lamarea.com https://www.lamarea.com Periodismo para gente independiente Fri, 14 Dec 2018 00:11:29 +0000 es-ES hourly 1 COP 24: Guterres advierte al mundo de la ruta “inmoral y suicida” en la que se encuentra https://www.lamarea.com/2018/12/14/cop-24-guterres-advierte-al-mundo-de-la-ruta-inmoral-y-suicida-en-la-que-se-encuentra/ https://www.lamarea.com/2018/12/14/cop-24-guterres-advierte-al-mundo-de-la-ruta-inmoral-y-suicida-en-la-que-se-encuentra/#respond Fri, 14 Dec 2018 00:05:41 +0000 https://www.lamarea.com/?p=111192

Los gobiernos del mundo tienen que decidir entre incrementar sus compromisos climáticos o embarcarse en una ruta “inmoral” y “suicida”, afirmó el miércoles el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Guterres compareció en la cumbre climática de las Naciones Unidas que se celebra en Polonia, junto al primer ministro de Fiyi, Frank Bainimarama, para pedir a los países que renueven y actualicen en el plazo de un año las promesas que adquirieron en el Acuerdo de París.

“Malgastar esta oportunidad comprometería nuestra última gran oportunidad de detener un cambio climático fuera de control. No solo sería inmoral. Sería suicida”, declaró Guterres. “Esto puede sonar a apelación dramática, pero es que eso es exactamente lo que es: una apelación dramática”.

Sus comentarios estuvieron entre los últimos que se hicieron en el contexto del Diálogo de Talanoa, un procedimiento diplomático iniciado por Fiyi en 2017 que que trata de reducir las distancias existentes en el polarizado proceso de las negociaciones del clima a través de la puesta en común de historias. En un intento de generar urgencia, los gobiernos de Fiyi y Polonia, que presidieron respectivamente las cumbres climáticas de la ONU COP 23 y COP 24, lanzaron la “Llamada a la Acción de Talanoa”, en la que pedían a los gobiernos que pusieran el cambio climático como prioridad en sus agenda políticas y avanzaran en sus políticas inmediatamente.

Coincidiendo con el lanzamiento de la petición, Bainimarama afirmó que los gobiernos tienen que multiplicar por cinco sus actuales compromisos climáticos nacionales para limitar el calentamiento a 1,5ºC por encima de niveles preindutriales, “o pasar a la historia como la generación que lo echó todo a perder, que sacrificó la salud de nuestro mundo y acabó traicionando a la humanidad porque no tuvimos el valor y la visión para ir más allá de nuestras preocupaciones individuales a corto plazo. Cobardes, irresponsables y egoístas,” dijo Bainimarama.

Bajo el auspicio del Acuerdo de París, los países realizan compromisos para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, la combinación de estos compromisos se queda muy corta de lo que sería necesario para estabilizar el clima. Por este motivo se pretende presionar a los países para que incrementen sus compromisos de manera regular, con el primer punto de control situado, tentativamente, en la cumbre que Guterres está organizando en Nueva York en septiembre.

Bainimarama pidió a todas las naciones que lleguen a la cumbre con nuevos compromisos entre sus planes, uniéndose así a su propio país y las Islas Marshall, que en los últimos meses han prometido aumentar su ambición.

Incluso si los países aumentan sus compromisos, el Acuerdo de París necesitará una normativa que asegure que acaban cumpliéndolos. Ese es el principal objetivo de las negociaciones de Katowice, Polonia, que concluirán el viernes.

El miércoles, la presidencia polaca hizo pública una nueva versión de la normativa. La propuesta deja abiertas grandes cuestiones, tanto técnicas como políticas, para que los ministros y ministras las solucionen en unos cuantos días, según personas involucradas en las negociaciones. Algunos de los mayores puntos de fricción atañen a las ayudas financieras y la manera en que las normas se aplicarán en países ricos y pobres, con Brasil, China, India y Sudáfrica pidiendo una mayor diferenciación.

Según una fuente de la delegación británica, existen dudas sobre hasta qué punto el Diálogo de Talanoa pueda desembocar en una declaración que busque una mayor ambición: “Personalmente, creo que no hemos llegado a ese espíritu todavía”.

Una esperada petición, presentada por un grupo de países tanto desarrollados como en desarrollo (conocidos como la Coalición de Ambición Elevada), resultó prometedora, pero no fundamental para los resultados, a ojos de la misma fuente. “Obviamente, se presenta antes de tomar cualquier decisión y no forma parte de la misma… pero quizás estoy siendo demasiado pesimista”.

“Les insto a acelerar y terminar el trabajo”, dijo Guterres a las personas representantes de ministerios y equipos de negociación de todo el mundo, muchas de las cuales se encontraban con falta de sueño tras una semana y media de negociaciones. El martes por la noche, la presidencia polaca de la cumbre también anunció una lista de ministros y ministras que trabajarían por parejas en algunos de los problemas más difíciles de resolver de la cita. El miércoles se añadió otra pareja (Costa Rica y Suecia) que tratase de alcanzar una declaración acordada sobre el nivel de ambición.

En una entrevista realizada antes del nombramiento, el ministro de medio ambiente costarricense, Carlos Manuel Rodríguez, declaró a Climate Home News que el país centroamericano había sido “uno de los pocos que han aumentado el listón de compromiso de manera sistemática y consistente”.

Una coalición de empresas, alcaldes, gobiernos regionales e inversores publicaron también una declaración conjunta pidiendo que la cumbre realice una “proposición clara” que permita comenzar procesos que conduzcan a compromisos climáticos nacionales “nuevos o actualizados”.

Karl Mathiesen contribuyó a este artículo, publicado originalmente en Climate Home News. Traducción de Santiago Sáez.

La entrada COP 24: Guterres advierte al mundo de la ruta “inmoral y suicida” en la que se encuentra se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Los gobiernos del mundo tienen que decidir entre incrementar sus compromisos climáticos o embarcarse en una ruta “inmoral” y “suicida”, afirmó el miércoles el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Guterres compareció en la cumbre climática de las Naciones Unidas que se celebra en Polonia, junto al primer ministro de Fiyi, Frank Bainimarama, para pedir a los países que renueven y actualicen en el plazo de un año las promesas que adquirieron en el Acuerdo de París. “Malgastar esta oportunidad comprometería nuestra última gran oportunidad de detener un cambio climático fuera de control. No solo sería inmoral. Sería suicida”, declaró Guterres. “Esto puede sonar a apelación dramática, pero es que eso es exactamente lo que es: una apelación dramática”. Sus comentarios estuvieron entre los últimos que se hicieron en el contexto del Diálogo de Talanoa, un procedimiento diplomático iniciado por Fiyi en 2017 que que trata de reducir las distancias existentes en el polarizado proceso de las negociaciones del clima a través de la puesta en común de historias. En un intento de generar urgencia, los gobiernos de Fiyi y Polonia, que presidieron respectivamente las cumbres climáticas de la ONU COP 23 y COP 24, lanzaron la “Llamada a la Acción de Talanoa”, en la que pedían a los gobiernos que pusieran el cambio climático como prioridad en sus agenda políticas y avanzaran en sus políticas inmediatamente. Coincidiendo con el lanzamiento de la petición, Bainimarama afirmó que los gobiernos tienen que multiplicar por cinco sus actuales compromisos climáticos nacionales para limitar el calentamiento a 1,5ºC por encima de niveles preindutriales, “o pasar a la historia como la generación que lo echó todo a perder, que sacrificó la salud de nuestro mundo y acabó traicionando a la humanidad porque no tuvimos el valor y la visión para ir más allá de nuestras preocupaciones individuales a corto plazo. Cobardes, irresponsables y egoístas,” dijo Bainimarama. Bajo el auspicio del Acuerdo de París, los países realizan compromisos para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, la combinación de estos compromisos se queda muy corta de lo que sería necesario para estabilizar el clima. Por este motivo se pretende presionar a los países para que incrementen sus compromisos de manera regular, con el primer punto de control situado, tentativamente, en la cumbre que Guterres está organizando en Nueva York en septiembre. Bainimarama pidió a todas las naciones que lleguen a la cumbre con nuevos compromisos entre sus planes, uniéndose así a su propio país y las Islas Marshall, que en los últimos meses han prometido aumentar su ambición. Incluso si los países aumentan sus compromisos, el Acuerdo de París necesitará una normativa que asegure que acaban cumpliéndolos. Ese es el principal objetivo de las negociaciones de Katowice, Polonia, que concluirán el viernes. El miércoles, la presidencia polaca hizo pública una nueva versión de la normativa. La propuesta deja abiertas grandes cuestiones, tanto técnicas como políticas, para que los ministros y ministras las solucionen en unos cuantos días, según personas involucradas en las negociaciones. Algunos de los mayores puntos de fricción atañen a las ayudas financieras y la manera en que las normas se aplicarán en países ricos y pobres, con Brasil, China, India y Sudáfrica pidiendo una mayor diferenciación. Según una fuente de la delegación británica, existen dudas sobre hasta qué punto el Diálogo de Talanoa pueda desembocar en una declaración que busque una mayor ambición: “Personalmente, creo que no hemos llegado a ese espíritu todavía”. Una esperada petición, presentada por un grupo de países tanto desarrollados como en desarrollo (conocidos como la Coalición de Ambición Elevada), resultó prometedora, pero no fundamental para los resultados, a ojos de la misma fuente. “Obviamente, se presenta antes de tomar cualquier decisión y no forma parte de la misma… pero quizás estoy siendo demasiado pesimista”. “Les insto a acelerar y terminar el trabajo”, dijo Guterres a las personas representantes de ministerios y equipos de negociación de todo el mundo, muchas de las cuales se encontraban con falta de sueño tras una semana y media de negociaciones. El martes por la noche, la presidencia polaca de la cumbre también anunció una lista de ministros y ministras que trabajarían por parejas en algunos de los problemas más difíciles de resolver de la cita. El miércoles se añadió otra pareja (Costa Rica y Suecia) que tratase de alcanzar una declaración acordada sobre el nivel de ambición. En una entrevista realizada antes del nombramiento, el ministro de medio ambiente costarricense, Carlos Manuel Rodríguez, declaró a Climate Home News que el país centroamericano había sido “uno de los pocos que han aumentado el listón de compromiso de manera sistemática y consistente”. Una coalición de empresas, alcaldes, gobiernos regionales e inversores publicaron también una declaración conjunta pidiendo que la cumbre realice una “proposición clara” que permita comenzar procesos que conduzcan a compromisos climáticos nacionales “nuevos o actualizados”. Karl Mathiesen contribuyó a este artículo, publicado originalmente en Climate Home News. Traducción de Santiago Sáez.

La entrada COP 24: Guterres advierte al mundo de la ruta “inmoral y suicida” en la que se encuentra se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/12/14/cop-24-guterres-advierte-al-mundo-de-la-ruta-inmoral-y-suicida-en-la-que-se-encuentra/feed/ 0
#Cuéntalo: 50.000 testimonios que constatan la violencia que sufren las mujeres https://www.lamarea.com/2018/12/13/cuentalo-50-000-testimonios-constatan-violencia-sufren-mujeres/ https://www.lamarea.com/2018/12/13/cuentalo-50-000-testimonios-constatan-violencia-sufren-mujeres/#respond Thu, 13 Dec 2018 16:57:36 +0000 https://www.lamarea.com/?p=111200 #cuéntalo

El 26 de abril de este año, la Audiencia Provincial de Navarra anunciaba la sentencia por la que se condenaba a nueve años de prisión a cada uno de los integrantes de ‘La Manada’ por abuso sexual. Ese mismo día, la periodista Cristina Fallarás lanzaba en Twitter el hashtag #Cuéntalo para que toda aquella mujer que hubiera sufrido o visto agresiones o abusos sexuales lo contara.

Siete meses después desde que se iniciara el fenómeno, un grupo de personas voluntarias han presentado en rueda de prensa en el Teatro del Barrio de Madrid el impacto de aquel acontecimiento, que ha culminado con la creación de la web proyectocuentalo.org. #Cuéntalo supone la continuación en nuestro país de varios movimientos anteriores como el iniciado el año 2015 en Argentina (Ni una menos), o el impulsado en Estados Unidos en 2017, cuando las estrellas de Hollywood lanzaron el #MeToo para denunciar las situaciones de acoso y abuso vividas.

Durante las dos primeras semanas se publicaron cerca de tres millones de tuits firmados por 790.000 mujeres. De todas ellas, 50.000 narraron experiencias propias o cercanas. Los datos han sido recopilados por los archiveros Aniol Maria y Vicenç Ruiz, de la Associació d'Arxivers i Gestors de Documents de Catalunya, junto a la periodista Karma Peiró y al investigador Fernando Cucchietti, del Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona.

#Cuéntalo no se ha limitado a nuestras fronteras. Según los responsables del proyecto, hasta 60 países se han visto involucrados. Desde España se envió el 34% de los tuits totales publicados bajo la mencionada etiqueta, pero ha sido en Argentina donde ha logrado una mayor difusión gracias a que un 46% de los retuits provenían de ahí. Chile, Colombia y México también decidieron ser partícipes y miles de mujeres alzaron su voz para denunciar las situaciones sufridas a lo largo de sus vidas.

Los datos analizados también han arrojado el tipo de acciones que más han denunciado las mujeres a través de Twitter, siendo estas el acoso (35,5%), miedo a salir a la calle (29,5%) y agresión sexual (28%), mientras que uno de cada siete mensajes hacía referencia a una violación. De entre todos los testimonios de abusos o violación, 3.500 fueron narrados por menores de 18 años, y más de 1.000 por chicas con menos de 12 años, apunta la organización. Precisamente, la periodista Karma Peiró ha señalado durante la rueda de prensa que “los datos sirven para dar relieve a los relatos”.

Uno de los principales objetivos del fenómeno ha sido demostrar que las agresiones sexuales a las mujeres son habituales y sus denuncias ciertas. Virginia P. Alonso, codirectora de Público.es y primera mujer en contar su historia a través de un artículo, asegura que es fundamental “que se nos reconozca como víctimas”. Por su parte, la impulsora de #Cuéntalo, Cristina Fallarás, considera relevante “que fueran mujeres sin seguidores” las que contaban sus historias pues esto “impide que se niegue el fenómeno”.

El siguiente paso, señala la periodista, pasa porque los datos y testimonios no queden en la red olvidados, y hace un llamamiento a las administraciones públicas para que continúen con el proyecto. Hasta el momento, afirman haber mantenido conversaciones con los ayuntamientos de Madrid, Barcelona y Zaragoza, además del Gobierno de España y la Generalitat de Catalunya. Asimismo, en febrero estarán en el Parlamento Europeo presentando el proyecto en busca de un mayor apoyo.

La entrada #Cuéntalo: 50.000 testimonios que constatan la violencia que sufren las mujeres se publicó primero en lamarea.com.

]]>
#cuéntalo

El 26 de abril de este año, la Audiencia Provincial de Navarra anunciaba la sentencia por la que se condenaba a nueve años de prisión a cada uno de los integrantes de ‘La Manada’ por abuso sexual. Ese mismo día, la periodista Cristina Fallarás lanzaba en Twitter el hashtag #Cuéntalo para que toda aquella mujer que hubiera sufrido o visto agresiones o abusos sexuales lo contara. Siete meses después desde que se iniciara el fenómeno, un grupo de personas voluntarias han presentado en rueda de prensa en el Teatro del Barrio de Madrid el impacto de aquel acontecimiento, que ha culminado con la creación de la web proyectocuentalo.org. #Cuéntalo supone la continuación en nuestro país de varios movimientos anteriores como el iniciado el año 2015 en Argentina (Ni una menos), o el impulsado en Estados Unidos en 2017, cuando las estrellas de Hollywood lanzaron el #MeToo para denunciar las situaciones de acoso y abuso vividas. Durante las dos primeras semanas se publicaron cerca de tres millones de tuits firmados por 790.000 mujeres. De todas ellas, 50.000 narraron experiencias propias o cercanas. Los datos han sido recopilados por los archiveros Aniol Maria y Vicenç Ruiz, de la Associació d'Arxivers i Gestors de Documents de Catalunya, junto a la periodista Karma Peiró y al investigador Fernando Cucchietti, del Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona. #Cuéntalo no se ha limitado a nuestras fronteras. Según los responsables del proyecto, hasta 60 países se han visto involucrados. Desde España se envió el 34% de los tuits totales publicados bajo la mencionada etiqueta, pero ha sido en Argentina donde ha logrado una mayor difusión gracias a que un 46% de los retuits provenían de ahí. Chile, Colombia y México también decidieron ser partícipes y miles de mujeres alzaron su voz para denunciar las situaciones sufridas a lo largo de sus vidas. Los datos analizados también han arrojado el tipo de acciones que más han denunciado las mujeres a través de Twitter, siendo estas el acoso (35,5%), miedo a salir a la calle (29,5%) y agresión sexual (28%), mientras que uno de cada siete mensajes hacía referencia a una violación. De entre todos los testimonios de abusos o violación, 3.500 fueron narrados por menores de 18 años, y más de 1.000 por chicas con menos de 12 años, apunta la organización. Precisamente, la periodista Karma Peiró ha señalado durante la rueda de prensa que “los datos sirven para dar relieve a los relatos”. Uno de los principales objetivos del fenómeno ha sido demostrar que las agresiones sexuales a las mujeres son habituales y sus denuncias ciertas. Virginia P. Alonso, codirectora de Público.es y primera mujer en contar su historia a través de un artículo, asegura que es fundamental “que se nos reconozca como víctimas”. Por su parte, la impulsora de #Cuéntalo, Cristina Fallarás, considera relevante “que fueran mujeres sin seguidores” las que contaban sus historias pues esto “impide que se niegue el fenómeno”. El siguiente paso, señala la periodista, pasa porque los datos y testimonios no queden en la red olvidados, y hace un llamamiento a las administraciones públicas para que continúen con el proyecto. Hasta el momento, afirman haber mantenido conversaciones con los ayuntamientos de Madrid, Barcelona y Zaragoza, además del Gobierno de España y la Generalitat de Catalunya. Asimismo, en febrero estarán en el Parlamento Europeo presentando el proyecto en busca de un mayor apoyo.

La entrada #Cuéntalo: 50.000 testimonios que constatan la violencia que sufren las mujeres se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/12/13/cuentalo-50-000-testimonios-constatan-violencia-sufren-mujeres/feed/ 0
COP 24: El doble juego de Estados Unidos https://www.lamarea.com/2018/12/13/cop-24-el-doble-juego-de-estados-unidos/ https://www.lamarea.com/2018/12/13/cop-24-el-doble-juego-de-estados-unidos/#respond Thu, 13 Dec 2018 11:02:36 +0000 https://www.lamarea.com/?p=111180 Manifestación por el clima en Washington DC en marzo de 2017. Foto: Mark Dixon/Wikimedia (cc-by-2.0)

A pesar del rechazo del Acuerdo de París por parte de Donald Trump, los Estados Unidos aún están de lleno en el tratado, y trabajan celosamente para establecer el tono de las negociaciones internacionales del cambio climático. Mientras la Casa Blanca promocionaba su industria fósil a los márgenes de la cumbre del clima de Polonia, los equipos de negociación del departamento de Estado (equivalente al ministerio de Asuntos Exteriores) se encontraban profundamente involucrados en las negociaciones sobre el futuro del tratado de París.

