lamarea.com

martes 11 diciembre 2018

Política

“La educación emocional, unida a los cuidados, es necesaria para hacer justicia”

Entrevista a Glòria Poyatos, presidenta de la Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE): “Es dificilísimo juzgar con perspectiva de género aun para la gente formada, porque la estereotipia opera de una forma muy soterrada”.

09 junio 2018
12:32
Compartir
“La educación emocional, unida a los cuidados, es necesaria para hacer justicia”
La magistrada Glòria Poyatos.

En el discurso de Glòria Poyatos es muy difícil encontrar un solo argumento sin un ejemplo que lo sostenga. “Soy muy práctica”, dice. Antes que abogada y jueza, trabajó donde pudo para pagarse sus estudios: en una pizzería, en una pastelería, en el campo, vendiendo piscinas… “Y eso te da una visión de la sociedad mucho más amplia que si vives en una burbuja. Es más fácil entender a una persona a la que le han hecho firmar hojas en blanco como exigencia para poder contratarla si a ti te lo han hecho antes. A mí esa experiencia me ha servido mucho para tomar decisiones judiciales y en mi trayectoria como abogada. Ahí ves cómo operan las discriminaciones y la mayor vulnerabilidad de las mujeres en un mercado de trabajo construido a nuestras espaldas, donde el concepto de trabajo productivo ha despreciado históricamente  el trabajo de los cuidados”, reflexiona la presidenta de la Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE), magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

También ello, defiende, debería incorporarse a la carrera judicial: “Actualmente, la educación emocional, que también se adquiere cuidando, carece de valor curricular en la carrera judicial y en otros estamentos, pero vivimos en un mundo globalizado donde ya se está valorando, y cada vez más, esta inteligencia no académica porque aumenta las habilidades humanas para trabajar en equipo y capacita para la toma de decisiones con impacto humano. Esto está muy vinculado a la práctica de cuidar. Por eso es importante empezar a visibilizarlo y que sea un requisito indispensable para acceder a la carrera judicial y promocionar. La inteligencia emocional es una cualidad imprescindible para hacer justicia. Además, este reconocimiento curricular de los cuidados propugna la corresponsabilidad y camina hacia la igualdad real”, prosigue en una charla telefónica con La Marea.

Poyatos, cuyo padre y cuya madre no estudiaron –”en mi casa no había ni un libro ni me leyeron un cuento”– define la Justicia con tres verbos: reconocer derechos a quien se les niega socialmente, redistribuir con equidad y perspectiva de género y representar la mirada completa de la sociedad. “¿Qué si no la igualdad puede ser la finalidad de la Justicia?”, añade. Acaba de regresar de Buenos Aires (Argentina), donde ha participado en un congreso junto con 1.000 juezas de 78 países, entre ellas, varias perseguidas políticamente, exiliadas y otras, como las paquistaníes, que salían de su país por primera vez. “Esta otra parte del mundo ni siquiera ha conquistado la igualdad jurídica. Y te explican cómo en sus países, cuando hay una sospecha de adulterio, el padre, el abuelo o el marido pueden acabar con la vida de la mujer sin que eso sea castigado penalmente; o te dicen con una normalidad increíble que en sus países, en los procedimientos judiciales, la palabra de un hombre solo se puede contradecir con la palabra de otro hombre o de dos mujeres”.

Y aquí está La Manada.

Me llevé algunas sentencias para demostrar cómo opera el estereotipo y cómo se franquean. Y entre ellas estaba la de La Manada, que ha dado la vuelta al mundo. Pero hay más, como aquella de la violación de una chica por accidente en Inglaterra. O el juez de Portugal que dijo que el adulterio es un gravísimo atentado contra el honor y la dignidad de un hombre y recurre a la Biblia, donde se castiga a la mujer adúltera hasta la muerte, para justificar la violencia contra las mujeres. Eso está en una resolución de un juez europeo.

¿Qué conclusiones extrae de ese congreso?

Un congreso de este tipo sirve para darte cuenta de que la discriminación de género no es un monopolio de ningún país, se reproduce en todos los rincones del mundo. Y sirve también para darte cuenta de que la resistencia existente en la carrera judicial a juzgar con perspectiva de género, que es el camino desde la Justicia para conquistar la igualdad real, es también un problema global. En este tipo de congresos se produce algo extraordinario, una experiencia vital enriquecedora a través de un intercambio de información judicial potentísimo, no solo para analizar un problema común a todos los países, sino también para buscar herramientas transformativas y propuestas efectivas hacia un cambio en la cultura judicial, que convierta la Justicia en promotora hacia un Estado realmente social y democrático de derecho pero sobre todo un Estado igualitario. Una sociedad que mide con el mismo rasero a los desiguales genera más desigualdad.

