lamarea.com

domingo 23 septiembre 2018

análisis

Siete diagnósticos para entender la crisis de Venezuela

¿Qué le pasa a Venezuela? ¿Cuáles son sus principales problemas? ¿Cuáles son los aciertos y errores del gobierno de Nicolás Maduro? ¿Qué sucederá con el país? Responden Pascual Serrano, Eduardo Davis, Paula Vásquez, Lautaro Sancho, Eduardo Garzón…

10 septiembre 2018
11:42
Compartir
Siete diagnósticos para entender la crisis de Venezuela
Billete de 100 bolívares arrojado a la basura en una gasolinera de Caracas. Foto: REUTERS/Marco Bello.

Venezuela fue uno de los temas de moda en la prensa española durante las últimas citas electorales. Ahora el ritmo de noticias sobre la crisis venezolana ha caído, a pesar de que la crisis económica, política y migratoria se agudiza, o de noticias como los planes de Donald Trump para promover un golpe de Estado contra el presidente Nicolás Maduro. La situación de Venezuela también era y sigue siendo uno de los temas más controvertidos -con debates no siempre constructivos- entre quienes se definen como personas de izquierdas. Sirvan de ejemplo las numerosas y diversas reacciones tras a la publicación en La Marea de dos artículos de Eduardo Garzón sobre la hiperinflación venezolana, o el reportaje ‘Venezuela sin fake news‘, de la periodista brasileña Natalia Viana.

En La Marea hemos preparado un mix de percepciones sobre lo que está pasando en ese país. Las preguntas son las mismas (Eduardo Garzón se lleva una extra), pero quienes responden presentan perfiles variados, todos ellos procedentes o en estrecha relación con Venezuela. Estos son sus diagnósticos y pronósticos para la República Bolivariana de Venezuela.

Pascual Serrano 

Pascual Serrano es un conocido periodista (Universidad Complutense de Madrid) y escritor especializado en medios de comunicación, autor de una veintena de ensayos sobre política, comunicación y democracia, entre ellos La prensa ha muerto: ¡viva la prensa! (Ediciones Península). Venezuela es una constante en su sección ‘Perlas informativas’, que cada mes repasa ejemplos de informaciones falsas y manipuladas en grandes medios.

¿Qué le pasa a Venezuela? ¿Cómo resumiría la situación que atraviesa Venezuela en este momento?

Una economía basada exclusivamente en el petróleo. Una sociedad ineficiente acostumbrada históricamente a las rentas del petróleo. Acoso extranjero a un país y a un gobierno que quiere desarrollar un sistema propio. Errores en su política económica no entendí la imposición del control de cambio. Corrupción.

[Inciso de Serrano sobre la imposición de control de cambio]: Nunca entendí la necesidad de imponer el control de cambio. Ese control que impide a los ciudadanos comprar divisas es necesario cuando el país tiene problemas para conseguir la divisa y debes promover el consumo interno con moneda nacional de productos producidos por el propio país (como es el caso de Cuba). Pero precisamente Venezuela solo producía divisas porque solo produce petróleo para vender fuera. Y todos los sectores necesitan moneda extranjera porque todo se importa. Si estrangulas el cambio de moneda, el país se asfixia porque no es capaz de adquirir nada. Si a ello se une que estamos en un país con un alta cuota de corrupción y una economía parasitaria, se disparará la corrupción y la especulación en torno al mercado negro del cambio. Y eso es lo que pasó.  

¿Cuáles son, a su parecer y de mayor a menor, los cinco principales problemas de Venezuela actualmente?

No haber logrado ninguna soberanía alimentaria ni productiva para Venezuela. Intentar mantener los logros sociales de Chávez.

En su opinión, ¿cuál ha sido el mayor error cometido por el gobierno de Nicolás Maduro? ¿Y su mayor acierto?

Los aciertos son haber tenido como norte la mejora de las condiciones sociales de los venezolanos y poner en marcha numerosos proyectos para ello. Recuperar la propiedad pública y estatal de sectores estratégicos de la economía, desde los recursos naturales a la electricidad, el sistema financiero, la telefonía, etcétera. En realidad, son medidas socialdemócratas que ahora suenan revolucionarias con una socialdemocracia europea convertida al neoliberalismo. La negligencia es no haber desarrollado un sistema productivo para el país ni acabar con la corrupción.

Pronóstico: ¿Qué prevé que sucederá con Venezuela y su gobierno en el corto y medio plazo?

No lo sé, solo espero que lo decidan los venezolanos sin intervención extranjera.


Saúl Hernández Rosales

Saúl Hernández Rosales es venezolano de Caracas, doctor en Estudios Culturales por la Universidad Andina Simón Bolívar (Ecuador) y profesor en la Escuela Nacional Autónoma de Bellas Artes del Perú. Hernández es licenciado en Estudios Internacionales por la Universidad Central de Venezuela y tiene un máster en Estudios Latinoamericanos por la Sorbona. Actualmente trabaja en temas relacionados con Estética (arte) y Poder.

¿Qué le pasa a Venezuela? ¿Cómo resumiría la situación que atraviesa Venezuela en este momento?

