lamarea.com

martes 20 noviembre 2018

Opinión

El ‘Titanic’ y las langostas: una historia sobre Cataluña y la autonomía de lo político

“Eso es lo que nadie parece querer ver, que la gente que está hoy en la calle en Cataluña ya está por delante del ‘procés’, aun sin saber bien hacia dónde ir y teniendo todo en contra”.

28 marzo 2018
12:03
Compartir
El ‘Titanic’ y las langostas: una historia sobre Cataluña y la autonomía de lo político
Pintadas a favor de la república catalana en Barcelona. ÁLVARO MINGUITO

No sé dónde escuché el otro día una especie de chiste que venía a decir que el hundimiento del Titanic fue un contratiempo bastante notable para los pasajeros del barco si exceptuamos a las langostas que iban a servir ese día en la cena. La enseñanza es sencilla, lo que parece un problema para la mayoría suele resultar providencial para unos pocos. Cataluña no es una excepción.

En puridad ya no podemos hablar de proceso independentista, al menos como proyecto político conducido por sectores con fuerza institucional. Eso finalizó el día que se proclamó la república y detrás no había nada: ni reconocimiento internacional, ni acceso a los mercados financieros, ni siquiera un plan de resistencia civil.

Para quien quiera leer la situación desapasionadamente, Cataluña nos ha recordado que el concepto de autonomía de lo político es mucho más que una construcción teórica. La política, esto es, la forma de enfrentar ordenadamente unos problemas o aspiraciones en sociedad guiada por una ideología, necesita de narrativa y discurso, de metáforas y significantes, de manejo de la épica y las emociones, de apelación a la razón y la conveniencia. Pero su puesta en marcha no puede ser nunca tan solo declamativa, como un sortilegio que con tan solo conjurarse provoca efectos tangibles.

La político necesita de lo económico, de los medios materiales y logísticos, para que sus proclamas se vuelvan acciones. No hay de donde no se puede sacar. Pero también, y paradójicamente, necesita de nuevo apelar a lo cultural para que esos medios se pongan en funcionamiento, necesita la idea de poder. Sin poder la política se vuelve locura o parodia, como la del general decimonónico de tebeo arengando al psiquiátrico con una cacerola en la cabeza.

El poder, como cesión de una voluntad común en unas pocas personas, a menudo presentada como voluntariedad cuando es usurpación histórica de clase, es en último término cultura. Un consenso que suele funcionar con tan solo nombrarlo, esgrimirlo: la placa del policía es como un amuleto, sin ninguna capacidad propia pero con efectos bien patentes. Pero para que el poder funcione, cuando el consenso se quiebra, cuando es cuestionado, necesita de instrumentos de coacción, esto es, porras, pistolas, cárceles y tanques.

Que los líderes del proceso independentista olvidaran el concepto de autonomía de lo político es lo que ocurre cuando tu formación ha sido más en escuelas de negocios neoliberales que en sindicatos, que la magia negra de la supuesta desaparición del trabajo te hace olvidar que el mundo se mueve por las mismas coordenadas concretas de los últimos cuarenta siglos. Eso y que cada vez que alguien pretendía dar un paso atrás, la contraparte españolista obligaba a dar uno adelante.

El independentismo ganó en lo electoral sin aumentar su presencia, a pesar de que se podía intuir una posible decepción en sus filas. Es lo que pasa cuando metes entre rejas a los líderes de cualquier movimiento, que a ninguno de sus electores le apetece sacar el voto de castigo de la imprevisión o la inconsciencia. Mucho menos de la traición.

Del proceso independentista queda, sin embargo, algo: gente en las calles. No gente dispersa, masificada, como la que sale a celebrar un título deportivo. Gente organizada y con la idea independentista como representación de sí misma pero también de otras muchas cosas. En lo que entendemos como España, en los últimos 200 años, la república ha sido mucho más que la ausencia de rey, ha sido la forma que han tomado las ansias de cambio porque, a poco que se tenga olfato, se entiende que lo monárquico es el parapeto de la oligarquía. El independentismo puede que sea idea de catalanidad idealizada frente a lo español, estelada y Els Segadors en las formas, pero en el fondo sigue siendo una respuesta a un momento capitalista que tiende a la descomposición en todo el continente.

