflictos con el instrumento militar, que es lo que hace Trump. Eso favorece al complejo militar industrial. ¿Cómo ha sido su experiencia con la industria militar? ¿Ha recibido muchas presiones? Cuando se habla de presiones y corrupción, evidentemente hacen más presión los grandes emporios, industria farmacéutica, inmobiliaria... Y armamentística. Yo no he tenido, pero sé que esas presiones están presentes a todos los niveles, desde las puertas giratorias. Hay ejemplos claros: los ministros Serra, Morenés… Los últimos jefes del Estado Mayor también han pasado a la industria. Mi sucesor en el cargo trabaja ahora en Iberdrola. ¿Quién decide el presupuesto militar? ¿Por qué ha de crecer el 2% y no el 3% o el 1%? No se debate. La industria militar creció mucho con los programas de armamento, pero al llegar la crisis varias de estas compañías fueron absorbidas por otras. Indra es una golosina para empresas como Thales. Usted tuvo una relación cercana con la ministra de Defensa Carme Chacón, ¿intercedió usted o le supuso algún problema que dicho ministerio aprobase la venta de armas a países como Arabia Saudí, Egipto o Turquía? Yo fui también responsable de la Dirección General de Armamento dos años. Estuve con el ministro Alonso y varios secretarios de Estado. En ese tema, nosotros en época de Chacó fuimos los que firmamos la prohibición de las bombas de racimo. En esa época empezó la crisis y no hubo tanta venta exterior. Recuerdo la venta de fragatas a Noruega. Creo que fuimos estrictos con la Ley de exportación de armas, que es una buena ley, otra cosa es que no se cumple. Se hacen trampas: yo puedo vender armas a Eslovenia y que estas acaben en el ISIS. Respondiendo a su pregunta, nunca me encontré en ese conflicto. Si en mi época se produjeron este tipo de ventas, yo no fui consciente. Si ustedes no firmaron esas ventas, ¿hicieron algo para intentar dar marcha atrás? En aquella época no recuerdo ningún contrato en le que se hiciera ese tipo de ventas. Recuerdo las fragatas a Noruega, gran contrato de Navantia. Había empresas como Espal, que vende munición, eran contratos de empresa a empresa, y eso obviamente lo llevaba la JIMDDU [Junta Interministerial para el Comercio y Control del Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso], que depende de Economía y Hacienda a través de Industria y la secretaría de Estado de Comercio, por lo que ni Chacón ni yo tuvimos esas decisiones. Sí surgió el tema de las bombas de racimo, con una empresa como fue Instalaza, y aquello fue denunciado y no se resolvió. Chacón fue la adalid de la firma de ese protocolo. Después llegó el ministro Morenés e indemnizó Instalaza… Es que fue asesor de Instalaza. ¿Conoce personalmente a Morenés? Sí. ¿Qué opinión le merece? Es una persona que llegaba al despacho y parecía que en vez de ser secretario de Estado, iba representando a tal o tal empresa del País Vasco. No le han nombrado embajador en Washington por su nivel diplomático. ¿Ha recibido ofertas de trabajo de la industria armamentística? Claro que he recibido oferta. Y cuando tras cuatro años decido aceptar una oferta política en la que además pierdo dinero, me acusan de traición. ¿Qué empresas le propusieron un puesto? Prefiero no decirlo. Pero sí te digo que a un Jefe del Estado Mayor de Defensa con experiencia en gestión de armamento y material, le caen muchas más ofertas que a cualquier otro. ¿Quién más sabe de temas de Defensa en Unidos Podemos? Nosotros estamos muy en contacto con las asociaciones militares, con la AUME y demás. En la Comisión de Defensa está Juan Antonio Delgado, que es Guardia Civil, y tiene gente que trabaja asesorando en defensa, gente joven que está adquiriendo conocimientos sobre la dinámica parlamentaria y sobre temas de defensa, pero no hay mucha gente. Yo soy responsable de un equipo que llamo de paz y seguridad, pero como es gente voluntaria, no podemos exigir, y tampoco tenemos tanta información de la administración. A nosotros esos informes no nos llegan, porque aunque sea información abierta, a los de Podemos no nos ponen fácil el acceso. Nos faltan contactos todavía. Le ocurrió lo mismo al PSOE al principio pero ahora ya tiene su red de contactos. Si Unidos Podemos llega al gobierno, ¿usted será ministro de Defensa de manera incuestionable? No. Si mi nombramiento es polémico, debe ser alguien que no lo sea. Yo como político sí lo haría. Además, no siempre un militar es el mejor ministro de Defensa, ni un médico es siempre el mejor ministro de Sanidad, o un maestro de Educación. Hace falta un responsable que tenga capacidad de gestión y que se rodee de un buen equipo. Creo que no tiene por qué establecerse esa relación, yo puedo seguir trabajando en labores de asesoramiento y control, además yo ya tengo una edad y este es un partido joven que quiere incorporar a gente joven. Me sorprende su respuesta, pensé que usted estaba llamado a ese puesto... Bueno, sé que se ha vendido así, pero mi opinión es esa. Si alguien me hace una propuesta, como cuando me dicen de ser secretario de Madrid, digo "oye, creo que hay opciones mejores". Si me lo explican, me tienen que convencer mucho de que yo, que he producido estas reacciones en las FFAA, no produzca otra especie de choque. Creo que políticamente hay que poner a alguien que sea menos polémico. ¿Tiene conciencia feminista en su día a día? Estoy aprendiendo un montón. A veces me han llamado la atención. Por ejemplo, todavía no me sale el lenguaje inclusivo. Cuando he ido a una mesa y hay tres hombres y una mujer, lo he dicho. Cuando en las asambleas se pide el turno de palabra, presto atención a que se alterne entre hombres y mujeres. Aunque parezca que lo tenga que hacer por la fuerza, porque mi educación es machista y patriarcal, es un factor de cambio grande y esas reglas las tengo muy metidas. Si no encuentro a la persona idónea, la tengo que buscar. Dicen que en Defensa no hay expertas: pues a buscarlas. Me parece que me van a pillar en renuncios de clave machista, como sucedió con aquella foto [en referencia al a foto de Iglesias, Errejón y Espinar ante un cartel que decía 'Nosotras'], los hombres que presumimos de ser feministas no nos dimos cuenta, y tuvo que decírnoslo una mujer. Me cabrea no darme cuenta. Hace falta educación.

La entrada Julio Rodríguez: “Me siento utilizado para lo que yo quiero ser utilizado” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/20/entrevista-julio-rodriguez/feed/ 0
Poner a salvo la cordura https://www.lamarea.com/2018/05/19/poner-a-salvo-la-cultura/ https://www.lamarea.com/2018/05/19/poner-a-salvo-la-cultura/#respond Sat, 19 May 2018 11:50:25 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106915 Muro israelí en la Franja de Gaza. Foto: Filippo Minelli / CC BY-NC-ND 2.0.

En estos días, los asesinatos de más de 110 palestinos a manos del Estado israelí me atraviesan con más fiereza si cabe que las correspondientes a las numerosas masacres anteriores y, sin embargo, soy capaz de sonreír más a menudo que en los últimos tiempos. En estas horas, las ejecuciones extrajudiciales de más de medio centenar de jóvenes nicaragüenses y las desapariciones de otros tantos ordenadas por el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo me duelen y enfurecen más profundamente, con la rabia añadida de saberles, además, secuestradores de una de las revoluciones más inspiradores de nuestra memoria histórica y sentimental. Pero tampoco recuerdo días en los que haya querido salvaguardar con más ahínco que ahora la esperanza en que este mundo pueda vivir tiempos mejores. Las alertas de naufragios de pateras en el mar que atisbo desde mi ventana me traen vívidos recuerdos de cuando, siendo adolescente, dejé de percibir el Mediterráneo como el escenario de mis mejores recuerdos para temer bañarme en él y encontrarme con un cadáver. Pese a ello, no puedo evitar imaginarme los próximos veranos volviendo a convertirlo en el mejor parque de juegos.

Un bebé recién nacido, mi sobrino, es el responsable de que en medio de este baño de sangre, de injusticia, ignominia, desesperanza e impunidad, a ratos el mundo parezca de nuevo ese lugar en el que todo lo bello y digno puede conjugarse a la vez en un tiempo presente y futuro, en el que las horas y los minutos vuelven a estirarse y recuperar su verdadera dimensión si se destinan a observarlo, protegerlo y responder a sus sonrisas con besos, caricias y más sonrisas. Quién puede describir el inabarcable sentimiento de gratitud que despierta la oportunidad de ver tintinear la vida con toda su potencia y alegría concentrada en un cuerpo tan pequeño.

Un cuerpo tan pequeño como el de Leila, la niña que murió el martes a causa de los gases lacrimógenos lanzados por el Ejército israelí en Gaza. Unas manitas tan ávidas de asirse a la vida como las del niño cuya madre no tuvo otra opción que embarcarse junto a él en una barca hinchable por la política de cierre de fronteras de la Unión Europea y que fue rescatado también el martes frente a las costas malagueñas. Unos pies tan duchos para abrirse nuevos caminos como los de los críos cuyos padres consiguieron sacarlos sanos y salvos de la guerra y la violencia de sus países, para terminar encarcelados por la UE en campos de concentración en las islas griegas e italianas, condenados a crecer embarrados en la inmundicia de la que una de las grandes potencias mundiales les considera merecedores. Unos ojos tan anhelantes de nuevos horizontes como los de los estudiantes nicaragüenses acribillados por las balas del autoritarismo de Ortega y Murillo.

Cuánta delicadeza masacrada, cuántos vientres yermos de madres ya sin hijos, cuántos primeros rayos de sol primaverales que helarán sus pieles, cuántas vidas sesga cada una de las muertes. Y por eso como periodistas tenemos que dar testimonio de cada una de ellas, porque como escribía en 2006 Soledad Gallego Díaz con respecto a Palestina, pero que se podría aplicar a cualquier otro escenario: "Dicen que el dolor es real sólo cuando consigues que otro crea en él. Si no lo logras, tu dolor es locura. Es necesario creer en el dolor de los palestinos, acosados, atacados, asesinados, para que no caigan en la locura: hay que reconocer su dolor real, dar testimonio público de su sufrimiento, de su soledad y de su amargura, para evitar que caigan en la enajenación y en el suicidio".

Pero lo contemos o no, hoy nacerá una nueva criatura palestina, nicaragüense, maliense, española, siria, roghinya... Que regalará a los que la rodean la oportunidad de renacer en su mirada, a verse deslumbrados por la constatación de que ese rayo de la última puesta de sol de aquel verano eterno se repetirá, al menos, decenas de veces más, y que para ese bebé será tan eterno como los veranos de nuestra infancia... Y así, los dichosos renacidos volverán a saborear –a través del ahora recién llegado– el explosivo dulzor del primer sorbo a un té con hierbabuena, la calidez de la primera manta del otoño, las risas que no se pueden controlar de tanta alegría que encierran, el primer beso dado con todo el amor, el a-m-o-r con todas las letras.

Así es como vamos poniendo a salvo la cordura entre tanto horror: refugiándonos en lo extraordinario de lo cotidiano, alzando la voz para señalar a los verdugos, y bajándola para susurrar y consolar a sus víctimas.

Y tarareándole a la criatura mientras se duerme:

Reivindico el espejismo

De intentar ser uno mismo

Ese viaje hacia la nada

Que consiste en la certeza

De encontrar en tu mirada

La belleza

La belleza...

La entrada Poner a salvo la cordura se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Muro israelí en la Franja de Gaza. Foto: Filippo Minelli / CC BY-NC-ND 2.0.

En estos días, los asesinatos de más de 110 palestinos a manos del Estado israelí me atraviesan con más fiereza si cabe que las correspondientes a las numerosas masacres anteriores y, sin embargo, soy capaz de sonreír más a menudo que en los últimos tiempos. En estas horas, las ejecuciones extrajudiciales de más de medio centenar de jóvenes nicaragüenses y las desapariciones de otros tantos ordenadas por el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo me duelen y enfurecen más profundamente, con la rabia añadida de saberles, además, secuestradores de una de las revoluciones más inspiradores de nuestra memoria histórica y sentimental. Pero tampoco recuerdo días en los que haya querido salvaguardar con más ahínco que ahora la esperanza en que este mundo pueda vivir tiempos mejores. Las alertas de naufragios de pateras en el mar que atisbo desde mi ventana me traen vívidos recuerdos de cuando, siendo adolescente, dejé de percibir el Mediterráneo como el escenario de mis mejores recuerdos para temer bañarme en él y encontrarme con un cadáver. Pese a ello, no puedo evitar imaginarme los próximos veranos volviendo a convertirlo en el mejor parque de juegos. Un bebé recién nacido, mi sobrino, es el responsable de que en medio de este baño de sangre, de injusticia, ignominia, desesperanza e impunidad, a ratos el mundo parezca de nuevo ese lugar en el que todo lo bello y digno puede conjugarse a la vez en un tiempo presente y futuro, en el que las horas y los minutos vuelven a estirarse y recuperar su verdadera dimensión si se destinan a observarlo, protegerlo y responder a sus sonrisas con besos, caricias y más sonrisas. Quién puede describir el inabarcable sentimiento de gratitud que despierta la oportunidad de ver tintinear la vida con toda su potencia y alegría concentrada en un cuerpo tan pequeño. Un cuerpo tan pequeño como el de Leila, la niña que murió el martes a causa de los gases lacrimógenos lanzados por el Ejército israelí en Gaza. Unas manitas tan ávidas de asirse a la vida como las del niño cuya madre no tuvo otra opción que embarcarse junto a él en una barca hinchable por la política de cierre de fronteras de la Unión Europea y que fue rescatado también el martes frente a las costas malagueñas. Unos pies tan duchos para abrirse nuevos caminos como los de los críos cuyos padres consiguieron sacarlos sanos y salvos de la guerra y la violencia de sus países, para terminar encarcelados por la UE en campos de concentración en las islas griegas e italianas, condenados a crecer embarrados en la inmundicia de la que una de las grandes potencias mundiales les considera merecedores. Unos ojos tan anhelantes de nuevos horizontes como los de los estudiantes nicaragüenses acribillados por las balas del autoritarismo de Ortega y Murillo. Cuánta delicadeza masacrada, cuántos vientres yermos de madres ya sin hijos, cuántos primeros rayos de sol primaverales que helarán sus pieles, cuántas vidas sesga cada una de las muertes. Y por eso como periodistas tenemos que dar testimonio de cada una de ellas, porque como escribía en 2006 Soledad Gallego Díaz con respecto a Palestina, pero que se podría aplicar a cualquier otro escenario: "Dicen que el dolor es real sólo cuando consigues que otro crea en él. Si no lo logras, tu dolor es locura. Es necesario creer en el dolor de los palestinos, acosados, atacados, asesinados, para que no caigan en la locura: hay que reconocer su dolor real, dar testimonio público de su sufrimiento, de su soledad y de su amargura, para evitar que caigan en la enajenación y en el suicidio". Pero lo contemos o no, hoy nacerá una nueva criatura palestina, nicaragüense, maliense, española, siria, roghinya... Que regalará a los que la rodean la oportunidad de renacer en su mirada, a verse deslumbrados por la constatación de que ese rayo de la última puesta de sol de aquel verano eterno se repetirá, al menos, decenas de veces más, y que para ese bebé será tan eterno como los veranos de nuestra infancia... Y así, los dichosos renacidos volverán a saborear –a través del ahora recién llegado– el explosivo dulzor del primer sorbo a un té con hierbabuena, la calidez de la primera manta del otoño, las risas que no se pueden controlar de tanta alegría que encierran, el primer beso dado con todo el amor, el a-m-o-r con todas las letras. Así es como vamos poniendo a salvo la cordura entre tanto horror: refugiándonos en lo extraordinario de lo cotidiano, alzando la voz para señalar a los verdugos, y bajándola para susurrar y consolar a sus víctimas. Y tarareándole a la criatura mientras se duerme: Reivindico el espejismo De intentar ser uno mismo Ese viaje hacia la nada Que consiste en la certeza De encontrar en tu mirada La belleza La belleza...

