lamarea.com

lunes 18 diciembre 2017

Opinión

Deconstruyendo a Pablo Casado

“Tiene como mayor virtud su sonrisa, su apariencia, su aroma confiable a clase media de provincias. Es esa medianía, en el buen sentido, su mayor virtud: la que le hace ser ambicioso pero no una amenaza para sus superiores”.

22 noviembre 2017
11:53
Compartir
Deconstruyendo a Pablo Casado

A Pablo Casado es difícil imaginarlo sin sonreír, a pesar de que sus ojos describen una curva descendente. El efecto es extraño, como el de una cara predispuesta a la tristeza y el mohín que acaba revelándose confiada y amable. En cierta manera, esta contradicción en su gesto nos anticipa su forma de hacer política y posiblemente de entender la vida, no tanto como la de alguien dispuesto a conjurar los malos momentos con simpatía, sino la de quien sabe que la base de su profesión es cada vez más la apariencia.

Porque Pablo Casado es político, no orador, ni politólogo, ni intelectual; ni rata de despacho, ni encargado de fontanería, ni incendiario titulado; político, entendido en su acepción más vulgar, extendida y seguramente también más efectiva. Mírenle el traje, si a Rajoy le sienta como un saco, a Iglesias como si se lo hubieran prestado y a Hernando como un uniforme de campaña, Casado luce su uniforme con la soltura de quien lo deseó mucho antes de utilizarlo por primera vez.

Este palentino, nacido en el 81, desde junio de 2015 actual vicesecretario de comunicación del Partido Popular y diputado por el mismo partido desde la X legislatura, podría ser un resumen del intento de los conservadores españoles por modernizar su imagen tras el terremoto de la crisis de esta última década. Pero no solo. Casado responde a un proyecto mucho más amplio y exitoso de situar, no tanto una ideología acabada, como unas formas de vida y sentido común en el imaginario colectivo del país. Casado es político, pero podría vendernos un fondo de inversión o tomarse unas copas con nosotros mientras habla del OK Computer, uno de sus discos preferidos. Una destilación de descontextualización, neutralidad y volatilidad de referentes para hacer pasar un pensamiento duro por apenas una brisa a la que nos acostumbramos sin darnos cuenta.

Su primera y única experiencia profesional en el sector privado fue trabajando como becario para el Banco Santander en Suiza, en 2004. Duró dos meses. Desapareció de su currículum cuando lo helvético empezó a ser un apellido mal visto. Sus estudios fueron en esta misma línea: derecho y ADE, gestión pública, mercados financieros. Un individuo adaptado a nuestro presente donde el Estado se devora a sí mismo menos allí donde es necesario para preservar el orden de clase.

Su vida política es netamente madrileña, donde llegó a ser presidente de NNGG desde el año 2005. El descaro a la hora de pregonar su liberalismo, no tanto como opción económica y mucho menos social, sino como una nueva identidad con la que huir de las raíces franquistas del partido, le hicieron ganarse la atención de la condesa Aguirre. Además, se entretenía con su amigo y mano derecha Carromero en promocionarse mediante el anticastrismo, actividad de moda entre la juventud popular de la época. “Fue mi animadversión al comunismo en general y a Fidel Castro en particular lo que me impulsó a hacer este viaje”, contaba en una crónica publicada en El Mundo el día de Nochebuena de 2006 acerca de un viaje a La Habana. El texto, más que novelístico de Tom Clancy, era acompañado por una foto suya junto a Oswaldo Payá, opositor cubano al que aquellas visitas le propiciaron un destino aciago.

De la década pasada cabe destacar su breve paso por el Parlamento madrileño y un suceso, algo pintoresco, que ha quedado en el olvido. Zapatero no era aún el presidente plegado ante la Troika, sino, al parecer, una suerte de peligroso revolucionario empeñado en romper España, acabar con la familia y dar alas a sus amigos de la ETA. Por eso Casado, junto a un grupo de afiliados a Nuevas Generaciones, se plantaron en 2007 con sus tiendas de campaña frente al Ministerio del Interior para protestar por la concesión del segundo grado al terrorista De Juana Chaos. Los nacionales los desalojaron del lugar, aunque en la red de blogs anti-ZP hablaron de intimidación de la policía del presidente (en aquel momento previo a la postverdad se hacía aún política de trinchera en las redes sin miedo a ser tildado de agente pro-ruso). Se cuenta que por allí pasó Girauta a dar su apoyo a los congregados que coreaban “no somos fachas, somos españoles”.

