lamarea.com

jueves 23 noviembre 2017

Opinión

Tras 10 años y a falta de la sentencia judicial, la trama Gürtel ha cambiado nuestra percepción de la corrupción y, muy en particular, del PP.

13 noviembre 2017
09:49
Compartir
Gürteliana
Pablo Crespo (izquierda) y Francisco Correa, en el banquillo de los acusados de la trama Gürtel. POOL

Este artículo forma parte de #LaMarea54. Puedes comprarla en kioscos y en nuestra tienda online. Suscripciones anuales desde 22,50 euros.

“Yo estaba trabajando con la mujer de Paco [Francisco Correa], y luego conocí a Paco más profundamente y empezamos a trabajar en Majadahonda. En ese momento, yo pensé que alguien que había estado en la boda del presidente [Aznar], que era amigo del presidente, que todo el mundo se lo rifaba como amigo y como todo… pues jamás pensé que podía ser una persona corrupta”. Al teléfono, José Luis Peñas recuerda el arranque de todo. Él fue el primer denunciante, el que puso en marcha la Gürtel.

A estas alturas, justo diez años después de que, en noviembre de 2007, arrancara el proceso, la Gürtel viene a ser tan popular como La Lola de España. Nadie necesita muchas más explicaciones para saber lo básico: que el Partido Popular utilizó el dinero público de forma fraudulenta. ¿Para qué? Eso es algo más borroso. Para financiar elecciones cuyos resultados ya sabemos dudosos, para untar a miembros de la dirección del partido, para repartir sobres con dinero negro, para premiar a empresarios amigos, para corromper a presidentes/as autonómicos o alcaldes y alcaldesas… Se podría escribir un abecedario: A de Aznar, B de Bárcenas, C de Correa, e incluso darle dos vueltas.

Corría diciembre de 2005, y Peñas, a la sazón concejal del PP en el ayuntamiento de la localidad madrileña de Majadahonda, estaba a punto de enterarse de algo que iba a cambiar la política española. O al menos, la imagen que los españoles tienen de lo que significa la corrupción. “Empezamos a tener más confianza Paco [Correa] y yo”, continúa, y jadea porque ha respondido a la llamada en mitad de una ruta en bicicleta con su esposa.

“En diciembre de 2005, él estaba viviendo en un hotel porque se había ido de su casa. Estábamos allí juntos y le llamó Martín Vasco, concejal de Arganda del Rey. Tuvieron una conversación larga con el teléfono en manos libres. En esa conversación fue la primera vez que oí… Bueno, Benjamín [Martín Vasco] le dijo a Correa que si no le daban sus 300 kilos, nada de nada… En ese momento, uno, por muy pueril que sea, se da cuenta de que ahí hay un lío importante. Y te digo la verdad, lo pensé mucho esa noche con mi mujer, porque yo soy funcionario y lo más fácil habría sido quitarme de en medio, teníamos que tomar una decisión, pero tenemos hijos, sabía que iba a afectar de una manera clara al resto de nuestras vidas… Ella no lo dudó en ningún momento y me dijo que ya sabía lo que íbamos a hacer. Tras una noche intranquilo me dije: voy a hacerlo, voy a denunciar, pero lo que no puedo hacer es ir mañana a comisaría y decir, ‘es que hay unos tíos muy malos aquí’. Esa misma noche me vino a la cabeza que tenía una memoria USB antigua que usaba básicamente para oír música…”.

Aquel 15 de diciembre de 2005, siempre según su versión, José Luis Peñas decidió no solo denunciar, sino tomarse el tiempo necesario “para que nadie echara atrás esa acusación”. Nada menos que 80 horas de conversaciones grabadas en aquella USB. “Entonces decidí, juntamente con mi mujer, que íbamos a cambiar nuestra vida. Lo que no sabíamos es que íbamos a cambiar también muchas cosas en el país”.