La entrada Poner a salvo la cordura se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/19/poner-a-salvo-la-cultura/feed/ 0
La otra cara del milagro portugués https://www.lamarea.com/2018/05/19/la-otra-cara-del-milagro-portugues/ https://www.lamarea.com/2018/05/19/la-otra-cara-del-milagro-portugues/#comments Sat, 19 May 2018 10:23:18 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106800 Pie de foto: Turistas en el barrio Alfama de Lisboa, Portugal. Foto: REUTERS/Rafael Marchante.

Como si Lisboa no estuviera ya saturada de turistas, quienes siguen Eurovisión, el gran espectáculo pop-trash anual, colapsaron la capital portuguesa la semana pasada. La oficina de turismo de Portugal aprovechó la retransmisión a una audiencia de más de 200 millones de personas para publicitar las bellezas del país a todos aquellos que aún no se habían enterado de que es el destino de moda desde hace un par de años. Todos menos el público chino, porque la Unión Europea de Radiodifusión (EBU), responsable del festival, canceló la licencia a un canal de televisión del país asiático por haber censurado dos actuaciones en las semifinales del concurso, una de ellas la canción de Irlanda, por sus supuestas connotaciones homosexuales.

Aun a riesgo de estirar demasiado la metáfora, la celebración de Eurovisión en Lisboa fue síntoma de dos dilemas de la actual bonanza económica de Portugal: los efectos negativos del boom turístico y la dependencia de inversores extranjeros que pueden resultar problemáticos, como el régimen chino. Vamos por partes.

El gobierno socialista en minoría de António Costa, que cuenta con el apoyo del Bloque de Izquierda (Bloco de Esquerda, BE), de los comunistas del PCP y de los verdes, ha sorprendido a muchos sectores, en casa y fuera, con sus logros económicos. El Producto Interior Bruto (PIB) creció en 2017 un 2,7%; la tasa de paro ha caído por debajo del 8%, y el déficit público va camino de desaparecer.

Todo ello ha sido compatible con revertir buena parte de los duros recortes sociales que sufrió Portugal bajo el rescate internacional entre 2011 y 2014, tutelado por la troika de la Comisn Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario InternacionalNo es extraño, por tanto, que la izquierda, de capa caída en casi todo el resto de Europa, vea en Costa una especie de salvador, la prueba real de que existen alternativas a la doctrina de la austeridad impuesta por Bruselas y Berlín.

Sin embargo, conviene manejar cautela porque la recuperación y la buena marcha de la economía lusa se deben en gran parte a factores externos y difíciles de controlar. Portugal está de moda entre los destinos del mundo. Esta industria creció el año pasado un 10% y ya aporta un 7,1% al PIB. Igual que ocurre en España, el sector es uno de los motores de la creación de empleo y, también como aquí, ello explica la profusión de trabajos precarios y mal pagados. La avalancha de turistas está causando problemas en ciudades como Lisboa u Oporto, donde la extensión de pisos turísticos del estilo de los de Airbnb está expulsando a los vecinos de toda la vida.

Visados oro

El Gobierno luso también ha contribuido a la llegada de cada vez más personas del extranjero, con generosas ventajas fiscales para no residentes y los llamados visados oro, que conceden la residencia a quien invierte un mínimo de 500.000 euros en activos como viviendas. Entre 2013 y 2017, el 60% de estos permisos fueron otorgados a personas procedentes de China que invirtieron un total de 2.000 millones de euros en el país a cambio de casi 4.000 visados.

No solo la ciudadanía, también las empresas chinas se han enamorado de Portugal. La semana pasada, China Three Gorges (CTG) anunció una oferta de compra para hacerse con el control del 76% de las acciones de Electricidade de Portugal (EdP) que aún no posee. La OPA de la empresa estatal china sobre la mayor eléctrica de Portugal, que antaño fue pública, es controvertida.

China Three Gorges entró en el capital de EdP en 2011 aprovechando la privatización total de la empresa, tal como había ordenado la troika en el plan de rescate. Otra compañía estatal china, State Grid, aprovechó la ocasión y compró un 25% de la operadora de la red eléctrica lusa REN. Hubo más operaciones de este tipo. “La liquidez extraordinaria de los inversores chinos –especialmente las sociedades estatales– durante el proceso de privatización les permitía hacer las mejores ofertas y así quedarse con la participación pública en las empresas portuguesas más atractivas en el proceso de privatización”, explica un estudio sobre la inversión del país asiático en Europa de la escuela de negocios ESADE de Barcelona. Además de las empresas gubernamentales, también las privadas han ido de compras en Portugal. Por ejemplo, en los últimos años Fosun adquirió varias aseguradoras y una participación de control en BCP, el segundo banco del país.

Después de haber dedicado enormes sumas a comprar activos, sobre todo recursos naturales en África y América Latina, China ha puesto su atención en la adquisición de empresas en Europa y Norteamérica, muchas en sectores estratégicos, como es el caso de EdP. Según el informe de ESADE, en 2015 Portugal fue el país europeo que más dinero recibió del gigante asiático en relación con el tamaño de su economía, en concreto el equivalente al 3,3% de su PIB.

Y, al parecer, todavía hay apetito. La semana que viene, la consultora multinacional EY organiza dos seminarios en Pekín y Shanghai para informar a potenciales inversores sobre las ventajas de ir a Portugal, “uno de los países europeos con el mejor historial para atraer y apoyar la inversión china”. Pero, ¿dónde va a parar esta inversión? Hasta ahora, los chinos han dedicado su dinero básicamente a comprar acciones de empresas, mientras han construido muy pocas plantas propias. Una excepción es Huawei, el gigante de las telecomunicaciones, que abrió un centro tecnológico en Portugal.

Otro problema que plantea el apetito del país asiático y su modelo mixto de capitalismo y comunismo es que los principales inversores son públicos, como en el caso de la oferta de CTG por EdP. Esta compra es “una maniobra particularmente peligrosa”, en opinión de Carolina Martins, la coordinadora del Bloco de Esquerda. “¿Cómo explicamos que el Estado portugués no manda en el sector de la energía y el Estado chino sí?”, se preguntó Martins, según informaron medios lusos. “Los sectores estratégicos de la economía deben estar bajo control público. Nada demuestra mejor la hipocresía de la legislación europea que lo que está pasando con EdP porque dice que Portugal no puede ser dueño de su propia energía pero el Estado chino sí”, argumentó Martins.

Asimismo, los comunistas portugueses consideran que “una empresa estratégica para los intereses del país no puede estar sujeta a cuestiones financieras ni a países extranjeros”, en palabras del secretario general del PCP, el histórico Jerónimo de Sousa.

En el Partido Socialista tampoco comparten el entusiasmo de su líder. Costa avanzó que el Gobierno no se opondrá a la compra total de la eléctrica por parte de su principal accionista. “Los chinos han sido buenos inversores”, afirmó el mandatario luso.

Pero no todo el mundo recibe a China con los brazos tan abiertos como Portugal. En Francia, Alemania y otros países ven con recelo el creciente hambre de compras del país asiático. Entre otras cosas, temen por la transferencia de tecnología en sectores como las telecomunicaciones. Después de haber luchado durante décadas para eliminar la "acción de oro", que otorga a los gobiernos cierto control en las empresas estratégicas, la Comisión Europea ha dado un giro radical y ahora ve con buenos ojos este tipo de blindajes. Recientemente en los Estados Unidos de Donald Trump, el Comité para las Inversiones Extranjeras (CFIUS) ha vetado una serie de compras de empresas estadounidenses por inversores chinos.

Pese a los reparos de la izquierda, la compra de EdP por CTG no parece correr peligro de fracasar por preocupaciones estratégicas del Gobierno. Por ahora, es la propia dirección de la eléctrica la que rechaza la oferta china, si bien por motivos mucho más mundanos: el precio ofrecido le parece demasiado bajo.

 

La entrada La otra cara del milagro portugués se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Pie de foto: Turistas en el barrio Alfama de Lisboa, Portugal. Foto: REUTERS/Rafael Marchante.

Como si Lisboa no estuviera ya saturada de turistas, quienes siguen Eurovisión, el gran espectáculo pop-trash anual, colapsaron la capital portuguesa la semana pasada. La oficina de turismo de Portugal aprovechó la retransmisión a una audiencia de más de 200 millones de personas para publicitar las bellezas del país a todos aquellos que aún no se habían enterado de que es el destino de moda desde hace un par de años. Todos menos el público chino, porque la Unión Europea de Radiodifusión (EBU), responsable del festival, canceló la licencia a un canal de televisión del país asiático por haber censurado dos actuaciones en las semifinales del concurso, una de ellas la canción de Irlanda, por sus supuestas connotaciones homosexuales. Aun a riesgo de estirar demasiado la metáfora, la celebración de Eurovisión en Lisboa fue síntoma de dos dilemas de la actual bonanza económica de Portugal: los efectos negativos del boom turístico y la dependencia de inversores extranjeros que pueden resultar problemáticos, como el régimen chino. Vamos por partes. El gobierno socialista en minoría de António Costa, que cuenta con el apoyo del Bloque de Izquierda (Bloco de Esquerda, BE), de los comunistas del PCP y de los verdes, ha sorprendido a muchos sectores, en casa y fuera, con sus logros económicos. El Producto Interior Bruto (PIB) creció en 2017 un 2,7%; la tasa de paro ha caído por debajo del 8%, y el déficit público va camino de desaparecer. Todo ello ha sido compatible con revertir buena parte de los duros recortes sociales que sufrió Portugal bajo el rescate internacional entre 2011 y 2014, tutelado por la troika de la Comisn Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario InternacionalNo es extraño, por tanto, que la izquierda, de capa caída en casi todo el resto de Europa, vea en Costa una especie de salvador, la prueba real de que existen alternativas a la doctrina de la austeridad impuesta por Bruselas y Berlín. Sin embargo, conviene manejar cautela porque la recuperación y la buena marcha de la economía lusa se deben en gran parte a factores externos y difíciles de controlar. Portugal está de moda entre los destinos del mundo. Esta industria creció el año pasado un 10% y ya aporta un 7,1% al PIB. Igual que ocurre en España, el sector es uno de los motores de la creación de empleo y, también como aquí, ello explica la profusión de trabajos precarios y mal pagados. La avalancha de turistas está causando problemas en ciudades como Lisboa u Oporto, donde la extensión de pisos turísticos del estilo de los de Airbnb está expulsando a los vecinos de toda la vida.

Visados oro

El Gobierno luso también ha contribuido a la llegada de cada vez más personas del extranjero, con generosas ventajas fiscales para no residentes y los llamados visados oro, que conceden la residencia a quien invierte un mínimo de 500.000 euros en activos como viviendas. Entre 2013 y 2017, el 60% de estos permisos fueron otorgados a personas procedentes de China que invirtieron un total de 2.000 millones de euros en el país a cambio de casi 4.000 visados. No solo la ciudadanía, también las empresas chinas se han enamorado de Portugal. La semana pasada, China Three Gorges (CTG) anunció una oferta de compra para hacerse con el control del 76% de las acciones de Electricidade de Portugal (EdP) que aún no posee. La OPA de la empresa estatal china sobre la mayor eléctrica de Portugal, que antaño fue pública, es controvertida. China Three Gorges entró en el capital de EdP en 2011 aprovechando la privatización total de la empresa, tal como había ordenado la troika en el plan de rescate. Otra compañía estatal china, State Grid, aprovechó la ocasión y compró un 25% de la operadora de la red eléctrica lusa REN. Hubo más operaciones de este tipo. “La liquidez extraordinaria de los inversores chinos –especialmente las sociedades estatales– durante el proceso de privatización les permitía hacer las mejores ofertas y así quedarse con la participación pública en las empresas portuguesas más atractivas en el proceso de privatización”, explica un estudio sobre la inversión del país asiático en Europa de la escuela de negocios ESADE de Barcelona. Además de las empresas gubernamentales, también las privadas han ido de compras en Portugal. Por ejemplo, en los últimos años Fosun adquirió varias aseguradoras y una participación de control en BCP, el segundo banco del país. Después de haber dedicado enormes sumas a comprar activos, sobre todo recursos naturales en África y América Latina, China ha puesto su atención en la adquisición de empresas en Europa y Norteamérica, muchas en sectores estratégicos, como es el caso de EdP. Según el informe de ESADE, en 2015 Portugal fue el país europeo que más dinero recibió del gigante asiático en relación con el tamaño de su economía, en concreto el equivalente al 3,3% de su PIB. Y, al parecer, todavía hay apetito. La semana que viene, la consultora multinacional EY organiza dos seminarios en Pekín y Shanghai para informar a potenciales inversores sobre las ventajas de ir a Portugal, “uno de los países europeos con el mejor historial para atraer y apoyar la inversión china”. Pero, ¿dónde va a parar esta inversión? Hasta ahora, los chinos han dedicado su dinero básicamente a comprar acciones de empresas, mientras han construido muy pocas plantas propias. Una excepción es Huawei, el gigante de las telecomunicaciones, que abrió un centro tecnológico en Portugal. Otro problema que plantea el apetito del país asiático y su modelo mixto de capitalismo y comunismo es que los principales inversores son públicos, como en el caso de la oferta de CTG por EdP. Esta compra es “una maniobra particularmente peligrosa”, en opinión de Carolina Martins, la coordinadora del Bloco de Esquerda. “¿Cómo explicamos que el Estado portugués no manda en el sector de la energía y el Estado chino sí?”, se preguntó Martins, según informaron medios lusos. “Los sectores estratégicos de la economía deben estar bajo control público. Nada demuestra mejor la hipocresía de la legislación europea que lo que está pasando con EdP porque dice que Portugal no puede ser dueño de su propia energía pero el Estado chino sí”, argumentó Martins. Asimismo, los comunistas portugueses consideran que “una empresa estratégica para los intereses del país no puede estar sujeta a cuestiones financieras ni a países extranjeros”, en palabras del secretario general del PCP, el histórico Jerónimo de Sousa. En el Partido Socialista tampoco comparten el entusiasmo de su líder. Costa avanzó que el Gobierno no se opondrá a la compra total de la eléctrica por parte de su principal accionista. “Los chinos han sido buenos inversores”, afirmó el mandatario luso. Pero no todo el mundo recibe a China con los brazos tan abiertos como Portugal. En Francia, Alemania y otros países ven con recelo el creciente hambre de compras del país asiático. Entre otras cosas, temen por la transferencia de tecnología en sectores como las telecomunicaciones. Después de haber luchado durante décadas para eliminar la "acción de oro", que otorga a los gobiernos cierto control en las empresas estratégicas, la Comisión Europea ha dado un giro radical y ahora ve con buenos ojos este tipo de blindajes. Recientemente en los Estados Unidos de Donald Trump, el Comité para las Inversiones Extranjeras (CFIUS) ha vetado una serie de compras de empresas estadounidenses por inversores chinos. Pese a los reparos de la izquierda, la compra de EdP por CTG no parece correr peligro de fracasar por preocupaciones estratégicas del Gobierno. Por ahora, es la propia dirección de la eléctrica la que rechaza la oferta china, si bien por motivos mucho más mundanos: el precio ofrecido le parece demasiado bajo.  