“Los jóvenes españoles son del PP, pero no lo saben”, pronosticó Casado en el congreso madrileño del PP en 2008. Afirmó que la derecha necesitaba “un discurso inconformista” más allá de “la tutela ideológica de la izquierda” que solo hablaba de “la guerra del abuelo” y mitificaba a “asesinos” como Guevara mientras ellos idolatraban “a mártires como Miguel Ángel Blanco”. “Lo que tiene que estar de moda es que queramos menos Estado y más libertad”, dijo también en su intervención. En estas palabras, jaleadas por la prensa aguirrista frente a la línea calificada como políticamente correcta de Rajoy, se hallaba el núcleo del proyecto para que los populares recuperaran el gobierno, pero sobre todo para traer de vuelta la hegemonía derechista a España.

Desconocemos si Casado escribió él solo su intervención, lo que sí sabemos es que este proceder discursivo es algo que Aznar, junto a algunos intelectuales afines, bosquejó en su última legislatura: la recuperación de la mitología españolista, la desregulación económica y los recortes sociales camuflados como libertad y eficiencia, la fantasía victimista de la dictadura de lo políticamente correcto, la ruptura de antecedentes históricos para hacer del presente algo incomprensible y una retórica tan efectista como vacía. A juzgar por los resultados electorales, los jóvenes de este país siguen sin saber que son del PP, lo que no quita para que esta persuasión táctica haya resultado efectiva y sea hoy el centro del tablero del debate público.

Quizá por esta indudable hoja de servicios a favor de la facción dura del PP, aquella que intentó descabezar a Rajoy, nuestro protagonista fue refugiado bajo el ala de Aznar. Trabajó como asistente en el gabinete del expresidente de 2009 a 2012, de nuevo cobrando dinero público. En esta etapa fue cuando Casado debió aprender los secretos del lobby, ya que Aznar se puso al servicio de Abengoa para que la empresa lograra unos opíparos contratos con el gobierno libio de Gadafi. Al final, para estos señores de la alta política, cualquier principio parece quedar en segundo plano cuando de lo que se trata es del negocio.

Como dijimos, entró en el hemiciclo de diputado cunero por Ávila en 2011. Quizá aún no rehabilitado por el marianismo, Casado no disfrutó de demasiado protagonismo parlamentario ni jugó un papel relevante en los momentos más duros de la crisis. Junto a otras jóvenes caras visibles de su formación, hizo algunas declaraciones a propósito de la corrupción que fueron presentadas por la prensa como un conato de rebelión. Realmente, como hemos podido escuchar en las grabaciones a Zaplana e Ignacio González, a Rajoy se le creyó muerto (por enésima vez en su carrera) y la rebelión no fue más que una forma de intentar salvar lo que quedara del partido delante de la opinión pública.

Y de ahí hasta hoy, donde el ejecutivo del presidente gallego fue sorteando las distintas citas electorales y las composiciones frustradas de gobierno, con cierta pericia y con la ayuda inestimable del aparato mediático, económico y administrativo del régimen. Casado ha sido en este último, agitado y excepcional periodo uno de los políticos con más presencia mediática, algo que a veces le ha jugado una mala pasada. En su excursión rural a Castrillo de Villavega, en su Palencia natal, participó en la fiesta de la Trilla de 2016, donde acabó subido a un carro y simulando utilizar diferentes útiles de labranza al lado de un paisano. Al menos dio para un par de días de risas y memes en las redes, nuestra versión actual de la burla a los notables de la corte.

Más allá de estos episodios menos afortunados, Casado ha dado a la comunicación del PP un aire de permanente campaña electoral, en el sentido más espectacular y menos ideológico del término, quedando sepultados los mensajes explícitamente políticos en la locuacidad, a veces verborrea, de su portavoz. Además de seguir la persuasión táctica de la que hablamos hace unos párrafos – “hay que olvidar la historia”, dijo hace un par de días en referencia al 20-N– ha perfeccionado hasta límites insospechados lo que podríamos denominar como mentira argumental. Tomemos un ejemplo reciente para ver cómo opera esta peculiar forma de comunicación.

