lamarea.com

sábado 21 abril 2018

Opinión

Nadie tiene mala fe. A propósito del conflicto catalán

“Entre un federalismo imperfecto como el del Estado de las autonomías, que no se aguanta, y la independencia, que es una quimera en el panorama internacional actual, habrá que buscar el espacio, que desde luego existe”.

16 abril 2018
09:59
Compartir
Nadie tiene mala fe. A propósito del conflicto catalán

Algo de lo –mucho– que tienen en común los dos bandos enfrentados en el conflicto catalán es que invariablemente se piensa que la otra parte tiene mala fe. Los independentistas ven a las instituciones españolas como represoras, y los partidarios de la unión creen que los otros protagonizaron una gravísima insurrección carente de cualquier motivo. Otro dato que comparten es la profunda emotividad en sus posiciones políticas y lingüísticas, así como la conciencia de que el bando contrario no actúa o actuó de forma democrática. Por último, algunos españoles entienden que Cataluña es de ellos, y no de los catalanes, mientras que algunos catalanes estiman que Cataluña es solo de los partidarios de la independencia. Ideas como estas enturbian completamente los pronunciamientos políticos, y hasta a veces los judiciales.

Mi convicción es que ninguna de las dos partes acierta en el diagnóstico de lo que le ocurre a la contraria. Aunque parezca increíble, se conocen muy poco. Los independentistas no comprenden por qué a los que no lo son les importa tanto la integridad de su territorio, y los españolistas no entienden por qué los independentistas experimentan la necesidad de separarse de un país que sienten tan maravilloso como España. Es posible que el Estado español tenga fallos, como cualquier otro país, pero eso no es motivo para querer irse, sino para quedarse y contribuir a cambiar las cosas, piensan los unos. Mientras los otros entienden que ya han estado mucho tiempo intentando cambiar España y hacerse entender, pero que el hartazgo por la incomprensión ha llegado a tal límite que es imposible cualquier solución que no pase por la independencia. Estos últimos acusan a las instituciones españolas, y a buena parte del pueblo español, de catalanofobia, que sería una forma de racismo, mientras los españolistas ven a los catalanes como insolidarios y ventajistas que se han pasado su historia engañando, reclamando constantemente y victimizándose.

Puede que haya personas que sí sean catalonófobas o irredentistas catalanistas. Es cierto que hay españoles que no soportan oír una sola palabra en catalán y que hay catalanes que desprecian la cultura española en general. Pero la enorme mayoría, aunque suene a tópico, no es así.

Muchos en Cataluña no creerían que yo mismo he hablado tranquilamente en catalán con una dependienta en el mercado central de Salamanca, de manera bien audible para un buen número de salmantinos, y que ello no provocó el más mínimo incidente, sino todo lo contrario. Y otros muchos en el resto de España pensarán que en Cataluña se persigue la lengua castellana y está mal visto hablarla, cuando lo cierto es que la habla absolutamente todo el mundo y que, además, una buena parte de la población es la única en la que sabe expresarse. Pero esas historias quedan solapadas por los tópicos aciagos que todos hemos escuchado alguna vez.

Quizás haya llegado el momento de que algunos políticos en activo y retirados con influencia y responsabilidad, decidan contar la verdad que sí conocen, y que es la que trato de explicar en estas líneas. Con ello, la cuestión catalana dejará de tener ese suculento tirón electoral para unos y otros, pero los electores podrán centrarse en las auténticas políticas económicas y sociales que propongan los partidos, que son las más relevantes. Es muy cómodo para los dirigentes –y para muchos electores– que los partidos se presenten a las elecciones sin programa y con una única etiqueta como cartel electoral: “Catalunya” y “España”, pero el estropicio en cualquier terreno que ello provoca es aterrador. Además, esta historia de desencuentros ha durado ya demasiado tiempo como para que cualquiera de las dos partes piense en la victoria, por mucha fuerza o razón que crea poseer. En un tiempo en el que el mundo, por fortuna, ya no nos permite aniquilarnos, hay que pensar en una solución convivencial, sea cual fuere, siendo muy conscientes de que nadie va a conseguir todo lo que desea, como sucede en cualquier negociación.

Y el primer paso para solventar cualquier desencuentro es poner el contador a cero. No es ninguna traición olvidar el pasado, porque vivimos en el presente, y no en tiempos de nuestros abuelos. Por ello, por más romanticismo que suscite, es absurdo sentarse a la mesa del diálogo pensando en la historia, ni la de Cataluña como un territorio no español ni en la de España como territorio uniformemente unido en su destino. No conducirá a nada insistir en ello o sentir cualquier renuncia a esos pensamientos como un desgarro en el alma.