¿Cuáles son esas medidas?

Por ejemplo, un protocolo para juzgar con perspectiva de género. El de México es el primero que existe en el mundo. No tenía efectos vinculantes porque la Justicia debe ser independiente. Sin embargo, ahora sí es vinculante porque el Tribunal Supremo lo ha integrado en sus propias sentencias y lo ha convertido así en jurisprudencia. Es decir, todos los jueces y juezas jerárquicamente inferiores tienen que seguir ese criterio. Eso es maravilloso, porque es una forma muy rápida de integrar la perspectiva de género en la justicia, compatibilizándolo con la correspondiente formación judicial en género personalizada y permanente. La Corte Suprema de Perú, por ejemplo, ha establecido criterios vinculantes que deben seguir los jueces y juezas en la impartición de justicia en casos de feminicidios.

Una sentencia de la que usted fue ponente dio la razón a una mujer porque la empresa ni siquiera había cumplido su propio plan de discriminación positiva. ¿Es posible que otros jueces o juezas hubieran dado la razón a la empresa?

Totalmente, es muy difícil de ver. Te tienes que poner las gafas antiprejuicios. Es dificilísimo juzgar con perspectiva de género aun para la gente formada, porque la estereotipia opera de una forma muy soterrada y hoy las discriminaciones son indirectas, no son directas. Hay tres verbos que definen muy bien lo que es juzgar con perspectiva de género, que es detectar, corregir y compensar. Son los mismos pasos que tiene que dar un cirujano o cirujana cuando practica una intervención quirúrgica. Tenemos que practicar cirugía de género.  

Siempre se ha dicho que hay una justicia para ricos y otra para pobres. Da la sensación de que hay una justicia para hombres y otra para mujeres.

La Justicia es un estamento desconocido y muchas veces ininteligible, en la aplicación e interpretación de un derecho con severas carencias de la perspectiva femenina, tanto en el fondo como en la forma. Tenemos un derecho que tiene género, que se ha forjado a espaldas de las mujeres, y te pongo ejemplos. El estándar de diligencia civil es el del buen padre de familia, sigue ahí. El artículo 149 del Código Penal describe en masculino el delito de mutilación genital (“el que causare a otro”),  a pesar de que solo se puede cometer con las mujeres. El estándar de diligencia en el Código de Comercio es el del buen empresario. O peor todavía, tienes una Constitución que en el artículo 1 proclama como valor superior la igualdad y un poco más adelante, en el 57, dice que da prevalencia al varón en la sucesión en la Corona sin explicar por qué. Fíjate la bipolaridad, ya incluida en la propia Constitución. Y tenemos una jurisprudencia que también tiene género, y es masculino.

La foto de la apertura del año judicial, la comisión inicial para abordar la revisión de delitos sexuales tras la sentencia de La Manada…

La jurisprudencia se ha esculpido históricamente por hombres, porque ese ha sido y sigue siendo el sexo del Tribunal Supremo. Actualmente solo hay 12 magistradas de un total de 83 integrantes. Hasta hace solo unos meses no había ninguna mujer en la Sala Civil del Supremo, que es donde  se resuelven los recursos en el ámbito de familia. Y fíjate la contradicción: las mujeres encabezamos en este país las estadísticas que miden el tiempo dedicado a los cuidados familiares, en cambio no tenemos nada que decir en la sala que resuelve los recursos en materia de familia. Lo mismo ocurre con el Constitucional. Es una anomalía democrática que redunda en la calidad de la Justicia, porque no representa la mirada completa de una sociedad. Con un ejemplo a la inversa se ve más clara la anomalía: imaginemos un Constitucional compuesto solo por mujeres y que tiene que decidir sobre la constitucionalidad de una ley que establece la castración química en delitos sexuales. Quizá la decisión no sería la misma si el tribunal estuviera compuesto por hombres. Por eso es una excentricidad democrática que en breve el TC se tenga que pronunciar sobre la constitucionalidad de la Ley del Aborto formado mayoritariamente por hombres [10 hombres y 2 mujeres] . No obstante, tan negativa es la masculinización de la cúspide judicial como su completa feminización, porque pierdes la mirada de la otra parte. Asegurar el  equilibrio de ambos sexos es, desde mi punto de vista, lo más democrático y representativo de la diversidad social.