Ante la pregunta de cuál era su valoración sobre unas conversaciones en un chat de un grupo de policías municipales de Madrid, de carácter violento y fascista, el portavoz popular podría haberse descolgado con unas declaraciones tipo de repulsa y condena. Sin embargo, anticipando una posible responsabilidad de su partido en los criterios de selección de estos agentes, Casado sacó a colación, inmediatamente, los episodios de Zapata y Maestre. No contento con esto continuó hilando su narración, que le llevó a desear una sociedad donde no ocurran estas cosas, que es justo lo que Podemos busca, en su opinión, por haberse formado en Ecuador, Bolivia y Venezuela, donde les pagaron bien por ello. Concluyó que, a diferencia de lo que hace Maduro, no está bien insultar a nadie.

¿Se puede decir que esta valoración está basada en mentiras? No exactamente, sino más bien en un hilado lleno de imprecisiones, huecos, falsedades y conexiones que presentan a la víctima de un suceso como responsable del mismo sin afirmarlo en ningún momento. En primer lugar, no se trató solo de insultos, sino de algo mucho más grave, cometido además por funcionarios armados. En segundo lugar, Casado obvió que Zapata y Maestre fueron absueltos por los casos de la manifestación en la capilla y los tuits. Como tercer punto, Podemos se formó como grupo político en Madrid y sus dirigentes, académicamente, en la Complutense y otras universidades europeas. Fueron algunos de estos dirigentes los que prestaron servicios de consultoría, antes de entrar en política, a los citados gobiernos latinoamericanos y, hasta el momento, no se ha podido demostrar ninguna vinculación del partido con los mismos, a lo sumo que con parte de este dinero cobrado por sus servicios produjeron La Tuerka. La cuestión es que de lo sucedido o lo probado a lo repetido, extenuantemente, queda lo segundo, siendo aprovechado sin ningún pudor.

Esta forma de argumentar de Casado, que parecería delirante a poco que los periodistas quisieran o pudieran repreguntar, se vuelve muy eficaz cuando es seccionada en píldoras en los informativos, quedando en una serie de frases contundentes en la memoria de los espectadores. Por otro lado, el ejemplo no es un hecho aislado, sino una costumbre cada vez más habitual que es compartida por sus socios tácitos de Ciudadanos. No se trata de que nos desagrade el contenido ideológico defendido por el portavoz popular –como en mi caso así sucede– sino del terrible daño que se hace a la política de un país cuando se recurre a este vaciado, efectismo y mezquindad en el debate público.

Casado, quien ha sonado estos últimos meses como próximo candidato a la alcaldía de la capital, se perfila como uno de los políticos de más largo recorrido de la derecha. Eso si no le puede la arrogancia del rampante autoritarismo que nos invade y con el que se le vio cómodo amenazando con el 155 a otras autonomías díscolas, o si su personaje portavoz no acaba transformando la mentira argumental en una narrativa alucinada. Quien dura no suele ser el primero que da el salto de trinchera, en la guerra por los nidos de ametralladoras y en política por acabar achicharrado por los focos. Que se lo pregunten al siempre cauto don Mariano.

Pablo Casado tiene como mayor virtud su sonrisa, su apariencia, su aroma confiable a clase media de provincias. Es esa medianía, en el buen sentido, su mayor virtud: la que le hace ser ambicioso pero no una amenaza para sus superiores, la que le hace lo suficientemente conservador para gustar a los más derechistas pero con un toque contemporáneo para no dar miedo a los centristas, la que le hace poder mostrar su cara ideológica más radical pero sin perder nunca sus formas moderadas. Además puede ir en mangas de camisa color pastel sin parecer demasiado pijo, tan solo un poco, lo justo para ya incluso tomarse algo en Malasaña.

Es lo que tiene poder modelar un país, que al final se acaba pareciendo a ti.

Donación a La Marea

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Artículos relacionados

Daniel Bernabé

Daniel Bernabé

14 comentarios

  1. pepelu209
    pepelu209 27/11/2017, 13:26

    Este elemento ha defendido a los policias municipales nazis de madrid

    Responder a este comentario
  2. Loam
    Loam 26/11/2017, 19:24

    Llegará lejos: es mediocre, obediente y pertenece a la clase dominante. Tres condiciones para prosperar en este vetusto país.

