lamarea.com

domingo 17 diciembre 2017

Internacional

Merkel, ante un país fracturado

La formación de un gobierno tricolor con liberales y verdes no es nada fácil. Incluso si lo lograse, Merkel saldría debilitada en Europa. Una repetición de las elecciones solo reforzaría más a la ultraderecha de AfD, opina el autor.

28 septiembre 2017
13:56
Compartir
Merkel, ante un país fracturado
La canciller en una foto de archivo.

El domingo pasado, Ángela Merkel celebró su cuarta victoria en las elecciones parlamentarias de Alemania, algo que le permite igualar los 16 años en el poder de su mentor político, Helmut Kohl. El suyo, sin embargo, es un triunfo bastante amargo. Los dos grandes partidos, la Unión Democristiana (CDU) de la canciller y el Partido Socialdemócrata (SPD), que han gobernado juntos los últimos cuatro años en “gran coalición”, sufrieron un batacazo, perdiendo 14 puntos porcentuales (especialmente la CDU). Juntos sumaron poco más de la mitad de los votos (33% la CDU, 20,5% el SPD), lo que ha abierto hueco en el parlamento a otros cuatro partidos, el mayor de los cuales es Alternativa para Alemania (AfD), con casi el 13%. Es la primera vez desde los 60 que la ultraderecha está presente en el Bundestag, y muchos analistas culpan a Merkel de la radicalización de parte del electorado.

A la canciller le espera ahora una negociación muy complicada para formar nuevo gobierno. De momento, el SPD ha rechazado tajantemente volver a prestarse como socio junior de los conservadores. Hace bien, porque una reedición de la gran coalición probablemente causaría aún más hartazgo en la sociedad. Además, los socialdemócratas asumirán así el liderazgo de la oposición que, de otro modo, recaería en la ultraderecha de AfD, con toda la carga simbólica que esto conlleva. La negativa del SPD, sin embargo, solo permite una combinación políticamente viable para formar gobierno: CDU + liberales del FDP +Verdes.

Nunca antes hubo semejante ejecutivo tricolor a nivel federal, aunque sí ha existido en gobiernos regionales, como el de Schleswig Holstein. Pero las diferencias ideológicas y programáticas entre los tres son enormes, sobre todo teniendo en cuenta que los democristianos de Merkel cuentan además con un socio en Baviera, la CSU, que se sitúa bastante más a la derecha. Esto complica el entendimiento especialmente en temas como los refugiados o la reforma de la Unión Europea hacia una mayor cooperación en materia fiscal, pero también en política económica y medio ambiente. Merkel debe mostrar, pues, lo mejor de su probado talante de mediadora. A diferencia de otros países, los partidos alemanes han demostrado la capacidad de llegar a pactos asumiendo compromisos que consiguen comunicar a sus votantes.

En cualquiera de los casos, un gobierno tricolor –bautizado como “Jamaica” por los colores de CDU (negro), FDP (amarillo) y verdes– sería menos estable que la gran coalición, lo que debilitará la posición de Merkel en Europa, especialmente frente al nuevo presidente de Francia, Emmanuel Macron, que goza de una amplia mayoría de su partido en el Parlamento. En Alemania no se descarta, incluso, la posibilidad de convocar nuevas elecciones si fracasa la formación de gobierno, algo que nunca ha pasado desde la creación de la República Federal. Sería el peor escenario, porque posiblemente abriría la puerta a una ultraderecha todavía más fuerte.

Artículo publicado en El Heraldo (Colombia)

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Thilo Schäfer

Thilo Schäfer

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones en Chile: por qué puede ganar el centro-izquierda

"A pesar de todas las críticas, Alejandro Guillier podría ganar a Sebastián Piñera en las elecciones de este domingo en Chile", sostiene Manuel-Fabien Aliana.

Los socios/as escriben

Otra mujer confiesa que la han violado

"Se confiesa, es decir, se reconoce a regañadientes, aquello que avergüenza. Por eso la víctima de un delito no confiesa, la víctima denuncia, acusa al agresor, al delincuente, al culpable", reflexiona Amparo Ariño