Según negociadores de otros países, la estrategia final estadounidense parece ser presionar para obtener una normativa del acuerdo que esta administración (y cualquier otra administración futura) pueda tragar, en caso de que el país norteamericano acabe por quedarse o elija volver.

Una negociadora veterana de un país distinto a Estados Unidos declaró a Climate Home News que había escuchado directamente de diplomáticos y exdiplomáticos del departamento de Estado que “están tratando de conseguir que las normas sean lo más estrictas posibles y sin [reglas diferentes para países desarrollados y en desarrollo], para que un futuro gobierno de los Estados Unidos pueda regresar o no abandonar el Acuerdo de París”.

Otro diplomático veterano, de un país desarrollado, afirmó: “Creo que quieren asegurarse un trato que pueda servirles en un futuro, independientemente de su administración”.

Esta semana, los representantes diplomáticos de los Estados Unidos en las negociaciones del clima han estado presionando para obtener una normativa más universal y robusta, en su mayor parte en línea con lo que pide la Unión Europea.

Un portavoz del departamento de Estado declaró: “Como equipo de negociación, estamos concentrados en proteger los intereses estadounidenses en las negociaciones. Al permanecer en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, estamos interesados en asegurar que las reglas que surjan para el Acuerdo de París sean justas y efectivas”.

“Creo que [los negociadores del departamento de Estado] están haciendo un buen trabajo,” afirmó en una reunión celebrada el lunes Todd Stern, quien fuera enviado especial sobre cambio climático de Barack Obama y líder del equipo del departamento de Estado en París en 2015. “Y creo que se les aprecia por su seriedad, conocimiento, efectividad y cordialidad”.

El negociador del país desarrollado dijo: “A pesar de la transición de una administración a la otra, aún estamos negociando con el mismo grupo de expertos, quienes han estado involucrados en el proceso durante mucho, mucho tiempo”.

Fuera de las salas de negociación, los Estados Unidos son mucho más combativos. Los oficiales de la Casa Blanca siguen criticando públicamente el tratado y cualquier política climática que consideren dañina para la economía estadounidense.

La semana pasada, Trump criticó a Francia por el tumulto de los chalecos amarillos, achacándolo al Acuerdo de París. Los Estados Unidos se han situado públicamente al lado de Arabia Saudí, Rusia y Kuwait (y contra países ricos y pobres de todo el mundo) para bloquear una nota acogiendo el histórico informe científico sobre los efectos de un aumento de 1,5ºC en la temperatura global. Y los representantes de la Casa Blanca organizaron un evento externo, promocionando el uso de carbón, gas natural y energía nuclear.

Han pasado 18 meses desde que el presidente de Estados Unidos anunciara a bombo y platillo, en un discurso ofrecido en la Rosaleda de la Casa Blanca, que retiraría a su país del Acuerdo de París de 2015 o negociaría una “transacción” nueva y más justa. El problema es que las normas de la ONU no funcionan así. Las partes de un acuerdo no pueden abandonarlo hasta cuatro años después de que entre en vigor, así que, como muy pronto, Trump podría hacerlo el 4 de noviembre de 2020. Casualmente, un día después de las próximas elecciones de Estados Unidos.

Sin embargo, la Casa Blanca no está dejando que ese retraso temporal derribe su mensaje. Por segundo año consecutivo, el pasado lunes organizó una charla que ha suscitado protestas, al promocionar las fuentes de energía que tanto favorecen las políticas del gobierno de Trump, y cuyos puestos de trabajo son la prioridad en Estados Unidos, por encima de la protección del medio ambiente.

“La administración no ve que haya nada beneficioso en pertenecer a un tratado que impide el crecimiento económico de Estados Unidos y daña la competitividad de su producción, al tiempo que permite que esas mismas plantas operen en China con mayor nivel de emisiones”, afirmó Wells Griffith, consejero de Trump en materia de energía. “Creemos con firmeza que ningún país debería tener que sacrificar su prosperidad económica o su seguridad energética en pos de la sostenibilidad medioambiental”.

“Creo que eso es algo que proviene de una parte de la administración diferente de la gente que está trabajando a nivel técnico sobre el terreno en las negociaciones”, afirmó Stern durante el evento.

Sue Biniaz, quien fue la principal abogada de las administraciones de Obama, Clinton y Bush, afirmó que la mayoría de las posturas negociadoras adoptadas por los Estados Unidos lo han sido durante un tiempo prolongado. Sin embargo, afirmó que un gobierno estadounidense de distinto signo intentaría que en esta cumbre se decidieran incrementar los compromisos de recorte de emisiones de cada país. “Si hubiera una administración Demócrata, los Estados Unidos estarían por todas partes intentando que la decisión fuera lo más ambiciosa posible… pero, por supuesto, eso no va a ocurrir con el ejecutivo actual”, declaró.

Este artículo se publicó originalmente en Climate Home News. Traducido por Santiago Sáez.

 

La entrada COP 24: El doble juego de Estados Unidos se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Manifestación por el clima en Washington DC en marzo de 2017. Foto: Mark Dixon/Wikimedia (cc-by-2.0)

A pesar del rechazo del Acuerdo de París por parte de Donald Trump, los Estados Unidos aún están de lleno en el tratado, y trabajan celosamente para establecer el tono de las negociaciones internacionales del cambio climático. Mientras la Casa Blanca promocionaba su industria fósil a los márgenes de la cumbre del clima de Polonia, los equipos de negociación del departamento de Estado (equivalente al ministerio de Asuntos Exteriores) se encontraban profundamente involucrados en las negociaciones sobre el futuro del tratado de París. Según negociadores de otros países, la estrategia final estadounidense parece ser presionar para obtener una normativa del acuerdo que esta administración (y cualquier otra administración futura) pueda tragar, en caso de que el país norteamericano acabe por quedarse o elija volver. Una negociadora veterana de un país distinto a Estados Unidos declaró a Climate Home News que había escuchado directamente de diplomáticos y exdiplomáticos del departamento de Estado que “están tratando de conseguir que las normas sean lo más estrictas posibles y sin [reglas diferentes para países desarrollados y en desarrollo], para que un futuro gobierno de los Estados Unidos pueda regresar o no abandonar el Acuerdo de París”. Otro diplomático veterano, de un país desarrollado, afirmó: “Creo que quieren asegurarse un trato que pueda servirles en un futuro, independientemente de su administración”. Esta semana, los representantes diplomáticos de los Estados Unidos en las negociaciones del clima han estado presionando para obtener una normativa más universal y robusta, en su mayor parte en línea con lo que pide la Unión Europea. Un portavoz del departamento de Estado declaró: “Como equipo de negociación, estamos concentrados en proteger los intereses estadounidenses en las negociaciones. Al permanecer en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, estamos interesados en asegurar que las reglas que surjan para el Acuerdo de París sean justas y efectivas”. “Creo que [los negociadores del departamento de Estado] están haciendo un buen trabajo,” afirmó en una reunión celebrada el lunes Todd Stern, quien fuera enviado especial sobre cambio climático de Barack Obama y líder del equipo del departamento de Estado en París en 2015. “Y creo que se les aprecia por su seriedad, conocimiento, efectividad y cordialidad”. El negociador del país desarrollado dijo: “A pesar de la transición de una administración a la otra, aún estamos negociando con el mismo grupo de expertos, quienes han estado involucrados en el proceso durante mucho, mucho tiempo”. Fuera de las salas de negociación, los Estados Unidos son mucho más combativos. Los oficiales de la Casa Blanca siguen criticando públicamente el tratado y cualquier política climática que consideren dañina para la economía estadounidense. La semana pasada, Trump criticó a Francia por el tumulto de los chalecos amarillos, achacándolo al Acuerdo de París. Los Estados Unidos se han situado públicamente al lado de Arabia Saudí, Rusia y Kuwait (y contra países ricos y pobres de todo el mundo) para bloquear una nota acogiendo el histórico informe científico sobre los efectos de un aumento de 1,5ºC en la temperatura global. Y los representantes de la Casa Blanca organizaron un evento externo, promocionando el uso de carbón, gas natural y energía nuclear. Han pasado 18 meses desde que el presidente de Estados Unidos anunciara a bombo y platillo, en un discurso ofrecido en la Rosaleda de la Casa Blanca, que retiraría a su país del Acuerdo de París de 2015 o negociaría una “transacción” nueva y más justa. El problema es que las normas de la ONU no funcionan así. Las partes de un acuerdo no pueden abandonarlo hasta cuatro años después de que entre en vigor, así que, como muy pronto, Trump podría hacerlo el 4 de noviembre de 2020. Casualmente, un día después de las próximas elecciones de Estados Unidos. Sin embargo, la Casa Blanca no está dejando que ese retraso temporal derribe su mensaje. Por segundo año consecutivo, el pasado lunes organizó una charla que ha suscitado protestas, al promocionar las fuentes de energía que tanto favorecen las políticas del gobierno de Trump, y cuyos puestos de trabajo son la prioridad en Estados Unidos, por encima de la protección del medio ambiente. “La administración no ve que haya nada beneficioso en pertenecer a un tratado que impide el crecimiento económico de Estados Unidos y daña la competitividad de su producción, al tiempo que permite que esas mismas plantas operen en China con mayor nivel de emisiones”, afirmó Wells Griffith, consejero de Trump en materia de energía. “Creemos con firmeza que ningún país debería tener que sacrificar su prosperidad económica o su seguridad energética en pos de la sostenibilidad medioambiental”. “Creo que eso es algo que proviene de una parte de la administración diferente de la gente que está trabajando a nivel técnico sobre el terreno en las negociaciones”, afirmó Stern durante el evento. Sue Biniaz, quien fue la principal abogada de las administraciones de Obama, Clinton y Bush, afirmó que la mayoría de las posturas negociadoras adoptadas por los Estados Unidos lo han sido durante un tiempo prolongado. Sin embargo, afirmó que un gobierno estadounidense de distinto signo intentaría que en esta cumbre se decidieran incrementar los compromisos de recorte de emisiones de cada país. “Si hubiera una administración Demócrata, los Estados Unidos estarían por todas partes intentando que la decisión fuera lo más ambiciosa posible… pero, por supuesto, eso no va a ocurrir con el ejecutivo actual”, declaró. Este artículo se publicó originalmente en Climate Home News. Traducido por Santiago Sáez.  

La entrada COP 24: El doble juego de Estados Unidos se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/12/13/cop-24-el-doble-juego-de-estados-unidos/feed/ 0
¿Es tan sorprendente? https://www.lamarea.com/2018/12/12/es-tan-sorprendente/ https://www.lamarea.com/2018/12/12/es-tan-sorprendente/#respond Wed, 12 Dec 2018 18:57:28 +0000 https://www.lamarea.com/?p=111170 mitin VOX, VOX, extrema derecha, mitin

Mucha gente no se esperaba este resultado de las elecciones andaluzas. Pero, realmente, ¿es algo tan sorprendente? Al reflexionar sobre estas elecciones no podemos olvidar que Andalucía está en una punta de Europa, pero es Europa, y es lógico que las corrientes de pensamiento dominantes en el continente lleguen también a Andalucía. En toda Europa se está produciendo un avance muy acusado de las derechas. Resurge la extrema derecha y la derecha tradicional se ve desbordada por las nuevas corrientes. En esta situación, los partidos conservadores consideran más adecuado para sus intereses electorales inclinarse hacia posiciones más radicalmente de derechas, mejor que intentar una posición más centrista y marcar las diferencias con las nuevas fuerzas neofascistas. Seguramente, observan que una opinión pública mayoritaria está muy influida por las corrientes nacionalistas y xenófobas, y no quieren perder clientela.

Pero lo peor es que la izquierda no se plantea en profundidad los motivos de ese resurgir de la extrema derecha.  Su pensamiento parece anquilosado: sigue aferrada a fórmulas que pudieron ser muy venerables, pero que han demostrado sobradamente su incapacidad para llevarnos a una sociedad humana más justa y solidaria. Y, claro, tampoco la izquierda andaluza ha sido capaz de renovarse y lanzar un mensaje que pueda hacer frente a la creciente derechización.

También hay motivos más específicos que explican el resultado electoral en Andalucía. El PSOE lleva 36 años gobernando esta  autonomía. ¿Con qué resultados? Según la encuesta de población activa, el paro en Andalucía el tercer trimestre de 2018 era del 22,9 %, mientras que en España es del 14,8%. Y una buena parte del trabajo se realiza en labores agrícolas o en los servicios, terrenos donde la precariedad campa por sus respetos.

La política clientelista se extiende por toda la región. Las corruptelas que acompañan a estas prácticas se hacen endémicas con el tiempo y llegan a la gran corrupción que ha salido a la luz con el caso de los ERES. Por último, la figura de Susana Díaz no parece la más adecuada para liderar un gran movimiento popular. De hecho, ni entre los militantes del PSOE despertó demasiado entusiasmo, y la mayoría, contra la opinión de los barones, se inclinó por Pedro Sánchez.

En estas circunstancias, y dada la poca capacidad de análisis que se fomenta en la sociedad con los discursos anodinos de los líderes políticos, y con los abrumadores mensajes alienantes de los medios de atontamiento, no es nada extraño que mucha gente haya decidido probar otra cosa, o quedarse en su casa si votar a la derecha les repugna demasiado

Por otra parte, tampoco el mensaje de Unidos Podemos difiere sustancialmente del discurso del PSOE. Con distintos matices, uno y otro siguen acariciando el dulce sueño de un capitalismo bueno, que obligue a pagar todos sus impuestos a los ricos, que permita una banca pública, que revierta las privatizaciones de la sanidad y que proporcione trabajos dignos para todos.  Y todo eso sin necesidad de despertar una conciencia ciudadana que ponga en pie un arrollador movimiento social, que sería lo único capaz de conseguir un cambio real.

Así que, sin un proyecto ilusionante de superación del sistema capitalista, ¿qué esperamos?

La entrada ¿Es tan sorprendente? se publicó primero en lamarea.com.

]]>
mitin VOX, VOX, extrema derecha, mitin

Mucha gente no se esperaba este resultado de las elecciones andaluzas. Pero, realmente, ¿es algo tan sorprendente? Al reflexionar sobre estas elecciones no podemos olvidar que Andalucía está en una punta de Europa, pero es Europa, y es lógico que las corrientes de pensamiento dominantes en el continente lleguen también a Andalucía. En toda Europa se está produciendo un avance muy acusado de las derechas. Resurge la extrema derecha y la derecha tradicional se ve desbordada por las nuevas corrientes. En esta situación, los partidos conservadores consideran más adecuado para sus intereses electorales inclinarse hacia posiciones más radicalmente de derechas, mejor que intentar una posición más centrista y marcar las diferencias con las nuevas fuerzas neofascistas. Seguramente, observan que una opinión pública mayoritaria está muy influida por las corrientes nacionalistas y xenófobas, y no quieren perder clientela. Pero lo peor es que la izquierda no se plantea en profundidad los motivos de ese resurgir de la extrema derecha.  Su pensamiento parece anquilosado: sigue aferrada a fórmulas que pudieron ser muy venerables, pero que han demostrado sobradamente su incapacidad para llevarnos a una sociedad humana más justa y solidaria. Y, claro, tampoco la izquierda andaluza ha sido capaz de renovarse y lanzar un mensaje que pueda hacer frente a la creciente derechización. También hay motivos más específicos que explican el resultado electoral en Andalucía. El PSOE lleva 36 años gobernando esta  autonomía. ¿Con qué resultados? Según la encuesta de población activa, el paro en Andalucía el tercer trimestre de 2018 era del 22,9 %, mientras que en España es del 14,8%. Y una buena parte del trabajo se realiza en labores agrícolas o en los servicios, terrenos donde la precariedad campa por sus respetos. La política clientelista se extiende por toda la región. Las corruptelas que acompañan a estas prácticas se hacen endémicas con el tiempo y llegan a la gran corrupción que ha salido a la luz con el caso de los ERES. Por último, la figura de Susana Díaz no parece la más adecuada para liderar un gran movimiento popular. De hecho, ni entre los militantes del PSOE despertó demasiado entusiasmo, y la mayoría, contra la opinión de los barones, se inclinó por Pedro Sánchez. En estas circunstancias, y dada la poca capacidad de análisis que se fomenta en la sociedad con los discursos anodinos de los líderes políticos, y con los abrumadores mensajes alienantes de los medios de atontamiento, no es nada extraño que mucha gente haya decidido probar otra cosa, o quedarse en su casa si votar a la derecha les repugna demasiado Por otra parte, tampoco el mensaje de Unidos Podemos difiere sustancialmente del discurso del PSOE. Con distintos matices, uno y otro siguen acariciando el dulce sueño de un capitalismo bueno, que obligue a pagar todos sus impuestos a los ricos, que permita una banca pública, que revierta las privatizaciones de la sanidad y que proporcione trabajos dignos para todos.  Y todo eso sin necesidad de despertar una conciencia ciudadana que ponga en pie un arrollador movimiento social, que sería lo único capaz de conseguir un cambio real. Así que, sin un proyecto ilusionante de superación del sistema capitalista, ¿qué esperamos?

La entrada ¿Es tan sorprendente? se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/12/12/es-tan-sorprendente/feed/ 0
COP24: ¿Qué es el Diálogo de Talanoa? https://www.lamarea.com/2018/12/11/cop24-que-es-el-dialogo-de-talanoa/ https://www.lamarea.com/2018/12/11/cop24-que-es-el-dialogo-de-talanoa/#respond Tue, 11 Dec 2018 15:25:01 +0000 https://www.lamarea.com/?p=111161 Una sesión del Diálogo de Talanoa, en Bonn durante la COP23. Foto: Presidencia de la COP23/Flickr. (Dominio Público)

La empatía es una de las mejores armas de la diplomacia

Esa es la idea detrás de la propuesta de Fiyi, país que presidió las negociaciones climáticas de 2017, de reunir a gobiernos y sociedad civil a través de la plataforma anticonvencional del Diálogo de Talanoa.

¿Qué es Talanoa?

En Fiyi, “talanoa” significa mantener una conversación en un espacio inclusivo y receptivo. Es un sistema tradicional de resolución de diferencias en el Pacífico. El Diálogo de Talanoa busca una salida al callejón sin salida del clima acercando a quienes participan, al permitir que compartan sus historias de cambio climático. Se ha invitado a los gobiernos, pero también a la sociedad civil, ONG, empresas, ciudades y otras entidades, a enviar sus historias respondiendo a tres preguntas: ¿Dónde estamos? ¿A dónde queremos ir? ¿Cómo llegamos allí?

