lamarea.com

viernes 19 octubre 2018

LABORAL

“Nos hemos convertido en un campo perfectamente abonado para el fascismo”

Reflexiones de Penélope Ayas, optometrista de 36 años, en torno al caso de Pablo Casado, la clase trabajadora y la deriva de la crisis económica.

01 agosto 2018
13:14
Compartir
“Nos hemos convertido en un campo perfectamente abonado para el fascismo”
Penélope Ayas.

“En mi caso, la conciencia de clase trabajadora, al igual que la conciencia de género, se va adquiriendo y potenciando con el paso de los años y las vivencias propias. En mi casa, humilde como las que más, nunca se habló de política, ni de pertenencia a ninguna clase, ya que, el simple hecho de salir adelante consume todo tu tiempo y esfuerzo. Recuerdo ahora a una profesora de Filosofía que nos explicaba que pensar en la antigua Grecia, cuando eras hombre privilegiado de clase alta, era muy sencillo, pues todas tus necesidades básicas ya estaban cubiertas. Si cualquiera de nosotros tuviese la capacidad de filosofar que pudo haber tenido Platón, por ejemplo, se perdería entre horas extras, trabajo precario y cuidado de personas dependientes. ¿O acaso yo puedo pararme a filosofar sobre cuestiones no mundanas cuando no me faltan horas en el día?”.

Penélope Ayas tiene 36 años, es optometrista y está indignada. Primero con el caso Cifuentes y después con el caso Casado. “Ponen de manifiesto cómo desde las esferas de poder se pervierte lo público. A los ricos y poderosos se les compraban títulos para que ejerciesen. Que esto mismo se haga supuestamente desde una universidad pública, que pagamos entre todos, es muy indignante, ya que ni siquiera hay que pasar por caja, y devalúa el inmenso esfuerzo que sí hemos tenido que hacer quienes sí hemos estudiado y trabajado desde que tenemos uso de razón, literalmente”. Ella tiene todos sus títulos, los oficiales y los que paga y hace durante los fines de semana, expuestos en el gabinete de óptica en el que ejerce su profesión.

https://kiosco.lamarea.com/categoria-producto/suscripciones/

Así prosigue su reflexión: “Soy de un pueblo de 3.000 habitantes, al sur del sur, en Granada. Nunca fui brillante en los estudios, pero sí muy trabajadora. Me hubiese gustado cursar una licenciatura, o algo relacionado con la filosofía o la docencia, pero las posibilidades de alargar mi vida académica y necesitar de unas oposiciones para ejercer eran inviables. Así opté por una diplomatura en Óptica y Optometría, que ofrecía una rápida salida laboral, como así fue: terminé la carrera un miércoles y ya ese mismo sábado estaba trabajando en Fuerteventura, con 21 años y sola en una isla a mil kilómetros de casa. Poder ejercer una profesión para la que me había formado, ser de las primeras universitarias de mi familia es un orgullo y una responsabilidad. Era muy joven, inexperta y con ganas de comerme el mundo, pero era independiente y, a pesar de la lejanía de familia y amigos siendo tan joven, aprendí mucho de esa experiencia”.

Tras volver a la península, encontrar un trabajo en Cádiz y quedarse en paro por el cierre del local, decidió seguir formándose y se matriculó en un máster, de nuevo en Granada, al que accedió, según relata, por tener una nota media alta. “Durante todos los años que trabajé, con mejor salario que ahora, siempre tuve claro que soy y siempre seré clase trabajadora. No he leído a Marx, aunque lo he intentado, pero soy plenamente consciente de que la clase media es una falacia, una forma de alienar a aquellos que, por tener ciertas comodidades, pronto se autodenominaron clase media. Es muy difícil que hoy en día alguien se llame clase obrera, pues identificamos al mono azul y el trabajador industrial, no hay cohesión social ni sensación de pertenencia, y ese es el éxito del sistema actual. Y, sin embargo, en mi entorno, todos somos clase trabajadora pues, aun la enfermera con salario decente, no podría ‘vivir de las rentas’ si se quedase en paro durante seis meses”. No obstante, reconoce que esta conciencia es “muy minoritaria, quizás por la alienación de clase que nos bombardea constantemente”.

“La mal llamada crisis, la estafa que estalla en 2008 –añade– pone de manifiesto cómo todo un país se ve privado de recursos económicos, de su fuerza de trabajo, ganase 1.000 o 5.000 euros al mes, ya que, a la vista está, una vez sin trabajo ni remuneración económica, era imposible seguir viviendo. Llegaron los desahucios, la bajada de salarios, la desprotección social y la clase trabajadora no se identificaba con el vecino porque a nadie le gusta saberse del bando perdedor. A nadie le gusta sentirse pobre. Y al erradicar la conciencia de clase, se erradica toda capacidad de protesta, toda capacidad de lucha”.

