lamarea.com

sábado 21 julio 2018

Tus artículos

Son historias reales, o de la vida real, eso es todo

¿Te molesta que Cristina Cifuentes haya obtenido su máster con una ‘ayuda’ que tú no has tenido? En ‘La Marea’ queremos escucharte y darte voz. Estas son algunas historias.

16 abril 2018
11:51
Compartir

Puedes mandar tu historia a redaccion@lamarea.com indicando en el asunto del email ‘Mi máster’.

Noemí López González // No son historias ni de precariedad, dolor, orgullo o alegría. Son historias reales, o de la vida real, eso es todo. Los que no vivimos ajenos al mundo sabemos el esfuerzo que conlleva.

Cambiaron muchas cosas cuando se sustituyeron los cursos de doctorado por los másteres. El primer cambio: de 300€ a 2.000€. A mí me tocó hacer un máster para poder acceder a los estudios de doctorado (curso 2010/2011), es uno en la línea del de Cifuentes, de los que dan acceso a la investigación. El año anterior al mío, a las personas licenciadas les bastaba ese título para acceder al doctorado, dos años después también. A los mortales que nos pilló en medio, nos tocó hacer un máster. Y pagarlo.

Tengo la suerte de haber contado con becas durante todos mis estudios, y ese año no fue una excepción. Vivía con el dinero de la beca, que me pagaba la matrícula y el piso, y un trabajo de 10 horas semanales (200€/mes) con el que hacia frente a mis gastos, y ahorraba. Siempre supe lo que quedaba en mi cuenta al acabar el mes: no se me escapaba un céntimo. Con lo que conseguía ahorrar durante el año, me iba de vacaciones.

El curso que tuve que hacer el máster también tuve que dejar el trabajo porque exigía dedicación completa, y no es una forma de hablar. Tenías que estar disponible siempre: si había un cambio de horario, el que se tenía que adaptar era el alumno. Ese año tuve que pedir dinero a mi familia, y no hubo vacaciones. Tampoco podría haberme ido a ningún sitio dado que julio y agosto me los pasé metida en el laboratorio o delante de la pantalla escribiendo el TFM. Solo falté a una asignatura, tuve que hacer un trabajo para aprobarla y fue con el consentimiento del profesor, porque en el tiempo de su asignatura yo estaba de campaña de muestreo, 12 horas al día, 12 días, sin descanso.

La gente real deja sus trabajos para hacer un máster. O se sacan una carrera por la UNED sacrificando su tiempo libre para estudiar. O piden días libres para ir a hacer exámenes.

Antes del CifuentesGate, cada vez que rellenaba un papel con el epígrafe “Estudios que le dan acceso al doctorado” me reía y elegía entre Licenciatura/Máster Oficial. Ahora no me hace ninguna gracia.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Tus artículos

Tus artículos

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.