¿Reformar leyes o cambiar las mentalidades?

Ambas cosas. Porque conforme vamos caminando te das cuenta de que las leyes todavía abrazan estereotipos pero es muy sutil. Los estereotipos son inmunes a las leyes, pero quienes usamos las leyes no somos inmunes a los estereotipos. Los jueces y juezas nacemos en la misma sociedad en la que inhalamos esos machismos desde todos los ámbitos sociales. Nos han educado para ser machistas a hombres y mujeres. Y cuando el estereotipo traspasa nuestro tejido perceptivo ya no tenemos conciencia de su existencia, es como nuestra forma de pensar y no lo percibimos como un problema. Se naturaliza en las propias sentencias.

¿Hay que cambiar la tipificación de delitos sexuales?

Sí. Separar la violencia y la falta de consentimiento es introducir un estereotipo en la redacción del tipo. Ese estereotipo es el consentimiento sexual implícito y permanente en las mujeres y las niñas. Ese es un mito histórico que estaba dentro de nuestras leyes de forma muy clara hasta el siglo pasado y todavía hay reminiscencia en el artículo que regula los abusos sexuales. En el caso de La Manada, estamos ante una interpretación jurídica del concepto “intimidación”, mecánica y sin perspectiva de género que aplica criterios genéricos sin tener en cuenta las especiales circunstancias del caso concreto, que se describe con  espeluznante detalle en la sentencia.

La primera ley que lleva el nuevo Gobierno al Congreso es sobre la formación en violencia de género de los jueces y juezas. Hace poco el anterior demostró su falta de compromiso real con el capítulo de la financiación del Pacto de Estado.

Este tipo de actuaciones [del gobierno del PP] es lo que sostiene la violencia de género en su cara más atroz. Hemos disociado la acción y la dicción. Decimos que somos iguales pero no actuamos como si lo fuésemos. Y volvemos a los estereotipos. Ellos se construyen mediante el aprendizaje observacional. Y si dices una cosa pero haces otra, en el imaginario social queda lo segundo. Si actúas banalizando la violencia de género, estás dando un mensaje de naturalización de la violencia de género. Si permites anuncios que cosifican a las mujeres, estás creando un caldo de cultivo para que se produzca la violencia sexual. Si tratas de manera diferente los permisos de maternidad y paternidad, estás enviando un mensaje que retroalimenta el rol de las mujeres cuidadoras y de los hombres que sostienen la casa. Y si tienes una foto de la Justicia sin mujeres, a pesar de que son mayoría en la carrera, retroalimentas el mensaje de que los hombres son mejores intelectualmente. Todo ello es una mullida base que sostiene el asesinato de las mujeres.

¿Hay una apuesta real de la educación en igualdad?

Se ha incumplido la Ley de Igualdad y de Género por parte del Gobierno en lo referente también a la coeducación. Los jóvenes son seres del presente que ya pueden ayudar a cambiar la sociedad y son dúctiles en valores. La educación es la vacuna contra las violencias de género. En el programa que impulsamos desde nuestra asociación, Educando en Justicia Igualitaria, hay jóvenes que te dejan descolocada. Una chica, por ejemplo, me dejó bloqueada a mí y al resto del equipo judicial cuando preguntó que por qué se asesinaban a mujeres que tenían órdenes de protección acordadas judicialmente. Con toda la lógica del mundo. 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Olivia Carballar

Olivia Carballar

12 comentarios

  1. La Otra Cara De La Ley
    La Otra Cara De La Ley 11/06/2018, 19:23

    Alice:
    Aterrorizado es la palabra.Ojalá fuera yo quien ha perdido la razón y esto solo fuera la peor de las pesadillas.

    Responder a este comentario
  2. La Otra Cara De La Ley.
    La Otra Cara De La Ley. 11/06/2018, 19:21

    Alice:
    Aterrorizado es la palabra.Ojalá fuera yo quien ha perdido la razón y esto solo fuera la peor de las pesadillas.

