lamarea.com

miércoles 21 noviembre 2018

Internacional

Francia y Alemania, en contra de prohibir los ‘robots asesinos’

París y Berlín dan un giro de 180 grados y se desmarcan de la prohibición de las armas autónomas letales, conocidas popularmente como ‘robots asesinos’, sumándose así a la postura de Estados Unidos, Rusia, China e Israel a favor de esta tecnología militar.

03 abril 2018
11:33
Compartir
Francia y Alemania, en contra de prohibir los ‘robots asesinos’
Sistema armado teledirigido MUTT del Ejército estadounidense. Foto: US DoD.

Francia y Alemania cambian de postura y se oponen a la prohibición de los ‘robots asesinos’. Según confirmaron fuentes gubernamentales de ambos países a Politico, las dos potencias europeas están movilizando a sus cuerpos diplomáticos para hacer presión a favor de una regulación internacional que determine en qué casos es legal desplegar sistemas armados autónomos letales (LAWS, por sus siglas en inglés), una tecnología militar popularmente conocida como robots asesinos, dotada de inteligencia artificial y programada para eliminar objetivos humanos de forma autónoma, es decir, sin supervisión humana.

“Estamos decepcionados por la decisión de Alemania de trabajar codo con codo con Francia para promover medidas ajenas a la prohibición y por debajo de un instrumento jurídico o tratado vinculante”, declaró ante los medios Mary Wareham, coordinadora de la campaña global Stop Killer Robots, que aglutina a 65 ONGs de 28 países diferentes.

La decisión de Berlín y París supone un giro de 180 grados en la postura de ambas potencias europeas, que hasta ahora se habían mostrado a favor de la prohibición total de esta tecnología militar para evitar su proliferación, en contra de las posturas de otras potencias militares, como Estados Unidos, Rusia y China. El próximo 9 de abril la comunidad internacional y numerosas organizaciones independientes se reunirán por quinta vez en la sede de Naciones Unidas en Ginebra (Suiza) para discutir y tratar de consensuar una postura acerca de las armas autónomas letales. En las citas previas, el único acuerdo alcanzado consistió en posponer la votación sobre una prohibición y pedir informes a grupos de expertos sobre los riesgos de esta tecnología. Una vez más, desde Stop Killer Robots han enviado cartas pidiendo a los distintos gobiernos que asuman posturas de responsabilidad para “una acción preventiva creíble”.

Los detractores de los robots asesinos –entre ellos Stephen Hawking, fallecido recientemente, la Nobel de la Paz Jody Williams, e incluso Elon Musk, fundador de Telsa- advierten de la importancia de prohibir su despliegue para evitar la proliferación de esta tecnología bélica y la aparición de nuevas carreras armamentísticas, mientras que Francia y Alemania ahora se limitan a expresar sus posturas políticas al respecto, alegando que aún es pronto para establecer prohibiciones internacionales.

Hasta la llegada de Emmanuel Macron al Elíseo, Francia había sido la potencia militar más activa en la defensa de una prohibición internacional de los robots asesinos, mientras que Alemania había secundado esa petición desde un perfil más bajo, una postura similar a la de España. Entre los que desde el principio se mostraron contrarios a este tipo de armas, destacan los países de América Latina y numerosas naciones africanas y de Oriente Próximo.

Los detractores de esta tecnología argumentan que hay demasiados dilemas éticos (¿es correcto que la vida humana pueda depender de un robot o un algoritmo?), jurídicos (¿quién es responsable si el robot no respeta las leyes de la guerra?) y tecnológicos, ya que, a pesar de estar dotados de sistemas de inteligencia artificial, de momento estas máquinas armadas no pueden distinguir objetivos civiles y militares. Por otro lado, los defensores de los LAWs alegan que con esta tecnología caería el número de bajas en filas amigas, así como el coste de formación y reparación de esos soldados.

Ningún país reconoce abiertamente haber utilizado robots armados autónomos en el campo de batalla, aunque varias potencias militares ya cuentan en sus arsenales con armas capaces de matar sin tutela humana. Mientras que el Ejército israelí ya emplea aviones bomba como el Harpy o el Harop, drones autónomos que localizan y exterminan objetivos de forma independiente, la Casa Blanca todavía no admite el uso de esta tecnología, aunque fuentes diplomáticas de Afganistán e Iraq aseguran que sus territorios han sido objeto de pruebas y ataques con robots asesinos.

Las armas autónomas representan un nuevo nicho de mercado con un amplio potencial de negocio para la industria armamentística, que en los últimos años registró una leve contracción -la primera desde la caída del Muro de Berlín- debido principalmente a los recortes en defensa de Estados Unidos y varias naciones europeas. De hecho, los países más activos en contra de prohibir los robots asesinos son, al mismo tiempo, los principales exportadores mundiales de armamento: de mayor a menor, Estados Unidos, Rusia, Francia, Alemania y China, según los datos más recientes del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (Sipri).

 *Actualizado a las 10:42 del 05/04/2018.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

José Bautista

José Bautista

1 comentario

  1. Carmen C.
    Carmen C. 05/04/2018, 19:49

    CÓMO ESPAÑA CONTRIBUYE A DESESTABILIZAR LA PAZ MUNDIAL.
    La venta de armas es uno de los negocios más lucrativos y que mejor funcionan del planeta. Siempre hay conflictos que abastecer o miedos que aplacar con un buen arsenal. El sector opera casi en la clandestinidad, cubierto de un oscuro manto legal que le permite comerciar con total impunidad.
    Que España es el séptimo país del mundo que más armas exporta es poco conocido y que buena parte de esas armas, en los últimos años, han tenido como destino países como Arabia Saudí o Emiratos Árabes Unidos lo es menos. Quizás esto tenga que ver con el gran secretismo que rodea todo lo que tiene que ver con el comercio de armas, una actividad que en España factura más de 10.000 millones de euros al año y que goza de patente de corso para operar en la sombra, lejos de la vista de la opinión pública.

    El caso de Arabia Saudí es especialmente reseñable, ya que este país lidera una coalición que participa activamente en la guerra del Yemen, donde el conflicto entre ambas partes ya le ha costado la vida a cerca de 10.000 personas y ha causado heridas a más de 50.000. Desde 2014 Arabia Saudí ha sido precisamente el destino preferente para las exportaciones españolas, con un valor económico que suma la tercera parte del total de las ventas. Y todo ello a pesar de que se conoce que la coalición saudí, al igual que al otro bando, está protagonizando ataques a la población civil con la destrucción de mercados, escuelas u hospitales….
    https://revista.greenpeace.es/gpm-25/la-clandestinidad-de-las-armas-espanolas/

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.