La entrada La otra cara del milagro portugués se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/19/la-otra-cara-del-milagro-portugues/feed/ 1
Noticias climáticas: 33 años de calor https://www.lamarea.com/2018/05/18/noticias-climaticas-33-anos-de-calor/ https://www.lamarea.com/2018/05/18/noticias-climaticas-33-anos-de-calor/#respond Fri, 18 May 2018 12:22:43 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106896 Escaladores de Greenpeace, colocan paneles solares en el Ministerio de Energía. Foto: Greenpeace / Mario López.

Siguen los asesinatos de líderes indígenas

Este lunes, la organización guatemalteca Comité Campesino del Altiplano (CCDA) anunció el asesinato de Mateo Chamán Paau, integrante y líder de este grupo. Chamán, que según el CCDA murió la noche del domingo, había recibido amenazas recientemente. Se convierte así en la última víctima de unos días sangrientos para los líderes indígenas de Guatemala. En tan sólo una semana, tres líderes de organizaciones indígenas han muerto a manos de pistoleros en el país centroamericano, después de enfrentarse a proyectos hidroeléctricos y mineros que, según denuncian, amenazan sus formas de vida. Según informa la agencia Associated Press, las organizaciones han señalado al presidente del país, Jimmy Morales, de instigar la violencia contra ellos, lo que ha sido negado por la oficina del mandatario.

Las muertes chocan frontalmente no sólo con el respeto a los derechos humanos, sino también con la resolución adquirida durante la última Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático (COP23), celebrada en Bonn el pasado noviembre. En dicha cita, los países firmantes (incluida Guatemala) reconocieron la necesidad de otorgar a los pueblos indígenas un papel de liderazgo en todo lo referente al desarrollo de sus tierras, como medida clave para frenar el avance del cambio climático.

En lo que va de año ya han sido asesinados más de 30 líderes indígenas o ecologistas en todo el mundo.

Cataluña activa la Ley de Cambio Climático

Una de las primeras medidas activadas por la Generalitat tras la investidura de Quim Torra como presidente ha sido la puesta en marcha de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética en Cataluña. La norma, aprobada por el Parlament el pasado mes de julio, había sido impugnada ante el Tribunal Constitucional por el Gobierno, lo que había llevado a su suspensión cautelar. Sin embargo, en abril el Constitucional levantó dicha suspensión para todos los artículos menos uno, que prohíbe la concesión de licencias de extracción de hidrocarburos por fracking.

Uno de los objetivos de la ley es el fomento del autoconsumo energético, cuya proliferación en España sigue siendo difícil debido al conocido como “impuesto al sol”. En declaraciones a El Periódico de la Energía, Assumpta Farran, directora del ICAEN (Institut Català d’Energia), admitió que es difícil que este modelo pueda superar, a corto plazo, las dificultades técnicas a las que se enfrenta.

Precisamente contra el impuesto al sol se manifestó esta semana en Madrid Greenpeace. A primera hora de la mañana del jueves, escaladores de la ONG se encaramaron al edificio del Ministerio de Energía para colocar placas solares en el mismo, así como pancartas denunciando la mencionada tasa. Además, Greenpeace entregó también en el ministerio más de 100.000 firmas contra la medida.

El texto de la ley catalana de cambio climático puede leerse al completo aquí (en catalán).

El petróleo “inextraíble”

La exjefa del Secretariado para el Cambio Climático de las Naciones Unidas, Christiana Figueres, afirmó este martes, en declaraciones a la agencia Reuters, que el petróleo del Ártico debería considerarse “inextraíble” para poder alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. “Los riesgos son bastante más altos que hace unos años”, afirmó la diplomática costarricense.

Las declaraciones de Figueres llegaron un día después de que más de un centenar de organizaciones, desde grupos indígenas a plataformas de inversores, firmaran dos cartas para pedir que las aguas árticas de Estados Unidos (en el estado de Alaska) sean protegidas al más alto nivel. El presidente estadounidense, Donald Trump, retiró recientemente la prohibición contra la exploración de combustibles fósiles en Alaska.

Muchas compañías y gobiernos siguen explorando y explotando el Ártico en busca de hidrocarburos. Una de las que más se benefician de esta actividad, la compañía estatal noruega Statoil, ha cambiado su nombre esta semana a Equinor. La razón, según Reuters, es eliminar “oil” (petróleo) de su nombre para atraer a “jóvenes preocupados por el cambio climático”.

España convence a Bruselas

La Comisión Europea ha aceptado las medidas propuestas por España, República Checa y Eslovaquia para reducir la contaminación atmosférica. De esta forma, Bruselas no ha incluido a los tres países en la denuncia formal que presentará ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea contra otros seis gobiernos por no cumplir las normas comunitarias relativas a la polución del aire. Ahora esas naciones (Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Rumanía y Hungría) se enfrentan a sanciones que podrían alcanzar varios millones de euros, según el diario británico The Guardian.

La Comisión, en una nota de prensa, ha afirmado que las medidas puestas en marcha o planeadas por España, República Checa y Eslovaquia son apropiadas, y que controlará “de cerca” su implantación.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren 7 millones de personas en todo el mundo por causas relacionadas la contaminación atmosférica, gran parte de la cual procede de la quema de combustibles fósiles. En la Unión Europea, 400.000 personas pierden la vida cada año por este motivo.

400 meses de temperaturas por encima de la media

El mundo lleva 400 meses seguidos por encima de la media de temperatura del siglo XX. Según los datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, el planeta lleva 33 años consecutivos por encima de la media histórica de temperatura, si se considera a nivel global y mes a mes. Este es el cuadragésimo segundo mes de abril por encima de los registros históricos.

En declaraciones al diario El País, Teresa Ribera, experta en cambio climático y directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI), expresó la cifra de una manera contundente: “Nadie nacido desde 1985 ha vivido un solo mes por debajo de la temperatura media global del siglo XX”.

La entrada Noticias climáticas: 33 años de calor se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Escaladores de Greenpeace, colocan paneles solares en el Ministerio de Energía. Foto: Greenpeace / Mario López.

Siguen los asesinatos de líderes indígenas Este lunes, la organización guatemalteca Comité Campesino del Altiplano (CCDA) anunció el asesinato de Mateo Chamán Paau, integrante y líder de este grupo. Chamán, que según el CCDA murió la noche del domingo, había recibido amenazas recientemente. Se convierte así en la última víctima de unos días sangrientos para los líderes indígenas de Guatemala. En tan sólo una semana, tres líderes de organizaciones indígenas han muerto a manos de pistoleros en el país centroamericano, después de enfrentarse a proyectos hidroeléctricos y mineros que, según denuncian, amenazan sus formas de vida. Según informa la agencia Associated Press, las organizaciones han señalado al presidente del país, Jimmy Morales, de instigar la violencia contra ellos, lo que ha sido negado por la oficina del mandatario. Las muertes chocan frontalmente no sólo con el respeto a los derechos humanos, sino también con la resolución adquirida durante la última Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático (COP23), celebrada en Bonn el pasado noviembre. En dicha cita, los países firmantes (incluida Guatemala) reconocieron la necesidad de otorgar a los pueblos indígenas un papel de liderazgo en todo lo referente al desarrollo de sus tierras, como medida clave para frenar el avance del cambio climático. En lo que va de año ya han sido asesinados más de 30 líderes indígenas o ecologistas en todo el mundo. Cataluña activa la Ley de Cambio Climático Una de las primeras medidas activadas por la Generalitat tras la investidura de Quim Torra como presidente ha sido la puesta en marcha de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética en Cataluña. La norma, aprobada por el Parlament el pasado mes de julio, había sido impugnada ante el Tribunal Constitucional por el Gobierno, lo que había llevado a su suspensión cautelar. Sin embargo, en abril el Constitucional levantó dicha suspensión para todos los artículos menos uno, que prohíbe la concesión de licencias de extracción de hidrocarburos por fracking. Uno de los objetivos de la ley es el fomento del autoconsumo energético, cuya proliferación en España sigue siendo difícil debido al conocido como “impuesto al sol”. En declaraciones a El Periódico de la Energía, Assumpta Farran, directora del ICAEN (Institut Català d’Energia), admitió que es difícil que este modelo pueda superar, a corto plazo, las dificultades técnicas a las que se enfrenta. Precisamente contra el impuesto al sol se manifestó esta semana en Madrid Greenpeace. A primera hora de la mañana del jueves, escaladores de la ONG se encaramaron al edificio del Ministerio de Energía para colocar placas solares en el mismo, así como pancartas denunciando la mencionada tasa. Además, Greenpeace entregó también en el ministerio más de 100.000 firmas contra la medida. El texto de la ley catalana de cambio climático puede leerse al completo aquí (en catalán). El petróleo “inextraíble” La exjefa del Secretariado para el Cambio Climático de las Naciones Unidas, Christiana Figueres, afirmó este martes, en declaraciones a la agencia Reuters, que el petróleo del Ártico debería considerarse “inextraíble” para poder alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. “Los riesgos son bastante más altos que hace unos años”, afirmó la diplomática costarricense. Las declaraciones de Figueres llegaron un día después de que más de un centenar de organizaciones, desde grupos indígenas a plataformas de inversores, firmaran dos cartas para pedir que las aguas árticas de Estados Unidos (en el estado de Alaska) sean protegidas al más alto nivel. El presidente estadounidense, Donald Trump, retiró recientemente la prohibición contra la exploración de combustibles fósiles en Alaska. Muchas compañías y gobiernos siguen explorando y explotando el Ártico en busca de hidrocarburos. Una de las que más se benefician de esta actividad, la compañía estatal noruega Statoil, ha cambiado su nombre esta semana a Equinor. La razón, según Reuters, es eliminar “oil” (petróleo) de su nombre para atraer a “jóvenes preocupados por el cambio climático”. España convence a Bruselas La Comisión Europea ha aceptado las medidas propuestas por España, República Checa y Eslovaquia para reducir la contaminación atmosférica. De esta forma, Bruselas no ha incluido a los tres países en la denuncia formal que presentará ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea contra otros seis gobiernos por no cumplir las normas comunitarias relativas a la polución del aire. Ahora esas naciones (Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Rumanía y Hungría) se enfrentan a sanciones que podrían alcanzar varios millones de euros, según el diario británico The Guardian. La Comisión, en una nota de prensa, ha afirmado que las medidas puestas en marcha o planeadas por España, República Checa y Eslovaquia son apropiadas, y que controlará “de cerca” su implantación. Según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren 7 millones de personas en todo el mundo por causas relacionadas la contaminación atmosférica, gran parte de la cual procede de la quema de combustibles fósiles. En la Unión Europea, 400.000 personas pierden la vida cada año por este motivo. 400 meses de temperaturas por encima de la media El mundo lleva 400 meses seguidos por encima de la media de temperatura del siglo XX. Según los datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, el planeta lleva 33 años consecutivos por encima de la media histórica de temperatura, si se considera a nivel global y mes a mes. Este es el cuadragésimo segundo mes de abril por encima de los registros históricos. En declaraciones al diario El País, Teresa Ribera, experta en cambio climático y directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI), expresó la cifra de una manera contundente: “Nadie nacido desde 1985 ha vivido un solo mes por debajo de la temperatura media global del siglo XX”.

La entrada Noticias climáticas: 33 años de calor se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/18/noticias-climaticas-33-anos-de-calor/feed/ 0
Laurent Cantet: “Tenemos que dejar de juzgar a la juventud” https://www.lamarea.com/2018/05/18/la-marea-laurent-cantet-tenemos-que-dejar-de-juzgar-a-la-juventud/ https://www.lamarea.com/2018/05/18/la-marea-laurent-cantet-tenemos-que-dejar-de-juzgar-a-la-juventud/#comments Fri, 18 May 2018 11:51:04 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106758 El director de cine francés Laurent Cantet. | La Marea

La vida es como es y no como debería ser. Para corregir eso se inventó Hollywood, una fábrica de sueños en la que los protagonistas siempre tienen finales felices para sus aventuras y ante los que se abre un futuro luminoso. El cine americano corregía así una larguísima tradición narrativa de niños desobedientes perdidos por el bosque y devorados por los ogros. Pero la Europa gris corroída por los nacionalismos, las guerras y los banqueros siguió ahí, proponiendo otro cine, retratando la vida no como debería ser sino (tristemente) como es.