Hay una metástasis social sobre la que es muy difícil determinar el lugar de origen. El “chavismo no madurista” asume que comenzó con la muerte de Chávez en 2013. La izquierda “democrática” considera que el punto de quiebre fue el desconocimiento de facto de la derrota electoral del chavismo frente a la propuesta de reforma constitucional de 2007 para la construcción del socialismo del siglo XXI. Buena parte de la oposición asume que haber renunciado a presentarse a las elecciones parlamentarias del 2005, por ser minoría en aquel momento, hizo claudicar definitivamente la República frente a la vocación autoritaria del chavismo, etcétera. En mi opinión, existe una confluencia de todas. La crisis humanitaria que vive Venezuela no tiene precedentes en nuestra historia republicana. Hay dos datos económicos que son reveladores: producimos un millón y medio de barriles de petróleo, la misma cantidad que producía Venezuela en 1947, y tenemos la misma cantidad de reservas internacionales que en 1998. Eso habla de un modelo económico que fracasó. En lo político, la oposición ganó la mayoría calificada (112 diputados, contra 54 del chavismo) a finales del 2015, y el chavismo la desconoció mediante el Tribunal Supremo de Justicia en el 2016, impidiendo una renovación de todos los Poderes Públicos que respetara a la nueva mayoría. En lo social, el 25% de los niños sufren de desnutrición, la mortalidad infantil aumentó un 30%. El último año, se calcula que más de dos millones y medio de venezolanos han dejado el país

¿Cuáles son, a su parecer y de mayor a menor, los cinco principales problemas de Venezuela actualmente?

El mayor problema es la crisis humanitaria: la escasez de alimentos y medicinas que tiene su origen en 2014. Eso habría que resolverlo de forma urgente con la ayuda de la comunidad internacional.

En segundo lugar, la ausencia de servicios públicos, desde los básicos, como el agua y la luz, hasta las dificultades para obtener un documento de identidad (hay venezolanos que llevan más de un año esperando por un pasaporte).

Después, la destrucción de la economía, debido al colapso del sistema rentista. Durante el segundo periodo de Chávez (2006-2012) Venezuela tenía en promedio la mayor bonanza petrolera de su historia. Sin embargo, el país logró solo un 3% de crecimiento promedio en esos años. Se aumentó la dependencia petrolera hasta llegar a un 97% del PIB y no se generó ninguna industria para la superación de esa dependencia.

Cuarto: la imposibilidad de construir un sistema político. Mientras en México López Obrador se reúne con el presidente saliente, Enrique Peña Nieto, y en Chile Bachelet desayuna con Piñera al culminar su periodo, en Venezuela apenas pudo sentarse la oposición con el Presidente de la República en 2014. Es cierto que la crisis de reconocimiento la origina la oposición de 2002 al 2005 al desconocer la popularidad del “Comandante”. Sin embargo, para 2006 el candidato de la oposición, Manuel Rosales, reconoce que Hugo Chávez ganó sin fraude electoral. Ese primer gesto, que parecía construir un sistema de mutuo reconocimiento, lo destruye Chávez en 2007 cuando, derrotado, dice que la oposición obtuvo una victoria “de mierda”, llevando a cabo las derrotadas reformas mediante decretos presidenciales y leyes especiales.

Por último, la ausencia del sentido de lo político. Uno de los mayores logros de Hugo Chávez y de la ola progresista latinoamericana fue colocar la política y lo político como prioritario. Actualmente, hay un vacío narrativo en el chavismo, que luego de haber disminuido la pobreza en sus primeros años, logrando aumentar el acceso a la educación, la salud, la vivienda, ahora está destinado a repartir cajas de comida y quitarle ceros a la moneda. La oposición, fragmentada y sin proyecto alternativo de país, ha dejado a la deriva a la población.

En su opinión, ¿cuál ha sido el mayor error cometido por el gobierno de Nicolás Maduro? ¿Y su mayor acierto?

El mayor error fue no haber aceptado (políticamente) la derrota en las elecciones parlamentaria del 2015, para entrar en la construcción de un nuevo sistema político de reconocimiento mutuo que hubiese derivado en dos direcciones. La realización del Referéndum Revocatorio en el 2016, con la probable victoria de la oposición venezolana y la construcción de una transición democrática y dialogada, con amnistías, renovación de poderes públicos y diálogo entre ambas partes. La segunda, hubiese sido una transición política dirigida por Maduro y algunos líderes de oposición, que le permitiera gobernar hasta el 2018, asumiendo él mismo la renovación institucional: un nuevo Tribunal Supremo de Justicia, un nuevo Consejo Nacional Electoral designado por la Asamblea Nacional, así como la elección de unos nuevos líderes regionales y municipales representativos de esa nueva mayoría que votó la Asamblea Nacional. Es decir, aceptar democráticamente la nueva voluntad mayoritaria del país.

Es difícil ver un acierto, salvo que consideremos como tal el mantenerse en el gobierno a costa de la miseria de millones. En eso, ha sido tremendamente exitoso. Sin embargo, si me obligas al rigor, creo que fue un buen gesto haber convocado y haber estado presente en la mesa de diálogo de 2014. Eso parecía el inicio de un sistema de convivencia y reconocimiento mutuo, es decir, el comienzo de un sistema político, pero solo fue un gesto que, aunque Chávez nunca lo tuvo en 13 años de gobierno, no reúne los méritos para ser un acierto.

Si hablamos escuetamente de chavismo y Gobierno bolivariano, ¿qué aciertos y fallos o negligencias destacaría?

