lamarea.com

miércoles 20 junio 2018

Cultura

‘Diario de un incesto’, la realidad cruda y sórdida del abuso

“Diario de un incesto” es la historia real de una mujer que fue sometida a abusos sexuales por su padre desde que era niña. Un relato duro, crudo y sórdido.

08 octubre 2017
11:36
Compartir
‘Diario de un incesto’, la realidad cruda y sórdida del abuso

MADRID// Hace menos de un mes se publicó ‘Diario de un incesto’. En verano había ocupado el estante de novedades de las librerías en Estados Unidos, dejando rastro en los periódicos que alimentaban la polémica entre quienes lo consideraban necesario y los que lo rechazaban por considerar que un libro así iba a gustar, sobre todo, a los lectores pedófilos.

Más allá de gustos, sin buscar siquiera la empatía, este texto anónimo en forma de diario no supone una apología de nada, sino una exposición de las violaciones y la humillación continua a las que la protagonista se ve sometida por su padre entre los tres y los veintiún años. Lo hace en 120 páginas, con una prosa seca que no suaviza escenas ni da pie a metáforas ni dobles lecturas. Las violaciones son violaciones. La culpa es culpa. El silencio es silencio. Y lo imponen incluso quienes quieren a la víctima cuando ella les busca intentando frenarlo.

Las heridas son el primer paso del infierno que llega después. Porque tras el shock de descubrir el incesto quedan aún las heridas que dieciocho años más tarde no cicatrizan porque son parte del cuerpo. De un cuerpo que vive, se entrega, ama y es amado, se utiliza y es utilizado.

El incesto se miente hasta hacerse mentira. Se tapa para no abrir heridas que no se han cerrado y, dieciocho años después, aún siguen sin cicatrizar. El incesto se calla para no molestar, para no romper el orden familiar, para mantenerse a salvo de la culpa, a resguardo de la moral: “Mi padre es mi secreto, sus violaciones son mi secreto. Pero el secreto que encierra ese secreto es que a veces me gustaba”. El incesto, sobre todo, incomoda. En este libro se cuenta entre escenas que rozan el porno y otras que, desde la sencillez, son hermosas y claras. Palabras sin adornos que trasladan el desgarro de una víctima que, desde el anonimato, podría ser cualquiera.

Diario de un incesto, Anónimo.

Editorial Malpaso

 

Donación a La Marea

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Valora:

(1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Noelia Isidoro

Noelia Isidoro

(Madrid, 1982) es licenciada en Periodismo y profesora de Lengua castellana y Literatura en un instituto público de Educación Secundaria y Bachillerato de la Comunidad de Madrid. Le gusta leer. Mucho.

1 comentario

  1. Made un CC
    Made un CC 10/10/2017, 11:24

    Hola Noelia! Acabo de leer este libro y me pregunto como se siente su autora tras la escritura de esta historia. Dice que escribir sobre esto la excita y que miente a los terapeutas pero me pregunto si este libro la ayudó a vencer el dolor aunque sólo sea un poco… su necesidad de escribir debe de responder a una necesidad de exorcizacion aunque todo indica que está atrapada de por vida en esta silla…

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.