Pero no hay que olvidar que en un diálogo hay dos, y no uno solo. No se puede negociar partiendo del no reconocimiento del interlocutor. Y no se negocia con quien piensa como uno, porque entonces no hay nada que negociar. Se negocia con quien se discrepa, y hay que ser capaz de soportar oír lo que el otro dice, y ser muy conscientes de lo que piensa el otro. En España, una mayoría cualificada de la población no desea concesiones a Cataluña, y en Cataluña una mayoría muy sustanciosa no quiere concesiones de España, sino la independencia. Si queremos convencer a ambos lados buscando una solución que todos respeten, aún a regañadientes, habrá que buscar puntos en común. Entre un federalismo imperfecto como el del Estado de las autonomías, que no se aguanta, y la independencia, que es una quimera en el panorama internacional actual, habrá que buscar el espacio, que desde luego existe, y que impida que en el futuro unos y otros puedan andar pisando callos. Y de ese modo, partiendo de ese acuerdo, avanzar en el futuro de manera coherente con los deseos de la población, como corresponde en democracia.

No estoy hablando de una tercera vía. Estoy hablando de poner los raíles. Como ocurre en cualquier relación humana, el futuro es y debe ser desconocido porque el camino nunca se acaba, y esa es su belleza. Pero hay que recorrerlo, porque parados en medio de una vía muerta no se va a ninguna parte.

* Jordi Nieva Fenoll es catedrático de Derecho Procesal. Universitat de Barcelona.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Jordi Nieva Fenoll

Jordi Nieva Fenoll

7 comentarios

  1. julieo
    julieo 17/04/2018, 11:25

    Completamente de acuerdo contigo. Por otra parte quisiera indicarle al Sr. Jordi Nieva que si se llegó a la situación a la que se llegó, fue por la absoluta negación del Sr. Rajoy a negociar nada con los dirigentes catalanes (Artur Mas y Carles Puigdemont) que fueron a la Moncloa precisamente a eso: a negociar.

    Responder a este comentario
  2. Jordi OG
    Jordi OG 16/04/2018, 20:39

    Me parece un artículo muy adecuado y muy necesario para intentar tender puentes.
    Ultimamente, me da la sensación de que muchos balcones parecen trincheras, con tanta bandera y tanto símbolo, de uno u otro lado.

    Responder a este comentario
  3. Chorche
    Chorche 16/04/2018, 14:00

    Creo que los catalanes, digamos más despiertos, se han cansado de esperar a que España despierte y España no sólo no despierta sino que cada día está más dormida y manipulada.
    Yo también me siento totalmente ajeno a este paisanaje. Al mundo se viene a evolucionar no a involucionar.
    En la España interior, monarcofranquista, manipulada y fanatizada te querría ver viviendo en estos momentos Jordi.
    Un pueblo de ovejas engendra un gobierno de lobos o como decía Xavier Roig en un artículo:
    “El problema de fondo que padecemos los catalanes es que la sociedad española (más francofascista que nunca) se niega a regenerarse.

    Responder a este comentario
    • CHORDI
      CHORDI 16/04/2018, 16:22

      Cuando los dirigentes q empujan a los ciudadanos de buena voluntad renuncian a sus egoismos personales en favor de la mejora de Catalunya empezaremos a poder andar…nos quejamos del 155 pero hay una facil solucion q no se utiliza…pq algunos privilegiados se perjudicarian, se opta por perjudicarse todos contal de podar achacar la culpa a otros o insistir en un President impuesto por unos interesados cuando lo fue por pura casualidad cuando renuncio Mas y cuando se vota son listas con muchos nombres, no como EEUU.

      Responder a este comentario
    • sinfron
      sinfron 17/04/2018, 17:09

      El problema es que muchos piensan que “los catalanes están despiertos” y el resto de los españoles “dormidos”. Y esto es una generalización tan peligrosa como falsa… Ni Barcelona es Cataluña, ni la España profunda representa al resto de España.

      Responder a este comentario
    • Blas de Lezo
      Blas de Lezo 18/04/2018, 21:31

      Te enumeraré tus errores:
      1. Llamas despiertos a los catalanes independentistas,es falso,el independentismo se basa en el lavado de cerebro y en el plan 2000 de Puyol de hacer ingeniería social para crear borregos indepes.
      2.Tienes la desfachatez de criminalizar a los que se sienten españoles,criminalizas como fascista o franquista todo lo que esté a la derecha de Podemos e incluso parece que vas más allá y tildas de fascistas a los votantes de Podemos que están contra la independencia. Resumiendo,o eres antiespañol o eres franquista,es bien sabido que los españoles aman a su país y cada día más,sobre todo gracias a elementos como tú. Te molesta que en Zaragoza la gente no esté enferma?La bandera de España no representa ni fascismo ni monarquía,representa amor a la nación española,si eso te parece facha,estás enfermo.

      Responder a este comentario
    • Kar
      Kar 19/04/2018, 11:26

      Se nota que estàs de acuerdo con el artículo y preparado para negociar reconociendo al otro.Se nota que estàs despierto.

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

_blank

LM59 – Abril 2018

mi master - la marea

Última hora

Tus artículos

Aumentar la masa de borregos

¿Te molesta que Cristina Cifuentes haya obtenido su máster con una 'ayuda' que tú no has tenido? En 'La Marea' queremos escucharte y darte voz. Estas son algunas historias.

Los socios/as escriben

Voces de los migrados y migradas desde Berlín

Algunas reflexiones en un acto organizado por el círculo de Podemos Berlín y Podemos Andalucía.