Creo que el peor fallo del chavismo radica en que no supo enfrentar el derrumbe de sus dos pilares fundamentales: la muerte de Chávez en 2013 y la caída de los precios del petróleo en 2014. Más allá de estar de acuerdo con su modelo o no, la realidad (la Historia con H de Hegel) le había demostrado a partir de estos dos eventos que su ciclo histórico había terminado. Ambas contingencias desembocaron en el triunfo abrupto de la oposición en 2015, cuando la mayoría del pueblo venezolano había sentenciado democráticamente la suerte del chavismo. Persistir en perpetuarse, y eso los envileció.

Es muy difícil buscar un acierto en un momento aciago como éste. Pero creo que puede ser el haber politizado la sociedad y auspiciado la participación de todo un país. A fin de cuentas, el chavismo en un primero momento (1999-2007) y la oposición en un segundo (2007-2017) salieron a defender la misma constitución de 1999. En esa paradoja está el único acierto claro del chavismo.

Pronóstico: ¿Qué prevé que sucederá con Venezuela y su gobierno en el corto y medio plazo?

Es imposible saberlo. Pero yo podría intuir dos escenarios: el primero, una salida militar como consecuencia de la agudización de la crisis humanitaria, en el que sectores descontentos de las Fuerzas Armadas lleven a cabo un golpe de Estado y depongan a Maduro, negociando con la comunidad internacional y convocando nuevas elecciones, en un plazo que no se podría definir. El segundo, que Maduro consolide el “socialismo real” (comunismo) y pueda seguir administrando la miseria a través de una burocratización de todos y cada uno de los espacio de la vida.


Paula Vásquez Lezama

Paula Vásquez Lezama es socióloga por la Universidad Central de Venezuela y doctora en Antropología por la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París, ciudad en la que vive desde hace más de 20 años. Actualmente, Vásquez es investigadora titular del prestigioso Consejo nacional de la Investigación Científica de Francia (CNRS) y miembro del LADEC (Lyon). Trabaja en cuestiones ligadas con la incertidumbre, las situaciones de excepcionalidad (catástrofes y epidemias) y los límites de la democracia. Es autora de varias obras científicas, entre ellas Poder y catástrofe (Santillana, 2010), y Le Chavisme. Un militarisme compassionel (FMSH, 2014), y está ultimando dos nuevos libros, uno sobre el agricultor venezolano Franklin Brito, fallecido tras varias huelgas de hambre, y otro sobre el impacto en la vida humana de las crisis de las industrias de hidrocarburos.

En pocas palabras, ¿qué le pasa a Venezuela? ¿Cómo resumiría la situación que atraviesa Venezuela en este momento?

Venezuela atraviesa el peor momento de su historia republicana, producto del derrumbe de todo un modelo y sistema politico, económico y social. Es una crisis cuyo impacto se nos escapa por lo vasto que es, por las inimaginables consecuencias que tiene sobre la salud de la población, la economía, el medio ambiente, por no hablar de las instituciones (Justicia, seguridad, etc.) Lo que ocurre es consecuencia directa del modelo de funcionamiento del estado que impuso -de manera autoritaria, aunque fuera validado como presidente- el difunto Hugo Chávez. Chávez logró hacer pensar que su compasión por los pobres valía el precio de desmantelar las instituciones de la democracia, que su preocupación por las desigualdades sociales -mucho menores que las de hoy- justificaban el desmantelamiento de la democracia representativa, y de simple y llanamente la democracia. Hoy los venezolanos entienden que todo aquel discurso social era, antes que nada, una impostura, y que el proyecto era, en realidad, apoderarse del Estado.

¿Cuáles son, a su parecer y de mayor a menor, los cinco principales problemas de Venezuela actualmente?

Bueno, no haría una escala, por mi formación quizás. Creo que hay mundos sociales, esferas, planos, dimensiones diferentes, que se entrecruzan y que impactan brutalmente sobre la vida humana y social. En todos esos planos se conjugan diferentes formas de inseguridad y de abandono. Diría antes que nada, el profundo abandono en que se encuentran los venezolanos en materia de salud. En todos los niveles, en salud primaria o preventiva. El estado no está vacunando como debiera, no hay cobertura. El nivel hospitalario que atiende las patologías crónicas, por ejemplo, está colapsado. Los pacientes que sufran de una patología crónica -diabéticos, enfermos renales, personas con enfermedades neurológicas como el Parkinson o la epilepsia- están simplemente condenados a sufrir, morir y mal morir. La inseguridad producida por la delincuencia es tremenda, porque no hay ninguna posibilidad que el Estado brinde justicia. Las prisiones son los lugares desde donde operan las bandas organizadas con total impunidad y complicidad. La crisis monetaria es otra forma brutal de inseguridad: acabar con las formas de pago, con la eliminación del dinero en efectivo, de las tarjetas de crédito, restricciones bancarias de todo tipo, es una política creada a adrede, por ejemplo. La emigración masiva de profesionales y expertos de todo tipo hace que el abandono de los que quedan dentro sea muy fuerte. La educación sufre mucho por ese motivo. Por ejemplo, no hay profesores ni de física o de matemáticas en muchos colegios y liceos. Es tremendo.

