lamarea.com

jueves 15 noviembre 2018

Sociedad

El AVE llega a Castellón con 11 años de retraso y protestas

Varios colectivos han convocado manifestaciones con el lema “Menos AVE y más cercanías y regionales”. 

21 enero 2018
22:32
Compartir
El AVE llega a Castellón con 11 años de retraso y protestas

El AVE llega este martes a Castellón. Lo hará 11 años más tarde de lo prometido –la fecha inicial para el tramo desde Valencia era 2007, inmediatamente antes de que estallara la crisis– y lo hará, también, a medias: hasta 2022 no se completarán las obras de la segunda vía de ancho internacional. Mientras tanto, circulará por la misma plataforma que los trenes de mercancías, los cercanías y los diversos rápidos, lo que según los expertos dará problemas e impedirá que el AVE supere los 220 km/h, muy lejos de los 350 que alcanza en otros tramos.

Esta nueva situación ha endurecido aún más las críticas de quienes se han opuesto al proyecto desde el principio, entre ellos, diversos movimientos sociales y sindicatos como la CGT, que denuncian que el AVE no solo no es necesario, sino que, lejos de vertebrar, ahonda en las carencias de la ciudadanía en materia de transporte. Todos ellos –la Plataforma de defensa del ferrocarril, la CGT, Iaio Flautes, Acció Ecologista Agrò, Ecologistas en acción, València en Bici, Asociación por el Medio Ambiente y contra el cambio climático y un largo etcétera– han convocado una manifestación este lunes en Castellón y el martes en Valencia con el lema “Menos AVE y más cercanías y regionales”.

Para Juan Ramón Ferrandis, de CGT, el AVE es una infraestructura “totalmente innecesaria que solo beneficia a una pequeña parte de la población“. El sindicato denuncia que es “un despilfarro encaminado al postureo político que van a pagar los trenes de cercanías, media distancia y mercancías”. Y señala los datos: “El 96,2% de los usuarios y usuarias utilizan el ferrocarril convencional, frente al 3,8% que utiliza AVE y Larga Distancia (LD), pero las inversiones son inversamente proporcionales: el 71% va destinado al AVE y solo el 29% al ferrocarril convencional”, explica.

En opinión del portavoz de CGT, el AVE “fomenta un modelo de vida y sociedad donde se acrecentan las diferencias sociales, impulsando la masificación en las grandes ciudades en detrimento de la vida rural y de las poblaciones pequeñas, desvertebrando comarcas enteras que ven pasar el AVE mientras les quitan el tren convencional”. El AVE es un medio de transporte “devorador de recursos, que nos obliga a depender de la energía nuclear, consumiendo mucha más que el tren convencional, destrozando ecosistemas en la construcción de las obras faraónicas que se necesitan para alcanzar las velocidades a las que circulan”, denuncia.

Una factura costosa

“Venimos oponiéndonos a este modelo desde hace años, desde que empezó el de Madrid-Sevilla”, recuerda Paco Segura, de Ecologistas en Acción. “Y los hechos no han hecho más que confirmarlo –insiste–. El AVE se vende siempre como una mejora del servicio, pero en realidad es un encarecimiento tremendo con un coste disparatado. Pero además, y esto no se suele decir, cuando se abre una línea de AVE se cierra el resto de servicios para obligarte a utilizar el AVE. Se han ido cerrando trenes nocturnos y servicios regionales. Así que no es solo una cuestión de despilfarro, sino que te obligan a que pagues billetes carísimos”.

”Nunca llegaremos a amortizar las infraestructuras ya realizadas, y que han costado al erario público 93.000 millones de euros. Un solo kilómetro de línea de alta velocidad cuesta entre 18 y 50 millones de euros, según la orografía”, explica Ferrandis. “Somos el segundo país del mundo en kilómetros de líneas AVE y el que tiene una ocupación más escasa, a muchísima distancia en kilómetros y ocupación del resto de países, que solo invierten en alta velocidad cuando es estrictamente necesario –prosigue–. Si no lo impedimos, cuando finalice el plan de infraestructuras habrá una doble red ferroviaria prácticamente paralela a la actual, con 10.000 km de líneas AVE que no servirán ni para mercancías, ni para regionales, ni para cercanías, y que nos habrá costado unos 300.000 millones de euros, una cantidad desorbitada que nos hipotecará el futuro. Solo el mantenimiento de esta línea costará 1.500 millones de euros anuales”.

Si toda esa inversión redundara en un ahorro de tiempo, quizá algunos pensarían que merece la pena. Pero Ferrandis recuerda que, en este caso, ni siquiera es así: “La llegada del AVE a Castellón no va a significar ningún avance, ya que en términos prácticos el AVE va a tardar 6 minutos más de lo que tardan ahora los Talgo y Euromed, y va a realizar un servicio que ya estaba cubierto por los Alvia y los Intercity, con unos tiempos de viaje mas racionales y con una calidad comparable”.

Para Ecologistas en Acción, las grandes obras como esta “son fuente de corrupción, y así lo han demostrado los papeles de Bárcenas. Todo este sistema entra en el modelo de la burbuja de infraestructuras que se retroalimenta con fondos públicos”.

A modo de conclusión, los convocantes exigen la apertura de un necesario debate social. “Un debate en el que estén representadas todas las personas implicadas que nos debería llevar a decidir cuál es el modelo de ferrocarril que queremos para los próximos decenios. Nos impusieron un modelo liberalizado encaminado a la privatización: ahora es el momento de revertirlo y luchar por un transporte y un futuro social y sostenible”, apostilla Ferrandis.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Dani Cabezas

Dani Cabezas

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.