    Responder a este comentario
  3. La Otra Cara De La Ley
    La Otra Cara De La Ley 10/06/2018, 18:44

    Su comentario es la prueba escrita de que las leyes de genero ejercen el mayor ataque por pura venganza,resentimiento y odio contra personas,simplemente por pertenecer a un genero,o mejor dicho a un sexo, y por lo que sus generaciones pasadas pudieron cometer de abusos en el pasado.
    Los demás hombres no tenemos la culpa de los abusos de nuestros antepasados así como de los crímenes terribles y repugnantes de algunas personas,solo por pertenecer a su mismo sexo,ni merecemos se inventen conceptos terribles como machismo hetropatriarcal,terrorismo machista,violencia de genero,genocidio machista etc.Nó,esto no existe actualmente en España,generando la mayor psicosis,odio y ataque contra personas,como hizo el partido nazi contra todo un pueblo.Solo pedimos igualdad de verdad ante la ley y que se nos respeten los mismos derechos constitucionales, tener derecho a un juicio justo sin ninguna “especialización” más que la búsqueda de la verdad en cada caso. Pedimos derecho a presunción de inocencia, como un derecho universal de todo ser humano indistintamente de su raza su género o el color de su piel. Que la justicia no esté infectada de “perspectiva de género”, que no nos juzgue una persona que odia a sus semejantes simplemente por su raza por su género por el color que pueda tener su piel, sino solo por el delito cometido. Nuestra España actual no merece este terrible crimen contra personas. Cuando un negro cómete un delito a nadie se le ocurre hacer culpables a todos los que tienen su mismo color de piel sino que los responsables políticos e instituciones rápidamente hacen llamamientos a la calma para indicar que los demás no son responsables de este delito y evitar injusticia,psicosis, persecuciones y linchamientos contra ellos. Jamás nadie entenderá está tremenda psicosis fomentada por todos los medios a todas horas contra el hombre sin admitir que tras todo ello se esconde la más terrible y perversa venganza y cantidad de intereses económicos y de toda índole qué ocasionan el mayor ataque sobre personas por pertenecer a un género, la mayor y la más vergonzosa persecución y atentado contra la humanidad y los derechos humanos, en un supuesto Estado de Derecho y en pleno siglo 21.Cuando se persiguió, legisló y atacó a todos los negros se llamo racismo. Cuando se persiguió, criminalizo, y legisló contra los judíos se llamó nazismo. Cuándo se persigue, legisla y criminaliza a personas por su sexo pretenden llamarlo para mayor insulto y escarnio igualdad.

    Responder a este comentario
  4. tbanobre
    tbanobre 10/06/2018, 15:46

    Después de milenios durante los que la mujer ha sido responsable de todos los males de la humanidad, desde el pecado original, no está de más que se de la vuelta a la tortilla y que se reconozca al varón como origen de todas las violencias y abusos.
    Rabie quien rabie.

    Responder a este comentario
  5. Lechuza
    Lechuza 09/06/2018, 19:30

    Se puede extrapolar lo que dice la jueza al ámbito educativo. Entonces, educar con perspectiva de género sería detectar el machismo, corregirlo y compensarlo. Creo que ya hay personas que pueden hacer los dos primeros pasos, pero ¿cómo compensar en educación?

    Responder a este comentario
    • La otra cara de la ley donde está el otro genero
      La otra cara de la ley donde está el otro genero 09/06/2018, 22:31

      https://elfarodemelilla.es/coodrinador-igualdad-consejeria-colegios/
      Adoctrinamiento obligatorio en perspectiva de género. Increíble que se diga pública y abiertamente adoctrinar a la justicia,los medios de comunicación, vigilantes del pensamiento en las aulas, coeducadores en ideologías políticas de genero, que pretenden criminalizar al varón desde la más tierna infancia y convertir a la mujer en un ser indefenso hasta el punto de crear una ley para proteger a todas las mujeres indefensas de todos los hombres malvados, como han hecho en la Ley de Violencia de Género de Zapatero del año 2004 y el pacto de Estado contra el hombre del año 2017.La única especialización que tiene que tener la justicia es la búsqueda de la verdad en cada caso que ya dispone de agravantes eximentes si se actúa por machismo hembrismo superior fuerza física etcétera. El feminismo y la ideología de género pretenden cambiar el estado de derecho por la Inquisición más terrible, una persecución sin precedentes contra el hombre, contra los derechos humanos y la imparcialidad de la justicia, para por ejemplo, no se den sentencias como la de la manada. El pueblo invadido por un feminismo cruel e inhumano, hiperempoderado, con absoluto control de la calle y los medios, pretende convertir la justicia en instrumento de su ideología perversa, y condenar o absolver según el género indistintamente de las pruebas y los hechos. Gravísimo que nadie ponga el grito en el cielo cuando tratan de adoctrinar la justicia con ideologías políticas de género. Gravísimo después de haber elaborado el pacto de Estado contra el hombre y la terrible Ley de Violencia de Género de Zapatero del año 2004. Gravísimo haber hecho saltar por los aires los derechos humanos fundamentales del hombre, derechos inalienables,sagrados ,inviolables de nuestra Constitución, en estas leyes terribles e injustas y que las feministas sigan quejándose de abandono indefensión, mientras insultan,maltratan,humillan a quiénes han vulnerado y sus derechos más fundamentales con la palabra igualdad. Imposible mayor ejemplo de hipocresía,maldad y cinismo.