Laurent Cantet es europeo, como Roberto Rossellini o Ken Loach. También le interesan los temas sociales y, como ellos, trabaja a menudo con actores no profesionales. Y tiene, además, una larga experiencia a la hora de hablar de niños perdidos. Pensemos por ejemplo en Souleymane, el chico maliense que se sentaba en la última fila en La clase (2008), la película más celebrada de Cantet. En un film norteamericano ese chico racializado, rebelde, maleducado e indomable hubiera tenido una habilidad especial con la que redimirse (en la película, de hecho, demuestra interés y un incipiente talento para tomar fotografías). Y finalmente, gracias a esa habilidad, hubiera sido aceptado por la sociedad blanca. Es, de hecho, lo que los espectadores estábamos deseando ver en La clase. Pero la vida no funciona así, y el cine de Cantet tampoco.

El director francés estrena ahora El taller de escritura, una cinta en la que que retoma el camino de La clase. Aquí los adolescentes se reúnen en torno a una autora de éxito como parte de un proyecto de integración. Compartirán juntos varias semanas con el objetivo de escribir una novela que transcurra en su ciudad, La Ciotat, una localidad a 30 kilómetros de Marsella que fue duramente golpeada por la reconversión industrial y el cierre del astillero en la década de 1980. Los diferentes sexos, razas y orígenes culturales de estos jóvenes harán que la convivencia no sea fácil. Cantet centra su relato en Antoine, un chaval blanco, de clase media-baja y sin figuras adultas de referencia que empieza a coquetear peligrosamente con la ultraderecha.

A través de sus películas, ha demostrado que siente un gran respeto por lo que en España llamamos, usando una expresión horrible, "la edad del pavo". ¿Por qué esta edad es tan importante para usted?
Porque es el momento en el que todo es posible. Y también porque su contemplación es apasionante. Pero, sobre todo, por eso precisamente de "la edad del pavo". Es una edad muy estigmatizada. Son unos bestias, son idiotas, no leen... Todo eso. Para mí es importante mirar a los jóvenes de una manera diferente a la que son juzgados. Son ellos los que van a construir el mundo del futuro, son ellos los que van a tomar el relevo, por eso hay que intentar comprenderlos. ¿Cómo ven ellos el mundo? Hay que interesarse por eso para saber hacia dónde vamos.

[caption id="attachment_106873" align="aligncenter" width="1024"]Fotograma de 'El taller de escritura'. Fotograma de 'El taller de escritura'.[/caption]

Cuando vemos La clase o El taller de escritura tenemos la impresión de que a esos chicos les falta una figura adulta, cariñosa y responsable cerca de ellos. Pero también vemos cómo los adultos aprenden cosas de estos chicos. ¿Qué ha aprendido usted de ellos?
Aprendo a mirar mejor. A escucharlos un poco más. También aprendo a entender el mundo a través de instrumentos que ellos manejan mejor que yo, como las nuevas tecnologías, el smartphone, Internet, los videojuegos, los mensajes de 140 caracteres... La cultura que yo tenía a su edad era más literaria y más cinematográfica. Ellos tienen otra cultura que yo no quiero juzgar pero que sí me interesa.

Hay un terreno de juego cultural que comparten los adultos y los jóvenes en sus películas: la conversación. La conversación preside Regreso a Ítaca (2014), en la que los viejos camaradas hablan de sus sueños perdidos, pero también La clase y El taller de escritura.
Adoro filmar la palabra. La energía con la que estos jóvenes defienden sus opiniones es muy significativa. La sociedad se construye también a través de las dificultades que tenemos para aceptar otros puntos de vista. Todo este proceso de confrontación a veces es fastidioso, incluso un poco violento. Pero a mí me apasiona conversar, adoro escuchar hablar a los demás, porque eso refleja nuestra complejidad a la hora de entender el mundo.

Supongo que eso dificultará mucho el proceso de escritura, porque en las conversaciones de sus películas los actores improvisan mucho.
En La clase me arriesgué a improvisar en el mismo plató de rodaje. Los chavales no habían leído el guion y nosotros les seguíamos sin saber a veces adónde iban a llegar. Pero en El taller de escritura, el proceso fue diferente. Robin Campillo [su coguionista habitual y director de 120 pulsaciones por minuto, una de las mejores películas de 2017] y yo escribimos un guion casi cerrado, muy preciso. Pero para mí ese guion es solo una primera etapa. Las escenas se van construyendo en realidad durante los ensayos. Nos reunimos varias semanas antes del rodaje y lo ensayamos todo. Y a veces los chicos y yo hablábamos durante tres horas sobre el tema de una determinada escena. Después, con lo que recordaba de esas conversaciones, reescribí lo que dijeron y cómo lo dijeron. Todo eso, a través de lo que ellos aportaban, fue transformando poco a poco la historia.

¿Por eso le gusta tanto trabajar con actores no profesionales?
Bueno, es mi manera de verificar las hipótesis que hago a la hora de escribir.

Rossellini decía que trabajaba siempre con actores no profesionales para no malgastar energía discutiendo con ellos. ¿Usted también lo hace por eso?
[Risas] ¡Pero él trabajaba también con actores profesionales!

Sí, con Anna Magnani o Ingrid Bergman, pero solo para el papel principal, como ha hecho usted con Marina Foïs, la profesora de El taller de escritura.
La verdad es que yo no suelo discutir mucho con los actores. Sí hablo de todo lo que rodea al rodaje. Hablo del guion, hablo con los técnicos, pero no me gusta estar encima de los actores. Les dejo mucha libertad. Me gustan las reacciones que salen naturalmente de ellos. A veces creo que son mucho más ricas de lo que yo había imaginado. Pero, ojo, cuando se trata de actores no profesionales tampoco estoy buscando una mirada documental. Se trata siempre de un personaje que yo fabrico a partir de una forma de ser, de hablar o de comportarse. Además, creo que los actores están protegidos por el personaje. Saben que yo no los filmo a ellos sino a su personaje.

Pero sí les dará muchas indicaciones.
No todo el rato. Por ejemplo, con Matthieu Lucci, el chico que interpreta a Antoine [el joven que se siente atraído por la violencia ultra], tengo la impresión de haber hablado muy poco. De hecho, fue él el que me dio la clave de su personaje a mí. Durante los ensayos me dijo: 'Este tío es un gilipollas. Pero creo que me gusta cada vez más. Y eso me hace sentir culpable'. Eso habla de la inteligencia y del instinto de estos chicos y de cómo saben sacar toda la complejidad que esconde su personaje. A partir de ese momento, ya no había nada más que decirle. Lo había comprendido todo.

La fuerza que despliega Matthieu en su interpretación es formidable. ¿Cree que acabará dedicándose a esto?
Sí. De hecho ya está dando clases para ser actor. Me dijo que lo pasó muy bien durante el rodaje y no tengo dudas de que volverá a trabajar en el cine pronto. En La clase también hubo dos o tres chicos que continuaron haciendo películas y otros que se mostraron muy interesados en lo que ocurría detrás de la cámara y se han convertido en técnicos de cine. Es normal. Cuando te sometes a una experiencia así, el virus se transmite muy fácilmente.

Volviendo al tema central de la película, ¿cuál cree usted que es la mejor manera de alejar a los jóvenes del radicalismo, ya sea éste político o religioso?
Los chicos como Antoine existen, desgraciadamente, lo mismo que hay otros que se radicalizan a través del yihadismo. ¿Por qué? Porque dentro de ellos, de uno y de otro, hay mucho desprecio. Si no tienen perspectivas, si no tienen esperanzas, buscarán a personas que les ofrezcan soluciones simples y fáciles de comprender. Y hay que tener mucho cuidado con eso.

¿Y ese es un problema de la sociedad, de los padres, de los profesores…?
Creo que es un problema que atañe a todos los adultos. Tenemos que dejar de juzgarlos continuamente y darles confianza para que se desarrollen. Y al margen de esto, también hay factores que podríamos llamar de 'sociourbanismo'. Hemos creado guetos y esos guetos se vuelven problemáticos, claro. El agrupamiento étnico y religioso se impone al pluralismo. La cuestión de la identidad se vuelve muy importante para los jóvenes. Y la buscan. Las causas, por tanto, son múltiples.

Malika, una de las chicas de El taller de escritura, habla con gran admiración de la lucha obrera de su abuelo en el astillero. ¿Cómo era Laurent Cantet de adolescente? ¿También estaba interesado por la política?
No por la militancia pero sí estaba interesado por intentar comprender las cosas, por debatir… Y cuando hago una película es lo mismo. Trato de compartir mis interrogantes con el público. No tengo muchas respuestas que dar. Si tuviera la respuesta para estas preguntas sería un político, no un cineasta. Me hago preguntas y las comparto con la esperanza de que hagan pensar. Así es como hago mi cine y creo que ya era un poco así de joven.

Pero esa es una postura muy adulta y muy responsable. ¿Ya era así de adolescente?
Tengo la impresión de haber sido siempre un poco demasiado serio. No necesariamente maduro, eh, pero tampoco muy dado a la ligereza y la informalidad.

Robert Guédiguian habla a menudo del compromiso político como una especie de "herencia familiar". ¿Usted también lo vivió así?
Sí. Mis padres tenían una fuerte conciencia política. En mi casa siempre hubo debates de ese estilo. Eran profesores y estaban muy identificados con su trabajo, muy comprometidos con el papel de la enseñanza en la sociedad. Para ellos era una cuestión moral, pero estaban más próximos al humanismo que a una determinada militancia política.

Así que fueron ellos los que, de alguna manera, propiciaron que usted trate la juventud en sus películas como un material precioso, ¿no? Esos chicos tienen muchas capacidades pero también son muy delicados. Todo su potencial puede estropearse fácilmente. El personaje de Antoine, por ejemplo, es muy talentoso pero un acceso de ira puede arruinar toda su vida en un instante. ¿Esta cercanía con la tragedia es el verdadero problema del adolescente?
Claro, pero es que ser adolescente es vivir esos sentimientos y ese tipo de experiencias. Es darse contra un muro y luego darse contra otro hasta darse cuenta, finalmente, de que el camino es bastante más sinuoso de lo que se pensaba en un principio. Esa fragilidad, que paradójicamente podría entenderse también como una fuerza, la comparten con los niños: lloran por algo hasta que pasan esa crisis y se dirigen tranquilamente hacia la siguiente crisis. Y a la siguiente. Y a la siguiente. Y tienen otra cosa paradójica: la ligereza con la que afrontan ciertos aspectos de la vida, esa indiferencia reivindicada casi como un modo de vida, y al mismo tiempo la gravedad de todo lo que se juegan en ese periodo. Tengo la impresión de que la exhibición de esa ligereza es el medio por el cual soportan la complejidad de lo que están viviendo. Y que sin esa ligereza no podrían resistir. Eso también me interesa mucho de ellos y es lo que quiero mostrar en mis películas.

La entrada Laurent Cantet: “Tenemos que dejar de juzgar a la juventud” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
El director de cine francés Laurent Cantet. | La Marea

