lamarea.com

martes 24 abril 2018

análisis

Corrupción en Convergència: el país, el partido y la persona

“Es de recibo arrancar con Maragall. Con una frase de todos conocida: ‘Pienso que efectivamente hemos tocado el tuétano. Ustedes tienen un problema. Y ese problema se llama 3 por ciento’”.

15 enero 2018
18:31
Compartir
Corrupción en Convergència: el país, el partido y la persona
Jordi Pujol, expresidente de la Generalitat, en una imagen de archivo. A.B.

La Audiencia de Barcelona ha condenado a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) por cobrar comisiones de Ferrovial para financiar el partido. CDC se montó a finales de los 70 en torno a la figura de Jordi Pujol, quien estuvo al frente de la formación y de la Generalitat de Catalunya entre 1980 y 2003. Le sucedió Artur Mas, hasta hace seis días presidente de las siglas herederas de CDC, PDeCAT. De hecho, esta historia podría empezar con Artur Mas saliendo del Palau de la Generalitat el pasado 25 de octubre, solo horas antes de que Puigdemont rechazara la posibilidad de convocar elecciones, y por lo tanto se lanzara a proclamar la República Catalana. Podría.

Sin embargo, es de recibo arrancar con Pasqual Maragall. Con una frase de todos conocida, y con la inmediatamente posterior, siempre olvidada. Era jueves, 24 de febrero de 2005. El entonces president de la Generalitat de Catalunya, Pasqual Maragall, se levantó de su asiento en el Parlament y, en respuesta a una puya de Artur Mas, denunció: “Pienso que efectivamente hemos tocado el tuétano. Ustedes tienen un problema. Y ese problema se llama 3 por ciento”. Acto seguido se sentó. Hasta aquí lo que se ha repetido miles de veces.

Ahora lo que siguió:

Artur Mas se levantó entonces, estaba a poquísimos metros de su interlocutor, un Maragall, sentado, que le miraba desde abajo. El de Convergència tomó la palabra: “Usted ha perdido completamente los papeles”, le dijo. “Si el president de la Generalitat hoy tiene que acabar este turno parlamentario de esta manera, usted ha perdido completamente los papeles”. Y repitió: “Usted ha perdido completamente los papeles, señor Maragall. Si era para esto, se podría haber ahorrado esta intervención. Usted manda la legislatura a hacer puñetas, supongo que es consciente. Por lo tanto, le pido, formalmente, con modestia y pleno respeto, que retire esta última expresión y podamos volver a restablecer el mínimo de confianza que este país necesita”.

Maragall pidió la palabra, se levantó y dijo: “Honorable señor diputado, accedo a su demanda”.

Punto.

El president Maragall acababa de denunciar públicamente en sede parlamentaria el cobro de comisiones por parte de Convergència Democràtica de Catalunya –algo que la mayoría de los allí presentes parecía saber o sospechar– y accedió inmediatamente a retirar lo dicho. ¿Por qué? En principio, porque estaba negociando la aprobación de un nuevo Estatut. Aunque hay quien opina que lo retiró porque lo dicho, dicho está.

Tiempos de Mas y Pujol

Es precisamente Artur Mas quien marca la línea de puntos que une aquella denuncia de Pasqual Maragall y la condena de hoy a CDC, pasando por el Palau de la Generalitat donde Carles Puigdemont estaba a punto de decidir que se iba a declarar la independencia de Catalunya “de forma unilateral”. Y era preciso detenerse en aquel “accedo a su demanda” pronunciado por Maragall. Retrata una peculiar relación entre política, corrupción e identidad. O nacionalismo, si se prefiere.

La sentencia condenatoria de la Audiencia de Barcelona conocida este lunes 15 de enero denuncia un “acuerdo criminal” estable entre Convergència y la empresa Ferrovial que va de 1999 a 2009.

Vamos con las fechas.

En 2003, Artur Mas, mano derecha de Jordi Pujol, lo sustituye al frente del partido. Han perdido la Generalitat, que pasa a ser presidida por un tripartito “de izquierdas”: PSC, ERC e IC. O sea, que el “acuerdo criminal” del que habla la sentencia transcurrió durante los últimos cuatro últimos años de Pujol al frente del partido, y los primeros seis de Mas.

Pero no fue la acción de este quien puso fin al crimen, sino la intervención policial.

El jueves 23 de julio de 2009 –año en el que el juez dictamina que finaliza el “acuerdo criminal”–, los Mossos d’Esquadra entraron en el Palau de la Música Catalana por orden de un juez de Barcelona. Se investigaba el desvío de más de dos millones de euros de los fondos del Orfeó Català. Y, tirando de ese hilo, se llegó a la financiación ilegal de Convergència. De la Convergència de Jordi Pujol y de la de Artur Mas.

La sentencia ha confirmado las tesis de la acusación del fiscal anticorrupción, Emilio Sánchez Ulled, quien denunció dicha financiación ilegal a través del Palau. Así pues, queda probado que Daniel Osácar, tesorero de CDC en aquella época, recibía sobres con dinero en efectivo procedente de la constructora Ferrovial utilizando como vía de entrada el Palau de la Música. Exactamente lo que confesaron Fèlix Millet y Jordi Montull ante el juez. En este caso, se trata de 3,7 millones de euros. Habría que añadir, según el juez, facturas falsas y donaciones varias a CatDem –fundación de CDC– hasta alcanzar los 6,6 millones que se exige pagar al antiguo partido de Mas y Pujol.

La línea de puntos

Pero la línea de puntos trazada por Mas no se queda ahí. El 29 de septiembre de 2016, el Ministerio del Interior registró un nuevo partido, el Partit Demòcrata Europeu Català, el PDeCAT. Su presidente: Artur Mas. Dos años antes Jordi Pujol había confesado irregularidades en sus fondos en el extranjero. Ese fue el principio del fin.

A día de hoy, PDeCAT encabeza su página web con el lema “Un partit compromés amb la transparència”. Y si de transparencia se trata, valga recordar que, entre que Mas deja la presidencia del PDeCAT y la Audiencia hace público el “acuerdo criminal” CDC-Ferrovial, solo han pasado seis días. Dice adiós, además, en una fecha señalada: cuando se cumplen exactamente dos años desde que el 9 de enero de 2016 cediera la presidencia de la Generalitat a Carles Puigdemont.

Las palabras de Mas en su marcha, la semana pasada, fueron más que elocuentes: “Primero es el país, después el partido y después la persona”.

Así que la línea de puntos se podría resumir de la siguiente manera:

En 2003 –con el “acuerdo criminal” en marcha, según el juez–, Pujol cede la dirección del partido a Artur Mas.

Dos años después, en febrero de 2005, Maragall deja en evidencia algo que parece era conocido: CDC cobra comisiones del 3%, acusación que retira de inmediato a petición de Mas.

En 2009, con el tripartit aún en el Govern, los Mossos entran en el Palau y ponen en marcha una investigación que acabará en las arcas de CDC.

En julio de 2014, Pujol confiesa su fechoría en el extranjero, lo que supone un golpe mortal a Convergència y a una cierta idea de la “honorabilitat” en la política catalana.

En enero de 2016, Artur Mas cede la presidencia de la Generalitat a Carles Puigdemont.

En verano de 2016, se funda el PDeCAT, en la práctica un cambio de nombre de la antigua Convergència, que mantiene a Artur Mas como presidente.

En marzo de 2017, Millet confiesa la financiación ilegal de Convergència y su participación en ella.

El pasado 9 de enero de 2018, hace una semana, Artur Mas renuncia a la presidencia del PDeCAT.

Este 15 de enero de 2018 la Audiencia de Barcelona condena a Convergència Democràtica de Catalunya por cobrar comisiones de Ferrovial para financiar el partido. Lo llama “acuerdo criminal”, y afirma que fue “ininterrumpido” entre 1999 y 2009, o sea, con Pujol y Mas al frente de la formación.

País, partido, persona

La línea argumental que se impone en este momento en el entorno del PdeCAt y Junts Per Catalunya, su plataforma electoral, es que no existe nexo entre la vieja Convergència y la actual formación. Basta seguir la línea de puntos que marca Artur Mas.

Pero cabe recoger, además, ese momento en el que, el pasado 25 de octubre por la tarde, Puigdemont se reunía con Mas en el Palau de la Generalitat. Unas cuantas horas después, el que pasa por ser “president en el exilio” rechazaría la posibilidad de convocar elecciones, y por lo tanto se lanzaría a proclamar la República Catalana.

El paso que ha dado la Audiencia de Barcelona certifica, por primera vez, aquella financiación irregular de Convergència que el president Maragall le espetó a un estupefacto Artur Mas en el Parlament de Catalunya. La del 3 per cent. La que le espetó e inmediatamente retiró.

Como diría Mas, “primero es el país, después el partido y después la persona”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(13 votos, promedio: 4,85 de 5)
Cargando…
Cristina Fallarás

Cristina Fallarás

7 comentarios

  1. Pensionista
    Pensionista 10/02/2018, 08:44

    Poco a poco , con el tiempo lo veremos, iran ampliando los casos en que se aplicara la cadena perpetua , hasta el punto que los derechos constitucionales quedaran bajo minimos y no se podran llamar ni siquiera derecho , y poco a poco nos la iran “colando” , sin que nos demos cuenta…y digo yo….como se llamaria al acto de matar a millones de ancianos españoles , dejandoles sin recursos economicos al suprimirles la pension no contributiva ….si …esa de 300 y pico de € ….porque van encaminados y sin parar a quitarla….despues de que ellos se hayan blindado sus privilegios y les caigan 6 mesecillos o 2 añitos , a algunos ni mucho menos a todos, por esquilmar y saquear nuestros bolsillos durante decadas ; sin tener que devolverlo, habiendo vivido a todo tren con nuestro dinero y guardandolo en bancos de paraisos fiscales….con el dinero de nuestras pensiones….y claro el problema no es ese ( seria un delito menor) el problema es que segun ellos el pueblo “ha vivido por encima de sus posibilidades “…por eso no hay dinero para las futuras pensiones…jeje….poco a poco , sin que casi nos demos cuenta , para que no reaccionemos…nos la siguen “colando” …estamos mas aborregados que nunca!!!

    Responder a este comentario
  2. Rafa
    Rafa 21/01/2018, 19:24

    En un artículo en el que se habla de la corrupción en CDC a raiz de la sentencia del caso “Palau”, si no me he descontado, “Artur Mas” o “Mas” (sin el Artur delante) salen 23 veces. “Puigdemont” sale 5 veces.

    En el texto de la sentencia (549 páginas) “Artur Mas” o “Mas” (sin el Artur delante) sale 0 veces. “Puigdemont” sale 0 veces.

    Para mi resulta un dato curioso. Y estoy totalmente en contra de la corrupción, venga de donde venga.

    Responder a este comentario
  3. Isabel
    Isabel 21/01/2018, 19:19

    No creo que la corrupción de CDC, orquestada por Pujol comience, ni mucho menos con Ferrovial. Mucho antes se vaciaron las arcas de Banca Catalana y, con gran vergüenza, vi a muchos catalanes apoyando con manifestaciones a Pujol. Después supe que Gonzalez, en el poder, impidió su investigación. ¿Porque?

    Responder a este comentario
  4. Frede
    Frede 16/01/2018, 12:52

    Te considero una buena periodista. Supongo que tu ya lo sabes. A veces me recuerdas a la Fallaci. Ello indica que debes estar atenta con los cigarrillos. Por esto te sigo, mas o menos. En este escrito, comparado con otros, encuentro a faltar la misma contundencia con el resto de corrupción. La trama de Gurtel-PP también es una trama criminal. Y la PSOE-ERE. Etc. Y por lo tanto los sucesores deben ser sospechosos, no? Jordi Pujol, dejo de pagar a Hacienda. Bastante menos que Botín, por cierto, al que se le perdono. No se si hace falta cargar tanto las armas. Otra cosa són sus hijos. No quiere esto decir que defienda la corrupción pero hay que reconocer que contra Catalunya vale todo y con el resto acostumbramos a ser mas comedidos. Una cuestión importante es que la financiación ilegal era una practica habitual de todos los partidos. No acabo de entender la criminalización únicamente de CDC. Todos los partidos serán bandas criminales, no? Otro dato a resaltar. Posiblemente hubo financiación ilegal de CDC, pero es posible pensar que poco se embolsaron a nivel personal, cosa que si ocurrió en el PP. Si lo hubieran hecho ya estarían imputados, creo. El articulo esta bien, pero a mi entender faltan estas matizaciones.

    Responder a este comentario
    • Carmen
      Carmen 19/01/2018, 14:13

      En esta revista, Frede, soy testigo de que se ha criminalizado con contundencia la corrupción de la derecha española.
      También soy testigo de que La Marea se ha posicionado desde un principio a favor del derecho a decidir del Pueblo Catalán a cuya justa causa ha dedicado dos dossieres de las últimas revistas en papel. No todos los medios de izquierdas lo han hecho. Seguramente sabían que posicionarse no les beneficiaría cómo seguramente así ha sido; pero ha imperado el periodismo comprometido sobre los cálculos económicos y éso a pesar de que con el código ético que tienen y la escasez de lectores de este tipo de periodismo que hay ahora mismo en España no creo que vayan sobrados de dinero sino al contrario.
      Una, que ama al Pueblo Catalán, porque lo conoce, agradece el compromiso de La Marea.

      Responder a este comentario
  5. MOyA
    MOyA 15/01/2018, 20:24

    FELICIDADES Dª CRISTINA , ASÍ SE DICEN LAS NOTICIAS ,

    Responder a este comentario
  6. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 15/01/2018, 19:40

    Pujol, El Mesías. Se presentaba como el Salvador de Catalunya. Y engañó muchos años, vaya si engañó.
    (no a mí, por cierto, pues se veía descaradamente que jugaba con los sentimientos de los catalanes además su cara dice algo de toda la suciedad que escondía).
    Y Más, delfín de Pujol, pero con menos carisma que el “maestro”.
    Bueno, y a FERROVIAL no se la puede penalizar, ¿se va a ir de rositas? para que siga corrompiendo a otros políticos.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

_blank

LM59 – Abril 2018

mi master - la marea

Última hora

Tus artículos

¿Dónde está mi derecho a decidir?

"Se trata de hacer valer una más que dañada democracia, que parece que nunca acaba de despertar"

Los socios/as escriben

Voces de los migrados y migradas desde Berlín

Algunas reflexiones en un acto organizado por el círculo de Podemos Berlín y Podemos Andalucía.