Hasta la fecha, cientos de países, organizaciones y personas han enviado sus historias, que fueron leídas en abril y mayo en Bonn durante un primer intercambio, y que han resonado en docenas de salas de conferencias desde que se inició el proceso el pasado mes de enero.

Talanoa, conocido originalmente como el “diálogo facilitador”, busca esquivar la lucha de poder que es inherente a las negociaciones. La confrontación y la crítica de otros participantes están prohibidas y abundan las mesas redondas.

¿Por qué hacemos esto?

El objetivo del diálogo es doble. Por una parte, trata de monitorizar la meta del Acuerdo de París de limitar el calentamiento a “bastante por debajo de 2ºC”, y, si es posible, 1,5ºC. Y por otra, informa de la siguiente ronda de compromisos nacionales, también conocidos como “contribuciones determinadas nacionalmente” (NDC en sus siglas en inglés). Por el momento, las NDCs nos dirigen a un calentamiento global de entre 3 y 4 grados para finales de siglo, peligrosamente lejos de los objetivos de París.

¿Qué ocurrirá en Polonia?

La llamada fase preparatoria del diálogo, que sirvió para reunir historias y pruebas sobre el cambio climático, finalizó el pasado 6 de diciembre. Los ministros y ministras se reunirán el 12 y el 13 de diciembre para trabajar en la fase política. Se sentarán en siete mesas redondas y se les informará del informe científico de la ONU sobre el calentamiento de 1,5ºC, repasando el progreso realizado hasta ahora. Esta introducción, junto con las lecciones aprendidas durante la fase preparatoria, está diseñada para inspirarles a impulsar la acción climática en sus países.

Sin embargo, Gebru Jember Endalew, presidente del grupo de países menos desarrollados, no cree que el proceso vaya a dar resultados ya en la sala: “No esperamos [que los gobiernos] prometan incrementar sus ambiciones”.

Endalew afirma que podemos esperar, razonablemente, una declaración política al final de la conferencia que “nos lleve más allá de 2018”. Las declaraciones políticas son instrumentos que preparan el camino para políticas concretas.

¿Cómo ha funcionado hasta ahora?

Los y las participantes pudieron enviar sus ideas antes de la reunión de Bonn en mayo y también antes de la COP24 de Polonia. En la primera ronda se recogieron 417 envíos, 369 de los cuales fueron de actores no gubernamentales.

Aunque no hay datos del número de envíos recibidos en esta segunda ronda, David Waskow, del Instituto Mundial de los Recursos, afirmó, en declaraciones a Climate Home News, que el foco estaba cambiando de ONG a actores nacionales.

Fiyi y las Islas Marshall se han convertido en los primeros países en comprometerse a incrementar sus NDCs.

¿Cómo sabremos si el diálogo ha sido un éxito?

El diálogo estará justificado si durante los próximos 12 meses los países cambian sus compromisos con el Acuerdo de París para hacerlos más ambiciosos.

¿Quiénes son los actores clave y qué quieren?

De acuerdo con con el Instituto Mundial de los Recursos (WRI) y el think tank francés Iddri, Fiyi y las Islas Marshall han sido los más participativos en las discusiones de Talanoa.

Los Estados Unidos, por el contrario, parecen estar menos involucrados en las negociaciones del Diálogo de Talanoa que en aquellas que rodean a la normativa. Esto, según Lola Vallejo, líder del programa climático de Iddri, tiene lógica, ya que no tendría mucho sentido que los Estados Unidos fortalecieran su compromiso con un acuerdo que están a punto de abandonar. Después de que el diálogo fuera ignorado por el gobierno federal, estados, ciudades y empresas estadounidenses enviaron sus propios documentos, mostrando que están realizando esfuerzos para limitar en cierto modo el impacto de la inacción de Washington DC.

La UE aún tiene que llegar a un consenso en cuanto a sus compromisos climático. El comisario de Clima, Miguel Arias Cañete, ha afirmado que el bloque ha elevado sus ambiciones de facto al incrementar sus objetivos de eficiencia energética y energías renovables, pero existe división entre los estados miembro en cuanto a si incrementar formalmente el objetivo de emisiones de 2030. Polonia, que organiza las negociaciones de la COP24, es uno de los países más reticentes.

El Reino Unido también ha mostrado iniciativa, habiendo destinado 1,7 millones de libras esterlinas (unos 1,9 millones de euros) para apoyar a la presidencia de Fiyi de la COP 23 y habiendo organizado su propio Diálogo de Talanoa.

Este artículo se publicó originalmente en Climate Home News. Traducido por Santiago Sáez.

La entrada COP24: ¿Qué es el Diálogo de Talanoa? se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Una sesión del Diálogo de Talanoa, en Bonn durante la COP23. Foto: Presidencia de la COP23/Flickr. (Dominio Público)

La empatía es una de las mejores armas de la diplomacia Esa es la idea detrás de la propuesta de Fiyi, país que presidió las negociaciones climáticas de 2017, de reunir a gobiernos y sociedad civil a través de la plataforma anticonvencional del Diálogo de Talanoa. ¿Qué es Talanoa? En Fiyi, “talanoa” significa mantener una conversación en un espacio inclusivo y receptivo. Es un sistema tradicional de resolución de diferencias en el Pacífico. El Diálogo de Talanoa busca una salida al callejón sin salida del clima acercando a quienes participan, al permitir que compartan sus historias de cambio climático. Se ha invitado a los gobiernos, pero también a la sociedad civil, ONG, empresas, ciudades y otras entidades, a enviar sus historias respondiendo a tres preguntas: ¿Dónde estamos? ¿A dónde queremos ir? ¿Cómo llegamos allí? Hasta la fecha, cientos de países, organizaciones y personas han enviado sus historias, que fueron leídas en abril y mayo en Bonn durante un primer intercambio, y que han resonado en docenas de salas de conferencias desde que se inició el proceso el pasado mes de enero. Talanoa, conocido originalmente como el “diálogo facilitador”, busca esquivar la lucha de poder que es inherente a las negociaciones. La confrontación y la crítica de otros participantes están prohibidas y abundan las mesas redondas. ¿Por qué hacemos esto? El objetivo del diálogo es doble. Por una parte, trata de monitorizar la meta del Acuerdo de París de limitar el calentamiento a “bastante por debajo de 2ºC”, y, si es posible, 1,5ºC. Y por otra, informa de la siguiente ronda de compromisos nacionales, también conocidos como “contribuciones determinadas nacionalmente” (NDC en sus siglas en inglés). Por el momento, las NDCs nos dirigen a un calentamiento global de entre 3 y 4 grados para finales de siglo, peligrosamente lejos de los objetivos de París. ¿Qué ocurrirá en Polonia? La llamada fase preparatoria del diálogo, que sirvió para reunir historias y pruebas sobre el cambio climático, finalizó el pasado 6 de diciembre. Los ministros y ministras se reunirán el 12 y el 13 de diciembre para trabajar en la fase política. Se sentarán en siete mesas redondas y se les informará del informe científico de la ONU sobre el calentamiento de 1,5ºC, repasando el progreso realizado hasta ahora. Esta introducción, junto con las lecciones aprendidas durante la fase preparatoria, está diseñada para inspirarles a impulsar la acción climática en sus países. Sin embargo, Gebru Jember Endalew, presidente del grupo de países menos desarrollados, no cree que el proceso vaya a dar resultados ya en la sala: “No esperamos [que los gobiernos] prometan incrementar sus ambiciones”. Endalew afirma que podemos esperar, razonablemente, una declaración política al final de la conferencia que “nos lleve más allá de 2018”. Las declaraciones políticas son instrumentos que preparan el camino para políticas concretas. ¿Cómo ha funcionado hasta ahora? Los y las participantes pudieron enviar sus ideas antes de la reunión de Bonn en mayo y también antes de la COP24 de Polonia. En la primera ronda se recogieron 417 envíos, 369 de los cuales fueron de actores no gubernamentales. Aunque no hay datos del número de envíos recibidos en esta segunda ronda, David Waskow, del Instituto Mundial de los Recursos, afirmó, en declaraciones a Climate Home News, que el foco estaba cambiando de ONG a actores nacionales. Fiyi y las Islas Marshall se han convertido en los primeros países en comprometerse a incrementar sus NDCs. ¿Cómo sabremos si el diálogo ha sido un éxito? El diálogo estará justificado si durante los próximos 12 meses los países cambian sus compromisos con el Acuerdo de París para hacerlos más ambiciosos. ¿Quiénes son los actores clave y qué quieren? De acuerdo con con el Instituto Mundial de los Recursos (WRI) y el think tank francés Iddri, Fiyi y las Islas Marshall han sido los más participativos en las discusiones de Talanoa. Los Estados Unidos, por el contrario, parecen estar menos involucrados en las negociaciones del Diálogo de Talanoa que en aquellas que rodean a la normativa. Esto, según Lola Vallejo, líder del programa climático de Iddri, tiene lógica, ya que no tendría mucho sentido que los Estados Unidos fortalecieran su compromiso con un acuerdo que están a punto de abandonar. Después de que el diálogo fuera ignorado por el gobierno federal, estados, ciudades y empresas estadounidenses enviaron sus propios documentos, mostrando que están realizando esfuerzos para limitar en cierto modo el impacto de la inacción de Washington DC. La UE aún tiene que llegar a un consenso en cuanto a sus compromisos climático. El comisario de Clima, Miguel Arias Cañete, ha afirmado que el bloque ha elevado sus ambiciones de facto al incrementar sus objetivos de eficiencia energética y energías renovables, pero existe división entre los estados miembro en cuanto a si incrementar formalmente el objetivo de emisiones de 2030. Polonia, que organiza las negociaciones de la COP24, es uno de los países más reticentes. El Reino Unido también ha mostrado iniciativa, habiendo destinado 1,7 millones de libras esterlinas (unos 1,9 millones de euros) para apoyar a la presidencia de Fiyi de la COP 23 y habiendo organizado su propio Diálogo de Talanoa. Este artículo se publicó originalmente en Climate Home News. Traducido por Santiago Sáez.

La entrada COP24: ¿Qué es el Diálogo de Talanoa? se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/12/11/cop24-que-es-el-dialogo-de-talanoa/feed/ 0
Clemente Bernad y Carolina Martínez: “No hay duda de que se trata de un juicio político” https://www.lamarea.com/2018/12/11/clemente-bernad-y-carolina-martinez-no-hay-duda-de-que-se-trata-de-un-juicio-politico/ https://www.lamarea.com/2018/12/11/clemente-bernad-y-carolina-martinez-no-hay-duda-de-que-se-trata-de-un-juicio-politico/#respond Tue, 11 Dec 2018 10:04:54 +0000 https://www.lamarea.com/?p=111165

En 1997, el Arzobispado de Pamplona cedió al Ayuntamiento el Monumento a los Caídos de esa ciudad –su nombre oficial es Navarra a sus Muertos en la Cruzada–, quedándose con el usufructo de la cripta. En aquella cripta, donde estaban enterrados los restos de los militares golpistas Emilio Mola y José Sanjurjo hasta que el consistorio los exhumó en 2016, celebra misas la Hermandad de los Caballeros Voluntarios de la Cruz el día 19 de cada mes. Se trata de una organización creada por excombatientes requetés en 1939 para “mantener íntegramente y con agresividad si fuera preciso, el espíritu que llevó a Navarra a la Cruzada por Dios y por España” (la frase procede de las Reglas y Ceremonial de la Hermandad de la Cruz). De ahí que las misas se celebren los 19 del mes: honran así el 19 de julio de 1936, el día que se perpetró en Navarra el golpe militar –o, como prefiere llamarlo la propia hermandad–, “el alzamiento, hecho histórico insoslayable”.

Las misas honran “a los muertos por Dios y por España, y a sus miembros fallecidos”, a “los que lucharon –y vencieron–en dicha hora”. Las comillas son citas de un artículo publicado en 2005 por José Fermín Garralda Arizcun, doctor en Historia y miembro de la hermandad. En ese texto habla, también, del proyecto de una “nueva evangelización” que “no puede partir de cero”: por eso es tan importante para ellos proteger la cripta del monumento. El pasado 14 de noviembre, Clemente Bernad y Carolina Martínez (él, fotógrafo documentalista; ella, gestora cultural, ambos fundadores de la editorial Alkibla) se sentaron en un juicio frente a la Hermandad de los Caballeros Voluntarios de la Cruz. Se enfrentan a una pena de dos años y seis meses de cárcel acusados de revelación de secretos por haber tratado de filmar la cripta. El juicio fue suspendido, por falta de dos testigos (dos curas que la defensa había llamado a declarar), hasta este 12 de diciembre. Bernad y Martínez responden a esta entrevista en los momentos previos a un acto de apoyo a su causa en el Teatro del Barrio de Madrid.

Esta acusación tiene origen en A sus muertos, un documental que hicieron entre 2015 y 2016 para las jornadas ¿Qué hacemos con el Monumento a los Caídos? ¿Cómo fue la génesis de ese documental?

Carolina Martínez: En Pamplona hay una asociación, ZER, donde varias personas del mundo de la cultura (de la edición, de la historia, de la gestión, del arte) nos preguntamos cuestiones acerca de la ciudad. Desde el principio, el Monumento a los Caídos fue una de nuestras máximas preocupaciones: el segundo monumento de exaltación franquista más grande del Estado es, también, el único en un entorno urbano, en el centro mismo de la ciudad. Así que, para darle forma a ese debate, decidimos hacer unas jornadas para llevar estas cuestiones al espacio público y cada persona asumió un papel. Nosotros, porque es nuestro trabajo, decidimos hacer un documental.

Clemente Bernad: Queríamos abordar el monumento en su conjunto: el interior, el exterior, su relación con la ciudad, etc. En 2015, pedimos permiso al Arzobispado para acceder a la cripta y fotografiarla. Firmamos un contrato con ellos y lo cumplimos. A raíz de esa visita a la cripta decidimos ir a más y hacer un documental. No es un documental narrativo, sino un ejercicio de psicogeografía: pasear por entornos urbanos y plantear algunas preguntas a las personas que están allí. Se trata de mostrar cómo funciona el monumento en el marco de la ciudad. Y, en ese contexto, las misas forman una parte imprescindible de la narración. Las misas han sido denunciadas tanto por el Ayuntamiento de Pamplona como por el Parlamento de Navarra, que instó al gobierno navarro a terminar con ellas.

¿En algún momento pensaron que estaban cometiendo un delito al tratar de grabar la cripta?

C.B.: Esa pregunta nos la hicieron en el juicio también. Y respondimos que, claramente, no. En 2016, pedimos permiso al Ayuntamiento de Pamplona para grabar el interior del monumento y teníamos todos los permisos correspondientes. Un día, bajé al sótano y vi que una rejilla daba a la cripta, justo delante del altar donde se ubica el cura, en la capilla dedicada a Sanjurjo. Era 18 de marzo y decidí instalar una grabadora y una cámara allí porque era justo el día anterior a la celebración de la misa mensual. En ningún momento el Ayuntamiento nos prohibió filmar en ningún lugar del edificio, así que me sentí totalmente legitimado para hacerlo.

La policía tardó un año en citarles a declarar, pero después todo el proceso judicial ha ido muy rápido. ¿Creen que el suyo está siendo un juicio político?

C.M.: Sí, sin duda. La primera vez que nos dimos cuenta de que era un proceso político fue con las preguntas del juez de instrucción. Nos preguntó qué opinábamos de las misas, si éramos partidarios de eliminar el monumento, etc. También se refería siempre a ZER como una “organización” –en realidad, es una asociación– en un claro intento por presentar nuestro caso como un acto de terrorismo y no de documentalismo. Y sigue siendo así. Lo que ha pasado con la Fiscalía va en el mismo sentido: la acusación parte de un miembro de la hermandad que se presenta como damnificado, alegando que hemos violentado su intimidad. La Fiscalía, en lugar de quedarse con la acusación de ese solo ciudadano, dice que en realidad la damnificada es toda la hermandad y se persona en su nombre.

C.B.: Estamos hablando de una entidad fundada en 1939 por requetés y que sigue enalteciendo el golpismo. No hay duda de sus características. La Fiscalía tiene el deber de defender los derechos ciudadanos y el interés público. ¿Qué hace defendiendo a una hermandad que tiene las manos manchadas de sangre?

¿Y cuál ha sido entonces la estrategia del Ministerio Público durante el juicio?

C.B.: Ha tratado de presentar a la hermandad como gente que solo va a rezar a la cripta, es decir, despolitizar esas misas y presentarlas como unas reuniones entre amigos en las que rezan y hablan de su vida familiar. Así, tratan de acusarnos de haber atentado contra la intimidad personal y no la política. Pero estos no son ciudadanos corrientes: este es un espacio público ocupado por una hermandad de dudosa actividad. Si son solo misas, como ellos dicen, ¿por qué las ocultan? Y como el tema de las misas no era suficiente, han hecho hincapié en el agravio personal: han dicho que se sintieron tristísimos, violentados…

C.M.: Yo creo que han sabido jugar su papel de víctimas muy bien. Ellos se sienten víctimas, pero no piensan a cuántas víctimas están humillando diariamente y a las que violentan cada día con esas misas.

Ustedes también han denunciado lo que consideran que son irregularidades del juicio. ¿Pueden poner algunos ejemplos?

C.B.: Para mí la irregularidad más grave es la ausencia del material de la cámara. Yo instalé dos aparatos en aquella rejilla: una grabadora de audio y una cámara. La policía ha recuperado solo el material de audio. Del vídeo no hay nada en el sumario, dicen que aún no les han dado las imágenes. Esto es extraño, sobre todo teniendo en cuenta que en el sumario hay un informe completísimo sobre el audio de esas grabaciones, sí, pero también sobre toda nuestra actividad en redes sociales, conversaciones privadas que han recuperado de tarjetas de memoria borradas, etc. Por eso, la ausencia del material de vídeo de esa cámara es sospechosa. Esa cámara grabó algo que la hermandad y la policía no quieren que veamos. Creemos que eso es cómo se descubrió la cámara, que no están diciendo la verdad, y que ahí hay un misterio intencionado.

C.M.: Además de eso, no han aceptado ninguna de las pruebas que hemos presentado y uno de los testigos pidió protección policial y se la dieron, así que declaró como testigo protegido. Y eso ha sido humillante. Es un ejemplo más de la intención de presentarnos como gente peligrosa, como terroristas.

¿No tendría que ser un juicio clásico de ponderación de derechos, de si prima más el derecho a la información o el derecho a la intimidad?

C.M.: Sí, es algo muy discutido porque los dos son derechos fundamentales: se recogen en los artículos 18 y 20 de la Constitución. Solo prima el derecho a la información cuando aquello de lo que estás informando es de interés general y está contado de forma veraz.

¿Y en su caso lo es?