La vida es como es y no como debería ser. Para corregir eso se inventó Hollywood, una fábrica de sueños en la que los protagonistas siempre tienen finales felices para sus aventuras y ante los que se abre un futuro luminoso. El cine americano corregía así una larguísima tradición narrativa de niños desobedientes perdidos por el bosque y devorados por los ogros. Pero la Europa gris corroída por los nacionalismos, las guerras y los banqueros siguió ahí, proponiendo otro cine, retratando la vida no como debería ser sino (tristemente) como es. Laurent Cantet es europeo, como Roberto Rossellini o Ken Loach. También le interesan los temas sociales y, como ellos, trabaja a menudo con actores no profesionales. Y tiene, además, una larga experiencia a la hora de hablar de niños perdidos. Pensemos por ejemplo en Souleymane, el chico maliense que se sentaba en la última fila en La clase (2008), la película más celebrada de Cantet. En un film norteamericano ese chico racializado, rebelde, maleducado e indomable hubiera tenido una habilidad especial con la que redimirse (en la película, de hecho, demuestra interés y un incipiente talento para tomar fotografías). Y finalmente, gracias a esa habilidad, hubiera sido aceptado por la sociedad blanca. Es, de hecho, lo que los espectadores estábamos deseando ver en La clase. Pero la vida no funciona así, y el cine de Cantet tampoco. El director francés estrena ahora El taller de escritura, una cinta en la que que retoma el camino de La clase. Aquí los adolescentes se reúnen en torno a una autora de éxito como parte de un proyecto de integración. Compartirán juntos varias semanas con el objetivo de escribir una novela que transcurra en su ciudad, La Ciotat, una localidad a 30 kilómetros de Marsella que fue duramente golpeada por la reconversión industrial y el cierre del astillero en la década de 1980. Los diferentes sexos, razas y orígenes culturales de estos jóvenes harán que la convivencia no sea fácil. Cantet centra su relato en Antoine, un chaval blanco, de clase media-baja y sin figuras adultas de referencia que empieza a coquetear peligrosamente con la ultraderecha. A través de sus películas, ha demostrado que siente un gran respeto por lo que en España llamamos, usando una expresión horrible, "la edad del pavo". ¿Por qué esta edad es tan importante para usted? Porque es el momento en el que todo es posible. Y también porque su contemplación es apasionante. Pero, sobre todo, por eso precisamente de "la edad del pavo". Es una edad muy estigmatizada. Son unos bestias, son idiotas, no leen... Todo eso. Para mí es importante mirar a los jóvenes de una manera diferente a la que son juzgados. Son ellos los que van a construir el mundo del futuro, son ellos los que van a tomar el relevo, por eso hay que intentar comprenderlos. ¿Cómo ven ellos el mundo? Hay que interesarse por eso para saber hacia dónde vamos. [caption id="attachment_106873" align="aligncenter" width="1024"]Fotograma de 'El taller de escritura'. Fotograma de 'El taller de escritura'.[/caption] Cuando vemos La clase o El taller de escritura tenemos la impresión de que a esos chicos les falta una figura adulta, cariñosa y responsable cerca de ellos. Pero también vemos cómo los adultos aprenden cosas de estos chicos. ¿Qué ha aprendido usted de ellos? Aprendo a mirar mejor. A escucharlos un poco más. También aprendo a entender el mundo a través de instrumentos que ellos manejan mejor que yo, como las nuevas tecnologías, el smartphone, Internet, los videojuegos, los mensajes de 140 caracteres... La cultura que yo tenía a su edad era más literaria y más cinematográfica. Ellos tienen otra cultura que yo no quiero juzgar pero que sí me interesa. Hay un terreno de juego cultural que comparten los adultos y los jóvenes en sus películas: la conversación. La conversación preside Regreso a Ítaca (2014), en la que los viejos camaradas hablan de sus sueños perdidos, pero también La clase y El taller de escritura. Adoro filmar la palabra. La energía con la que estos jóvenes defienden sus opiniones es muy significativa. La sociedad se construye también a través de las dificultades que tenemos para aceptar otros puntos de vista. Todo este proceso de confrontación a veces es fastidioso, incluso un poco violento. Pero a mí me apasiona conversar, adoro escuchar hablar a los demás, porque eso refleja nuestra complejidad a la hora de entender el mundo. Supongo que eso dificultará mucho el proceso de escritura, porque en las conversaciones de sus películas los actores improvisan mucho. En La clase me arriesgué a improvisar en el mismo plató de rodaje. Los chavales no habían leído el guion y nosotros les seguíamos sin saber a veces adónde iban a llegar. Pero en El taller de escritura, el proceso fue diferente. Robin Campillo [su coguionista habitual y director de 120 pulsaciones por minuto, una de las mejores películas de 2017] y yo escribimos un guion casi cerrado, muy preciso. Pero para mí ese guion es solo una primera etapa. Las escenas se van construyendo en realidad durante los ensayos. Nos reunimos varias semanas antes del rodaje y lo ensayamos todo. Y a veces los chicos y yo hablábamos durante tres horas sobre el tema de una determinada escena. Después, con lo que recordaba de esas conversaciones, reescribí lo que dijeron y cómo lo dijeron. Todo eso, a través de lo que ellos aportaban, fue transformando poco a poco la historia. ¿Por eso le gusta tanto trabajar con actores no profesionales? Bueno, es mi manera de verificar las hipótesis que hago a la hora de escribir. Rossellini decía que trabajaba siempre con actores no profesionales para no malgastar energía discutiendo con ellos. ¿Usted también lo hace por eso? [Risas] ¡Pero él trabajaba también con actores profesionales! Sí, con Anna Magnani o Ingrid Bergman, pero solo para el papel principal, como ha hecho usted con Marina Foïs, la profesora de El taller de escritura. La verdad es que yo no suelo discutir mucho con los actores. Sí hablo de todo lo que rodea al rodaje. Hablo del guion, hablo con los técnicos, pero no me gusta estar encima de los actores. Les dejo mucha libertad. Me gustan las reacciones que salen naturalmente de ellos. A veces creo que son mucho más ricas de lo que yo había imaginado. Pero, ojo, cuando se trata de actores no profesionales tampoco estoy buscando una mirada documental. Se trata siempre de un personaje que yo fabrico a partir de una forma de ser, de hablar o de comportarse. Además, creo que los actores están protegidos por el personaje. Saben que yo no los filmo a ellos sino a su personaje. Pero sí les dará muchas indicaciones. No todo el rato. Por ejemplo, con Matthieu Lucci, el chico que interpreta a Antoine [el joven que se siente atraído por la violencia ultra], tengo la impresión de haber hablado muy poco. De hecho, fue él el que me dio la clave de su personaje a mí. Durante los ensayos me dijo: 'Este tío es un gilipollas. Pero creo que me gusta cada vez más. Y eso me hace sentir culpable'. Eso habla de la inteligencia y del instinto de estos chicos y de cómo saben sacar toda la complejidad que esconde su personaje. A partir de ese momento, ya no había nada más que decirle. Lo había comprendido todo. La fuerza que despliega Matthieu en su interpretación es formidable. ¿Cree que acabará dedicándose a esto? Sí. De hecho ya está dando clases para ser actor. Me dijo que lo pasó muy bien durante el rodaje y no tengo dudas de que volverá a trabajar en el cine pronto. En La clase también hubo dos o tres chicos que continuaron haciendo películas y otros que se mostraron muy interesados en lo que ocurría detrás de la cámara y se han convertido en técnicos de cine. Es normal. Cuando te sometes a una experiencia así, el virus se transmite muy fácilmente. Volviendo al tema central de la película, ¿cuál cree usted que es la mejor manera de alejar a los jóvenes del radicalismo, ya sea éste político o religioso? Los chicos como Antoine existen, desgraciadamente, lo mismo que hay otros que se radicalizan a través del yihadismo. ¿Por qué? Porque dentro de ellos, de uno y de otro, hay mucho desprecio. Si no tienen perspectivas, si no tienen esperanzas, buscarán a personas que les ofrezcan soluciones simples y fáciles de comprender. Y hay que tener mucho cuidado con eso. ¿Y ese es un problema de la sociedad, de los padres, de los profesores…? Creo que es un problema que atañe a todos los adultos. Tenemos que dejar de juzgarlos continuamente y darles confianza para que se desarrollen. Y al margen de esto, también hay factores que podríamos llamar de 'sociourbanismo'. Hemos creado guetos y esos guetos se vuelven problemáticos, claro. El agrupamiento étnico y religioso se impone al pluralismo. La cuestión de la identidad se vuelve muy importante para los jóvenes. Y la buscan. Las causas, por tanto, son múltiples. Malika, una de las chicas de El taller de escritura, habla con gran admiración de la lucha obrera de su abuelo en el astillero. ¿Cómo era Laurent Cantet de adolescente? ¿También estaba interesado por la política? No por la militancia pero sí estaba interesado por intentar comprender las cosas, por debatir… Y cuando hago una película es lo mismo. Trato de compartir mis interrogantes con el público. No tengo muchas respuestas que dar. Si tuviera la respuesta para estas preguntas sería un político, no un cineasta. Me hago preguntas y las comparto con la esperanza de que hagan pensar. Así es como hago mi cine y creo que ya era un poco así de joven. Pero esa es una postura muy adulta y muy responsable. ¿Ya era así de adolescente? Tengo la impresión de haber sido siempre un poco demasiado serio. No necesariamente maduro, eh, pero tampoco muy dado a la ligereza y la informalidad. Robert Guédiguian habla a menudo del compromiso político como una especie de "herencia familiar". ¿Usted también lo vivió así? Sí. Mis padres tenían una fuerte conciencia política. En mi casa siempre hubo debates de ese estilo. Eran profesores y estaban muy identificados con su trabajo, muy comprometidos con el papel de la enseñanza en la sociedad. Para ellos era una cuestión moral, pero estaban más próximos al humanismo que a una determinada militancia política. Así que fueron ellos los que, de alguna manera, propiciaron que usted trate la juventud en sus películas como un material precioso, ¿no? Esos chicos tienen muchas capacidades pero también son muy delicados. Todo su potencial puede estropearse fácilmente. El personaje de Antoine, por ejemplo, es muy talentoso pero un acceso de ira puede arruinar toda su vida en un instante. ¿Esta cercanía con la tragedia es el verdadero problema del adolescente? Claro, pero es que ser adolescente es vivir esos sentimientos y ese tipo de experiencias. Es darse contra un muro y luego darse contra otro hasta darse cuenta, finalmente, de que el camino es bastante más sinuoso de lo que se pensaba en un principio. Esa fragilidad, que paradójicamente podría entenderse también como una fuerza, la comparten con los niños: lloran por algo hasta que pasan esa crisis y se dirigen tranquilamente hacia la siguiente crisis. Y a la siguiente. Y a la siguiente. Y tienen otra cosa paradójica: la ligereza con la que afrontan ciertos aspectos de la vida, esa indiferencia reivindicada casi como un modo de vida, y al mismo tiempo la gravedad de todo lo que se juegan en ese periodo. Tengo la impresión de que la exhibición de esa ligereza es el medio por el cual soportan la complejidad de lo que están viviendo. Y que sin esa ligereza no podrían resistir. Eso también me interesa mucho de ellos y es lo que quiero mostrar en mis películas.

La entrada Laurent Cantet: “Tenemos que dejar de juzgar a la juventud” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/18/la-marea-laurent-cantet-tenemos-que-dejar-de-juzgar-a-la-juventud/feed/ 4
El alma máter del IBEX 35 https://www.lamarea.com/2018/05/18/el-alma-mater-del-ibex-35/ https://www.lamarea.com/2018/05/18/el-alma-mater-del-ibex-35/#comments Fri, 18 May 2018 07:54:10 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106787 Cristo de la Capilla Torre Espacio. Foto: J.B.

Son las 8.30 de la mañana y un grupo de 12 personas –nueve hombres, tres mujeres– con look ejecutivo acompaña la liturgia. Las bancas son de acero inoxidable y están forradas en cuero. La estancia está revestida de madera. La virgen del altar luce una discreta bandera de España y el cristo, tallado con sumo realismo, da la espalda a la imponente Sierra Norte de Madrid. Termina la ceremonia y la mayoría de los 12 feligreses sale rápidamente de la sobria y refinada instancia. Dos asistentes se acercan teléfono en mano al hombre corpulento y de aire aristocrático que permanece arrodillado en primera fila. Le susurran algo al oído. Los aleja sin siquiera mirarlos con un ademán casi imperceptible y prosigue con sus oraciones.

Cada día miles de personas transitan por las inmediaciones de Torre Espacio de Madrid, el cuarto edificio más alto de España, sede de OHL, la constructora de Juan Miguel Villar Mir, y de su propiedad hasta finales de 2015. Desde el aeropuerto de Barajas se divisa la bandera española que ondea en su azotea y marca el fin del Paseo de la Castellana. Lo que no se ve es que su piso 33 (casualmente la edad asignada a la muerte de Cristo) alberga la capilla más alta de España, “la iglesia más cercana a Dios”, como la definen muchos. Hasta hace poco, los noctámbulos podían observar el parpadeo de la luz verde de su sagrario desde la calle.

La torre del Grupo Villar Mir no es la única sede empresarial que posee una capilla autorizada y bendecida por el arzobispo de Madrid. También la sede del Banco Santander o la de Telefónica en Las Tablas cuentan con las suyas, entre otras empresas. En los tres casos, las compañías aseguran que tomaron la decisión a petición de su plantilla, y no por iniciativa de sus presidentes y consejeros ejecutivos.

La cercanía de la élite empresarial española y la Iglesia católica en España viene de lejos, aunque su punto álgido más reciente se produjo durante el franquismo, cuya ideología se basaba en la doctrina nacionalcatólica. En aquella época brilló con especial intensidad el Opus Dei. Con la vuelta de la democracia y la apertura económica de España, el interés de la ciudadanía por la religión cayó considerablemente. Hoy en día su poder es menos visible que antaño, pero es fácil adivinar el rastro de la Iglesia católica en los principales círculos del poder ejecutivo, judicial, legislativo, periodístico y, con discreción y vigor, del económico.

MÁSTERS DE REFERENCIA

La principal herramienta de las diferentes congregaciones católicas para garantizar su influencia sobre los directivos es la educación. La Iglesia está detrás del nacimiento de las universidades en el mundo occidental, desde la Sorbona de París hasta Oxford, pasando por la Universidad de Cambridge y también la de Salamanca, el centro universitario más antiguo de España. Para asegurar el poder de la institución hoy ya no importan tanto los estudios de Teología o Humanidades, sino la formación empresarial, especialmente los famosos y cotizados Máster en Administración de Empresa, los MBA, como se les conoce y reconoce mundialmente por sus siglas en inglés. En España existen varias escuelas de negocios en manos de la Iglesia que pertenece a la élite mundial, sobre todo el IESE Business School de la Universidad de Navarra, propiedad del Opus Dei, el ESADE, que en 1995 se integró a la Universidad Ramon Llull, y el ICADE de la Universidad Pontificia Comillas, ambas controladas por la Compañía de Jesús.

Los campus modernos del IESE en Madrid y Barcelona, por ejemplo, incorporan iglesias, y en sus aulas hay crucifijos y estatuas de la virgen María. De esta forma, Dios tiene una presencia discreta en la formación de los futuros líderes empresariales mientras aprenden las últimas teorías de gestión o los retos de la economía digital. Y va más allá de los estudios. En abril se celebra una reunión de exalumnos de su MBA en Madrid, una “oportunidad de venir a pasar un buen rato con tus compañeros y amigos”, según reza la invitación en la web del IESE. Tras la recepción se oficia una “Santa Misa por los Antiguos Alumnos del MBA, especialmente aquellos fallecidos en 2017”. Los directores dan la bienvenida y un experto habla sobre “la escalera de la digitalización” antes de cerrar el evento con un cóctel.

El poder de la escuela de negocios del Opus y sus vínculos con las grandes empresas quedó reflejado en la última gran reunión anual de exalumnos que se celebró en noviembre de 2017, también en Madrid (la de este año será en octubre en Nueva York). Unas 3.000 personas de diferentes países participaron en las jornadas con charlas del antiguo alumnado como Fuencisla Clemares, la directora general de Google para España y Portugal, Helena Herrero, presidenta de HP para España y Portugal o Marta Martínez, responsable de IBM en la Península Ibérica. También habló el astronauta Pedro Duque, y el jefe del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, dio una conferencia sobre ciberseguridad. La reunión incluyó una cena de gala en el Casino de Madrid y torneos de golf, pádel y atletismo con fines benéficos en las instalaciones de la Ciudad Financiera del Banco Santander en Boadilla del Monte.

El IESE, al igual que el ESADE y el ICADE, no esconden sus vínculos con la Iglesia ni su vocación de transmitir valores religiosos. En su página web, el instituto vinculado al Opus explica que “está comprometido con la formación de líderes que aspiran a ejercer una influencia positiva y duradera sobre las personas, las empresas y la sociedad”. Y sigue: “En definitiva, promueve la formación de empresarios y directivos a quienes se pueda confiar el futuro de las compañías y de las instituciones sociales”. Luego se afirma que “los valores éticos de la escuela se basan en la tradición cristiana, de la que derivan el progreso social y humano en Europa y en países de otros continentes”. El director general del IESE, el alemán Franz Heukamp, es numerario del Opus Dei, pero entre el centenar de profesores del centro no todos son católicos, ni mucho menos el alumnado. La influencia se ejerce de forma más sutil, como refleja un vídeo promocional que apela a los valores con frases en inglés como “si crees que puedes contribuir a construir un mundo mejor”, “si crees que puedes ayudar” para terminar en forma de crescendo en la palabra “creer” (“believe”).

