lamarea.com

jueves 20 septiembre 2018

Los socios/as escriben

Una semana marcada por la quiebra de Carillion en el Reino Unido

Acuerdo militar con Catar, cooperación entre Francia y Reino Unido en materia militar, y posible prohibición de las concentraciones ante clínicas donde se practican abortos, entre las noticias más destacadas de la semana

21 enero 2018
23:09
Compartir
Una semana marcada por la quiebra de Carillion en el Reino Unido
Emmanuel Macron y Theresa May, en diciembre de 2017. Foto: Oficina de la Primera Ministra (Reino Unido)

Un carillón es un instrumento musical de gran tamaño y varias toneladas de peso, una especie de órgano formado por decenas de campanas que, al ser golpeadas, emiten una melodía. Este instrumento de percusión es el que inspiró el nombre de la segunda mayor constructora del Reino Unido, Carillion, fundada en 1999 tras desgajarse del Grupo Tarmac (fundado en 1903), y que durante tantos años ha estado sonando una dulce melodía de dividendos alimentados al calor de las privatizaciones y la externalización de servicios públicos. Sin embargo, este lunes a primerísima hora la música de Carillion dejó de sonar para siempre, y esta quiebra y sus consecuencias han marcado la semana en el Reino Unido.

Carillion era de estas empresas de construcción y servicios que igual hacen una carretera que llevan el catering de un hospital, igual construyen vías de alta velocidad que se encargan de la seguridad de una cárcel, dan de comer a los niños en el colegio o gestionan viviendas, y funcionan con grandes bonus a los directivos y subcontratas malpagadas a 120 días. Con 43.000 empleados, 20.000 de ellos en el Reino Unido, y decenas de miles de pequeños contratistas que trabajan para ella, ha dejado un agujero inmenso cuyas consecuencias aún se desconocen, pero que sufrirán por ejemplo los 30.000 contratistas a los que debe dinero, que no esperan recuperar ni el 1%.

Según las leyes británicas, cuando una empresa entra en liquidación tiene que pagar un depósito por los servicios de la empresa liquidadora, pero en este caso no había ni siquiera dinero en la caja para pagar este depósito así que lo ha tenido que pagar el Gobierno. No será el único gasto de dinero público, ya que también garantizó los sueldos de los empleados de servicios públicos de forma indefinida, y los de los privados durante 48 horas. El Gobierno ha sido también criticado por seguir dando grandes contratos públicos a Carillion (2.000 millones de libras desde el verano), aun cuando se sabía que atravesaba graves problemas financieros, y esta confianza por parte del Gobierno ha hecho que muchas pequeñas empresas también se fiasen de la constructora, pero ahora no cobrarán las facturas y tendrán que reducir plantillas.

Los 1.500 millones de libras de deuda (incluyendo 600 millones del fondo de pensiones) que deja esta bancarrota alguien los dejará de cobrar, pero quizá no serán los directivos, ya que a pesar de la situación de la empresa cambiaron las normas internas y se adjudicaron unos grandes bonus y contratos blindados para seguir cobrando grandes cantidades hasta finales de este año aunque ya no trabajen allí. El Gobierno, sin embargo, ha anunciado su intención de no pagar estas cantidades.

Al final, la polémica queda abierta entre los partidarios de externalizar todos los servicios públicos posibles, y los partidarios de que éstos sean gestionados por los propios organismos públicos.

Visita de Macron
El presidente francés, Emmanuel Macron, ha tenido un encuentro oficial con Theresa May, que refuerza la fuerte alianza entre las dos únicas potencias nucleares de la Unión Europea. Aunque Macron ha expresado su oposición al Brexit, quiere mantener la fuerte cooperación militar y estratégica con el Reino Unido, y solucionar el tema de la frontera de Calais, donde los inmigrantes se concentran antes de intentar dar el salto a territorio británico. Los británicos pagarán 45 millones de libras anuales para reforzarla. Alemania, pues, queda como la potencia europea más hostil al Brexit, como así se está viendo en las negociaciones.

Acuerdo militar con Catar
Catar, que sufre un bloqueo por parte de sus vecinos saudíes, (que incluso han cerrado la única frontera catarí terrestre), por su supuesto apoyo al terrorismo, acaba de llegar a un acuerdo con el Reino Unido por el cual serán aviones militares británicos los encargados de vigilar el espacio aéreo catarí durante el desarrollo del Mundial de Fútbol de 2022. Catar, por su parte, se comprometió a comprar 24 modernos cazas Eurofighter Typhoon fabricados en Reino Unido por un precio de 8.000 millones de dólares.

Prohibición de protestas frente a las clínicas donde se practican abortos
El Gobierno británico está estudiando la posibilidad de prohibir las concentraciones que algunas asociaciones opuestas al aborto llevan realizando en las inmediaciones de las clínicas donde se practican abortos desde hace más de 20 años. Muchas pacientes y empleados de los centros han afirmado sentirse intimidados o acosados por estas concentraciones ya que les han perseguido o grabado, acusaciones que siempre niegan las organizaciones convocantes. El Ayuntamiento de Ealing (un barrio de Londres) ya aprobó la tramitación de una iniciativa similar haces unos meses.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Luis Miguel García

Luis Miguel García

2 comentarios

  1. P. González
    P. González 22/01/2018, 21:21

    Esta empresa se parece mucho a las antiguas grandes constructoras españolas Ferrovial, ACS, Necso, OHL y otras que, hace no demasiados años, se dedicaban únicamente a la construcción y la obra pública y -de la noche a la mañana- al calor de la fiebre privatizadora de los gobiernos del PSOE y el Partido Popular, descubrieron la gallina de los huevos de oro de “los servicios”.
    Y desde entonces “lo mismo planchan un huevo, que fríen una corbata” y les da lo mismo gestionar un cuartel que un burdel (siempre que haya dinero público de por medio).
    Son los reyes de la “coimas” y las mordidas.
    Y hasta el presente los jueces y fiscales se las han ingeniado para no tocarles ni un pelo a sus responsables.
    Sin embargo sospecho que, en la medida en que robar y saquear se vaya haciendo más difícil, terminarán siguiendo el mismo camino que Carillion; Porque sin la teta de la administración y el ventajismo de los contratos leoninos (es decir sin corrupción) son inviables.
    Y me temo que al igual que en Reino Unido, nuestros gobiernos nos harán pagar a todos lo que estos caraduras corruptores roban descaradamente.
    Para muestra reciente tenemos el almacén de gas Cástor, las autopistas radiales y el impresentable asunto de Marsegur cuyo salarios no abonados (cuando quiebre) pagará el FOGASA.
    Y, si no, “Tiempo al tiempo”
    Por la cuenta que nos tiene, urge limpiar nuestro país de parásitos políticos y empresariales (que, además, son golfos casi todos ellos).
    Saludos.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".