C.B.: Claro. Porque el documental, que es el marco en el que iban a ir esas imágenes, es totalmente veraz. También es prueba de esa veracidad nuestra trayectoria. Yo llevo 30 años trabajando como documentalista, y esa veracidad está más que garantizada. Y, sobre todo, no hay duda del interés general: hay una polémica social en torno a este monumento desde hace años, y en esa polémica está involucrada, en un sentido u otro, toda la sociedad navarra.

La entrada Clemente Bernad y Carolina Martínez: “No hay duda de que se trata de un juicio político” se publicó primero en lamarea.com.

]]>

En 1997, el Arzobispado de Pamplona cedió al Ayuntamiento el Monumento a los Caídos de esa ciudad –su nombre oficial es Navarra a sus Muertos en la Cruzada–, quedándose con el usufructo de la cripta. En aquella cripta, donde estaban enterrados los restos de los militares golpistas Emilio Mola y José Sanjurjo hasta que el consistorio los exhumó en 2016, celebra misas la Hermandad de los Caballeros Voluntarios de la Cruz el día 19 de cada mes. Se trata de una organización creada por excombatientes requetés en 1939 para “mantener íntegramente y con agresividad si fuera preciso, el espíritu que llevó a Navarra a la Cruzada por Dios y por España” (la frase procede de las Reglas y Ceremonial de la Hermandad de la Cruz). De ahí que las misas se celebren los 19 del mes: honran así el 19 de julio de 1936, el día que se perpetró en Navarra el golpe militar –o, como prefiere llamarlo la propia hermandad–, “el alzamiento, hecho histórico insoslayable”. Las misas honran “a los muertos por Dios y por España, y a sus miembros fallecidos”, a “los que lucharon –y vencieron–en dicha hora”. Las comillas son citas de un artículo publicado en 2005 por José Fermín Garralda Arizcun, doctor en Historia y miembro de la hermandad. En ese texto habla, también, del proyecto de una “nueva evangelización” que “no puede partir de cero”: por eso es tan importante para ellos proteger la cripta del monumento. El pasado 14 de noviembre, Clemente Bernad y Carolina Martínez (él, fotógrafo documentalista; ella, gestora cultural, ambos fundadores de la editorial Alkibla) se sentaron en un juicio frente a la Hermandad de los Caballeros Voluntarios de la Cruz. Se enfrentan a una pena de dos años y seis meses de cárcel acusados de revelación de secretos por haber tratado de filmar la cripta. El juicio fue suspendido, por falta de dos testigos (dos curas que la defensa había llamado a declarar), hasta este 12 de diciembre. Bernad y Martínez responden a esta entrevista en los momentos previos a un acto de apoyo a su causa en el Teatro del Barrio de Madrid.

Esta acusación tiene origen en A sus muertos, un documental que hicieron entre 2015 y 2016 para las jornadas ¿Qué hacemos con el Monumento a los Caídos? ¿Cómo fue la génesis de ese documental?

Carolina Martínez: En Pamplona hay una asociación, ZER, donde varias personas del mundo de la cultura (de la edición, de la historia, de la gestión, del arte) nos preguntamos cuestiones acerca de la ciudad. Desde el principio, el Monumento a los Caídos fue una de nuestras máximas preocupaciones: el segundo monumento de exaltación franquista más grande del Estado es, también, el único en un entorno urbano, en el centro mismo de la ciudad. Así que, para darle forma a ese debate, decidimos hacer unas jornadas para llevar estas cuestiones al espacio público y cada persona asumió un papel. Nosotros, porque es nuestro trabajo, decidimos hacer un documental.

Clemente Bernad: Queríamos abordar el monumento en su conjunto: el interior, el exterior, su relación con la ciudad, etc. En 2015, pedimos permiso al Arzobispado para acceder a la cripta y fotografiarla. Firmamos un contrato con ellos y lo cumplimos. A raíz de esa visita a la cripta decidimos ir a más y hacer un documental. No es un documental narrativo, sino un ejercicio de psicogeografía: pasear por entornos urbanos y plantear algunas preguntas a las personas que están allí. Se trata de mostrar cómo funciona el monumento en el marco de la ciudad. Y, en ese contexto, las misas forman una parte imprescindible de la narración. Las misas han sido denunciadas tanto por el Ayuntamiento de Pamplona como por el Parlamento de Navarra, que instó al gobierno navarro a terminar con ellas.

¿En algún momento pensaron que estaban cometiendo un delito al tratar de grabar la cripta?

C.B.: Esa pregunta nos la hicieron en el juicio también. Y respondimos que, claramente, no. En 2016, pedimos permiso al Ayuntamiento de Pamplona para grabar el interior del monumento y teníamos todos los permisos correspondientes. Un día, bajé al sótano y vi que una rejilla daba a la cripta, justo delante del altar donde se ubica el cura, en la capilla dedicada a Sanjurjo. Era 18 de marzo y decidí instalar una grabadora y una cámara allí porque era justo el día anterior a la celebración de la misa mensual. En ningún momento el Ayuntamiento nos prohibió filmar en ningún lugar del edificio, así que me sentí totalmente legitimado para hacerlo.

La policía tardó un año en citarles a declarar, pero después todo el proceso judicial ha ido muy rápido. ¿Creen que el suyo está siendo un juicio político?

C.M.: Sí, sin duda. La primera vez que nos dimos cuenta de que era un proceso político fue con las preguntas del juez de instrucción. Nos preguntó qué opinábamos de las misas, si éramos partidarios de eliminar el monumento, etc. También se refería siempre a ZER como una “organización” –en realidad, es una asociación– en un claro intento por presentar nuestro caso como un acto de terrorismo y no de documentalismo. Y sigue siendo así. Lo que ha pasado con la Fiscalía va en el mismo sentido: la acusación parte de un miembro de la hermandad que se presenta como damnificado, alegando que hemos violentado su intimidad. La Fiscalía, en lugar de quedarse con la acusación de ese solo ciudadano, dice que en realidad la damnificada es toda la hermandad y se persona en su nombre.

C.B.: Estamos hablando de una entidad fundada en 1939 por requetés y que sigue enalteciendo el golpismo. No hay duda de sus características. La Fiscalía tiene el deber de defender los derechos ciudadanos y el interés público. ¿Qué hace defendiendo a una hermandad que tiene las manos manchadas de sangre?

¿Y cuál ha sido entonces la estrategia del Ministerio Público durante el juicio?

C.B.: Ha tratado de presentar a la hermandad como gente que solo va a rezar a la cripta, es decir, despolitizar esas misas y presentarlas como unas reuniones entre amigos en las que rezan y hablan de su vida familiar. Así, tratan de acusarnos de haber atentado contra la intimidad personal y no la política. Pero estos no son ciudadanos corrientes: este es un espacio público ocupado por una hermandad de dudosa actividad. Si son solo misas, como ellos dicen, ¿por qué las ocultan? Y como el tema de las misas no era suficiente, han hecho hincapié en el agravio personal: han dicho que se sintieron tristísimos, violentados…

C.M.: Yo creo que han sabido jugar su papel de víctimas muy bien. Ellos se sienten víctimas, pero no piensan a cuántas víctimas están humillando diariamente y a las que violentan cada día con esas misas.

Ustedes también han denunciado lo que consideran que son irregularidades del juicio. ¿Pueden poner algunos ejemplos?

C.B.: Para mí la irregularidad más grave es la ausencia del material de la cámara. Yo instalé dos aparatos en aquella rejilla: una grabadora de audio y una cámara. La policía ha recuperado solo el material de audio. Del vídeo no hay nada en el sumario, dicen que aún no les han dado las imágenes. Esto es extraño, sobre todo teniendo en cuenta que en el sumario hay un informe completísimo sobre el audio de esas grabaciones, sí, pero también sobre toda nuestra actividad en redes sociales, conversaciones privadas que han recuperado de tarjetas de memoria borradas, etc. Por eso, la ausencia del material de vídeo de esa cámara es sospechosa. Esa cámara grabó algo que la hermandad y la policía no quieren que veamos. Creemos que eso es cómo se descubrió la cámara, que no están diciendo la verdad, y que ahí hay un misterio intencionado.

C.M.: Además de eso, no han aceptado ninguna de las pruebas que hemos presentado y uno de los testigos pidió protección policial y se la dieron, así que declaró como testigo protegido. Y eso ha sido humillante. Es un ejemplo más de la intención de presentarnos como gente peligrosa, como terroristas.

¿No tendría que ser un juicio clásico de ponderación de derechos, de si prima más el derecho a la información o el derecho a la intimidad?

C.M.: Sí, es algo muy discutido porque los dos son derechos fundamentales: se recogen en los artículos 18 y 20 de la Constitución. Solo prima el derecho a la información cuando aquello de lo que estás informando es de interés general y está contado de forma veraz.

¿Y en su caso lo es?

C.B.: Claro. Porque el documental, que es el marco en el que iban a ir esas imágenes, es totalmente veraz. También es prueba de esa veracidad nuestra trayectoria. Yo llevo 30 años trabajando como documentalista, y esa veracidad está más que garantizada. Y, sobre todo, no hay duda del interés general: hay una polémica social en torno a este monumento desde hace años, y en esa polémica está involucrada, en un sentido u otro, toda la sociedad navarra.

La entrada Clemente Bernad y Carolina Martínez: “No hay duda de que se trata de un juicio político” se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/12/11/clemente-bernad-y-carolina-martinez-no-hay-duda-de-que-se-trata-de-un-juicio-politico/feed/ 0
Noticias climáticas: Las emisiones vuelven a subir y marcan un récord histórico https://www.lamarea.com/2018/12/10/noticias-climaticas-las-emisiones-vuelven-a-subir-y-marcan-un-record-historico/ https://www.lamarea.com/2018/12/10/noticias-climaticas-las-emisiones-vuelven-a-subir-y-marcan-un-record-historico/#comments Mon, 10 Dec 2018 08:12:26 +0000 https://www.lamarea.com/?p=111153 Planta de carbón cerca de Becker (Estados Unidos)- Foto: Tony Webster/Wikimedia. (CC BY SA 2.0)

Las emisiones globales de gases de efecto invernadero alcanzaron un máximo histórico en 2018, con una subida de hasta el 2,7%, lo que acabará con cinco años de estancamiento. El dato lo recoge el informe anual del Global Carbon Project, uno de los más respetados y prestigiosos del mundo, y que se ha presentado en la Cumbre del Clima de Polonia. La comunidad científica mundial ha mostrado su preocupación por la noticia, y ha instado a la clase política, reunida en Polonia esta semana, a que “hagan lo que hay que hacer por el bien de todos nosotros”. Corinne Le Quéré, directora de la investigación, afirmó que “el cambio debe llegar rápido”.

El aumento de emisiones, que según los autores todavía es reversible para 2020, se debe sobre todo al aumento de quema de petróleo y gas natural, así como a la resurgencia del carbón. La mayoría de los países son culpables, pero buena parte del aumento se debe al crecimiento de economías emergentes como China e India. “Los países ricos tienen que hacer más, pero no pueden hacerlo solos”, afirmó en su cuenta de Twitter Glen Peters, otro de los autores del informe, añadiendo que “las energías renovables [...] están creciendo a un ritmo exponencial, pero no lo suficientemente rápido como para compensar el crecimiento de petróleo, gas y carbón”.

Frustración y carbón en la cumbre del clima

La primera semana de la COP 24, que se celebra en Katowice (Polonia), se ha cerrado con un agrio desencuentro. Cuatro países (Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Kuwait) han bloqueado el acuerdo por el que se “recibía con satisfacción” el informe que publicó hace dos meses el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). En este informe se urgía a la comunidad internacional a tomar medidas inmediatas contra el cambio climático para evitar una catástrofe sin precedentes. Los cuatro países renegados, sin embargo, han propuesto que se dijera que “se toma nota” del informe, mientras que el resto de naciones, impulsadas por los Estados insulares, querían “acogerlo”. Los equipos técnicos de negociación dejan así el campo sembrado para una posible confrontación política cuando los ministros y ministras lleguen a Katowice este lunes.

Durante el resto de la semana, hemos visto otros titulares en la parte más técnica de la diplomacia global del cambio climático. La Cumbre arrancó con una defensa, por parte de la Presidencia polaca, de una transición justa para los mineros del carbón, a lo que los Estados insulares del Pacífico, que se enfrentan a una amenaza literalmente existencial si el calentamiento supera el grado y medio, respondieron que la justicia debe ser para todos, no solo para las zonas afectadas. Representantes estadounidenses de la era Obama advirtieron de que si se separan demasiado los compromisos de los países ricos y los pobres, Washington podría no volver al Acuerdo de París incluso si el partido demócrata arrebata a Trump la Casa Blanca en 2020. Japón presentó su candidatura a presidir el Fondo Verde del Clima, uno de los mayores instrumentos financieros de la guerra contra el calentamiento global. A la cita del clima tampoco han faltado representantes de organizaciones negacionistas como el Instituto Heartland.

Otras noticias

Causas y causantes

  • La empresa danesa Moller-Maersk, la mayor del mundo en el sector del transporte marítimo, anunció el martes que que pretende alcanzar la neutralidad de emisiones en 2050.
  • El recorte planteado por el Gobierno a los conocidos como “beneficios caídos del cielo” podría costar a Iberdrola unos 420 millones de euros, según un informe de Goldman Sachs citado por El Confidencial.
  • Alemania no retirará su apoyo político al gasoducto Nordstream 2, que conectará el país centroeuropeo con Rusia por el mar Báltico. En los últimos días se había rumoreado que podría paralizarse el proyecto como represalia a Moscú por la nueva escalada con Ucrania en el Mar de Azov, informó Euractiv.
  • Volkswagen anunció el martes que lanzará al mercado sus últimos vehículos de combustión interna en 2026. A partir de ese momento, declaró la compañía, solo venderá eléctricos.
  • Una de las mayores eléctricas de Estados Unidos, Xcel, se ha convertido en la primera empresa energética norteamericana en anunciar que pasará a ser neutral en cuanto a emisiones. Sin embargo, Xcel no confirmó que vaya a abandonar los combustibles fósiles. Según Bloomberg, pretende utilizar sistemas de captura y almacenamiento de carbono.
  • Las grandes empresas mineras australianas podrían estar incurriendo en acciones ilegales al ignorar el cambio climático, según un estudio de un grupo de inversores recogido por The Guardian.

Extrema derecha y negacionismo

  • El consejero de Donald Trump en materia económica, Larry Kudlow, afirmó el lunes que Washington tratará de eliminar los subsidios a los coches eléctricos y las energías renovables, según informó el digital The Hill.
  • El legendario sindicato polaco Solidaridad se ha unido al conocido think tank negacionista Heartland Institute para rechazar la veracidad de los hallazgos de la comunidad científica internacional en cuanto al cambio climático, según Climate Home News.
  • Ante preguntas de la prensa, la nueva embajadora de Estados Unidos en Canadá, Kelly Craft, ha afirmado que cree en “los dos lados de la ciencia” del cambio climático.
  • Según fuentes citadas por el diario británico The Independent, el ejecutivo del brasileño Jair Bolsonaro, que aún no ha tomado posesión de su cargo, está poniendo el dificultades al equipo negociador del país latinoamericano en la COP 24. Además, Bolsonaro ha elegido ya a su ministro de Medio Ambiente, quien en su primera intervención tras su nombramiento ha afirmado que “revisará” la situación de su país en el Acuerdo de París y que “la discusión sobre el calentamiento global no es prioritaria”.

Greenwashing

  • El Banco Europeo de Inversión invirtió, entre 2013 y 2017, hasta 11.800 millones de euros en combustibles fósiles, según un análisis de la ONG Bankwatch.

Luchas y represión

  • La joven activista sueca Greta Thunberg, que con tan solo 15 años ha puesto en marcha un movimiento climático global de escolares, estuvo el lunes en la apertura de la COP 24, donde afirmó que no estaba allí “para suplicar a los líderes del mundo” que cuidaran de su futuro. “Siempre nos han fallado y volverán a hacerlo”, afirmó Thunberg, añadiendo que estaba allí “para decirles que el cambio va a llegar, les guste o no”.
  • El sábado, miles de activistas se manifestaron en el centro de Katowice, desafiando a la fuerte presencia policial.
  • También el sábado, en Francia, se celebraron varias manifestaciones por el clima, entre las que se pudieron ver a personas vistiendo chalecos amarillos, el símbolo de la protesta contra el presidente Emmanuel Macron. Uno de los eslóganes de las protestas, citadas por la prensa del país vecino, es “fin de mes, fin del mundo, la misma lucha”.
  • Mientras tanto, la plataforma activista 350.org denunció que el gobierno polaco habría denegado la entrada al país al menos a 13 miembros de la sociedad civil que pensaban asistir a la COP 24, y procedido a arrestar y expulsar a al menos otras seis personas.

Impactos

  • Olas de calor como la que azotó al Reino Unido este verano son 30 veces más probables en las zona, según un informe de la Agencia Meteorológica Británica.
  • Acabar con el consumo de combustibles fósiles no solo frenaría el cambio climático, sino salvaría, al menos, un millón de vidas al año, según la Organización Mundial de la Salud.
  • La ola de calor y los incendios que afectan a Queensland (Australia) siguen batiendo récords. A principios de la semana pasada había aún 100 focos activos en todo el Estado, que está registrando temperaturas por encima de los 40 grados de manera consistente.
  • Los bajos niveles de agua en ríos como el Rin, provocados por la sequía que afecta al centro de Europa desde el pasado verano, está causando un desplome en el uso del carbón en Alemania, ya que este combustible fósil suele transportarse por vía fluvial. Más información en Clean Energy Wire.

Ciclos de realimentación

  • La reducción de la capa de nieve dificultará el crecimiento de los bosques, según una investigación cuyos resultados se han publicado en Global Change Biology.
  • La actividad microbiana de los suelos se acelerará con el calentamiento del planeta, lo que podría llevar a la emisión de 53 billones de kilogramos de CO2 para 2050 si no se detiene el aumento de temperatura. El director del proyecto, financiado por la UE, ha comparado esa cantidad de gas de efecto invernadero a añadir otro país industrializado del tamaño de Estados Unidos.
  • El deshielo de Groenlandia ha crecido sin pausa desde comienzos del siglo XX, y a un ritmo mucho mayor que en otros siglos, según un estudio publicado en Nature y recogido por Europa Press.

Adaptación y mitigación

  • La migración desde África a Europa por motivos económicos podría doblarse durante la próxima década, a menos que se invierta de manera urgente en la creación de puestos de trabajo para jóvenes en zonas rurales. Estas migraciones, además, se verán exacerbadas por los impactos del cambio climático, según la ONU.
  • Un nuevo estudio, publicado el miércoles por el Instituto Mundial de los Recursos (WRI) establece que, si el ser humano quiere avanzar en la lucha contra el cambio climático, no será suficiente con sustituir energía, movilidad e industria por alternativas limpias, sino que el sistema de alimentación global tendrá que cambiar, para producir mucho más alimento en menos espacio.
  • Luxemburgo se convertirá en el primer país del mundo con un sistema de transporte público 100% gratuito, según The Guardian.