En su opinión, ¿cuál ha sido el mayor error cometido por el gobierno de Nicolás Maduro? ¿Y su mayor acierto?

La crisis que se perfilaba desde el 2014 era perfectamente evitable. Los venezolanos están padeciendo una crisis evitable. El presidente tuvo en sus manos hacerlo. Esta crisis es producto de una decisión política, no de la caída de los precios del petróleo. El desmantelamiento de PDVSA [compañía petrolera estatal] es algo tremendo, así como la apertura de la Amazonia venezolana a concesiones mineras que vorazmente destruyen el ecosistema y el hábitat en una zona que debería estar protegida. ¿Acierto? Me imagino que para los que están en el poder es un acierto haber ganado millones y millones de dólares que se encuentran resguardados en cuentas en el extranjero. La nueva oligarquía venezolana, creada por el bolivarianismo revolucionario, es la más poderosa económicamente que jamás haya existido. Para ellos, todo esto es un acierto.

Si hablamos escuetamente de chavismo y Gobierno bolivariano, ¿qué aciertos y fallos o negligencias destacaría?

Diría lo mismo que en la respuesta anterior.

Pronóstico: ¿Qué prevé que sucederá con Venezuela y su gobierno en el corto y medio plazo?

Cualquier escenario se juega entre uno pésimo, uno malo y uno menos malo. Pero no le puedo responder, no puedo predecir nada. Todo y nada puede pasar. Mire usted el conflicto sirio. Ahí sigue.


Lautaro Sancho

Lautaro Sancho es un politólogo venezolano especializado en estudios latinomericanos y pueblos indígenas (Ecuador, Colombia y Venezuela). Actualmente reside y trabaja en Berlín. Visitó Venezuela por última vez en 2016.

En pocas palabras, ¿qué le pasa a Venezuela? ¿Cómo resumiría la situación que atraviesa Venezuela en este momento?

Me suena a como si me preguntaran por el estado de algún familiar, sabiendo que algo va mal. Si Venezuela fuese una persona, te respondería que está aislada, exhausta y temerosa. El aislamiento de Venezuela concierne no solo su gobierno a nivel geopolítico, sino también a la sociedad en su conjunto. Desde el exterior, la imagen de un “no go zone” se refuerza. En segundo lugar, tras cinco años de crisis generalizada dentro de una sociedad que se cierra, la población está exhausta y desesperada. Eso lo refleja justamente la crisis migratoria actual. Por terminar, al convertirse en una tierra de esperanzas frustradas, creo que se refuerza en Venezuela un clima de incertidumbre y pesimismo que a muchos los coloca en la espera del peor escenario.

¿Cuáles son, a su parecer y de mayor a menor, los cinco principales problemas de Venezuela actualmente?

Por orden de urgencia: Los problemas más inmediatos de los venezolanos siguen siendo la escasez de alimentos y de medicinas, la escasez de efectivo y la inseguridad. La dieta de los venezolanos se ha restringido drásticamente en los últimos años y han explotado los casos de desnutrición infantil, como también resurgieron enfermedades como la malaria y el sarampión. En tercer lugar, impacta el hecho de que los diferentes cuerpos de seguridad pública sean con frecuencia vistos por la población como una parte del problema y no una parte de la solución a la inseguridad. Creo que los venezolanos han perdido la confianza en la mayoría de los agentes del Estado. Luego vienen problemas más estructurales, como la corrupción y la dependencia rentista.

En su opinión, ¿cuál ha sido el mayor error cometido por el gobierno de Nicolás Maduro? ¿Y su mayor acierto?

El mayor error del gobierno de Nicolás Maduro ha sido mantenerse en el poder a cualquier costo “por las buenas o por las malas”, en violación del ordenamiento institucional y jurídico, y carente de apoyo popular, con elecciones organizadas a la medida en tiempo y modalidad. Venezuela actualmente se encuentra bajo un régimen excepcional, encabezado formalmente por una asamblea plenipotenciaria y monocolor cuya duración de mandato sigue indefinida. De facto, una de las Constituciones pioneras a nivel regional en materia de democracia directa y participativa -la Constitución de 1999- se encuentra suspendida. Las tendencias autoritarias del gobierno de Nicolás Maduro no solo le han costado respaldos internacionales, sino también se calculan en centenares de vidas, en arrestos arbitrarios y enjuiciamientos sin garantías del debido proceso, en la crisis migratoria, en la pérdida de legitimidad del sistema político, etc.

Uno de los mayores aciertos de Nicolás Maduro y de su gobierno para mantenerse en el poder probablemente reside en su discurso inequívoco, triunfante, una “línea editorial” firme, en palabras de ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, que delude cifras y hechos en caso de ser necesario. Por ejemplo, actualmente con el tema migratorio. Esta capacidad se basa principalmente en un fervor religioso que coloca a Maduro en filiación directa con Hugo Chávez, como su primer hijo, y no se acomoda con los hechos al momento de observar la realidad. Para todo un sector de la sociedad, se dice que “Maduro es un hombre bueno”, se sacraliza y no se cuestiona.

Si hablamos escuetamente de chavismo y Gobierno bolivariano, ¿qué aciertos y fallos o negligencias destacaría?