Dos años después de ese momento, en 2007, se presentó con sus documentos ante la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía. Y poco después, a la Fiscalía. “Fue una de las tres decisiones más importantes de mi vida… si no la más importante”, resopla. “Y me siento muy orgulloso por haber logrado sentar al Partido Popular en el banquillo, que se haya descubierto cómo se ha dopado durante años y años y años, y cómo ha ganado de manera ilegal e ilegítima elecciones. Ese es el gran logro. Haberle visto la cara al verdadero PP”.

Grandes logros

La abogada Lara Carrasco, presidenta de Lucha Contra la Corrupción (Corruptil) y una de las primeras profesionales implicadas en la denuncia, suele asegurar que la Gürtel es “un milagro”. Afirma: “Somos un gran país capaz de hacer cosas como esta”.

No resulta demasiado frecuente oír alabanzas a la llamada Operación Gürtel, muesca negra en el saqueo de lo común, de lo público y de la idea democrática de lo político. Sin embargo, aquellos que han hecho posible el proceso ofrecen una visión positiva. Yendo hasta el momento más feroz, aquel 26 de julio de 2017, cuando Mariano Rajoy Brey se sentó ante el tribunal para declarar como testigo en la causa.

El responsable de que el presidente del Gobierno de España se sentara ante los magistrados que juzgan la Gürtel y, de paso, ante decenas de periodistas internacionales, es Mariano Benítez de Lugo, al frente de la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE). El mismo letrado que el 28 de junio de 2013 recibió una amenaza de Luis Bárcenas por mandarlo a la cárcel. “El socialista me va a encontrar”, desafió entonces el extesorero del Partido Popular. Hoy, Benítez de Lugo se cuenta entre los que celebran la Gürtel. “Ha puesto muy de manifiesto una trama de corrupción que podía no haber sido desvelada”.

A falta solo de los informes finales y de la sentencia, que previsiblemente llegará a finales de la primavera de 2018, el abogado no puede sino sentirse satisfecho. Valgan los jalones de su satisfacción para dibujar uno de los posibles retratos positivos de la Gürtel.

La satisfacción

Para empezar a enumerar méritos, Benítez de Lugo rinde un homenaje al juez Baltasar Garzón, condenado en 2012 por prevaricación y apartado del ejercicio judicial. “El primer mérito en la Gürtel hay que atribuirlo al juez Garzón”, asegura, “que rápidamente tomó conciencia del caso y ordenó una serie de registros que supusieron la obtención de importantísima documentación de cara a la estructuración del caso”.

En segundo lugar está Bárcenas. ADADE consiguió que se revocara el sobreseimiento sobre el extesorero y, por lo tanto, en 2009, el caso no terminara sin pena ni gloria. Algo más de tres años después, el 27 de junio de 2013, Benítez de Lugo pidió prisión para Bárcenas, a lo que se sumó la Fiscalía. Sin ese paso, resulta difícil pensar que en julio de 2013 el propio extesorero reconociera la autoría de los llamados Papeles de Bárcenas. “Yo pido su cárcel y se adhiere el Ministerio Fiscal”, explica el letrado. “Entonces, él cambia de abogado y quiere declarar y el 10 de julio, cuando había dicho que los papeles eran fotocopias que no eran suyos, reconoce la autoría”. En esos papeles figuraban las entregas de dinero en efectivo a toda la plana mayor del Partido Popular.

Después llegaron la aceptación de la exministra Ana Mato y el PP “como beneficiarios a título lucrativo de los delitos de otros”. Y, por fin, la petición con éxito de la declaración del presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, como testigo pese a las negativas por parte del juez instructor.

Decepciones, ruina y dolor

Si bien aquellos que han hecho posible la Gürtel celebran los resultados y, más allá de eso, la existencia misma de los juicios que han puesto en evidencia la corrupción existente en diversos gobiernos del PP, nacionales y autonómicos, también ha habido decepciones.