Políticas y diplomacia

  • El presidente de Francia, Emmanuel Macron, suspendió el martes la subida del impuesto sobre combustibles que había prendido la llama de las protestas de los “chalecos amarillos”. Sin embargo, las manifestaciones no han cesado.
  • El Acuerdo de París, firmado hace tres años durante la COP 21, es insuficiente para detener el cambio climático, ya que aunque todos los países cumplieran sus compromisos, el planeta aún se calentaría entre 3 y 5 grados sobre niveles preindustriales. Así lo ha confirmado el director de ONU Medio Ambiente en América Latina y el Caribe, Leo Heileman.
  • Las ministras de Transición Ecológica, Teresa Ribera, e Industria, Reyes Maroto, se reunieron la semana pasada con representantes de los lobbies del automóvil. No han trascendido detalles del encuentro, pero, según información de El Confidencial, la patronal habría pedido a las ministras “moderación” en cuanto a los mensajes que transmiten a la opinión pública.
  • China pondrá en funcionamiento un sistema de cuotas de energía renovable antes de fin de año, según informó Reuters.
  • Noruega se convertirá en el primer país en prohibir a su industria de biocombustibles el uso de aceite de palma, una causa de deforestación en los países en los que se usa. La norma entrará en vigor en 2020.
  • El gobierno de Donald Trump ha retirado la normativa que impedía construir nuevas centrales de carbón. El cambio es, según The Guardian, simbólico (ya que las centrales de carbón no son competitivas).
  • El Consejo de Europa, la Comisión Europea y el Europarlamento no han conseguido cerrar un acuerdo durante el trílogo para la Directiva de Diseño del Mercado Eléctrico. Según El Periódico de la Energía, el principal obstáculo ha sido la insistencia polaca en mantener las subvenciones al carbón hasta 2035.

Finanzas y economía

  • El delegado de riesgos de la aseguradora suiza Zurich declaró a Euractiv que “combatir el cambio climático significa transformar la economía al completo”.
  • El Banco Mundial anunció el lunes en la COP 24 que doblará sus inversiones en finanzas climáticas para el periodo 2021-2025. La institución destinará a acción climática unos 200.000 millones durante el primer lustro de la década que viene a esta causa.
  • Un estudio de la plataforma activista Unfriend Coal, publicado el pasado lunes, desvela que las aseguradoras de todo el mundo están retirando su apoyo a la industria del carbón.

Buenas noticias y buenas prácticas

  • El primer ministro indio, Harsh Vardhan declaró en la COP24 que su país, uno de los más contaminantes en términos absolutos del mundo, cumplirá sus objetivos de 2030 con antelación.

Ciencia

  • El evento de extinción masiva del Pérmico-Triásico (hace 252 millones de año), también conocido como la Gran Mortandad, y que acabó con el 96% de las especies marinas y dos terceras partes de las terrestres, fue provocado por un calentamiento acelerado del planeta similar al que vivimos ahora. Lo ha revelado un estudio publicado en Science y recogido por The Guardian.

Transición energética y movilidad

  • La eólica fue la fuente que más energía aportó en España durante el mes de Noviembre, según datos de Red Eléctrica Española.
  • Un informe de la Plataforma Europea de Tecnología e Innovación para la Energía Fotovoltaica expone que la EU aspira a tener un mix eléctrico 100% renovable para 2050. Informó El Periódico de la Energía.
  • A pesar de los esfuerzos del gobierno de Trump, el consumo de carbón Estados Unidos está en mínimos no vistos desde hace 39 años. Lo ha revelado un informe federal estadounidense, publicado el pasado martes y recogido por la agencia AP.
  • En 2017, por primera vez en la historia, Alemania contó con más capacidad de generación eléctrica renovable que fósil.
  • España podría alcanzar en 2030 el millón de instalaciones solares de autoconsumo rentables (ahora existen alrededor de 1.000 registradas), según un informe de Deloitte recogido por El Periódico de la Energía.

La entrada Noticias climáticas: Las emisiones vuelven a subir y marcan un récord histórico se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Planta de carbón cerca de Becker (Estados Unidos)- Foto: Tony Webster/Wikimedia. (CC BY SA 2.0)

Las emisiones globales de gases de efecto invernadero alcanzaron un máximo histórico en 2018, con una subida de hasta el 2,7%, lo que acabará con cinco años de estancamiento. El dato lo recoge el informe anual del Global Carbon Project, uno de los más respetados y prestigiosos del mundo, y que se ha presentado en la Cumbre del Clima de Polonia. La comunidad científica mundial ha mostrado su preocupación por la noticia, y ha instado a la clase política, reunida en Polonia esta semana, a que “hagan lo que hay que hacer por el bien de todos nosotros”. Corinne Le Quéré, directora de la investigación, afirmó que “el cambio debe llegar rápido”. El aumento de emisiones, que según los autores todavía es reversible para 2020, se debe sobre todo al aumento de quema de petróleo y gas natural, así como a la resurgencia del carbón. La mayoría de los países son culpables, pero buena parte del aumento se debe al crecimiento de economías emergentes como China e India. “Los países ricos tienen que hacer más, pero no pueden hacerlo solos”, afirmó en su cuenta de Twitter Glen Peters, otro de los autores del informe, añadiendo que “las energías renovables [...] están creciendo a un ritmo exponencial, pero no lo suficientemente rápido como para compensar el crecimiento de petróleo, gas y carbón”.

Frustración y carbón en la cumbre del clima

La primera semana de la COP 24, que se celebra en Katowice (Polonia), se ha cerrado con un agrio desencuentro. Cuatro países (Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Kuwait) han bloqueado el acuerdo por el que se “recibía con satisfacción” el informe que publicó hace dos meses el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). En este informe se urgía a la comunidad internacional a tomar medidas inmediatas contra el cambio climático para evitar una catástrofe sin precedentes. Los cuatro países renegados, sin embargo, han propuesto que se dijera que “se toma nota” del informe, mientras que el resto de naciones, impulsadas por los Estados insulares, querían “acogerlo”. Los equipos técnicos de negociación dejan así el campo sembrado para una posible confrontación política cuando los ministros y ministras lleguen a Katowice este lunes. Durante el resto de la semana, hemos visto otros titulares en la parte más técnica de la diplomacia global del cambio climático. La Cumbre arrancó con una defensa, por parte de la Presidencia polaca, de una transición justa para los mineros del carbón, a lo que los Estados insulares del Pacífico, que se enfrentan a una amenaza literalmente existencial si el calentamiento supera el grado y medio, respondieron que la justicia debe ser para todos, no solo para las zonas afectadas. Representantes estadounidenses de la era Obama advirtieron de que si se separan demasiado los compromisos de los países ricos y los pobres, Washington podría no volver al Acuerdo de París incluso si el partido demócrata arrebata a Trump la Casa Blanca en 2020. Japón presentó su candidatura a presidir el Fondo Verde del Clima, uno de los mayores instrumentos financieros de la guerra contra el calentamiento global. A la cita del clima tampoco han faltado representantes de organizaciones negacionistas como el Instituto Heartland.

Otras noticias

Causas y causantes
  • La empresa danesa Moller-Maersk, la mayor del mundo en el sector del transporte marítimo, anunció el martes que que pretende alcanzar la neutralidad de emisiones en 2050.
  • El recorte planteado por el Gobierno a los conocidos como “beneficios caídos del cielo” podría costar a Iberdrola unos 420 millones de euros, según un informe de Goldman Sachs citado por El Confidencial.
  • Alemania no retirará su apoyo político al gasoducto Nordstream 2, que conectará el país centroeuropeo con Rusia por el mar Báltico. En los últimos días se había rumoreado que podría paralizarse el proyecto como represalia a Moscú por la nueva escalada con Ucrania en el Mar de Azov, informó Euractiv.
  • Volkswagen anunció el martes que lanzará al mercado sus últimos vehículos de combustión interna en 2026. A partir de ese momento, declaró la compañía, solo venderá eléctricos.
  • Una de las mayores eléctricas de Estados Unidos, Xcel, se ha convertido en la primera empresa energética norteamericana en anunciar que pasará a ser neutral en cuanto a emisiones. Sin embargo, Xcel no confirmó que vaya a abandonar los combustibles fósiles. Según Bloomberg, pretende utilizar sistemas de captura y almacenamiento de carbono.
  • Las grandes empresas mineras australianas podrían estar incurriendo en acciones ilegales al ignorar el cambio climático, según un estudio de un grupo de inversores recogido por The Guardian.
Extrema derecha y negacionismo
  • El consejero de Donald Trump en materia económica, Larry Kudlow, afirmó el lunes que Washington tratará de eliminar los subsidios a los coches eléctricos y las energías renovables, según informó el digital The Hill.
  • El legendario sindicato polaco Solidaridad se ha unido al conocido think tank negacionista Heartland Institute para rechazar la veracidad de los hallazgos de la comunidad científica internacional en cuanto al cambio climático, según Climate Home News.
  • Ante preguntas de la prensa, la nueva embajadora de Estados Unidos en Canadá, Kelly Craft, ha afirmado que cree en “los dos lados de la ciencia” del cambio climático.
  • Según fuentes citadas por el diario británico The Independent, el ejecutivo del brasileño Jair Bolsonaro, que aún no ha tomado posesión de su cargo, está poniendo el dificultades al equipo negociador del país latinoamericano en la COP 24. Además, Bolsonaro ha elegido ya a su ministro de Medio Ambiente, quien en su primera intervención tras su nombramiento ha afirmado que “revisará” la situación de su país en el Acuerdo de París y que “la discusión sobre el calentamiento global no es prioritaria”.
Greenwashing
  • El Banco Europeo de Inversión invirtió, entre 2013 y 2017, hasta 11.800 millones de euros en combustibles fósiles, según un análisis de la ONG Bankwatch.
Luchas y represión
  • La joven activista sueca Greta Thunberg, que con tan solo 15 años ha puesto en marcha un movimiento climático global de escolares, estuvo el lunes en la apertura de la COP 24, donde afirmó que no estaba allí “para suplicar a los líderes del mundo” que cuidaran de su futuro. “Siempre nos han fallado y volverán a hacerlo”, afirmó Thunberg, añadiendo que estaba allí “para decirles que el cambio va a llegar, les guste o no”.
  • El sábado, miles de activistas se manifestaron en el centro de Katowice, desafiando a la fuerte presencia policial.
  • También el sábado, en Francia, se celebraron varias manifestaciones por el clima, entre las que se pudieron ver a personas vistiendo chalecos amarillos, el símbolo de la protesta contra el presidente Emmanuel Macron. Uno de los eslóganes de las protestas, citadas por la prensa del país vecino, es “fin de mes, fin del mundo, la misma lucha”.
  • Mientras tanto, la plataforma activista 350.org denunció que el gobierno polaco habría denegado la entrada al país al menos a 13 miembros de la sociedad civil que pensaban asistir a la COP 24, y procedido a arrestar y expulsar a al menos otras seis personas.
Impactos
  • Olas de calor como la que azotó al Reino Unido este verano son 30 veces más probables en las zona, según un informe de la Agencia Meteorológica Británica.
  • Acabar con el consumo de combustibles fósiles no solo frenaría el cambio climático, sino salvaría, al menos, un millón de vidas al año, según la Organización Mundial de la Salud.
  • La ola de calor y los incendios que afectan a Queensland (Australia) siguen batiendo récords. A principios de la semana pasada había aún 100 focos activos en todo el Estado, que está registrando temperaturas por encima de los 40 grados de manera consistente.
  • Los bajos niveles de agua en ríos como el Rin, provocados por la sequía que afecta al centro de Europa desde el pasado verano, está causando un desplome en el uso del carbón en Alemania, ya que este combustible fósil suele transportarse por vía fluvial. Más información en Clean Energy Wire.
Ciclos de realimentación
  • La reducción de la capa de nieve dificultará el crecimiento de los bosques, según una investigación cuyos resultados se han publicado en Global Change Biology.
  • La actividad microbiana de los suelos se acelerará con el calentamiento del planeta, lo que podría llevar a la emisión de 53 billones de kilogramos de CO2 para 2050 si no se detiene el aumento de temperatura. El director del proyecto, financiado por la UE, ha comparado esa cantidad de gas de efecto invernadero a añadir otro país industrializado del tamaño de Estados Unidos.
  • El deshielo de Groenlandia ha crecido sin pausa desde comienzos del siglo XX, y a un ritmo mucho mayor que en otros siglos, según un estudio publicado en Nature y recogido por Europa Press.
Adaptación y mitigación
  • La migración desde África a Europa por motivos económicos podría doblarse durante la próxima década, a menos que se invierta de manera urgente en la creación de puestos de trabajo para jóvenes en zonas rurales. Estas migraciones, además, se verán exacerbadas por los impactos del cambio climático, según la ONU.
  • Un nuevo estudio, publicado el miércoles por el Instituto Mundial de los Recursos (WRI) establece que, si el ser humano quiere avanzar en la lucha contra el cambio climático, no será suficiente con sustituir energía, movilidad e industria por alternativas limpias, sino que el sistema de alimentación global tendrá que cambiar, para producir mucho más alimento en menos espacio.
  • Luxemburgo se convertirá en el primer país del mundo con un sistema de transporte público 100% gratuito, según The Guardian.
Políticas y diplomacia
  • El presidente de Francia, Emmanuel Macron, suspendió el martes la subida del impuesto sobre combustibles que había prendido la llama de las protestas de los “chalecos amarillos”. Sin embargo, las manifestaciones no han cesado.
  • El Acuerdo de París, firmado hace tres años durante la COP 21, es insuficiente para detener el cambio climático, ya que aunque todos los países cumplieran sus compromisos, el planeta aún se calentaría entre 3 y 5 grados sobre niveles preindustriales. Así lo ha confirmado el director de ONU Medio Ambiente en América Latina y el Caribe, Leo Heileman.
  • Las ministras de Transición Ecológica, Teresa Ribera, e Industria, Reyes Maroto, se reunieron la semana pasada con representantes de los lobbies del automóvil. No han trascendido detalles del encuentro, pero, según información de El Confidencial, la patronal habría pedido a las ministras “moderación” en cuanto a los mensajes que transmiten a la opinión pública.
  • China pondrá en funcionamiento un sistema de cuotas de energía renovable antes de fin de año, según informó Reuters.
  • Noruega se convertirá en el primer país en prohibir a su industria de biocombustibles el uso de aceite de palma, una causa de deforestación en los países en los que se usa. La norma entrará en vigor en 2020.
  • El gobierno de Donald Trump ha retirado la normativa que impedía construir nuevas centrales de carbón. El cambio es, según The Guardian, simbólico (ya que las centrales de carbón no son competitivas).
  • El Consejo de Europa, la Comisión Europea y el Europarlamento no han conseguido cerrar un acuerdo durante el trílogo para la Directiva de Diseño del Mercado Eléctrico. Según El Periódico de la Energía, el principal obstáculo ha sido la insistencia polaca en mantener las subvenciones al carbón hasta 2035.
Finanzas y economía
  • El delegado de riesgos de la aseguradora suiza Zurich declaró a Euractiv que “combatir el cambio climático significa transformar la economía al completo”.
  • El Banco Mundial anunció el lunes en la COP 24 que doblará sus inversiones en finanzas climáticas para el periodo 2021-2025. La institución destinará a acción climática unos 200.000 millones durante el primer lustro de la década que viene a esta causa.
  • Un estudio de la plataforma activista Unfriend Coal, publicado el pasado lunes, desvela que las aseguradoras de todo el mundo están retirando su apoyo a la industria del carbón.
Buenas noticias y buenas prácticas
  • El primer ministro indio, Harsh Vardhan declaró en la COP24 que su país, uno de los más contaminantes en términos absolutos del mundo, cumplirá sus objetivos de 2030 con antelación.
Ciencia
  • El evento de extinción masiva del Pérmico-Triásico (hace 252 millones de año), también conocido como la Gran Mortandad, y que acabó con el 96% de las especies marinas y dos terceras partes de las terrestres, fue provocado por un calentamiento acelerado del planeta similar al que vivimos ahora. Lo ha revelado un estudio publicado en Science y recogido por The Guardian.
Transición energética y movilidad
  • La eólica fue la fuente que más energía aportó en España durante el mes de Noviembre, según datos de Red Eléctrica Española.
  • Un informe de la Plataforma Europea de Tecnología e Innovación para la Energía Fotovoltaica expone que la EU aspira a tener un mix eléctrico 100% renovable para 2050. Informó El Periódico de la Energía.
  • A pesar de los esfuerzos del gobierno de Trump, el consumo de carbón Estados Unidos está en mínimos no vistos desde hace 39 años. Lo ha revelado un informe federal estadounidense, publicado el pasado martes y recogido por la agencia AP.
  • En 2017, por primera vez en la historia, Alemania contó con más capacidad de generación eléctrica renovable que fósil.
  • España podría alcanzar en 2030 el millón de instalaciones solares de autoconsumo rentables (ahora existen alrededor de 1.000 registradas), según un informe de Deloitte recogido por El Periódico de la Energía.

La entrada Noticias climáticas: Las emisiones vuelven a subir y marcan un récord histórico se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/12/10/noticias-climaticas-las-emisiones-vuelven-a-subir-y-marcan-un-record-historico/feed/ 1
Manual de VOX para antifascistas emocionales https://www.lamarea.com/2018/12/09/manual-de-vox-para-antifascistas-emocionales/ https://www.lamarea.com/2018/12/09/manual-de-vox-para-antifascistas-emocionales/#comments Sun, 09 Dec 2018 09:55:29 +0000 https://www.lamarea.com/?p=111137

Durante años, cualquiera que osaba aseverar que en España no había un partido de extrema derecha porque ya tenían al Partido Popular se encontraba con el desprecio de todos aquellos que vivían de enyesarlo para saltar a la yugular del antisistema que se atreviera a mostrar la evidencia histórica. No importaba que el mismo partido lo reconociera en sus documentos internos, que expresara que para atraer a ese electorado tenía que azuzar un discurso xenófobo, que tomara decisiones lepenistas, o que tuviera candidatos como Xavier García Albiol que llamara plagas a los gitanos. No era suficiente porque se necesitaba consolidar la idea de que España era un país civilizado en el que la extrema derecha era marginal. Había que esconder que esta se hubiera metabolizado después del franquismo hasta estar incardinada en el partido que nos había gobernado durante años.

