Arcadia Sarmiento

En este nuevo universo, Lady Distopía nos lleva a otra época no tan lejana.

A Arcadia Sarmiento la había abandonado su marido de la noche a la mañana, en esa época tan larga como indeterminada, en la que las mujeres no disponían de las mismas oportunidades que los hombres, y por lo tanto dependían económicamente de ellos. Así que, de pronto, se encontró sola y sin nada, y tenía que empezar de cero a buscarse la vida.

Al principio cayó en una profunda depresión que la llevó a dar largos paseos que la aliviaban de la enorme ansiedad y el miedo que sufría. Caminaba hasta llegar a un barrio señorial, de grandes casas con jardines decorados con estatuas y pavos reales. Después, regresaba a su casa y se devanaba los sesos pensando en qué podría hacer para ganarse la vida.

Un día se encontró en aquel vecindario con una antigua profesora de botánica por la que sentía especial adoración, y a la que llevaba años sin ver. Ella le contó que vivía allí, ya que había amasado una pequeña fortuna como paisajista. Arcadia le contó sus problemas, y ella la contrató por horas para decorar jardines, a cambio de que, con lo que ganase, se pagara una carrera que le permitiera encontrar en el futuro un trabajo estable y no tuviera que depender nunca más de nadie. 

aportacion la marea

Lady Distopía

Me invento planetas, distopías o universos paralelos. Porque como no me gusta la realidad, me la invento. @LadyDistopia

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Una respuesta a “Arcadia Sarmiento”

  1. esta historia es muy de cuento, cuantas mujeres hoy tienen carreras y estudios pero resulta que no pueden llegar a puestos de responsabilidad porque hay un tope de cristal que les impide la igualdad-hombre mujer? y aun llegando a esos puestos cuantas consiguen ganar lo mismo que los hombres?
    la mayor parte de los empleos precarios son realizados por mujeres y aun siendo sindicalistas tiene muchas dificultades para defender sus derechos.
    las mujeres libres esas que decidimos no depender de nadie sabemos que el patriarcado sigue impidiendo que se nos valore como se valora a los compañeros masculinos y esto que digo no es un ataque hacia los hombres porque hay muchas mujeres que andan en esa óptica y atacan a sus derechos y a su independencia de manera mas brutal que los propios hombres( aduciendo razones de creencias, familiares …).
    Los derechos de la mujer nunca se han obtenido gratis , como el resto de los derechos pero nuestra lucha es permanente porque Simone de Beauvoir lo explico perfectamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner