lamarea.com

lunes 19 febrero 2018

Política

#HolaQuéTal

La incultura enquistada de España

“Una sociedad sin igualdad de oportunidades premia no a los alumnos y ciudadanos con mejores capacidades, sino a los que tienen más dinero. Así de simple”, argumenta Cristina Fallarás

08 febrero 2018
21:25
Compartir
La incultura enquistada de España
Asamblea con los alumnos al comienzo de la clase en el colegio Manuel Núñez. FERNANDO SÁNCHEZ

Segregación escolar por nivel socioeconómico”, se llama. Por resumir, consiste en que los niños ricos estudian con niños ricos y los pobres con niños pobres. Se podría decir que para que se identifiquen, o sea, para adiestrarlos desde la infancia sobre a qué pueden aspirar, con quiénes pueden tratar, quiénes son sus iguales y dónde están “los mejores” y quiénes son “los peores”.

Pongamos una situación ideal, que podría ser la siguiente: Todos los alumnos españoles reciben la misma educación, en centros que manejan los mismos presupuestos, de maestros con la misma preparación y el mismo salario –pongamos el doble que el actual–, y agrupados en aulas donde se mezclan aquellos que proceden de familias con ingresos elevados y otros de entornos pobres. Si aspiráramos de verdad, no solo de boquilla, a una sociedad realmente igualitaria, con las mismas oportunidades para todos los ciudadanos desde su más tierna infancia, el anterior sería un buen modelo. Pero en España a nadie la cabe en la cabeza una idea semejante. A nadie, ni siquiera a los más audaces.

Y, sin embargo, ¿por qué no? Las capacidades de los ciudadanos no dependen del dinero que posee la familia en la que nacen, a no ser que sean condenados por ello a estudiar en centros con muchos menos recursos y en entornos donde la privación –no solo económica, sino de todo tipo de medios– es lo único que van a compartir más allá de las pantallas de sus aparatos domésticos. Una sociedad que aspirara a la mejor educación para sus ciudadanos, y así también a un futuro de igualdad, un futuro culto, debería aspirar a una educación homogénea, rica y diversa.

Lo contrario de lo que sucede en España, como acaba de demostrar el informe elaborado por varios investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

Los datos más alarmantes son dos:

  1. España es el sexto país de la Unión Europea con mayor segregación escolar por nivel socioeconómico. Detrás solo quedan Bulgaria, la República Checa, Eslovaquia, Rumanía y Hungría.
  2. La Comunidad de Madrid es la segunda región con mayor segregación escolar por nivel socioeconómico. Detrás solo queda Hungría.

El informe alerta de que dicha segregación “es un poderoso mecanismo para impedir la igualdad de oportunidades real entre todos los estudiantes; así como el mejor medio para fomentar la segregación y las desigualdades sociales”. Se observa también que en los centros donde se agrupan los alumnos con rentas menores, el rendimiento escolar desciende notablemente, y eso genera consecuencias a largo y corto plazo. O sea, enquista las desigualdades económicas y crea una sociedad sin igualdad de oportunidades.

Una sociedad sin igualdad de oportunidades premia no a los alumnos y ciudadanos con mejores capacidades, sino a los que tienen más dinero. Así de simple. Y eso tiene que ver únicamente con decisiones políticas, así de triste. De hecho, a la cabeza de los países con menos segregación escolar socioeconómica están, en este orden, Finlandia, Suecia, Irlanda, Polonia, Malta y Dinamarca, lo que da al traste con la idea de que solo los países ricos o “del norte” reducen las desigualdades. Es política, o sea, una decisión tomada por los gobernantes, en este caso españoles.

Ninguna política educativa sucede por omisión, aunque sea eso lo que se quiere hacer creer habitualmente: “el problema de la educación en España es la falta de un acuerdo blablabla”. Ninguna política educativa es inocente.

Para explicar el problema de la educación en España basta con echar una ojeada a la Comunidad de Madrid. Es la penúltima región de la UE, como se ha dicho, en el tema que nos ocupa. Solo Hungría favorece más las desigualdades que Madrid. En Madrid, según datos del Ministerio de Educación, un 15% de los alumnos estudia en centros privados y otro 30% en centros privados concertados. O sea que poco más de la mitad de los alumnos madrileños cursan sus estudios en centros públicos. A eso hay que sumarle la promoción de una educación-empresa o educación-mercado, basada en la libre elección de centro y en la publicación constante de ránkings. Ninguna de estas realidades es casual ni existe “por omisión”. Al contrario, responden a decisiones políticas aplicadas minuciosamente.