Congratula que ahora, al menos, se empiece a llamar extrema derecha a la escisión del PP que resulta ser VOX y que ha sacado 12 escaños en las elecciones andaluzas. Hemos ganado que se reconozca que Pablo Casado se encuentre cómodo con la extrema derecha de la internacional de Steve Bannon en Europa y, que Albert Rivera, que tras ir en coalición con negacionistas del holocausto, llegó a enarbolar la bandera del antifascismo contra Le Pen para apoyar a Macron, ahora esté dispuesto a aceptar el apoyo de la filial hispana de Marine Le Pen y Matteo Salvini. Tenemos las cartas sobre la mesa. Pero hemos perdido más. Mucho más.

La aparición de manera descarnada de un discurso autoritario de extrema derecha que busca involucionar los derechos históricamente ganados de grupos de población oprimida es siempre una terrible noticia. Lo es más aún por la capacidad que tiene la aparición en la opinión pública de discursos regresivos de mover de sus posiciones a los partidos de derechas tradicionales para intentar paliar la fuga de votos al partido más radical y extremista. El escritor Eiríkur Örn Norddhal en su novela Illska, la maldad lo describe de manera precisa: “Cuando los partidos populistas empiezan a consolidarse, van enriqueciendo su vocabulario con préstamos de los partidos políticos tradicionales. Sus dirigentes aprenden a hablar con mesura (en vez de soltando escupitajos), a comportarse como personas e incluso a ponerse en manos de estilistas y agencias de publicidad. Pero mantienen inalterables sus convicciones, aunque digan migrante en vez de negrata. Los partidos tradicionales ven cómo los extremistas les arrebatan seguidores y reaccionan acercándose al fascismo por el otro lado (y dicen negrata para referirse a los migrantes). Da la sensación de que existe un caos enorme”.

¿Qué es VOX?

En lo económico VOX no es más que el programa de Ciudadanos leído a ladridos y con la vena hinchada en la frente. Liberalización como panacea a todos los problemas, eliminación de los servicios públicos mediante la reducción de impuestos hasta hacerlos insostenibles. Ultraliberales aguirristas que desde el extremo siempre pueden ir más lejos que los que gobiernan. Reducción de tasas a las clases altas, eliminación de la progresividad hasta establecer tipos de cotización independiente de los ingresos. Además, un sistema de pensiones mediante capitalización, similar al que impuso el ideario de la escuela de Chicago en Chile a través de José Piñera con Augusto Pinochet y que entrega unas pensiones que en su mayoría no alcanzan el salario mínimo chileno de 370 euros. Un sistema de pensiones que favorece a las grandes empresas y que aboca a la pobreza a los ancianos y ancianas chilenas. Ese es el ideario económico de VOX y con el que PP y Ciudadanos se encuentran plenamente convencidos. Lo veremos en cuanto lleguen a acuerdos, bajadas de impuestos sistemáticas que arruinen los servicios públicos imprescindibles para la vida de la clase trabajadora.

En lo político-social VOX es la extrema derecha tradicional rojigualda. La que se conformó y maquilló en los años de José María Aznar para modernizarse y quitarse el estigma de franquista ineludible con el liderazgo del ministro de Franco. VOX es aznarismo desacomplejado, al imperio a través de dios pero con Whatsapp. La peor cara del PP, la que vivió de la corrupción, la que se manifestaba junto a la Iglesia contra la ampliación de derechos para la comunidad LGTBI, la que acusaba a Zapatero de llegar al Congreso en un tren manchado de sangre, la que utilizaba a las víctimas de ETA para arrojárselas al adversario, la que hablaba de guerracivilismo cuando se intentaba dar justicia y dignidad a las víctimas del franquismo. La extrema derecha encapsulada en el PP pero ahora disgregada.

VOX es un compendio de aristocratada de segundo nivel, de nombres compuestos criados en colegios del OPUS y Hazte Oír que perdieron su influencia en el PP de Mariano Rajoy y sus puestos subvencionados en la Comunidad Autónoma de Esperanza Aguirre mientras buscaban desesperadamente su nicho para poder seguir viviendo del dinero público que siempre ha alimentado sus cuentas. “Hemos cambiado de colores para no cambiar de valores”, decía Santiago Abascal. Un partido reaccionario al más puro estilo de la tercera Ley de Newton, que ha articulado su relato a través de todos los orgullos heridos y el miedo a perder privilegios y status. El de los supremacistas masculinos con el feminismo, el de los franquistas con la exhumación de Franco y, sobre todo, por encima de todo, el de la España de los balcones con los separatistas. Aquellos que sienten España como parte indisoluble de su identidad que han sentido como una afrenta el proceso independentista en Cataluña.  

Santiago Abascal Conde

El líder de VOX es el perfecto ejemplo de político de profesión que no conoce más recursos que los que emanan de “papá Estado” o de la herencia de su otro papá, el biológico, un comerciante textil que tras la muerte de Franco buscó acomodo en cualquier partido de extrema derecha que pudiera facilitarle el desempeño. Todos siguiendo el legado de su abuelo, Manuel Abascal Pardo, alcalde franquista de Amurrio desde 1963 y que puede ayudar a entender la inquina del nieto por la memoria histórica.

No se conoce a Santiago Abascal otro trabajo que no sea del PP o de las administraciones que el PP controlaba. Se afilió con 18 años a las NNGG para hacer carrera, ya en 1999, con 23 años formaba parte del comité ejecutivo del PP en Álava. Un año después fue elegido presidente de NNGG del País Vasco. Fue concejal en Llodio y miembro del Parlamento vasco hasta que su facción cayó y se quedó sin teta de la que agarrarse. Entonces acudió al rescate Esperanza Aguirre y le nombró director de la Agencia de Protección de Datos en Madrid, un nombramiento que sorprendió e indignó a sindicatos y administración y del que llamaba la atención lo exiguo de su currículum, un folio de 23 líneas.

Su nombramiento se hizo cuando ya era presidente de la DENAES, la fundación para la defensa de la nación española, que Santiago Abascal montó para poder vivir de las subvenciones que las administraciones del PP le otorgaban. De hecho, el año de su nombramiento como director de la agencia de protección de datos la fundación cobró 60.000 euros de Esperanza Aguirre. En 2008, DENAES recibió de Esperanza Aguirre 100.000 euros mientras la Asociación de Víctimas del Terrorismo solo 78.000. Santiago Abascal ha sacado mucho beneficio de la ubre de dinero público madrileño.

Aguirre, no contenta con financiar a su protegido con subvenciones y cargos, le creó su propio puesto y le nombró director gerente en la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social, un chiringuito sin actividad conocida que, con un presupuesto anual de 252.000 euro, le pagaba un sueldo de 82.491 al año. No es casualidad que el mismo día que la fundación se disolvió y se quedara sin sueldo público se constituyera VOX como partido. Había que buscarse las lentejas.

La internacional de la la ultraderecha

El partido de Abascal fue creado hace cuatro años y nunca encontró su sitio. Una escisión del PP sin ofrecer nada diferente al PP tenía el futuro que estos años le han dado: un partido marginal y sin presencia relevante. Una simple corriente del partido madre pero sin nada que aportar. Lo cierto es que sigue sin nada relevante que aportar, pero ha encontrado un caldo de cultivo idóneo. Aprovechando las inercias de la extrema derecha europea y de la victoria de Donald Trump consiguió encontrar el modo de abrir brecha. Usó el proceso independentista catalán para ganar presencia entre las huestes conservadoras siendo acusación popular contra los líderes independentistas. Ese es su mérito y nada tuvo que ver Steve Bannon en ello pero, sin embargo, VOX es la filial española elegida por el ideólogo de Trump en Europa. Su iliberalismo en España lo encarna Abascal.

Bannon intenta establecer en Europa una internacional de la ultraderecha y para ello ha creado una organización con sede en Bruselas. El think tank fue inscrito por el abogado belga Mischail Modrikanen, que es quien gestiona de manera directa las relaciones con los partidos partidarios de la entente. Los acercamientos incluyen a la Lega Norte de Salvini, el Frente Nacional de Marine Le Pen, el Vlaams Belang de Tom Van Grieken, o los Demócratas suecos de Per Jimmie Åkesson, además de tener el favor de Viktor Orban en Hungría. Paradójicamente, existen otros partidos nacionalistas de extrema derecha que rechazan su papel porque lo consideran injerencias estadounidenses. Es el caso de la AfD de Alexander Gauland

El papel de The Movement de Bannon se circunscribe a facilitar el entendimiento entre formaciones europeas que, a pesar de tener muchas cosas en común, también presentan tremendas diferencias. Modrikamen aseveró en una entrevista a EUObserver que su objetivo era formar una asociación antagonista a la de George Soros y que funcionara de la misma manera que la del empresario húngaro. El próximo mes de enero se celebrará una reunión que intente coordinar a todos estos partidos para una acción colectiva conjunta de cara a las elecciones europeas de mayo.

Es apresurado adelantar los movimientos que VOX pueda hacer al respecto una vez que ya ha conseguido el objetivo principal de entrar en las instituciones. Ya no necesita a Bannon para lograrlo. Ahora ya puede emprender el movimiento de aparente moderación que todos los partidos de extrema derecha inician cuando consiguen la representación política que les proporciona recursos económicos, puestos en la administración y apariencia mediática.

El enlace de Steve Bannon con VOX es Rafael Bardají, vocal de la ejecutiva del partido ultra y que fue asesor ejecutivo con José María Aznar, además de director de política internacional de FAES desde el 2004 hasta 2016. Bardají es un sionista declarado con muy buenas relaciones con los republicanos americanos además de haber creado junto a Pablo Casado la Fundación Friends of Israel Initiative en 2010. Porque VOX es sionista, como se empeña en demostrar Rocío Monasterio cada vez que tiene ocasión. Por eso es complicado para comprender este fenómeno compararlo con los movimientos más dramáticos de la historia de Europa del siglo XX. Ni del pasado ni contemporáneos.

Para conocer a VOX es imprescindible no intentar exportar los marcos ajenos de la extrema derecha internacional de la que bebe. Es utilitarista, usa lo que necesita pero tiene unas peculiaridades endógenas que no son compartidas por los mismos grupos con los que pretendía compartir posición en las próximas elecciones europeas. El Frente Nacional de Le Pen utilizó la misma táctica que el fascismo de los años 30, un discurso mixto: por una parte el identitario y nacionalista, y por otra el obrerista dirigido a los perdedores de la globalización, aquellos que habían perdido todo menos su voto y a los que se les marca el enemigo que explica su situación.

El discurso del Frente Nacional en la región minera de Lorena, como explica el documentalista Joseph Gordillo en su film 'Mes voisins, chronique d'une élection'. Una línea similar sigue Salvini en Italia, de tal modo que incluso ha llevado a una parte de la izquierda europea a plantearse un cambio en sus postulados para acercarse a la forma de actuar de esta extrema derecha para cercenar su avance.    

Eso no está en VOX, no ha aparecido en su discurso. Sus diatribas contra la inmigración ilegal son tan solo un complemento a un discurso ultranacionalista e identitario de ámbito integrista religioso. Es puramente islamófobo y no ha intentado acercarse a las clases populares con medidas materiales. Los matices con el mensaje racista de sus socios europeos se ven en su relación con los hispanoamericanos, a los que pretenden dar preferencia en los flujos regulados de migrantes. El muro es para Ceuta y Melilla.

Es también muy definitoria la relación que tienen con el pueblo gitano, con candidatos de su partido en la zona de Almería y celebrando con ellos el día del la etnia romaní. Anteponen para distanciarse de la etiqueta racista el pensamiento conservador que puede existir en parte del pueblo gitano, su sentimiento nacional y los valores cristianos en relación con la familia. Son estrategias muy manidas en estos partidos, incorporar el miembro de una minoría para quitarse el estigma. Eiríkur Örn Norddhal lo explica en Illska: “El miembro oprimido de los partidos populistas (el inmigrante, el musulmán, la mujer, la lesbiana, el negro) proporciona a su partido una coartada y, a cambio, el oprimido consigue otra; su existencia en el interior del partido le hace participar de la gama cromática social: quien se opone a la chusma inmigrante no es un inmigrante como ellos (sino un conservador responsable). Y un partido que acepta chusma inmigrante e incluso los ayuda a progresar y los apoya con orgullo, no es, en ningún sentido en absoluto, un partido nazi”. 

VOX y el fascismo

El fascismo de nuestro tiempo no es el que se generó en los años 30. Nos ha tocado vivir una nueva conformación de lo primitivo de su ideología, el odio al diferente y la discriminación a la minoría. El autoritarismo propio de aquellos fascismos adopta nuevas formas y lo prioritario es evitar que puedan llegar a tener la suficiente importancia como para implementar sus medidas reaccionarias y antidemocráticas. VOX es lo más parecido que tenemos al fascismo en España y, sin embargo, por eso mismo es contraproducente usar el término en el combate público para evitar que se retroalimente de él.

La polarización del debate siempre es favorable a aquellos que se sitúan en los extremos del conflicto, fomentar esa polarización es lo primero que cualquiera que vive en los extremos desde los márgenes intenta y aprovecha. Esa estrategia es la que siguió y utilizaron los terroristas de DAESH. Su principal activo era dividir el mundo entre los salvadores y los infieles, así solo había dos opciones posibles para los musulmanes. Eliminar la zona gris de coexistencia en occidente entre musulmanes y los habitantes de sus países era el objetivo principal.

La estrategia fue relatada en un artículo publicado en Dabiq, su órgano de propaganda, llamado La extinción de la zona gris. En él hablaban de cómo usar la islamofobia para convencer a los musulmanes en occidente de que la única salida era unirse a DAESH y sus postulados. Su intención era instaurar de forma mayoritaria un sentimiento islamófobo en occidente para facilitar la incidencia de su mensaje. Es decir, aquellos que creían combatir a los terroristas con un mensaje contra los musulmanes lo único que estaban haciendo era incrementar el problema y servir a los intereses de los terroristas. Aquellos que llamaban terrorista a cualquier musulmán creían que había que ser implacable para combatir el terrorismo, cuando lo que estaban haciendo era alimentarlo.

A VOX le haría mucho daño que Carlos Herrera le llamara fascista, no que lo haga Pablo Iglesias. El mismo Podemos creció en el antagonismo de las tertulias contra Eduardo Inda, se sentía cómodo cada vez que lo difamaban, eran voces críticas desde la izquierda las que más le podían molestar y con las que no podía utilizar los mismos recursos retóricos que utilizaba para crecer contra la derecha. Por eso es importante que los verdaderamente antifascistas sean capaces de modular su lenguaje para encontrar los puntos débiles de la extrema derecha patria, para ser más efectivos y diluir el aura de antisistemas que tiene un partido como VOX, que solo es retórica vacía surgiendo de élites acomodadas.

Es comprensible que quien se considere antifascista reaccione de la manera históricamente aprendida cuando identifica el ascenso de la formación que más fácilmente es asimilable con los movimientos autoritarios y antidemocráticos de nuestra historia contemporánea. La emoción es difícilmente asible cuando atisbamos al enemigo más virulento de la diversidad, los derechos humanos y el respeto al diferente. De forma instintiva acudimos a todos esos referentes combativos de nuestra adolescencia, a Durruti, la Modotti y el “No pasarán”. Sí, es tiempo de ejercer de antifascista y por eso, sobre todo por eso, hay que dejar de gritar fascista.

La entrada Manual de VOX para antifascistas emocionales se publicó primero en lamarea.com.

]]>

Durante años, cualquiera que osaba aseverar que en España no había un partido de extrema derecha porque ya tenían al Partido Popular se encontraba con el desprecio de todos aquellos que vivían de enyesarlo para saltar a la yugular del antisistema que se atreviera a mostrar la evidencia histórica. No importaba que el mismo partido lo reconociera en sus documentos internos, que expresara que para atraer a ese electorado tenía que azuzar un discurso xenófobo, que tomara decisiones lepenistas, o que tuviera candidatos como Xavier García Albiol que llamara plagas a los gitanos. No era suficiente porque se necesitaba consolidar la idea de que España era un país civilizado en el que la extrema derecha era marginal. Había que esconder que esta se hubiera metabolizado después del franquismo hasta estar incardinada en el partido que nos había gobernado durante años.

Congratula que ahora, al menos, se empiece a llamar extrema derecha a la escisión del PP que resulta ser VOX y que ha sacado 12 escaños en las elecciones andaluzas. Hemos ganado que se reconozca que Pablo Casado se encuentre cómodo con la extrema derecha de la internacional de Steve Bannon en Europa y, que Albert Rivera, que tras ir en coalición con negacionistas del holocausto, llegó a enarbolar la bandera del antifascismo contra Le Pen para apoyar a Macron, ahora esté dispuesto a aceptar el apoyo de la filial hispana de Marine Le Pen y Matteo Salvini. Tenemos las cartas sobre la mesa. Pero hemos perdido más. Mucho más.

La aparición de manera descarnada de un discurso autoritario de extrema derecha que busca involucionar los derechos históricamente ganados de grupos de población oprimida es siempre una terrible noticia. Lo es más aún por la capacidad que tiene la aparición en la opinión pública de discursos regresivos de mover de sus posiciones a los partidos de derechas tradicionales para intentar paliar la fuga de votos al partido más radical y extremista. El escritor Eiríkur Örn Norddhal en su novela Illska, la maldad lo describe de manera precisa: “Cuando los partidos populistas empiezan a consolidarse, van enriqueciendo su vocabulario con préstamos de los partidos políticos tradicionales. Sus dirigentes aprenden a hablar con mesura (en vez de soltando escupitajos), a comportarse como personas e incluso a ponerse en manos de estilistas y agencias de publicidad. Pero mantienen inalterables sus convicciones, aunque digan migrante en vez de negrata. Los partidos tradicionales ven cómo los extremistas les arrebatan seguidores y reaccionan acercándose al fascismo por el otro lado (y dicen negrata para referirse a los migrantes). Da la sensación de que existe un caos enorme”.

¿Qué es VOX?

En lo económico VOX no es más que el programa de Ciudadanos leído a ladridos y con la vena hinchada en la frente. Liberalización como panacea a todos los problemas, eliminación de los servicios públicos mediante la reducción de impuestos hasta hacerlos insostenibles. Ultraliberales aguirristas que desde el extremo siempre pueden ir más lejos que los que gobiernan. Reducción de tasas a las clases altas, eliminación de la progresividad hasta establecer tipos de cotización independiente de los ingresos. Además, un sistema de pensiones mediante capitalización, similar al que impuso el ideario de la escuela de Chicago en Chile a través de José Piñera con Augusto Pinochet y que entrega unas pensiones que en su mayoría no alcanzan el salario mínimo chileno de 370 euros. Un sistema de pensiones que favorece a las grandes empresas y que aboca a la pobreza a los ancianos y ancianas chilenas. Ese es el ideario económico de VOX y con el que PP y Ciudadanos se encuentran plenamente convencidos. Lo veremos en cuanto lleguen a acuerdos, bajadas de impuestos sistemáticas que arruinen los servicios públicos imprescindibles para la vida de la clase trabajadora.

