lamarea.com

domingo 16 diciembre 2018

#UnaImagenDelDía

La lección de las Coreas que podemos ver

“Más que la representación maniquea del mal que a menudo se nos ha trasladado, Corea del Norte es también un país habitado por hombres y mujeres que siguen con ilusión y esperanza un proceso de paz con sus vecinos y vecinas en un mundo que nos tiene poco acostumbrados a las buenas noticias”.

11 octubre 2018
13:15
Compartir
La lección de las Coreas que podemos ver

 

He aquí la cuarta Corea que se adviene, después de la Corea que hasta 1945 fue una, antes de ser dividida en dos tras la Segunda Guerra Mundial por Estados Unidos y la URSS, la Corea que ahora, en medio de un mundo cada vez más polarizado, amurallado y descreído, vive un ilusionante proceso de paz y, anuncian sus mandatarios, de reunificación federal. He aquí, en esta foto, todo lo que las personas que coincidimos hace tres semanas en Pyongyang con la histórica cumbre de sus dos mandatarios, el sureño Moon Jae-in y el norteño Kim Jong-un, pudimos atisbar de sus encuentros.

Tenemos que volver al hotel”, nos comunicó la guía que nos acompañó durante los seis días que permanecimos en Corea del Norte. El presidente Moon estaba aterrizando aquella mañana en el aeropuerto, donde fue recibido por su homónimo Kim, antes de recorrer la capital en un desfile aclamado por multitudes. Dos horas después, el amplio número de visitantes de China y –mucho menor– de otras nacionalidades, volvíamos a poder recorrer en coche las calles de la capital, donde veíamos miles de mujeres vestidas con sus trajes tradicionales y hombres con uniformes de funcionarios y de civil –y todos con el obligatorio pin en el pecho con el rostro de los exmandatarios de la estirpe Kim–, que regresaban a sus hogares tras aclamar a la comitiva agitando coloridos ramos de flores de papel.

Tras ellos, en la imagen, se observa uno de los tranvías que recorre desde la década de los sesenta la ciudad por avenidas de hasta seis carriles, donde, además de los envejecidos autobuses y taxis, cada vez son más habituales los aún escasos coches de gama media y alta de producción china y las bicicletas eléctricas. Tras ellos, dos siluetas de color bronce: las colosales esculturas de los exmandatarios Kim Il-sun y su hijo Kim Jong-il –abuelo y padre, respectivamente, de Kim Jong-un– a los que todo visitante debe presentar sus respetos al llegar al país. Para cumplir el ritual, habrá que comprar en un kiosco cercano un ramo de flores de plástico, que deberá ser llevado a los pies de las esculturas de más de cincuenta metros de altura con la cabeza inclinada para, tras volver a una distancia prudencial, reclinar el tronco en símbolo de sumisión.

Tras ellos, de color grisáceo y forma rectangular, el inmenso edificio de la Asamblea Nacional del Pueblo, inaugurado en 1984 y símbolo político del régimen comunista que gobierna el país desde hace casi setenta años. Finalmente, al fondo, el Hotel Ryugyong, un rascacielos de 105 plantas que el régimen norcoreano comenzó a construir en 1987 con el fin de que fuese el más alto del mundo y cuya obra fue suspendida en 1992, coincidiendo con la caída de la URSS, cuyas consecuencias económicas –sumadas a otros factores como unas inundaciones que arrasaron los cultivos–, desembocaron en una hambruna a partir de 1995 que acabó con la vida de más de 220.000 personas, según el régimen norcoreano, y dos millones de personas según datos de la CNN. Aunque la obra del rascacielos fue retomada en 2008 por la misma empresa egipcia a la que la jefatura de los Kim encargó la instalación de la tecnología 3G, esta sólo alcanzó a finalizar su fachada.

Según fotos publicadas en la prensa internacional en 2012, el interior sigue inacabado -lo que no ha sido óbice para que el régimen lo haya convertido en un nuevo símbolo de la omnipresente propaganda destinada a reivindicar su poderío-, en este caso mediante un sistema de iluminación que alterna imágenes de la bandera nacional con un impresionante juegos de luces, haciéndolo visible desde cualquier punto de la ciudad al ser el edificio más alto de toda Corea del Norte.