Nos referimos a prácticamente 20 años de la denominada “revolución bolivariana”, con una fase de importantes progresos durante al menos una década en casi todos los ámbitos: crecimiento económico, mejora de los principales indicadores sociales, mayor participación política… Seguida por una caída abrupta en los últimos años. La caída de los precios de petróleo desde 2014, con una dependencia del 96% del valor de las exportaciones, acabó obviamente con cierta capacidad de financiamiento del Estado. El primer fallo del gobierno es de no haberse preparado ante tal eventualidad, incluso llega más vulnerable en el 2014 que al principio de la revolución bolivariana, cuando la dependencia era del 76%. Para salir de la crisis el gobierno apunta, entre cosas, al desarrollo de la industria minera para diversificar su economía y salir del modelo rentista, lo que en sí, es una contradicción.

Una tendencia sumamente inquietante desde los primeros años de la “revolución bolivariana” ha sido la imposición vertical, sobre todo por parte del gobierno, de una visión sectaria y excluyente de la sociedad, entre los que luchan por el bien y los demás. Criticar es tomar el riesgo ser diabolizado, de discutir con un amigo o un familiar, de salir ofendido. No se tolera hablar de política en grupos familiares, en lugares de encuentro, etcétera. Por decirlo de otra manera, está “prohibido” sentarse a conversar de cómo se resuelven los problemas de mañana o cómo se hace para vivir juntos. Se espera que las respuestas lleguen desde arriba.

Pronóstico: ¿Qué prevé que sucederá con Venezuela y su gobierno en el corto y medio plazo?

Se me hace muy difícil prever lo que pueda suceder en los próximos meses. Pienso que el gobierno y sus miembros, a los cuales se suman los altos representantes de las fuerzas militares, están conscientes de lo mucho que tienen que perder en caso de dejar el poder.


Eduardo Davis

Eduardo Davis es un reconocido periodista argentino que trabaja para la Agencia EFE y que actualmente cubre la actualidad política brasileña desde Brasilia. Davis, que vivió e informó desde Venezuela entre 1982 y 1998, ha cubierto en primera persona los episodios más relevantes de la política venezolana en ese periodo.

En pocas palabras, ¿qué le pasa a Venezuela? ¿Cómo resumiría la situación que atraviesa Venezuela en este momento?

La situación actual es consecuencia de errores cometidos durante décadas que abarcan no sólo el período “bolivariano” que comienza en 1999, con la llegada al poder de Hugo Chávez, sino que se arrastran desde la llamada IV República. El modelo chavista, mal llamado socialista, profundizó el “rentismo petrolero” y prolongó un sistema de inmensas desigualdades que, si bien fueron ligeramente reducidas durante los tiempos de bonanza petrolera, volvieron a expresarse con la misma fuerza que antes una vez que se acomodaron los precios del crudo, pero ahora con una empresa estatal debilitada por el exceso de “politización” de sus negocios y una corrupción equivalente a la anterior.

¿Cuáles son, a su parecer y de mayor a menor, los cinco principales problemas de Venezuela actualmente?

– La intolerancia política, que Hugo Chávez alimentó desde el Gobierno y Nicolás Maduro llevó a extremos, y que también practican en la misma medida los sectores de oposición, corresponsables de la imposibilidad de alcanzar acuerdos mínimos.

– La decisiva participación de los militares en un proceso en el que las posibles salidas reciben portazos inmediatos, lo cual puede deberse -como sugieren muchos- a corruptelas que benefician a los generales y que cualquier solución democrática pondría en peligro.

– La también decisiva presencia en la sociedad civil de grupos armados, que en muchos casos no son más que organizaciones mafiosas que, como los militares, pudieran perder con un cambio de régimen.

– El brutal deterioro económico, agravado por un sector petrolero obsoleto y carente durante más de una década de las inversiones que son necesarias para acompañar vertiginosos cambios tecnológicos. 

– Junto con eso, un parque industrial virtualmente destruido por el embate político, todo lo cual dificultará a niveles inimaginables la recuperación de la producción hasta en sus aspectos más básicos.

En su opinión, ¿cuál ha sido el mayor error cometido por el gobierno de Nicolás Maduro? ¿Y su mayor acierto?

El mayor error, haberse rodeado del estamento militar y, como Chávez, impedir dentro del bolivarianismo el surgimiento de cuadros que podrían haber “refrescado” las ideas y que, por el contrario, fueron perseguidos, aislados y acorralados en los últimos años, como ocurrió con la militancia de movimientos como Marea Roja.

Su único acierto, lamentablemente, duró muy poco y fue haber convocado a un diálogo con la oposición democrática, pero él mismo se ocupó de anularlo mediante decisiones que volvieron a dinamitar todos los puentes.

Si hablamos escuetamente de chavismo y Gobierno bolivariano, ¿qué aciertos y fallos o negligencias destacaría?

El mayor acierto de Chávez, sin duda, fue contemplar a los más pobres en las políticas públicas, pero al mismo tiempo, al apostar mucho más por el clientelismo que por los cambios estructurales y revolucionarios prometidos, esa intención fue socavada, al igual que la propia economía, con la manutención del fracasado modelo rentista petrolero.

Pronóstico: ¿Qué prevé que sucederá con Venezuela y su gobierno en el corto y medio plazo?