Desde su punto de vista, el objetivo de las políticas represivas es ese: “El obrero en casa, asustado, sin poder de reacción, completamente alienado y con tanto miedo a perder lo poco que tiene que es fácilmente manipulable. Y entonces nos hemos convertido en un campo perfectamente abonado para el fascismo, para odiar al inmigrante, al catalán, al rapero… Veo cómo mis primas y sus amigos, 10 años más jóvenes que yo, ni siquiera podrán ejercer una profesión para la que llevan años formándose, con esfuerzo económico y personal similar al mío, y me apena y me indigna cómo hemos permitido que este país se convierta en un país de reponedores, de camareras, de mozos de almacén con sus flamantes grados y posgrados colgados en una pared de padres y madres humildes orgullosos de sus hijos, pero carentes de expectativas”, concluye.

Penélope Ayas participó en el dossier Tiempos de Clase

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(16 votos, promedio: 4,19 de 5)
Cargando…
Olivia Carballar

Olivia Carballar

6 comentarios

  1. Chorche
    Chorche 05/08/2018, 18:30

    El fascismo en este país nunca se fué.
    Mirad Aragón, Tierra de valientes anarquistas. (El Memorial de Torrero está lleno de cientos de nombres de chavales de entre 15 y 30 años (muchos hermanos, hasta tres hermanos de una misma familia) y mirad lo que hicieron los fascistas vencedores con Zaragoza (que no conoce la bandera soberanista de Aragón, ni los verás en reivindicación alguna pero lucen orgullosos en numerosos balcones la bandera monarcofascista)
    Ataque fascista a la sede de Zaragoza en Común en la capital aragonesa
    Desde el Grupo municipal condenan esta acción, “amparada en la nocturnidad, que demuestra la sinrazón y la cobardía de aquellos que no han entendido que el cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica es el primer paso para hacer justicia a todos aquellos que sufrieron no solo las consecuencias de una guerra fraticida sino también la posterior dictadura franquista”
    http://arainfo.org/ataque-fascista-a-la-sede-de-zaragoza-en-comun-en-la-capital-aragonesa/

    Responder a este comentario
  2. Elbarruso
    Elbarruso 04/08/2018, 14:18

    Un gran resumen, otra historia más de la lucha de clase contra el sistema impuesto, sin ganarle claro esta, pero con una postura lo más digna posible y con conciencia de lo que somos la mayoría…
    Que como hemos llegado a esto ?
    Pues porque tienen todas las armas que necesitan para manejarnos, estamos jodidos cuando ves a la mayoría de un país defendiendo a sus verdugos y poniéndose en contra de sus semejantes, cargados de razones y motivos que les inculcan desde la educación, la información, los valores, etc… Nos alejan de cualquier pensamiento o movimiento que vaya en contra o que pueda hacer que reaccionemos contra su sistema y así vamos perdiendo la conciencia de lo que somos …http://elbarruso.simplesite.com/

    Responder a este comentario
  3. Rafael
    Rafael 03/08/2018, 17:16

    La resistencia al sistema requiere un estoicismo que pocos están dispuestos a soportar. No creo que se pueda cambiar el rumbo de pronto, hace falta educación y no solo la oficial, hace falta más introspección y menos alcahueteo en vidas ajenas. Un hombre diferente para unas comunidades distintas. Y todo antes de que disloquemos el planeta y las fuerzas que lo equilibran

    Responder a este comentario
  4. Carmen C.
    Carmen C. 02/08/2018, 12:16

    En Españistán admiran y votan a los más ladrones y, es verdad, ven como una deshonra ser honestos, es decir, ser pobres.
    Pues bien que roben todas sus pertenencias a este tipo de gente y a ver entonces a quienes dan más valor, si a la gente honesta que se ve obligada a pedir en la calle antes que ponerse a robar o a los ladrones que robaron sus pertenencias.
    El mundo al revés. La realidad supera con creces a las historias de ficción futuristas.
    Todo empezó con aquel par de cretinos, Thatcher y Reagan, “No hay alternativa al capitalismo”, aunque también nosotros fuimos cretinos, por creerles y por anteponer el TENER al SER PERSONAS.

    Responder a este comentario
  5. Astigitano
    Astigitano 01/08/2018, 20:32

    Estoy de acuerdo con lo expuesto por Penélope y me pregunto: ¿Por qué y como hemos llegado a esta situación? ¿Podemos hacer algo para cambiar el rumbo?

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".