“La reciente negativa del careo ha sido una gran decepción”, manifiesta Mariano Benítez de Lugo. “Si hay una persona, como es Bárcenas, que dice que ha entregado dinero en efectivo, en concreto y entre otros, a Mariano Rajoy, y este, cuando yo le pregunto, lo niega, lo lógico, y así está previsto en la ley, es que se confronten ambas personas para que el tribunal decida cuál de los dos considera que tiene una versión más fiable. Ese es el objetivo del careo”. Sin embargo, el presidente del tribunal consiguió que dicho careo no tuviera lugar y dejó la participación de Rajoy en la de un mero testigo.

Por su parte, el denunciante José Luis Peñas considera que “ha habido grandes líneas rojas”. Explica: “Llevo mucho tiempo denunciándolas. A los investigadores se les impusieron grandes líneas rojas que no podían traspasar, y desde luego a las fiscales”. Y se pregunta: “¿Por qué no ha declarado José María Aznar? ¿Por qué no se ha imputado a gran cantidad de dirigentes del PP que sí están en las cuentas? ¿Por qué a Francisco Álvarez Cascos no se le interpeló después de que Correa declarara que Cascos le había dado la cuenta de Aena? En este país las cuentas públicas no se dan, se ganan por concurso. Ese es el gran fallo, un fallo político hecho de líneas rojas…”.

Sin embargo, no solo han existido decepciones, sino altísimos costes para las vidas de aquellos que han denunciado y, por lo tanto, hecho posible que esta causa que ahora termina haya sido posible. El caso más sangrante es el de Ana Garrido.

Siendo Garrido funcionaria del Ayuntamiento de Boadilla del Monte, en enero de 2009 denunció una trama de corrupción que acabó manchando al PP en todo el territorio español. Así lo recuerda: “Yo conocía la corrupción que ocurría en mi ayuntamiento. Cuando empecé a hacer una labor de investigación antes de denunciar, pensaba que afectaba solo a Boadilla del Monte. A medida que fui avanzando esta investigación, en la que me ayudaron compañeros aportando expedientes, a medida que fui cruzando empresas… También había nombres conocidos que no han sido imputados, por ejemplo, exministros de la época de Aznar como Acebes y Michavila, que yo no me imaginaba al principio lo que suponía. Cuando denuncié ya sí vi que era algo muy gordo que afectaba, sobre todo, a alcaldes de otros municipios y a empresarios importantes, pero nunca llegué a imaginar que era una trama de corrupción de un partido entero y a nivel nacional”.

A partir de entonces, empezó una cacería contra ella, como denunciante, que incluye incluso amenazas de muerte. Al teléfono, valora si ha valido la pena: “Qué pregunta más difícil. Para mí, no, en el sentido de que me han arruinado la vida. Antes de denunciar era una persona con una vida profesionalmente estable, feliz, me encantaba mi trabajo, no podía pedir más. Ahora no tengo tiempo para salir de la miseria, a día de hoy todavía me paso el tiempo de juicio en juicio… A nadie le compensa pasar por esto porque no hay nada que lo pague”.

Sin embargo, Garrido asegura que volvería a hacerlo. “En mi cabeza no cabe hacer otra cosa: o entras en la rueda o denuncias. Yo tenía una responsabilidad profesional como técnica municipal”. Sin embargo, puntualiza: “Volvería a denunciar, sí, pero lo haría porque no tengo hijos”.

Donación a La Marea

Cristina Fallarás

Cristina Fallarás

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones presidenciales en Chile: lo que está en juego

"En este momento ningún candidato puede sentirse realmente vencedor, por más que proclame lo contrario en su cierre de campaña". Manuel-Fabien Aliana analiza el panorama político de Chile a pocas horas de las elecciones presidenciales.

Los socios/as escriben

La gran guerra mundial

La guerra global de los ricos contra los pobres es silenciado y minimizada, sostiene el autor