lamarea.com

domingo 21 octubre 2018

Opinión

“¡Mira, es Andalucía”

Más allá de las críticas por el momento electoral o la letra pequeña, el acuerdo firmado entre el Gobierno y la Junta de Andalucía supone, ante todo, respeto a esta comunidad.

12 octubre 2018
11:00
Compartir
“¡Mira, es Andalucía”

Decía Iñaki Gabilondo hace unos días en su videoblog de la Cadena SER, con motivo de la convocatoria de elecciones en Andalucía: “Espero que llegue el día en el que le tengamos respeto y le dediquemos por lo menos la décima parte del tiempo que dedicamos a otras comunidades porque por el momento Andalucía, vapuleada por todos los lugares comunes, es una gran desconocida”.

Decía Iñaki Gabilondo en los 70, hace unos cuantos años ya, también en la Cadena SER: “Andalucía es una tierra grande, hermosa, vieja y sabia. Siéntase orgulloso de ser andaluz”. Era un eslogan de Radio Sevilla.

Y seguimos en las mismas. A Andalucía le siguen arrojando tópicos quienes no conocen Andalucía. A Andalucía la siguen considerando una tierra subsidiada, sin talento, vaga… quienes, efectivamente, no conocen Andalucía.

Por eso, quienes no conocen Andalucía, también ignoran –o desprecian en el peor de los casos–, la importancia de lo que pasa en Andalucía. Más allá de las críticas por el momento electoral, el acuerdo cerrado esta semana entre la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el consejero andaluz de Hacienda, Antonio Ramírez de Arellano, es importante. Porque ese acuerdo, que implica que Andalucía reciba las inversiones equivalentes al peso de su población, lo que supone es, ante todo, respeto a Andalucía. Más allá, como digo, del momento, de la letra pequeña, de otras consideraciones como apuntan otros partidos, de las cuestiones que puedan generar críticas.

En momentos como este, cuando sale alguien hablando de Andalucía sin conocer Andalucía, siempre me viene a la cabeza aquella viñeta con la que Forges ilustró el primer número de Informaciones de Andalucía, el 9 de diciembre de 1976, y que es tan actual como el videoblog de Gabilondo: “¡Mira, es Andalucía! Jo, grandioso”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Olivia Carballar

Olivia Carballar

1 comentario

  1. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 12/10/2018, 21:13

    Hay Comunidades, sobre todo en la España castellana, que aún siguen respirando el tufo y la caspa de la dictadura. Les gusta.
    Sin ser socialista ni progresista el PSOE, es algo menos cerril y tiene menos bruticie.
    Así que Andalucía vota con más acierto.
    El carácter andaluz es abierto, acogedor y humano y más progre que el de muchas otras Comunidades.
    He trabajado con andaluces, son hábiles y trabajadores.
    Son despiertos, por éso no acabo de entender la obsesiva religiosidad y fervor rayando en el fanatismo de sus semanas santas, procesiones y romerías. Es un rasgo que se contradice con su apertura mental.
    También es una contradicción que una Comunidad atacada por el paro y con tantas necesidades que cubrir como la andaluza es, de toda España, la que más
    está contribuyendo económicamente en restaurar las propiedades que la iglesia ha “chorizado” al pueblo andaluz, además de financiarles centros y ayudas de diversos tipos.
    Ahí fallas, Andalucía.
    Rocío (documental, versión sin censurar), de Fernando Ruiz Vergara (1980).
    https://www.youtube.com/watch?v=vXJfp4iFAic

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".