Busquen el ejemplo que quieran, pero no hay un solo país europeo donde, primero la crisis y luego su salida en falso, sobre las espaldas de los trabajadores, no esté dando resultados anormales en comparación con los últimos setenta años de historia política continental. Puede que sea contradictorio expresar esta angustia ante el futuro con el Brexit, con Il Movimento 5 Stelle, con Le Pen, parecería de hecho más lógico hacerlo con Syriza, pero pasó lo que pasó. Puede que caminar al lado o detrás de los convergentes que habían sido cómplices de esta descomposición sea contradictorio, pero es lo que tiene la política en tiempo de hundimientos, que cada uno se agarra a lo que puede.

Y eso es lo que nadie parece querer ver, que la gente que está hoy en la calle en Cataluña ya está por delante del procés, aun sin saber bien hacia dónde ir y teniendo todo en contra. La izquierda española puede desgañitarse en señalar sus contradicciones, en afirmar algo que parece cierto: sin la connivencia española el futuro unilateral de Cataluña es inviable. El problema es que también es cierto que la izquierda española carece de proyecto, ni siquiera a medio plazo, que contemple una impugnación tan grande como la catalana. Resulta ridículo señalar con sorna que alguien va en taparrabos y vive en una choza cuando tú estás desnudo y a la intemperie. En Cataluña, aun con incongruencias, se continuó lo que en el resto de España empezó en 2011 y acabó en 2015.

Claro que lo de Cataluña se podía haber arreglado por arriba, por lo liberal, en los despachos y los reservados. En cada análisis de esa poca prensa que aún queda creyendo en la política parlamentaria, los principios democráticos y la visión de Estado, se buscan los errores que se han cometido para habernos traído hasta aquí. Con cada nuevo encarcelamiento, con cada nueva carga policial, alguien se echa las manos a la cabeza diciendo algo que es cierto y que va a la base del problema: hay dos millones y pico de personas que se quieren ir de España, hay un problema político judicializado, convirtiendo la ley no en regla del juego sino en su mordaza.

Volvamos al Titanic y las langostas. Precisamente lo que nadie suele tener en cuenta es esa visión de Estado, que en lenguaje periodístico suele significar altura de miras pero que en lenguaje del propio Estado es supervivencia al precio que haga falta. A la derecha de este país nunca se le olvidó el concepto de autonomía de lo político.

Cataluña es un síntoma de muchas cosas, pero también está siendo la oportunidad para restituir el orden en su más precisa acepción: el orden de clase. Por eso, digámoslo sin rodeos, la derecha española tiene un interés nulo en arreglar el problema. Por contra pretende que se enquiste, sin llegar a extremos en los que se requiera lo militar –por un problema estético, no moral–, pero que permanezca lo más posible en el tiempo como aglutinador de sus fuerzas y, lo que es más importante, como cuña para las contrarias.

La narración, exitosa, ha vendido al derechista medio, con una vida tan triste como la de cualquiera, que él ha sido partícipe primero de una reconquista y ahora de un escarnio merecido. Y lo mejor de todo, tras su rey, como las películas de fantasía épica. Lo patriótico en España ha sido reducido a una caricatura donde los modos y formas de mundiales y eurocopas se han adaptado para la ocasión. A por ellos, como grito para todo, sin saber bien quién es el otro, o peor, nosotros mismos.

El plan del rojigualdismo, que era previo a lo independentista y que podía haber sido activado por otros vértices, como el xenófobo tras un atentado yihadista, tiene como consecuencia que una vez que desbridas al animal se hace difícil volver a meterlo en la jaula. La ultraderecha, no los partidos residuales con este nombre, sino la reacción como forma social, se pasea hoy con la mandíbula alta y con un voraz apetito. Cuidado, el españolismo no carbura con promesas de gloria y grandeza, no funciona para sí mismo, sino siempre contra alguien. Y sus presas no se van a limitar a Cataluña.

En estos últimos ocho meses hemos retrocedido décadas y lo que antes se decía entre dientes hoy se escribe con desparpajo de folclórica borracha en las columnas. Hay vía libre para la estupidez altiva, para el aliento a coñac mañanero, para la trifulca de tugurio llevada al debate público. Hay una competición por ver quién berrea más alto. Posiblemente no sean muchos más de los que han sido siempre, ese tercio del país realmente transversal y con sus líderes poseyendo todos los resortes del poder, pero están exultantes.

Que cada uno en la izquierda se conforme con lo que quiera para dar esquinazo a la cuestión: la ilegalidad, las contradicciones y el interclasismo catalán, las guerras culturales por todo horizonte, el que las feministas o los jubilados nos saquen las castañas del fuego. Lo que quieran, pero que no se les olvide: ustedes son los siguientes.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(47 votos, promedio: 4,47 de 5)
Cargando…

Artículos relacionados

 
Daniel Bernabé

Daniel Bernabé

Nacido en Madrid en 1980, aunque siempre vivió en Fuenlabrada, ciudad de la periferia donde las eses se sustituyen por jotas y el orgullo de clase obrera es todavía un valor a tener en cuenta. Ha probado suerte en el periodismo y la narrativa, y ha practicado el dandismo sin mucho éxito. Su último ensayo se titula La trampa de la diversidad.

