“El voto de la gente es importante para que la transición energética vaya a mayor o menor velocidad”

Instalación solar de autoconsumo. Foto: RosiePosie/Pixabay. CC0.

Entrevista con el ingeniero industrial Jorge Morales de Labra tras la aprobación del real decreto del autoconsumo.

Tras tres años desde que lo aprobase Rajoy y con la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno, el conocido coloquialmente como impuesto al sol pasó a ser historia. Ahora, medio año después de aquel real decreto ley y con las elecciones a la vuelta de la esquina, el Ejecutivo socialista acaba de aprobar un real decreto por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica. Dicha ley, compleja y extensa, trae consigo grandes novedades y acerca a España hacia un modelo de energía sostenible. Para conocerla más a fondo y abordar el futuro energético de nuestro país, hablamos con el ingeniero industrial Jorge Morales de Labra, experto en el sector eléctrico.

Jorge Morales de Labra. Foto: Andrés Gutiérrez.

Nuevo real decreto de autoconsumo. ¿Es justificable la expectación que ha ocasionado?

Es una gran noticia que España, que había dado la espalda al sol durante unos cuantos años, vuelva a ponerse de frente de nuevo. Desde luego, es una normativa que va a cambiar el sector eléctrico a nivel nacional, no es algo irrelevante ni mucho menos.

En octubre, el gobierno de Pedro Sánchez derogó el llamado impuesto al sol. ¿Qué ha supuesto desde entonces esta medida?

Es muy difícil saberlo, porque el problema que tenía aquella derogación es que se hizo con rango de ley y, efectivamente, a la espera de que saliera este reglamento, que ha tardado unos meses, lo que estaba haciendo la gente era hacer las instalaciones casi sin comunicarlas; no tenías que darte de alta en el registro oficial. Digamos que había un cierto descontrol de cuántas instalaciones se estaban haciendo. Se ha disparado el número de instalaciones, pero no tenemos cifras concretas de cuántas se han hecho desde entonces.

Hasta hace poco, las eléctricas estaban bloqueando la energía excedentaria escudándose en que no era nada clara la nueva regulación. Ahora, con este nuevo real decreto, sí estará permitido hacer uso de esa energía sobrante. ¿En qué consiste la ‘compensación simplificada de excedentes’ a la que se hace referencia en la norma?

El usuario, lo que hace, es que tiene un panel solar instalado en su tejado –o en el tejado del vecino, ya que ahora se abren otras posibilidades–, y durante algunas horas, la energía que produce ese panel fotovoltaico no la estás usando porque no estás consumiendo suficiente. Digamos que hay más sol del que tú necesitas para tus electrodomésticos, produciéndose un excedente. Hasta ahora, la venta de ese excedente era muy compleja y, además, las eléctricas, desde la aparición del real decreto de octubre, lo estaban bloqueando.

Ahora, surgen dos opciones. La normal es en la que el titular de la instalación vende en el mercado la electricidad excedente como si tuviese una pequeña central nuclear. Esto supone darse de alta en todos los registros correspondientes en el sector eléctrico y en Hacienda, y desarrollar una actividad económica. La gran novedad de este real decreto es la compensación simplificada, que es en la que uno ya no hace negocio con el excedente, sino que se lo compensan directamente en la facturas. Es decir, le va a aparecer en la factura de la luz una línea negativa, donde en vez de sumar va a restar euros. Esa línea negativa va a ser precisamente la valoración de los excedentes de la energía que ha expulsado la red, de tal manera que esa energía es neta de impuestos, es decir, no requiere darse de alta en ningún tipo de registro oficial ni tributar en Hacienda. Ahora bien, esta compensación, precisamente porque está exenta de tributación, está muy limitada para que te sobre unos pocos kilovatios horas cada mes. Entre otras, la mayor limitación es que la valoración de esa energía excedentaria nunca puede ser superior a la valoración de la energía deficitaria, es decir, la que sigues comprando de la red. Y eso, mes a mes, no en términos anuales. Yo, lo que recomiendo, es que la gente haga bien los cálculos y vea si con la instalación que tiene merece la pena esa modalidad o no. Yo creo que es una gran solución para la gente que tiene muy pocos excedentes y que hasta ahora le valían cero.

Con esta nueva regulación, ¿cómo de complejo será acometer una instalación?

El real decreto de octubre ya simplificaba sustancialmente algunas instalaciones, particularmente las de menos de 15 kilovatios en zona urbana, que son habitualmente instalaciones domésticas o de una pyme muy pequeña. Estas están exentas de cualquier permiso con la compañía eléctrica, lo que las hace muy fáciles, porque se ha demostrado que la mayor parte de los problemas estaban ahí, en la relación con las eléctricas.

Este nuevo real decreto lo que ha hecho ha sido regular no solo las de menos de 15 kW, si no también el resto. Fija una serie de plazos, fija el procedimiento que hay que seguir, cuándo hay que pedir acceso a la compañía eléctrica y cuándo no y en qué condiciones… Digamos que, por lo menos, clarifica la situación en la que hay que tramitar esas instalaciones mayores de 15 kw.