El espectáculo lumínico, coincidiendo con la visita de la comitiva surcoreana, fue completado con el encendido nocturno de los numerosos rascacielos que bordean las principales avenidas de la ciudad y dibujan un skyline inaudito de la urbe. Una forma también de opacar las mismas calles que, incluso a la luz del día, son invisibles para los visitantes: ante la imposibilidad de recorrer sus calles libremente, si el visitante presta atención durante sus recorridos en automóvil, podrá observar cómo tras las rotundas y encaladas fachadas de las edificaciones de corte soviético, hay otras mucho más humildes y descuidadas con calles no siempre bien pavimentadas. Eso, cuando la interposición de unos muros bajos en las salidas de las calles a las avenidas –y que apenas permiten el tránsito de una persona–, no impiden ver qué hay más allá.

En Corea del Norte, como en cualquier dictadura, es tan significativo lo que se puede visitar y documentar como lo que está vetado; las preguntas que se pueden hacer, como las que se omiten a sabiendas de que el interlocutor local no puede responder; las respuestas que tanto emisor como receptor saben elusivas, y que en un acuerdo tácito se asumen como lógicas o verídicas. Pero Corea del Norte es también mucho más que la representación maniquea del mal que a menudo se nos ha trasladado. Es también un país habitado por hombres y mujeres que siguen con ilusión y esperanza un proceso de paz con sus vecinos y vecinas en un mundo que nos tiene poco acostumbrados a las buenas noticias. Y esta es una de las más importantes que nos brinda la actualidad: dos países que han volcado sus energías y recursos en demostrar que es posible aparcar las diferencias, firmar la paz y buscar fórmulas para la reunificación y la colaboración económica. Las dos Coreas están dándonos así una lección magistral. Eso sí que lo podemos ver. Como el resto de cuestiones de las que daremos cuenta en el reportaje que publicaremos en los próximos días.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Patricia Simón

Patricia Simón

Reportera transfronteriza especializada en derechos humanos y enfoque de género. Premio de la Asociación Española de Mujeres de los Medios de Comunicación. Me apasiona tanto viajar para reportear al otro lado del mundo, como descubrir y contar los mundos que conviven en la esquina del barrio.

2 comentarios

  1. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 13/10/2018, 14:11

    España, un país sometido al capital.
    Es democracia la dictadura capitalista?
    Un país, España, que tiene a sus ciudadanos más críticos encarcelados, exiliados o en el mejor de los casos enjuiciados.
    Que tiene una monarquía impuesta por el dictador Franco.
    Dónde las grandes fortunas son respetadas y favorecidas mientras crece la precariedad laboral, social y económica de la clase trabajadora.
    Un país que aprovechándose de la incultura de sus súbditos está intentando privatizar los bienes públicos, entre ellos sanidad y educación para acabar accediendo a ellas los que la puedan pagar.
    DESPERTEMOOOOOOOOOOS.

    Responder a este comentario
  2. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 12/10/2018, 19:41

    No se si Corea del Norte es una dictadura y hasta que punto.
    Lo que sí se seguro es que España no es una democracia.
    España un país donde no se respetan los derechos humanos y las libertades, dónde hacen caso omiso de la voluntad del pueblo, dónde no se ha hecho justicia con los genocidas y criminales de la dictadura franco-fascista, todo lo contrario, los franco-fascistas nunca han dejado de ser los amos del país, mientras quienes verdaderamente defendieron la democracia y los derechos y libertades del pueblo siguen esperando justicia en las cunetas, un partido que ha gobernado con mayoría absoluta pringado de corrupción hasta los topes, un país, en fín, manipulado, inculto, zafio, sumisamente becerril que vota a la peor opción: fascismo-corrupción; si a ésto se le llama democracia ¡que me traigan dictaduras!.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM66 – Diciembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

¿Es tan sorprendente?

Reflexión tras las elecciones andaluzas: "Lo peor es que la izquierda no se plantea en profundidad los motivos de ese resurgir de la extrema derecha".