El gobierno continuará acorralado y su supervivencia dependerá de su capacidad de mantener la fidelidad de los militares, todo lo cual estará siempre bajo la amenaza de una explosión social similar al “caracazo” de 1989. Todo dependerá de que se mantenga la “pasividad” de la enorme mayoría de los venezolanos, ajenos a la polarización que plantean el “madurismo” y la oposición. Y digo “madurismo” porque el chavismo como tal está extinto o en vías de extinción.

Aún así, y en un futuro que puede durar décadas, el fiel de la balanza política seguirá siendo aquel caudillo o movimiento que sea capaz de encarnar mejor la figura de Chávez, que seguirá presente en la memoria de muchos así como la de Perón en Argentina, pese a que el “justicialismo” de hoy no se asemeje en nada al de sus inicios.


Eduardo Garzón

Eduardo Garzón es doctor en Economía (Universidad Complutense de Madrid) e imparte clases en la Universidad Autónoma de Madrid. Colabora con distintos medios y tertulias sobre economía y política, y es autor de varias obras sobre la crisis financiera, el Euro y los problemas del mercado laboral, entre otros. Fue asesor del Área de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid (2016-2017) y miembro del equipo de campaña de Izquierda Unida.

¿Por qué cree que hubo tantas reacciones “encendidas” con sus artículos sobre hiperinflación en Venezuela?

Se suman dos factores: 1) la pésima concepción que tiene la mayoría de los españoles con respecto al gobierno bolivariano, lo que se explica fundamentalmente por una constante publicidad negativa por parte de los medios españoles, cuyos propietarios tienen intereses económicos enfrentados a los del gobierno; y 2) la extendida aunque errónea creencia de que la hiperinflación es provocada por crear dinero, lo que se explica por el predominio en la academia -y más allá- de la teoría monetarista.

En pocas palabras, ¿qué le pasa a Venezuela? ¿Cómo resumiría la situación que atraviesa Venezuela en este momento?

La hiperinflación en Venezuela se debe a la interacción de numerosos y diversos factores que tienen que ver con la débil estructura productiva y exportadora de su economía, con el enorme poder de grupos económicos contrarios al gobierno, y con la singular posición política e institucional del ejecutivo venezolano. La situación es muy grave

¿Cuáles son, a su parecer y de mayor a menor, los cinco principales problemas de Venezuela actualmente?

Su estructura productiva de bajo valor añadido y poco diversificada, su elevada dependencia del sector exterior, el elevado poder de las élites económicas, especialmente extractivas, la elevada tensión política interna y el embargo comercial y financiero por parte de Estados Unidos.

En su opinión, ¿cuál ha sido el mayor error cometido por el gobierno de Nicolás Maduro? ¿Y su mayor acierto

El mayor error es no haber intentado diversificar su estructura productiva y continuar con un régimen monocultivo altamente dependiente. El mayor acierto ha sido proteger a los grupos más desfavorecidos de la subida de precios.

Si hablamos escuetamente de chavismo y Gobierno bolivariano, ¿qué aciertos y fallos o negligencias destacaría?

Los mayores aciertos han sido dar imagen, voz y voto a cientos de miles de personas que estaban totalmente marginadas, reducir enormemente la desigualdad en el país, y resistir los envites de la élite. Los mayores fallos han sido de política industrial y macroeconómica, y también de comunicación.

Pronóstico: ¿Qué prevé que sucederá con Venezuela y su gobierno en el corto y medio plazo?

No suelo hacer predicciones políticas o económicas porque el futuro es totalmente incierto y difícil de conocer.


J. García Caycedo

J. García Caycedo es venezolano graduado por Sciences Po París y el Instituto Francés de Petróleo. Su experiencia laboral se centra en la banca de inversión y el sector energético, principalmente en la financiación de proyectos de infraestructura energética en países emergentes. Actualmente trabaja desde Europa en el sector de las finanzas y la energía (petróleo y renovables).

En pocas palabras, ¿qué le pasa a Venezuela? ¿Cómo resumiría la situación que atraviesa Venezuela en este momento?

Venezuela está viviendo su peor crisis económica, social y política de su historia contemporánea. Económica, por la preocupante desaceleración, la decaída producción petrolera y el ciclo inflacionario. Social, porque esta crisis ha golpeado la capacidad de compra de los venezolanos, dañando mucho su calidad de vida, sin olvidar la dificultad para acceder a alimentos básicos, medicinas, y las dificultades para pagar por los bajos salarios. Política, porque no hay que olvidar que desde la muerte de Hugo Chávez y la llegada de su escogido heredero, el país ha estado en un constante proceso de confrontación política, que se ha traducido a menudo en un cuestionamiento sobre el respeto de las libertades ciudadanas. Las últimas elecciones, que buscaban legitimar a Nicolás Maduro en el poder, fueron muy cuestionadas, no solo en el hemisferio americano, sino también en el continente europeo. Esto hace ver la crisis institucional. El parlamento, elegido de forma abrumadora en diciembre de 2015, está hoy prácticamente sin capacidad de ejercer su función constitucional.

En pocas palabras, ¿qué le pasa a Venezuela? ¿Cómo resumiría la situación que atraviesa Venezuela en este momento?