La doctrina acompaña los estudios en estos centros pero no forma parte del currículum. “El plan de estudios es totalmente laico”, asegura Mikel Sáez de Vicuña, que estudió Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad de Deusto, ligada a los jesuitas. Aun así, no duda del motivo de la presencia tan extendida de la Iglesia en estos centros. “Creo que son ámbitos en los que quieren dominar los medios, las empresas, formando alumnos. Tiene bastante sentido”, dice este vasco que ahora trabaja en marketing del sector vinícola y agradece la formación que obtuvo en Deusto.

Llama la atención la predilección de los centros religiosos por formar a futuros empresarios y profesionales de la comunicación. En España existen 14 universidades que tienen relación con distintas órdenes católicas. En todas se enseña empresariales y en 11 se imparten grados de periodismo. “Son dos carreras muy demandadas, como también Medicina o Ingeniería”, explican desde el departamento de prensa del Opus Dei. Entonces, ¿se trata simplemente de ofrecer lo que pide el mercado, como hace cualquier empresa privada? Parece que no es el objetivo porque en el Opus subrayan: “La educación no es un negocio para nosotros”. En efecto, el IESE es una sociedad sin ánimo de lucro, aunque en 2017 obtuvo un beneficio antes de impuestos de 814.000 euros con una facturación de 106 millones, según las cuentas auditadas por la consultora multinacional KPMG. Las altas tasas de los máster aportan 96 millones de euros y el resto son becas, donaciones e ingresos financieros.

Para las carreras relacionadas con la dirección de empresas, los centros privados son considerados superiores a las universidades públicas y ocupan puestos muy altos en los ránkings internacionales de escuelas de negocio. Sin embargo, la mejor business school de España, según la última lista elaborada por el Financial Times, es el Instituto de Empresa (IE), una universidad privada de carácter laico. Ocupa el puesto número tres en este ránking europeo, por delante del IESE (séptimo) y ESADE (octavo). No es solo la calidad académica la que atrae a alumnos y alumnas de todo el mundo a cursar un Máster en Administración de Empresa cuya matrícula supera los 70.000 euros. Un aspecto clave son los contactos con los compañeros de clase, forjar redes, networking.

“La universidad privada gana a la universidad pública en el aspecto importante de trabajos post-graduación. A diferencia de las universidades públicas, las privadas han desarrollado durante años redes de contactos entre antiguos alumnos, así como asociaciones que los agrupan, y consiguen que estos tengan a bien contratar a su vez graduados de dichas universidades”, explica Alfonso Novales Cinca, catedrático de Fundamentos de Análisis Económico de la pública Universidad Complutense de Madrid. “En las universidades privadas, los graduados tienen una sensación de pertenencia que las públicas no han hecho nada en lograr, probablemente porque han considerado de forma casi despectiva esta sensibilidad”, concluye Novales. Saéz de Vizkuña, el alumno de la Universidad de Deusto, coincide en este diagnóstico. “En mi caso y en el de la mayoría de mis compañeros influyó bastante el hecho de que la red de contactos de la privada tenga más calidad y dé más garantías que en la universidad pública”, afirma.

De ahí que las escuelas de negocio dediquen muchos esfuerzos y recursos a cultivar y mantener las redes de sus exalumnos, con grupos de alumni divididos por años, geografías o carreras. El IESE presume de contar con más de 40.000 antiguos alumnos registrados en estas agrupaciones. Hay beneficios especiales y las reuniones habituales no son simplemente encuentros para tomar copas sino que siempre ofrecen algo especial, ya sea una visita a Silicon Valley, al Estadio Santiago Bernabéu o un concierto en el Palau de la Música de Barcelona. Pero el elemento clave de estas redes, por supuesto, son los contactos con directivos y profesionales de las principales empresas en todo el mundo. Este sistema empieza a funcionar ya antes de llegar a la educación superior, como por ejemplo en el prestigioso Colegio Nuestra Señora del Pilar en Madrid, por donde han pasado un sinfín de políticos y empresarios. Cuando fue presidente del Gobierno, José María Aznar se acordó de su compañero de pupitre del Pilar, Juan Villalonga, para dirigir Telefónica, todavía en manos del Estado.

Con la formación de directivos en sus escuelas de negocio, la Iglesia intenta asegurar su influencia en las élites empresariales. De las 433 personas que se sientan en los consejos de administración del Ibex 35, 170 han tenido relación en calidad de estudiante, docente o como miembro de los órganos de gobierno de una o varias universidades privadas ligadas a la Iglesia [ver tabla]. La presencia es especialmente elevada en sectores estratégicos, como el de las telecomunicaciones (el 60,8% de los consejeros había tenido o mantiene relación con estos centros educativos) o el energético (43,6%). También llama la atención la proporción de consejeros ligados a estas instituciones en los principales bancos de España y en empresas constructoras e inmobiliarias, que por la naturaleza de su negocio están más expuestas a decisiones políticas (adjudicación de obras públicas, regulación, etcétera). Entre los 433 consejeros analizados (la mayoría son hombres), 74 habían pasado por el IESE y 50 por ICADE.

La escuela de negocios del Opus Dei es, sin duda, la líder entre los centros de la Iglesia para mayor gloria de esta Prelatura católica, que no suele exponer su enorme influencia en público. Una de las pocas rendijas que dejó entrever su poder fue la beatificación de Álvaro Portillo, líder del Opus en España durante varias décadas. El difunto adquirió su condición de beato por orden del Vaticano en un acto masivo en la capital española en 2014. El evento estuvo financiado por Telefónica, El Corte Inglés –su actual presidente, Dimas Gimeno, estudió en la San Pablo CEU (creada por la Asociación Católica de Propagandistas) y el IESE– y Madrid Vivo, una fundación presidida por el arzobispo de Madrid y el abogado Javier Cremades, y que en su patronato cuenta con algunas de las compañías más ilustres del Ibex: Endesa, FCC, Acciona e incluso Unidad Editorial, propietaria de los diarios El MundoExpansión y Marca, entre otros. Esta afluencia de grandes empresas a la beatificación de San Álvaro Portillo sorprendió a Fiona Maharg-Bravo, excorresponsal de la agencia Reuters en España, que lo expresó en un artículo: “Tal y como demostraron los mormones en Estados Unidos, las ideas comunes pueden crear fácilmente una esfera informal de influencia”. Desde enero de este año, Maharg-Bravo es directora de comunicación internacional de Telefónica.

El año pasado, el Opus, que efectivamente dirigía la economía española durante la dictadura de Franco, sufrió un duro recorte de su influencia en el Ibex 35 con la desaparición del Banco Popular. La entidad fue el bastión más poderoso en manos de la Prelatura, que controlaba más del 10% de las acciones a través de la Sindicatura de Accionistas y la Unión Europea de Inversiones, que representaban el capital de familias del Opus. Este predominio empezó a tambalear con la entrada en el capital del grupo mexicano de Antonio del Valle, a su vez miembro de la congregación de los Legionarios de Cristo, una secta católica rival del Opus. Aseguran conocedores del sector financiero que la competencia y los desencuentros entre los dos grupos de accionistas tenía mucho que ver con el derrumbe del Banco Popular, que fue intervenido por las autoridades europeas en junio de 2017 y vendido al Santander.

Los estrechos vínculos con los exalumnos y las empresas también se traducen en beneficios económicos para las universidades de la Iglesia en forma de generosos patrocinios de los eventos, revistas o incluso los campus. El constructor Villar Mir no solo tiene la capilla más alta del país en la Torre Espacio, también da nombre a un aula en la sede del IESE en Madrid. Luego está el Aula BBVA. Los máximos responsables del Ibex 35 suelen dar conferencias en estas universidades. Recientemente, pasaron por las aulas del IESE el presidente de Enagás, Antonio Llardén, el consejero delegado de Amadeus, Luis Maroto, el hoy jefe de Gas Natural Fenosa, y Francisco Reynés, que había estudiado allí. Borja Prado, presidente de Endesa, no ha sido alumnos en ninguno de estos centros y, sin embargo, fue él quien creó la beca Endesa para financiar carreras en ICADE. Por su parte, Ana Botín, presidenta del Santander, tampoco está vinculada a estos centros, pero el banco que dirige también cuenta con una beca especial para estudiar en las universidades de Deusto, Comillas, IESE y ESADE. Los bancos Sabadell y Caixabank ofrecen préstamos con “tasas de interés muy competitivas” para los alumnos del IESE y Comillas. Las grandes empresas, naturalmente, también ofrecen becas para instituciones privadas laicas como el mencionado Instituto de Empresa.

El dinero de las empresas también contribuirá a la anunciada ampliación del campus del IESE en Madrid, que pretende aumentar en un 50% su actividad docente. La inversión será de 24 millones de euros, de los que el centro asumirá 7,2. Desde la escuela aseguran que “por ahora” no pueden dar los nombres de quién se ha involucrado más en el proyecto. En un sistema económico que fomenta la creación de élites, las escuelas de negocios son una de las principales puertas de entrada a este mundo, y la Iglesia controla buena parte de los accesos.

El ESADE de Barcelona explica que la presencia de la Compañía de Jesús en sus órganos de gobierno –los jesuitas nombran al director general– “además de inspiradora de valores cristianos y de la espiritualidad ignaciana, aporta una tradición de más de 450 años en la formación de personas, líderes en diversos campos, al servicio del bien común y de la transformación social”, según su página web. 450 años formando líderes. Nada menos.

Este reportaje forma parte del dossier 'Las élites de Dios', de #LaMarea59. Puedes comprar la revista en papel o en versión digital haciendo clic aquí. Este medio no acepta publicidad del Ibex 35 y depende de ti para seguir adelante, ¡suscríbete!

La entrada El alma máter del IBEX 35 se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Cristo de la Capilla Torre Espacio. Foto: J.B.

Son las 8.30 de la mañana y un grupo de 12 personas –nueve hombres, tres mujeres– con look ejecutivo acompaña la liturgia. Las bancas son de acero inoxidable y están forradas en cuero. La estancia está revestida de madera. La virgen del altar luce una discreta bandera de España y el cristo, tallado con sumo realismo, da la espalda a la imponente Sierra Norte de Madrid. Termina la ceremonia y la mayoría de los 12 feligreses sale rápidamente de la sobria y refinada instancia. Dos asistentes se acercan teléfono en mano al hombre corpulento y de aire aristocrático que permanece arrodillado en primera fila. Le susurran algo al oído. Los aleja sin siquiera mirarlos con un ademán casi imperceptible y prosigue con sus oraciones.

Cada día miles de personas transitan por las inmediaciones de Torre Espacio de Madrid, el cuarto edificio más alto de España, sede de OHL, la constructora de Juan Miguel Villar Mir, y de su propiedad hasta finales de 2015. Desde el aeropuerto de Barajas se divisa la bandera española que ondea en su azotea y marca el fin del Paseo de la Castellana. Lo que no se ve es que su piso 33 (casualmente la edad asignada a la muerte de Cristo) alberga la capilla más alta de España, “la iglesia más cercana a Dios”, como la definen muchos. Hasta hace poco, los noctámbulos podían observar el parpadeo de la luz verde de su sagrario desde la calle.

La torre del Grupo Villar Mir no es la única sede empresarial que posee una capilla autorizada y bendecida por el arzobispo de Madrid. También la sede del Banco Santander o la de Telefónica en Las Tablas cuentan con las suyas, entre otras empresas. En los tres casos, las compañías aseguran que tomaron la decisión a petición de su plantilla, y no por iniciativa de sus presidentes y consejeros ejecutivos.

La cercanía de la élite empresarial española y la Iglesia católica en España viene de lejos, aunque su punto álgido más reciente se produjo durante el franquismo, cuya ideología se basaba en la doctrina nacionalcatólica. En aquella época brilló con especial intensidad el Opus Dei. Con la vuelta de la democracia y la apertura económica de España, el interés de la ciudadanía por la religión cayó considerablemente. Hoy en día su poder es menos visible que antaño, pero es fácil adivinar el rastro de la Iglesia católica en los principales círculos del poder ejecutivo, judicial, legislativo, periodístico y, con discreción y vigor, del económico.

MÁSTERS DE REFERENCIA

La principal herramienta de las diferentes congregaciones católicas para garantizar su influencia sobre los directivos es la educación. La Iglesia está detrás del nacimiento de las universidades en el mundo occidental, desde la Sorbona de París hasta Oxford, pasando por la Universidad de Cambridge y también la de Salamanca, el centro universitario más antiguo de España. Para asegurar el poder de la institución hoy ya no importan tanto los estudios de Teología o Humanidades, sino la formación empresarial, especialmente los famosos y cotizados Máster en Administración de Empresa, los MBA, como se les conoce y reconoce mundialmente por sus siglas en inglés. En España existen varias escuelas de negocios en manos de la Iglesia que pertenece a la élite mundial, sobre todo el IESE Business School de la Universidad de Navarra, propiedad del Opus Dei, el ESADE, que en 1995 se integró a la Universidad Ramon Llull, y el ICADE de la Universidad Pontificia Comillas, ambas controladas por la Compañía de Jesús.

Los campus modernos del IESE en Madrid y Barcelona, por ejemplo, incorporan iglesias, y en sus aulas hay crucifijos y estatuas de la virgen María. De esta forma, Dios tiene una presencia discreta en la formación de los futuros líderes empresariales mientras aprenden las últimas teorías de gestión o los retos de la economía digital. Y va más allá de los estudios. En abril se celebra una reunión de exalumnos de su MBA en Madrid, una “oportunidad de venir a pasar un buen rato con tus compañeros y amigos”, según reza la invitación en la web del IESE. Tras la recepción se oficia una “Santa Misa por los Antiguos Alumnos del MBA, especialmente aquellos fallecidos en 2017”. Los directores dan la bienvenida y un experto habla sobre “la escalera de la digitalización” antes de cerrar el evento con un cóctel.

El poder de la escuela de negocios del Opus y sus vínculos con las grandes empresas quedó reflejado en la última gran reunión anual de exalumnos que se celebró en noviembre de 2017, también en Madrid (la de este año será en octubre en Nueva York). Unas 3.000 personas de diferentes países participaron en las jornadas con charlas del antiguo alumnado como Fuencisla Clemares, la directora general de Google para España y Portugal, Helena Herrero, presidenta de HP para España y Portugal o Marta Martínez, responsable de IBM en la Península Ibérica. También habló el astronauta Pedro Duque, y el jefe del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, dio una conferencia sobre ciberseguridad. La reunión incluyó una cena de gala en el Casino de Madrid y torneos de golf, pádel y atletismo con fines benéficos en las instalaciones de la Ciudad Financiera del Banco Santander en Boadilla del Monte.