    Responder a este comentario
    • Carmen C.
      Carmen C. 26/11/2017, 19:54

      Espero que no, Loam, pues como bien dijo el juez del caso Blesa, Elpidio José Silva: PARA NORMALIZAR A ESPAÑA LO PRIMERO ES NECESARIO ILEGALIZAR AL PP.
      Convengo en que en este país hay una gran masa manipulada gracias a la cual sigue este partido en el poder; pero aún así, algún día tienen que caer.
      Si tu la estiras por aquí y yo la estiro por allá, seguro que un día cae el monstruo.
      Casado, es un bocazas, sin ética y sin vergüenza como mandan los cánones de su partido.

      Responder a este comentario
  3. Chorche
    Chorche 25/11/2017, 19:47

    El señorito Casado ¿es político o que está en política?.

    “El pasado día 6 octubre pasó sin pena ni gloria el 83 aniversario de la declaración de independencia por parte de Companys.
    La historia no hay que repetirla (¡quien lo diría! pues su partido, golpista y caciquil, la está repitiendo de nuevo) esperemos que mañana, 10 octubre, no se declare nada. A lo mejor el que lo declare acaba como el que lo declaró hace 83 años”. (Pablo Casado, bocachancla mayor del reino y experto en
    fusilamientos (verbales?).

    Responder a este comentario
  4. No tengo
    No tengo 24/11/2017, 14:16

    Es un pedante insoportable fasista, no tiene carism para las pretensiones que tiene, es tan engreído q cree q todo se lo merece, y está equivocado, con su fanfarronería no llegará muy lejos, porque se le ve el plumero, tan solo q siga de lame ………. de Aznar, este como es de su estilo le de un empujón.

    Responder a este comentario
  5. Psicoliberal
    Psicoliberal 24/11/2017, 09:49

    Es un psicopata, solo hay que fijarse en las microexpresiones que tiene cada vez que miente. Es capaz de decir cualquier mierda sin el más mínimo remordimiento. Liberal para los pobres, socialista para los ricos. En una cosa tiene razón los niños de España son del PP y no lo saben. Solo necesitan unos años trabajando a 2€/hora para redescubrir el socialismo. Nada como un “buen” trabajo para entender lo de la lucha de clases.

    Responder a este comentario
  6. lois
    lois 23/11/2017, 10:13

    Se pasa de puntillas o ni se mencionan cositas un poco embarazosas que sirven para comprender mejor la calaña del individuo. Por ejemplo,que Pablo Casado era la persona de contacto designada por Aznar para sus negocietes con Abengoa en la Libia de Gadafi. O que cuando nació su hijo muy prematuro estando de fin de semana en la Comunidad Valenciana le mandaron al mejor equipo de neonatos de un hospital público madrileño. Vamos, lo que habrían hecho por cualquier ciudadano de a pie en su misma situación. Ya se sabe, los “liberales”…

    Responder a este comentario
  7. JGG
    JGG 23/11/2017, 02:27

    Qué estulta manía la vuestra la de mencionar pseudo-literariamente los barrios de Madrid, como si el resto de lectores hispanófonos hubiéramos de conocer la infra-geografía de la puta península.

    Responder a este comentario
  8. agroximenech
    agroximenech 22/11/2017, 21:40

    Pues a mi el chico me parece muy majo—

    Responder a este comentario
  9. yoyo
    yoyo 22/11/2017, 21:36

    vamos … otro ‘cuñao’

    Responder a este comentario
  10. agroximenech
    agroximenech 22/11/2017, 21:34

    Pues a mi el chico me parcje muy majo—

    Responder a este comentario
  11. rafa
    rafa 22/11/2017, 17:35

    Pos va a ser que si…

    Responder a este comentario
  12. P. González
    P. González 22/11/2017, 13:39

    Un retrato muy acertado (y fiel).
    Gracias, Sr. Bernanbé

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones en Chile: por qué puede ganar el centro-izquierda

"A pesar de todas las críticas, Alejandro Guillier podría ganar a Sebastián Piñera en las elecciones de este domingo en Chile", sostiene Manuel-Fabien Aliana.

Los socios/as escriben

Otra mujer confiesa que la han violado

"Se confiesa, es decir, se reconoce a regañadientes, aquello que avergüenza. Por eso la víctima de un delito no confiesa, la víctima denuncia, acusa al agresor, al delincuente, al culpable", reflexiona Amparo Ariño