15 comentarios

  1. Carmen C.
    Carmen C. 05/04/2018, 16:47

    EL VIENTO DE LA PRIMAVERA, Jordi Panyella.
    El Poder tiene miedo, miedo a perder el poder, evidentemente. El Poder que creía haber domesticado la fiera ahora comprueba que la cosa va en serio, que no hay marcha atrás, que caen unos, pero enseguida se alzan otros.
    El Poder tiene miedo y tiene motivos para tener, por eso ahora se indigna, pregunta, inquiere, señala, acusa, detiene, encarcela.
    La primavera catalana es el viento nuevo que levanta el pueblo alzado, las pisadas del pueblo comprometido que avanza hacia un futuro mejor. Es mucho más que un país, una patria o una bandera, es la determinación de no caminar nunca más atrás. Sí, el Poder tiene motivos para tener miedo y ya ha llegado tarde en el intento de frenar la ola gigantesca que le pasará por encima.
    Porque el rugido del mar es eterno, como eterna la tramontana que lo embravece.

    Responder a este comentario
  2. jep
    jep 01/04/2018, 22:06

    La izquierda española(la mayoría de ella) siempre ha utilizado una doble vara de medir. Se critica que la CUP y ERC para esten dispuestas a pactar con Convergència, un partido corrupto y neoliberal, para avanzar hacía una república. Al mismo tiempo, se ve como positivo un pacto con el PSOE, un partido corrupto, neoliberal y que ha amparado el terrorismo de estado, para gobernar un ayuntamiento o una comunidad autónoma. El caso es que mientras la Cup, por ejemplo, asume esta contradicción y la reconoce como tal, la izquierda española la niega; con lo cual contribuye a blanquear los “pecados” del PSOE.

    Responder a este comentario
    • eduardo
      eduardo 02/04/2018, 16:44

      Pero es que CiU-PDcat es homónimo del PP y el PSOE a ERC, lo que noe s lógico es que la izquierda se eche en brazos o alíe con los sectores más conservadores y neoliberales, ni unos por la Rep Catalana ni los otrso con el PP por una Rep española. Las alianzas con los socialneoliberales son circunstanciales para intentar reducir sufrimientos a los trabajaodres que más sufren la crisis y poco más

      Responder a este comentario
      • _Ninit_
        _Ninit_ 04/04/2018, 17:51

        Cierto, pero de momento el PP ni el estado español (incluyendo a toda la tropa de de la izquierda españolista) tienen intención de una república española que es por ello que critico el alineamiento con el estado español de forma implícita de UP.

        Responder a este comentario
  3. María R.
    María R. 30/03/2018, 21:18

    ¿LIBERTAD DE EXPRESION? Patricia Castro.
    https://www.youtube.com/watch?v=plhQz3dO0Io

    Responder a este comentario
  4. Chorche
    Chorche 30/03/2018, 17:19

    … Suiza dice que no extradita a Anna Gabriel, “perseguida por delitos políticos”. El New York Times recuerda que Carles Puigdemont no usó nunca la violencia. John Carlin dice que “quien debería estar en la cárcel es el juez Llarena” y que mientras que en España un rapero va a prisión por las letras que escribió a los dieciocho años, en su país “el rapero más famoso canta que debe quemarse Theresa May “. El ex primer ministro de Escocia pide que nadie calle ante la represión en Cataluña. Hay juristas que advierten que la euroorden es un fraude de ley…
    (Empar Moliner: Tus adversarios a la prisión).

    Responder a este comentario
  5. Chorche
    Chorche 30/03/2018, 17:13

    Juan Manuel Olarieta: (Abogado y luchador antifascista) “No nos va a quedar más remedio que perder el miedo”
    http://insurgente.org/juan-manuel-olarieta-no-nos-va-a-quedar-mas-remedio-que-perder-el-miedo/

    Responder a este comentario
  6. firestarter
    firestarter 29/03/2018, 00:22

    Y por que motivo la izquierda debe de apoyar al 47.5% indepe (en los ultimos 15 años jamas ha sobrepasado el 48% del censo en ninguna votacion) en contra del resto de la poblacion catalana? Hay un problema de nacionalismo en Catalunya y lo que proponen ciertos iluminados de la vanguardia es que la izquierda se deje de equidistancias y se posicione definitivamente por uno de los bandos… pues mira: NO. La izquierda debe de estar por el derecho a decidir y que sean los ciudadanos los que decidan democraticamente. Que cada uno en el procesismo se conforme con lo que quiera para dar esquinazo a la cuestion: NO sois mayoria social.