El IESE, al igual que el ESADE y el ICADE, no esconden sus vínculos con la Iglesia ni su vocación de transmitir valores religiosos. En su página web, el instituto vinculado al Opus explica que “está comprometido con la formación de líderes que aspiran a ejercer una influencia positiva y duradera sobre las personas, las empresas y la sociedad”. Y sigue: “En definitiva, promueve la formación de empresarios y directivos a quienes se pueda confiar el futuro de las compañías y de las instituciones sociales”. Luego se afirma que “los valores éticos de la escuela se basan en la tradición cristiana, de la que derivan el progreso social y humano en Europa y en países de otros continentes”. El director general del IESE, el alemán Franz Heukamp, es numerario del Opus Dei, pero entre el centenar de profesores del centro no todos son católicos, ni mucho menos el alumnado. La influencia se ejerce de forma más sutil, como refleja un vídeo promocional que apela a los valores con frases en inglés como “si crees que puedes contribuir a construir un mundo mejor”, “si crees que puedes ayudar” para terminar en forma de crescendo en la palabra “creer” (“believe”).

La doctrina acompaña los estudios en estos centros pero no forma parte del currículum. “El plan de estudios es totalmente laico”, asegura Mikel Sáez de Vicuña, que estudió Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad de Deusto, ligada a los jesuitas. Aun así, no duda del motivo de la presencia tan extendida de la Iglesia en estos centros. “Creo que son ámbitos en los que quieren dominar los medios, las empresas, formando alumnos. Tiene bastante sentido”, dice este vasco que ahora trabaja en marketing del sector vinícola y agradece la formación que obtuvo en Deusto.

Llama la atención la predilección de los centros religiosos por formar a futuros empresarios y profesionales de la comunicación. En España existen 14 universidades que tienen relación con distintas órdenes católicas. En todas se enseña empresariales y en 11 se imparten grados de periodismo. “Son dos carreras muy demandadas, como también Medicina o Ingeniería”, explican desde el departamento de prensa del Opus Dei. Entonces, ¿se trata simplemente de ofrecer lo que pide el mercado, como hace cualquier empresa privada? Parece que no es el objetivo porque en el Opus subrayan: “La educación no es un negocio para nosotros”. En efecto, el IESE es una sociedad sin ánimo de lucro, aunque en 2017 obtuvo un beneficio antes de impuestos de 814.000 euros con una facturación de 106 millones, según las cuentas auditadas por la consultora multinacional KPMG. Las altas tasas de los máster aportan 96 millones de euros y el resto son becas, donaciones e ingresos financieros.

Para las carreras relacionadas con la dirección de empresas, los centros privados son considerados superiores a las universidades públicas y ocupan puestos muy altos en los ránkings internacionales de escuelas de negocio. Sin embargo, la mejor business school de España, según la última lista elaborada por el Financial Times, es el Instituto de Empresa (IE), una universidad privada de carácter laico. Ocupa el puesto número tres en este ránking europeo, por delante del IESE (séptimo) y ESADE (octavo). No es solo la calidad académica la que atrae a alumnos y alumnas de todo el mundo a cursar un Máster en Administración de Empresa cuya matrícula supera los 70.000 euros. Un aspecto clave son los contactos con los compañeros de clase, forjar redes, networking.

“La universidad privada gana a la universidad pública en el aspecto importante de trabajos post-graduación. A diferencia de las universidades públicas, las privadas han desarrollado durante años redes de contactos entre antiguos alumnos, así como asociaciones que los agrupan, y consiguen que estos tengan a bien contratar a su vez graduados de dichas universidades”, explica Alfonso Novales Cinca, catedrático de Fundamentos de Análisis Económico de la pública Universidad Complutense de Madrid. “En las universidades privadas, los graduados tienen una sensación de pertenencia que las públicas no han hecho nada en lograr, probablemente porque han considerado de forma casi despectiva esta sensibilidad”, concluye Novales. Saéz de Vizkuña, el alumno de la Universidad de Deusto, coincide en este diagnóstico. “En mi caso y en el de la mayoría de mis compañeros influyó bastante el hecho de que la red de contactos de la privada tenga más calidad y dé más garantías que en la universidad pública”, afirma.

De ahí que las escuelas de negocio dediquen muchos esfuerzos y recursos a cultivar y mantener las redes de sus exalumnos, con grupos de alumni divididos por años, geografías o carreras. El IESE presume de contar con más de 40.000 antiguos alumnos registrados en estas agrupaciones. Hay beneficios especiales y las reuniones habituales no son simplemente encuentros para tomar copas sino que siempre ofrecen algo especial, ya sea una visita a Silicon Valley, al Estadio Santiago Bernabéu o un concierto en el Palau de la Música de Barcelona. Pero el elemento clave de estas redes, por supuesto, son los contactos con directivos y profesionales de las principales empresas en todo el mundo. Este sistema empieza a funcionar ya antes de llegar a la educación superior, como por ejemplo en el prestigioso Colegio Nuestra Señora del Pilar en Madrid, por donde han pasado un sinfín de políticos y empresarios. Cuando fue presidente del Gobierno, José María Aznar se acordó de su compañero de pupitre del Pilar, Juan Villalonga, para dirigir Telefónica, todavía en manos del Estado.

Con la formación de directivos en sus escuelas de negocio, la Iglesia intenta asegurar su influencia en las élites empresariales. De las 433 personas que se sientan en los consejos de administración del Ibex 35, 170 han tenido relación en calidad de estudiante, docente o como miembro de los órganos de gobierno de una o varias universidades privadas ligadas a la Iglesia [ver tabla]. La presencia es especialmente elevada en sectores estratégicos, como el de las telecomunicaciones (el 60,8% de los consejeros había tenido o mantiene relación con estos centros educativos) o el energético (43,6%). También llama la atención la proporción de consejeros ligados a estas instituciones en los principales bancos de España y en empresas constructoras e inmobiliarias, que por la naturaleza de su negocio están más expuestas a decisiones políticas (adjudicación de obras públicas, regulación, etcétera). Entre los 433 consejeros analizados (la mayoría son hombres), 74 habían pasado por el IESE y 50 por ICADE.

La escuela de negocios del Opus Dei es, sin duda, la líder entre los centros de la Iglesia para mayor gloria de esta Prelatura católica, que no suele exponer su enorme influencia en público. Una de las pocas rendijas que dejó entrever su poder fue la beatificación de Álvaro Portillo, líder del Opus en España durante varias décadas. El difunto adquirió su condición de beato por orden del Vaticano en un acto masivo en la capital española en 2014. El evento estuvo financiado por Telefónica, El Corte Inglés –su actual presidente, Dimas Gimeno, estudió en la San Pablo CEU (creada por la Asociación Católica de Propagandistas) y el IESE– y Madrid Vivo, una fundación presidida por el arzobispo de Madrid y el abogado Javier Cremades, y que en su patronato cuenta con algunas de las compañías más ilustres del Ibex: Endesa, FCC, Acciona e incluso Unidad Editorial, propietaria de los diarios El MundoExpansión y Marca, entre otros. Esta afluencia de grandes empresas a la beatificación de San Álvaro Portillo sorprendió a Fiona Maharg-Bravo, excorresponsal de la agencia Reuters en España, que lo expresó en un artículo: “Tal y como demostraron los mormones en Estados Unidos, las ideas comunes pueden crear fácilmente una esfera informal de influencia”. Desde enero de este año, Maharg-Bravo es directora de comunicación internacional de Telefónica.

El año pasado, el Opus, que efectivamente dirigía la economía española durante la dictadura de Franco, sufrió un duro recorte de su influencia en el Ibex 35 con la desaparición del Banco Popular. La entidad fue el bastión más poderoso en manos de la Prelatura, que controlaba más del 10% de las acciones a través de la Sindicatura de Accionistas y la Unión Europea de Inversiones, que representaban el capital de familias del Opus. Este predominio empezó a tambalear con la entrada en el capital del grupo mexicano de Antonio del Valle, a su vez miembro de la congregación de los Legionarios de Cristo, una secta católica rival del Opus. Aseguran conocedores del sector financiero que la competencia y los desencuentros entre los dos grupos de accionistas tenía mucho que ver con el derrumbe del Banco Popular, que fue intervenido por las autoridades europeas en junio de 2017 y vendido al Santander.

Los estrechos vínculos con los exalumnos y las empresas también se traducen en beneficios económicos para las universidades de la Iglesia en forma de generosos patrocinios de los eventos, revistas o incluso los campus. El constructor Villar Mir no solo tiene la capilla más alta del país en la Torre Espacio, también da nombre a un aula en la sede del IESE en Madrid. Luego está el Aula BBVA. Los máximos responsables del Ibex 35 suelen dar conferencias en estas universidades. Recientemente, pasaron por las aulas del IESE el presidente de Enagás, Antonio Llardén, el consejero delegado de Amadeus, Luis Maroto, el hoy jefe de Gas Natural Fenosa, y Francisco Reynés, que había estudiado allí. Borja Prado, presidente de Endesa, no ha sido alumnos en ninguno de estos centros y, sin embargo, fue él quien creó la beca Endesa para financiar carreras en ICADE. Por su parte, Ana Botín, presidenta del Santander, tampoco está vinculada a estos centros, pero el banco que dirige también cuenta con una beca especial para estudiar en las universidades de Deusto, Comillas, IESE y ESADE. Los bancos Sabadell y Caixabank ofrecen préstamos con “tasas de interés muy competitivas” para los alumnos del IESE y Comillas. Las grandes empresas, naturalmente, también ofrecen becas para instituciones privadas laicas como el mencionado Instituto de Empresa.

El dinero de las empresas también contribuirá a la anunciada ampliación del campus del IESE en Madrid, que pretende aumentar en un 50% su actividad docente. La inversión será de 24 millones de euros, de los que el centro asumirá 7,2. Desde la escuela aseguran que “por ahora” no pueden dar los nombres de quién se ha involucrado más en el proyecto. En un sistema económico que fomenta la creación de élites, las escuelas de negocios son una de las principales puertas de entrada a este mundo, y la Iglesia controla buena parte de los accesos.

El ESADE de Barcelona explica que la presencia de la Compañía de Jesús en sus órganos de gobierno –los jesuitas nombran al director general– “además de inspiradora de valores cristianos y de la espiritualidad ignaciana, aporta una tradición de más de 450 años en la formación de personas, líderes en diversos campos, al servicio del bien común y de la transformación social”, según su página web. 450 años formando líderes. Nada menos.

Este reportaje forma parte del dossier 'Las élites de Dios', de #LaMarea59. Puedes comprar la revista en papel o en versión digital haciendo clic aquí. Este medio no acepta publicidad del Ibex 35 y depende de ti para seguir adelante, ¡suscríbete!

La entrada El alma máter del IBEX 35 se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/18/el-alma-mater-del-ibex-35/feed/ 2
¿Raza? https://www.lamarea.com/2018/05/18/106774/ https://www.lamarea.com/2018/05/18/106774/#comments Fri, 18 May 2018 07:06:21 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106774

Me asusta la palabra “raza”. Me produce una incomodidad inmensa, que además viene confirmada por la biología, que no observa diferencias genéticas sustanciales entre un esquimal y un bantú. Por ello, los discursos sobre la raza son acientíficos, prejuiciosos y, por decirlo claramente, estúpidos.

Con todo, expresan casi invariablemente un temor a que una cultura o un autogobierno desaparezca. En los muchos lugares donde se ha escuchado o se escucha con especial pasión la palabra “patria”, sea por motivos políticos o incluso futbolísticos, lo que se esconde es el miedo, la cobardía en el fondo por no ser capaces de vivir sin ese acto de reafirmación. Casi todos los patriotismos tienen un enemigo claramente identificable, y es el pavor ante el mismo el que inflama los ánimos. En el fondo sucede también con cualquier persona soberbia o egoísta; adopta una actitud defensiva porque teme ser aniquilada, normalmente de modo irracional. Por eso el patriotismo encuentra su lugar natural en tiempo de guerra, cuando es especialmente valorado, y por eso los racistas desean la guerra: es el único hábitat de muerte –valga la paradoja– en el que son claramente apreciados.

Uno no puede esperar, aunque sea muy positivo, que la gente deje espontáneamente de ser patriota, porque el temor, como cualquier otra pasión, no suele ser racional, sino que simplemente se siente. Es por ello por lo que la única vía de solución es luchar contra la causa del miedo, es decir, contra lo que el temeroso percibe como una amenaza. De ese modo se confronta a la persona aterrada con el causante –voluntario o involuntario– de su miedo. Y si ese causante se comporta debidamente y unos y otros ven a cada lado simples personas como ellos, el peligro se desactiva. Para eso ha servido la Unión Europea y sus muchísimas políticas de todo signo enfocadas a que los europeos nos conociéramos y comprobáramos que detrás de eventuales dirigentes fanáticos solamente hay personas con las mismas necesidades que nosotros, y que sobre todo desean vivir en paz.

Quim Torra ha sido recibido con estupor por la prensa de buena parte del mundo. Al margen de su pasado literario, que no tiene por qué traducirse en hechos, lo que produce asombro es que no ha sido elegido por acuerdo de consenso entre las fuerzas políticas en torno a una persona y sus cualidades, sino que dichas fuerzas simplemente han sido capaces de ponerse de acuerdo en conferir un omnímodo dedazo a una sola persona que en el siglo XXI ha promovido el culto al líder, con el aplauso o inacción de casi todos. Pero volviendo al tema literario, no es la primera vez que en un partido político se habla de patria o asuntos similares a la raza, o se coquetea con estos conceptos o se confía en una especie de patriarca para ungir a un nuevo líder, y cuando ha ocurrido deberían haberse criticado tales acciones con la misma determinación que ahora se detecta en la prensa. Pero ese vergonzante silencio del pasado no justifica que ahora debamos callar. Todo lo contrario. Y no deberemos callar nunca más, en ninguna ocasión en que semejantes actuaciones vuelvan a ocurrir.

Pero volvamos al miedo. Detrás de cualquier persona que siente muy fervorosamente una entelequia como la “patria”, simplemente está el temor. Una primera táctica para desactivarlo, como decía, es enseñarle que la causa del temor no existe. Pues bien, muchos catalanes sienten temor a que su lengua propia, minoritaria en el mundo, se pierda, y habiendo observado que –habitualmente– las lenguas con Estado no se pierden, desean tener un país. Y si a eso se le suma que no pocos catalanes perciben su autogobierno como la reparación de una usurpación histórica, la voluntad de ser independientes se entiende a la perfección. Además, la extensa y muy bien documentada historia de negación del autogobierno y cuestionamiento o incluso de ataque directo a la lengua catalana no ayuda a tener una percepción distinta.