En lo político-social VOX es la extrema derecha tradicional rojigualda. La que se conformó y maquilló en los años de José María Aznar para modernizarse y quitarse el estigma de franquista ineludible con el liderazgo del ministro de Franco. VOX es aznarismo desacomplejado, al imperio a través de dios pero con Whatsapp. La peor cara del PP, la que vivió de la corrupción, la que se manifestaba junto a la Iglesia contra la ampliación de derechos para la comunidad LGTBI, la que acusaba a Zapatero de llegar al Congreso en un tren manchado de sangre, la que utilizaba a las víctimas de ETA para arrojárselas al adversario, la que hablaba de guerracivilismo cuando se intentaba dar justicia y dignidad a las víctimas del franquismo. La extrema derecha encapsulada en el PP pero ahora disgregada.

VOX es un compendio de aristocratada de segundo nivel, de nombres compuestos criados en colegios del OPUS y Hazte Oír que perdieron su influencia en el PP de Mariano Rajoy y sus puestos subvencionados en la Comunidad Autónoma de Esperanza Aguirre mientras buscaban desesperadamente su nicho para poder seguir viviendo del dinero público que siempre ha alimentado sus cuentas. “Hemos cambiado de colores para no cambiar de valores”, decía Santiago Abascal. Un partido reaccionario al más puro estilo de la tercera Ley de Newton, que ha articulado su relato a través de todos los orgullos heridos y el miedo a perder privilegios y status. El de los supremacistas masculinos con el feminismo, el de los franquistas con la exhumación de Franco y, sobre todo, por encima de todo, el de la España de los balcones con los separatistas. Aquellos que sienten España como parte indisoluble de su identidad que han sentido como una afrenta el proceso independentista en Cataluña.  

Santiago Abascal Conde

El líder de VOX es el perfecto ejemplo de político de profesión que no conoce más recursos que los que emanan de “papá Estado” o de la herencia de su otro papá, el biológico, un comerciante textil que tras la muerte de Franco buscó acomodo en cualquier partido de extrema derecha que pudiera facilitarle el desempeño. Todos siguiendo el legado de su abuelo, Manuel Abascal Pardo, alcalde franquista de Amurrio desde 1963 y que puede ayudar a entender la inquina del nieto por la memoria histórica.

No se conoce a Santiago Abascal otro trabajo que no sea del PP o de las administraciones que el PP controlaba. Se afilió con 18 años a las NNGG para hacer carrera, ya en 1999, con 23 años formaba parte del comité ejecutivo del PP en Álava. Un año después fue elegido presidente de NNGG del País Vasco. Fue concejal en Llodio y miembro del Parlamento vasco hasta que su facción cayó y se quedó sin teta de la que agarrarse. Entonces acudió al rescate Esperanza Aguirre y le nombró director de la Agencia de Protección de Datos en Madrid, un nombramiento que sorprendió e indignó a sindicatos y administración y del que llamaba la atención lo exiguo de su currículum, un folio de 23 líneas.

Su nombramiento se hizo cuando ya era presidente de la DENAES, la fundación para la defensa de la nación española, que Santiago Abascal montó para poder vivir de las subvenciones que las administraciones del PP le otorgaban. De hecho, el año de su nombramiento como director de la agencia de protección de datos la fundación cobró 60.000 euros de Esperanza Aguirre. En 2008, DENAES recibió de Esperanza Aguirre 100.000 euros mientras la Asociación de Víctimas del Terrorismo solo 78.000. Santiago Abascal ha sacado mucho beneficio de la ubre de dinero público madrileño.

Aguirre, no contenta con financiar a su protegido con subvenciones y cargos, le creó su propio puesto y le nombró director gerente en la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social, un chiringuito sin actividad conocida que, con un presupuesto anual de 252.000 euro, le pagaba un sueldo de 82.491 al año. No es casualidad que el mismo día que la fundación se disolvió y se quedara sin sueldo público se constituyera VOX como partido. Había que buscarse las lentejas.

La internacional de la la ultraderecha

El partido de Abascal fue creado hace cuatro años y nunca encontró su sitio. Una escisión del PP sin ofrecer nada diferente al PP tenía el futuro que estos años le han dado: un partido marginal y sin presencia relevante. Una simple corriente del partido madre pero sin nada que aportar. Lo cierto es que sigue sin nada relevante que aportar, pero ha encontrado un caldo de cultivo idóneo. Aprovechando las inercias de la extrema derecha europea y de la victoria de Donald Trump consiguió encontrar el modo de abrir brecha. Usó el proceso independentista catalán para ganar presencia entre las huestes conservadoras siendo acusación popular contra los líderes independentistas. Ese es su mérito y nada tuvo que ver Steve Bannon en ello pero, sin embargo, VOX es la filial española elegida por el ideólogo de Trump en Europa. Su iliberalismo en España lo encarna Abascal.

Bannon intenta establecer en Europa una internacional de la ultraderecha y para ello ha creado una organización con sede en Bruselas. El think tank fue inscrito por el abogado belga Mischail Modrikanen, que es quien gestiona de manera directa las relaciones con los partidos partidarios de la entente. Los acercamientos incluyen a la Lega Norte de Salvini, el Frente Nacional de Marine Le Pen, el Vlaams Belang de Tom Van Grieken, o los Demócratas suecos de Per Jimmie Åkesson, además de tener el favor de Viktor Orban en Hungría. Paradójicamente, existen otros partidos nacionalistas de extrema derecha que rechazan su papel porque lo consideran injerencias estadounidenses. Es el caso de la AfD de Alexander Gauland

El papel de The Movement de Bannon se circunscribe a facilitar el entendimiento entre formaciones europeas que, a pesar de tener muchas cosas en común, también presentan tremendas diferencias. Modrikamen aseveró en una entrevista a EUObserver que su objetivo era formar una asociación antagonista a la de George Soros y que funcionara de la misma manera que la del empresario húngaro. El próximo mes de enero se celebrará una reunión que intente coordinar a todos estos partidos para una acción colectiva conjunta de cara a las elecciones europeas de mayo.

Es apresurado adelantar los movimientos que VOX pueda hacer al respecto una vez que ya ha conseguido el objetivo principal de entrar en las instituciones. Ya no necesita a Bannon para lograrlo. Ahora ya puede emprender el movimiento de aparente moderación que todos los partidos de extrema derecha inician cuando consiguen la representación política que les proporciona recursos económicos, puestos en la administración y apariencia mediática.

El enlace de Steve Bannon con VOX es Rafael Bardají, vocal de la ejecutiva del partido ultra y que fue asesor ejecutivo con José María Aznar, además de director de política internacional de FAES desde el 2004 hasta 2016. Bardají es un sionista declarado con muy buenas relaciones con los republicanos americanos además de haber creado junto a Pablo Casado la Fundación Friends of Israel Initiative en 2010. Porque VOX es sionista, como se empeña en demostrar Rocío Monasterio cada vez que tiene ocasión. Por eso es complicado para comprender este fenómeno compararlo con los movimientos más dramáticos de la historia de Europa del siglo XX. Ni del pasado ni contemporáneos.

Para conocer a VOX es imprescindible no intentar exportar los marcos ajenos de la extrema derecha internacional de la que bebe. Es utilitarista, usa lo que necesita pero tiene unas peculiaridades endógenas que no son compartidas por los mismos grupos con los que pretendía compartir posición en las próximas elecciones europeas. El Frente Nacional de Le Pen utilizó la misma táctica que el fascismo de los años 30, un discurso mixto: por una parte el identitario y nacionalista, y por otra el obrerista dirigido a los perdedores de la globalización, aquellos que habían perdido todo menos su voto y a los que se les marca el enemigo que explica su situación.

El discurso del Frente Nacional en la región minera de Lorena, como explica el documentalista Joseph Gordillo en su film 'Mes voisins, chronique d'une élection'. Una línea similar sigue Salvini en Italia, de tal modo que incluso ha llevado a una parte de la izquierda europea a plantearse un cambio en sus postulados para acercarse a la forma de actuar de esta extrema derecha para cercenar su avance.    

Eso no está en VOX, no ha aparecido en su discurso. Sus diatribas contra la inmigración ilegal son tan solo un complemento a un discurso ultranacionalista e identitario de ámbito integrista religioso. Es puramente islamófobo y no ha intentado acercarse a las clases populares con medidas materiales. Los matices con el mensaje racista de sus socios europeos se ven en su relación con los hispanoamericanos, a los que pretenden dar preferencia en los flujos regulados de migrantes. El muro es para Ceuta y Melilla.

Es también muy definitoria la relación que tienen con el pueblo gitano, con candidatos de su partido en la zona de Almería y celebrando con ellos el día del la etnia romaní. Anteponen para distanciarse de la etiqueta racista el pensamiento conservador que puede existir en parte del pueblo gitano, su sentimiento nacional y los valores cristianos en relación con la familia. Son estrategias muy manidas en estos partidos, incorporar el miembro de una minoría para quitarse el estigma. Eiríkur Örn Norddhal lo explica en Illska: “El miembro oprimido de los partidos populistas (el inmigrante, el musulmán, la mujer, la lesbiana, el negro) proporciona a su partido una coartada y, a cambio, el oprimido consigue otra; su existencia en el interior del partido le hace participar de la gama cromática social: quien se opone a la chusma inmigrante no es un inmigrante como ellos (sino un conservador responsable). Y un partido que acepta chusma inmigrante e incluso los ayuda a progresar y los apoya con orgullo, no es, en ningún sentido en absoluto, un partido nazi”. 

VOX y el fascismo

El fascismo de nuestro tiempo no es el que se generó en los años 30. Nos ha tocado vivir una nueva conformación de lo primitivo de su ideología, el odio al diferente y la discriminación a la minoría. El autoritarismo propio de aquellos fascismos adopta nuevas formas y lo prioritario es evitar que puedan llegar a tener la suficiente importancia como para implementar sus medidas reaccionarias y antidemocráticas. VOX es lo más parecido que tenemos al fascismo en España y, sin embargo, por eso mismo es contraproducente usar el término en el combate público para evitar que se retroalimente de él.

La polarización del debate siempre es favorable a aquellos que se sitúan en los extremos del conflicto, fomentar esa polarización es lo primero que cualquiera que vive en los extremos desde los márgenes intenta y aprovecha. Esa estrategia es la que siguió y utilizaron los terroristas de DAESH. Su principal activo era dividir el mundo entre los salvadores y los infieles, así solo había dos opciones posibles para los musulmanes. Eliminar la zona gris de coexistencia en occidente entre musulmanes y los habitantes de sus países era el objetivo principal.

La estrategia fue relatada en un artículo publicado en Dabiq, su órgano de propaganda, llamado La extinción de la zona gris. En él hablaban de cómo usar la islamofobia para convencer a los musulmanes en occidente de que la única salida era unirse a DAESH y sus postulados. Su intención era instaurar de forma mayoritaria un sentimiento islamófobo en occidente para facilitar la incidencia de su mensaje. Es decir, aquellos que creían combatir a los terroristas con un mensaje contra los musulmanes lo único que estaban haciendo era incrementar el problema y servir a los intereses de los terroristas. Aquellos que llamaban terrorista a cualquier musulmán creían que había que ser implacable para combatir el terrorismo, cuando lo que estaban haciendo era alimentarlo.

A VOX le haría mucho daño que Carlos Herrera le llamara fascista, no que lo haga Pablo Iglesias. El mismo Podemos creció en el antagonismo de las tertulias contra Eduardo Inda, se sentía cómodo cada vez que lo difamaban, eran voces críticas desde la izquierda las que más le podían molestar y con las que no podía utilizar los mismos recursos retóricos que utilizaba para crecer contra la derecha. Por eso es importante que los verdaderamente antifascistas sean capaces de modular su lenguaje para encontrar los puntos débiles de la extrema derecha patria, para ser más efectivos y diluir el aura de antisistemas que tiene un partido como VOX, que solo es retórica vacía surgiendo de élites acomodadas.

Es comprensible que quien se considere antifascista reaccione de la manera históricamente aprendida cuando identifica el ascenso de la formación que más fácilmente es asimilable con los movimientos autoritarios y antidemocráticos de nuestra historia contemporánea. La emoción es difícilmente asible cuando atisbamos al enemigo más virulento de la diversidad, los derechos humanos y el respeto al diferente. De forma instintiva acudimos a todos esos referentes combativos de nuestra adolescencia, a Durruti, la Modotti y el “No pasarán”. Sí, es tiempo de ejercer de antifascista y por eso, sobre todo por eso, hay que dejar de gritar fascista.

La entrada Manual de VOX para antifascistas emocionales se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/12/09/manual-de-vox-para-antifascistas-emocionales/feed/ 1
COP 24: Fricción en las negociaciones de las ayudas climáticas internacionales https://www.lamarea.com/2018/12/08/cop-24-friccion-en-las-negociaciones-de-las-ayudas-climaticas-internacionales/ https://www.lamarea.com/2018/12/08/cop-24-friccion-en-las-negociaciones-de-las-ayudas-climaticas-internacionales/#respond Sat, 08 Dec 2018 10:09:49 +0000 https://www.lamarea.com/?p=111129 Gebru Jember Endalew, Presidente del Grupo de Países Menos Desarrollados, durante una conferencia climática en Berlín en 2017. Foto: LEDS GP/Flickr. Lic: CC BY 2.0

La asistencia financiera para países pobres (y como contabilizarla, reportarla y garantizarla para el futuro) es uno de los mayores puntos de fricción de las negociaciones climáticas globales. Otra vez.

Las delegaciones negociadores que se reunen en la COP 24 en Katowice, Polonia, tienen como objetivo acordar un reglamento técnico amplio para finales de la semana que viene, para así asegurarse de que los países cumplen sus metas recogidas en el Acuerdo de París para contener el calentamiento global. Pero las reglas referentes a la financiación siguen siendo especialmente “sensibles”, y los avances hacia la superación de las diferencias están “remoloneando”, según dos personas negociadoras.

Conforme distintos elementos revisados del borrador iban llegando a los medios durante el miércoles y el viernes, la parte de finanzas fue una de las últimas en aparecer. El número de páginas se había reducido, pero quedaban muchas preguntas.

El último borrador sobre la declaración de las ayudas financieras ya pasadas incluía 41 “opciones” y 185 corchetes, señalando frases que aún podían ser modificadas, según un análisis realizado por Carbon Brief. Entre los asuntos que aún tenían que decidirse estaba si la contabilidad de la asistencia anterior por parte de países desarrollados debería estar ligada a las declaraciones que hagan cada dos años sobre un apoyo futuro “indicativo”.

El dinero siempre es un tema espinoso en estas negociaciones. En Katowice se está librando una batalla por las reglas que se diseñarán para hacer que los países más ricos respondan ante sus compromisos de asumir hasta 100.000 millones de dólares (unos 88.000 millones de euros) al año en financiación climática, pública y privada, a partir de 2020.

La cuestión ahora es el grado de compromiso que se exigirá a los países desarrollados en cuanto sus compromisos de financiación futura, y cómo la declararán.

Los países en desarrollo quieren garantías firmes en cuanto a las sumas que recibirán, el tipo de ayuda al desarrollo con la que pueden contar y por dónde se canaliza. Cuanto más sepan sobre una futura financiación, afirman, más fácil será cumplir sus propios compromisos para frenar el cambio climático, ya que muchos de ellos dependen de apoyos externos.

“Si preguntas por lo que pasará en 10 o 15 años, te vas a encontrar con más incertidumbre. Pero si revisas sus declaraciones de acciones pasadas, verás que han estado cumpliendo de verdad sus promesas,” afirmó Gebru Jember Endalew, presidente del bloque de países menos desarrollados y delegado de Etiopía. “Los gobiernos [de los países en desarrollo] necesitan alguna clase de cifras indicativas desagregadas, para poder considerarlas en sus planes”.

A la Unión Europea y otros actores en el lado desarrollado les preocupa atar sus presupuestos nacionales a una ley internacional, en especial si tienen que comprometer fondos con más de unos pocos años de anterioridad. Algunos países en desarrollo pidieron, en un principio, que la la financiación fuese consignada en paralelo con los planes para la reducción de emisiones, que van hasta 2030, según observadores que están siguiendo las negociaciones.

“Hay ciertas limitaciones constitucionales para que los países desarrollados declaren gasto por adelantado que son difíciles de superar”, dijo a un grupo de periodistas Elina Bardram, jefa de negociadores de la Comisión Europea, el pasado miércoles. Los países de la UE y el Banco Europeo de Inversión son los máximos contribuyentes a la financiación climática, aportando unos 20.400 millones de euros en total en finanzas públicas el año pasado.

Pero aunque los gobiernos puedan tener las manos atadas para comprometer a sus sucesores en cuanto a la ayuda futura, dar más información sobre sus intenciones podría ayudar a los posibles receptores a aprovechar las oportunidades, ya sean para políticas forestales en África, por ejemplo, o para energías renovables en el Caribe. O para defensas anti-inundaciones en los países insulares del Pacífico.

“Hay cierta reticencia en dar información por adelantado. Pero está muy claro. Todos hacemos previsiones, presupuestos. Dar información anticipada no significa que te estés comprometiendo legalmente a algo”, afirmó Amjad Abdulla, presidente de la Alianza de Pequeños Estados Insulares y líder de negociadores de las Maldivas. “No estamos pidiendo que nos den una previsión a 10 o 20 años vista. Al menos, que nos den lo que tienen. No se me ocurre ninguna razón por la que no puedan”.

El texto del borrador también apuntaba a incertidumbres sobre quienes deben declarar la ayuda financiera, y quienes pueden o deben hacerlo, lo que sugiere que se podría animar a las economías emergentes a hacer más.

Parece ser que los equipos de negociación han realizado avances en cuanto a las reglas para la declaración de financiación futura, reduciendo el número de páginas y los corchetes. Sin embargo, aún quedan incógnitas acerca de si pedirá que la declaración refleje recursos financieros “adecuados y predecibles” o, por el contrario “claridad” en el apoyo financiero. Tampoco se sabe si empezará en 2020, 2022, o en otro momento de la próxima década.

Endalew subrayó que los países en desarrollo necesitan saber qué apoyo recibirán en el futuro, pero que el sistema trata de ser “facilitador”. “No tenemos un sistema de cumplimiento severo. No es penalizador,” afirmó. “Nadie va a verse afectado por las figuras orientativas que se están comunicando”.

Karl Mathiesen contribuyó a este artículo, publicado originalmente en Climate Home News. Traducción de Santiago Sáez.

La entrada COP 24: Fricción en las negociaciones de las ayudas climáticas internacionales se publicó primero en lamarea.com.