Otra gran novedad es la posibilidad del autoconsumo colectivo. ¿Qué oportunidades trae esta nueva norma, hasta ahora no permitida?

Básicamente, compartir una instalación. Pensemos en una comunidad de vecinos con 10 personas. En vez de que cada uno tenga su parte de tejado con su instalación y con todo lo que eso conlleva, lo que hay es una sola instalación de toda la comunidad que va directamente a la derivación individual, es decir, al cuarto de contadores. Con lo cual, se ahorra la instalación, no hay que vallarlas… Los propietarios son copropietarios, haciendo uso compartido de algo que les sale más barato que haberlo hecho individualmente.

Tendrá una serie de requisitos esta modalidad de autoconsumo.

La verdad es que el real decreto es complejo, pero cualquiera que esté pensando ahora en poner un panel solar y que viva en una comunidad de propietarios ya lo puede hacer. No hay ninguna restricción de tamaño, ni de modelo, ni de ningún tipo. Y, aunque no es nuevo, lo recuerdo: la Ley de Propiedad Horizontal para este tipo de instalaciones solo exige una mayoría de un tercio de los propietarios.

El problema es luego: cómo se reparte la energía, el criterio a seguir. Solo hay un sistema, que es el llamado sistema de coeficientes fijos. ¿Qué significa esto? Imaginemos los 10 propietarios de antes, que tienen una instalación de 10 kW en total en un tejado pequeño. Cada propietario ha pagado un 10% de instalación y, por lo tanto, tiene 1 kW cada uno. Luego, imagina que yo, que vivo en el 4º B y que, en un momento determinado en el que la instalación está a tope porque hace mucho sol, no estoy en casa, por lo que mi consumo es cero. ¿Qué ocurre? Con el sistema de coeficientes fijos, como a mí me corresponde ese 10%/1kW, esa energía se me considera excedentaria. Sin embargo, el del 4º A, sí que estaba en casa, y no estaba consumiendo 1, sino 3 kW porque estaba cocinando y a la vez con la lavadora puesta.

Esa persona está autoconsumiendo el kW que le corresponde a él, pero con este nuevo sistema la ley no le permite que yo le ceda mi kW, sino que le tiene que comprar a la red 2 kW. Esto, al final, a lo que nos lleva es que él tendrá que comprar a la compañía 2 kW en la misma hora en la que yo voy a tener que venderles 1 kW, una cosa muy absurda en la que perdemos dinero todos. Este es el problema que yo he criticado públicamente. El nuevo real decreto habilita a la ministra a establecer un sistema dinámico de coeficiente de repartos.

¿Es esta una ley solo para los más ricos, como apuntan algunos expertos?

Todo lo contrario. Este es un argumento clásico de alguna gente de derechas que lo que hace es intoxicar con este tipo de comentarios.

Mi máxima en esto es muy sencilla: quien puede pagar los recibos de la luz puede pagar los paneles. ¿Por qué digo esto? Por ejemplo, en mi compañía, Próxima energía, hacemos este tipo de instalación y, desde que se eliminó el impuesto al sol, está siendo un éxito. Nosotros financiamos hasta un 80% de la instalación, con lo cual, si alguien se pone una instalación de 5.000 euros, en realidad tiene que poner 1.000, porque los otros 4.000 se pagan solos a lo largo de diez años en el recibo de la luz. Si uno venía pagando 70 euros del recibo de la luz, ahora su recibo va a quedar en 40 y va a pagar otros 30 al mes de paneles, de modo que al final durante esos 10 años va a pagar su instalación con comodidad y participando en el cambio de modelo energético.

Además, el que no puede pagar los recibos también puede beneficiarse de esto por una razón muy sencilla. El otro día hacía yo una intervención en televisión con un párroco con esta idea de gente que está en mayor vulnerabilidad y pobreza energética. Naturalmente, no pueden poner siquiera esos 1.000 euros. La posibilidad que se abre es que, además, el autoconsumo no sea solo compartido, sino que pueda estar ex situ, es decir, que puede estar mi placa ubicada en un edificio próximo. Permite también que las instituciones públicas, iglesias incluidas, utilicen sus extensos tejados para compensar energía eléctrica de los vecinos de alrededor. Con lo cual, pueden tener acceso a la energía solar fotovoltaica también las rentas más bajas y con mayores dificultades.

Comentaba antes el éxito de las instalaciones a raíz de la derogación del impuesto al sol. ¿Considera que aún falta pedagogía en nuestro país en materia de autoconsumo?

