lamarea.com

jueves 19 julio 2018

Entrevistas

Enrique Santiago: “Las ideas del marxismo siguen vigentes”

Entrevista al nuevo secretario general del PCE, que insiste en la necesidad de una sociedad más justa donde se garanticen los derechos humanos.

10 mayo 2018
00:41
Compartir
Enrique Santiago: “Las ideas del marxismo siguen vigentes”
Santiago en su despacho de abogado durante la entrevista. ÁLVARO MINGUITO

La última vez que Enrique Santiago (Madrid, 1964) fue entrevistado por La Marea estaba en medio de las negociaciones de paz en Colombia como asesor jurídico de la guerrilla de las FARC. Hoy sigue implicado en salvar aquel acuerdo histórico. A esta tarea y otras causas como abogado se le ha sumado la misión de liderar el Partido Comunista de España, desde que salió elegido por el comité central en abril.

En el año del bicentenario del nacimiento de Marx, ¿tiene relevancia el comunismo en la sociedad actual?

Mientras la sociedad está atravesada por las desigualdades y por la negación de derechos a los trabajadores, a todo aquel que vive de su trabajo, los ideales del comunismo tienen plena vigencia. Es decir, reivindicar una sociedad más justa donde se garanticen los derechos recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Vivimos en un mundo donde 300 personas ostentan tanta riqueza como los 3.000 millones más pobres. En España tenemos un índice de pobreza del 25% y hemos llegado a una situación en la que tener un empleo no significa salir de la pobreza por la precarización del trabajo. Hay índices que son tercermundistas como la desnutrición infantil. Cuando la injusticia sea la norma de funcionamiento está claro que las ideas del socialismo, del marxismo y del comunismo siguen vigentes.

Thomas Piketty muestra en El capital en el siglo XXI que la participación del capital en la renta nacional bajó desde la época de Marx pero que ha vuelto a crecer. ¿Nos estamos acercando al momento de máxima acumulación previsto por Marx como escenario revolucionario?

Sin duda. Es un problema del neoliberalismo, de la desregulación de las sociedades. Se ha revertido el modelo de bienestar que se creó en Europa después de la derrota del fascismo. La crisis ha constatado un sistema de reparto de riqueza absolutamente injusto. Se gravan más las rentas de trabajo que las de capital. El preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos habla del sagrado derecho de los pueblos de levantarse contra gobiernos injustos.

¿La clase obrera, el proletariado de Marx, sigue existiendo hoy o es algo más complejo?

Con la acumulación de la riqueza en pocas manos, que pretendan decirnos que han desaparecido las clases sociales es de risa. Lo que pasa es que vivimos en un mundo en el que hay una penetración cultural mucho más poderosa que en generaciones anteriores, debido en parte por medios de comunicación controlados por grandes grupos económicos. Existe un cierto desarraigo cultural y una pérdida de conciencia de clase. Pero esto no significa que no existan las clases. Hoy la clase obrera no es equiparable al concepto que había en la revolución industrial. Clase trabajadora es todo aquel que para vivir solo tiene su salario, eso si consigue acceder a un puesto de trabajo. Es una necesidad organizar a todos estos trabajadores y trabajadoras en defensa de sus derechos. Ojalá que se suman aquellas personas que no sufren tanto en primera persona la privación de derechos pero que son conscientes de que este sistema capitalista es inviable.

Hay movimientos reivindicativos muy variados, desde el feminismo a las protestas por las pensiones. ¿Es posible aglutinar todos bajo un solo paraguas, encima con una ideología tan definida como el comunismo?

Durante la historia los comunistas siempre hemos trabajado por fraguar amplias alianzas sociales y políticas con aquellos que, aunque no compartan nuestra ideología, sí quieren mejorar las condiciones del pueblo. Para ello tenemos que incrementar nuestra presencia en el conflicto social en sus distintas facetas, reivindicando los derechos de las mujeres, de los desempleados, de los precarios, los jubilados y demás. Por otro lado, hay que generar alternativas políticas fraguando alianzas con todos aquellos que consideran que este sistema es injusto. En este sentido los comunistas siempre hemos sido muy generosos al anteponer los intereses del pueblo a nuestros intereses partidistas.

A pesar de las desigualdades sociales, parece que hay temas que despiertan más pasiones. ¿Le da envidia la capacidad de movilización del nacionalismo catalán?

