Una foto muy estudiada

Santiago Abascal (Vox), Pablo Casado (PP) y Albert Rivera (C's) al frente de la concentración en Colón, el 10 de febrero. EDUARDO ROBAINA

La participación quedó lejos de la esperada por los partidos convocantes.

A pesar de los cambios de guion, de los malabarismos circenses y demás intentos por evitar la foto con Santiago Abascal, Albert Rivera fue retratado junto a la extrema derecha durante la concentración del domingo 10 de febrero en Madrid. Con el lema Por una España unida, ¡elecciones ya!, las derechas consiguieron reunir a unas 45.000 personas en la Plaza de Colón según la Delegación del Gobierno, una cifra lejos de la esperada si tenemos en cuenta que tanto Partido Popular como Ciudadanos fletaron decenas de autobuses para que sus votantes pudiesen acudir al acto desde cualquier punto del país.

La concentración, a la que también se unieron grupos falangistas y neonazis, transcurrió con normalidad. En ella se vivió una mezcla de ambiente festivo y un guerracivilismo arcaico: “Cómo se nota cuando no es una manifestación de rojos”, comentaba un hombre a su mujer y a sus hijos pequeños.

Los partidos dejaron de lado sus siglas y pidieron portar solo banderas rojigualdas, lo que no evitó que también se colaran banderas preconstitucionales y de Europa: “Esto es España, no Europa”, gritaba una señora, visiblemente enfadada.

Dani Domínguez

Periodista entrópico recién salido de las aulas. Músico y extremeño.

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.