]]>
Gebru Jember Endalew, Presidente del Grupo de Países Menos Desarrollados, durante una conferencia climática en Berlín en 2017. Foto: LEDS GP/Flickr. Lic: CC BY 2.0

La asistencia financiera para países pobres (y como contabilizarla, reportarla y garantizarla para el futuro) es uno de los mayores puntos de fricción de las negociaciones climáticas globales. Otra vez. Las delegaciones negociadores que se reunen en la COP 24 en Katowice, Polonia, tienen como objetivo acordar un reglamento técnico amplio para finales de la semana que viene, para así asegurarse de que los países cumplen sus metas recogidas en el Acuerdo de París para contener el calentamiento global. Pero las reglas referentes a la financiación siguen siendo especialmente “sensibles”, y los avances hacia la superación de las diferencias están “remoloneando”, según dos personas negociadoras. Conforme distintos elementos revisados del borrador iban llegando a los medios durante el miércoles y el viernes, la parte de finanzas fue una de las últimas en aparecer. El número de páginas se había reducido, pero quedaban muchas preguntas. El último borrador sobre la declaración de las ayudas financieras ya pasadas incluía 41 “opciones” y 185 corchetes, señalando frases que aún podían ser modificadas, según un análisis realizado por Carbon Brief. Entre los asuntos que aún tenían que decidirse estaba si la contabilidad de la asistencia anterior por parte de países desarrollados debería estar ligada a las declaraciones que hagan cada dos años sobre un apoyo futuro “indicativo”. El dinero siempre es un tema espinoso en estas negociaciones. En Katowice se está librando una batalla por las reglas que se diseñarán para hacer que los países más ricos respondan ante sus compromisos de asumir hasta 100.000 millones de dólares (unos 88.000 millones de euros) al año en financiación climática, pública y privada, a partir de 2020. La cuestión ahora es el grado de compromiso que se exigirá a los países desarrollados en cuanto sus compromisos de financiación futura, y cómo la declararán. Los países en desarrollo quieren garantías firmes en cuanto a las sumas que recibirán, el tipo de ayuda al desarrollo con la que pueden contar y por dónde se canaliza. Cuanto más sepan sobre una futura financiación, afirman, más fácil será cumplir sus propios compromisos para frenar el cambio climático, ya que muchos de ellos dependen de apoyos externos. “Si preguntas por lo que pasará en 10 o 15 años, te vas a encontrar con más incertidumbre. Pero si revisas sus declaraciones de acciones pasadas, verás que han estado cumpliendo de verdad sus promesas,” afirmó Gebru Jember Endalew, presidente del bloque de países menos desarrollados y delegado de Etiopía. “Los gobiernos [de los países en desarrollo] necesitan alguna clase de cifras indicativas desagregadas, para poder considerarlas en sus planes”. A la Unión Europea y otros actores en el lado desarrollado les preocupa atar sus presupuestos nacionales a una ley internacional, en especial si tienen que comprometer fondos con más de unos pocos años de anterioridad. Algunos países en desarrollo pidieron, en un principio, que la la financiación fuese consignada en paralelo con los planes para la reducción de emisiones, que van hasta 2030, según observadores que están siguiendo las negociaciones. “Hay ciertas limitaciones constitucionales para que los países desarrollados declaren gasto por adelantado que son difíciles de superar”, dijo a un grupo de periodistas Elina Bardram, jefa de negociadores de la Comisión Europea, el pasado miércoles. Los países de la UE y el Banco Europeo de Inversión son los máximos contribuyentes a la financiación climática, aportando unos 20.400 millones de euros en total en finanzas públicas el año pasado. Pero aunque los gobiernos puedan tener las manos atadas para comprometer a sus sucesores en cuanto a la ayuda futura, dar más información sobre sus intenciones podría ayudar a los posibles receptores a aprovechar las oportunidades, ya sean para políticas forestales en África, por ejemplo, o para energías renovables en el Caribe. O para defensas anti-inundaciones en los países insulares del Pacífico. “Hay cierta reticencia en dar información por adelantado. Pero está muy claro. Todos hacemos previsiones, presupuestos. Dar información anticipada no significa que te estés comprometiendo legalmente a algo”, afirmó Amjad Abdulla, presidente de la Alianza de Pequeños Estados Insulares y líder de negociadores de las Maldivas. “No estamos pidiendo que nos den una previsión a 10 o 20 años vista. Al menos, que nos den lo que tienen. No se me ocurre ninguna razón por la que no puedan”. El texto del borrador también apuntaba a incertidumbres sobre quienes deben declarar la ayuda financiera, y quienes pueden o deben hacerlo, lo que sugiere que se podría animar a las economías emergentes a hacer más. Parece ser que los equipos de negociación han realizado avances en cuanto a las reglas para la declaración de financiación futura, reduciendo el número de páginas y los corchetes. Sin embargo, aún quedan incógnitas acerca de si pedirá que la declaración refleje recursos financieros “adecuados y predecibles” o, por el contrario “claridad” en el apoyo financiero. Tampoco se sabe si empezará en 2020, 2022, o en otro momento de la próxima década. Endalew subrayó que los países en desarrollo necesitan saber qué apoyo recibirán en el futuro, pero que el sistema trata de ser “facilitador”. “No tenemos un sistema de cumplimiento severo. No es penalizador,” afirmó. “Nadie va a verse afectado por las figuras orientativas que se están comunicando”. Karl Mathiesen contribuyó a este artículo, publicado originalmente en Climate Home News. Traducción de Santiago Sáez.

La entrada COP 24: Fricción en las negociaciones de las ayudas climáticas internacionales se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/12/08/cop-24-friccion-en-las-negociaciones-de-las-ayudas-climaticas-internacionales/feed/ 0
COP 24: La normativa del Acuerdo de París, explicada https://www.lamarea.com/2018/12/06/cop-24-la-normativa-del-acuerdo-de-paris-explicada/ https://www.lamarea.com/2018/12/06/cop-24-la-normativa-del-acuerdo-de-paris-explicada/#comments Thu, 06 Dec 2018 21:50:24 +0000 https://www.lamarea.com/?p=111118 La líder de la sección de cambio climático de la ONU, durante la apertura de la ceremonia. Foto: Oficina del Primer Ministro de Polonia/Flickr. (Dominio Público)

Después de tres años de conversaciones, los delegados han llegado a Katowice, Polonia, para alcanzar un acuerdo sobre el llamado reglamento del Acuerdo de París.

Lo conforman las líneas maestras que definirán cómo se implementa y se contabiliza la acción climática durante las próximas décadas. ¿Alguna pregunta?

¿No hay ya un acuerdo? ¿Por qué siguen negociando?

Los Estados lograron armar el esqueleto de un acuerdo en París. Al decidir cómo implementar y monitorizar el tratado, los delegados y delegadas de la COP 24 añadirán carne y dientes al texto.

Es por eso que muchas personas han descrito esta ronda de negociaciones como la más importante de la ONU desde París. En palabras David Waskow, director de Iniciativa Climática en el Instituto Mundial de los Recursos (WRI), es “el momento de insuflar vida a todas las dimensiones del Acuerdo de París”.

¿Cuántas normas necesita el Acuerdo de París?

No hay un número exacto. Sabemos, sin embargo, que todas las negociaciones previas que han conducido a esta conferencia han desembocado en un borrador de 200 páginas, y que las personas encargadas de la negociación elaborarán normas en torno a nueve temas generales.

Entre estos están las líneas maestras sobre cómo articular y monitorizar los compromisos climáticos de cada país o, en jerga de la ONU, las contribuciones determinadas nacionalmente (NDC en sus siglas en inglés). También se elaborarán reglas sobre cómo alcanzar las metas nacionales ayudando a otros países a reducir sus emisiones, o cómo comunicar las iniciativas nacionales de adaptación al cambio climático.

Sobre la mesa también estarán normas sobre cómo informar sobre las finanzas relacionadas con la acción climática y cómo equipar a países al desarrollo con tecnología que les permita combatir el cambio climático. Finalmente, ya hay una gran sección dedicada a hacer de los informes más transparentes y definir los procesos de revisión, como el balance mundial o el comité de cumplimiento.

Hasta el momento se ha gastado más tinta en mecanismos internacionales de compensación que en ningún otro asunto (67 páginas por 45 páginas de transparencia).

¿Algún ejemplo de alguna de estas líneas maestras?

¿Sabías que los compromisos nacionales se han establecido, hasta ahora, para 2025 o 2030? ¿O que la manera en que estos compromisos se articulaban variaban de un país a otro? El país, por ejemplo, podía dar objetivos de reducción de carbono en toda la economía, mientras que potros trataban de reducir las emisiones por sectores.

Pues al menos una de las líneas maestras de París se dedicará a estandarizar el formato de los NDCs. Esto ayudará a hacer que la implementación del Acuerdo sea más transparente a lo largo del tiempo, y facilite que cada país confíe en los esfuerzos de los demás. Si se asegura a los estados que los demás están aportando su parte de acción climática, a su vez se preparará el terreno para un ambición mayor.

¿Cuáles son las mayores dificultades?

Una normativa exitosa será aquella que asegure que la implementación del Acuerdo de París está a la vista de todo el mundo, sin dejar espacio a los tramposos.

Por consiguiente, se puede esperar que algunos países ofrezcan resistencia a un régimen de mayor transparencia. No todo el mundo dará saltos de alegría con la idea de sacar sus trapos sucios a airear. Además, la transparencia cuesta dinero. Muchos países en desarrollo preferirían invertir en acción climática tangible (por ejemplo, generadores eólicos o centrales hidroeléctricas) que en recoger, almacenar y analizar datos.

A cambio de una mayor transparencia, los países en desarrollo esperan recibir asistencia financiera de los Estados ricos. Particgularmente los países pobres buscarán clarificar qué ayudas tendrán a su disposición a largo plazo. Este es uno de los puntos en los que las negociaciones podrían calentarse: muchos países donantes se muestran reacios a adquirir compromisos claros a largo plazo, ya que a sus tesorerías no les gusta tener que reservar fondos.

Muchos de los debates sobre la normativa pondrán el foco en cómo se revisa la acción climática. El Artículo 15, por ejemplo, establece los cimientos del llamado mecanismo de aplicación y cumplimiento, lo que esencialmente es un comité de 12 personas expertas encargadas de ayudar a los miembros a cumplir el acuerdo. Queda por definir cómo intervendría el comité, y podría ir desde ayudar a los estados miembro a alcanzar sus objetivos o monitorizar sus avances, hasta castigar a los rezagados. O una mezcla de las tres.

De igual manera, la representación de cada país discutirá la influencia del balance global, una cumbre que permitirá a los países informar de sus progresos a la comunidad internacional cada cinco años. El Instituto Mundial de los Recursos ha pedido que las personas negociadoras reduzcan los objetivos potencialmente abstractos, como la adaptación al cambio climático, por objetivos más tangibles, como temperatura, resiliencia o metas financieras, con la intención de fortalecer el proceso de revisión.

¿Serán las normas iguales para todos los países?

No. Aunque es de esperar que los procesos de revisión se agudicen para todos, las declaraciones de los países desarrollados seguirán debiendo ser mayores que las de los países en desarrollo, bajo el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas (CBDR en sus siglas en inglés).

Desde la Cumbre de la Tierra en Rio de Janeiro en 1992, este principio de la ONU significa que los países ricos tienen el deber de liderar los esfuerzos climáticos, así como de prestar asistencia a los que están en desarrollo, dada su riqueza y su contribución histórica al cambio climático. El Acuerdo de París añadió la línea “considerando las distintas circunstancias nacionales” a la CBDR, lo que difuminó la frontera entre las naciones desarrolladas y en desarrollo.

La manera en que esto se desarrolle en la normativa es una cuestión de profunda tensión política. La UE y los Estados Unidos están de acuerdo en permitir “flexibilidad” para que los países más pequeños y pobres puedan cumplir estándares menos rigurosos, pero no para grandes economías emergentes como China. Estas últimas, en cambio, se agarran a una definición binaria de desarrollados y en desarrollo que se estableció en lo 90, y han pedido normas distintas para países ricos y pobres.

¿Cómo afectaría el resultado a la contaminación global por carbono?

Sería complicado, si no directamente imposible, cuantificar el impacto en carbono de la normativa. Como decíamos, lo único claro es que reglas más fuertes conllevan mayores rendiciones de cuentas, lo que a su vez crea las condiciones adecuadas para que los países confíen los unos en los otros y aumente la ambición.

 

Este artículo se publicó originalmente en Climate Home News. Traducido por Santiago Sáez.

La entrada COP 24: La normativa del Acuerdo de París, explicada se publicó primero en lamarea.com.

]]>
La líder de la sección de cambio climático de la ONU, durante la apertura de la ceremonia. Foto: Oficina del Primer Ministro de Polonia/Flickr. (Dominio Público)

Después de tres años de conversaciones, los delegados han llegado a Katowice, Polonia, para alcanzar un acuerdo sobre el llamado reglamento del Acuerdo de París. Lo conforman las líneas maestras que definirán cómo se implementa y se contabiliza la acción climática durante las próximas décadas. ¿Alguna pregunta? ¿No hay ya un acuerdo? ¿Por qué siguen negociando? Los Estados lograron armar el esqueleto de un acuerdo en París. Al decidir cómo implementar y monitorizar el tratado, los delegados y delegadas de la COP 24 añadirán carne y dientes al texto. Es por eso que muchas personas han descrito esta ronda de negociaciones como la más importante de la ONU desde París. En palabras David Waskow, director de Iniciativa Climática en el Instituto Mundial de los Recursos (WRI), es “el momento de insuflar vida a todas las dimensiones del Acuerdo de París”. ¿Cuántas normas necesita el Acuerdo de París? No hay un número exacto. Sabemos, sin embargo, que todas las negociaciones previas que han conducido a esta conferencia han desembocado en un borrador de 200 páginas, y que las personas encargadas de la negociación elaborarán normas en torno a nueve temas generales. Entre estos están las líneas maestras sobre cómo articular y monitorizar los compromisos climáticos de cada país o, en jerga de la ONU, las contribuciones determinadas nacionalmente (NDC en sus siglas en inglés). También se elaborarán reglas sobre cómo alcanzar las metas nacionales ayudando a otros países a reducir sus emisiones, o cómo comunicar las iniciativas nacionales de adaptación al cambio climático. Sobre la mesa también estarán normas sobre cómo informar sobre las finanzas relacionadas con la acción climática y cómo equipar a países al desarrollo con tecnología que les permita combatir el cambio climático. Finalmente, ya hay una gran sección dedicada a hacer de los informes más transparentes y definir los procesos de revisión, como el balance mundial o el comité de cumplimiento. Hasta el momento se ha gastado más tinta en mecanismos internacionales de compensación que en ningún otro asunto (67 páginas por 45 páginas de transparencia). ¿Algún ejemplo de alguna de estas líneas maestras? ¿Sabías que los compromisos nacionales se han establecido, hasta ahora, para 2025 o 2030? ¿O que la manera en que estos compromisos se articulaban variaban de un país a otro? El país, por ejemplo, podía dar objetivos de reducción de carbono en toda la economía, mientras que potros trataban de reducir las emisiones por sectores. Pues al menos una de las líneas maestras de París se dedicará a estandarizar el formato de los NDCs. Esto ayudará a hacer que la implementación del Acuerdo sea más transparente a lo largo del tiempo, y facilite que cada país confíe en los esfuerzos de los demás. Si se asegura a los estados que los demás están aportando su parte de acción climática, a su vez se preparará el terreno para un ambición mayor. ¿Cuáles son las mayores dificultades? Una normativa exitosa será aquella que asegure que la implementación del Acuerdo de París está a la vista de todo el mundo, sin dejar espacio a los tramposos. Por consiguiente, se puede esperar que algunos países ofrezcan resistencia a un régimen de mayor transparencia. No todo el mundo dará saltos de alegría con la idea de sacar sus trapos sucios a airear. Además, la transparencia cuesta dinero. Muchos países en desarrollo preferirían invertir en acción climática tangible (por ejemplo, generadores eólicos o centrales hidroeléctricas) que en recoger, almacenar y analizar datos. A cambio de una mayor transparencia, los países en desarrollo esperan recibir asistencia financiera de los Estados ricos. Particgularmente los países pobres buscarán clarificar qué ayudas tendrán a su disposición a largo plazo. Este es uno de los puntos en los que las negociaciones podrían calentarse: muchos países donantes se muestran reacios a adquirir compromisos claros a largo plazo, ya que a sus tesorerías no les gusta tener que reservar fondos. Muchos de los debates sobre la normativa pondrán el foco en cómo se revisa la acción climática. El Artículo 15, por ejemplo, establece los cimientos del llamado mecanismo de aplicación y cumplimiento, lo que esencialmente es un comité de 12 personas expertas encargadas de ayudar a los miembros a cumplir el acuerdo. Queda por definir cómo intervendría el comité, y podría ir desde ayudar a los estados miembro a alcanzar sus objetivos o monitorizar sus avances, hasta castigar a los rezagados. O una mezcla de las tres. De igual manera, la representación de cada país discutirá la influencia del balance global, una cumbre que permitirá a los países informar de sus progresos a la comunidad internacional cada cinco años. El Instituto Mundial de los Recursos ha pedido que las personas negociadoras reduzcan los objetivos potencialmente abstractos, como la adaptación al cambio climático, por objetivos más tangibles, como temperatura, resiliencia o metas financieras, con la intención de fortalecer el proceso de revisión. ¿Serán las normas iguales para todos los países? No. Aunque es de esperar que los procesos de revisión se agudicen para todos, las declaraciones de los países desarrollados seguirán debiendo ser mayores que las de los países en desarrollo, bajo el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas (CBDR en sus siglas en inglés). Desde la Cumbre de la Tierra en Rio de Janeiro en 1992, este principio de la ONU significa que los países ricos tienen el deber de liderar los esfuerzos climáticos, así como de prestar asistencia a los que están en desarrollo, dada su riqueza y su contribución histórica al cambio climático. El Acuerdo de París añadió la línea “considerando las distintas circunstancias nacionales” a la CBDR, lo que difuminó la frontera entre las naciones desarrolladas y en desarrollo. La manera en que esto se desarrolle en la normativa es una cuestión de profunda tensión política. La UE y los Estados Unidos están de acuerdo en permitir “flexibilidad” para que los países más pequeños y pobres puedan cumplir estándares menos rigurosos, pero no para grandes economías emergentes como China. Estas últimas, en cambio, se agarran a una definición binaria de desarrollados y en desarrollo que se estableció en lo 90, y han pedido normas distintas para países ricos y pobres. ¿Cómo afectaría el resultado a la contaminación global por carbono? Sería complicado, si no directamente imposible, cuantificar el impacto en carbono de la normativa. Como decíamos, lo único claro es que reglas más fuertes conllevan mayores rendiciones de cuentas, lo que a su vez crea las condiciones adecuadas para que los países confíen los unos en los otros y aumente la ambición.   Este artículo se publicó originalmente en Climate Home News. Traducido por Santiago Sáez.

La entrada COP 24: La normativa del Acuerdo de París, explicada se publicó primero en lamarea.com.

]]>
https://www.lamarea.com/2018/12/06/cop-24-la-normativa-del-acuerdo-de-paris-explicada/feed/ 1