Los españoles, por su parte, provienen históricamente de un vastísimo imperio actualmente reducido a su casi mínima expresión. La historia de pérdidas territoriales es amplia y hasta reciente, y fue percibida en algunos momentos álgidos –1898– como una severa puñalada en lo más sensible. Por otra parte, en el siglo XIX existieron hasta tres guerras en las que, aunque con otras razones de fondo, se trataron de recuperar las antiguas leyes e instituciones propias de cada territorio –Cataluña, País Vasco y Navarra sobre todo–, y hasta se conoció puntualmente un no despreciable movimiento comunal. De ahí que la “unidad de España” se conciba como algo constantemente amenazado y se intente preservar por encima de todo, siendo percibida la existencia de otras lenguas diferentes de la española como un ataque a esa unidad política que se vive tan intensamente.

Si se pretende mantener la unión del territorio sin más costes emocionales, ambas partes deben conocerse y reconocerse, no negarse, ignorarse o despreciarse. Las lenguas habladas en España no deben ser tratadas con odio o displicencia por parte de nadie, sino que deben ser reconocidas a todo nivel. No deben tolerarse discursos xenófobos, vengan de donde vengan. Y quien los hizo en el pasado –y no son pocos–, debería retirarse de la primera línea política, o decir públicamente lo contrario a la primera ocasión, con vocación pedagógica.

Y, por último, debe afrontarse una desjudicialización de la política pensando en una amnistía completa, o al menos, como gesto, proceder de inmediato a una muy sustancial rebaja de las incomprensibles acusaciones de rebelión –o sedición– por parte de la Fiscalía, previo compromiso firme de cumplimiento del ordenamiento jurídico y de reafirmación del autogobierno en las comunidades en las que una parte realmente sustancial de la población, guste o no, claramente no se identifica con el gobierno central. Es preciso darle una salida a ese sentimiento, puesto que ignorarlo esperando que desaparezca solo sirve a su crecimiento o al menos a su sustancial mantenimiento.

Todo lo anterior requiere valentía, y un compromiso por parte de todos de alejar la cuestión territorial del argumentario electoral. Es una irresponsabilidad mantenerla como prioritaria, o incluso como único reclamo para los votantes en detrimento de las políticas económicas y sociales. No necesitamos más patrioterismo de unos y otros. Necesitamos desactivar los miedos. Y finalmente vivir en paz. De seguir pensando los diferentes actores que pueden ganar esta batalla, o simplemente las próximas elecciones, caeremos por el abismo, aunque a todos nos parezca increíble haber acabado allí una vez se haya tocado el fondo. Quiera la historia que no suceda.

* Jordi Nieva Fenoll es catedrático de Derecho Procesal. Universitat de Barcelona.

La entrada ¿Raza? se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Me asusta la palabra “raza”. Me produce una incomodidad inmensa, que además viene confirmada por la biología, que no observa diferencias genéticas sustanciales entre un esquimal y un bantú. Por ello, los discursos sobre la raza son acientíficos, prejuiciosos y, por decirlo claramente, estúpidos. Con todo, expresan casi invariablemente un temor a que una cultura o un autogobierno desaparezca. En los muchos lugares donde se ha escuchado o se escucha con especial pasión la palabra “patria”, sea por motivos políticos o incluso futbolísticos, lo que se esconde es el miedo, la cobardía en el fondo por no ser capaces de vivir sin ese acto de reafirmación. Casi todos los patriotismos tienen un enemigo claramente identificable, y es el pavor ante el mismo el que inflama los ánimos. En el fondo sucede también con cualquier persona soberbia o egoísta; adopta una actitud defensiva porque teme ser aniquilada, normalmente de modo irracional. Por eso el patriotismo encuentra su lugar natural en tiempo de guerra, cuando es especialmente valorado, y por eso los racistas desean la guerra: es el único hábitat de muerte –valga la paradoja– en el que son claramente apreciados. Uno no puede esperar, aunque sea muy positivo, que la gente deje espontáneamente de ser patriota, porque el temor, como cualquier otra pasión, no suele ser racional, sino que simplemente se siente. Es por ello por lo que la única vía de solución es luchar contra la causa del miedo, es decir, contra lo que el temeroso percibe como una amenaza. De ese modo se confronta a la persona aterrada con el causante –voluntario o involuntario– de su miedo. Y si ese causante se comporta debidamente y unos y otros ven a cada lado simples personas como ellos, el peligro se desactiva. Para eso ha servido la Unión Europea y sus muchísimas políticas de todo signo enfocadas a que los europeos nos conociéramos y comprobáramos que detrás de eventuales dirigentes fanáticos solamente hay personas con las mismas necesidades que nosotros, y que sobre todo desean vivir en paz. Quim Torra ha sido recibido con estupor por la prensa de buena parte del mundo. Al margen de su pasado literario, que no tiene por qué traducirse en hechos, lo que produce asombro es que no ha sido elegido por acuerdo de consenso entre las fuerzas políticas en torno a una persona y sus cualidades, sino que dichas fuerzas simplemente han sido capaces de ponerse de acuerdo en conferir un omnímodo dedazo a una sola persona que en el siglo XXI ha promovido el culto al líder, con el aplauso o inacción de casi todos. Pero volviendo al tema literario, no es la primera vez que en un partido político se habla de patria o asuntos similares a la raza, o se coquetea con estos conceptos o se confía en una especie de patriarca para ungir a un nuevo líder, y cuando ha ocurrido deberían haberse criticado tales acciones con la misma determinación que ahora se detecta en la prensa. Pero ese vergonzante silencio del pasado no justifica que ahora debamos callar. Todo lo contrario. Y no deberemos callar nunca más, en ninguna ocasión en que semejantes actuaciones vuelvan a ocurrir. Pero volvamos al miedo. Detrás de cualquier persona que siente muy fervorosamente una entelequia como la “patria”, simplemente está el temor. Una primera táctica para desactivarlo, como decía, es enseñarle que la causa del temor no existe. Pues bien, muchos catalanes sienten temor a que su lengua propia, minoritaria en el mundo, se pierda, y habiendo observado que –habitualmente– las lenguas con Estado no se pierden, desean tener un país. Y si a eso se le suma que no pocos catalanes perciben su autogobierno como la reparación de una usurpación histórica, la voluntad de ser independientes se entiende a la perfección. Además, la extensa y muy bien documentada historia de negación del autogobierno y cuestionamiento o incluso de ataque directo a la lengua catalana no ayuda a tener una percepción distinta. Los españoles, por su parte, provienen históricamente de un vastísimo imperio actualmente reducido a su casi mínima expresión. La historia de pérdidas territoriales es amplia y hasta reciente, y fue percibida en algunos momentos álgidos –1898– como una severa puñalada en lo más sensible. Por otra parte, en el siglo XIX existieron hasta tres guerras en las que, aunque con otras razones de fondo, se trataron de recuperar las antiguas leyes e instituciones propias de cada territorio –Cataluña, País Vasco y Navarra sobre todo–, y hasta se conoció puntualmente un no despreciable movimiento comunal. De ahí que la “unidad de España” se conciba como algo constantemente amenazado y se intente preservar por encima de todo, siendo percibida la existencia de otras lenguas diferentes de la española como un ataque a esa unidad política que se vive tan intensamente. Si se pretende mantener la unión del territorio sin más costes emocionales, ambas partes deben conocerse y reconocerse, no negarse, ignorarse o despreciarse. Las lenguas habladas en España no deben ser tratadas con odio o displicencia por parte de nadie, sino que deben ser reconocidas a todo nivel. No deben tolerarse discursos xenófobos, vengan de donde vengan. Y quien los hizo en el pasado –y no son pocos–, debería retirarse de la primera línea política, o decir públicamente lo contrario a la primera ocasión, con vocación pedagógica. Y, por último, debe afrontarse una desjudicialización de la política pensando en una amnistía completa, o al menos, como gesto, proceder de inmediato a una muy sustancial rebaja de las incomprensibles acusaciones de rebelión –o sedición– por parte de la Fiscalía, previo compromiso firme de cumplimiento del ordenamiento jurídico y de reafirmación del autogobierno en las comunidades en las que una parte realmente sustancial de la población, guste o no, claramente no se identifica con el gobierno central. Es preciso darle una salida a ese sentimiento, puesto que ignorarlo esperando que desaparezca solo sirve a su crecimiento o al menos a su sustancial mantenimiento. Todo lo anterior requiere valentía, y un compromiso por parte de todos de alejar la cuestión territorial del argumentario electoral. Es una irresponsabilidad mantenerla como prioritaria, o incluso como único reclamo para los votantes en detrimento de las políticas económicas y sociales. No necesitamos más patrioterismo de unos y otros. Necesitamos desactivar los miedos. Y finalmente vivir en paz. De seguir pensando los diferentes actores que pueden ganar esta batalla, o simplemente las próximas elecciones, caeremos por el abismo, aunque a todos nos parezca increíble haber acabado allí una vez se haya tocado el fondo. Quiera la historia que no suceda. * Jordi Nieva Fenoll es catedrático de Derecho Procesal. Universitat de Barcelona.

La entrada ¿Raza? se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/18/106774/feed/ 3
El feminismo derrumba el “muro de la vergüenza” https://www.lamarea.com/2018/05/17/el-feminismo-derrumba-el-muro-de-la-verguenza/ https://www.lamarea.com/2018/05/17/el-feminismo-derrumba-el-muro-de-la-verguenza/#comments Thu, 17 May 2018 10:55:31 +0000 https://www.lamarea.com/?p=106833 'Performance' frente al Congreso por el cumplimiento del presupuesto del Pacto de Estado. M. HIDALGO

El "muro de la vergüenza" fue derribado este miércoles en Madrid. La discriminación laboral, el lenguaje sexista, la cultura de la violación o el techo de cristal acabaron derruidos simbólicamente frente al ministerio que dirige Dolors Montserrat. Allí, centenares de mujeres se reunieron para exigir al Gobierno el cumplimiento del presupuesto del Pacto de Estado contra la Violencia de Género y denunciar la continuada ausencia de la ministra en los actos que abren el camino hacia la igualdad. "No falta dinero, falta voluntad. Hay para Defensa, no para Igualdad", coreaban. Un dinero necesario para la aplicación de las 213 medidas aprobadas y que son "papel mojado" si el Ejecutivo solo aporta 80 de los 200 millones de euros acordados, como señalan las organizadoras de la protesta, celebrada en distintas ciudades de España. "Menos lacitos, y más euritos", era otra de las frases destacadas.

Construcción del muro de las violencias machistas, que posteriormente fue derribado. MAMEN HIDALGO

Con caretas del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy –que fue calificado como "trolero"–, del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y de Montserrat, las 3.000 personas concentradas –según la organización– marcharon durante más de una hora con numerosos guiños de apoyo a la víctima de La Manada y a las mujeres que han sido asesinadas. "Faltan 900, ni una menos", fue uno de los cánticos más repetidos en la manifestación, que transcurrió hasta el Congreso. Allí se recordó a las víctimas de la violencia machista con una emotiva performance durante la lectura del manifiesto.

Las organizadoras concluyeron la marcha recordando el lazo morado del Gobierno el pasado 8 de marzo en contraposición con una "reducción brutal" del dinero destinado a medidas por la igualdad. "Los asesinatos no generan la alarma social suficiente para que el PP cumpla su promesa de mínimos, y deja a las comunidades autónomas y ayuntamientos sin el dinero acordado para mejorar la atención jurídica, psicológica y social de proximidad. La dignidad de las vidas del 51% de la población no es una prioridad para ellos", alertaron. Es un Gobierno "machista, indolente" y que engaña a la ciudadanía, añadieron. "Sin el dinero prometido no se podrá hacer política feminista para construir una sociedad justa y libre".

Concentración por el cumplimiento del presupuesto del Pacto de Estado. MAMEN HIDALGO

La entrada El feminismo derrumba el “muro de la vergüenza” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
'Performance' frente al Congreso por el cumplimiento del presupuesto del Pacto de Estado. M. HIDALGO

El "muro de la vergüenza" fue derribado este miércoles en Madrid. La discriminación laboral, el lenguaje sexista, la cultura de la violación o el techo de cristal acabaron derruidos simbólicamente frente al ministerio que dirige Dolors Montserrat. Allí, centenares de mujeres se reunieron para exigir al Gobierno el cumplimiento del presupuesto del Pacto de Estado contra la Violencia de Género y denunciar la continuada ausencia de la ministra en los actos que abren el camino hacia la igualdad. "No falta dinero, falta voluntad. Hay para Defensa, no para Igualdad", coreaban. Un dinero necesario para la aplicación de las 213 medidas aprobadas y que son "papel mojado" si el Ejecutivo solo aporta 80 de los 200 millones de euros acordados, como señalan las organizadoras de la protesta, celebrada en distintas ciudades de España. "Menos lacitos, y más euritos", era otra de las frases destacadas.

Construcción del muro de las violencias machistas, que posteriormente fue derribado. MAMEN HIDALGO

Con caretas del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy –que fue calificado como "trolero"–, del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y de Montserrat, las 3.000 personas concentradas –según la organización– marcharon durante más de una hora con numerosos guiños de apoyo a la víctima de La Manada y a las mujeres que han sido asesinadas. "Faltan 900, ni una menos", fue uno de los cánticos más repetidos en la manifestación, que transcurrió hasta el Congreso. Allí se recordó a las víctimas de la violencia machista con una emotiva performance durante la lectura del manifiesto.

Las organizadoras concluyeron la marcha recordando el lazo morado del Gobierno el pasado 8 de marzo en contraposición con una "reducción brutal" del dinero destinado a medidas por la igualdad. "Los asesinatos no generan la alarma social suficiente para que el PP cumpla su promesa de mínimos, y deja a las comunidades autónomas y ayuntamientos sin el dinero acordado para mejorar la atención jurídica, psicológica y social de proximidad. La dignidad de las vidas del 51% de la población no es una prioridad para ellos", alertaron. Es un Gobierno "machista, indolente" y que engaña a la ciudadanía, añadieron. "Sin el dinero prometido no se podrá hacer política feminista para construir una sociedad justa y libre".

Concentración por el cumplimiento del presupuesto del Pacto de Estado. MAMEN HIDALGO

La entrada El feminismo derrumba el “muro de la vergüenza” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/05/17/el-feminismo-derrumba-el-muro-de-la-verguenza/feed/ 1