Es difícil determinar qué fue primero, si el huevo o la gallina. En primer lugar, está la crisis humanitaria. Eso se traduce un rápido deterioro de la calidad de vida de los venezolanos. Este aspecto social también da lugar a un reflejo en el resto de la región, a través de la crisis migratoria. No solo se van las personas adineradas por razones de seguridad, o las clases medias que buscaban oportunidades en Panamá, Estados Unidos o España. Desde 2017, se trata de un fenómeno inédito y descontrolado de personas que emigran por tierra primero hacia destinos relativamente cercanos, Colombia, Brasil… E incluso a destinos más lejanos, como Chile. La crisis económica explica las causas que han llevado a esta situación. Ahí encontramos una lamentable gestión, especialmente en los últimos años. La crisis petrolera es dramática hasta el punto de que Venezuela produce su nivel más bajo en las últimas tres décadas,  y eso lastra los ingresos fiscales y de divisas del país, un problema añadido ya que hay que importar alimentos, medicinas, cumplir con los compromisos financieros internacionales… Algunos quisieron justificar esto en la caída de los precios del petróleo, pero ahora estamos en etapa alcista y ninguna nación petrolera ha vivido este fenómeno. Esto tiene que ver más bien con un mecanismo un poco opaco: el elevado endeudamiento que contrajo Venezuela en tiempos de Chávez con países como China y Rusia, donde se comprometió buena parte de la producción petrolera. Por último, está el tema institucional, el grave déficit democrático que ha sufrido el país en los últimos años, puesto en evidencia sobre todo en la dura represión de las protestas de 2014 y 2017. Venezuela es una bomba con muchos elementos explosivos: el humanitario, el económico, el social, el déficit democrático…

¿Cuáles son, a su parecer y de mayor a menor, los cinco principales problemas de Venezuela actualmente?

Quizás el mayor error ha sido no haber adoptado a tiempo los correctivos necesarios para sincerar la estructura económica del país. Cuando Maduro asume formalmente el control político, incluso antes de las elecciones de 2013, en el seno del poder chavista había una corriente que trató de implementar cambios importantes en la economía, como eliminar el control de cambio, que generaba grandes distorsiones a nivel macroeconómico. Eso habría permitido reducir el endeudamiento, generar incentivos para que el aparato productivo siguiera funcionando, sobre todo quienes necesitaban materias importadas para seguir produciendo. Esa es una oportunidad perdida. La muerte de Chávez representa el fin de la pérdida simbólica de autoridad. La llegada de Maduro no representaba autoridad en el seno del poder chavista. Estos cinco últimos años vemos cómo un sector del chavismo, muy cercano a La Habana, que da un rol preponderante al Estado y desconfía del sector privado productivo.

Sobre los aciertos: Irónicamente, quizás el mayor acierto del gobierno de Maduro sea haber permitido conocer el talento autoritario de su administración. A lo largo de estos cinco años con Maduro en el poder, ha habido razones serias para cuestionar su manejo del país y su falta de tolerancia frente a la disidencia. La Constitución tiene mecanismos para encontrar soluciones democráticas a estos problemas. El no haber permitido usar estas herramientas ha dado a conocer la esencia de quienes hoy conforman la cúpula del poder en Venezuela.

Si hablamos escuetamente de chavismo y Gobierno bolivariano, ¿qué aciertos y fallos o negligencias destacaría?

Empezaría cuestionando la noción de chavismo. Ya se habla de “madurismo” para lo que ocurre hoy en día. Sobre el Gobierno bolivariano: el movimiento político que fundó el difunto Chávez trató de inspirarse en esa gesta libertadora, pero yo personalmente no lo llamaría “bolivariano”. Para mí se trata simplemente de un grupo que trata de identificarse con Bolívar, pero es difícil calificar de “bolivariano” lo que está ocurriendo hoy en día. Sobre los aciertos, destacaría el modelo de Constitución propuesto por el movimiento político de Chávez. Ahí hay varios aciertos: mayor participación ciudadana, más espacio de participación política… Lo preocupante es que hoy día ese texto constitucional no tiene ninguna vigencia.

Pronóstico: ¿Qué prevé que sucederá con Venezuela y su gobierno en el corto y medio plazo?

Es difícil hacer previsiones sobre lo que podría pasar en Venezuela. Es probable que la situación económica y la calidad de vida se siga deteriorando, y eso se traducirá en un mayor flujo de emigración venezolana. Afortunadamente, en el pasado varios países de la región adoptaron mecanismos de acogida, como pasó con Colombia, después con Perú, Argentina… Hoy en día hay un cambio, más preocupación por este flujo descontrolado. Sobre la industria petrolera, he trabajado en el sector y pienso que los anuncios del gobierno no se corresponden con la realidad. Ahora afloran problemas del pasado que limitan la capacidad operativa de este sector, y eso genera problemas de flujo de caja para el país. Hay muchos barriles destinados al pago de deuda con China y Rusia por acuerdos de los tiempos de Chávez y otros más recientes, con Maduro. También Venezuela exporta menos a países que antes aportaban muchas divisas, como Estados Unidos, donde además Venezuela tiene una red de refinerías a través de filiales, o también India, donde cae la venta de petróleo venezolano por los problemas de litigios con varias multinacionales y las sanciones internacionales. Todo eso agudizará la crisis que vive el país. Creo que hay que construir una ruta hacia una gobernabilidad democrática duradera en Venezuela. Para eso habrá que hacer arreglos institucionales, hay que restaurar la democracia para reconstruir la economía que requiere el país.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

