lamarea.com

miércoles 19 septiembre 2018

Opinión

¿Raza?

“No necesitamos más patrioterismo de unos y otros. Necesitamos desactivar los miedos. Y finalmente vivir en paz”.

18 mayo 2018
09:06
Compartir
¿Raza?
Sesión de investidura de Quim Torra. Parlament de Catalunya / Miquel González de la Fuente.

Me asusta la palabra “raza”. Me produce una incomodidad inmensa, que además viene confirmada por la biología, que no observa diferencias genéticas sustanciales entre un esquimal y un bantú. Por ello, los discursos sobre la raza son acientíficos, prejuiciosos y, por decirlo claramente, estúpidos.

Con todo, expresan casi invariablemente un temor a que una cultura o un autogobierno desaparezca. En los muchos lugares donde se ha escuchado o se escucha con especial pasión la palabra “patria”, sea por motivos políticos o incluso futbolísticos, lo que se esconde es el miedo, la cobardía en el fondo por no ser capaces de vivir sin ese acto de reafirmación. Casi todos los patriotismos tienen un enemigo claramente identificable, y es el pavor ante el mismo el que inflama los ánimos. En el fondo sucede también con cualquier persona soberbia o egoísta; adopta una actitud defensiva porque teme ser aniquilada, normalmente de modo irracional. Por eso el patriotismo encuentra su lugar natural en tiempo de guerra, cuando es especialmente valorado, y por eso los racistas desean la guerra: es el único hábitat de muerte –valga la paradoja– en el que son claramente apreciados.

Uno no puede esperar, aunque sea muy positivo, que la gente deje espontáneamente de ser patriota, porque el temor, como cualquier otra pasión, no suele ser racional, sino que simplemente se siente. Es por ello por lo que la única vía de solución es luchar contra la causa del miedo, es decir, contra lo que el temeroso percibe como una amenaza. De ese modo se confronta a la persona aterrada con el causante –voluntario o involuntario– de su miedo. Y si ese causante se comporta debidamente y unos y otros ven a cada lado simples personas como ellos, el peligro se desactiva. Para eso ha servido la Unión Europea y sus muchísimas políticas de todo signo enfocadas a que los europeos nos conociéramos y comprobáramos que detrás de eventuales dirigentes fanáticos solamente hay personas con las mismas necesidades que nosotros, y que sobre todo desean vivir en paz.

Quim Torra ha sido recibido con estupor por la prensa de buena parte del mundo. Al margen de su pasado literario, que no tiene por qué traducirse en hechos, lo que produce asombro es que no ha sido elegido por acuerdo de consenso entre las fuerzas políticas en torno a una persona y sus cualidades, sino que dichas fuerzas simplemente han sido capaces de ponerse de acuerdo en conferir un omnímodo dedazo a una sola persona que en el siglo XXI ha promovido el culto al líder, con el aplauso o inacción de casi todos. Pero volviendo al tema literario, no es la primera vez que en un partido político se habla de patria o asuntos similares a la raza, o se coquetea con estos conceptos o se confía en una especie de patriarca para ungir a un nuevo líder, y cuando ha ocurrido deberían haberse criticado tales acciones con la misma determinación que ahora se detecta en la prensa. Pero ese vergonzante silencio del pasado no justifica que ahora debamos callar. Todo lo contrario. Y no deberemos callar nunca más, en ninguna ocasión en que semejantes actuaciones vuelvan a ocurrir.

Pero volvamos al miedo. Detrás de cualquier persona que siente muy fervorosamente una entelequia como la “patria”, simplemente está el temor. Una primera táctica para desactivarlo, como decía, es enseñarle que la causa del temor no existe. Pues bien, muchos catalanes sienten temor a que su lengua propia, minoritaria en el mundo, se pierda, y habiendo observado que –habitualmente– las lenguas con Estado no se pierden, desean tener un país. Y si a eso se le suma que no pocos catalanes perciben su autogobierno como la reparación de una usurpación histórica, la voluntad de ser independientes se entiende a la perfección. Además, la extensa y muy bien documentada historia de negación del autogobierno y cuestionamiento o incluso de ataque directo a la lengua catalana no ayuda a tener una percepción distinta.