      Responder a este comentario
  6. La otra cara de la ley dinde esrá el otro genero
    La otra cara de la ley dinde esrá el otro genero 09/06/2018, 13:24

    Las leyes de genero conllevan una enorme discriminación sexista por género, incluida la presunción de inocencia que es el todo para cualquier atisbo de defensa de la persona acusada y la maldad y la bondad no es exclusivo ni de hombres ni de mujeres sino de las personas.El hombre pasa a estar en una especie de libertad condicional que cualquier mujer sin escrúpulos podrá convertir en prisión a su antojo obteniendo enormes ventajas de forma automática, limitando los recursos de las personas verdaderamente maltratadas. Una ley justa, Constitucional,racional,eficaz,de concienciación, no discriminará jamás por el sexo de las personas,ni por su orentación sexual, y protegerá gays lesbianas intergenero,heterosexuales, todas las personas indistintamente de su raza su género el color de su piel,le serán respetados idénticos derechos constitucionales, y no se permitiría atacar y generar psicosis contra personas como está ocurriendo contra el varón heterosexual, perseguido detenido en tribunales “especializados” con “perspectiva de género”.Culpable de un delito es quien lo comete, jamás todo su género,su raza, ni los blancos ni los negros, los musulmanes, los hombres o las mujeres. Se debe ver cada caso y existen los agravantes, por machismo, hembrismo,superior fuerza física, etcétera.Lo demás es persecución, no por delito, sino por la pertenencia a una raza,un género ,un colectivo.Es recuperar el terrible derecho penal de autor nazi.No se puede esgrimir una plaga terrible de machismo patriarcado en la España actual. No existe,no es la causa del mal.Los terribles casos de violencia la maldad, la locura humana afectan a las personas indistintamente de su sexo,su género, el color de su piel, y representa lo más despreciable y repugnante del ser, y afecta a las personas, indistintamente si son hombres o mujeres, y especialmente en lo que se refiere a violencia psicológica la sufren muchísimos más hombres que mujeres actualmente con la terrible discriminación en derechos fundamentales que ejerce sobre él la Ley de Violencia de Género y que será multiplicada en discriminación, en el Pacto de Estado,contra todos los hombres,ya sin necesaría relación sentimental.Los “expertos” seguirán diciendo que aumentan las denuncias y las pondrán como “prueba científica” de la maldad del hombre y pedirán más dinero y leyes más injustas y discriminatorias contra personas y simplemente por el género al que pertenecen, en el mayor ejercicio de cinismo,crueldad y sinrazón,todo antes de abrir los ojos, arrastrando millones de inocentes consecuencia de convertir el Estado de Derecho en una cruel Inquisición de género.
    No se deben inventar conceptos para atacar y vulnerar los derechos humanos de personas, como “perspectiva de género”.Violencia de género, violencia machista terrorismo machista, genocidio machista. Tampoco se deben traer a la actualidad elementos del pasado, y que actualmenten no existen en España para cometer atentados contra la humanidad,como patriarcado o machismo, para atacar a personas por su sexo por su raza o por el color de su piel. Por mucho dinero que sustente una perversidad jamás se debe mirar para otro lado y permitirla. El culpable de un delito es quien lo comete pero jamás toda su raza su género su sexo todos los que tengan su mismo color de piel. Utilizar “perspectiva de género” en tribunales “especializados” en violencia de género contra el hombre, violando su presunción de inocencia y declarado culpable por ley, es la mismísima Inquisición que lanza la víctima al mar atado de pies y manos con un peso de 1000 kilos, y considerar que si se salva es inocente y si muere es porque era culpable. Cuando la injusticia viene con miles de recursos,infecta y corrompe. El mal se extiende y expande, aunque consiste en hacer saltar por los aires los derechos fundamentales que la Constitución reconoce y sobre los que no debe haber discriminación, ni positiva ni negativa porque es exactamente lo mismo, por raza,género-sexo,color de piel,o cualquier otra circunstancia personal.Hacer culpables a todas las personas de raza negra de los delitos que han podido cometer algunos de su mismo color de piel, es el mismo crimen que se está cometiendo contra todos los hombres, contra todas las personas de sexo masculino. Aplicar “perspectiva de color”. Sería inventar conceptos para convertir la justicia en la más perversa Inquisición y atacar a todos los negros.Sin duda las terribles leyes de género serán estudiadas como uno de los mayores crímenes contra la humanidad en pleno siglo XXI y en un supuesto estado de derecho, cometidos con el ensañamiento y aplauso de todos los políticos, todas las instituciones del Estado, invadidas por una ideología perversa y un feminismo radical contrario a la razón, a los derechos humanos, a la vida y a los principios elementales de todas las constituciones del mundo que son sus derechos humanos fundamentales, concebidos para evitar persecuciones, linchamientos,injusticias sobre inocentes.Cuando hay mucho dinero por medio,se permiten el lujo de,al mayor ataque contra la humanidad y los derechos humanos en las leyes más perversas inimaginables, llamarlas leyes de igualdad.
    Se supone que un Estado debe velar por los derechos humanos fundamentales que reconoce su Constitución,pero jamás violarlos.