José Bautista

José Bautista

9 comentarios

  1. Pedro T.
    Pedro T. 13/09/2018, 19:14

    De acuerdo con la invitación que me hiciste para responder a las preguntas del cuestionario sobre Venezuela te las envío a continuación. Intentaré ser breve. Soy sociólogo por la Universidad complutense de Madrid.
    Que le pasa a Venezuela. Como resumiría la situación que atraviesa Venezuela en este momento.
    Es un momento de crisis económica importante consecuencia fundamentalmente de la guerra económica que se le ha declarado a este país, solo comparable al bloqueo de Cuba.
    Cuales son a su parecer y de mayor a menor los 5 problemas principales de Venezuela.
    Además de la guerra económica que he mencionado anteriormente hay 2 cuestiones que lastran el desarrollo de este país: la primera la corrupción endémica que no es propiamente chavista y que se arrastra desde mucho antes y la segunda la dependencia excesiva del petróleo como consecuencia de la escasa diversificación de la economía.
    En su opinión ¿Cuál ha sido el mayor error cometido por el gobierno de Nicolas Maduro? ¿Y su mayor acierto?
    El mayor error ha sido no nacionalizar las empresas importadoras de alimentos; no es comprensible que ante los supermercados medio vacios la empresa más importante importadora de alimentos y otros productos como La Polar tuvieran sus almacenes llenos y a rebosar de todo aquello que faltaba en los anaqueles de los supermercados.
    El mayor acierto, sin ninguna duda es que Venezuela es el país más equitativo de América Latina, como lo demuestra que su índice de Gini es el mejor.
    Pronóstico que prevé que sucederá con Venezuela y su gobierno en el corto y medio plazo.
    Es imprevisible porque está latente el peligro de una invasión militar de los Estados Unidos y países amigos. Si esto no sucediera yo soy optimista porque con las reformas económicas que ha puesto en marcha el gobierno y la persecución de la corrupción por el nuevo fiscal general Tarek Willian Saab este país podría continuar adelante en su marcha hacia un nuevo modelo económico y social.

    Responder a este comentario
  2. Chorche
    Chorche 12/09/2018, 13:22

    Las reacciones encendidas contra Eduardo Garzón, más bien iban contra su persona porque, lo sea o no, mucha gente le considera comunista y como en esta España sigue persistiendo el adoctrinamiento francofascista de la dictadura, para ello cuentan con la imprescindible ayuda de la iglesia y las derechas, está bien visto ser procapitalista y francofascista, mientras que ser comunista, mirar por el bienestar del común, éso es cosa del diablo, ésos son el enemigo del pueblo.

    Y encima dicen creer y seguir el ejemplo del anarcocomunista de Nazaret.

    Responder a este comentario
  3. Pedro T.
    Pedro T. 11/09/2018, 18:42

    Hola José Bautista, no está nada equilibrado este artículo, pues has escogido a 5 personas que están claramente en contra de la revolución bolivariana y solo 2 a favor (si no he contado mal).
    Yo soy optimista con el futuro de la revolución bolivariana pues se están poniendo las bases para el crecimiento económico del pais a pesar del bloqueo económico y mediático.

    Responder a este comentario
    • José Bautista
      José Bautista Author 11/09/2018, 20:11

      Hola Pedro,
      Gracias por su comentario. Créame que nos esforzamos en mostrar un abanico plural y variado. Las personas que aceptaron responder (otras prefirieron no hacerlo) tienen perfiles personales, políticos y profesionales muy distintos. Quizás haya que preguntarse por qué incluso entre personas de izquierdas es complicado encontrar más simpatías hacia el Gobierno venezolano. En cualquier caso, no elegimos en función de la opinión de la fuente, sino en función de su trayectoria y su disponibilidad.
      Pedro, le animo a responder a las preguntas en un comentario. Las leeré con sumo detenimiento y seguro que otras personas también.
      Gracias de nuevo.
      Atentamente,
      José B.

      Responder a este comentario
    • Pablo Sanz
      Pablo Sanz 12/09/2018, 09:26

      Curiosamente, los más críticos con el régimen de Maduro son venezolanos (que, supongo, conocen mejor la situación que los opinantes españoles).

      Responder a este comentario
      • Chorche
        Chorche 12/09/2018, 12:55

        Sobre todo si son como los súbditos españoles, es decir, un gran rebaño manipulado por los medios de comunicación del capital. Y ya no te digo cuando la consigna del capital es instalar el capitalismo salvaje en Venezuela. ¡qué no podrá comprar el capitalismo salvaje!

        Responder a este comentario
  4. Guzman el bueno
    Guzman el bueno 11/09/2018, 18:15

    Los analisis de estos supuestos cualificados, son toscos, repiten lugares comunes, se quedan en la superficie.
    No hay nada positivo en quienes gobiernan Venezuela desde 1998, su legado de odio, represion, miseria, atraso, mala educacion, enfermedades, esta a la vista. Hablar de logros, es tergiversar las cosas y engañarse y engañar a los demas.
    Es el comunismo de toda la vida con disfraz democratico.

    Responder a este comentario
  5. Chorche
    Chorche 10/09/2018, 20:39

    Ya Bolívar lo dijo por allá, por 1829, “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad”, y por más trillada o lugar común que nos parezca esta cita, nunca fue más vigente como en la actualidad.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".