Creo que eso es muy complejo. Hay un sentimiento nacional histórico. El nacionalismo catalán es plural, hay un nacionalismo de derechas y uno de izquierdas. El agravio por parte del Estado ha sido aprovechado por el nacionalismo corrupto, el que ha aplicado las políticas neoliberales en Cataluña. Ha sabido abanderar este sentimiento nacionalista y opacar cualquier otra reivindicación. Nosotros defendemos la unidad del Estado, un Estado republicano. Hay una falta absoluta de comprensión del carácter plurinacional de España por parte de las fuerzas conservadores españolas. Es un conflicto político pero se ha optado por vías represivas. Lo que está haciendo el Tribunal Supremo es una locura. Es la imposición de un nacionalismo español decimonónico.

Parece que hay más pasión por la defensa de la independencia que por cualquier causa social.

Es un recurso habitual que ha ocurrido muchas veces en la historia. Cuando se recurre a ideas más primarias, de sentimientos identitarios, las personas encuentran un nexo de unión con sus más cercanos. Quieren entender que la forma de resistir a las dificultades consiste en reforzar estos nexos. Estas situaciones provocaron el auge de regímenes autoritarios en muchos lugares. Sin embargo, en Cataluña no estamos ni mucho menos en esta fase. Todo el nacionalismo catalán ha dado una lección al ser un movimiento con métodos de resistencia pacíficos y con una alta valoración de las vías democráticas. Esto ha impedido llegar a situaciones que hace 20 o 30 años en Europa causaron conflictos civiles armados.

¿Cuánto PCE hay en Unidos Podemos?

El PCE tiene un compromiso inclaudicable con Izquierda Unida, a través de la cual trabajamos en fortalecer la convergencia, no solo con Podemos, también con las Mareas, En Comú en Cataluña o con las candidaturas municipalistas del cambio. Puede haber personas que no se sientan a gusto con la convergencia, pero son minoría. Este fenómeno de rechazo, de inseguridad, tiene mucho que ver con lo que hablábamos del nacionalismo. Es una falta de comprensión de la diferencia entre la identidad política propia y la necesidad de construir programas comunes más amplios. La formación de alianzas siempre ha estado presente en el movimiento comunista.

La izquierda hace fundadas críticas de la realidad pero no sabe comunicar sus soluciones, si las tiene.

Creo que tenemos dos problemas en la izquierda. Uno, que todo el mundo está convencido de estar en posesión de la verdad que difiere de la de los demás. Luego, efectivamente, tenemos un problema de comunicación. Siempre es más difícil explicar la alternativa que analizar las circunstancias de la vida cotidiana. Primero, tenemos que decir que la alternativa no solo es viable sino que es imprescindible porque el actual sistema conduce al suicidio de la humanidad. En segundo lugar hay que dar explicaciones muy pegadas a los problemas cotidianos de la gente con ejemplos concretos de las soluciones que pueden aportar las políticas de izquierda. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Madrid [gobernado por Ahora Madrid] ha reducido la deuda multimillonaria en más de un 10% al año. Ha sido capaz de generar un superávit a la vez que aumentó en más de un 15% los programas sociales. Obviamente, tenemos un problema cuando no somos capaces de explicarlo a la gente.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(6 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…
Thilo Schäfer

Thilo Schäfer

5 comentarios

  1. Carmen C.
    Carmen C. 19/05/2018, 15:58

    Las ideas del marxismo seguirán vigentes, pero los que siguen mangoneando y mangando en España son éstos con el beneplácito de la España adoctrinada en el franquismo.