Los españoles, por su parte, provienen históricamente de un vastísimo imperio actualmente reducido a su casi mínima expresión. La historia de pérdidas territoriales es amplia y hasta reciente, y fue percibida en algunos momentos álgidos –1898– como una severa puñalada en lo más sensible. Por otra parte, en el siglo XIX existieron hasta tres guerras en las que, aunque con otras razones de fondo, se trataron de recuperar las antiguas leyes e instituciones propias de cada territorio –Cataluña, País Vasco y Navarra sobre todo–, y hasta se conoció puntualmente un no despreciable movimiento comunal. De ahí que la “unidad de España” se conciba como algo constantemente amenazado y se intente preservar por encima de todo, siendo percibida la existencia de otras lenguas diferentes de la española como un ataque a esa unidad política que se vive tan intensamente.

Si se pretende mantener la unión del territorio sin más costes emocionales, ambas partes deben conocerse y reconocerse, no negarse, ignorarse o despreciarse. Las lenguas habladas en España no deben ser tratadas con odio o displicencia por parte de nadie, sino que deben ser reconocidas a todo nivel. No deben tolerarse discursos xenófobos, vengan de donde vengan. Y quien los hizo en el pasado –y no son pocos–, debería retirarse de la primera línea política, o decir públicamente lo contrario a la primera ocasión, con vocación pedagógica.

Y, por último, debe afrontarse una desjudicialización de la política pensando en una amnistía completa, o al menos, como gesto, proceder de inmediato a una muy sustancial rebaja de las incomprensibles acusaciones de rebelión –o sedición– por parte de la Fiscalía, previo compromiso firme de cumplimiento del ordenamiento jurídico y de reafirmación del autogobierno en las comunidades en las que una parte realmente sustancial de la población, guste o no, claramente no se identifica con el gobierno central. Es preciso darle una salida a ese sentimiento, puesto que ignorarlo esperando que desaparezca solo sirve a su crecimiento o al menos a su sustancial mantenimiento.

Todo lo anterior requiere valentía, y un compromiso por parte de todos de alejar la cuestión territorial del argumentario electoral. Es una irresponsabilidad mantenerla como prioritaria, o incluso como único reclamo para los votantes en detrimento de las políticas económicas y sociales. No necesitamos más patrioterismo de unos y otros. Necesitamos desactivar los miedos. Y finalmente vivir en paz. De seguir pensando los diferentes actores que pueden ganar esta batalla, o simplemente las próximas elecciones, caeremos por el abismo, aunque a todos nos parezca increíble haber acabado allí una vez se haya tocado el fondo. Quiera la historia que no suceda.

* Jordi Nieva Fenoll es catedrático de Derecho Procesal. Universitat de Barcelona.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(5 votos, promedio: 4,60 de 5)
Cargando…
Jordi Nieva Fenoll

Jordi Nieva Fenoll

4 comentarios

  1. Carmen C.
    Carmen C. 19/05/2018, 13:06

    “Y si ese causante se comporta debidamente y unos y otros ven a cada lado simples personas como ellos, el peligro se desactiva”.
    ¿y si no se comporta debidamente, y si es desleal y si es patriarcal y fascista, y si sirve a los amos del capital que apuestan por la globalización del capital que es opuesta a la solidaridad entre los pueblos?
    La actual Unión Europea ha servido para vendernos al capitalismo más genocida e inhumano y para meternos en la organización más criminal y terrorista del Planeta, la OTAN.
    Creo entender que Quim Torra ha dejado muy claro en su discurso de investidura que su presidencia de la Generalitat es de carácter transitorio, “como un president que guarda custodia al legítimo president de la Generalitat”.

    La unidad de España está conformada, mayormente y en casi todos los ámbitos por no decir en todos, por el patriarcado, el machismo, las conductas cerriles e irracionales: eres mía y antes te quiero muerta que libre, Cataluña.
    Y a los súbditos españoles dales pan y circo: con el tema tan escandalosamente manipulado de Cataluña, nos pueden dejar en ropa interior, nos pueden devolver a los mejores tiempos dictatoriales, que seguiremos confiando y votando fielmente a nuestros honestos, fiables, virtuosos amigos y héroes, progresistas, sabios héroes, a ésos que taimada e interesadamente defienden la unidad de esta España casposa, caciquil, franquista, nacional-católica, capitalista del 99% para el capital y el 1% para los súbditos españoles.
    Volvemos a la máxima de que un pueblo de ovejas engendra un gobierno de lobos.
    Muy lejos están de cumplirse los anhelos de Suso del Toro que yo comparto: “un estado federal o confederal permitiría que la gran mayoría de la población de Cataluña, Euskadi y otros territorios aceptara un estado compartido como suyo.
    Actualmente no es verdad que Madrid sea la capital de todos, ya que actua movida únicamente por sus intereses. Un estado así no creo que pueda ser una monarquía y mucho menos una monarquía impuesta por Franco”.

