lamarea.com

martes 17 julio 2018

Opinión

Apuestas, testosterona e internet

“Tenemos más que interiorizada la causa –apostar- pero ni mucho menos las consecuencias que de ellas derivaban”, escribe Eduardo Robaina.

14 diciembre 2017
16:57
Compartir
Apuestas, testosterona e internet
Máquinas tragaperras. Foto: Bernd.

En su último artículo publicado, el compañero Antonio Maestre radiografiaba a través de su barrio de toda la vida una realidad que se extrapola a todo el territorio nacional y que ha acabado por convertirse en un problema tan serio como poco analizado.

Pertenezco a una generación que pasó la adolescencia viendo cómo aparecían de la nada los primeros locales de apuestas deportivas. Hasta entonces, lo más parecido era la mítica quiniela que echaba, como es mi caso, cada sábado con mi padre. Recuerdo la primera sala de apuestas. Hacía esquina en un pequeño centro comercial de mi vecindario. A pesar de ser una actividad no permitida para menores de edad, ese no era un impedimento si mostrabas interés. Podías pedirle al colega de turno que fuera mayor de edad que apostara por ti o, si tu apariencia te lo permitía, entrar tu mismo e intentar que no te pidiese el DNI confiando en que tu aspecto de persona ya adulta le resultara suficiente. Todos mis amigos y conocidos iban allí casi a diario de manera religiosa. Al principio solo apostaban sobre fútbol o baloncesto, que es lo que conocían. Más tarde, ya daba igual la modalidad o el tipo de deporte, lo importante era jugarse unos euros para conseguir unos cuantos más. Al final, yo también caí. Tenía 17 años. Si veías que tus amigos ganaban dinero con tanta facilidad y encima parecían pasárselo bien, ¿por qué no ibas tú también a formar parte de eso? No duró mucho mi idilio con el azar, motivado más bien por la curiosidad, pero suficiente para darme cuenta cuán poco saludable era. Actualmente, la mayoría de mis amigos no han abandonado el hábito. Apuestan varias veces a la semana y, aunque no consideran tener un problema con el juego, sí reconocen que les produce un constante estado de tensión.

Lo ves anunciado en la tele y en Internet, lo escuchas en la radio cantado por tus locutores deportivos favoritos. Tenemos más que interiorizada la causa –apostar- pero ni mucho menos las consecuencias que de ellas derivaban. El estudio Percepción social sobre el juego de azar en España 2016 VII refleja que son los menores de 25 años quienes más juegan y que es la clase media-baja la que más frecuenta estos sitios. Una realidad que podemos comparar con el consumo de alcohol. Se empieza desde muy joven porque se ve como un juego más y me recuerda a la estampa típica de la barra de un bar, donde solo se respira testosterona por los cuatro costados. En España, según datos de la Encuesta sobre uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España en jóvenes de 14 a 18 años, los adolescentes empiezan a consumir alcohol a los 13,8 años de promedio. Datos que dejan claro la necesidad de señalar ambas cuestiones como grandes lacras de este siglo que tiene como denominador común la pronta edad de sus usuarios, así como su normalización.

Por otra parte, la irrupción de la era de lo digital está provocando que no sea necesario visitar estos lugares físicos. Ya no hace falta moverse ni de casa ni del sillón para ver esfumarse tu dinero. Son decenas las aplicaciones de apuestas que puedes descargarte en el móvil para, a través de unos pocos clics, poner tu dinero en manos de unos desconocidos que no son conscientes ni les importa cuánto dinero has depositado a cambio de sus actos. Una especie de fast food del azar más enfermizo.

Donación a La Marea

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(12 votos, promedio: 2,58 de 5)
Cargando…
Eduardo Robaina

Eduardo Robaina

Periodista que saca fotos. También ha colaborado con El Salto Diario, Publico.es y Bez.es, y en el lado oscuro’ (la publicidad). No le gusta trabajar gratis. De Canarias.

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

El circo de la miseria

Jon Baldwin reflexiona sobre los medios de comunicación de masas en el caso de los seiscientos inmigrantes que llegaron a bordo del Aquarius: "estos seiscientos son los primeros seiscientos, que yo recuerde, convertidos en atracción de circo, en carnaza mediática".

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.