Sí, sin duda. Este es un reto que tenemos por delante los que de una manera u otra trabajamos en comunicación. Por un lado, la legislación del Partido Popular ha atenazado a mucha gente. El impuesto al sol era una vergüenza, pero también ha ocasionado que mucha gente sin conocer la legislación a fondo piense que no se pueden poner paneles solares. He visto incluso ‘memes’ de la Guardia Civil deteniendo a gente por tenerlos, lo cual no es cierto, es una exageración. Lo que sí es verdad es que crea en el imaginario colectivo una idea de que esto de los paneles solares no se puede. Pues bien, ahora hay que decirlo muy alto y muy claro: sí se puede y, además, sale muy rentable.

Con esta nueva regulación, ¿a qué altura nos pone respecto a otros países?

Nos pone en lugar que debíamos estar. Hay países que están mejores que nosotros; esta no es la mejor regulación del mundo ni somos pioneros en nada. Lo que pasa es que ahora podemos decir abiertamente que tenemos una legislación adecuada, suficientemente avanzada para los tiempos que corren. No es perfecta, ya que aún tiene pasitos que dar para que el autoconsumo llegue a todos, pero está en línea con los mejores estándares internacionales de autoconsumo.

Quedamos, pues, lejos todavía de esa utopía renovable.

Queda camino por recorrer, pero ahora al menos hay una opción.

Ahora que tenemos cerca las elecciones mucha gente se pregunta qué pasa si entra otro partido político a gobernar. ¿Puede volver el impuesto al sol?

Pues no, no puede volver, por lo menos hasta 2026 porque hay una directiva europea aprobada en diciembre que lo prohíbe, así que tranquilidad en este sentido. Ahora bien, evidentemente los pasos que quedan por avanzar en autoconsumo para que, por ejemplo, se pueda hacer ese autoconsumo dinámico que decía, o para que las instalaciones de proximidad que ahora están muy limitadas –a 500 metros en instalaciones de baja tensión, lo que cual limita mucho las cubiertas a compartir–, amplíen el rango. Eso sí que va a depender de quién gobierne, por supuesto. Yo no espero que el PP permita el autoconsumo, al revés, tratará de frenarlo lo máximo posible en caso de que vuelva a gobernar en nuestro país.

La gente cuando vote tiene una capacidad de decisión importante en el ámbito energético y de que se pongan más renovables en España, y que la transición energética sea con menor o mayor velocidad. Pero ahora, la gente también tiene, al menos, dos decisiones particulares que puede tomar y que no dependen directamente de la política. Una es poner placas en el tejado y la otra es comprarse un coche eléctrico o utilizar uno compartido. Ambas son grandes granitos de arena en el cambio del modelo energético.

¿Cuál debe ser el siguiente paso inmediato que se debe dar en transición energética?

Lo que urge es un sistema de subastas centralizado que vuelva a llenar España de paneles solares y aerogeneradores de grandes instalaciones, no solo las pequeñas. Para poder cerrar cuanto antes las plantas de carbón y las nucleares creo que ambos deben ser objetivos compartidos de país, y cuanto antes. Es urgente instalar gran cantidad de renovables, mucho más de lo que se va a hacer en los tejados de los edificios.

Por tanto, más allá de avanzar en el autoconsumo, ahora también me centraría en sacar adelante ese sistema para facilitar la inversión en grandes proyectos, pero no solo pensando macro proyectos de grandes empresas. Un gran proyecto puede ser del orden de dos millones de euros pero compartido por todo un pueblo entero en vez de concentrar todo ese dinero en una sola empresa.

Eduardo Robaina

Periodista que saca fotos. De Canarias.

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

4 respuestas a ““El voto de la gente es importante para que la transición energética vaya a mayor o menor velocidad””

  1. Antes pagabas 70€ y ahora sigues pagando 70€, 40 de Potencia y 30 de paneles pero estás ayudando en la “transición energética”.
    Mientras no se exima de pagar la Potencia a aquellos que no están consumiendo de la red, estén o no conectados (cuando consuman, pues que paguen la parte proporcional) no habrá una auténtica transición energética.

  2. Mi mujer trabaja a 50.km del domicilio y pone el coche un día cada semana y media, mientras que antes era todos los dias. Tenemos que concienciarnos y empezar a cambiar esto. Los politicos no lo harán

  3. Me gustaría saber la opinión del entrevistado, sobre la conversión de las centrales de carbón a biomasa, como creo se está haciendo en U.K. Supongo que este sistema no desertizaría industrialmente las zonas en España con dichas centrales de carbón. ¿Es viable? Gracias.

  4. Alianza por el Autoconsumo se congratula de que se hayan tenido en cuenta parte de sus alegaciones, pero insiste en la necesidad de que se extienda el autoconsumo colectivo a la media tensión y se aumente el criterio de proximidad más allá de los 500 metros.
    La mayoría de la gente no está por compartir coche. Hay mucha inconsciencia y desinformación y no se cambia de la noche a la mañana. Menos mal que el perro no sabe conducir, que de saber, le comprarían otro coche.
    El monstruo capitalista que hemos creado entre todxs, vive de nuestro consumo y lo fomenta sin parar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner