lamarea.com

jueves 22 noviembre 2018

Opinión

Emergencia

Las once obras sobre el ‘procés’, con enfoques tan distintos como complementarios, han sido leídas en público y sin ornamentos en el Teatre Lliure de Barcelona.
“Teatro de emergencia” lo ha llamado el director de la sala, Lluís Pasqual.

26 febrero 2018
00:14
Compartir
Emergencia
Teatre Lliure. Foto: Jorge Franganillo

“He venido a hacer la prueba para el papel de la mujer de Jordi Cuixart. Me lo he preparado, a ver si os gusta”.  Estamos en el Teatre Lliure de Gràcia, en Barcelona. Sobre el escenario, ella está sola, sola bajo un solo foco. Coge una manta muy pequeña –se la ha dado un funcionario, gracias- y la pone en el suelo. Con esta mide lo que mide la habitación de su vis a vis. El silencio pesa. La escena es doblemente cruda. Porque no es únicamente cuestión de imaginarnos ese ínfimo espacio de seis baldosas por cuatro con puerta de cristal en la que se oyen los pasos de un guardia de seguridad. Es que la actriz aspirante que ha venido a hacer la prueba es nada menos que la misma mujer de Jordi Cuixart, la periodista y guionista Txell Bonet, la que cada semana hace seis horas de viaje, a veces con su bebé de diez meses, hasta el centro penitenciario de Soto del Real para ver a Jordi 40 minutos. Con un magnífico texto escrito a cuatro manos con la dramaturga Victoria Szpunberg que permite que la protagonista entre y salga de su realidad gracias a ese alter ego sumamente cercano, Txell puede contar ese momento de intimidad rara, un vis a vis con quien está en prisión preventiva no por sus hechos sino por sus ideas, desde hace cuatro meses, y hasta nadie sabe cuándo.

El Teatre Lliure ha estrenado un nuevo formato que cuenta la actualidad por la vía del arte. Ofreciendo lo que el arte tiene que dar: crítica, visión parcial, interpretación. Lo ha llamado Teatro de Emergencia, porque la situación quema. La primera entrega de esta apuesta ha sido la obra En procés. Se ha presentado en dos partes y han sido once píldoras de 12 minutos escritas por dramaturgos catalanes que son leídas en público, con austeridad y sin ornamentos. Así, Vis a vis, la pieza de Victoria Szpunberg con Txell Bonet, es solo una porción del todo.

Hay otra, Ella, de Lali Álvarez, con la actriz Imma Colomer, que habla de cómo el poder popular acaba en manos de los planes políticos. “He puesto el foco en temas como la precariedad y el derecho a la vivienda, que no están al cien por cien en la agenda política, pero que sí están afectados por todo lo que está ocurriendo”. En otra pieza, la de Guillem Clua, dos hombres, equidistantes sobre el escenario, leen el prólogo de la Constitución española y el de los estatutos de la república catalana para acabar enzarzados en una discusión, perder los papeles literalmente, los que tienen en mano, y darse cuenta, al recuperarlos, que las diferencias entre los dos textos no eran tantas.

Otra, Patria, de Esteve Soler, va de patriotas que no escatiman un solo símbolo y se reconocen incluso por sus andares: “Se analizan palabras y hechos que a priori tienen una carga positiva, buscando el contraste entre el terror y la comedia”. Sergi Belbel es capaz de relatar en La solitut de l’u’ el eterno segundo en que baja una porra en una carga policial contra una mujer que vota. La apuesta de Marta Galán, que destaca sobre el resto por su puesta en escena, repasa el tiempo de procés con metáforas y literatura, mucha crítica y gran visceralidad, tocando todos los palos: la falta de mujeres en la política, la violencia sin sentido, las madres, la angustia, la autocensura, la lengua materna y el exceso de protagonismo de muchos. Los otros autores de las píldoras han sido Marc Artigau, Clàudia Cedó, Cristina Clemte, Llàtzer Garcia y Helena Tornero.

Lluís Pasqual es el director del Teatre Lliure y en 1976 fue su fundador. Pero también dirigió el Centro Dramático Nacional de España-Teatro María Guerrero de Madrid en los 80. Y en los 90, el teatro Odeon de Paris, y la Bienal de Teatro de Venecia. Por eso, es normal que quiera llevar el teatro de emergencia y En procés fuera de Catalunya. “Si la situación se alarga, me gustaría repetir con dramaturgos de Madrid, por ejemplo, para confrontar lo que se vive aquí con cómo lo viven desde otros lugares”. El formato ‘de emergencia’-“lo ideal sería programarlo cuatro veces al año”, afirma Pasqual- es común en Inglaterra y Escocia, donde es normal que un dramaturgo tome la actualidad y la lleve al escenario con agilidad, en un ejercicio creativo que se aleja del discurso de los medios cuando aún la noticia está candente. “En Edinburgo pueden montarte un espectáculo por la noche con las noticias de la mañana; y por ejemplo, en el National Theater de Londres hay un departamento de 17 personas que se dedican solo a buscar lo que la gente de la calle necesita constantemente”.

A pesar de que estrenar un tipo de teatro era un reto, cuando Pasqual y el director Joan Yago se pusieron en contacto con los autores para que propusieran libremente un texto para En procés , se encontraron con muchos ‘no’. Les faltaba –argumentaban- la distancia necesaria, y la realidad era demasiado cambiante. Sin embargo, muchos llamaban al poco rato para decir que aceptaban. A veces, como Szpunberg, se decidían porque pasaba algo: en su caso fue la emoción de encontrarse una carta que Jordi Cuixart le mandaba a su hija desde la prisión. “Al final, los once autores practican un zoom común: todo lo que está pasando tiene una parte muy épica y en cambio ellos han enfocado la parte más humana”. Y según Pasqual, hay algo más que une las once piezas: un toque de poesía amarga.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Mònica Artigas

Mònica Artigas

1 comentario

  1. Chorche
    Chorche 27/02/2018, 20:22

    ESTO NO ES TEATRO; PERO SI ME ATREVERIA A DECIR QUE ESTAMOS YA EN UNA SITUACION DE EMERGENCIA.:
    Detenido el secretario de CGT Catalunya por la protestas del caso SOM 27 i més
    Este martes los mossos de escuadra, atendiendo un requerimiento judicial, han detenido a Ermengol Gassiot por las protestas contras los recortes sucedidas en 2012 y 2013 en la Universidad de Barcelona. Se le imputa de organizar la rueda de prensa durante los días de ocupación.
    El profesor de la UAB Ermengol Gassiot, Secretario General de CGT Catalunya, participó en una rueda de prensa en el rectorado de la Universidad Autónoma de Barcelona, durante el curso 2012-2013, para denunciar los duros recortes del gobierno del PP, que afectaron a las tasas universitarias, despido de profesorado, etc. En un rectorado ocupado por decenas de estudiantes, Ermengol junto a otras personas de la comunidad educativa, dieron una rueda de prensa para denunciar “la política privatizadora del rodillo del PP”, han aclarado desde CGT.
    http://arainfo.org/detenido-el-secretario-de-cgt-catalunya-por-la-protestas-contra-los-recortes-del-caso-som-27-i-mes/

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.