    Responder a este comentario
  2. Chorche
    Chorche 18/05/2018, 20:10

    No hay que preocuparse mucho por Pedro Sánchez porque tiene los días contados como líder socialista. Inmediatamente después de la próxima derrota electoral será cruelmente defenestrado, pero que el PSOE tenga un líder sólido, con personalidad y que responda al ideario progresista es un hecho relevante para España y también para Catalunya. Incluso el president Quim Torra lo tenía claro no hace tanto. El pleito de los catalanes tiene todas las de ganar en los tribunales europeos como se está demostrando y llegará el momento en que para acabar con los encarcelamientos y los exilios se hará imprescindible un diálogo generoso por ambas partes, que en España sólo podrá propiciar la izquierda, es decir, el PSOE y Podemos. De hecho, sólo por este camino, la izquierda española tiene alguna posibilidad de ganar a la derecha y gobernar. El cambio progresista siempre ha venido del rechazo a la derecha autoritaria, en 1982 después del 23-F y el 2004, tras el 11-M y siempre con el apoyo imprescindible —aritméticamente decisivo— de los catalanes.
    https://www.elnacional.cat/es/politica/jordi-barbeta-enfermedad-democracia-espanola_269031_102.html

    Responder a este comentario
  3. Chorche
    Chorche 18/05/2018, 20:03

    Quim Torra no es un fascista. Ni siquiera es un nacional-populista, que es el eufemismo que utiliza Pierre-André Taguieff para designar la extrema derecha actual, articulada a partir de los conflictos de la sociedad postindustrial, de las crisis económicas y del miedo al otro de segmentos de la población, dejando de lado las identificaciones clasistas. La propaganda unionista contra Torra no tiene sentido. Es obscena. Y cuanto más católicos son los articulistas, más obscena es. Unos le acusan de supremacista y otros —incluyendo una porción de soberanistas— de intelectual apolítico. En todo caso, un sospechoso habitual. “Los errores son insoportables cuando son irreparables”, dejó escrito George Steiner. Se dice que el unionismo ha puesto a trabajar un equipo de buitres para desacreditar al nuevo jefe del Govern.
    Es absurdo identificar a Quim Torra con una ideología que no profesa. Sólo los inmorales pueden equiparar las preocupaciones de un “herderiano” con el nazismo. El nuevo jefe del Govern se refiere a los españoles en tercera persona porque, a pesar de respetarlos, no se siente español. ¿Eso lo convierte en xenófobo? No, de ninguna manera….
    https://www.elnacional.cat/es/opinion/agusti-colomines-quim-torra-jefe-govern_269034_102.html

    La democracia española está enferma, pero no porque gobierne una derecha autoritaria añorada del franquismo, porque ese es y será un dato constante del problema, sino por la claudicación de la izquierda, que no ejerce su papel de contrapeso ni es capaz de ofrecer ninguna alternativa esperanzadora. Incluso Alfredo Pérez Rubalcaba alentó Mariano Rajoy a impedir la investidura de Carles Puigdemont aunque costara “el descrédito del Estado”. El ex líder socialista, artífice de la salvación de la monarquía organizando aquel relevo clandestino al frente del Esado, no pudo, pese a su inteligencia, remontar el estropicio de Zapatero, pero con Pedro Sánchez todo ha ido a peor. Todo el mundo se burla del líder socialista, prácticamente invisible en el escenario político si no es para ponerse a disposición de Mariano Rajoy. Ahora, cuando ha visto que los partidos de la derecha compiten a ver quién hace la propuesta más feroz para detener los soberanistas catalanes, en vez de plantear una alternativa conciliadora a la represión, más propia de la izquierda, ha querido ejercer de Primo de Rivera, valga la redundancia, y ha propuesto endurecer el código penal para aplicarlo con toda su crudeza a los líderes catalanes que se empeñen en defender la soberanía de Catalunya. Pero lo más divertido es que queriendo aparecer como azote de catalanes, Sánchez ha admitido sin decirlo que no se puede acusar del delito de rebelión al president Puigdemont y al resto de acusados….
    https://www.elnacional.cat/es/politica/jordi-barbeta-enfermedad-democracia-espanola_269031_102.html

    Responder a este comentario
    • Vivalavida
      Vivalavida 19/05/2018, 13:46

      Habla de la claudicación de la izquierda mientras el único partido de izquierda involucrado en el procés se pliega al personalismo de un líder de un partido de derechas tradicional.

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".