    Responder a este comentario
    • Samsa
      Samsa 29/03/2018, 12:46

      Creo que no has entendido nada del artículo. Vuelve a leerlo que no es fácil, a mi tamién me ha costado, no halba de una supuesta legitimidad, habla de conflicto de clases.

      Responder a este comentario
      • firestarter
        firestarter 29/03/2018, 14:31

        Seguramente no lo haya entendido, con la vanguardia siempre es dificil saber. Mas bien lo intuyo: “yo he venido aqui a hablar de mi libro” (el que aun no he escrito pero prometo que va a ser la bomba).

        Entiendo que el artículo es una “respuesta” de este otro publicado justo el día anterior. Porque no hay nada que le guste más a la vanguardia (aparte de ver 4 contenedores ardiendo por la tele) que darles de palos a los podemitas.

        “Como digo las estrategias son legítimas, todas lo son, también la apuesta de querer cambiar España, estrategia que tampoco puede quedar subordinada a otras estrategias porque cuenta con una agenda propia. Aquí está el meollo. Sin Catalunya, España no puede cambiar, pero sin que cambie España, Catalunya no puede decidir. Puede argumentarse, de hecho se hace normalmente, que “nosotros nos vamos” porque “España no se puede cambiar”, “suerte”. Aquí entramos en la dimensión política del régimen, es decir, la dimensión de fuerza del ley de una forma política dada; la del Estado español en el caso que nos atañe. La única verdad política es la fundada sobre la correlación de fuerzas y la capacidad de hacerse efectiva”

        http://blogs.publico.es/dominiopublico/25416/solidaridad/

        Responder a este comentario
  7. EnteJuan
    EnteJuan 28/03/2018, 18:17

    Tienes razón en que somos los siguientes y que no debemos mirar para otro lado frente a la represión y el “rojigualdismo”. Ahora bien, a lo de que en Cataluña han hecho una impugnación mayor yo contestaría lo siguiente: es verdad que la izquierda española no ha asustado tanto al Estado y está falta de verdadera fuerza, pero yo no veo la impugnación de los independentistas como algo a envidiar: no es envidiable que alguien sea más “impugnador” (o más revolucionario, si se prefiere) en las formas si no lo es en el fondo.

    Responder a este comentario
  8. Esteban
    Esteban 28/03/2018, 17:02

    Melosas palabras, Sr Bernabé, para ser crítico con el sistema recurre ud. a la misma verborrea; izquierdas y derechas…
    De eso se trata?
    Contestémonos una pregunta simple: vivimos mejor que hace 50 años?
    Si piensa que no, daría la razón a esa derecha extrema que nos gobernaba.
    Y si es que sí, al sistema actual de gobierno…
    Algo es seguro, libertad como en este pais, en pocos. Si no lo cree, lea, compare, viaje a verlo.
    Ahora que? En vez de aspirar a unir en común, algunos piensan en poner fronteras.
    Es eso lo quiere?, mi pais, mi lengua, mi raza, mi cultura,… no nos cansamos ya de ello hace decadas? Son los independentistas los nuevos arios?
    No será perfecto seguro pero, si cree que vive bajo el yugo, sr Bernabé, lea, y viaje…

    Responder a este comentario
    • Para Esteban
      Para Esteban 29/03/2018, 19:36

      Siento pena al leer su comentario, pues demuestra lo poco que conoce, y como se ha contentado con un discurso tan hueco y irracional típico de la prensa y medios de su EspaÑa querida.

      Menuda gracia hablar de raza a estas alturas.

      En serio salga de la caverna.

      Responder a este comentario
  9. P. González
    P. González 28/03/2018, 14:25

    Sr. Bernabé:
    Agradezco (y difundo, por donde puedo) este nutritivo artículo.
    Ojalá estemos aún a tiempo y sepamos reaccionar para evitar (como usted advierte) “ser los siguientes”
    Saludos.

    Responder a este comentario
  10. Lnavval
    Lnavval 28/03/2018, 14:18

    Coincido en el diagnóstico pero echo en falta la fórmula para el reencuentro en una situación hábilmente generada por unos y por otros a los que ese clima les viene como anillo al dedo. A los unos y a los otros, y no distingo cuál es más espurio

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.