    La Iglesia hace caja libre de impuestos con el alquiler de edificios sin uso religioso.
    La institución católica, la mayor propietaria privada de patrimonio en España, se acoge a las exenciones para ONG para arrendar pisos y locales sin pagar IBI.
    La organización Europa Laica pide a los ayuntamientos que identifiquen exenciones injustificadas a parroquias, diócesis y congregaciones.
    “Es increíble que en 2018 siga siendo la sociedad civil la que se tenga que dedicar a expurgar los datos, mientras la mayoría de ayuntamientos no hace nada para comprobar cuándo la exención está justificada y cuándo no”. Son palabras de Juanjo Picó, portavoz de Europa Laica y obstinado buscador de información acerca de las exenciones del IBI a los inmuebles de la Iglesia. Su valoración viene al hilo de la información, publicada por infoLibre, que desvela que una sentencia firme ha obligado al Obispado de Mallorca a pagar el IBI por tres negocios vinculados al santuario de Lluc, en Escorca, un hito destacado en el cuestionamiento de los privilegios fiscales de la institución católica. ¿Cuántos casos similares hay en los que los consistorios no hacen nada, como sí hizo el alcalde de Escorca, para averiguar si la exención se basa realmente en los supuestos previstos por la ley o se está produciendo una suerte de exención generalizada consagrada por la inercia de décadas de manga ancha?, se pregunta Picó. La Conferencia Episcopal no responde si la sentencia de Escorca es extrapolable a otros bienes. Son, asegura, datos de cada diócesis. La Federación Española de Municipios y Provincias afirma que no ha tocado el tema del IBI. La Agencia Tributaria no tiene datos.
    Ayuntamientos como los de Valencia, Lugo, Zamora, Alcalá de Henares, Fuenlabrada, San Sebastián de los Reyes, Leganés (estos cuatro en Madrid), Badalona (Barcelona), Miranda de Ebro (Burgos), Aspe, Elda (ambas en Alicante), Alboraia (Valencia), Carballiño y Allariz (Ourense) y Alegría-Dulantzi (Álava) están entre los que han anunciado o realizado intentos por girar recibos a la diócesis o la congregación de turno.
    Aunque cada caso ha tenido sus particularidades, el privilegio de la Iglesia ha demostrado ser un muro difícil de franquear. Sus victorias judiciales han sido constantes y abrumadoras. Entre ellas han destacado una sentencia del Tribunal Supremo de 2014 contra Amoeiro, Coles, A Peroxa y Villamarin, cuatro municipios de la provincia de Ourense constituidos en la Mancomunidad Concellos de Santa Águeda, que sentó jurisprudencia, y un fallo del Constitucional de 2013 que tumbó la ley navarra que obligaba a la Iglesia pagar el IBI por los inmuebles no destinados al culto. La sentencia sobre Escorca del Tribunal Superior de Justicia de Baleares, que la Diócesis de Mallorca ha renunciado a recurrir, constituye un caso excepcional. Si la Iglesia no paga el IBI por aparcamientos en ciudades como Almería y Lugo, ni siquiera por un hotel de cuatro estrellas en Begur, en la Costa Brava, ¿qué hace diferente a la panadería, la hospedería y la tienda de regalos del Santuario de Lluc?
    Seguir leyendo en InfoLibre

    Responder a este comentario
    • ArroyoClaro
      ArroyoClaro 27/05/2018, 19:08

      Un fallo judicial libera a Torreciudad (el Vaticano del Opus) de pagar el IBI por las casas de retiro.
      El TSJA da la razón al Patronato del Opus Dei en el litigio contra la Diputación de Huesca, que alegó la existencia de una “simulación” para obtener ventajas fiscales.

      La iglesia de Torreciudad, como todos los templos, esta exenta de pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), pero a partir de ahora tampoco tributarán los edificios anexos, utilizados como casas de retiro, que sí lo venían haciendo. El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), confirmando un fallo de primera instancia, ha dado la razón a la Asociación Patronato de Torreciudad en el litigio con la Diputación de Huesca, que gestiona el cobro de tributos de los ayuntamientos, entre ellos el del Secastilla, municipio al que pertenece el santuario del Opus Dei. Ahora, la entidad local tendrá que devolver el IBI ingresado por los tres últimos ejercicios fiscales.
      Todo para dios, sobre todo si es el del Opus, congregación humilde, sin recursos, cristianos de base, que predican con su ejemplo la vida desprendida, sencilla y humilde de Jesús.
      https://laicismo.org/2018/05/un-fallo-judicial-libera-a-torreciudad-de-pagar-el-ibi-por-las-casas-de-retiro/

      Responder a este comentario
  2. Julián
    Julián 10/05/2018, 23:59

    Asimilando el Marxismo a la POLÍTICA SOCIAL CATÓLICA, podríamos hablar de un Marxismo Católico, pero con una gran diferencia plasmada en la MATER et MAGISTRA y que FRANCO puso en práctica y que el resto de Europa lo vetó y la Transición se cargó.
    Mater et Magistra
    Laudata Si’
    Amén.

    Responder a este comentario
  3. ificrates
    ificrates 10/05/2018, 20:37

    Enrique Santiago es un gran tipo, lastima que haya llegado de la mano de la aristocracia del PCE, después de un Congreso alargado al infinito para excluir a la militancia y de la paralización de la actividad del PCE con el mismo objetivo.
    Es trabajador y activo, a ver si logra hacer funcionar la organización con principios republicanos, esto es, con decisiones colectivas y evitando las decisiones forzadas por aristocracias que siempre son caprichosas y arbitrarias.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.