En ningún lugar como en la educación queda retratado un proyecto de país. Según esta fotografía recién conocida, el proyecto de España se basa en las desigualdades y en la condena de amplios sectores de la población únicamente por razones de nacimiento, razones económicas. Exactamente lo contrario de una sociedad culta. Lo más bárbaro del asunto es que responde a una decisión política detrás de otra. Y que podría ser distinto.

 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Cristina Fallarás

Cristina Fallarás

11 comentarios

  1. Maicha
    Maicha 18/02/2018, 13:57

    Si algo se salva en la educación pública de España es porque en núcleos poblacionales que no son las grandes ciudades casi todos los niños van al mismo centro escolar y por ello no hay tanta segregación.
    Por otra parte, más para comentaristas que para la autora del artículo -Cristina, qué buen trabajo haces-, menos insultar al profesorado de la pública, el único preparado y que ha pasado por oposición, aunque los más mayores y los conservadores (que los hay en todas partes) muy pronto se hayan desanimado y acomodado en detrimento de los alumnos, pero hay muchísimos profesores vocacionales que están renovando, sin medios, la enseñanza en las aulas y motivando a los alumnos sin descanso.

    Responder a este comentario
  2. Jovi
    Jovi 14/02/2018, 12:15

    Sería estupendo lo que dice Cristina Fallarás. Pero no sería tan sencillo como mezclar clases sociales en las aulas. Es similar a lo que pasa con la coeducación, porque coeducar no es hacer aulas mixtas, es algo más. El proceso socializador no se circunscribe a las aulas. Las familias, los medios de comunicación y el grupo “de iguales”, tienen tanta influencia o más. Tendría que hacerse un trabajo global, desde diferentes ámbitos, para tener aulas no segregadas que funcionen medianamente bien. Y para esto también hace falta voluntad política, desde las normativas hasta las acciones. La política económica, la política social, la política sanitaria, la política cultural… ninguna es inocente. Y todas (no sólo la política educativa) son necesarias para llegar a lo que anhela Fallarás, y yo también.

    Responder a este comentario
  3. Ozemanuel
    Ozemanuel 13/02/2018, 00:48

    En un país en el que las iglesias son mas grandes que las escuelas…..

    Responder a este comentario
  4. Pere
    Pere 11/02/2018, 19:14

    “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”.
    Nelson Mandela
    “No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad que la forma en que se trata a sus niños”. Nelson Mandela

    Responder a este comentario
  5. Chorche
    Chorche 11/02/2018, 18:57

    Juicio en directo a Pablo Hasel.
    Ojala hubiera cientos de PABLOS HASEL en el reino de Españistán.

    https://www.youtube.com/watch?v=OJYDbDdz0xY

    Responder a este comentario
  6. Chorche
    Chorche 11/02/2018, 12:36

    El nacional-catolicismo, ó LA CULTURA DE ESPAÑISTAN.

    A “La Hermandad del Santo Rosario y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Señor de la Pasión, Despojado de sus Vestidos, María Santísima de la Amargura, Madre de la Iglesia y de San Juan“ ( JAEN ).

    …Doctos y “amargos hermanos“ ¿Cómo era la cara de Cristo? ¿Lo sabéis? Doctos y sapientes “cofrades de la amargura“ ¿Algo que decir de los maestros canteros, pintores, escultores o tallistas que durante siglos configuraron sus caras, las de sus familiares e incluso las de sus enemigos en sus obras en alegorías de cristos , vírgenes, santos y autoridades eclesiales?
    … Sí en vuestra libre “amargura” habéis querido “amargar” a un chaval de 24 años que ha tenido que pactar con la fiscalía una multa de 480 euros para librarse de una pena mayor que le podría haber conducido a prisión por una imagen que os ha parecido ofensiva, podéis estar contentos

    …He aquí un ejemplo de los anacronismos que subyacen de una abyecta interpretación de los capítulos constitucionales que defienden la libertad de expresión como un derecho fundamental y su controversia con los artículos del código penal referentes a las ofensas a los sentimientos religiosos – No pueden haber leyes fundamentales que se den patadas entre sí mismas dejando al albur interpretativo sobre qué norma prima sobre otra –
    (“La amargura y el amargor” por Jorge A. García)

    Responder a este comentario
  7. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 10/02/2018, 18:26

    LA TRAMPA DEL PACTO EDUCATIVO
    Cuando el PP, apoyado en su mayoría absoluta y menospreciando al resto de fuerzas políticas y sociales, impuso su reforma educativa (la LOMCE diseñada por el ministro Wert), el conjunto de la oposición se comprometió públicamente a derogarla en el momento en que perdiera esa posición prepotente, para proceder a elaborar una nueva Ley de Educación que, por su carácter democrático y progresista, pudiera obtener mayor consenso y perdurabilidad en el tiempo.