    Responder a este comentario
    • Alice
      Alice 10/06/2018, 22:21

      Madre mía… Y a ti que te pasa? Estás bien???? Pareces terriblemente asustado…

      Responder a este comentario
      • La otra cara..
        La otra cara.. 11/06/2018, 15:27

        Asustado no,ATERRORIZADO. Pánico, terror de tamaña injusticia y sin razón, el mayor ataque en un supuesto Estado de Derecho y en pleno siglo 21 contra la igualdad,la Constitución la razón y los derechos humanos, la imparcialidad de la justicia. El holocausto judío produce terror. la mayor persecución y discriminación de personas por su raza por su género por el color de su piel en pleno siglo 21 produce espanto, pánico verdadero terror. Eso es lo que está ocurriendo en España contra el varón, mientras todos ponen más ensañamiento y criminalización ignorando está tragedia humana de dimensiones incalculables resultado de transformar el Estado de Derecho en una terrible y cruel Inquisición feminista de género en forma de dictadura totalitaria y de pensamiento único en la cual se persigue y ataca al disidente con todo el poder del Estado. Cuándo se recupere la cordura, tras el terrible y cruel resultado de tamaña injusticia todos dirán: ojalá nunca nadie tuviera que haber escrito estas cosas

        Responder a este comentario
        • Vikinga
          Vikinga 15/06/2018, 20:18

          ”Queden tranquilos los hombres, que nosotras las feministas, no vamos a hacerle a ellos, lo mismo que muchos de ellos nos han hecho a nosotras, a lo largo de la historia, es más, las feministas tenemos bastante más respeto por los hombres, porque consideramos que son personas racionales y no animales que no pueden controlar sus instintos más básicos.”

          Responder a este comentario
          • La otra cara,el otro genero
            La otra cara,el otro genero 15/06/2018, 23:28

            Una cosa es lo que se dice,y otra lo que se hace.El feminismo radical y la ideología de genero es el mayor atentado contra los derechos humanos,la Constitución en sus derechos fundamentales de no discriminación por el sexo de las personas,la igualdad y la vida.No podemos quedar tranquilos los hombres ante la generación de la mayor psicosis contra personas por su sexo,promovido y amparado por los poderes del estado.Si esto se hiciera contra personas por el color de su piel,su raza,entenderíamos el terrible crimen que se está cometiendo contra todos los hombres,psicosis y odio y tribunales de excepción fueron las terribles armas de el partido Nazi contra todo un pueblo en el mayor genocidio y ataque contra personas discriminadas por su raza,su genero sexo o por el color de su piel.Los hombres y la humanidad en general jamás podrán quedar tranquilos ante tamaña locura y sinrazón que amenaza los pilares del estado de derecho y la vida en la tierra.

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM66 – Diciembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.