    A día de hoy, las maniobras de un gobierno del PP en minoría, junto con las complicidades que lo han sostenido, no sólo han logrado mantener la vigencia y consolidación práctica de la LOMCE, sino que, con la creación de una Subcomisión de Educación en el Congreso de cara a un presunto “Pacto educativo”, ha metido en su propia dinámica al resto de grupos parlamentarios e incluso a buena parte de los colectivos sociales y organizaciones de la enseñanza que se movilizaron masivamente contra esa ley de profunda índole reaccionaria. Todos parecen estar a la expectativa sobre los ritmos, temas a discutir, declaraciones o simples rumores sobre las supuestas diferencias, que se dejan filtrar desde la Subcomisión, sin tener nadie claro si finalmente habrá parto o, en su caso, nos encontraremos con un nuevo engendro lampedusiano….
    https://laicismo.org/2018/02/la-trampa-del-pacto-educativo/

    Responder a este comentario
  8. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 10/02/2018, 18:23

    Y tan enquistada, veamos:
    Nuevamente el obispo de Córdoba incluye los centros escolares en sus visitas pastorales a pueblos de esta provincia, vulnerando el carácte aconfesional de estos centros públicos. De las imágenes que aparecen en la web del propio obispado parece que la visita al IES se realizó durante las propias clases de religión, en cambio la visita a los colegios de Primaria, reunidos en un salón de actos un grupo amplio de alumnado, debió obligar a modificar la actividad ordinaria del centro, algo que incumple las propias normas de la Delegación sobre este tipo de visitas.
    La Comunidad de Madrid regalará suelo público para construir un colegio privado que será concertado aunque aún no hay adjudicatario.

    LA EDUCACION QUE QUEREMOS – “La garantía de una educación laica”, uno de los 10 puntos que reclama la Plataforma por la Escuela Pública para el pacto educativo.
    La situación de deterioro por los recortes educativos y sociales de los últimos siete años precisa de nuevas políticas educativas y sociales. Para fortalecer el contenido de un pacto por la educación, que revierta los deterioros y permita avances educativos y sociales, requerimos del diálogo social y la participación de la comunidad educativa.

    Las Administraciones Públicas, garantizando la inversión necesaria, deben apostar por la planificación, promoción y extensión de una red pública de escuelas que sea el eje vertebrador de la escolarización porque es la escuela pública la que debe ser la garante de la equidad y el derecho a una educación de calidad.

    Reclamamos al gobierno central y a los gobiernos autonómicos una nueva política educativa, que revierta los recortes contra la educación pública, incluyendo ratio, empleo, becas, ayudas, infraestructura, así como que se revise los currículos, se fomente la formación del profesorado, se prevenga el fracaso escolar y se promueva la conciliación familiar y laboral, todo ello dentro de una escuela, gratuita, inclusiva, laica, participativa y democrática.
    Desde la Plataforma por la escuela pública, consideramos como elementos rectores de las políticas educativas los siguientes:
    Leer el documento completo: La educación que queremos 2018 Platafoma Estatal por la Escuela Pública
    https://laicismo.org/2018/02/la-educacion-que-queremos-2/

    https://laicismo.org/2018/02/la-garantia-de-una-educacion-laica-uno-de-los-10-puntos-que-reclama-la-plataforma-por-la-escuela-publica-para-el-pacto-educativo/

    Responder a este comentario
  9. dexao
    dexao 08/02/2018, 22:01

    NO HAY ENSEÑANZA

    NO existe enseñanza fundamentalmente porque NO hay docentes vocacionales. Si hubiese docentes vocacionales y no chusqueros de la casta media votambrera d ela PP$OEC$PPOdemos y recolgajos diversos, los docentes vocacionales estaríamos en la escuela que sería distinta y no tan llenita de trepas, los más en carguillos directivos y aullando por auparse con un carguillo de inspectores de mierda o algo que les dé más pasta… Pero nadie habla de esto y la inmensa mayoría de compañeros decentes y cabales callan y ya ese silencio es nefasto, mortal, que hay que denunciar porque es demasiado silencio…, y mucho mirar pa otras partes…
    Porque a lesa gentuza miserable del PPoder y la PPasta interesa que no haya enseñanza,yque se encargue el FútGOL o la Tele y el Cine y esas maravillas que subvenciona a tope de insuflar valores, o sea, el ideario fascista de los Medios de Comunicación Social, de todos y todos fascistas… Porque hoy por hoy el llamado PPeriodismo y la PPublicidad sirven al Amo de PPoder y PPasta, fudamentalmente y sin disimulos… Tiene todo un ejército de sicarios que caga, come, mea, duerme y dice que vive y que hay que mantener, oye…, ¡¡haciendo daños inmensos en todo y todos!!

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".